El quietismo no hace un 26

La mejor lección para la historia cubana del 26 de julio de 1953 es que aquel se convertiría en el primero de muchos asaltos pendientes. Pocas veces advertimos que en la muralla de aquellos cuarteles no se batieron únicamente el ejército batistiano y representantes de la Generación del Centenario, sino además dos Cuba, que todavía siguen en disputa en una nación tan joven.