- Cubadebate - http://www.cubadebate.cu -

Trump: Cuarto año de mandato entre polémicas por sus afirmaciones falsas

Trump ha hecho afirmaciones falsas sobre diversos temas, incluidos el de la inmigración, la comunidad negra, la economía y el cambio climático, entre otros. Foto: Andrew Harnik/AP.

Donald Trump comienza este lunes su cuarto y último año de gestión inmerso en un proceso político que podría derivar en su destitución, y rodeado de mucha polémica por las mentiras que han caracterizado su tiempo en el gobierno.

Trump ha hecho afirmaciones falsas o engañosas sobre diversos temas, incluidos el de la inmigración, la comunidad negra, la economía y el cambio climático, entre otros.

El más reciente caso fue cuando el jefe de la Casa Blanca dio la orden de asesinar, mediante drones, al comandante de la Fuerza Quds de los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán, Qassem Soleimani, mientras se encontraba en Bagdad.

Para justificar su decisión, primero el mandatario aseguró que Soleimani planeaba ataques indefinidos contra objetivos estadounidenses, y luego que pretendía destruir la Embajada de Washington en Bagdad.

Sin embargo, su secretario de Defensa, Mark Esper, desmintió al presidente sobre los motivos del asesinato del general iraní, al indicar que no se tenía ninguna evidencia de que Soleimani ideara un plan para atacar cuatro embajadas estadounidenses en Oriente Medio.

Recuento de mentiras

En un reciente artículo publicado por el diario estadounidense The Washington Post reveló que, hasta principios de octubre de 2019, el presidente Trump había hecho 13 mil 435 afirmaciones falsas o engañosas durante 993 días.

El diario citó la base de datos de Fact Checker que analiza, categoriza y rastrea cada declaración sospechosa que Trump ha proferido.

Entre sus grandes falsedades se destaca cuando negó que hubiera querido sacar una ventaja personal y política de la llamada que hizo el año pasado al presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, para condicionar la ayuda militar otorgada por EE.UU. a cambio de que investigara a su posible rival demócrata Joe Biden en las elecciones de noviembre de 2020.

Esta llamada telefónica se configuró como la base para que los demócratas comenzaran el proceso de impeachment contra el inquilino de la Casa Blanca, mismo que llegó al Senado, el cual deberá decidir su futuro en los próximos meses, aunque se da por hecho que los senadores, la mayoría republicanos, votarán en contra de la destitución del presidente.

Otra de sus más grandes afirmaciones falsas es el del muro de concreto en la frontera con México, el cual, Trump asegura reiteradamente que se está construyendo, sin embargo, el Congreso le ha negado el millonario financiamiento requerido para ello. Ante lo cual, el mandatario ha tratado de colocar pequeños tramos de vallas o reparar las barreras existentes.

Trump ha afirmado falsamente 204 veces que la economía estadounidense en la actualidad es la mejor de la historia. Sin embargo, la economía ha tenido mejores momentos durante los periodos de los presidentes Dwight D. Eisenhower, Lyndon B. Johnson o Bill Clinton, o Ulysses S. Grant, según los especialistas.

Trump también ha dicho que no existe el cambio climático. Sin embargo, los científicos han llegado al consenso de que el calentamiento global no está retrocediendo y nunca se revertirá. Solo se puede limitar cuánto y qué tan rápido cambia el clima al disminuir la contaminación de gases de efecto invernadero que atrapa el calor en la atmósfera.

Trump ha pasado uno de cada tres días de su presidencia en uno de sus hoteles de lujo

El presidente Donald Trump durante una reunión con miembros del Consejo de Seguridad de la ONU en la Casa Blanca. Foto: AP.

Donald Trump logró en tres años de mandato lo que ningún presidente antes que él: fusionar sus intereses comerciales privados con el cargo público más alto de Estados Unidos.

Un artículo publicado este lunes por Político apunta que el gobernante ha pasado uno de cada tres días de su presidencia de visita en alguno de sus resorts de lujo, hoteles o campos de golf.

Al mismo tiempo, ha aprovechado su poderosa plataforma internacional para promover sus intereses, y ha dirigido millones de dólares de los contribuyentes estadounidenses a sus negocios en todo el mundo.

La decisión de Trump de mantener el control sobre su imperio inmobiliario en expansión, pese a su promesa de dejar el negocio a un lado mientras estuviera en la Casa Blanca, creó una vasta red de posibles conflictos, acusaciones sobre políticas impulsadas por sus intereses comerciales e, incluso, posibles violaciones de la ley, según documentos y entrevistas.

De acuerdo con el artículo, aun cuando el mandatario inicia su cuarto año como presidente con la mancha del juicio político que comenzará mañana en su contra, “ha logrado eludir la responsabilidad por posibles conflictos de intereses que, según los críticos, representan un abuso flagrante del poder y crean riesgos peligrosos para la integridad de la presidencia”.

Pero el jefe de Estado enfrenta a una avalancha de investigaciones y demandas, muchas de los cuales alegan que ha violado la ley al aceptar dinero de los contribuyentes estadounidenses y gobiernos extranjeros, lo cual está prohibido por la cláusula de emolumentos de la Constitución.

El material, titulado Cómo Trump fusionó su imperio empresarial con la presidencia, añadió que el gobernante ignoró los llamados a separarse por completo de la compañía que lleva su nombre, que comprende más de 500 negocios e incluye propiedades en casi dos docenas de países.

Sheri Dillon, abogada de la Organización Trump, dijo en enero de 2017 que el magnate republicano se estaba alejando de sus intereses comerciales, “pero eso nunca ocurrió”.

“Trump aún es dueño de su negocio, aunque les pidió a sus hijos adultos que lo administraran. Sus posesiones se colocaron en un fideicomiso diseñado para mantener activos que lo beneficiaran, del cual puede sacar dinero en cualquier momento sin el conocimiento del público”, señaló Politico.

Más de 100 funcionarios y grupos de 57 países extranjeros han realizado visitas a alguna propiedad de Trump, según el grupo Ciudadanos para la Responsabilidad y Ética en Washington.

Al mismo tiempo, el mandatario y sus hijos han sido criticados por frecuentar centros turísticos de su propiedad en todo el mundo en vacaciones y viajes de negocios, lo que obliga al Servicio Secreto y a otras agencias federales a gastar allí dinero de los contribuyentes.

(Con información de TeleSur y Prensa Latina)