- Cubadebate - http://www.cubadebate.cu -

Mundial de atletismo: Juan Miguel Echevarría se lleva la medalla de bronce

Juan Miguel Echvevarría terminó con la medalla de bronce en Doha. Foto: Periódico JIT

Aunque protagonizó una competencia con cuatro saltos sobre los ocho metros, el cubano Juan Miguel Echevarría no pudo imitar el liderazgo visto este viernes en la jornada de clasificación y ahora tuvo que conformarse con la medalla de bronce en la final del salto largo del Campeonato Mundial de atletismo.

En la discusión de preseas más reñida de la última década, el antillano consiguió un mejor brinco de 8.34m, su tercer mejor resultado del año pero incluso inferior a los 8.40m con que comandó a los clasificados a esta final.

El titular mundial bajo techo de 2018 y actual titular de la Liga de Diamante abrió la final con salto de 8.25m, para luego bajar hasta 8.14m y luego subir hasta los decisivos 8.34m. Las tres rondas de cierre las saldó con brincos de 8.30m y 7.91m, antes de cerrar con su único intento nulo.

El jamaicano Tajay Gayle dio la sorpresa de la prueba y con un salto de 8.69m mejoró en más de 30 centímetros su mejor resultado histórico. Asimismo, se convirtió en el primero de su país en ganar un título mundial en cualquier prueba de campo. Finalmente, su rendimiento le valió para colocar su nombre en el décimo lugar de la lista de los mejores saltos de todos los tiempos.

La marca de Gayle es la mayor conseguida en un campeonato mundial en los últimos 24 años, así como la tercera más larga vista en la historia de las citas del orbe. Únicamente mejor que este 8.69m son el récord mundial de 8.95m del estadounidense Mike Powell en Tokio 1991 y los 8.70m del cubano Iván Pedroso en Gotemburgo 1995.

Mientras tanto, la medalla de plata quedó en poder del estadounidense Jeff Henderson (8.39m), otra vez muy competitivo con su salto más largo de la temporada en la competencia fundamental.

Aunque el bronce de Juan Miguel ya iguala lo conseguido hace dos años por Cuba en Londres, esta es una actuación que no deja una total alegría, sobre todo porque los 8.34m son inferiores a lo conseguido por nuestro representante en sus dos últimas salidas.

"No estoy satisfecho, pero de alguna manera me siento feliz de haber ganado la primera medalla para Cuba. Tengo que seguir trabajando en los aspectos que me faltaron hoy. Estoy sano y pensando en el futuro. Esta temporada ha sido desafiante, porque nunca he competido tan tarde en el año, pero en sentido general estoy feliz por la medalla", reconoció.

Así, valorar el desempeño del criollo solo porque no pudo superar los 8.69m del jamaicano no parece objetivo, sencillamente porque Tajay Gayle tuvo una presentación histórica. Ahora bien, para un hombre como Juan Miguel sí era necesario acercarse a sus mejores rendimientos en Doha, cuando el nivel y la preparación de todos llega a las mayores exigencias.

En los próximos meses vendrán un nuevo Campeonato Mundial bajo techo, otra edición de la Liga de Diamante, varios mítines del mejor nivel e incluso marcas superiores a las vistas hoy en Doha. Sin embargo, el verdadero propósito del cubano deberá estar en demostrar su crecimiento en Tokio, cuando otra vez su nombre resalte entre los favoritos a la medalla de oro.

Jorge Fernández no puede en el disco

Jorge Fernández quedó muy por debajo. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Aunque solo un discóbolo llegó a los 65.50m establecidos para clasificar de forma directa a la final de la prueba, el cubano Jorge Fernández no pudo aprovechar esa oportunidad y se despidió de Doha con un discreto lugar 25º, desempeño demasiado inferior a sus pronósticos pre- competencia.

El antillano tuvo un disparo más eficiente de 60.60m, distante no solo de los 64.82m que tiene como mejor marca del año, sino también de todos sus otros 14 resultados en todo este 2019. Ese rendimiento otra vez lanza alertas sobre la preparación y el estado de forma que muestran algunos de nuestros representantes en los principales torneos.

De hecho, en esta temporada Jorge Fernández posee siete presentaciones por encima de los 63.31m que le sirvieron al austriaco Lukas Weisshaidinger para asegurar el último cupo a la final, pero ahora no pudo ni siquiera acercarse a esa cuota. Sus otras salidas al círculo de lanzamientos las saldó con 60.52m y un envío nulo.

El mejor de la clasificación fue el favorito sueco Daniel Sthal, sobrado con 67.88m. Otros líderes de la ronda fueron el jamaicano Fedrick Dacres (65.44m), el australiano Matthew Denny (65.08m) y el rumano Alin Alexandru Firfrica (65.05m).

Por el contrario, las grandes sorpresas estuvieron en la eliminación de hombres de nivel como el alemán Christoph Harting (63.08m), el jamaicano Traves Smikle (62.93m) y el polaco Piotr Malachowski (62.20m).

Shelly-Ann Fraser Pryce aumenta su historia en los 100m

La jamaicana hace crecer su historia. Foto: IAAF.

La jamaicana Shelly-Ann Fraser Pryce demostró por qué es una de las grandes favoritas para llevarse el título universal y en la primera ronda de los 100 metros consiguió un fabuloso tiempo de 10.80s, el mejor visto en un heat inicial y el segundo más rápido en la historia de los campeonatos del mundo antes de llegar a semifinales.

En las preliminares de los 16 torneos del orbe anteriores a Doha, por debajo de ese crono solo se ubica el 10.76s logrado por la polémica Marion Jones durante la segunda serie en Sevilla 1999, cuando aun eran necesarias dos rondas clasificatorias para definir a las semifinalistas del evento.

Junto al tiempo conseguido ahora por de la bicampeona olímpica y triple campeona mundial en el hectómetro, también destacaron el 10.85s de la marfileña Marie-Josée Ta Lou, así como los 10.96s de la británica Dina Asher-Smith.

Aunque no lograron bajar de los once segundos, otras fuertes candidatas al podio como la titular olímpica Elaine Thompson (11.14s), la holandesa Dafne Schipper (11.17s) y la marfileña Murielle Ahoure (11.05s) también entraron cómodas entre las tres primeras de sus heats y estarán en la siguiente fase.

En este primer heat destacó también la eliminación de buenas corredoras como la brasileña Rosangela Santos y la británica Asha Philip, así como la no presentación de la finalista olímpica y mundial Blessing Okagbare.

Los 400 metros con vallas listos para la final

Abderrahman Samba y Karsten Warholm son dos de los grandes favoritos. Foto: Stephen Pond/Getty Images for IAAF

La discusión del título en los 400 metros con vallas para hombres es una de las finales más esperadas en Doha, no solo por la presencia en ella del ídolo local Abderrahman Samba, sino porque al menos otros dos corredores pueden acercarse al récord mundial de la prueba.

Esa expectativa se mantuvo incólume durante las semifinales del evento, instancia donde tanto Samba (48.72s) como el noruego Karsten Warholm (NOR-48.28s) y el estadounidense Rai Benjamin (USA-48.52s) aseguraron sin problemas su presencia en la carrera por la medalla de oro. Ellos son los únicos corredores capaces de bajar de 47 segundos este año y entre los pocos que lo han conseguido en la historia.

No obstante, otros como el brasileño Alison Dos Santos (48.35s), el cubano nacionalizado turco Yasmani Copello (48.39s) y el argelino Abdelmalik Lahoulou (48.39s) también mostraron su clase y consiguieron un puesto entre los finalistas.

En otras pruebas que tuvieron fases de clasificación este sábado, el kenyano Emmanuel Kipkurui Korir (1:45.16) comandó las preliminares de los 800 metros planos, seguido del marroquí Mostafa Smaili (1:45.27) y el puertorriqueño Wesley Vázquez (1:45.47).

Almanza: La misma estrategia… idénticos resultados

Rose Mary Almanza no logró bajar de los dos minutos. Foto: Getty Images.

Otra vez Rose Mary Almanza demostró un discreto planteamiento táctico en su carrera y por cuarto mundial consecutivo no logró ir más allá de las semifinales en los 800 metros planos.

Como casi siempre le ha ocurrido en sus participaciones olímpicas o mundiales, la antillana vio cómo otras rivales la cerraron y la obligaron a correr por fuera la última curva, esfuerzo extra que a la postre le pasó factura.

En la segunda semifinal de las dos vueltas al óvalo, Almanza entró cuarta con un crono de 2:01.18, insuficiente para buscar incluso un puesto entre los mejores tiempos de las no clasificadas. En su heat fueron mejores la favorita estadounidense Ajee Wilson (2:00.31), la marroquí Rababe Arafi (2:00.80) y la noruega Hedda Hynne (2:01.03).

Para una mujer experimentada como Rose Mary, y con un tiempo este año ampliamente por debajo de los dos minutos, el puesto 13º de Doha sabe a poco.

Las líderes de la semifinal fueron Halima Nakaayi (UGA-1:59.35), Raevyn Rogers (USA-1:59.57) y Winnie Nanyondo (UGA-1:59.75). No obstante, la kenyana Eunice Jepkoech Sum y la estadounidense Ajee Wilson son rivales a no perder de vista.

Récord mundial en el relevo mixto

La cuarteta de Estados Unidos demostró su favoritismo al oro. Foto: IAAF.

La cuarteta de Estados Unidos compuesta por Tyrell Richard, Jessica Bird, Jasmine Blocker y Obi Igbokwe implantó el primer récord mundial en Doha, al parar los relojes en 3:12.42 en las preliminares del relevo mixto, prueba nueva en los campeonatos del orbe.

Los norteños lideraron una clasificación donde los relevos de Jamaica, Bahréin, Gran Bretaña y Polonia demostraron su poderío.

Mientras terminaba este evento en la pista, en la clasificación del salto con pértiga la gran sorpresa la dio el francés Renaud Lavillenie, incapaz de ir más allá de 5.60m y eliminado de una lid en la cual salía como uno de los favoritos para la discusión de las medallas.

De los 12 hombres que consiguieron el cupo, solo ocho superaron la mínima establecida de 5.75m, entre los que sobresalen los estadounidenses Sam Kendrick y Cole Walsh, el polaco Piotr Lisek y el sueco Armand Duplantis, todos con opciones reales de subir a lo más alto del podio.

Estados Unidos domina el martillo (f)

La estadounidense se confirmó como la mejor del año. Foto: Chicago Tribune.

La estadounidense DeAnna Price, la gran favorita para dominar el lanzamiento de martillo para damas, cumplió pronósticos y se llevó el título mundial con un inalcanzable envío de 77.54m conseguido en su segunda tentativa.

No obstante, la norteña tenía el éxito asegurado desde su envío inicial de 76.87m, pues ni la polaca Joanna Fiodorow (76.35m) ni la china Zheng Wang (74.76m) superaron esa cuota.

En esta final la gran decepción fue la también estadounidense Gwen Berry, tercera preclasificada del torneo, pero que ahora ni siquiera pudo lograr una marca válida en la discusión del oro.

Sifan Hassan rompe el dominio africano

La holandesa por fin concretó su poder en una gran competencia. Foto: IAAF

En otra de las finales del día, la holandesa Sifan Hassan dominó los 10 mil metros planos y por primera vez logró derrotar a etíopes y kenyanas en una cita de primer nivel. La titular europea marcó tiempo de 30:17.62, crono que significa tanto su marca personal como lo mejor conseguido en el planeta en este 2019.

Durante la competencia en la cual siete de las ocho primeras estamparon sus registros históricos, el segundo lugar correspondió a la etíope Letesenbet Gidey (30:21.23), mientras que la kenyana Agnes Jebet Tirop (30:25.20) se llevó la medalla de bronce.

Himno de Kenya, el primero en entonarse en Doha

La keniana Ruth Chepngetich alcanzó el primer oro en Doha. Foto: Getty Images

Ruth Chepngetich, keniana de 25 años, y ganadora de la maratón femenina, confesó durante la premiación del evento dedicarle a su país el primer oro del Campeonato Mundial de Atletismo.

La maratón para damas, primera final que repartía medallas en la cita del orbe, despertó pasiones en Doha y Chepngetich demostró por qué había sido la más rápida del año.

Con destreza, dejó detrás al pelotón, aprovechando el avituallamiento del kilómetro 35. Cruzó la meta con crono de 2:32:43, marca distante de la cuota de 2:17:08, conseguida en Dubai a comienzos de temporada, la cual se registró como la tercera de todos los tiempos.

Ahora en Doha, aunque se agenció el título en la carrera más lenta de las justas universales al aire libre, su triunfo fue épico según los organizadores: “de noche, dando vueltas y doblando atletas en un circuito de 7 km prácticamente vacío de público, junto al mar y en un horno de 32º C, con más del 73 por ciento de humedad, en el que se retiraron hasta 30 de las 70 participantes”.

La escoltaron en el podio: Rose Chelimo, de Bahrein, con tiempo de 2:33:46, y Helalia Johannes, de Namibia, quien paró los cronómetros en 2:34:15.

Christian Coleman: 9.76s y al sexto lugar histórico

Coleman demostró su podería en los 100m. Foto: IAAF.

Mientras tanto, el velocista estadounidense Christian Coleman dominó la final de los 100 metros planos y con un registro de 9.76s se convirtió en el sexto hombre más rápido de todos los tiempos. El norteño salió delante desde el disparo de arrancada y aseguró su triunfo con un sólido remate en los últimos metros de la carrera.

La medalla de plata correspondió al también estadounidense Justin Gatlin (9.89s) y el bronce al canadiense Andre de Grasse, con registro personal de 9.90s. En la prueba el sudafricano Akani Simbine (9.93s) y el jamaicano Yohan Blake (9.97s) también bajaron la barrera de los 10 segundos.

Con su registro ganador Coleman se ubica por detrás de Usain Bolt (9.58s), Tyson Gay (9.69s), Yohan Blake (9.69s), Asafa Powell (9.72s) y Justin Gatlin (9.74s) en el ranking histórico de la prueba reina del atletismo.

¿Qué cubanos compiten este domingo en Doha?

Yarisley Silva con su estirpe de guerrera, podría sorprender en Doha. Foto: Archivo

— 1:05 p.m: Reynier Mena comenzará su camino en los 200 metros planos con el difícil objetivo de avanzar hasta las semifinales. Para ello es casi obligatorio acercarse a los 20.35s que trae como registro cumbre de este año, una marca que lo coloca en la posición 34º entre los 55 inscritos.

Lo más preocupante para él es que su mejor carrera del año la consiguió hace más de siete meses, aunque su segunda mejor marca es el 20.56s de la ronda de clasificación en los panamericanos de Lima. El estadounidense Noah Lyles (19.50s) es la gran figura del evento.

— 1:40 p.m: Yarisley Silva será una de las 17 mujeres enfrascadas en la lucha por el título mundial en el salto con pértiga. Desde que en Edmonton 2001 comenzó la ronda de clasificación en esta prueba, ninguna final contó con tal cantidad de concursantes.

La cubana llega con una marca de temporada de 4.75m, un registro que debe superar para tener opciones reales de acercarse al podio. Mujeres como Katerina Stefanidi (4.83m), Sandi Morris (4.85m), Anzhelika Sidorova (4.86m) y Jennifer Shur (4.91m) son algunas de las grandes favoritas en una final que se presagia abierta y reñida.

— 2:45 p.m: Luego de una clasificatoria donde Jordan Díaz (16.93m) terminó sexto y Cristian Nápoles (16.88m) onceno, ambos saldrán a la final de la prueba con el propósito de incluirse entre los ocho primeros. Para ello, repetir al menos sus marcas de las preliminares los acercaría a ese resultado, aunque bien pudieran aspirar a más.

Jordan llega a esta final no solo con el ímpetu de sus 18 años, sino con una marca de 17.49m que de repetirla le daría más opciones de luchar por una medalla. Nápoles, por su parte, tratará de superar sus 17.21m de esta campaña como paso esencial para emular su cuarto puesto de Londres 2017.