Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

Zelaya regresa a Honduras

| 11

Manuel Zelaya Rosales, expresidente de HondurasEl ex presidente Manuel Zelaya regresa a Honduras el sábado tras casi 16 meses de exilio y dos años de haber sido derrocado con la misma mentalidad y fuerza por la que salió del poder: forjar una asamblea constituyente que permita refundar el país, pero con el reto de mantener unida a su heterogénea base de apoyo.

Zelaya, primer mandatario derrocado en Honduras en casi 30 años desde el retorno al orden constitucional, encontrará un país distinto del que dejó el pasado 27 de enero de 2010 cuando abandonó la embajada de Brasil y partió hacia República Dominicana.

Durante su exilio, Zelaya proclamó ser un “liberal prosocialista”, algo que fue considerado por el ex presidente del Congreso y ex precandidato presidencial del Partido Liberal como “algo contradictorio”.

El Partido Liberal es una de las dos grandes agrupaciones conservadoras que han dominado la política hondureña por casi siglo y medio, junto al actual gobernante Partido Nacional, del presidente Porfirio Lobo Sosa.

Justamente esa es la disyuntiva que espera a Zelaya al pisar suelo hondureño y que había sido adelantada por varios analistas.

Muchos de los militantes liberales, la mayoría de las extensas y pobres zonas marginales de la ciudad y del campo, apoyan a Zelaya, pero quieren conocer si continuará militando en su partido o pasará a dirigir al FNPR, del cual exigió que se le reconociera como fuerza política en el Acuerdo de Cartagena, que firmó con el presidente Lobo el domingo pasado en Colombia.

Por su lado, el FNPR asegura que Zelaya abandonó el liberalismo y que ahora se dedicará a luchar por el proceso refundacional.

Juan Barahona, subcoordinador del frente, afirmó a la prensa local que Zelaya llegó al poder a través de un “partido oligarca, como es el partido Liberal”, pero que tras estar en el exilio regresa con más compromiso con el pueblo.

Como prueba de la división que impera entre los seguidores de Zelaya, Barahona prohibió que las banderas del liberalismo, rojo-blanco y rojo, así como las del izquierdista partido Unificación Democrática (UD), sean desplegadas el sábado durante el acto de recibimiento y aseguró que sólo permitirán las de rojo y negro del FNPR.

Ello ha reducido el nivel de movilización de los adherentes del ex presidente, aunque en el interior del país se preparan caravanas para recibirlo en Tegucigalpa, la capital.

Sólo el tiempo dirá cuántos lo acompañarán finalmente tras su regreso.

(Con información de DPA)

Se han publicado 11 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Alberto Campos Abreu dijo:

    Apreciaciones personales del retorno de Zelaya a Honduras, que son los propios hondureños internamente han de evaluar, lo cierto que fue un duro golpe para ese país, que a Zelaya lo sorprendido, realmente la sangre derramada por defender la causa de los intereses del Pueblo deberá mantenerse como rescoldo para continuar su lucha.

  • david dijo:

    que bueno que ya regresa MEL ZELAYA al pais, yo pienso que ya se definio por el frente nacional de resistencia, el partido liberal es del pasado ademas recordemos que tampoco defendieron la democracia si ellos apoyaron el golpe de estado, muchos liberales seguidores de zelaya ya estan en el frente de resistencia, adelante pueblo hondureño , me imagino que GORILETTI y el traidor de EL GENERAL romeo vasquez estan asustados o preparando algo contra zelaya

  • Bernal Valdivia dijo:

    Pienso que el adjetivo del ¨cómodo¨ exilio en R. Dominicana no es lo correcto aunque haya estado lejos del frente de combate. Zelaya no eligió ese camino, a él lo obligaron a salir y en ese lugar le dieron cobija, pudo haber estado cómodo desde el punto de vista material pero nadie que sufra un destierro impuesto, puede tener calma, felicidad ni comodidad en el alma. Su actitud demostró que su deseo era luchar con su pueblo y para ello se introdujo de manera clandestina en Honduras de donde lo volvieron a sacar en contra de su voluntad. Me parece que a este político ya no debe quedarle nada del liberalismo tradicional. Su pensamiento ha girado hacia el rumbo de los humildes y estoy seguro que con ellos echará la suerte. Lo más probable es que su militancia futura sea con el Frente. Zelaya ha demostrado tener una ética y no creo que haga quedar mal a los que confiamos en su postura. !Que tenga un feliz retorno a su querida Honduras!.

  • WILFREDO REYES dijo:

    VAMOS A VER SI ES VERDAD, LO MAS CIERTO ES QUE ZELAYA DESDE QUE SALIO DE SU PAIS HA VIVIDO DE RECORDAR EN TODOS LOS FOROS LO QUE SUCEDIO, PERO SIN TOMAR UNA ACCION DEFINITIVA. CREERE QUE REGRESO CUANDO SEA EFECTIVO, MIENTRAS TENEMOS RAZONES PARA PENSAR QUE ES OTRA MOVIDA MEDIATICA.

  • MANOLOGLEZ dijo:

    Me llama poderosamente la atención que durante la firma de los acuerdos donde quedó establecido en regreso del Presidente Zelaya a Honduras,todos los que alli estaban,el Presidente Porfirio Lobo,el Presidente Santos,el Canciller Maduro y que pude ver por Telesur,siempre al referirse al Sr Zelaya,le llamaban SR PRESIDENTE.
    Sugiero a mi querido sitio Cubadebate seguirle llamando asi Sr Presidente Zelaya,no exPresidente.
    Por otro lado,creo que el Presidente Zelaya,dejó precisamente la vida comoda por ser un rico hecendado hondureño con todos los lujos que le da esa posición,para defender desde la política a los hondureños más pobres.Para incluso jugarse la vida en ese empeño.Porque nadie podia vaticinar como pudo haber terminado su período presidencial.
    Por ponerse en el bando de los pobres,porque su Canciller defendió a Cuba con inolvibables palabras en el seno de la OEA,siempre trendrá mi simpatia.

  • OLIMPIO RODRIGUEZ SANTOS dijo:

    Me parece que algo bueno debe salir de todo esto. No todos los problemas del mundo deben resolverse con la violencia.

  • alejandro dijo:

    Este Hombre parece un Buen tonto!,se la van a pelar en cuanto de la Oportunidad!,no sabra ke todos sus generales y politicos corruptos reciben ordenes de la Ultraderecha de EE.UU?.

  • marisol dijo:

    soy hondureña, te queremos mi presidente mel espero llegue a mi pais y demuestre q los hondureños tarde o temprano cumplimos lo que prometemos por eso somos la GARRA CATRACHA SI! compadre

  • Juan Manuel Alvarez Tur dijo:

    Zelaya es EX presidente y con este cubano que escribe tiene 0 en credibilidad. Dejé de seguir su actualidad. Me solidaricé con su situación en el momento del golpe de estado, pero luego me perdió el mismo Zelaya. Si dices que vas hacia delante, TIENES QUE MORIR delante, si no pues no lo digas y punto. Nadie te lo va a reprochar, nadie quiere que te inmoles. Y estos no son tiempos de inmolarse, pero tienes que ser consecuente con tus palabras.

  • Tony M. dijo:

    MANOLOGLEZ, reafirmo tus palabras, Zelaya sigue siendo el Presidente. Ahora bien, que logre reasumir el cargo será algo que dependerá en primera instancia de él mismo, como hombre y en segunda, del pueblo Hondureño. Pero de que es el presidente, lo es. Independientemente de que haya decepcionado a algunos que esperaban otro proceder. Inspirados quizás en Carlos Manuel de Céspedes o en Fidel. Pero cada hombre en su época y según sus vivencias, actúa de manera distinta. A Zelaya, ayer, hoy y mañana, habrá que reconocerle el haber echo causa con los pobres de su tierra, sin beneficio propio alguno, si no sacrificio y riesgo de su propia vida.

  • patriota dijo:

    Regreso mi presidente,tu Patria te saluda,nuevos derroteros nos esperan.Todos de frente con el frente…….VIVA EL FNRP…..

Se han publicado 11 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también