- Cubadebate - http://www.cubadebate.cu -

Vocacionales: IPVCE villaclareño, puertas abiertas cuatro décadas después (+ Fotos)

El Máster Elio Jorge Rodríguez Delgado sabe que en el Instituto Preuniversitario Vocacional de Ciencias Exactas (IPVCE) villaclareño las cosas han cambiado y para darse cuenta no hay que hurgar mucho en los archivos, “hoy tenemos una matrícula total de 710 estudiantes mientras que hace quince años solo una unidad docente de las dos con las que cuenta el IPVCE actualmente reunía alrededor de 800 educandos”.

Haber sido profesor, jefe de unidad docente y ahora llevar las riendas del IPVCE como Subdirector General de la Ciudad Escolar Comandante Enresto Guevara le permiten al Subdirector Elio, como lo llaman sus alumnos, hablar con dominio de los aciertos y desaciertos del plantel villaclareño en la formación de estudiantes de preuniversitario con vistas a su inserción en carreras universitarias del perfil de las ciencias exactas.

Cubadebate va más allá de las oficinas de la dirección del centro e invita a un recorrido por los pasillos, las aulas, laboratorios y la beca de la vocacional villaclareña para establecer diálogo franco con sus estudiantes sobre el proceso formativo y poner el lente sobre una infraestructura que si bien ha mejorado necesita que se continúe invirtiendo en ella.

En el andar, el Subdirector General continúa su diálogo sobre las particularidades del centro que en octubre de 2018 celebrará 41 años de fundado, “la génesis de nuestro IPVCE está en la Escuela Vocacional Ernesto Che Guevara fundada en el Valle del Yabú, luego este centro se convierte en el IPVCE Comandante Ernesto Guevara, que abrió sus puertas dentro de la Ciudad Escolar de igual nombre en el año 1977, para ese entonces contaba con seis unidades de estudio que asumían a unos 4000 estudiantes de las provincias de Sancti Spíritus, Cienfuegos y Villa Clara”.

Según Elio en aquellos años la totalidad de los alumnos que estudiaban en el IPVCE optaban luego por una carrera de ciencias exactas, así lo concibió el Comandante en Jefe Fidel Castro, pero esa formación exclusiva ha sido desplazada.

“El IPVCE hoy oferta el mismo plan de plazas para el ingreso a la Educación Superior que cualquier otro preuniversitario de la provincia, desde carreras de las ciencias sociales y humanísticas hasta carreras de ciencias naturales y exactas; por eso, en aras de rescatar los hombres de ciencia de los que habló Fidel, hace dos años trabajamos en la selección por especialidades de nuestros estudiantes en las secundarias básicas”.

“Para el ingreso al IPVCE los estudiantes de noveno grado que reúnan los requisitos de índice académico están obligados a vencer tres exámenes, Matemática e Historia de forma obligatoria y tienen la oportunidad de escoger entre las asignaturas de Física, Química o Biología para la tercera prueba”.

Si bien esta iniciativa, implementada desde hace dos años en todos los IPVCE del país y cuyos primeros frutos cursan actualmente el onceno grado, constituye un filtro que ha aumentado la posibilidad de que los egresados de la vocacional en los próximos cursos opten por una carrera universitaria de ciencias exactas, no garantiza que todos los estudiantes lo hagan.

La mayoría de los educandos de onceno grado encontrados en nuestro recorrido optan por carreras de las ciencias médicas y muy pocos por carreras de las ciencias sociales y humanísticas, lo que sí es evidente que las aspiraciones de buena parte de ellos no está en correspondencia con la especialidad por la que entraron al IPVCE.

Alaín Alfredo Arévalo y Daniela Sotolongo Sureda son dos de los estudiantes de onceno grado que mantienen las aspiraciones de acuerdo a la especialidad por la que ingresaron al IPVCE, él entró por Química y ella por Física y pretenden continuar estudios universitarios de Ingeniería Química y Física Nuclear respectivamente.

Ellos viven en la misma ciudad de Santa Clara y prefirieron becarse en el IPVCE porque consideran que “la preparación recibida en este centro es superior a la del pre en la calle y podemos aprovechar mejor el tiempo para estudiar y pedir ayuda a profesores y estudiantes de años superiores, sobre todo en el horario nocturno de estudio individual”.

Muy parecido piensa Reidel Martínez, también de onceno grado, quien decidió becarse para obtener una buena preparación “a pesar de los problemas con el agua, porque de vez en cuando hay que cargarla en cubos hasta la residencia estudiantil”.

En este punto Cubadebate retoma el diálogo con el Subdirector General de la vocacional villareña, quien sabe que en cuanto a infraestructura las cosas han mejorado y ya no corren los tiempos en que el IPVCE se recordaba más por el agua que no llegaba a las duchas que por cuestiones propias de la formación académica de los estudiantes.

“En comparación con siete u ocho años atrás nuestra infraestructura está en mejores condiciones para sostener al proceso docente. En esa época en la que yo era director de unidad docente había mucho problema con el abastecimiento de agua, le llamábamos la milagrosa, como la bautizó el entonces alumno de nuestra vocacional Yoerky Sánchez en sus “Décimas a la milagrosa”.

“Si hoy la ciudad de Santa Clara tiene agua a través de sus redes y esquema de distribución nosotros no tenemos problema con el agua. Hoy nuestros estudiantes se bañan en ducha, tienen que bañarse rápido porque el agua se pone 30 minutos por la mañana y por la tarde en dependencia de la situación de abasto en la que nos encontremos”.

“Cuando existe problema con el abasto por las redes tenemos una cisterna que nos da para trabajar hasta siete días y la alternativa de las pipas, aquí es donde se complejiza el proceso, cuando nuestros estudiantes tienen que cargar el agua”.

La infraestructura del IPVCE Comandante Ernesto Guevara también tiene sus luces gracias a un proceso inversionista iniciado hace cuatro años y cuya ejecución está vigente.

En este sentido se ha sustituido gran parte de la carpintería de madera por carpintería de aluminio en las aulas y en los nueve laboratorios de Física, Química y Biología con que cuenta el IPVCE y “que disponen del equipamiento, las sustancias y los reactivos para que en ellos se impartan el 90 % de las clases de estas asignaturas, reto que nos obliga a repensar constantemente el horario docente para que todos los estudiantes tengan acceso a la práctica”, agregó Elio.

“Todas nuestras aulas están iluminadas y en la residencia hay buenas condiciones higiénicas gracias a la sustitución de las redes hidráulicas y sanitarias”, sentencia del Subdirector General ratificada por nuestro lente al llegar de imprevisto a varias de las becas del IPVCE que en 2018 también será beneficiado por varias inversiones, entre ellas la reparación del área deportiva y la puesta en funcionamiento de las piscinas.

Sostener el IPVCE con iniciativas propias

El IPVCE cumplirá 41 años de fundado en octubre de 2018. Foto: Javiel Fernández/ Cubadebate

Sobre el decrecimiento en el ingreso de estudiantes de Secundaria Básica al IPVCE villaclareño, Elio responsabiliza en parte a la apertura de los Institutos Preuniversitarios Urbanos (IPU),“antes los estudiantes de preuniversitario de la ciudad de Santa Clara tenían que ir a estudiar a un pre en el campo y veían en el IPVCE una buena opción de estudio, en primer lugar por el prestigio ganado en la formación académica , pero también favorecida por la cercanía a su casa, no tenían que becarse y esto de alguna forma era un incentivo para algunos”.

“Muy parecido pasa en los municipios de la provincia, todos tienen preuniversitarios urbanos donde los alumnos pueden acceder exactamente al mismo plan de plazas para el ingreso a la universidad que desde aquí, además sin necesidad de enfrentarse a exámenes de ingreso al IPVCE en noveno grado ni becarse”.

Este contexto ha obligado a quienes llevan las riendas de la vocacional a buscar alternativas para garantizar la entrada de estudiantes al IPVCE una vez concluyan el noveno grado.

“Cada Secundaria Básica de esta provincia está atendida por un profesor del IPVCE y por grupos de estudiantes con una alta preparación y calidad humana, ellos realizan encuentros sistemáticos con los estudiantes de noveno grado y le explican cada detalle de nuestra escuela”, asegura Elio, quien también destaca la realización de puertas abiertas para acercar a los escolares de Secundaria Básica al centro educacional.

En este sentido los mejores resultados están en la atención a la Secundaria Básica que está dentro de la propia Ciudad Escolar, donde, de 47 estudiantes pertenecientes a un grupo de noveno grado, 43 han asegurado su ingreso al IPVCE el próximo curso y solo les falta aprobar los exámenes de ingreso para los cuales la vocacional villaclareña también ejecuta estrategias desde ya.

La cobertura docente es un tema resuelto del todo gracias a varias alternativas, entre ellas, el contrato por horas a profesionales de experiencia y la labor del Contingente Pedagógico Universitario “Ernesto Guevara”.

De acuerdo con el Doctor Ramiro Ramírez, metodólogo del Vicerrectorado Primero de la Universidad Central “Marta Abreu” de Las Villas, 32 estudiantes de esta casa de altos estudios imparten clases de Matemática, Física, Biología, Cultura Política y otros cursos optativos en el IPVCE.

En cuanto al claustro, añadió el subdirector de la vocacional, “el mayor reto está en que los profesores puedan llevar a los estudiantes desde décimo hasta duodécimo grado en la misma asignatura, lo que nosotros llamamos ciclar, esto se revierte en una mejor preparación de los alumnos, pero con las alternativas que estamos utilizando no es posible lograrlo”.

“Otro desafío del IPVCE está en el fortalecimiento de la asignatura Historia de Cuba, por lo que representa en la formación en valores y por ser la de mayor decrecimiento en los resultados académicos de los educandos durante los últimos años dentro del preuniversitario vocacional”.

Aspiraciones

Sobre el futuro del IPVCE, Elio piensa muy parecido a la Doctora Eraida Campos Maura, quien, aunque conduce hoy el Departamento de Periodismo de la Universidad Central “Marta Abreu” de Las Villas, está unida a la vocacional como profesora, metodóloga, tutora de tesis de maestría de muchos profesores, y sobre todas las cosas, como madre.

Ambos confían en recuperar algún día la matrícula inmensa que otrora tuvo la escuela, esperan que todos quienes entren opten por carreras del perfil de las ciencias exactas y sueñan con llenar las aulas de la universidad con alumnos de una alta preparación académica y los mejores valores posibles puestos en función de un país mejor.

Para resumir sus consideraciones sobre el IPVCE, Eraida prefiere evocar a su hija, aquel día cuando dijo: “Mami, si vuelvo a nacer y tú ves que soy yo en el ultrasonido, compra un cubo que yo vuelvo a cursar el IPVCE”.

El IPVCE villaclareño está insertado dentro de la Ciudad Escolar Comandante Ernesto Che Guevara.Foto: Javiel Fernández/ Cubadebate

En la vocacional Ernesto Guevara estudian hoy 710 estudiantes de todos los municipios villaclareños.Foto: Javiel Fernández/ Cubadebate

La figura de Ernesto Guevara está presente en la cotidianidad de la vocacional.Foto: Javiel Fernández/ Cubadebate

La mayoría de las residencias estudiantiles tienen buenas condiciones constructivas e higiénicas. Foto: Javiel Fernández/ Cubadebate

La carpintería de madera de gran parte del IPVCE fue sustituida gracias a un plan de inversiones. Foto: Javiel Fernández/ Cubadebate.

El plan de inversiones de este año pretende revitalizar el área deportiva. Foto: Javiel Fernández/ Cubadebate

Alrededor del noventa por ciento de las clases del IPVCE se imparten en los laboratorios. Foto: Javiel Fernández/ Cubadebate

Vea la primera parte de esta serie sobre las vocacionales en Cuba

Vocacionales: IPVCE Federico Engels, referente en materia educativa