Imprimir
Inicio » Opinión, Medio Ambiente  »

Hacer lo mejor por La Habana desde el barrio, y una alerta importante

| 52

El jardín de Armando, en el edificio cita en Avenida Camagüey esquina a Pastora, Consejo Armada, Cerro. Foto: Néstor del Prado/ Cubadebate.

Ya estamos acercándonos a noviembre del 2019, mes en que llegaremos a los 500 años de la fundación de La Habana; y voy a compartir con los cubadebatientes un ejemplo digno de divulgar. Un vecino de un edificio multifamiliar de la calle Camagüey, del municipio Cerro, ha creado con sus manos, tenacidad e inteligencia, un lindo jardín que es motivo de admiración de todos los vecinos y transeúntes. También hablaremos de un asunto de gran importancia para la salud pública y ambiental.

Una ciudad se puede y debe embellecer en lo material, en lo funcional y en lo espiritual. Yo propongo extender el lema de además de hacer lo más grande hacer lo mejor por La Habana. No siempre lo más grande resulta ser lo mejor. Considero que al arribar a las celebraciones del próximo noviembre, tendremos algunos problemas cruciales resueltos, otros en proceso y algunos en proyecto. Lo más importante es que las soluciones sean efectivas y se mantengan; y que se produzca un contagioso y encomiable movimiento sociocultural.

En lo que va de año hemos conocido de aperturas o reaperturas de importantes instituciones de la gastronomía y servicios recreativos; bienvenidas sean y que las cuidemos para que se mantengan bellas y funcionales. Para complementar esas obras debemos lograr que en cada barrio y Consejo Popular se desarrollen iniciativas, ahí está una genuina participación popular.

Entrando en el sencillo pero generalizable ejemplo que voy a divulgar, digo que el vecino se llama Armando Seara; es un experimentado constructor ya jubilado aunque no retirado, que desde hace más de un año ha cultivado un bonito jardín en la zona proximal de su apartamento, y también atiende la zona distal, muy cerca de la ubicación de los dos contenedores de desechos sólidos.

El vecino Armando Seara, con sus herramientas y su tiempo no solo atiende lo que pertenece al
edificio. Foto: Néstor del Prado/ Cubadebate.

Sabemos que por el reglamento de la administración pública, la franja de tierra más cercana al edificio debe ser atendida por los vecinos, mientras que la más cercana a la calle le corresponde a los servicios comunales. Para decirlo en lenguaje médico la proximal es de los vecinos y la distal de comunales.

Es un fenómeno de las grandes urbes y en especial de la ciudad capital, que se descuide el cultivo ornamental en los barrios, que se descuide la higiene ambiental, que se pierda o no se haga nacer la identidad cultural de los Consejos Populares en que se organizan los municipios.

Armando no solo ha sembrado y diseñado de manera llamativa el jardín, sino que promueve la educación popular. Yo he visto jardines tan bonitos como este en otros edificios, pero protegidos por cercas perimetrales altas. Lo curioso de este es que con una cerca de menos de 40 centímetros de alto se mantenga bien conservado, en buena medida por el respeto que inspira.

El jardín de Armando, en el edificio cita en Avenida Camagüey esquina a Pastora, Consejo Armada, Cerro. Foto: Néstor del Prado/ Cubadebate.

En ese edificio, hay ocho entradas a los diez apartamentos que como regla tiene cada una de ellas. Los parterres en las otras entradas no se parecen al de Armando, algunos, incluso, han sido víctimas de la mala práctica establecida de  que cuando se reparan las conexiones hídricas, se abren grandes zanjas y rompen aceras que luego no se restauran.

Felicidades para Armando y para todos los que lo apoyan.

Pasemos a la alerta anunciada

De poco valdría la iniciativa por embellecer si no le damos prioridad al saneamiento ambiental, a la eliminación de salideros de agua potable o de aguas albañales, algo mucho más grave.

Muchos edificios de nuestra capital, están enfermos.

¿A qué se llama síndrome del edificio enfermo?

El síndrome es el conjunto de síntomas que provoca un inmueble sobre las personas que habitan o trabajan él. Generalmente se atribuye a la contaminación del aire que circula en su interior, con sustancias químicas tóxicas y con agentes biológicos patógenos.

En principio no se trata de un problema grave que vaya más allá de un malestar temporal que reduce la capacidad de las vías aéreas o neurológicas de las personas, pero en casos extremos puede agravar alguna patología.

El hecho de que muchas de las sustancias tóxicas estén en el hogar o en locales de trabajo, como contaminantes, redunda en la importancia de actuar en este ámbito.

Los síntomas pueden ser:

  1. Síntomas nasales: irritación de la nariz, mucosidad abundante, sequedad nasal, congestión, trastornos del olfato y tos.
  2. Molestias oculares: irritación, cansancio, escozor y enrojecimiento ocular.
  3. Dolores de garganta: también origina irritación, sequedad, ronquera, inflamación o enrojecimiento de la garganta.
  4. Alteraciones cutáneas: irritación y escozor en la piel.
  5. Dolores de cabeza, náuseas, vértigos, fatiga mental o somnolencia, dificultades para concentrarse, alergias.

Los vecinos de este edificio desde hace muchos años han venido planteando a todas las instancias los serios problemas que se confrontan y que, no tengo duda, conllevan a catalogarlo como “edificio enfermo”.

El delegado del Poder Popular es un cubano de los que le dicen al pan, pan, y al vino, vino. Pero no basta su tenacidad, hay que lograr conciencia de la gravedad del problema.

Propongo que las autoridades encargadas de la salud ambiental y la higiene de nuestra ciudad indaguen sobre cuántos edificios enfermos tenemos, ya sean residenciales o institucionales, no con el objetivo de afligirnos, sino de tomar conciencia y emprender acciones concretas para aplicar las soluciones necesarias y suficientes.

Agradezco a la MSc. Mercedes Fernández García, profesora de Química de la Facultad homónima, de la Universidad de La Habana, por su colaboración en los conceptos publicados.

Muchos cubanos hemos nacido en otras provincias cubanas, pero ya llevamos el doble, el triple y hasta el cuádruple de años viviendo en La Habana, no dejamos de ser y sentir por el lugar en que nacimos, pero tenemos el deber como habaneros, de hacer lo más grande y lo mejor por nuestra ciudad capital.

El mayor éxito de las celebraciones de noviembre, en mi modesto entender, radicará en continuar a partir de entonces, con mayores bríos y efectividad en extender la “ciudad maravilla”, a los 15 municipios de la capital de todos los cubanos.

Se han publicado 52 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Nestor del Prado Arza dijo:

    Consideró que tenemos excelentes comentarios con razonamiento y proposiciones atinadas. Algunos muy polémicos como la eliminación de los contenedores para la basura. Una vez escuché hablar de la ingeniería en basura o desechos sólidos. Es un asunto de gran prioridad. La ciencia la tecnología y la innovación debe ser puesta en acción.

  • Nestor del Prado Arza dijo:

    Entiendo a quienes se expresan con pesimismo porque llevan mucho tiempo esperando por la solución efectiva al problema individual o colectivo. Pero llamo a la reflexión a quienes son pesimistas casi por naturaleza. Todo tiempo futuro tiene que ser mejor como nos inculcó Julio Antonio Mella.

    • Pioneer dijo:

      Y lo será profe , de eso no tengo la menor duda , solo basta con que entendamos cuáles son nuestros males, los cuales repito que son de fondo , y los resolvamos.

  • Yaremis dijo:

    Recuerdo cuando niña que se convocaba un trabajo voluntario, todos o casi todos estábamos presentes. Nuestra ciudad, la comunidad, el barrio, necesita unidad y conciencia de que el lugar donde vivimos debe estar limpio y cuidado. Tenemos que trabajar e inculcarle a nustros hijos y a muchas personas adultas que hay que cuidar la higiene de la ciudad como mismo lo hacemos en nuestras casas. No he tenido el placer de conocer otras Provicias de nuestro país, pero si he visto en reportajes, fotos y comentarios de la gente, la belleza y limpieza de otras provincias.
    Hay que poner multas por echar basura en las calles, retomar la recogida de materias primas por los CDR, en las escuelas. Hacer Festivales de Materias Primas, no sé, crear acciones para mejorar nuestro ambiente, nuestra ciudad.
    Todavía recuerdo las imágenes de la recuperación cuando el tornado y me emociono, pues la unidad del pueblo y del gobierno fue bella. Entonces tratemos de hacer lo mismo con el cuidado de nuestra ciudad.

  • Jose Bryan dijo:

    Profesor Nestor, muy interesante el artículo, desarrollar la conciencia es un proceso de años. En algún momento de nuestra historia reciente, los mecanismos educacionales que fortalecían y sustentaban esta maravillosa y productiva forma de pensar (a la cual me sumo), han ido mermando a lo largo de toda la isla, con un pico de incidencia mayor precisamente en la capital de todos los cubanos. Es una lástima que la mayoría de los que visitamos cubadebate somos precisamente las personas que sentimos y sufrimos el problema, somos los que cargamos la basura en la mochila por tal de no contaminar el entorno. Qué debemos hacer para que este artículo no solo se quede entre los cubadebatientes, cómo hacerlo extensivo y potable para los que aun no han desarrollado la conciencia, según la psicología y psiquiatría, los trastornos de personalidad son difíciles de mejorar después de los 18 años de edad, en que esta se estructura finalmente. Imagino que las indisciplinas sociales de igual modo, si no se logra educar antes de esta edad pues sencillamente se hace mucho más difícil trabajar sobre ellas. Luego insentivar y lograr el entusiasmo es otra tarea. Recuerdo cuando era niño en los 80, se respiraba un entusiasmo contagioso, los vecinos adornaban la cuadra, la alegría colectiva reinaba en las fiestas de los CDR. Todos cuidábamos y los que no lo hacían eran la excepción, no la regla. Aramando el jardinero, debe ser un hombre feliz, se siente útil, sin dudas es la clave para encontrar la felicidad. Un saludo profe y también para Armando que siga así.

  • HECTOR Y EL HERMANO dijo:

    Coincido con sus comentarios profesor, quizás un poco más atrevido, yo le pondría un apellido concreto al término ciencia para ser más específico, las ciencias SOCIALES. Para salir de una crisis y una agresión externa como la que vivimos, hay que arrastrar nuestra sociedad a ese propósito, eso es lo primero para tener éxito en el socialismo. Pero para lograr eso hay que modificar primero el actuar de la pieza clave de nuestra sociedad, el dirigente. Hay que despojarlo del encadenamiento que sufre por parte de sus emociones, desterrando la improvisación, para ello es obligatorio buscar apoyo científico, las ciencias sociales son el medico que necesitamos. En la actual modernidad, toda gestión en el mundo, empieza y termina en las ciencias sociales. Necesitamos alfabetizar a nuestras estructuras de dirección primero, recurrir a un médico, asesorando y enseñando a ver otros ángulos, los más importantes para enfrentar los actuales retos sociales, iniciando por cada estructura de dirección, desde el primer nivel del país, pasando por las organizaciones de masas, CDR, Sindicatos, empresas, establecimientos, consejos populares y gobiernos municipales. Ampliando la visión con una psicología de dirección diferente. En determinados momentos, todos hemos tenido la impresión de que la vida sólo conoce dos estados: el triunfo o el fracaso. Cuando triunfan, los individuos se inclinan a pensar que pueden lograr todo lo que se propongan; las organizaciones, las empresas, el país descubren y logran todo por delante, encuentran con que atraen inversiones con mayor facilidad que antes, cambian totalmente la percepción. Sin embargo, cuando un individuo, un barrio o una organización se ven marcados por el fracaso, les resulta difícil creer que exista otra situación posible para ellos: el primero se ve abocado a la depresión, mientras que la segunda puede llegar a experimentar una recesión que se prolongue durante décadas.
    Todo individuo u organización pueden verse envueltos en una dinámica que les lleve a uno de estos dos estados. En ambos casos, el factor que ejercerá una influencia decisiva será la confianza o la ausencia de esta, sólo la confianza evita que un infortunio nos convierta en derrotados y permite resistir los duros golpes que a veces proporciona la realidad. La confianza es el nexo que une las expectativas con el rendimiento, las inversiones con los resultados; es el elemento que hace sencillo tomar el control de las circunstancias.
    Todos, individuos, barrios, equipos de trabajo, empresas, economías o naciones triunfan gracias a la confianza que sienten en sí mismos o, por el contrario, se hunden fundamentalmente porque carecen de ella. De ahí que el principal desafío de los líderes consista en desarrollar y robustecer la confianza como anticipadora del éxito. Las ciencias sociales tienen que pasar a jugar un papel determinante, sin ellas no se resolverán los actuales retos, ellas junto a nuestro Presidente, para asesorar científicamente y mostrar correctamente el camino para el viraje que necesita nuestra sociedad, lo primero es rescatar a confianza, empezando por todas las estructuras de dirección, una alfabetización para potenciar nuestras enormes fortalezas en lo social. Fidel a eso le llamo, batalla en las ideas, él lo concentro principalmente en los jóvenes, ahora nos toca llevarlo a toda la sociedad, el punto de partida por donde debemos iniciar es el sistema de dirección actual. Muy importante profesor que usted siga escribiendo y abordando estos temas en este sitio, usted es una motivación viviente, para abordar de forma diferente los actuales retos, ayudaría a crear una nueva cultura en los directivos, no olvide que nadamos contra corriente, nadamos profesor contra la fuerza brutal y aplastante que tiene en la formación de una idea la percepción en el ser humano, por eso no hay otra alternativa, hay que retomar la batalla en las ideas de Fidel, el cambio está en las ideas, ahora acompañada con las ciencias sociales.

    • Nestor del Prado Arza dijo:

      Estimado amigo muy buenos ambos comentarios. Eres un predicador consecuente del papel del líder, de la combinación de razón y emoción, de la educación y de la ciencia. Nos debemos un encuentro y tal vez tu participación en algo de lo que organizo desde gecyt. Espero que pronto pueda estar yo recuperado para tales propósitos. Un abrazo

  • El Halcon dijo:

    Nada se puede lograr si lo dejamos a la espontaneidad. Para que haya limpieza y belleza en la Habana hace falta un ejército de trabajadores dedicados a ese fin todos los dias porque todos los dias hay que sembrar, resembrar, REGAR, podar, recoger basura, limpiar, reparar daños y a ese ejército hay que pagarles y darles recursos, La Habana no es de los turistas es de los cubanos y los habanerosn en la calle 42 en Playa se hicieron jardines no hace mucho tiempo y luego nunca mas se atendieron, no se les echó agua a las plantas y en pocos días todo el trabajo se perdió. Quién fue el culpable ?

  • Maria Cristina dijo:

    Y que se debe hacer con la contaminación sonora, llevo 9 años quejándome a todas las instancias por los excesivos niveles de ruido que recibo de la instalación contigua a mi vivienda y nunca he recibido una respuesta de todas las instituciones a las que he escrito, por el contrario cada día se le da más propaganda al lugar por los medios de comunciación como el Canal Habana, de esta Habana que va a cumplir 500 años y debemos cuidar. Le pregunto profesor, el cumplimiento de la ley es para llenar un espacio televiso,hacer un sport, o debe ser cumplida tanto por los ciudadanos o las instituciones.

  • villanueva dijo:

    Conozco el edificio desde que no existía, porque resido cerca de el desde 1957y he visto la formidable labor de este compañero, ademas muy respetuoso, de lo cual pudiera vivir sin dificultades; pero lo hace por su cultura de lo bello y lo necesario para cultivar, ademas de las plantas los buenos modales y el respeto hacia los demás y en especial entre vecinos, algo que se ha perdido bastante en el barrio a partir de la entrada en el de los "nuevos ricos" o los superdirigentes que, por estar tan atareados no pueden saludar a nadie, cuando están cerca de uno sacan el celular para hablar con alguien o así. El no solo ha dado una nueva imagen a su escalera en la entrada, sino el ejemplo de lo que puede hacerse; pero porque todo lo que las instituciones estatales no quieren hacer, con cualquier pretexto, lo deben hacer los CDR. En nuestra zona la recogida de basura no es periódica, en esa misma calle el chapeo de los parterres ocurre cuando esta cerca la rendición de cuenta del delegado, o porque este debe hacer la gestión como si esta actividad no fuera periódica o programada, por que a este compañero no lo ha visitado ya Comunales del Cerro y lo contrata, aunque sea como asesor. saludos

  • Minerva Morera dijo:

    Armando Seara es una persona increíble, con un alto espíritu de trabajo y abnegación x los demás, mis felicitaciones, su capacidad de trabajo y contribución con la comunidad es digno ejemplo s seguir.

Se han publicado 52 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Néstor del Prado

Néstor del Prado

Profesor de Matemática, técnicas de dirección y creatividad. Especialista en Gestión del Conocimiento y Desarrollo en GECYT-CITMA. Socio de Honor de la Sociedad Cubana de Matemática y Computación.

Vea también