Imprimir
Inicio » Cultura  »

Frank Fernández: "El pánico tiene ojos grandes"

| 84

Amaury Pérez. Buenas noches, estamos en "Con 2 que se quieran", en el corazón de Centro Habana, en el barrio de Lezama, en los legendarios Estudios del ICAIC. Hoy nos acompaña, llenando de luz este espacio, este escenario, un hombre extraordinario, uno de los más grandes pianistas que ha dado la historia de nuestro país. Uno de los compositores más inspirados, uno de los amigos más queridos y entregados, uno de los más valientes, el maestro Frank Fernández. Gracias, Frank, buenas noches.

Frank Fernández y Amaury Pérez en "Con 2 que se quieran"

Frank Fernández y Amaury Pérez en "Con 2 que se quieran". Fotos: Petí

Frank Fernández. Es un placer.

Amaury Pérez. Yo quería empezar con una pregunta que puede sonar un poco ambigua. El maestro Ennio Morricone hace una separación muy clara entre la música absoluta, que es la música que hace el compositor para sí mismo, para desarrollar su obra, y la música aplicada, que es la música que se hace para una imagen, o para un arreglo.

Como usted, me voy a permitir tratarlo de usted, si quiere, y si no de tú, por la confianza que nos tenemos.

Frank Fernández. Tú, todo el mundo sabe que somos amigos.

Amaury Pérez. Sí, todo el mundo lo sabe. Bueno, tú que has trabajado en todos esos mundos. ¿Reconoces que hay una diferencia muy marcada entre esa música absoluta que decía Morricone y la música aplicada o hay un punto en que pueden converger?

Frank Fernández. Primero, nunca había meditado sobre ese aspecto. Hace muchos años, desde que yo tengo uso de razón, se habla de la música pura, ahora tú dices el término...

Amaury Pérez. Absoluta.

Frank Fernández. Absoluta, de Ennio Morricone, de la música por encargo, de la música incidental, de la música para oírla en momentos donde tiene un sentido utilitario. Yo creo que la música en líneas generales, es una sola. Creo que casi todos los compositores tienen una estrecha vinculación con su música que los ciega.

De hecho, desde Tchaikovsky, con el odio que le tenía a "Cascanueces" y al "Lago", Cervantes, por citar a uno de los grandes nuestros, que decía que sus danzas para piano no eran para tocar en conciertos y resulta que nadie se acuerda de lo que él hizo para tocar en conciertos.

Y creo que podemos colocar también a Ennio Morricone, con todo el respeto y la admiración que él me merece, porque aunque la fama de una obra no justifique en absoluto su calidad, en el 95 por ciento de los casos, las obras que tienen calidad se hacen famosas.

A mí me parece que la música para cine, la música para medios audiovisuales, obliga al compositor a crear con mayor imaginación que cuando haces música absoluta.

Amaury Pérez. En un momento determinado hablaste de por qué una persona es más famosa y eso me lleva a otra pregunta: Porque tú eres famoso, pero además, eres popular y además, eres querido ¿Cómo se puede combinar todo eso?

Porque yo he estado en tus conciertos en Cuba y fuera de Cuba, e incluso los que no te conocen personalmente, terminan llorando, abrazándote y sintiéndose amigos tuyos siendo del público. ¿Cómo se pueden manejar esas tres cosas?, ser querido, ser famoso y además ser popular, incluso para el que no conoce demasiado la obra de Chopin, de Rachmaninov o de Tchaikovsky. ¿Cómo tú manejas eso?

Frank Fernández. Yo no creo que sea un músico famoso. Creo que soy un músico de mucho prestigio, no soy tan famoso. A veces el prestigio y la fama tienen su contradicción, y el precio de la fama es en muchos casos muy prostibulario, por usar una palabra elegante en este programa.

Yo sí sé que soy muy querido, sobre todo por mi pueblo, y me siento muy orgulloso de eso. Dijiste otra tercera cosa que no recuerdo ahora.

Amaury Pérez. Hablé de popularidad.

Frank Fernández. Eso está muy cerca de la fama.

Amaury Pérez. Es que quizás ningún músico cubano de concierto sea tan popular como Frank Fernández.

Frank Fernández. Considero que eso sí es cierto, aunque dicho sin modestia, se debe a que realmente yo amo profundamente la música popular. La música popular tiene una gran poesía, la verdadera y buena música popular.

Yo recuerdo que Mirta Aguirre, hablando de la Trova Tradicional, ella me decía, refiriéndose a los textos que ahí había una poética de oro que todavía estaba por reivindicar. Y me parece que ese amor y ese respeto que yo he tenido para la música popular, y que se ha manifestado no sólo en haber compartido con grandes músicos populares, haber producido discos a grandes músicos populares, haber hecho arreglos a grandes músicos populares, sino también en una actitud personal de amor, la gente la capta.

Entonces yo llego a Mayarí y está Pachi Naranjo tocando y Cándido Fabré improvisando, en la época en que Cándido Fabré y Pachi Naranjo...

Amaury Pérez. Trabajaban juntos.

Frank Fernández. Y apenas yo pongo la mano en el piano, Cándido Fabré se vira y empieza 45 minutos de improvisación junto conmigo y el pueblo de Mayarí a dar gritos y alaridos de alegría.

Esas son cosas que, primero, si tú me propones hacerla, yo no soy capaz. Quizás Cándido que es un improvisador realmente.

Amaury Pérez. ¡Asombroso!

Frank Fernández. Extraordinario, muy fuera de lo normal. Lo pudiera repetir pero yo creo que esas cosas... No había una cámara, no había un micrófono, o sea, uno no estaba trabajando para la popularidad. Yo me estaba dando un placer estético y espiritual extraordinario.

Amaury Pérez. Ahora hablaste de Mayarí y todo el mundo en Cuba sabe que tú eres de Mayarí. Pero, ¿de Mayarí Arriba, de Mayarí Abajo? Nunca has hablado mucho de Mayarí en detalle.

Frank Fernández. Yo tengo mucha discrepancia con ese Mayarí Arriba y Mayarí Abajo, hasta con grandes amigos importantes.

Amaury Pérez. De uno de esos amigos importantes vino la pregunta.

Frank Fernández. En una ocasión le dije a uno de esos amigos importantes, que hubiera preferido que hubiese nacido en Mayarí Arriba y combatido en Mayarí Abajo. De hecho me tienen trabajando para Mayarí Arriba, mi música está en el Mausoleo y en muchas cosas de las que me siento orgulloso.

Y el pobre Mayarí Abajo, hay que ponerle un poco de maquillaje mucho más fuerte que el que nos pusieron a ti y a mí. Existía, Amaury, de verdad, existía Mayarí y cuando Compay Segundo hace su canción, él no dice: ¡Voy para Mayarí Abajo!

Amaury Pérez. ¡De Alto Cedro voy para Marcané!

Frank Fernández. De Alto Cedro voy para Marcané, llego a Cueto, voy para Mayarí Abajo, no, no. Voy para Mayarí. Mayarí Arriba eran cuatro casas. Entonces yo soy de Mayarí, Oriente, que ahora es de Holguín y vivo muy orgulloso de eso además.

Amaury Pérez. Y cómo era el niño Frank, el niño de Mayarí. ¿Cómo se desenvolvía, cómo era tu familia, tu papá, tu mamá?

Frank Fernández. Ahí hay cosas muy contradictorias. Yo me escapaba para ir al río, por ejemplo, el río Mayarí bordeaba toda la calle Leite Vidal, dicen que Mayarí era un pueblo con una sola calle, no es cierto, tenía tres.

Como era un pueblo tan antiguo, el primer asentamiento aborigen de Cuba al decir de Núñez Jiménez, lógicamente no había acueducto, y pues estaba al lado del río y los pobladores iban a tomar el agua de ahí.

Entonces yo iba a ese río, que para mí era la felicidad, para mí era la libertad. Me escapaba de la escuela y me encantaba bañarme en el río. Ese era y sigue siendo uno de los recuerdos más alegres, más felices de toda mi vida.

Pero también allí, a los 6 años, perdí a mi mamá. Ahora perdí hasta la casa, porque se quemó, hicieron un busto muy lindo la gente de Mayarí, que se lo agradezco.

No tener madre es algo muy terrible, entonces mi niñez fue muy feliz mientras yo no fui consciente de esa soledad.

A partir de la conciencia de lo que es no saber lo que es una madre, qué es el cariño de una madre, mi adolescencia empezó a tornarse terrible, angustiosa y yo creo que todas mis malas pulgas, que hay quien dice que soy un pesado, que tengo un carácter un poco duro, quizás a veces sea cierto, se deben a esa falta de cariño, a esa búsqueda.

Igual que un niño chiquitico cuando empieza a llorar y lo que está pidiendo es amor, pues quizás yo también. No estoy justificando mis problemas de carácter, si es que existen.

Mi niñez se desenvolvió en la academia de mi madre, donde empecé a tocar el piano muy temprano, de oído, a los cuatro años, según me cuentan. Pero se desenvolvió también en la casa de Martín Meléndez, que era el director de la Banda Municipal, y allí conocí a Sindo Garay, allí conocí a Manuel Corona, allí conocí los boleros de Pepe Sánchez.

Allí comencé a hacer segunda voz de oído y como era tan niño, gracias a Dios, no sabía que aquello era popular y que lo que sonaba en mi casa era culto, o clásico.

En mi casa se tocaba Mozart, Shumann, Liszt que era lo que enseñaba mi madre; y en casa de Martín se tocaban otras maravillas, que yo no sabía que eran populares, que era Perla Marina, Mercedes, Santa Cecilia, Longina...

Allí conocí a Cueto, a Miguel Matamoros y pienso que está todo muy ligado, porque saliste de, o salimos juntos en la conversación de la popularidad y caímos en mi pueblo.

Creo que si algo importante tiene Mayarí en ese cariño que me tiene la gente, es que no me ha hecho perder nunca, con la conciencia de que yo puedo ser un gran músico, puedo ser, incluso para algunos, un gran pianista, pero desde el punto de vista personal, yo no soy más importante que ninguno de los compañeros que están aquí.

Por eso cuando llego a los lugares saludo. Alguien me dijo un día: ¿Por qué saludas a todo el mundo? Y le contesté, porque todo el mundo es muy importante.

Amaury Pérez. De todas maneras no voy a formar parte del coro de las personas que hablan de tu comportamiento social. Que si eres malcriado, que si eres muy exigente. No voy a meterme en eso.

Pero sí soy testigo de que eres muy riguroso, extremadamente riguroso y disciplinado y, disciplinante, no sé siquiera si existe el vocablo. Lo he sentido en carne propia. ¿Eso es una cosa que también proviene de tu niñez, de tu familia, de tu infancia o es una cosa que los años, los avatares del destino, y los golpes que has sufrido te enseñaron que ser riguroso, que ser disciplinado y ser ejemplarizante en algunos momentos y, ejemplar, lleva a las personas al éxito?

Frank Fernández. Otra pregunta que tampoco sé exactamente, Amaury, cómo contestártela, pero pensando en la pregunta, creo que desde los primeros momentos tiene que haber habido una influencia en cuanto al respeto al trabajo.

Porque mi madre, lo poquito que yo recuerdo de ella, se levantaba muy temprano, iba a la iglesia, era la organista de la iglesia, venía, limpiaba la casa y como a las nueve de la mañana, nueve y media, empezaban a llegar sus alumnos.

Yo tuve la suerte, siempre he tenido la suerte de tener gente a mi lado muy valiosa y nadie logra nada importante sin sudoración, sin un gran rigor. Y cualquier cosa fácil, realmente nunca llega a ser importante.

Amaury Pérez. ¿Cuánto trabajo te costó salir de Mayarí y llegar a La Habana?

Frank Fernández. En primer lugar, el conflicto fue que me dejaron venir a La Habana para estudiar comercio, y yo no sabía cómo me iba a zafar de eso, ¿Por qué me costó mucho trabajo? Porque tenía en mi interior la certeza de que yo nada más podía ser músico. Pero negocié con mi padre que venía a La Habana a estudiar comercio.

Me dijo: yo te retiro el estipendio y tú, o vienes a Mayarí o te las arreglas porque no voy a colaborar con tu desgracia. Me dio la gran ayuda de que tuve que trabajar para comer.

Amaury Pérez. ¿Dónde?

Frank Fernández. Empecé a trabajar en lugares como el lobby del Hotel Saint John's. Imagínate, que allí compartía con José Antonio Méndez, con César Portillo de la Luz. Con Ella O'Farril y yo con 14, 15 años.

Llegaba de pronto Elena Bourke o llegaba Omara Portuondo y en un año y cuatro meses que estuve trabajando en la música popular, llegué a ser acompañante de Elena Bourke en el Karachi. Y compartía con René Cabell.

Amaury Pérez. ¡El gran tenor!

Frank Fernández. A las cinco de la tarde, había un negrito, chiquito, cabezón; yo trabajaba con Elena hasta las tres de la mañana y me iba a las cinco para oír al negro chiquito cabezón, que le decían Bola de Nieve, y del cual aprendí muchísimo.

Esa dificultad de poderme quedar en La Habana, ese poder salir de Mayarí, se convirtió en uno de los pilares fundamentales de mi carrera, de mi vida profesional porque aquello, más que un medio de vida se convirtió en una escuela.

Amaury Pérez. ¿Y el encuentro con Margot Rojas cuándo fue?

Frank Fernández. Yo dije: ¿dónde está la mejor maestra de piano? Y alguien, que tenía su criterio personal, no quiere decir que no había otras lumbreras como Pérez Sentenat, como Olga de Blanck, Gisela Hernández, Ángela Quintana, que también daban clases. Pero el prestigio de Margot Rojas era enorme, porque había sido alumna de Lambert, un alumno de Frank Liszt y era como tener una transmisión con el siglo XIX. Margot era una nieta de Liszt, musicalmente hablando.

Fui a verla y Margot me dijo: "Tienes mucho talento, pero si no dejas la música popular, no te doy clases." Cosa que he pensado mucho, porque Margot respetaba mucho la música popular. Creo que Margot nunca dijo esa frase basada en ningún problema estético, ni siquiera técnico, creo que lo dijo desde el punto de vista social. Desgraciadamente ese tipo de expresión musical, se desarrolla por las noches.

Amaury Pérez. ¡Claro!

Frank Fernández. Está ligado el trago y el rigor está muy lejos de eso. Porque recuerdo que estudiaba muchas veces para tocar mejor, y si no iba al lugar un amigo o una amiga mía, apenas me aplaudían. Fíjate las claques, que así le llaman, existen desde la época de Liszt.

Hay una anécdota de Frank Liszt, considerado, por si acaso hay algún televidente que no lo sabe, yo sé que tú sí, el más grande pianista del siglo XIX, el más grande del mundo, y tenía su claque. Dicen que la claque de Liszt, era una viejita que cuando él empezaba a tocar, tocaba con mucha velocidad y llegaba un momento que la velocidad no le podía permitir tocar limpio, tocar bien, y la vejita, después de varios suspiros, se desmayaba. Al desmayarse la viejita, Liszt dejaba de tocar en el momento en que se iba a equivocar y socorría a aquella señora, lo cual provocaba una ovación aún mayor. Esto me lo contaron en Moscú, una nieta de Rachmaninov, y un un día, como él realmente era muy bueno, a la viejita se le olvidó desmayarse y entonces el que se desmayó fue Liszt. Pero la verdad es que las claques funcionan.

Uno de los aspectos a los que yo creo que Margot le hizo rechazo, fue a esa trasnochada, a esa falta de rigor, a esa falta, a veces, de valoración. No se va a escuchar música a esos lugares, no pagan una entrada para ir a escuchar música, pagan una entrada para enamorar, para distraerse, para emborracharse, y de paso por ahí está un pianista o un cantante o un guitarrista, que te hacen cositas dulces al oído que te pueden ayudar.

Amaury Pérez. Hablaste de Moscú ¿Cómo llega el estudiante de piano a Moscú y después llega a ser el primer pianista cubano que toca en el gran Conservatorio Tchaikovsky de Moscú?

Frank Fernández. Por Margot Rojas. Porque cuando Margot me hace ese planteamiento, más las experiencias de tipo social que te acabo de explicar, decidí volver a Mayarí, para luchar por conquistar a Margot y me puse a dirigir un coro de aficionados en Nicaro y Mayarí, esperando la primera oportunidad para volver a La Habana, para no tener que mantenerme económicamente de la música de los cabarets y de los clubes. Y lo logré cuando vino un director, Henry Mozzer. Como yo dirigía un coro, vine como alumno oyente, terminé en los primeros lugares de los alumnos oyentes, y con esas características que hacen los maestros en esos cursos, Mozzer escribió: Frank Fernández puede ser un gran director de coro, pero mejor pianista.

Entonces, como siempre o casi siempre pasa, como lo dijo un extranjero todo el mundo lo creyó, y me dejaron trabajar en el Amadeo Roldán de profesor asistente de Manuel Ochoa, el director del coro.  O sea, yo era alumno-profesor y Margot entonces me admitió en su clase.

Seis años después, en un concurso UNEAC pude ganar el Primer Premio, a pesar de ser el único concursante que no tenía un instrumento. Y el premio fue: tocar con la Sinfónica Nacional y 300 pesos, pero 300 pesos del año 66.

Amaury Pérez. ¡Era mucho dinero!

Frank Fernández. Muchísimo. Pero lo más grande, lo que sí fue muchísimo, es que era una beca en el Conservatorio de Tchaikovsky de Moscú. En ese momento y yo creo que hasta hoy dia, las dos cúspides del piano, eran la Juilliard de Nueva York y el Conservatorio de Moscú.

Y a Moscú pude llegar y pude encontrar al maestro y gran pianista, Víctor Merzhanov, que por suerte, había estado en Cuba como jurado del concurso y me admitió en su clase.

Amaury Pérez. ¿Cuántos años fue tu profesor?

Frank Fernández. Cinco años y medio

Amaury Pérez. ¿Y cuándo regresas a Moscú a dar un concierto en el mismo Conservatorio donde recibiste clases? Creo que más nadie lo ha hecho.

Frank Fernández. Yo la fecha no la recuerdo exactamente.

Amaury Pérez. Más o menos.

Frank Fernández. He estado ya cerca de diez o quince veces, de las cuales cinco o seis he tocado en la gran sala del Conservatorio, una de las seis mejores acústicas del mundo, y yo no conozco ningún otro cubano que haya tocado tantas veces. Considero que eso es un premio que me ha dado la vida.

Amaury Pérez. Pero la sensación de la primera vez, esa sí debes recordarla.

Frank Fernández. Sí, totalmente. Es una sensación entre placer y pánico extraordinario. La adrenalina en el techo, porque tú pisas y dices: aquí pisó Tchaikovsky, aquí pisó Rachmaninov, aquí pisaron Antón y Nikolái Rubistein.

Porque es verdad, han estado toda esa gente y entonces tú de pronto pisas ese mismo suelo y sabes que allá te queda el piano y empiezas a mirar los cuadros que rodean la sala. Está Beethoven, está Chopin, está Tchaikovsky, está Rachmaninov.

Es algo impresionante, es intimidante, pero a la vez es sensacional. A mí me gusta la adrenalina, no sé a ti. Creo que el pánico tiene ojos grandes y si tú logras dominarlo, ves mejor.

Amaury Pérez. Ahora hablemos del Frank maestro. Posiblemente no exista ningún maestro de piano en Cuba que tenga tantos alumnos laureados como tú. Y entre esos alumnos, laureados y aventajados, voy a incluir a prácticamente toda nuestra generación de La Nueva Trova.

Yo me considero alumno tuyo, Silvio se considera alumno tuyo, Pablo es alumno tuyo, Vicente, Adalberto Álvarez, la gente del grupo Manguaré, Pancho, en fin, todos somos alumnos de Frank Fernández. Pero ¿Frank ha recibido siempre el agradecimiento de sus alumnos?

Frank Fernández. Tú, si no pones la cosa mala no eres feliz. Un maestro tiene que quitarse un pedazo del alma para poder tener éxito con un alumno. Y yo siempre he dicho que a los maestros deberían pagarle diez veces más que a los artistas, porque el artista sale a la escena y si lo hace bien inmediatamente tiene un...

Amaury Pérez. Recibe una recompensa.

Frank Fernández. Total, total y rápidamente, hasta con la mirada de la gente. La gente te mira con amor y te aplauden con agradecimiento. El maestro se puede pasar cinco años, como yo me los he pasado, seis, catorce en algunos casos, preparando un alumno.

Si el alumno gana un premio es porque tiene talento y hasta algunos escritores importantes lo dejan escrito en los libros, y si el alumno no gana el premio es porque el maestro es malo.

Amaury Pérez. El maestro no lo enseñó bien.

Frank Fernández. Pero lo más terrible no es eso. Lo más terrible, en muchos casos, no en todos, es que cuando el alumno te necesita, tú eres su  papá, su mamá, su hermano, su tío. Trata de acercarse, te ayuda, te trae el vaso de agua, el café, quiere a tu familia. No estoy hablando de ninguna actitud premeditada en todos los casos, en la mayoría de los casos es una actitud natural de necesidad de acercarse a esa luz que le está dando el profesor.

Pero poco a poco, cuando el alumno va adquiriendo y va chupando, como una especie de vampiro, va chupando esa sangre y va aprendiendo, empieza a ver al profesor como la competencia.

Hay frases famosas de algunos de mis alumnos, de las más decentes, de yo decirle a uno, ya laureado. ¿Por qué no tocas esto así? Y me dice: Maestro, si es que ya todo lo hago igual que usted, ya estoy loco por hacer cualquier cosa, pero que no sea como usted.

Yo me quedé impresionado, no fue una bronca, no fue una actitud airada, no fue con desprecio, era una necesidad de ser él mismo. Entonces llega el momento en que esa necesidad de libertad, esa necesidad de sentirse otra persona, lleva a los alumnos hasta la traición. Y hablar mal de sus maestros y hacer cosas inimaginables.

Y casi siempre la gente más agradecida, en los casos en que hay mucho tiempo trabajando con los alumnos, no es el caso de ustedes, que yo te agradezco la generosidad, que fueron pequeños lapsos de tiempo, cuando hice tus primeros arreglos, ayudé a Silvio como productor. Yo te hablo de dedicarse muchos años a la preparación de un alumno, la traición de un alumno puede ser desastrosa, te puede dejar un año sin tocar. A mí me pasó. Yo estuve un año sin poder tocar el piano por una traición de un alumno, brillante alumno, excelente pianista, que llegó a decirle a un ministro de Cultura: el mejor profesor del mundo es Frank Fernández y entonces el ministro le dijo: sí, un pianista muy bueno. A lo que él respondió: bueno, pianista ya no tanto, porque empezó muy tarde, pero es el mejor profesor del mundo.

Eso fue hace más de veinte y cinco años y gracias a Margot y a mi madre, y a mi esfuerzo y mi sudoración, todavía puedo seguir tocando el piano

Amaury Pérez. ¿Las dificultades técnicas a la hora de tocar son las mismas para la música popular que para la música de concierto?

Frank Fernández. La pregunta es bien difícil. Existe el criterio de que la música clásica sí necesita una gran técnica y la música popular no. Yo pienso que la diferencia técnica entre la música clásica y la música popular no existe.

Lo que sí existe es que dentro de la música clásica, tocar Prokofiev, lleva unos parámetros técnicos diferentes a lo que es tocar Chopin. El sonido se produce de otra manea. El carácter expresivo de ese sonido, tiene que ser hecho de otra manera.

Igual, tú no puedes tocar un guajeo, tú no puedes tocar un son, no puedes tocar un changüi, (si los changüiseros permitieran que hubiese un piano) con la misma, -esa es una palabra francesa-, touché, el mismo enfoque, la misma forma de atacar que acompañar "Acuérdate de abril".

Amaury Pérez. ¡Claro!

Frank Fernández. O Pequeña Serenata diurna. Ahí hay diferencias técnicas, pero no son porque sea popular o sea culto. Es que el carácter de la obra artística implica una forma de tocar distinta.

Por ejemplo, Keith Jarret, la técnica de Keith Jarret le permite, y de hecho lo hace y lo está dejando grabado, tocar todos los preludios y fugas de Bach y tocar cualquier cosa jazzística, que está dentro de los llamados géneros de la música popular.

Chucho Valdés, que es un extraordinario pianista, tiene pasajes de una dificultad tan grande como una obra de Liszt. Cuado tú atacas un bolero, no es lo mismo que cuando atacas un merengue.

Cuando tú tocas a Mozart no puede ser tan violento como cuando tocas a Beethoven. Ahí están las diferencias técnicas. Pero yo estoy en contra de que en la música popular no hay técnica y que en la música clásica sí hay técnica. Eso nada más lo dicen los que son incapaces de hacer las dos cosas.

Amaury Pérez. Frank, en la música de concierto, ¿uno puede elegir con qué compositores se siente más cómodo?. Por ejemplo, yo te siento muy cómodo con los románticos, con Rachmaninov, con Tchaikosvki, con Chopin. ¿Uno puede decidir qué tocar o hay que tocar obligatoriamente a Beethoven, hay que tocar necesariamente a Prokofiev?

Frank Fernández. Yo creo que no hay ninguna ley que exija eso, ni siquiera un protocolo internacional que te lo exija. A mí me parece que hay algunos autores que sí son básicos. Yo creo que los barrocos, Bach, los clásicos, Mozart, Haydn, que están en la base, hay que conocerlos, sería útil tocarlos, aunque no sean los que mejor te salgan.

Y luego se pasa a los grandes románticos: Liszt, Chopin. A los de mucha contemporaneidad como Prokófiev, porque los aspectos técnicos desde ese horizonte tan amplio, te obligan a desarrollar un aparato de virtuosismo mucho mayor.

Sólo por esa razón a mí me parece que sería conveniente tocar diversos autores. El siglo XXI es el siglo del eclecticismo, la peste el que se parezca al otro y yo creo que esa cosa de dedicarse a un solo compositor no es posible y no está de moda.

Amaury Pérez. ¿Pero tú tienes tu preferido, no?

Frank Fernández. Sí, el último que toco.

Amaury Pérez. Imaginemos a un cubano, un pianista cubano, de Mayarí, graduado en el Tchaikosvki, que de repente va a tocar en el Carnegie Hall a George Gershwin ¿Cómo te imaginas que los norteamericanos, tan acostumbrados a oír un Rhapsody in Blue o El concierto en Fa te recibirían?

Frank Fernández. A mí me parece que me recibirían bastante bien. Pero la experiencia similar a la que tú propones, la tuve hace dos años en Moscú, donde me pidieron Rachmaninov, en la gran sala de Conciertos.

Amaury Pérez. Bailar en casa del trompo.

Frank Fernández. Y está considerado además, el más ruso de todos los compositores. Contrario a lo que mucha gente piensa, que es Tchaikosvki. Es Rachmaninov el más ruso de todos los compositores.

Y aquello fue una cosa muy difícil, pero yo sé que en este programa no se admiten otras cosas que no sean las buenas palabras.

Amaury Pérez. No, las malas también, aquí hay unos cuántos que han dicho las suyas.

Frank Fernández. Pero en cualquier momento sería bueno que vieses lo que pasó allí.

Amaury Pérez. ¿Qué concierto tocaste?

Frank Fernández. El segundo, además que es el más famoso.

Amaury Pérez. El más famoso, el más extraordinario. Particularmente yo no soy crítico de nada, pero para mí nadie toca el Nº 2 de Rachmaninov como Frank Fernández.

Ahora voy a dar un saltico rápido a un par de preguntas que me parecen esenciales. Tú, que todavía eres un hombre muy guapo.

Frank Fernández. Gracias, es que la maquillista es amiga de una amiga mía.

Amaury Pérez. Sí, y a mí me gusta celebrar le belleza femenina y la masculina también. Un día llegaste a la Escuela de Arte y conociste a la muchacha más bonita que había, por la que todos los varones en esa época suspiraban.

Incluso conozco a mucha gente que todavía suspira por ella a tus espaldas.

Frank Fernández. Todavía, todavía.

Amaury Pérez. Háblame de Alina, tu compañera, tu esposa y una persona sencillamente extraordinaria.

Frank Fernández. Bueno, Alina, en primer lugar, es eso que tú dijiste, una mujer muy bella, unos ojos extraordinarios.

Amaury Pérez. Los ojos de Alina.

Frank Fernández. Es una mujer muy bella. Pero también es bella por dentro. Tenemos 37 años de estar juntos y no te voy a negar  que hemos tenido muchísimas discusiones en estos 37 años, que de alguna manera yo he llegado a pensar que ratifican que todavía estamos enamorados.

Para mí fue una suerte encontrármela. Es una cellista fantástica, debería tocar todavía más. Toca, te puedo recordar y el público quizás la recuerde, en el arreglo que yo hice de "Te amaré", de Silvio.

Amaury Pérez. Bello.

Frank Fernández. Allí hace el cello Alina. Y ha sido una suerte encontrármela, que además me ha dado dos hijos.

Amaury Pérez. También músicos.

Frank Fernández. Que son excelentes músicos: Liana, pianista concertista y Frank Ernesto, oboísta.

Somos una pareja, que yo creo que ya no podemos vivir el uno sin el otro.

Amaury Pérez. Hay gente que dice que Frank es un hombre que a la hora de tocar lleva al piano vasos de agua, invoca espíritus, lleva amuletos. Yo no los veo en realidad o los pones en un lugar donde no se ven desde el público, pero me han contado tramoyistas, fíjate que no son dados a hablar de más, dicen que Frank está lleno de espíritus que los convoca al piano. ¿Es cierto?

Frank Fernández. Yo creo que los espíritus siempre han estado conmigo y siempre he sentido una presencia, sobre todo el espíritu de mi madre. Pero no los convoco de la manera religiosa que se acostumbra. No soy un practicante de ninguna religión en este momento. Fui monaguillo.

Y lo que el tramoyista te puede haber dicho, es un cenicero con agua que yo pongo, a veces, dentro del piano. Últimamente no lo estoy poniendo, porque un día se me botó uno y desgracié un piano en Moscú. Si volvía a llevar eso no podía tocar más. Yo no sudo las manos, sudo mucho el cuerpo, pero no sudo las manos. Y entonces utilizo eso para mojarme los dedos. Y de ahí, debe haber surgido esa anécdota, que tiene una base.

Amaury Pérez. Claro, porque hay agua.

Fank Fernández. Hay agua y yo, además, a veces lo he hecho delante del público. Y me gusta también hacerlo para que la gente goce, a la gente le encanta. Y en momentos comos estos en que se ha desarrollado mucho el asunto esotérico, yo no sé si es la necesidad de encontrarse a sí mismos o es miedo al futuro, pero toda esta onda retro que existe, a mí me parece que las religiones han tomado mucha fuerza. El ser humano como que se está de nuevo buscando. Quizás el desarrollo tan brutal de la tecnología, que deshumaniza cuando es mal utilizada. El día que tenga ganas de hacerme el santo, me lo hago, pero hasta ahora no he sentido la necesidad.

Amaury Pérez. ¿Y Cuba podría ser un talismán para ti?

Frank Fernández. Cuba es, Mayarí en primer lugar, el espíritu de mi madre, la Revolución cubana son talismanes poderosísimos, la fuerza que a mí me da sentirme cubano, porque yo me siento responsable de Cuba en muchos aspectos. No puedo hacer todo lo que quisiera. Soy muy criticón donde creo que debo hacerlo. Pero yo adoro Cuba y me siento un representante querido por el pueblo cubano y creo que eso es una responsabilidad extraordinaria.

Y tú no te imaginas cuando yo voy a salir a escena fuera de Cuba la fuerza que a mí me da saber que es posible que llegue la noticia. Aunque tú sabes que eso de que llegue la noticia... entre los pocos espacios que te dan y algún periodista que no te quiera, ya te desgraciaste.

Amaury Pérez. Y los dos minutos en el noticiero.

Frank Fernández. Incluso he tenido discusiones, porque he salido en periódicos importantes afuera, en la televisión afuera, y he ido a la embajada con el de Prensa Latina y le digo: ¡Oye!, ¿mandaste la noticia? ¡Mándala a la dirección de Juventud Rebelde, mándasela a Granma, dile especial para Granma, a ti te hacen caso!, porque a mí me gusta muchísimo que mi gente sepa que yo hice algo bueno fuera de aquí. Porque ahí están esos grandes talismanes, que son el amor recibido y que le tengo a este país.

Amaury Pérez. Muchas gracias, Frank. Muchas gracias por venir, de un alumno temporal siempre agradecido.

Frank Fernández. Muchas gracias

En el próximo programa Amaury Pérez entrevista a Carlos Junior Acosta. Usted puede escribirle a los realizadores del programa a través de los comentarios de esta página o al correo con2quesequieran@cubadebate.cu

Rafael Solís, director del programa; Fernández y Amaury Pérez.

Rafael Solís, director de fotografía; Frank Fernández y Amaury Pérez.

Frank Fernández

Frank Fernández.

Amaury Pérez, Frank Fernández y Arleen Rodríguez

Amaury Pérez, Alina Neira, Frank Fernández y Arleen Rodríguez.

CON 2 QUE SE QUIERAN ...

A.P.: Voz.
S.R.: Guitarra y voz.

Con dos de la misma celda o del mismo andén
con dos que alcancen el tope de la subasta
con dos que bailen sin casa en el mismo tren
con dos que resulten ser de la misma casta.

Con dos que entre tantos ecos se digan ¿quién?
con dos que se nos parezcan en la canasta
con dos que tengan el alma como de cien
con dos que se quieran bien, con dos que se quieran bien,
con dos que se quieran, basta.

AMAURY PÉREZ / La Habana / 2002

Se han publicado 84 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Daniel Noa dijo:

    Con tantos comentarios tan abarcadores para la gloria de Amaury y de Frank en sus intervenciiones en ese nuevo espacio televisivo, sólo me atrevo a añadir que una lectura a fondo de cada mensaje en preguntas y respuestas es una lección para jóvenes y viejos de lo que es cubanía, patriotismo del bueno, sencillez, modestia, tesón, constancia, excelencia no para el mérito banal en pos del premio sino para la satisfacción más plena del espíritu y la complacencia de los demás.
    Ambos son hijos que han sabido seguir los ejemplos de sus madres y adorarlas siempre con su obra mejor.
    Seguro estoy que muchos deben haber visto el programa...pero tal vez sería bueno que se reprodujera en otros espacios noticiosos en la prensa nacional y provincial para abarcar un auditorio mayor y que las ideas sanas que allí pululan germinen en más personas y el sudor de ellos no se seque en el aire sino que se inocule en la sangre joven.

  • Yuniet Núñez dijo:

    Saludos
    He visto el programa con Frank Fernández y nos ha parecido excelente, pensamos que Amaury ha hecho una entrevista brillante, y que decir, de Frank Fernández para nosotras es una persona excelente, admirable, para él le deseamos mucho éxito y felicitaciones. Muchas gracias por el programa y deseo que continue con ese ritmo.
    Es muy bueno
    Saludos Yuniet Y Barbarita

  • Lisk dijo:

    gracias a Amaury y a su equipo por presentarnos al Frank que queremos tanto, un gigante de la música y un sencillo cubano, felicidades y muchos éxitos para este progrma.
    para Alina y Frank mi entrañable cariño, por ser geniales y siempre amigos.

  • Xavi dijo:

    Me parece un programa bueno , pero pienso que este tipo de programa lo hay ya en la Tv (Entre Tu y YO ) lo que este programa esta mas pensado para la audiencia de la noche entre semana pero lo veo mas tipo Alfredito Rodriguez es como si le hubieran robado la idea a el...

  • Roberto Chaple dijo:

    Me quedé con las ganas de seguir escuchando a Frank Fernández. Muy interesante todo lo que habló. A pesar de su talento extraordinario, se mostró como una persona sencilla, de pueblo. Es muy integral, lo misma toca una obra clásica de la mayor complejidad con tremenda maestría, que toca una pieza popular, que compone, hace arreglos, enseña, etc. Felicitaciones a Amaury por su excelente conducción y habilidad para hacer preguntas fuera de todo convencionalismo. Cuando estaba viendo el programa me puse a pensar si un artista extranjero famoso, como él, accede a una entrevista por televisión de la forma que se hizo. Yo creo que eso solamente se da en Cuba. No soy experto en música clásica, pero cada vez que me entero que se va a poner un programa donde vaya a tocar Frank Fernández, pues no me lo pierdo, él disfruta la música y tal parece que se aisla del mundo. Solamente tengo que hacerle una fuerte crítica al programa y es su corto tiempo en el aire, se le debiera dar más tiempo para no quedarse con las ganas, el tiempo de ayer pasó volando. En nuestros canales televisivos en muchas ocasiones repiten y repiten programas que a nadie les interesa y considero que tanto el de Rosita, como el de Frank debieran retransmitirse. Hasta ahora Amaury ha seleccionado muy bien a los entrevistados y las preguntas han sido muy interesantes. Ojalá todos nuestros artistas tengan tanta cultura como Frank y sean tan sencillos como él y aunque dice que no es famoso, yo si lo considero famoso y sus últimas palabras en el programa, me impactaron. Felicidades a los dos y que continúe el programa por años.

  • Miraides dijo:

    Es maravilloso poder dejar a un lado los quehacer nocturnos para disfrutar de tan maravilloso programa , gracias por lograr que la noche del martes sea una gala en casa. Felicidades

  • Dayron dijo:

    Amaury te felicito, excelente programa, la television cubana esta falta de espacios como este, donde todo es exquisito, nada de cosas vanas.
    Ideas como estas siempre saran aplaudidas por los profesionales de la radio y la television, aunque tengo opiniones de varios televidentes que les encanta el programa. Exitos.

  • ismaris dijo:

    Felicitaciones a Amaury y a todo ese valioso equipo de trabajo ,es exelente,los dos programas que he visto son muy buenos, esquisitos,y realmente me quedo con deseos de mas preguntas ,de saber mas de los entrevistados, esa es la medida de lo que me gusta el espacio,que para mi se logra perfecto, tanto por el que entrevista o por el entrevistado,es que son personalidades de la cultura cubana,admiradas y muy queridas por todo el pueblo por lo grandes y sencillos que son.

  • Joao Cannamaré dijo:

    Amaury, sé que los programas fueron grabados ya hace algunas semanas, pero te sugiero que hable sobre las cosas politicas que ocurre, las mercenarias de blanca, el concierto por la patria etc...
    Es bueno que nuestro pueblo vea y oiga de sus artistas e intelectuales el apoyo a la patria y a la Ravolucion.
    En lo demás solo me queda agradecerte nuevamente por tan bella propuesta ... Adelante Amaury

  • wfg dijo:

    Amaury estelar tu programa de anoche, Gracia al maestro Frank Fernandez, por ir al programa, se aprende mucho de el, solo considero que deberias cambiar tu vestuario y ponerlo a la altura de los invitados y del horario y tipo de programa, que es de lujo, pero de todas manera MIL GRACIA por darnos un programa tan bien hecho, Ah y HECHO EN CUBA, salud y .................................sldos yo

  • ismaris dijo:

    Felicitaciones a Amaury y a todo ese valioso equipo de trabajo ,es exelente,los dos programas que he visto son muy buenos, exquisitos,y realmente me quedo con deseos de mas preguntas ,de saber mas de los entrevistados, esa es la medida de lo que me gusta el espacio,que para mi se logra perfecto, tanto por el que entrevista o por el entrevistado,es que son personalidades de la cultura cubana,admiradas y muy queridas por todo el pueblo por lo grandes y sencillos que son.
    Quisiera corregir la palabra exquisitos ,que salio mal escrita,gracias por dar esta oportunidad de opinar .

  • Spartacus dijo:

    No soy un experto en hacer TV , soy uno de los muchos expertos en consumir TV y mi opinion es que es muy buen programa, buena factura, sorprendente la sinceridad del Maestro F. Fernandez , me impresiona gratamente que el Maestro se defina como una persona imperfecta, con defectos, con juicios esplendidos sobre sí mismo, digo yo, autodefinirse como pensamos nosotros de nosotros mismos, con defectos y virtudes, o sea como ser humano -cosa que hace mucha falta ante tanta falsa modestia que se difunde en otros programas por personajillos y estrellitas de turno que se dedican a decir lo que es aceptado y no como son -, el anfitrión es inmejorable, digno de tomar como patron para otros programas muy excedidos en teques, mala entrevista, mala cultura y mala dicción, Amaury resulta un buen cauce por donde corren las expresiones e ideas de los entrevistados. La imagen, gracias a Dios es buena, sin movimientos de camaras que mareen, sin la pnademia de moverlas a lo loco que impre en la TV, brinca pa´ aqui y brinca pa´ alla...........

    Si algo tuviera que decir como que no me gusta o como critica es que la promocion de estos programas resulta inusual, fuera de medida o norma, para mi chocante, sigo pensando que no es correcto tomar ventaja de un medio como Cubadebate para publicar textual e integramente una entrevista aparecida el día anterior en TV, lo cual no tuviera importancia sino fuere por el hecho de que en el equipo de produccion del programa no aparecieran profesionales que trabajan en Cubadebate habitualmente, resultara para mí algo mejor de entender, pero en los creditos de esta produccion aparecen personas que son editores o productores de contenidos en Cubadebate y eso no me parece bien, es como si en otro programa muy bueno de Radio o TV estuvieran involucrados profesionales de JR y empezaran a reproducir integramente en ese medio esos programas, pareciera que tomaran ventaja de ello. Me perdonan si soy tan sincero y lo digo sin animo de ataque al programa pues eso no afecta en nada su calidad pero en mi me afecta la percepcion del mismo, aunque ya se sabe que todos no tenemos porque pensar igual . Me siento en el deber de decir esto porque en un final los medios de comunicacion en nuestro pais son medios publicos, bienes sociales, de todos.

    Por lo demás si yo fuera alguien importante felicitara a Amaury por sacarnos del tedio, la vanalidad y la perdida de tiempo, pero soy uno mas de los comunes mortales, gladiador de la vida y solo me queda desearle buena suerte y que salga siempre con la misma honra "con el escudo o sobre el escudo" .

  • Marta Carreras dijo:

    Bella entrevista. Gracias a Cubadebate por darnos a los que estamos lejos, la posibilidad de acceder a ella. Gracias a Amaury por su talento y sensibilidad.

    Puedo dar fe de la comunión tan grande que se genera entre el exigente público ruso en ese impresionante templo de la música clásica internacional que es la Gran sala del Conservatorio Chaikovski y nuestro Frank. Pude presenciar su último concierto en Moscú el día 4 de octubre de 2008. Fue una de las experiencias más emocionantes que he vivido: virtuosismo, fuerza, energía y mucha cubanía colmó aquella sala. He estado otras veces allí después de ese día; he visto más de una interpretación de Rapso in blue por afamados pianistas rusos, pero nadie --y esto lo digo sin un ápice de chovinismo-- lo ha hecho con tanta fuerza, con tanto color, como lo hizo ese día Frank.

    Más de uno de nosotros, los cubanos que estábamos allí, lloramos de la emoción, sobre todo cuando junto con la orquesta del Conservatorio interpretó aquella versión de la Bella Cubana de White con arreglo de él y de Mario Romeu. Si alguna magia lo acompaña, ese día con su virtuosismo hizo posible la rara simbiosis de la música con la plástica porque de sus manos salió flotando entre cabeceos de las palmas, una gigantesca bandera cubana que cubrió a cubanos y a rusos en esa sala.

    El escenario se llenó de flores. Muchas, muchísimas veces lo hicieron salir a la escena de tantos aplausos recibidos. Nadie quería que aquella magia concluyera... fue algo excepcional e inolvidable.

    Su maestro Merzhanov, de 90 años fue a verlo actuar ese día en una de sus raras apariciones en público y hace poco, en el homenaje que se le hizo por ese jubileo en la propia sala del Conservatorio, al leérsele la carta enviada por Frank, reiteró su orgullo por haber tenido un alumno tan virtuoso y tan querido como el cubano Frank Fernández. Y de Merzhanov se dice que es ya una escuela dentro de la pianística rusa.

    Aquel concierto de Frank conectó almas. Han transcurrido casi dos años y todavía me encuentro con personas que al saberme cubana, me cuentan que estuvieron ese día en aquella sala y que la emoción vivida gracias a Frank, los hizo acercarse más a Cuba.

    La cultura, la buena cultura, tiene el don de tocar el corazón y abrir puertas para las cuales el dinero no es suficientemente poderoso para ello.

    Frank: tu música es patria. Te esperamos este año otra vez aquí en Moscú.

  • heidy dijo:

    Excelente entrevista pero el horario no acompaña, bueno yo se que es un lío los horarios y la programación pero es algo muy fuerte y muy serio para esa hora que es más bien de desconecte( con todo respeto) para la familia en general y aunque sean personas de la cultura es muy estelar la realización y muy bella la escenografía y todo está hermosísimo.
    Me encanta las canciones de Amaury porque no aprovecha que invita a estos artistas y no canta con ellos!!???
    Apura no dejes el tiempo escapar que para algo se tiene el instinto!!

  • heidy dijo:

    En la página oficial de Amaury no están las letras de sus canciones.
    Alguien me puede decir de dónde las puedo obtener???

  • Enmanuel Castells (Cuba) dijo:

    Antes que los eruditos alcen su sabia horonda, sería bueno empezar a preguntarse: Cuántos programas son en total? Hasta ahora hemos visto 2 (Rosita Fornés y Frank Fernández) y en este espacio de Cubadebate llueven los elogios (a los que me sumo). Si al termino de sus transmisiones, es decir, de todos EN TOTAL, Amaury Pérez Vidal y su excelente equipo siguen acumulando comentarios y opiniones de esta indole, habrá ocurrido en la historia de la TV Cubana un hecho sin precedente, sobre todo en que tantos y tantos Kms de TV han sido quemados a lo largo de más de 50 abriles. Habrá creado el acto sublime de la buena comunicación con los recursos visuales más económicos e imprescindibles de la TV, a base de puro diálogo, sin músiquita de fondo ni imágenes alegóricas al invitado. Yo que me jacto a veces del verso largo y la verborrea explicita,me quedo mudo de emociones contenidas cada ves que se cierra el telón de ese programazo. Genial. Gracias una vez más por salvarnos del tedio, el aburrimiento y enriquecernos el alma, el espíritu y la próxima vida que tendremos.
    Enmanuel Castells (Cuba)
    enmanuel.castells@gmail.com

  • Marta Carreras dijo:

    A propósito de alumnos y maestros, algo de lo que Frank habla en su entrevista... quiero decirles que aquí en Rusia cuando se habla de un músico afamado, sea pianista, violinista o cantante, se dice como un mérito quién fue su maestro, porque el alumno --como dice Frank-- es portador de un pedazo de la vida de su maestro. Para ellos es motivo de orgullo, para el maestro también. Como los padres, los maestros siempre siguen siéndolo con sus alumnos. Es natural.

    Ese día del concierto en Moscú,en medio de los aplausos, Frank tuvo la distinción de agradecer ante todos a su maestro presente en el público. El anciano se paró emocionado con el gesto y fue ovacionado también. Una linda lección de respeto y amor al prójimo. Es la grandeza del hombre que habita al artista y que hace a Frank ese fenómeno de público al que se refería Amaury al inicio.

  • Amaury Pérez dijo:

    Enmanuel: Ese es el gran reto, son 60 programas, a eso me comprometí y cada martes tiemblo y sudo ante el televisor como todo mi equipo; el primer día con Rosa por poco me da un infarto, esa es mi responsabilidad y la asumo pero no deja de darme escalofríos no corresponder a vuestras expectativas. No vamos a cambiar la historia de la TV, estamos intentando darle un giro noble a lo que hemos padecido como televidentes al menos durante 40 min. más o menos. Trabajo, soy inseguro, soy humano, no me jacto ni me congratulo, sencillamente trabajo como me enseñaron los míos y este programa es un homenaje a mis padres y su incansable laborar.
    A Spartacus le diré que ¿Por que no aplaudir esta primera iniciativa de Cubadebate? ¿y si sirve para que después vengan otros? el hecho de que Cubadebate y sus calificadas periodistas sea patrocinador de este espacio ¿es malo? sinceramente creo que no, es un paso hacia el futuro, ya vendrán otros.
    El comentario de Marta desde Moscú me ha dejado sin aliento porque amo a Frank por lo que es y por lo que sé que vale y ella me lo corrobora. No estábamos mintiendo.
    Gracias a todos

  • Labori dijo:

    Hola Amauri:
    Si es necesario que se comente algo de anoche, solo sería decir gracias a tí y al Maestro Frank Fernández por dejarnos conocer su vida comprometida, dificil a veces y triste en otras, pero: qué cubano de verdad no se vío anoche reflejado de una u otra forma en esa historia pura y sencilla?
    Gracias al Maestro por defender lo nuestro con tanta pasión.
    Laborí desde la ciudad primada de Cuba, Baracoa.

  • agustin herrera dijo:

    HOla Amaury, como vi que estas respondienco algunas opiniones me gustaria hacerte una pregunta , tu calificado equipo de trabajo no te ha dicho que la coprbata la tienes mal puesta, o es que tambien eso e s moda, la entrevista de frank genial , mucho mejor que la de rosita , en esa me fui a hacer otras cosas pues me parecio algo plastica y banal , esta si estaba de verdad excelente
    Realmente a mi lo unico que me molesta del programa es la presentacion muy larga , desde mi punto de vista y que Arleen dijera que era lo mejor que se habia hecho en la tv y luego ella saliera en los creditos , eso no es nada profesional , por lo demas mi hermano adelante con el proyecto me parece fantastico , ah, socio los zapatos y la corbata no te pegan , para el proximo proyecto arregla eso,
    un abrazo sicnero

  • Lidice dijo:

    El programa es más que especial, sobre todo porque son personas de las que, estar cerca (como se les siente en el programa), es además de un privilegio, un deber, con sus méritos, con su entrega a nuestro pueblo por años y años. La canción... la canción es bellísima, cuando terminó el programa de anoche y la escuche de nuevo, sentí que justo ahí, en ese instante, nada podía ser más exacto, más enaltecedor, más mágico. Amauri tu sensibilidad y tu ternura hacen el acercamiento mucho más íntimo, logras hacernos sentir que de verdad “con dos que se quieran…”, gracias, por el programa, y de igual manera por tantos años del lado de nuestro pueblo, regalándonos tu música tierna como ninguna, tu bondad y hasta un montón de risas.

  • Spartacus dijo:

    Amaury : Le doy gracias por haberse detenido a escribir sobre lo que puse, o quizas por referirse a mi comentario, que como ya se dice, es solo un comentario y que se emite en un sitio (Cubadebate) en el que se nos invita o se nos da la posibilidad de emitirlos. Lugar donde se nos ofrece la posibilidad de que -precisamente- comentemos sobre lo que se publica y por tanto puse lo que a mi modo de ver aprecio, me guste o NO, pues no solo se emiten comentarios totalmente a favor o totalmente en contra, en este sitio NO se aclara que para opinar : "Esta reservado el derecho de admision solo para comentarios a favor". Por el contrario siempre he estado muy admirado de como administran esto, efectivamente, contra todo el terrorismo mediatico que tenemos encima.

    Le diría que de acuerdo a como valoro personalmente este hecho (promocionar el programa integramente, en el cual participan como realizadores del mismo profesionales que tambien lo hacen en este medio) no me parece bien si marca distancia a lo que sucede para los demas realizadores de TV, pero eso nada mas que es solo mi criterio.

    Creo que sí, que efectivamente le da mucha ventaja a su programa y a la postre es, a mi modo de ver, el motivo de que aparezca literalmente expresada su entrevista, en el sitio desde el primer programa, y desde mucho antes, sin demeritarle para nada el producto final, no tiene nada que ver con eso; le digo que es una ventaja que sinceramente a Usted no le hace falta, pues todos los contenidos que ha realizado y puesto en nuestra TV, que yo recuerde -en mi opinion y la de muchos otros- han sido buenos, dignos de elogios .

    Pienso que como posibilidad que me dice Usted - y ya que Usted lo dice- , si esa va a ser la practica con todo lo que se produzca y sea bueno, en lo adelante en nuestra TV , pues yo tambien lo aplaudo, y admiraría que fuere Usted el pionero de esta práctica y eso lo expresé en mi primer comentario cuando salió la entrevista con Rosita , en la que igualmente expresé mi sorpresa ante este hecho. Pero sinceramente no creo que eso vaya a pasar. Será quizas como digo yo, una excepcion que se hizo con su programa, pero aun así, lo mejor es que me equivoque.

    Por lo demás no pretendo recibir respuestas, pues tampoco es la practica en estos sitios, a menos que provengan de quienes como foristas participan, unas veces a favor y otras en contra de lo que uno pone , vea Usted, en el foro de beisbol la cosa si se pone "encendida". Gracias nuevamente, seguimos en el "Coliseo" de la vida ..

  • Eva dijo:

    Soy una dama pesimista, eso es obvio. Frank Fernández no me gusta ni me disgusta; le noto apasionado frente al teclado, aunque no excesivamente limpio... Pero esto es un asunto de percepción (o desconocimiento) y entonces no hay que tomarlo como una opinión patibular.
    Sí me asombra la facilidad con que determinados interactuantes le cuelgan el letrerito de genial al programa con apenas dos presentaciones...
    Algo me preocupa: ya parecen estar grabadas todas las emisiones, y entonces poco aportan los comentarios. Todo se reduce a: me gusta, no me gusta, pero hay que seguir adelante con las transmisiones.
    Resulta innegable que es un programa de buena factura, por encima de la norma televisiva cubana, pero insisto en algo que determinado interactuante colgó en el foro cuando se emitió el de Rosita: sigue faltando esa dosis de atrevimiento sutil mediante la que el entrevistador puede forzar un poquito más las remembranzas- agradables o no- del entrevistado.
    Que nadie se haga la buena persona y me niegue que el momento álgido de la entrevista fue la cruel confesión sobre el alumno (ingrato?) y su valoración del Frank pianista.
    Los seres humanos somos mayoritariamente así; queremos que la imagen del Cristo elevado y luego denostado reaparezca ante nosotros con una cierta frecuencia...
    Por lo demás ratifico que se trata de un buen programa, y que Amaury está excelentemente preparado para empeños mayores. Recuerdo a la Rabilero, que sin esa dosis de cultura (tampoco la exigía el perfil del programa Contacto...), logró insertarse en el medio de la mano de eso que en nada abunda: personalidad específica... Thanks.

    Con todo respeto,

    Eve Desmond

  • freddy dijo:

    amaury te soy sincero desde ahora dejé a un lado cierto recelo hacia tu persona porque realmente no pudiste responder a mi solicitud del programa radial que realicé con teresita fernández pero realmente la recompensa llegó y me parece injusto de mi parte continuar con esa reacción hacia tí poruq me imagino que mucho tiempo tienes que dedicarle a espacios como estos muchas gracias por despertar nuestras sensibilidades, algo que agradecemos los humanos en estos tiempos...gracias a petí por tanta paciencia y tanto respeto conmigo cuando traté de contactar contigo pero ya eso del programa de teresita fernández queda en el olvido la recompensa por supuesto CON 2 QUE SE QUIERAN BASTA

  • Mariana dijo:

    Muy buen programa.

    A Frank Fernández lo admiro por su claridad como ser humano y revolucionario, ni qué decir de su calidad como músico. Secillamente excepcional.

    Gracias Amaury por regalarnos este contacto con este gran CUBANO.

  • Enmanuel Castells (Cuba) dijo:

    En mi comentario anterior le regalé una h a la palabra oronda, como la pobre h no suena, tal vez por eso la coloqué ahí, jajaja.
    Ahora bien, quiero dejar plantado algo que me parece sumamente humano. Nosotros los cubanos, por las razones que sean, hemos hecho de nuestro discurso dos tendencias: la super crítica y el super halago. Hemos sido moderados y exagerados a la hora de expresar sentimientos, emociones, ironías, sarcasmos, etc.
    Yo creo en primer lugar que el programa ha generado una señora oleada de comentarios que en su mayoría se inclinan por lo positivo y lo favorable. E igual hay quien ha dicho las cuatro barbaridades que ha querido con todo su derecho, desde la corbata mal puesta, los asientos y los zapatos del conductor. Cuando se dice que no podiamos cantar las verdades a los cuatro vientos, nos quejábamos de falta de democracia; ahora que tenemos una página para OPINAR con los mismos derechos que lo hace todo el mundo, seguimos quejándonos...de qué?
    Creo que los cubanos que estamos dentro de la isla debemos irnos despojando un poco del aliento pesimista conque nos acercamos a las cosas. Es cierto que hay tela por donde cortar, pero no creo que en este caso del programa "tantas miradas estén equivocadas" como decía aquel slogan de Contacto. Si la gente está diciendo aqui alma mía que cosa más linda y que bueno Amaury que le hayas dado un sentido diferente a la TV de nuestros días, por favor, seámos alegres aunque querramos ser críticos. La objetividac no está reñida con la alegría, no está reñida con las emociones fuertes, la objetividad ayuda porque construye, pero si en este caso estamos expresando asuntos que van y vienen desde el alma, coño, no seámos tan sectarios. No creo que Amaury y el equipo de realización se quieran tirar el lingote de oro encima, pero si la gente (en su mayoría) está contenta, no es acaso esto un buen sintoma para ponernos a pensar qué raro misterio tiene este programa que le gusta a tanta gente?
    Nos hemos quejado de las repeticiones de Flipper, Skipy y El balcón de los helechos, pero pegamos el grito en el cielo cuando Rudy Mora lanzó esa Diana perfecta sobre la depauperación de algunos valores de nuestra sociedad.
    Nos hemos quejado de si a Edith Massola le falta tino y tono a la hora de sus entevistas o si Piso 6 no es más que una pasarela de poses vanales buscando ángulos lindos en la cámara; que si Osdalgia es cantante pero no conductora, que si sale mal vestida o no; entonces ahora aparece el bueno de Amaury con una saga de gente tremenda, de altura intelectual, cultural, artística, humana coño, y tampoco estamos conformes.
    Repito, es una tendencia inmediata a buscar la paja en el ojo ajeno, y lo comprendo. Yo no he escapado a ese influjo. Pero si seguimos así, de pesimistas, derrotistas y vanales por la vida, no estaremos haciendo otra cosa que cerrando el círculo de luz que le toca a nuestra alma. Seámos abiertos, diversos, agradecidos y emprendedores. El programa de Amaury no es más que uno de los tantos rayitos que vienen del sol, pero al fin y al cabo, alumbra. Y en caso de sombra, entonces es bueno cobijarse bajo ese gran árbol de la espiritualidad y el amor.

  • manologlez dijo:

    EL MAESTRO DEBE TENER MILES DE FOTOS EN SU ENORME ALBUM.
    UNA VEZ LE DIERON UN HOMENAJE EL EL CHATEAU HOTEL,A LO MEJOR FUE EN EL COPACABANA.HICE UNAS FOTOS QUE PARA MI FUERON BUENISIMAS,SE LAS LLEVE A SU CASA.EL MAESTRO ME DIJO,ESTO ES MAS DE LO QUE MEREZCO,OYE.... EN LA PUERTA DE SU CASA.
    HACE UNA PILA DE AÑOS,CADA VEZ QUE VEO AL MAESTRO LO VEO MAS GRANDE.

  • manologlez dijo:

    GRACIAS A DIOS SIGUEN EXISTIENDO GENTES COMO AMAURY,QUE SIN HACERLE FALTA,NOS OFRECEN NO LO QUE A EL LE SOBRA EN SU TALENTO,SINO PERSONAS REALMENTE ADMIRABLES,COMO EL.
    CADA UNO TIENE DERECHO A PENSAR COMO QUIERA,ENTONCES DEJENME A MI EN CREER EN MI REVOLUCION,DEJENME PENSAR EN FIDEL,EN RAUL.
    CONTRA DEJENME.OK

  • Carlos Ortega dijo:

    Mi Leidy Eva, es usted una dama muy lacónica, esto es lo bueno y pimentaos de estos debates que se forman en Cubadebate, le recomiendo un antidepresivo que se llama: Teropinalomatina, aunque pensándolo bien:….. “No se auto medique, visite a su medico”.
    Se cae de la mata de coco seco que esta en el Hotel Atlántico de Santa María del Mar que en la primera desena del siglo XXI (¿usted sabe que ya llegamos a ese siglo Mi Leidy, ¿NO?) los programas se graban por paquetes en soporte digital.
    Pero mire que bueno, ya me di cuenta que persona que están lejos aunque no lo ven lo leen y les gusta (o no).
    Gladiador ¿Trajano? Ah ,no Espartacus ,compadre ,mira ,por lo menos le podemos decir al realizador de los programas lo que pensamos del producto y por alguno tenían que empezar y lo mejor ¡El Realizador nos Contesta y todo!
    Yo le hubiera querido decir oprobios al realizador de la telenovela última DIANA que le dejo una migraña crónica a una vecina mía y gracias a el movimiento de la cámara se le detecto a una niñita astigmatismo con hipermetropía y degeneración de la macula a otro y de ese maravilloso actor que interpretó a ese desarticulado y mal actuado gago, ni se diga, los actores aunque a veces como a todo el mundo el dinerito nos falte debemos decir que no a lo que consideramos malo ,en aras de un prestigio ganado.
    Nada , a ese realizador no le pude decir nada ¡Y cuanto me hubiera gustado!
    A Amaury, que le voy a decir: PRIMO ANIMADOR ASSOLUTO.

    ¡NO! Le digo que se deje de juguetear con la animación y le meta el cuerpo de lleno ,que de casta le viene al galgo y eso lo heredo de su SANTA MADRE y lo que se hereda no se hurta y que yo no se si a él le gusta la docencia ,pero como ahora esta de moda ,que piense en organizar un seminario ,porque a muuuucha gente le hace falta un mínimo técnico para dominar ese arte de animar que no es lo mismo que desanimar .
    El no es primerizo en estas lides ,el cubrió un tiempo en Contacto y la cosa funciono ,después hizo uno con una laptop al frente(era la ultima moda ,las laptop) y le salió y ahora este le esta saliendo ,así que a pensar en el cursito ,si no es en la TV cubana….¡Donde si no!.

  • María dijo:

    Eve Desmond siento pena por usted que se autodefine como pesimista.
    La vida es demasiado breve para hacerla pequeña... con pesimismos. Cada dia es un regalo de Dios, véalo así y como tal hay que disfrutarlo.
    Un programa televisivo puede ser genial per se, no hace falta de los que están por venir para definirlo.
    Mi respeto para usted y su opinión que tiene todo el derecho de expresar porque para eso es este foro.
    Buen día

Se han publicado 84 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Amaury Pérez Vidal

Amaury Pérez Vidal

Cantautor cubano. Fundador de la Nueva Trova. Ha conducido varios espacios exitosos en la televisión nacional. Ha escrito varias novelas y poemas.

Vea también