Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

La campaña que viene

| 2

Por Guillermo Rodríguez Rivera

(Tomado del blog Segunda Cita)

Campaña es un término militar, porque la vida civil, asediada por la guerra, se ha nutrido extensamente de palabras que provienen de la militar. Incluso en el arte, hablamos de una “vanguardia”.

La misma palabra que usan los generales para aludir a la batalla de sus fuerzas en el escenario de la guerra, es la que despliegan los políticos que aspiran, primero a ser los candidatos de sus partidos y, luego,  a ser electos para un cargo en cuestión.

En los Estados Unidos la política siempre es de los ricos porque, o el candidato es muy rico como para costearse la campaña en solitario, o está totalmente comprometido con los intereses que lo financian.

Se calcula que la campaña de Barack Obama para intentar ser reelecto el próximo año 2012, costará unos mil millones de dólares. Uno no puede menos que imaginar cuánto esperan ganar los que invierten ese dinero en la política.

Los Estados Unidos siempre se han presentado como la primera de las democracias modernas. Primera, al menos en dos sentidos: por la perfección de esa democracia, y porque es la primera en aparecer en el mundo moderno. La primera del mundo habría sido la ateniense,  en la antigüedad, allá por el siglo V a. d. C.

La democracia proclamada por las trece colonias de Norteamérica que, luego de extenderse ampliamente constituyeron los Estados Unidos de América, fue una democracia que apareció 22 siglos después de la de Pericles, pero era una democracia esclavista igual que la de Atenas. La primera democracia que abolió la esclavitud fue una democracia directa, y la fundadora de la modernidad: la Convención Francesa, de 1793.

Muchos norteamericanos se enorgullecen de las ideas democráticas de los que llaman los Padres Fundadores, -Washington, Jefferson, Paine- que proclamaron la independencia en 1776. Se repiten las hermosas palabras que dan inicio a la Declaración de Independencia:

Sostenemos que estas verdades son evidentes por sí mismas: que todos los hombres han sido creados iguales; que todos han sido dotados por su creador de ciertos derechos inalienables; que entre estos están la vida, la libertad y el procurarse la felicidad.

Aquí, con arraigo en este ilustre origen, tal vez comience la inveterada costumbre de los políticos norteamericanos de colocar al frente de sus más graves acciones, un irreprochable precepto humanista, que enseguida desconocen en su práctica.
Como la de la antigüedad ateniense, la democracia estadounidense fue, por casi un siglo, una democracia esclavista.
Cuando el norte industrial decidió que no necesitaba esclavos sino obreros, los esclavistas sureños, propietarios de grandes plantaciones algodoneras, decidieron separarse de la Unión, y el país se desangró en una terrible guerra civil.

Después de la Segunda Guerra Mundial, aunque habían sido aliados de la Unión Soviética, país que pagó un precio colosal en la lucha contra el fascismo y fue esencial en la derrota de Alemania, loa Estados Unidos establecieron lo que en tiempos de Truman se llamó la “guerra fría”. Y la guerra no fue sólo contra la gran potencia militar, sino contra cualquier acción que dañara los intereses norteamericanos, aunque fuera la de una desarmada república centroamericana.

Después de su Guerra de Secesión, los Estados Unidos hicieron una profunda reforma agraria, porque la extinción del latifundismo es condición imprescindible para el desarrollo de una nación moderna.

Pero en Centroamérica y el Caribe, las empresas norteamericanas como la United Fruit Company, la United Sugar Company, el King Ranch, la Atlántica del Golfo, fueron las herederas del feudalismo español que incluso incrementaron, porque el destino que para nuestros países concebían los norteamericanos, no era ser modernas naciones desarrolladas, sino suministradoras de materias primas a la única nación que merecía desarrollarse en este continente.

Así, acabaron con la progresista reforma agraria promovida por el gobierno democrático de Jacobo Árbenz en Guatemala, y sometieron al país a 30 años de sangrientas tiranías.Les falló el mismo “plan guatemalteco” de la CIA, cuando quisieron aplicárselo a la Revolución Cubana de 1959, que también se atrevió a hacer una reforma agraria.

Ronald Reagan declaró que la desaparecida Unión Soviética era el “imperio del mal”.

No voy a hacer la defensa de la URSS, que sus ciudadanos dejaron caer en lugar de reformarla. Lo que pasó después no fue el fin de “la guerra fría”, que Joaquín Sabina cantó, alborozado porque la bisutería ocupara el sitio de la ideología. Lo que ocurrió después fue que teníamos un único fortachón en el barrio, que decidió hacer lo que le pareciera, como buen chulo, porque ya no había nadie capaz de pararlo.

Apareció la guerra del Golfo Pérsico, justificada por la brutal anexión de Kuwait a Irak; la guerra de Kosovo, que acabó de desmembrar Yugoslavia; la guerra de Afganistán, mediante la cual es invadida una nación para buscar a un hombre que está en otra parte; la de Irak, que ya se invoca para capturar unas armas de destrucción masiva que no existen y lo que acaba capturándose es la producción petrolera del país invadido.

Ahora, tras Obama haber defraudado a sus electores esgrimiendo un programa para ser electo y gobernando luego con uno opuesto, un trasnochado reaganista, Mr. Mitt Romney, candidato a la presidencia de los Estados Unidos, ha desempolvado pareciera que el Mein Kampf hitleriano  y ha proclamado que los Estados Unidos que él aspira a presidir, serán “el lider del mundo”, porque este siglo XXI será el siglo de los Estados Unidos y yo – afirma – “jamás voy a pedir disculpas por los Estados Unidos”. Antes de llegar al poder, Mr. Romney advierte que será todopoderoso, inmune e impune. Y no deja sitio para nadie independiente en el siglo que apenas comienza.

Despotrica con Vladimir Putin quien ha dicho que el derrumbe de la URSS fue la gran tragedia del siglo XX y teme lo que la humanidad obviamente necesita: la aparición de otra superpotencia que frene al chulo que nos ha aparecido en la vecindad desde que se quedó solo.

Romney parece ser uno de esos energúmenos -Mc Carthy, Wallace, Goldwater, Bush jr.-, que los Estados Unidos periódica y gentilmente le ceden a la humanidad y que, hasta ahora, no han ido mucho más allá en su anticipadamente fracasado proyecto -como el de todos los dominadores- de gobernar el mundo.

Sería casi un insulto para Bonaparte compararlo con él. El Romney se parece más a Atila, aunque más que rey de los hunos, parece ser rey de los hotros.

Este lector de aquellos viejos comics que se llamaban “El Halcón Negro”, aspira a convertirse en una suerte de Tamakún del “Mundo Libre”. Dice que los socialismos de Chávez  y de Castro, socavan las posibilidades de América Latina, “una región sedienta de libertad, estabilidad y prosperidad”. Porque, claro, fueron Castro y Chávez los aliados de Trujillo, de Somoza, de Batista, de Pinochet, de Pérez Jiménez, de Rafael Videla y no los Estados Unidos, que han sido los sostenedores de la democracia y del desarrollo económico en el continente.

Mr. Romney afirma que la frontera mexicana es una herida abierta para los Estados Unidos. Ya para México es más bien una herida casi cerrada. Cuando se la abrieron, por ahí perdió la mitad de su territorio.

Ahora inconcebiblemente, entran por ahí, a los Estados Unidos kilogramos y kilogramos de cocaína. Los narcotraficantes, en lugar de vender esa droga en Tampico o en Coahuila, lo que sería mucho más fácil, se toman el trabajo de hacerla pasar la guarnecida frontera norteamericana.

¿No será que la droga entra a los Estados Unidos porque allí está el mayor número de compradores y traficantes, que el gobierno norteamericano no persigue, del mismo modo que permite que sus fabricantes de armas le vendan cañones y bazookas, armas de asalto, a los capos del crimen organizado en México, que le llevan la droga a sus clientes norteamericanos? Mitt Romney debería comprender que el panorama que tiene ante sus ojos es el “fruto” del trabajo de políticos como él.

Lo que están pidiendo a gritos los Estados Unidos no es este caballero de la ultra derecha que, como dicen los propios norteamericanos, es parte del problema y no de la solución, sino un Roosevelt de estos tiempos, que le haga comprender a los archimillonarios, que deben resignarse a ganar un poco menos, Aún así, esas cuatrocientas personas van a ser, como lo son ahora, más ricos que todos los demás norteamericanos juntos.

No es casual que los críticos del sistema hayan puesto a un lado a republicanos y a demócratas, y hayan proclamado la necesidad de “ocupar Wall Street”, la sede del capital financiero que rige el sistema y utiliza a los políticos de los dos partidos.

Decían los antiguos griegos -de cuyas obras Mitt Romney no debe haber visto ni las carátulas- que “los dioses ciegan a los que quieren perder”: Ojalá el noble pueblo norteamericano no permita que este ejemplar se instale en la Casa Blanca, porque como todos sus viejos maestros, no va a conseguir lo que quiere, pero puede hacer un daño incalculable al mundo y por supuesto que también a su país.

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • de Dante Inferno dijo:

    Se enteraron que vuelve Putin ?

  • granitodearena dijo:

    Por desgracia, esos ejemplares abundan en el “reino de la democracia”, y lo peor es que tienen voz y voto. Y peor todavía: pueden verter públicamente sus bilis y todo tipo de salvajadas, como si no viviéramos el siglo XXI, ese siglo que esta bestia considera de los EE.UU. y que los que confiamos en la humanidad sabemos que será el siglo de la derrota del imperio. Ojala la manipulación mediática no propicie que semejante bestia detente el poder.

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también