- Cubadebate - http://www.cubadebate.cu -

Arturo Montoto estrena singular taller de arte en Guanabacoa

http://www.ecured.cu/index.php/Taller_Experimental_de_Gráfica_de_La_Habana

Arturo Montoto. Pintor, grabador y fotógrafo cubano, nacido en Pinar del Río, en 1953. Es miembro de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) y del Taller Experimental de Gráfica de La Habana. En 1984 se graduó de la Academia Surikov de Moscú, donde obtuvo el grado de “Master of Fine Arts” en la especialidad de Pintura Mural.

Por Maylin Legañoa, especial para Cubadebate

Pintor, dibujante y escultor el artista de la plástica Arturo Montoto cumple un sueño anhelado. La apertura oficial de su estudio en la localidad habanera de Guanabacoa devuelve vida a una de las casas más antiguas de la zona.

Pocos imaginaron y confiaron en volver a ver la casona guanabacoense iluminando la céntrica calle Máximo Gómez del municipio. La reparación capital ofrecida al centenario inmueble durante casi dos años muestra hoy resultados deslumbrantes, que ya comienzan a ser revelados luego de una ardua y titánica pelea contra los demonios, como bien dijera el Premio Nacional de Literatura Leonardo Padura en las palabras de inauguración. “Sumarse a su locura” apunta Padura, resultó ser la más acertada decisión de los que asistimos a la apertura del antiguo y mítico club social que por años sirvió de escenario a la recreación familiar, práctica deportiva o depósito de desechos sólidos, en la peor de sus etapas. Indagar sobre cómo llegó este inmueble a las manos de un artista como Arturo Montoto, cuál es su verdadera historia social, cuáles son los beneficios que proporciona a la localidad. Además, de algunos vericuetos por los que tuvo que transitar el pintor son revelados en esta entrevista que muestra los misterios estéticos de un hombre que multiplica sus conocimientos y revela su pasión por las artes plásticas.

Periodista: La carrera artística de Arturo Montoto ya tiene 29 años. Sin embargo un novedoso proyecto llega para renovar ideas, creaciones o quizás replantearse nuevos perfiles estéticos. ¿De qué se trata?

A.M: “El Progreso” es un proyecto, un sueño muy viejo y antiguo de casi 8 años. Me enamoré de este lugar, me propuse que fuera mi estudio lo vi siempre como el sitio ideal para mis creaciones. Yo desde hace mucho tiempo en mi casa los sábados, reunía a algunos estudiantes graduados de las escuelas de arte y les decía cosas sobre artes, los ayudaba a documentarse en su obra y sobre todo a filosofar sobre la teoría del arte. Aquí, yo veía que mi idea se podía expandir un poco más a un proyecto comunitario que funcionara y trabajara con un estilo propio y personalizado; un espacio donde se pudieran hacer talleres y que abriera el espectro no solo a esos aficionados que se me acercan a diario, sino también a profesionales que quisieran profundizar en sus conocimientos.

Periodista: Para poner en práctica las nuevas ideas fue necesario concentrar acciones en “El progreso” nombre que lleva el local de creación. ¿Cómo ha sido la evolución de este sitio teniendo en cuenta que por más de 100 años ha sufrido diferentes y no siempre favorables cambios?

A.M: Es un edificio muy antiguo, que en el año 1899, fue puesto en concurso por el Ayuntamiento Municipal y fue vendido a la “Sociedad de Hombres de Color” de Guanabacoa. Fue así como en este mismo año se fundó lo que fuera una contrapartida al Liceo Artístico Literario de Guanabacoa, perdurando hasta 1959 en que quedaron abolidas las sociedades o clubes con connotaciones racistas, de segregación y separación de la sociedad, y este espacio asumió múltiples funciones, desde terrenos deportivos, cervecerías, discotecas, hasta que quedó en desuso y fue totalmente saqueado por la población. Era un espacio que estaba completamente en ruinas y poco a poco se destruyeron los pisos, los techos, las paredes, las ventanas, las rejas, todo ello fue sustraído y desaparecido; así también la parte trasera parecía haber sido bombardeada y las paredes rebajadas casi a nivel cero.

Yo me encontré ese panorama. Unas ruinas completamente cargadas de  basura. Un lugar que se había convertido en el basurero del municipio a donde venían a parar todos los sacrificios de los rituales religiosos y personas inescrupulosas a dejar o llevar cualquier cosa. Francamente era un lugar realmente inmundo e indeseable en medio del centro histórico y patrimonial del municipio.

Periodista: Siendo un sitio abandonado por tantos años, ¿cómo lograr encausar criterios, fuerzas, voluntad en ocasiones frenado por trámites burocráticos?

A.M: Debo decir que tuve un apoyo político siempre claro, nítido. No tuve frenos en ese sentido, pero sí de orden  material. No recibí nunca ningún apoyo, porque las autoridades siempre me planteaban que no tenían modo de encausar la compra de materiales. De ahí que estuve muchos años, custodiando el lugar por mi cuenta para que no lo siguieran desvalijando. Estuvo más de dos años cerrado y con custodios las 24 horas del día y fui haciendo pequeñas acciones para que no se cayeran paredes y muros. La verdad es que las condiciones materiales no me permitieron de ningún modo echar adelante el proyecto hasta recién hace un año que comencé la restauración de este espacio. Gracias a las nuevas regulaciones que permiten la venta de materiales de construcción a las personas naturales, tuve la posibilidad de comprar y comenzar a reconstruir el inmueble…porque yo aquí no he construido, yo he reconstruido un espacio que estaba prácticamente en ruinas.

Periodista. Me aclara y ratifica en sus respuestas que ha sido un trabajo de mucho sacrificio, logrado con sus propios recursos. ¿Considera que si no hubiera sido por su interés personal, este inmobiliario no hubiera sido rehabilitado? ¿Cuánto cree que puede afectar a la historia cultural de un territorio el deterioro de su arquitectura?

A.M: Guanabacoa siempre fue un sitio próspero culturalmente, aquí nacieron y vivieron grandes personalidades de la cultura cubana como Lecuona, Bola de Nieve, Arredondo, Rita Montaner y otras figuras de la música, de la plástica y de las artes en sentido general. No se puede olvidar que hay espacios en este territorio que realmente requieren una atención más consciente para ver si se puede de algún modo revitalizar esa cultura, ese glamour que tuvo Guanabacoa desde el punto de vista cultural en el pasado. Creo realmente que a veces lo que falta es un poco de iniciativa, de pasión. A veces las dificultades no tienen que ver mucho con la falta de recursos, sino que nos escudamos en ello y en los trámites burocráticos.

Periodista: ¿Burocracia? ¿Cree que impida ello frenar el desarrollo cultural, social y hasta político de una ciudad, de un país?

A.M: Sí, yo creo que sí la burocracia está casi siempre presente. Creo que es el mecanismo que lo traba todo y hay como una especie de desidia a veces, por qué no decirlo, de que las cosas parece que alguien, algún otro las va a resolver o las va a solucionar… Lo triste es que esperando y esperando a que alguien las solucione, nosotros mismos no hacemos nada. Esto fue un gran sueño, quijotesco casi. Hubo mucha gente que me apoyó pero muchos me tildaron de loco. Emprender una labor como esta es titánica, había que tener mucha fuerza para iniciarlo y yo la tenía entonces. Comprobé que gran parte de la inversión no requería de dinero ni recursos materiales complejos. A veces tenemos los materiales a la mano y no se nos ocurre. Un muro por ejemplo puede ser levantado con piedras, y un jardín con unas cuantas posturas… yo aquí lo hice, un espacio que era un basurero lo convertí en un jardín.

Periodista: ¿Cuánto cree que puede aportar al desarrollo cultural de esta comunidad capitalina el inicio de este nuevo proyecto?

A.M: Este ya es mi local, mi taller pero es también mi casa, puesto que permuté mi casa por las ruinas. Quiero que este espacio brinde gratuitamente, como siempre lo he hecho, conocimientos sobre arte. Desde hace algún tiempo recibo aquí alrededor de 60 creadores, adultos desde 25 años en adelante y también a adolescentes y jóvenes de 15 a 24 años.

Periodista: ¿Cuáles son los planes inmediatos de Arturo Montoto en su estudio?

A.M: He querido para inaugurar este espacio, a la vez que se ponían ladrillos y piedras, ofrecer mi nueva colección. He creado unas 15 pequeñas piezas que estarán exhibidas en el propio estudio desde las 5 de la tarde hasta las 9 de la noche. Así el público podrá disfrutar el antes y el después de este estudio que hoy me acoge, pues durante la muestra se estarán presentando en una pantalla, las imágenes del antes y el después de “El Progreso”.