Diario desde La Covadonga: Pabellones paralelos (X)

Antes de irse a la cama, Gabriela comenzó un nuevo capítulo de Los tres mosqueteros y leyó: “Un caballero no hace hoy su camino sino por su valor, comprendédmelo bien: solo por su valor”. Sin embargo, ella teme, todos tememos.