Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

El contenido y la decadencia

| +

Rafael Hernándo y Mariano Rajoy

Rafael Hernándo y Mariano Rajoy

Romney ha ganado el primer asalto a Obama. No lo digo yo, lo dicen todos los analistas políticos del planeta. Una victoria inicial sorprendente que no tiene nada que ver con el programa electoral del candidato republicano, con el contenido de su discurso, con sus intenciones para el futuro de los Estados Unidos, sino con su telegenia. Sí, su capacidad para resultar atractivo en pantalla, para “dar bien” ante las cámaras y encadilar al público. Ya sabe, el tono de voz, los gestos, las miradas, el maquillaje, el vestuario, la confianza en uno mismo, la actitud.

Alguien podría pensar que es más importante cómo se dicen las cosas que las cosas que se dicen. Será por la “decadencia de la clase política”, tal y como afirma el juez Pedraz, nuevo héroe de miles y miles de ciudadanos españoles. El magistrado ha archivado la causa contra ocho imputados por promover las manifestaciones del 25-S porque, dice, los hechos no eran constitutivos de ningún delito. Justifica esas manifestaciones en el marco de la libertad de expresión, y escribe en el auto una coletilla que ha escocido mucho a algunos: “máxime ante la convenida decadencia de la denominada clase política“.

En el PP ha sido escuchar eso de “decadencia de la denominada clase política” y comenzar a generar bilis. Tras quitarse la espuma de la boca Rafael Hernando, portavoz adjunto del Grupo Popular en el Congreso, ha dicho que Pedraz es “demagogo”, “indecente” y, atención a este último escupitajo, “pijo ácrata”. ¿Pijo ácrata? Ya estoy viendo a Wyoming en “El Intermedio” (La Sexta) disfrazado de pijo ácrata, con su polo Lacoste y su libro de Bakunin.

En el PP no sienta bien que les lleven la contraria. Es su carácter, es su historia. Y me temo que han reaccionado tan mal a la decisión de Pedraz porque estaban calientes con el primer enfrentamiento entre Romney y Obama. El republicano ha sido el claro ganador, pero el sorprendente perdedor ha resultado ser Mariano Rajoy. ¿Rajoy? Sí, querido lector. A perro flaco todo son pulgas. “No quiero ir por el camino de España”, dijo Romney ante decenas de millones de telespectadores, poniéndonos como ejemplo de lo que un conservador no quiere para su país. ¡Será pijo republicano ácrata este Romney!

(Tomado de El Descodificador)

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también