- Cubadebate - http://www.cubadebate.cu -

Remodelación de la Casa de la Música de Galiano en etapa final (+Fotos)

Cafe Teatro Mi Habana. Foto: Ariel Cecilio Lemus/ Granma/ Cubadebate.

El pasado viernes quedó inaugurado el Albúm Café Mi Habana, emplazado en la conocida Casa de la Música de Galiano, que en estos momentos se encuentra en proceso de remodelación. La obra se piensa concluir en agosto, como parte de los regalos de la Empresa de Grabaciones y Ediciones Musicales EGREM a la capital por sus quinientos años.

Este Café está concebido como un espacio para promocionar y comercializar la discografía de esta casa de producciones musicales, a la par de un servicio gastronómico de excelencia, que incluye por supuesto, un buen café.

La música que se presentará se apoyará en los audiovisuales del catálogo de la EGREM y el visitante que lo desee podrá comprar en ese mismo espacio el álbum de su preferencia.

El espacio mayor: El salón principal

La Casa de la Música Habana ha intentado llevar hasta el público habanero lo mejor del arte de la Isla. El salón principal se encuentra en estos momentos en proceso de remodelación, para, una vez que se reinaugure, mantenga el mismo concepto de ser el espacio idóneo para que la familia cubana pueda disfrutar en vivo de agrupaciones de primer nivel.

El local oscila entre los 450 y 500 metros cuadrados y está compuesto por tres bares, un área preferencial para los artistas, el escenario y el salón central, que, en dependencia del espectáculo, puede tener mesas o no.

Además, ya está montado parcialmente el sistema de clima que cuenta con cuatro maneadoras de 25 toneladas cada una, para brindarle un servicio al salón de 100 toneladas de aire.

Según informó Alberto Santos Baranda, especialista principal de inversiones de la Casa de la Música, pese a que los esfuerzos de la Egrem, el Ministerio de Cultura y el gobierno para que la obra se inaugure a finales de agosto como parte de las actividades por el 500 aniversario de La Habana, ha habido ciertas complejidades en el proceso constructivo. 

“La misma obra nos ha dicho los problemas que surgen, algunos por el tema de importación. Aun no tenemos en el país el sistema de extracción de gases para los baños, porque estos no tienen salida al exterior, además, nos falta aún todo el sistema de audio, luz y pantalla”, aseguró Santos Baranda.

Dijo también que otras de las demoras ha sido asegurar el sistema de protección contra incendios. Este sistema se emplaza a diez metros de altura y conseguir todos los andamios no fue tarea fácil. “Hasta que no se realice toda la restitución del sistema no se pueden colocar el falso techo y las luminarias. Son pequeñas cosas que se van atrasando la obra”.

Por su parte, al escenario le falta la restitución del tabloncillo, que debe ir con sus canalizaciones eléctricas y el sistema para el humo. Además, aun queda por colocar toda la mecánica escénica que mueve el sistema de telonería y luces.

Pensando también en que este centro nocturno está emplazado en medio de la ciudad, se está montando un sistema que evitará la contaminación sonora a sus alrededores, a partir de materiales de lana de vidrio y paneles acústicos.

Constructores, electricistas y carpinteros trabajan arduamente para que la obra termine según lo previsto.

Una vez inaugurada, los servicios

Ernesto Reyes Perea, jefe de programación y venta de la Casa de la Música aseguró que, aunque el salón principal siempre ha sido considerado como una importante plaza para la música popular bailable, una vez reinaugurado se le dará cabida a espectáculos que también incluye a casi todas las manifestaciones escénicas.

“Vamos a crear un espectáculo diario, a partir de las once de la noche, donde combinemos variedades circenses con la ejecución de solistas, con humor y en algunos casos vamos a tematizar la noche en lo relacionado con el tipo de música. Algún día puede haya un espacio para el son, la rumba o la música tradicional campesina”.

El directivo comentó que lo que se quiere es que la gente vaya a la Casa de la Música por el lugar, por el ambiente, y no por la presentación en sí; aunque, “una vez que esa presentación logre calar en el gusto popular, el público sabe que va a encontrar aquí un lugar con un buen espectáculo”.

En este sentido, aclaró que las ofertas culturales se van a complementar también con la preparación del personal, para que brinde un servicio de excelencia.

Sobre los precios, Reyes Perea aseguró que se gestan ideas para buscar los montos más atractivos en la entrada, acorde al nivel de la agrupación que se presente.

Además, se brindará el servicio de reservaciones de mesas en moneda nacional, dirigidas a estimular a los trabajadores en sus secciones sindicales.

“Vamos a crear un equilibrio. de manera que el punto de vista no sea elitista, o sea, nosotros queremos que sea elitista, pero desde el punto de vista cultural”.

El Piano Bar Habaneciendo, que también oferta servicios en estos momentos, no va a dejar de funcionar una vez abierto el salón principal.

“Probablemente eliminemos los horarios de matiné y comencemos a trabajar después de las doce de la noche. Queremos mantener ese elemento que distingue a Habaneciendo, que es su lema ‘donde amanece la música’”.

Fachada de la Casa de la Música de La Habana. Foto: Ariel Cecilio Lemus/ Granma/ Cubadebate.

Albúm Café Mi Habana. Foto: Ariel Cecilio Lemus/ Granma/ Cubadebate.

Sistema de protección contra incendios. Foto: Ariel Cecilio Lemus/ Granma/ Cubadebate.

Salón Central de la Casa de la Música de La Habana. Foto: Ariel Cecilio Lemus/ Granma/ Cubadebate.

Paneles acústicos para evitar la contaminación sonora. Foto: Ariel Cecilio Lemus/ Granma/ Cubadebate.

Salón Central. Foto: Ariel Cecilio Lemus/ Granma/ Cubadebate.

Baños nuevos de la Casa de la Música. Foto: Ariel Cecilio Lemus/ Granma/ Cubadebate.

Sistema de protección contra incendios. Foto: Ariel Cecilio Lemus/ Granma/ Cubadebate.

Piano Bar Habaneciendo. Foto: Ariel Cecilio Lemus/ Granma/ Cubadebate.