- Cubadebate - http://www.cubadebate.cu -

Venezuela reitera solicitud de extradición de Luis Posada Carriles

El terrorista y ex agente de la CIA, Luis Posada Carriles, responde a un reportero durante una conferencia de prensa en Miami, el miércoles 13 de abril del 2011

El terrorista y ex agente de la CIA, Luis Posada Carriles, responde a un reportero durante una conferencia de prensa en Miami, el miércoles 13 de abril del 2011

El ex agente de la CIA Luis Posada Carriles dijo el miércoles que continuará con lo que llamó su “lucha” contra el hambre en América Latina, el mismo día en que asiste a una cena en Miami por la que hay que pagar 40 dólares el cubierto.

También dijo que su reciente exoneración en un juicio migratorio demuestra que el poder judicial es independiente en Estados Unidos, país al “que yo amo tanto”.

“No estoy cansado”, dijo Posada Carriles, quien ha sido acusado de perpetrar, desde hace más de tres décadas, mortales ataques terroristas en la región.

Las declaraciones fueron ofrecidas poco antes de que el canciller Nicolás Maduro anunciara en Caracas que Venezuela entregará el jueves un nuevo pedido de extradición en contra de Posada Carriles, reiterando el formulado desde 2005 a Estados Unidos.

Maduro -en un comunicado oficial de la Cancillería- dijo que el ex agente de la CIA ha sido “protegido” por el gobierno del ex presidente George Bush hijo y por la administración de Barack Obama.

La solicitud de extradición busca procesarlo por su presunta participación en la voladura en 1976 de una aeronave de Cubana de Aviación y que, según una investigación realizada en ese país, habría sido planificado desde Venezuela.

Refiriéndose al pedido de extradición su abogado, Arturo Hernández, dijo que un juez de inmigración de este país determinó que Posada Carriles podría ser torturado en Venezuela. El juez tuvo en cuenta para esta decisión las declaraciones de Joaquín Chaffardet, compañero de Posada Carriles en la Policía Política venezolana y luego socio principal en la empresa de seguridad que ambos mantenían en el momento del sabotaje contra el avión cubano. Ni la fiscalía ni el juez pusieron en duda la credibilidad de este testigo.

Durante décadas, Posada Carriles intentó desestabilizar a gobiernos izquierdistas en América Latina, a veces con el apoyo del gobierno de Estados Unidos.

La rueda de prensa -dónde ofreció sus declaraciones- tuvo lugar menos de una semana después que un jurado de El Paso, Texas, lo declarara inocente de las acusaciones de perjurio, obstrucción de la justicia y fraude migratorio.

Permaneció casi dos años en centros de detención de inmigración de ese país pero fue puesto en libertad en el 2007 y desde entonces vive en Miami.

En la rueda de prensa, realizada en la oficina de un bufete de abogados de esta ciudad vecina de Miami, Posada Carriles estuvo acompañado por tres defensores, entre ellos el abogado Hernández.

“La lucha sigue por Venezuela, por Cuba y por América” mientras la gente viva en la “miseria y sin pan”, dijo al leer un escrito de una página y que constituyó la primera declaración que hace en el sur de la Florida en los últimos cinco años.

Posada ha sido acusado por su participación en varios atentados dinamiteros en Cuba en 1997, uno de los cuales mató a un turista italiano e hirió a doce personas.

En 1998 admitió en una entrevista con el diario New York Times que había planeado esos ataques, pero después se retractó.

Posada Carriles, quien se encuentra bajo libertad supervisada por parte de las autoridades de inmigración, participó en la infructuosa invasión a Playa Girón, se desempeñó como teniente segundo en el ejército de Estados Unidos y fue agente de la CIA por al menos 25 años, según declaró su propio abogado.

Posteriormente se mudó a Venezuela y se desempeñó como director del servicio de inteligencia de ese país. Allí fue fue arrestado en 1976 acusado de planificar un ataque dinamitero al avión cubano que mató a 73 personas.

Fue absuelto por un tribunal militar, pero escapó de la cárcel cuando encaraba un juicio civil. La causa por el homicidio calificado de 73 personas sigue abierta en Venezuela.

En la década de los 80 ayudó a Estados Unidos a canalizar apoyo a la contra nicaragüense y en el 2000 fue arrestado en Panamá en medio de un complot para asesinar a Fidel Castro durante una cumbre que se celebraba en esa nación. Iba a volar un auditorio al que asistirían cientos de estudiantes.

Posada Carriles aseguró que “Estados Unidos sigue teniendo en mí un soldado”.

(Con información de AP)