- Cubadebate - http://www.cubadebate.cu -

El guapo José Antonio Echeverría

 

Parque frente a la casa natal del líder estudiantil universitario. Foto: Andy Jorge Blanco/ Cubadebate.

José Antonio Echeverría tenía que dar mucha pelea en Cuba todavía, cuando la miseria de una dictadura lo desapareció de su universidad. Tenía solo 24 años, la edad que hoy tiene mi generación. Y murió peleando. La cobardía no era palabra conocida para un revolucionario de verdaderos pantalones, como él.

Pudiera estar este 16 de julio en su Cárdenas natal, celebrando su cumpleaños 87. Pudiera estar vivo si Cuba hubiese sido un país justo en 1957, cuando le arrancaron la vida y, con ella, las agallas. Pudiera estar hablando aquí y ahora, en la casa donde nació, entre tantos cardenenses que la historia los ha obligado a conformarse con recordar su legado y a no tenerlo andando.

Son las diez de la mañana del martes 16 de julio de 2019. Municipio matancero de Cárdenas. A esta misma hora del año 1932, en una mañana de sábado entonces, Concepción Bianchi Tristá, la madre de José Antonio, estaba con dolores de parto. El líder nació justo a las tres de la tarde, según cuenta la historia.

La casa es de estilo neoclásico del siglo XIX. De dos pisos, y se ubica frente al parque en el que José Antonio jugaba de pequeño, y hoy lleva su nombre junto a una estatua y el testamento político que lo recuerda. Allí le ponen flores esta mañana.

El Gordo, como le llamaban sus compañeros de universidad, está allí, esculpido sobre un pedestal, porque fajarse por la libertad de Cuba era delito. Defender los derechos del estudiantado, levantar una antorcha por Martí, honrar a los ocho estudiantes de Medicina asesinados en 1871 –de los crímenes que enlutan el alma–, y enfrentarse a las injusticias de la dictadura, era estar más cerca de la muerte. Pero la sangre señalaría el camino, así lo dijo.

José Ángel Fernández es, como lo fue Echeverría, el presidente nacional de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU). Hasta la casa natal del líder cardenense llegó este martes y, como quien imagina a José Antonio vivo, dijo:

“Quizás si no hubiese caído en combate seguiría al frente de la FEU, conduciendo al país rumbo a la unidad, según lo pactado en la Carta de México, al lado de Fidel Castro. Seguro desde su perspectiva universitaria, actualmente estaría aportando al propio desarrollo de la organización y en la construcción de nuestro modelo de país”.

El historiador Ernesto Álvarez Blanco, también estuvo esta mañana en la casona de la calle Jénez. Y recordó al José Antonio que, amante de la filatelia, coleccionaba sellos, al enamorado, al joven que le gustaba la música, el baile. Álvarez Blanco escribió la biografía de Echeverría, Subiendo como un sol la escalinata, que cuenta la historia del líder y de su familia: “Trata de presentar un José Antonio vivo, presente y contemporáneo. Refleja el vínculo entre el líder estudiantil y su casa natal, su familia, sus amigos y Cárdenas”.

Echeverría tuvo una vida intensa, como la de un revolucionario de verdad. Defendió a los estudiantes cubanos en congresos internacionales, estuvo al lado de Fidel, organizó huelgas estudiantiles, dio discursos en los que la Patria y la independencia estaban en la primera línea, y en la última. Se fajó –porque era un joven guapo– contra toda atrocidad, contra toda barbarie. La justicia, en sentencia martiana, había que ponerla tan alta como las palmas.

“Sus compañeros lo seguían, destacaba ese espíritu rebelde que lo acompañó siempre. Se manifestaba contra lo mal hecho, tanto de una parte como de otra”, decía Mireya Sánchez, su maestra de quinto grado.

Con solo 24 años hizo historia. La edad de mi generación. Puede que hoy se vea diferente, aunque sea el mismo, el cartel que da la bienvenida a este municipio al norte de Matanzas. Es 16 de julio y ya son las tres de la tarde: “Cárdenas, ciudad natal de José Antonio Echeverría, paradigma de los estudiantes universitarios”.

El presidente nacional de la FEU de visita en el museo casa natal de José Antonio Echeverría. Foto: Andy Jorge Blanco/ Cubadebate.

Casa natal de José Antonio Echeverría, en Cárdenas. Foto: Andy Jorge Blanco/ Cubadebate.

Inscripción de nacimiento, José Antonio a los seis meses de nacido y los primeros zapatos que utilizó. Foto: Andy Jorge Blanco/ Cubadebate.

Casa natal del eterno presidente de la FEU. Foto: Andy Jorge Blanco/ Cubadebate.

Sala del museo casa natal, dedicada a la etapa universitaria de José Antonio Echeverría. Foto: Andy Jorge Blanco/ Cubadebate.

El presidente nacional de la FEU, José Ángel Fernández, visita la casa natal para homenajear a Echeverría en el aniversario 87 de su natalicio. Foto: Andy Jorge Blanco/ Cubadebate.