• Ricardo Salazar Crespo dijo:

    El éxodo de trabajadores docentes afecta profundamente la educación
    ¿Cómo revertir esta situación actual? Reconozco que la solución es compleja pero analicemos lo siguiente:
    • Cuando se hacen los exámenes de ingreso a la Educación Superior se mide por la misma prueba a los que aspiran a ser maestros o profesores de humanidades, -que tradicionalmente no son muy aventajados en las ciencias exactas-, que a los que aspiran a otras carreras. Podría concebirse una prueba más asequible a sus aspiraciones.
    • Cuando vemos por la TV 10 ó 15 noticias con vídeos acerca de la labor de los médicos en el exterior, no vemos ni uno solo acerca de los pedagogos nuestros en otros países.
    • Las posibilidades de salario para el personal de la Salud es superior que para el de Educación, a pesar del aumento que se aprobó para los maestros y profesores los últimos años, pero para graduar buenos médicos, enfermeros y técnicos de la Salud se necesitan competentes maestros y profesores.
    • Para los egresados varones del grado 12 que van a estudiar magisterio se les debería tener las mismas concesiones que a los que optan por la carrera de medicina.
    • La estimulación está muy baja por parte del Estado y de la sociedad en general para los Educadores aún ante resultados sobresalientes; a veces ni se mencionan profesores de resultados relevantes, o sólo se cita a los actos de inicio y -sobre todo- fin de curso, a un número fijo por centro escolar. Por ejemplo, el Director, el Sec. de la Secc. Sindical y el Mejor Trabajador, y los demás elegidos se quedan nulos de estimulación.
    • Toda clase debe ser preparada, independientemente de la experiencia que tenga el profesor, pero se les debe dar más independencia creativa en sus clases a los profesores de reconocida experiencia, que la estricta exigencia de desarrollar un minucioso tratamiento metodológico. Aunque hay cierta tendencia a que así sea, aún hay mucho dogmatismo en esta parte.
    • Deben establecerse nuevamente los jefes de cátedra y los inspectores de asignaturas que sepan del contenido y puedan orientar objetivamente al docente y no abrumarlo en el campo de la “Metodología”. Valorar lo que el profesor hace, lo que enseña realmente, lo que el alumno ha podido aprender. Todo lo demás es redunda en formalismo.
    • Sería bueno que el trabajador docente tuviera oportunidad de ser aliviado con un elemental auxilio para su vida familiar: algunos comestibles, posibilidad de alguna ropa y zapatos, etc. lo que le daría más facilidad y posibilidades para la permanencia en su escuela.
    • Que se analice la posibilidad y conveniencia de crear, en cada circunscripción electoral una Escuela de Educación Familiar para divulgar la significación de la Educación y el valor de la labor de los maestros y profesores para la sociedad, así como los deberes de los padres en la formación de sus hijos. Funcionarían con la intervención de los educadores de forma voluntaria, con significativo valor para su evaluación profesoral.
    • Que los maestros y profesores tengan conocimiento de todas las vías posibles para exponer sus inquietudes y que sean escuchados y se les reconozcan sus razones o se les explique su equivocación. Es necesario también consignar la dirección postal y electrónica de las publicaciones a donde se puedan enviar artículos y criterios para su análisis y posible publicación.
    Prof. Ricardo Salazar Crespo.

  • Ricardo Salazar Crespo dijo:

    Aspectos a considerar para enaltecer al maestro y aumentar la opción por la Pedagogía.
    • Cuando se hacen los exámenes de ingreso a la Educación Superior se mide por la misma prueba a los que aspiran a ser maestros o profesores de humanidades, -que tradicionalmente no son muy aventajados en las ciencias exactas-, que a los que aspiran a otras carreras. Podría concebirse una prueba más asequible a sus aspiraciones.
    • Cuando vemos por la TV 10 ó 15 noticias con vídeos acerca de la labor de los médicos en el exterior, no vemos ni uno solo acerca de los pedagogos nuestros en otros países.
    • Las posibilidades de salario para el personal de la Salud es superior que para el de Educación, a pesar del aumento que se aprobó para los maestros y profesores los últimos años, pero para graduar buenos médicos, enfermeros y técnicos de la Salud se necesitan competentes maestros y profesores.
    • Para los egresados varones del grado 12 que van a estudiar magisterio se les debería tener las mismas concesiones que a los que optan por la carrera de medicina.
    • La estimulación está muy baja por parte del Estado y de la sociedad en general para los Educadores aún ante resultados sobresalientes; a veces ni se mencionan profesores de resultados relevantes, o sólo se cita a los actos de inicio y -sobre todo- fin de curso, a un número fijo por centro escolar. Por ejemplo, el Director, el Sec. de la Secc. Sindical y el Mejor Trabajador, y los demás elegidos se quedan nulos de estimulación.
    • Toda clase debe ser preparada, independientemente de la experiencia que tenga el profesor, pero se les debe dar más independencia creativa en sus clases a los profesores de reconocida experiencia, que la estricta exigencia de desarrollar un minucioso tratamiento metodológico. Aunque hay cierta tendencia a que así sea, aún hay mucho dogmatismo en esta parte.
    • Deben establecerse nuevamente los jefes de cátedra y los inspectores de asignaturas que sepan del contenido y puedan orientar objetivamente al docente y no abrumarlo en el campo de la “Metodología”. Valorar lo que el profesor hace, lo que enseña realmente, lo que el alumno ha podido aprender. Todo lo demás es redunda en formalismo.
    • Sería bueno que el trabajador docente tuviera oportunidad de ser aliviado con un elemental auxilio para su vida familiar: algunos comestibles, posibilidad de alguna ropa y zapatos, etc. lo que le daría más facilidad y posibilidades para la permanencia en su escuela.
    • Que se analice la posibilidad y conveniencia de crear, en cada circunscripción electoral una Escuela de Educación Familiar para divulgar la significación de la Educación y el valor de la labor de los maestros y profesores para la sociedad, así como los deberes de los padres en la formación de sus hijos. Funcionarían con la intervención de los educadores de forma voluntaria, con significativo valor para su evaluación profesoral.
    • Que los maestros y profesores tengan conocimiento de todas las vías posibles para exponer sus inquietudes y que sean escuchados y se les reconozcan sus razones o se les explique su equivocación. Es necesario también consignar la dirección postal y electrónica de las publicaciones a donde se puedan enviar artículos y criterios para su análisis y posible publicación.
    Prof. Ricardo Salazar Crespo.

  • yunilka dijo:

    El salario es verdad que es un problema no resuelto pero nunca he podido dejar mi profesiòn porque mi alma de maestra me lo impide cada dìa me levanto pensando en cuanto me falta pero cuando veo mis muchachos en el taller de mecànica me olvido de casi todo solo me enfoco en como enseñarlos mejor y lo gratificante de cada palabra,solidaridad y cariño que aprecio en mis obreros calificados y eso me hace feliz,trabjo en 5 de septiembre en CIENFUEGOS para mi no hay otro mejor me disculpan los demàs del PAÌS