Imprimir
Inicio » Opinión, Salud  »

Contagios: Los coronavirus y el muro de La Florida

| 10

Los virus no reúnen todas las características de los organismos vivos. Son solo portadores de la información necesaria para fabricar las moléculas de la vida. Se reproducen con “errores” o “mutaciones” lo que les permite diversidad y poder perpetuar las formas de existencia más convenientes como si vivieran, con su selección natural descrita por Darwin. Pero carecen de una estructura funcional que les permita una adecuada utilización de la energía por medios propios. Solo lo pueden hacer cuando están hospedados en una célula viva. Entonces es que usan esas “facilidades” de sus anfitrionas, casi siempre dañándoles la salud y convirtiéndolas en ajenas a la función para la que existían. Así nos enfermamos con una “virosis”.

La molécula que los caracteriza tiene codificados todos los componentes de las proteínas y se les llama como ARN o ADN, según el tipo de virus. Presentan formas asombrosas, y a veces hasta elegantes, a la vista con microscopios. Eso se debe a que se han ido seleccionando solo aquéllos cuyo ARN o ADN se asocia variadamente con proteínas y otras moléculas de sostén, lo que les permite transitar establemente por los medios sin vida y además asociarse con las células que garantizan su reproducción. Una molécula de estas, por si sola, lo tiene muy difícil, si no imposible, para que pueda hacerlo.

Ahora mismo la humanidad está frente a una virosis epidémica, un fenómeno biológico que puede afectar a todos los de nuestra especie homo sapiens en cualquier parte. Apareció una cepa para la que no hemos generado inmunidad porque mutó, se cambió, muy recientemente. Se les llama coronavirus (Covid-19), porque en las imágenes de microscopio se identifican proyecciones puntiagudas en sus superficies externas que se asemejan a las puntas de una corona. Son comunes de aves y mamíferos. Cuando mutan para permitir el contagio entre humanos pueden causar grandes epidemias, las más recientes originadas en Arabia Saudita en 2012 y el sur de China en 2003.

El contagio de persona a persona parece que puede ocurrir cuando son portados en minúsculas gotas de líquidos expelidos por los enfermos al toser o estornudar, igual que los catarros comunes. También podría ser por las manos que se llevan más tarde a las vías respiratorias. De hecho, no se conoce aún mucho acerca de esto. Sus síntomas pueden ir desde ninguno, que son personas que tienen el virus y lo trasmiten sin enfermar ellos mismos, hasta fiebre, tos y sensación de ahogo. Puede llegar a matar al paciente en los casos más graves. Ya ha provocado cientos de muertes.

La solución epidemiológica de los contagios cuando aparece un brote de este tipo es la de aislar a los pacientes y hasta los lugares donde se originan las enfermedades. El gobierno chino, una vez identificado el problema, ha llegado a aislar a la ciudad de Wuhan completa, que tiene tantos habitantes como toda Cuba. Es la capital de la provincia de Hubei, en el mismo centro de la China continental y su historia es milenaria. Donde habitan muchas personas es mucho más probable que ocurran brotes de esta índole, obviamente. El aislamiento es una medida muy costosa y dolorosa, pero imprescindible, si se quiere evitar una pandemia, una enfermedad que se extienda por todo el mundo y aniquile a una proporción de personas muy alta.

Siempre que aparece algo que no se desea se busca su aislamiento, para bien y para mal. La historia está llena de ejemplos más o menos válidos y más o menos costosos. Ahora tenemos que los neoconservadores pretenden erigir un muro en una frontera con miles de kilómetros para aislar vecinos iguales, pero en diferentes países. Así quieren evitar “contagios” con personas que migran buscando mejores condiciones de vida. Es predecible que a este muro le espere tarde o temprano un colapso similar al de todos en este mundo.

A propósito, cabe preguntarse: ¿por qué las medidas de bloqueo a Cuba han tenido como forma recurrente y central, desde hace seis décadas, la de impedir que los cubanos en la isla y los vecinos del norte se vean en persona, compartan, intercambien, confronten ideas, trabajen conjuntamente por fines de interés común, disfruten mutuamente de sus diversos escenarios naturales y se “contagien” mutuamente? Han llegado recientemente hasta arriesgar sus propios réditos electorales elevando la altura del virtual “muro de la Florida”. Están dificultando al máximo e imposibilitando en muchos casos la convivencia común y natural de las familias cubanas de la isla con las de la península cercana. También han reducido a un mínimo la posibilidad de que una persona que viva en los EE.UU. ejerza sus enunciadas libertades y visite Cuba cuando y para lo que desee.

La causa que expresan son contrasentidos que carecen todos de la lógica más elemental si se sale de un contexto mediático donde las mentiras repetidas muchas veces se convierten para algunos en verdades. Una es que así evitan que nuestro gobierno ingrese fondos para mantener un estado represivo. ¡Como si se pudiera mantener un estado de esa índole en la Cuba de los cubanos ni con todo el dinero del mundo! Esta es esencialmente una ofensa a nuestra dignidad. Batista tuvo todo el apoyo de ellos para la represión más brutal y lo derrocamos en menos de siete años. El otro argumento es que “no nos portamos bien”, porque sostenemos a la Revolución Bolivariana. Este, además de igualmente insultante, se parece más a un chiste de mal gusto que a una razón lógica si se conoce al menos algo de la idiosincrasia y las realidades de cubanos y venezolanos.

Entonces, ¿por qué se empeñan en aislarnos? ¿Por qué no es conveniente para ciertos personajes influyentes del sistema y los medios de los EE.UU. que los ciudadanos de ese país conozcan a fondo a Cuba y a los cubanos, con todas nuestras luces y también nuestras sombras? ¿Por qué se acaba de declarar por su presidente que eliminó el tímido acercamiento y relación civilizada que se inició con la anterior administración? Todos tenemos nuestras propias respuestas y muchas de ellas son inevitablemente coincidentes: Es el temor al contagio de que las verdades le pasen la cuenta a tanta mentira histórica acerca de Cuba y la Revolución de los cubanos. Pero ese “contagio” no podrán evitarlo. Deberían saberlo.

Vea además:

Reclaman en Miami viajes a Cuba sin restricciones

Se han publicado 10 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • ASEDIO dijo:

    EN LOS ESTADOS UNIDOS HAY CADA PERSONAJE QUÉ HACE QUÉ ME SIENTA INSEGURO , ESTOY CONVENCIDO QUE SON CAPACES DE ARROJAR EL VIRUS EN CUBA CONTAR DE CAUSAR DAÑOS . ESTO ES UNA REALIDAD , DEBERÍAN INVESTIGAR ESO DE LA MUTACIÓN DEL VIRUS QUÉ MUTO DE UN DÍA PARA OTRO, CAPAZ QUÉ SEA UNA MUTACIÓN SÍ PERO UNA MUTACIÓN EN UN LABORATORIO.

    MUY BUENO EL ARTÍCULO , ME LEÍ COMPLETO.

  • Orlando dijo:

    cabe preguntarse: ¿por qué las medidas de bloqueo a Cuba han tenido como forma recurrente y central, desde hace seis décadas, la de impedir que los cubanos en la isla y los vecinos del norte se vean en persona, compartan..
    ----
    Exactamente. La separación familiar ya lleva seis décadas.

  • Jose R. Oro dijo:

    Excelente articulo del destacado cientifico cubano Dr. Luis A Montero Cabrera. Con toda franqueza no sabia hasta ahora lo que era un virus, la explicacion que el autor nos da es muy buena, clara y llevada a una nivel para que todos lo podamos entender.
    No podrán evitar ese "contagio" entre los cubanos de la isla y del exterior, por muchas medidas crueles y absurdas de aislamiento que tomen los enemigos del pueblo cubano, ni por mucho que mientan en los medios y redes sociales. Ante cada nueva agresion, hace falta "mutar" adaptarse y ser invulnerable a la misma, y esta parte requiere de nosotros la voluntad y el accionar mas intenso. En la realcion entre los cubanos, metaforicamente debemos decir: "¡Que viva el contagio!"

  • RGT dijo:

    Asombro análisis político-científico. Felicidades, como siempre, una cátedra.

  • Leandro dijo:

    Impactante esa capacidad del científico para explicar qué es un virus con un lenguaje sencillo y para hacer una genial comparación con la realidad que vivimos día a día. Evidentemente esta administración estadounidense apuesta por el aislamiento y se opone decididamente a aquella política denominada "pueblo a pueblo" que pensaba que si había un intercambio entre el pueblo estadounidense y el cubano, el pueblo cubano, contagiado, se iría como los niños de Hamelin tras el flautista del Norte. Por lo visto la preocupación trumpina radica en que han descubierto que el pueblo cubano tiene los antivirus necesarios y el contagio lo sufriría el pueblo norteño. Pero tampoco la Cuarentena podrá ser eterna. En este mundo globalizado tarde o temprano caerán los muros y aquel pueblo se "contagiará" con las verdades que emanan de esta isla que ha decidido ser independiente y soberana.

    • Chirolde dijo:

      Saludos Leandro, creo lo mismo, miedo al contagio de humanismo y humildad de los cubanos, miedo a las ideas, miedo a la verdad, miedo , en fin a la realidad que derriba mentiras y une a los buenos, a los de altura, a los dignos, ESA ES CUBA, UN VIRUS DE VIDA, SALUDOS

  • Luis dijo:

    Exactamente, el temor al contagio, esa es la razón por la que por décadas se han empeñado en el aislamiento.

  • HECTOR Y EL HERMANO dijo:

    Dos asuntos profesor de transcendental importancia actual y estratégica para todos, y en especial para nosotros los cubanos. Apoyando su magnífico artículo profesor, tratare desde otro punto de vista poner en desarrollo algunos elementos del contexto que ambos asuntos aportan a los complejos retos que tenemos por delante.
    El futuro siempre es en positivo, es imposible visualizar futuro en negativo, pero la realidad es que no solo el bombardeo de retos a que siempre estamos sometidos, sino la forma y momento coincidente en que estos se presentan ante nosotros, haciéndonos percibir “la realidad la mayoría de las veces como una sensación de retroceso, confusión, complejidad y caos que ofusca” el análisis frio y calculado que exige cada momento ante complejidad de tales obstáculos. Visualizar el desarrollo en cada contexto, tomándolo como una oportunidad, nos ayudara mucho más en los análisis en esa batalla por encontrar variantes y soluciones adecuadas a cada reto y problema, el actual y complejo contexto no es una excepción.
    El coronavirus es algo muy serio, de efecto global, estamos mirando hoy solo la punta del iceberg, no es una gripe, su efecto sobre todo, en particular sobre la economía mundial podría ser similar al de una crisis económica financiera, máxime que su aparición coincide con situaciones que se venían arrastrando y agravan el escenario internacional. Es un virus que inicialmente se manejó con un periodo de incubación entre 5 días, después se elevó a14 y ahora se estima en 24. Un fenómeno que tiene paralizada a la segunda economía mundial, ciudades enteras en cuarentena, suspendido el transporte de todo tipo, las clases, el trabajo. China con mucha seriedad y profesionalidad esta asumiendo ejemplarmente su rol, pero la economía se deprime. Un decrecimiento para la economía mundial para el actual año 2020 no creo que sea noticia nueva para nadie. Aunque hoy las bolsas de valor exhiben recuperación y números crecientes, que solo demuestra que las bolsas son magia, una muestra de que las bolsas se recuperan por manos grandes, donde se especula con empresas sobre valoradas artificialmente, un puro espejismo. Pero la realidad es que los índices reales de la economía dicen lo contrario, decrecen, como son los índices de comercio y transporte marítimo y la producción de metales. En China todo está detenido. Unido a esto, los acuerdos de la guerra comercial entre las dos potencias más grandes, dejan al resto de la economía mal paradas y desprotegidas, favoreciendo solo a los Estados Unidos. Esa capitulación beneficia a los planes de los Estados Unidos, ellos ahora iniciaran como según da etapa la guerra comercial contra la Unión Europea, una unión muy debilitada, donde sus dos locomotoras Alemania y Francia están en contradicción y con una pérdida notable de mercado producto del Brexis. El euro se debilita ante el dólar americano que sigue fortaleciéndose. El dólar que es más del 60% de las reservas de divisas del mundo, es el beneficiado, mientras más aumenta el riesgo, la incertidumbre, bien por la guerra comerciales, el coronavirus, aumenta el valor del dólar, cuando más aumenta el riesgo más se refugian el en el dólar. La unión europea en su guerra comercial contra los Estados unidos solo puede capitular. La economía norteamericana que exhibe los mejores datos en el escenario internacional, el menor paro, el mayor crecimiento. Ese contexto internacional favorece sin dudas la reelección Donald Trump. No es lo que quisiera, mi favorito es Bernie Sanders, pero mis deseos no cuentan, no es lo importante en el análisis, lo emotivo no nos deja ver la realidad tal y como es. En el concierto norteamericano el actual contexto favorece más a los nacionalistas como Donald Trump que a los que miran el mundo de una forma más global como algunos demócratas.
    Nuestro proyecto de desarrollo en las actuales circunstancias internacionales se enfrentara en este 2020 a grandes obstáculos, debemos prepáranos, aceptando y asimilando esta realidad muy matizada por la agresividad de un año electoral de los Estados Unidos. Después de noviembre, no tengo dudas en lo absoluto, se abrirán muchos puntos comunes para un desarrollo más civilizado que el actual, entre las dos naciones vecinas. La paciencia debe ser una actitud, clave en una negociación, mientras nos mantenemos firmes trabajando.

  • Trocha R dijo:

    Práctica y elocuente explicación que llega a todos. Gracias por darnos a conocer las bases de cómo se activa un virus.

  • HECTOR Y EL HERMANO dijo:

    Dos asuntos de transcendental importancia actual y estratégica para todos, y en especial para nosotros los cubanos. Apoyando su magnífico artículo profesor, tratare desde otro punto de vista poner en desarrollo elementos del contexto que ambos asuntos aportan a los complejos retos que tenemos por delante.
    El futuro siempre es en positivo, es imposible visualizar futuro en negativo, pero la realidad es que ese bombardeo de retos a que siempre estamos sometidos, unido a la forma y momento coincidente en que estos se presentan ante nosotros, nos hacen percibir “la realidad como una sensación de retroceso, confusión, complejidad y caos que ofusca” mucha veces el análisis frio y calculado que exige cada momento ante complejidad de tales obstáculos. Visualizar el desarrollo en cada contexto, tomándolo como una oportunidad, nos ayudara mucho más en los análisis en esa batalla por encontrar variantes y soluciones adecuadas a cada reto y problema, el actual y complejo contexto no es una excepción.
    El coronavirus es algo muy serio, de efecto global, estamos mirando hoy solo la punta del iceberg, no es una gripe, su efecto sobre todo, y en particular sobre la economía mundial podría ser similar al de una crisis económica financiera, máxime que su aparición coincide con situaciones que se venían arrastrando y agravan el escenario internacional. Es un virus que inicialmente se manejó con un periodo de incubación entre 5 días, después se elevó a 14 y ahora se estima en 24. Un fenómeno que tiene paralizada a la segunda economía mundial, ciudades enteras en cuarentena, suspendido el transporte de todo tipo, las clases, el trabajo. China con mucha seriedad y profesionalidad está asumiendo ejemplarmente su rol, pero la economía se deprime. Un decrecimiento para la economía mundial para el actual año 2020 no creo que hoy sea noticia nueva para nadie. Aunque las bolsas de valor exhiben recuperación y números crecientes, una ficción que solo demuestra que las bolsas son magia, una muestra de que las bolsas se recuperan por manos grandes, donde se especula con empresas sobre valoradas artificialmente, un puro espejismo. Pero la realidad es que los índices reales de la economía dicen lo contrario, decrecen, como son los índices de comercio y transporte marítimo y la producción de metales. En China todo está detenido. Unido a esto, los acuerdos de la guerra comercial entre las dos potencias más grandes, han dejado mal parada al resto de la economía, muchos mercados quedan desprotegidos, favoreciendo solo a los Estados Unidos. Esa capitulación beneficia a los planes de los Estados Unidos, ellos ahora iniciaran como segunda etapa la guerra comercial contra la Unión Europea, una unión muy debilitada, donde sus dos locomotoras Alemania y Francia están en contradicción y con una pérdida notable de mercado producto del Brexis. El euro se debilita ante el dólar americano que sigue fortaleciéndose. El dólar que es más del 60% de las reservas de divisas del mundo, es el beneficiado. Mientras más aumenta el riesgo, la incertidumbre, bien por las guerras comerciales, el coronavirus y otros, aumenta cada vez más el valor del dólar, cuando más aumenta el riesgo más economías y empresas se refugian el en el dólar. La unión europea en su guerra comercial contra los Estados unidos solo puede capitular. La economía norteamericana que exhibe los mejores datos en el escenario internacional, el menor paro y el mayor crecimiento, es la beneficiada. Ese contexto internacional favorece sin dudas la reelección Donald Trump. No es el candidato que quisiera, mi favorito es Bernie Sanders, pero mis deseos no cuentan, no es importante en el análisis, lo emotivo nubla la vista y no nos deja ver la realidad tal y como es. En el concierto norteamericano el actual contexto internacional favorece más a los nacionalistas como Donald Trump que a los que miran el mundo de una forma más global como algunos demócratas.
    Nuestro proyecto de desarrollo en las actuales circunstancias internacionales se enfrentara en este 2020 a grandes obstáculos, debemos prepáranos, aceptando y asimilando esta realidad muy matizada por la agresividad de un año electoral de los Estados Unidos. Después de noviembre, no tengo dudas en lo absoluto, se abrirán muchos puntos comunes para un desarrollo más civilizado entre las dos naciones vecinas. La paciencia debe ser una actitud, clave en una negociación, mientras nos mantenemos firmes trabajando.

Se han publicado 10 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Luis A. Montero Cabrera

Luis A. Montero Cabrera

"Es Doctor en Ciencias. Preside el Consejo Científico de la Universidad de La Habana. Miembro de mérito y coordinador de ciencias naturales y exactas de la Academia de Ciencias de Cuba."

Vea también