Un cactus no da manzanitas

Haciendo malabares retóricos como le es característico, Donald Trump recién dijo: “Nunca nos dieron dinero (para las Fuerzas Armadas) durante años y años, y (los fondos) se agotaron”. A menos que estuviera viviendo en una cueva de una isla desierta y sin comunicaciones, el presidente, por fuerza, sabe que su predecesor en la Casa Blanca también aumentó el presupuesto bélico en el 2016 (hasta los 611 mil millones de dólares) y que Estados Unidos hace mucho es el país con mayor gasto militar en todo el planeta.