- Cubadebate - http://www.cubadebate.cu -

Denuncia Lukashenko en detalles la estrategia intervencionista en Bielorrusia

Alexander Lukashenko señaló que el análisis paso a paso de los acontecimientos en el país revela las verdaderas intenciones y tácticas no incluso de los oponentes externos de Bielorrusia, sino de los agresores. Foto: http://president.gov.by

El 16 de septiembre, el presidente de Belarús, Alexander Lukashenko, se reune con los activistas políticos del país. El evento tiene lugar en el Palacio de la Independencia. Sus participantes son altos funcionarios, miembros del Consejo de la República y diputados de la Cámara de Representantes, jefes y especialistas de organismos y organizaciones estatales, representantes de las autoridades locales de cada una de las regiones, empleados de la Administración Presidencial, jefes de medios de comunicación - casi 300 personas en total. Como declaró el Jefe de Estado, los invitó a la reunión para familiarizarlos con información analítica operativa “que dará respuesta a las preguntas más urgentes de hoy y ayudará a orientarse mejor en la situación política en Belarús y su entorno”.

“Lo que está sucediendo hoy no es algo inesperado o nuevo para nosotros. Las personas mayores recuerdan algo diferente en Belarús, cuando miles y miles de personas salieron a las calles en los años 90, volcaron autos, los quemaron, arrojaron cócteles Molotov en los primeros pisos de las aún “no boutiques” y tiendas actuales, sino en las ventanas de la gente común. La auto organización, supuestamente espontánea de la sociedad, la maduración de la llamada situación revolucionaria, la “ilegitimidad de las elecciones” y cosas por el estilo son todos mitos. Ello lleva un profundo análisis de los hechos, que se prepararon mucho antes de la campaña electoral de este año”, dijo Alexander Lukashenko.

Alexander Lukashenko señaló que el análisis paso a paso de los acontecimientos en el país revela las verdaderas intenciones y tácticas no incluso de los oponentes externos de Bielorrusia, sino de los agresores. El jefe de Estado dijo que durante los últimos diez años se han estado preparando escrupulosamente para la actualidad. “Para quitarnos todas las máscaras a la vez, nombremos a estos jugadores por su nombre”.

A nivel de centros globales, esto es principalmente los Estados Unidos de América, más específicamente, su red de fondos para apoyar la llamada democracia. Los satélites estadounidenses operaron activamente en el continente europeo: Polonia, Lituania, la República Checa y, lamentablemente, nuestra Ucrania”, señaló el presidente.

Cada uno de estos países cumplió su función, subrayó. La República Checa ha estado sirviendo como un centro de recursos durante mucho tiempo, Polonia, primero como una incubadora de canales de medios (Belsat, Nexta y otros), y luego como una plataforma para órganos alternativos en el exilio. Lituania, herida por el tema de la Central Nuclear de Belarús, es como un ariete de las relaciones bielorruso-europeas. Ucrania, a pesar de nuestro apoyo constante (por ejemplo, en asuntos de integridad territorial y otros), en contra del espíritu de nuestras relaciones, se ha convertido en un puesto de avanzada de provocaciones políticas, agregó Alexander Lukashenko.

“Así, vemos claramente a los sujetos de este proceso, sus guías y cómplices. Las tácticas de los organizadores se basaron en el clásico libro de texto estadounidense de revoluciones de color. Este es el conocido Gene Sharp. Ahora podemos mirar atrás y estudiar detalladamente todas las etapas del escenario para destruir nuestro país”.

Primer paso. Preparatorio

El presidente señaló que los intentos fallidos de las revoluciones de color de 2006 y 2010 cambiaron el enfoque para influir en Bielorrusia. Según él, los actores externos han pasado de tecnologías de acción directa a métodos de poder blando y transformación del poder desde adentro.

“A Bielorrusia la comenzaron a arruinar de una manera nueva, afectando al electorado presidencial principal: residentes de las regiones, trabajadores, empleados estatales, jubilados. Por cierto, trataron de aplicar esta táctica en Siria y Venezuela. Recuerden cómo los métodos de la llamada protesta social se probaron en el ejemplo del famoso decreto No. 3 (el decreto firmado en 2015 “Sobre la prevención de la gorronería social”).

Precisamente de tales protestas posteriormente emergieron y se promovieron decenas de blogueros que a través de los canales de YouTube y Telegram comenzaron a lavarles el cerebro a varios grupos sociales, sobornándolos con una supuesta lucha por los intereses del pueblo”, dijo el Jefe de Estado.

Según él, después de reprimir un intento de socavar la sociedad en 2017, los estrategas comenzaron a crear focos permanentes de descontento en las regiones.

Segundo paso. Elecciones parlamentarias

Seis meses antes de las elecciones presidenciales, las tecnologías creadas de desestabilización fueron probadas en las elecciones parlamentarias, dijo el Jefe de Estado. Fue durante este período que la red de canales especializados de Telegram comenzó a funcionar a pleno rendimiento con una clara distribución de roles y metas para denigrar al gobierno, socavar los cimientos de la ideología estatal, principalmente con la ayuda de falsificaciones, señaló el presidente.

Además de impulsar los canales de información durante las elecciones parlamentarias, se probaron nuevas formas de actividad callejera. Así, un bloque juvenil creado especialmente para las elecciones, con el pretexto de nominar candidatos al parlamento, formó activamente el estado de ánimo de descontento en varios grupos sociales.

Para estos fines, a primera vista, se explotaron temas apolíticos: la ley de aplazamientos de servicio militar (en Belarús todos los hombres de 18 a 27 años deben servir en el ejército, según la ley se les da la posibilidad primero obtener la educación superior o profesional por lo tanto se pospone el servicio militar, y luego al graduarse de la institución educativa, deben hacer el servicio militar), distribución de estudiantes por lugar de trabajo (los estudiantes belarusos que obtienen la educación superior o profesional gratis, al graduarse deben trabajar como mínimo 2 años en las estructuras estatales; de esa manera el estado recupera el dinero gastado a la educación de estos estudiantes), la legalización de las drogas, el conocido tema del artículo 328 del Código Penal (el tráfico ilícito de las drogas), etc.

Tercer paso. Preparación para las elecciones presidenciales

En esta etapa, dijo el presidente, los estrategas extranjeros seleccionaron cuidadosamente las claves de cada estrato social en Bielorrusia, creando “héroes” para diferentes públicos objetivo. Entonces, señaló que se reactivaron los viajes del fallido candidato-bloguero por las ciudades y pueblos, a quien intentaban crearle la imagen del luchador del pueblo.

Al mismo tiempo, enviaban señales a las empresas y “nuevas capas”, se aumentó la presencia del banquero en los medios de comunicación, para el cual se crearon grandes sitios de Internet. Hablando sobre la nominación de su ex asistente, Alexander Lukashenko dijo que al hacer esto, los estrategas extranjeros intentaron infligir discordia en el estado de ánimo de la élite estatal y probar su lealtad al presidente.

“En este difícil período, las autoridades estaban completamente inmersas en la lucha contra la pandemia de COVID-19 que de repente arrasó el mundo. Pero en lugar de estar juntos  en esta batalla global, los llamados medios independientes y los canales de Telegram hicieron todo lo posible para complicar el trabajo, destruir la confianza de la gente en el Estado”, dijo el líder bielorruso.

Cuarta etapa. Campaña presidencial

El presidente llamó la atención sobre el hecho de que todo un conjunto de tecnologías políticas coloreadas, tomadas de las protestas árabes, armenias, polacas, de Hong Kong y otras, cayeron sobre la sociedad bielorrusa, calentada por los ataques de Internet.

“El uso de la táctica de un desfile de piquetes (recuerden: la etapa de recolección de firmas para la nominación de candidatos presidenciales) permitió que varios candidatos recibieran simultáneamente las firmas del votante en un solo lugar”, dijo Alexander Lukashenko. “Las giras de los candidatos en las regiones se combinaron con la formación de colas de “tiovivo” (por analogía con los estados bálticos) y la exageración de la “creatividad callejera”, como en su época en Polonia".

“Y luego se utilizaron tecnologías políticas modernas, convirtiendo la política en un espectáculo. Es un espectáculo diseñado para una audiencia masiva”, afirmó el líder bielorruso. Por ejemplo, la Sede Conjunta (la unión de tres equipos de ex candidatos presidenciales: Tijanovskiy, Tsepkalo y Babariko) basó su táctica en la explotación de la imagen femenina tradicionalmente venerada por los bielorrusos, pero esta vez adquirió nuevas formas de bufonada.

Al mismo tiempo, se lanzaron falsificaciones sobre millones míticos en las cuentas extranjeras del presidente, varios memes. En opinión de Alexander Lukashenko, la guerra de las sociologías también se ha vuelto representativa. “Todos los esfuerzos fueron destinados para ganar la mayoría virtual a través de contenido falso en los medios y generar confianza en que los resultados electorales serán falsificados y las autoridades perderán”, dijo el Jefe de Estado.

Quinto paso. Un intento del escenario de Maidan

Alexander Lukashenko, presidente de Bielorrusia, ejerce su derecho al voto. Foto: Sputnik.

El día de las elecciones, según el presidente, se convirtió en la hora “X” del intento de implementar la guerra relámpago de Maidan. La desconfianza en los resultados de la campaña electoral fue estimulada de antemano por los llamados a que los votantes acudieran a las elecciones solo el 9 de agosto, para participar en iniciativas dudosas. A instancias de la Sedes conjunta en los colegios electorales cuando cerraron, se crearon colas artificiales, se creó agiotaje y el ambiente negativo.

Entonces, los resultados preliminares de la votación, publicados por la sede conjunta, sirvieron de pretexto para la defensa agresiva de los “votos robados”. “El lavado anterior de cerebro ha alimentado la revuelta de los manifestantes el 9, 10 y 11 de agosto”, dijo Alexander Lukashenko.

Según él, se planeó llevar simultáneamente a miles de manifestantes a las calles de las ciudades bielorrusas y tomar edificios administrativos y lugares de culto. Al mismo tiempo, se recibieron en línea instrucciones de los coordinadores extranjeros: “¡No hay negociaciones! ¡No hay ningunas negociaciones. Tenemos la fuerza! ¡Mañana nosotros seremos más! ¡Preparen llamamientos para el no reconocimiento de elecciones en los Estados Unidos, la Unión Europea, Rusia, China! ¡Exijan una segunda vuelta de elecciones!”

Con el fin de inducir al mayor número de personas a actuar y que no queden dudas sobre la supuesta superioridad moral, se creó una imagen clara del “enemigo” en Internet, a nivel léxico. “A los representantes de las autoridades y fuerzas de seguridad se les empezó a llamar fascistas, usurpadores, bandidos, etcétera. Vimos el resultado. Atacaron deliberadamente a los policías antidisturbios. El primer día, más de 25 combatientes resultaron heridos. Tienen fracturas de manos, piernas, los agentes de Guardia Civil de tráfico fueron golpeados por coches y tienen rota columna vertebral y todavía se encuentran en los hospitales”, dijo Alexander Lukashenko.

El jefe de Estado está convencido de que si los organismos encargados de hacer cumplir la ley fueran pasivos, Bielorrusia habría esperado la inclusión inevitable de nuevas tecnologías de Maidan, que, como se sabe de la historia, rara vez se realizaron sin numerosas pérdidas humanas y siempre terminaron en una tragedia para el país.

Sexto paso. Protesta postelectoral

El jefe de Estado destacó que las acciones de los agentes del orden ayudaron a reducir la escalada de la protesta. “Entonces los titiriteros cambiaron abruptamente de táctica, presentando una protesta en forma angelicalmente inocente. Flores, ropa blanca, los sábados y domingos los llamados mítines-carnavales ya estaban en uso. También se creó una imagen de una protesta supuestamente popular que no tenía líderes obvios y no dependía de su voluntad”. - dijo Alexander Lukashenko. La apuesta se hizo por la escala, duración y amplia geografía de las campañas.

“Al mismo tiempo, y esto no siempre es destacado por los medios de comunicación, se ha tomado un curso para crear un ala radical de los manifestantes. Se están desarrollando instrucciones paso a paso y memorandos para ellos (se puede ver esto también en Internet), recomendaciones sobre la forma de ropa y equipo, métodos de resistencia a las fuerzas de seguridad, la fabricación y uso de cócteles Molotov, fuegos artificiales, petardos. Se están replicando las reglas básicas para mantener contactos, incluso en condiciones de Internet o comunicación celular no disponible. Se están elaborando tecnologías de Hong Kong de reunión simultánea en lugares designados, cambio espontáneo de rutas, acciones sincrónicas de los manifestantes”, agregó el presidente.

Según Alexander Lukashenko, una influencia informativa masiva se está moviendo a un nuevo nivel. Las protestas se gestionan y coordinan en directo las 24 horas del día, los 7 días de la semana.

Lukashenko también habló sobre los intentos de involucrar a los colectivos laborales en las protestas bajo el disfraz de huelgas, estudiantes que habían venido a estudiar el 1 de septiembre. “Las expectativas de la oposición de que el gobierno colapsaría ante la vista de los manifestantes no se hicieron realidad”, enfatizó.

El presidente señaló que en la actualidad se está intentando hacer de la protesta parte de la vida cotidiana de la gente. Se están replicando instrucciones sobre la creación de “escuadrones populares” y “grupos de autodefensa”. La táctica de protesta en el patio se implementa mediante la formación de minigrupos y charlas en distritos, conjuntos habitacionales, patios individuales. Hoy los coordinadores están tratando de organizar patios, mañana vendrán a sus apartamentos. Ese es su objetivo. No funcionará, dijo el Jefe de Estado.

Séptima etapa. Un intento de legalizar la infraestructura del cambio

Según Alexander Lukashenko, la creación del llamado Consejo de Coordinación no satisfizo las esperanzas de los organizadores de la protesta. Después de huir al extranjero, los organizadores tuvieron que buscar y promocionar rápidamente nuevos rostros más pequeños, preferiblemente con una reputación escandalosa.

Señaló que la sociedad comienza a explotar activamente la guerra de símbolos, la lucha por lugares memorables que son queridos por todos los bielorrusos. Se están construyendo nuevos mecanismos y esquemas de financiamiento, y los canales controlados por Varsovia están difundiendo activamente el llamado plan “B”, que prevé la formación de ministerios paralelos (supuestamente populares), el sabotaje de la economía y la esfera social. "Llegamos al absurdo.

Tratando de arrastrar al país a una prolongada crisis política y económica, los coordinadores de la protesta están distribuyendo instrucciones de resistencia económica, como ellos lo llaman, impago de impuestos, facturas de servicios públicos, salida de sindicatos, etcétera. Prometen compensar pérdidas especialmente ingenuas a expensas de los fondos presuntamente brindando apoyo específico a las “víctimas del régimen”. La experiencia de comunicarse con los activistas ucranianos del Maidan sugiere inequívocamente: ninguno de ellos nunca ha recibido nada”, subrayó el Presidente.

Alexander Lukashenko dijo que la obsesión del consejo coordinador y la tarea principal para el futuro cercano es un intento de socavar la estructura monolítica de la vertical del poder, el bloque de poder y el sistema de medios estatales.

“Así, el escenario bielorruso de 2020 es una fusión de las tecnologías de color de desestabilización más efectivas que han sido probadas en diferentes países. Lo que está en juego es obvio en la escala y duración de las protestas, agotando la fuerza y el agotamiento de los recursos. Sabemos quién está a cargo, quién quiere algo en Bielorrusia, y por eso no nos relajamos y estamos dispuestos a responder a cualquier desafío”, resumió el Jefe de Estado.

Conclusiones e instrucciones

Foto: http://president.gov.by

“Hoy salimos de ese período difícil, que vivimos durante unos dos meses. Ni siquiera estamos hablando del país, sino de Minsk y dos o tres ciudades más, donde grupos de eternamente insatisfechos intentaron hacer estallar la situación política y destruir nuestra estabilidad social, la principal marca de nuestro país. Y esto fue un golpe”, dijo el Jefe de Estado.

Señaló que durante todo este tiempo el resto del país vivió y vive su vida cotidiana: la gente está cultivando y cosechando cultivos sin precedentes en los campos, las empresas se están modernizando, en volúmenes mayores que el año pasado, se están construyendo casas, escuelas y hospitales, y se está preparando para el lanzamiento una planta de energía nuclear.

“Los invito a todos. Creo que el 7 de noviembre, un día significativo para nosotros, podremos visitarla y decir que recibimos la primera electricidad de nuestra central nuclear. No estamos parados, estamos en constante movimiento, el país se está desarrollando, el bienestar de las personas aumenta gradualmente. No entiendo qué otros cambios se necesitan. Solo tenemos que acelerar”, dijo Alexander Lukashenko.

El jefe de Estado considera muy importante que en una situación tan difícil nadie de la gestión vertical, del bloque de poder, de las asociaciones y partidos patrióticos se inmutó. “Vi gente en acción, me di cuenta de que, en general, estoy rodeado de gente acérrima y devota de nuestra Patria. Gracias a quienes se comportaron de manera digna y confiable”, señaló el Presidente.

Alexander Lukashenko dijo que, como antes en su discurso, en un futuro cercano se tomarán medidas para fortalecer la condición de funcionario.

“Hemos aprendido las principales lecciones. Sabemos dónde y con quién no trabajamos, y en un futuro cercano eliminaremos (ya hemos comenzado a hacer esto) las deficiencias que han aparecido. Súmense a esto. Cerraremos los problemas en el frente político interno. Este año Belarús debería y volverá a un período seguro que siempre hemos tenido en Minsk. Se acabó la época de barricadas y mítines. Ahora es nuestro momento, es necesario seguir creando, avanzando a través de cambios y reformas razonables, de lo que estamos hablando”, enfatizó el líder bielorruso.

Alexander Lukashenko señaló que no solo Bielorrusia está temblando hoy, más de 40 países se han visto envueltos en protestas masivas y revoluciones en los últimos años. Dio ejemplos específicos de incesantes disturbios en los Estados Unidos, Francia, Alemania, Bulgaria, continuas turbulencias en Montenegro, China, Hong Kong y Rusia. “El mundo definitivamente no será el mismo. Nada nuevo, les dije sobre esto: la pandemia pasará, ¿dónde estaremos? El mundo no será lo que era antes de la pandemia. Pero Bielorrusia debe y volverá a la vida normal, incluso en la ciudad héroe Minsk”, agregó el Jefe de Estado.

En una reunión con activistas, Alexander Lukashenko estableció tareas para prepararse para la Asamblea Popular de Bielorrusia.

“No nos retiraremos del movimiento sistémico hacia adelante. Un nuevo plan quinquenal no está lejos, y debería ser un gran avance para Bielorrusia. En los próximos años, el país debería entrar en el sexto orden tecnológico, lo que significa un mayor desarrollo económico del estado: su propia energía, producción ecológica y competitiva, la más alta calidad de los productos bielorrusos al nivel de los estándares mundiales”, señaló el Jefe de Estado.

Alexander Lukashenko recordó que está programada la celebración de una Asamblea Popular de Belarús en diciembre o enero. “Este es un organismo muy importante, una forma especial de democracia en el país, que luego, a mediados de los 90, salvó al país”, dijo.

El Mandatario destacó que en su momento hizo el primer evento de este tipo, un foro del pueblo, con el fin de contar con la gente, apeló a ellos con un llamamiento para que ayudaran a salvar el país. “Apóyenme, haré todo lo posible para tener un país. Cumplí esta promesa. Fue una gran reunión”, señaló el Jefe de Estado.

Hablando sobre la próxima Asamblea Popular de Bielorrusia, Alexander Lukashenko dijo que sería necesario discutir cuestiones sociopolíticas y económicas, planes, determinar las principales etapas de desarrollo de Bielorrusia para los próximos cinco años. “Y allí debemos elaborar un plan, que incluya cambios constitucionales. Y antes de eso, trabajaremos tanto en los partidos como en otros temas, para que ya podamos ver en qué tipo de mundo estamos. Por lo tanto, la preparación para la Asamblea de Belarús es la tarea política más importante de los próximos días”. - dijo el presidente.

Dio instrucciones a los jefes de la Administración Presidencial y del Gobierno, a los jefes de los comités ejecutivos regionales, al comité ejecutivo de la ciudad de Minsk a abordar con cuidado la cuestión de la elección de delegados.

“Este será un diálogo a nivel nacional. Por lo tanto, representantes de todos los estratos de la sociedad, todos los grupos sociales y profesionales, asociaciones y partidos patrióticos, diputados de todos los niveles deben participar en el foro. Los delegados deben ser de todas las grandes empresas industriales. No solo los gerentes, sino también los trabajadores de la máquina herramienta representando colectivos laborales”, dijo el presidente.

“Necesitamos trabajar con la sociedad de manera más eficiente, para alcanzar un nuevo nivel de interacción. Quizás, sobre la base de organizaciones constructivas, se deben crear plataformas de diálogo local. Necesitamos crearlas”, dijo el Jefe de Estado.

Alexander Lukashenko cree que para un diálogo amplio es importante que los gobernadores, así como el gobierno, los altos funcionarios, hasta el presidente, participen en esto a nivel regional. Agregó que los políticos, incluidos los diputados, deben participar en tales eventos. “Ustedes deben ser el motor principal de este diálogo”, señaló el presidente.

“Ha llegado el momento de dar un nuevo impulso a la vida social y política. Es importante formar una visión común de cómo debería ser nuestro país en el futuro, su estructura estatal. Esta es la Constitución”, dijo el líder bielorruso. “Hemos celebrado elecciones, obtuvimos el resultado y punto. Probablemente ya basta con perturbar a la sociedad. Las próximas elecciones presidenciales serán de acuerdo con la Constitución. Como decidamos, así será”.

Según Alexander Lukashenko, la nueva Constitución debería incluir controles y equilibrios, un equilibrio de poder. Todas las innovaciones pertinentes deben debatirse en la Asamblea Popular de Belarús. “El borrador de la nueva Constitución es probablemente el tercero. Están trabajando en él. No piensen que es un trabajo sencillo. Y esta versión inicial, el borrador, será sometida a discusión por todos los poderes del Estado”, señaló el Jefe de Estado.

Una vez finalizado el proceso de discusión, se someterá a referéndum el borrador final de la nueva Constitución.

Según el Jefe de Estado, antes de que se apruebe la nueva Constitución, es necesario volver al sistema de partidos, pasar por la ley de partidos políticos. “Participemos con calma en este trabajo. No se está haciendo un gran negocio con prisa, debería madurar”, dijo Alexander Lukashenko.

El jefe de Estado afirmó que la sociedad moderna se está estructurando y debe tener sus propias organizaciones políticas, incluidos los partidos.

Alexander Lukashenko afirmó que actualmente hay 15 partidos registrados en el Ministerio de Justicia. Pero entendemos que estos no son partidos. Cuando 10 de ellos se desvían de sus estatutos, tareas y exigen nuevas elecciones. Le doy instrucciones al Ministro de Justicia para que observe cuidadosamente a todos los partidos, si cumplen con los requisitos en términos de tamaño, estructura, si funcionan de acuerdo con su estatuto. Necesitamos volver a registrarlos.

“Se está trabajando en una nueva ley (sobre partidos políticos. - Nota.) Desde hace mucho tiempo, pero se necesita un resultado”, subrayó el líder bielorruso.

“Es necesario mejorar nuestra legislación electoral”, dijo el presidente en una reunión con activistas políticos. “Durante las elecciones presidenciales, en las elecciones parlamentarias del año pasado, se revelaron una serie de inconsistencias y varias lagunas que son utilizadas por candidatos inescrupulosos y sus apoderados”.

“El presidente del Tribunal Constitucional, junto con la Comisión Electoral Central, necesita plantear y resolver todos estos temas. Miren, quizás necesitemos innovaciones, algunas soluciones técnicas. Lo principal no es en detrimento del caso”, subrayó el Mandatario.

Alexander Lukashenko continuó: “Piensen en elevar el estatus de los miembros de las comisiones electorales en todos los niveles. Ellos cumplen una tarea estatal, y el estado debe protegerlos de manera confiable de los provocadores y otras personas agresivas. Esto es una cuestión de principios”.

Al mismo tiempo, el Jefe de Estado señaló que ya ahora es necesario comenzar los preparativos para las elecciones de diputados de los consejos locales, ya que son los primeros en el próximo ciclo electoral.

Alexander Lukashenko exigió la organización de un sistema eficaz de trabajo ideológico: “Le pido a la Administración Presidencial que presente propuestas para organizar un sistema eficaz de trabajo ideológico en un futuro próximo”.

Según él, el Ministerio de Educación también debería aprender de todo lo que ha pasado. “Elaborar propuestas sobre la organización del trabajo educativo en las instituciones educativas de todo tipo - instruyó el presidente. - Si es necesario, reflexionar sobre los temas del autogobierno universitario, pero dentro de límites razonables”.

Recordó que los medios de comunicación deben ser los conductores de la ideología estatal, y los periodistas, la categoría más estatal de especialistas.

Alexander Lukashenko cree que, aparentemente, tiene sentido trabajar con la sociedad sobre cuestiones de reforma del autogobierno local que tanto tiempo debían tener. “Ha llegado el momento de considerarlos. Por lo menos, estos organismos deberían participar más activamente en la solución de problemas y problemas emergentes en el terreno y mostrar iniciativa”, dijo.

Al mismo tiempo, el Mandatario llamó la atención: “Cuando estudiemos las propuestas de la ciudadanía, entendamos la legislación de partidos, todo el sistema de partidos, finalicemos la legislación electoral, y luego todos estos momentos uniremos con la reforma constitucional. Pero no al revés”.

“Por supuesto, estas no son todas las tareas que tenemos que resolver”, recalcó el Jefe de Estado.

Alexander Lukashenko cree que el Ministerio de Relaciones Exteriores debe responder adecuadamente a las sanciones y los nuevos desafíos a los que estamos acostumbrados: “En los últimos años, hemos perdido el hábito de manifestar las políticas hostiles de nuestros vecinos. Pero su esencia anti-bielorrusa no ha ido a ninguna parte y se ha manifestado plenamente. Y más que eso: llegó a un atentado a nuestra soberanía e incluso a la integridad territorial”.

El presidente expresó su esperanza en la prudencia de la vieja Europa, que pondrá freno a sus excesivamente celosas periferias.

El jefe de Estado confía en que se intensifiquen los esfuerzos en aquellas regiones del planeta donde se nos espera y se nos comprende. “La salida de la crisis pandémica está relacionada con ellos. Estos son, en primer lugar, los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU: Rusia, China, los países de la CEI, los estados de rápido crecimiento de Asia Central”, cree Alexander Lukashenko.

Según el presidente, en las plataformas internacionales, principalmente la ONU, se deben hacer esfuerzos para traer el estado real de las cosas en Bielorrusia y el papel de las hegemonías en el fallido intento de una revolución de color en nuestro país.

Alexander Lukashenko destacó que los aliados y todos los demás deben recibir información que revele la esencia de la nueva generación de tecnologías de color.

Según el presidente, una tarea importante es no perder al pueblo hermano de Ucrania detrás de las aventuras políticas y la retórica venal de las élites en constante cambio. “Todo se puede arreglar: la economía, el comercio, las relaciones diplomáticas. Pero la conexión espiritual entre nuestros pueblos no debe romperse”, enfatizó.

En una reunión con los activistas políticos del país, el líder bielorruso expresó su confianza en que juntos devolveremos un ritmo de vida tranquilo a Bielorrusia.

“Hay mucho trabajo por hacer”, cree el Jefe de Estado. “Ya dije que el sistema se basa en personas leales a su país. Los últimos meses han demostrado que esas personas son mayoría”.

“Y ni siquiera el presidente, pero el estado y la gente tienen a alguien en quien confiar en este momento difícil”, está seguro Alexander Lukashenko.

El jefe de Estado también destacó: “Juntos devolveremos un ritmo de vida tranquilo a Bielorrusia y continuaremos construyendo nuestro futuro independiente”.

Alexander Lukashenko también habló sobre los detalles de las negociaciones del 14 de septiembre en Sochi con el presidente ruso Vladimir Putin. “Discutimos toda la gama de temas. Durante casi 5 horas. Por cierto, Putin y yo elaboramos un plan de negociaciones. El Ministerio de Relaciones Exteriores, los gobiernos, los presidentes, esta fórmula se desarrolló antes de las elecciones”, dijo el líder bielorruso.

Según él, los problemas energéticos se discutieron en primer lugar. “No nos sumergimos en cifras específicas, etc. Pero, como me informó Semashko, nuestro embajador, también es el viceprimer ministro (el embajador bielorruso en Rusia, Vladimir Semashko, está dotado de los poderes de viceprimer ministro en asuntos de cooperación con Rusia.- Nota.), está negociando con ingenieros en Rusia la energía. Otras personas dicen que se puede hablar de precios, etc.”, dijo el Jefe de Estado.

Otro tema en las negociaciones es el acceso a los mercados: “El propio Putin sugirió: activemos nuestras explotaciones, las grandes empresas industriales, dejemos que los líderes se reúnan, los ministros, los necesitamos para reunirse y comerciar entre ellos. Yo digo: bueno, esto me conviene”.

Alexander Lukashenko también habló sobre un préstamo de $ 1.5 mil millones que Rusia proporcionará a Bielorrusia. “Debo decirles que fue mi insistencia. Tanto el primer ministro como el ministro de finanzas me ofrecieron reembolsar este préstamo - este año les debíamos (la parte rusa. - Aproximadamente) mil millones debido a nuestra antigua deuda. A pesar de todas las dificultades, estamos listos debían devolver estos mil millones. Este no es un préstamo nuevo. Fue mi solicitud a los líderes de Rusia que no paguemos estos mil millones este año, los conservemos y lo pospongamos para el próximo año. El porcentaje es aceptable. Es decir, es una cuestión de refinanciamiento “, - dijo el líder bielorruso.

Además, Vladimir Putin sugirió, en paralelo con los contactos entre los jefes de empresas y las grandes explotaciones, intensificar la cooperación regional. “Yo digo: sobre el tema, a fines de septiembre habrá un Foro de Regiones (Bielorrusia y Rusia. - Aprox.), Comenzaremos a intensificar la comunicación de los gobernadores. Esto es una gran cosa. Allí resolverán mucho”, señaló el Jefe de Estado. “Y ahora Semashko en el camino desde Sochi por la noche, informó que él y el Ministro de Industria viajaron por Rusia y trajeron contratos por valor de 290 millones de dólares: BelAZ, MAZ, etc. Firmamos contratos. Un tercio de mil millones es mucho dinero. Es decir, tenemos que mudarnos”.

“También hablamos muy en serio sobre la reorientación de los flujos de carga del Báltico a San Petersburgo. Le dije directamente: si ofreces las condiciones que tenemos en el Báltico, no nos importa. Sabiendo que todavía no había salido de Sochi, dio la orden de calcular todo esto y mantener negociaciones sobre este asunto”, dijo el presidente.

Alexander Lukashenko y Vladimir Putin prestaron especial atención a la cooperación en el complejo militar-industrial y la defensa. “Era mi propuesta, y debemos realizar ejercicios. No debemos mirar lo que alguien dirá de nosotros. Un ejército que no lucha no es un ejército. Al menos debemos realizar ejercicios”, dijo el presidente.

(Tomado de la página del Gobierno de Bielorrusia)