Imprimir
Inicio » Opinión, Cultura  »

Balas ominosas contra José Martí (A propósito de una película en realización)

| 98

En lo más profundo, y atendiendo a su pensamiento, no es exacto decir que José Martí murió de balas españolas. Él mismo supo diferenciar al pueblo español humilde del sistema que lo oprimía al igual que al cubano. Conocedor de la naturaleza humana, tuvo en cuenta la heterogeneidad de España, y del mundo, y así como desde su infancia repudió a compatriotas traidores, alabó la presencia de españoles en las luchas por la libertad de Cuba.

Para ser fieles a su ideario, y a la verdad, lo pertinente sería decir que lo mataron balas colonialistas: de una metrópoli carcomida y dispuesta a someterse a los designios de la potencia imperialista que emergía en la América del Norte, antes que aceptar la independencia que Cuba merecía y estaba en camino de alcanzar. Él lo previó, y su acierto se confirmó en 1898, cuando la Corona hispana se humilló ante la intervención de los Estados Unidos y se hizo cómplice de que ese país se apoderase de Cuba y de Puerto Rico.

La consumación de la tragedia que Martí había tratado de impedir a tiempo, dio paso a la República proclamada el 20 de mayo de 1902, que nació maniatada con la injerencia militar y la Enmienda Platt impuestas por los Estados Unidos, país que tuvo cómplices vernáculos como los había tenido la España monárquica. De entre los autonomistas y anexionistas del siglo XIX, y de quienes han venido dándoles continuidad desde entonces, surgieron y no han dejado de surgir servidores del imperialismo, antimartianos por definición.

Ya en vida de Martí no faltó el cubano que actuase en su contra, como el Enrique Trujillo que, celoso de su grandeza, promovió intrigas a las que él siempre respondió desde su altura ética, ya fuera con el silencio —sabía que lo defendía su vida— o como la vez en que, acusado por Trujillo de haber estado murmurando de él, le contestó que no murmuraba de nadie, y que, en todo caso, vería si podía levantarlo hasta su estimación para luego darle una bofetada. Hubo incluso quien, mal aconsejado, intentó matarlo, y él se opuso a que lo castigara. Con una conversación le demostró que había actuado erróneamente, inducido por otros a cometer el homicidio, y aquel que estuvo a punto de ser su asesino fue luego combatiente en las filas mambisas.

A raíz de la muerte de quien se ganó el calificativo de Apóstol por su entrega a la liberación de la patria, un cubano que servía de práctico a las tropas españolas se jactó de haberle dado el tiro de gracia. Acaso mintió, pero para condenar su actitud bastaría que lo hubiera dicho, máxime si lo hacía como un alarde dirigido a ganar méritos ante los enemigos de su patria. Aunque a la inmensa mayoría del pueblo cubano lo ha caracterizado el patriotismo revolucionario, hayan sido o no hayan sido reales, las del práctico no serían las últimas balas salidas de otros cubanos contra Martí, aunque no fueran balas físicas.

Aquel burdo traidor era rústico, pero también hubo apátridas ilustrados. Un miembro de la asamblea en que, a pesar de la digna negativa de verdaderos patriotas, se constituyó una república atada por los designios de la potencia intervencionista, expresó contra Martí un odio también repugnante. Se negó a contribuir a la colecta popular que estaba en marcha para dotar a doña Leonor Pérez de una casa donde vivir, y dijo que no ayudaría a la madre de quien, según él, había sido el hombre más funesto que había tenido Cuba.

Para colmo, ante el rechazo de asambleístas que no estaban dispuestos a tolerar semejante afrenta, se impuso el formalismo que autorizaba al apátrida a expresarse de tal modo porque esa era su opinión personal. Muy torcida tiene que ser una república que se asiente sobre tales argucias y permita que sus pilares sean calumniados. Pero esa no es la Cuba que se construye desde que en enero triunfó una Revolución que ya durante la lucha armada proclamó a Martí como su mentor, para orgullo del pueblo que en rotunda mayoría la hizo suya y la defiende.

Enemigos de la Revolución se han dado inútilmente a urdir falsedades con que simular que Martí les pertenece —es también una forma de afrenta, y no la más leve— o para tratar de mellar su filo revolucionario, cuando no para denigrarlo abiertamente. Un ejemplo de esta última variante lo dio quien, radicado en el exterior y empeñado en deslegitimar los fundamentos ideológicos de la Revolución Cubana, terminó percatándose de que se hallaban en Martí, y lanzó contra él su rabia.

Posiciones similares las han protagonizado quienes, incluso dentro del país en uno de los casos, se han desbocado tratando de reducir a Martí a la nada —de convertirlo en aire inútil, no el aire vital que él trasmite como aliento a su pueblo— o acusándolo de hipócrita, racista, antiobrero y otras “maravillas”. Los promotores de tan dolosas maniobras, condenados al fracaso, siguen criterios “posmodernos” según los cuales la historia es un mero relato o simulacro, pero cuentan con que, si lograsen borrar a Martí, minarían gravemente los pilares históricos de Cuba.

Aunque se le venera justamente no solo en este país, resulta natural que aquí la veneración por Martí sea masiva y tenga la marca de lo sagrado, no en abstracto, sino en vínculo profundo con un proyecto de salvación nacional. Eso mismo pudiera explicar que, al parecer, los mayores y más encarnizados insultos contra él los han lanzado unos poquísimos hijos de Cuba, incapaces de identificarse con el modo de significación directa que para cubanos y cubanas tiene la continuidad entre Martí y la Revolución.

De ahí el afán de quienes intentan desconocer la altura del héroe, con lo que, si algo revelan además de miseria política y moral, y conciencia de su propia frustración, es ignorancia, no una ignorancia cualquiera, sino voluntaria, que no se explica ni por deficiencias que pueda haber habido en la enseñanza de la historia. Ni siquiera se fijan en voces representativas del imperio, al cual de hecho ellos sirven al revolverse contra la nación cubana, que intentan tergiversar el pensamiento de Martí, apropiarse de él. Para eso lo citan dolosamente —como hizo, cuando era césar, el Barack Obama que en eso, y probablemente en otros asuntos, fue menos ignorante y torpe que ellos—, y necesitan parecer que no lo desconocen, y que lo respetan, y explícitamente no lo ofenden, aunque lo hagan con solo mencionarlo.

Abiertamente ofenden a Martí quienes hoy son continuadores de aquellos que él impugnó en su discurso del 26 de noviembre de 1891: “Por supuesto que se nos echarán atrás los petimetres de la política, que olvidan cómo es necesario contar con lo que no se puede suprimir, —y que se pondrá a refunfuñar el patriotismo de polvos de arroz, so pretexto de que los pueblos, en el sudor de la creación, no dan siempre olor de clavellina”. Ese es el discurso conocido por el espíritu que lo recorre y se concentra en el lema final: “Con todos, y para el bien de todos”, aunque de punta a cabo revela la comprensión, por el propio Martí, de que no todos estaban dispuestos a ser parte de esa totalidad. También por esa luz sigue siendo el mentor de Cuba.

En todo eso pensaba el autor de estas notas a propósito de una de las películas concebidas para ser presentada este año en la Muestra Joven que desde 2001 auspicia el Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC). La productora del filme, quien no pertenece al Icaic, ha difundido en Facebook palabras suyas y un diálogo de la película, que muestran un desfachatado irrespeto a Martí.

Especialmente el diálogo es de una grosería a la que no había llegado ninguno de los más enconados detractores de Martí, y si algo revela no es precisamente agudeza conceptual ni tino artístico, lo que tampoco se aprecia en las palabras de la productora. Nada tienen esos textos del rigor que se requiere para acercarse por cualquier camino a una figura de la relevancia histórica y afectiva que tiene el Apóstol, a quien nadie que se respete a sí mismo, o a sí misma, ultrajaría de ninguna manera.

El irrespeto en que incurre el referido diálogo —en cuya difusión difícilmente quiera participar alguien que se respete— merece un rechazo que nada tiene que ver con normas como las implantadas en monarquías donde, imposición de autoridad por medio, se permite ser irrespetuoso con casi todo, pero no con la Corona, urgida de tal protección para acallar las críticas y reprobaciones, a menudo graves, que merece. El respeto que vale exigir para el tratamiento de Martí es el que él se ganó con su entrega a la lucha emancipadora, con la altura extraordinaria de su obra escrita y en actos, con su inquebrantable coherencia ética entre pensamiento, palabra y acción, y hasta con una fineza que sigue siendo ejemplar y convoca a seguirla.

Muy mal estaría el ICAIC, o cualquier otra institución cultural del país, si cediera a la supuesta libertad de expresión válida para denigrar y poner en solfa los más altos valores e ideales de la patria. Muy mal estaría la nación si, chantajeada por maniobras de sus enemigos —que nunca le perdonarán su decisión de no acatar las presiones con que han intentado aplastarla, empeño al cual no renuncian—, se amarrara las manos para no poner freno a lo que deba ser frenado. Muy mal estaría Cuba si el concepto de juventud se confundiera con el derecho a la irreverencia y a cometer actos de lesa patria.

Si es joven la Muestra en que los realizadores de la película aludida pretendían que esta se presentara, no es nueva la saña antimartiana de algunas personas nacidas en Cuba, y de otras. Y la juventud, si de arte e ideología se trata, lo es más por razones de esencia que cronológicas. Al día siguiente del discurso ya citado, Martí pronunció otro que lecturas superficiales pudieran considerar el más excluyente de los suyos: el que se conoce como “Los pinos nuevos”, expresión tomada del texto, donde no tiene la connotación generacionalista que a menudo se le ha atribuido.

Quien, estando a la altura de los tiempos, rechazaba a los neómanos desorientados, no alababa de preferencia a la juventud en sentido etario, sino a la que viene de abrazar lo fundacional nuevo. Para hablar del ímpetu con que debía fomentarse en su tiempo el movimiento patriótico cubano, se refirió a “los racimos gozosos de los pinos nuevos” que brotan por entre los troncos de un pinar quemado que había visto en su camino hacia Tampa, y exclamó: “¡Eso somos nosotros: pinos nuevos!”.

Para apreciar el contenido de ese nosotros, debe tenerse en cuenta que lo incluía no solamente a él, entonces con treinta y ocho años, sino también a todos los que abrazaban el nuevo plan revolucionario: desde ancianos mucho mayores que él, y que Máximo Gómez incluso, hasta jóvenes y adolescentes. Si para ser verdaderamente joven no basta tener pocos años, tampoco tener una edad avanzada es razón para devaluar a nadie.

En cuanto a Martí, sigue enérgico, vigente y fundador cuando ha pasado bastante más de un siglo de su caída en combate, y así continuará siendo. Acaso lo previó él mismo cuando, libre de soberbia y vanidad, vaticinó: “Mi verso crecerá: bajo la yerba/ Yo también creceré”, a lo cual añadió algo que vale recordar aquí, aunque él no estuviera pensando en su grandeza personal, sino en la del universo: “¡Cobarde y ciego/ Quien del mundo magnífico murmura!”. Tuvo toda la autoridad moral para decir de sí mismo: “Y yo pasé sereno entre los viles”.

En cuanto a la salvaguarda, la defensa y la veneración de su legado, no vivimos en una república maniatada por el imperio, en la que, aunque la mayoría del pueblo rechazara actos tales, los gobernantes —de esencia antimartiana, salvo honrosas excepciones— toleraban ultrajes como el perpetrado por marinos estadounidenses al monumento que le rinde homenaje al Apóstol en el Parque Central habanero. Vivimos en una república revolucionaria, a despecho del imperio que le ha causado muchísimo daño, pero ha fracasado en el afán de derrocarla con el auxilio de cómplices y lacayos. A estas alturas y en un tema tan serio, ¿cabrá hablar de ingenuos, como pudo ocurrir en el caso del equivocado que intentó envenenar a Martí? Otros venenos y proyectiles ominosos hay.

(Tomado de Cubarte)

Compartir

Se han publicado 98 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Sandri dijo:

    Gracias Luís, muy esclarecedor su artículo

  • MANOLOGLEZ dijo:

    Yo repudio desde lo mas profundo de mi pensamiento a esos desalmados que fueron contra nuestro Martí en ese desafortunado texto.
    En la carcel es donde deben estar y no en una pequeña sala de 24 sillas.
    Ni los mas encarnizados enemigos se atrevieron a tanto.
    Sólo esa tamaña ofensa es comparable a los marines yankis del Parque Central.

  • rogiro dijo:

    Muy buen artículo, lo único que no me gusta es que al final le sirve de publicidad a la dichosa peliculita.

  • Rafael Andres Alvarez Fernandez dijo:

    Muy acertada su valoracion, Marti es savia sagrada de este pueblo, estimulo moral, referencia obligada cuando de valores morales se habla, es pasado, presente y futuro, es la expresion genuina de la etica elevada a su mas alta expresion, ni a sus mas acerrimos enemigos trato el con semejante desparpajo y desatino, no cabia en su pensamiento acciones viles ni en su conducta. Creo que se ha tolerado demasiado tiempo esa corriente sumergida y semimpuesta por los sietemesinos de siempre, de la mal llevada y mucho peor interpretada libertad de expresion, quienes propugnan su aceptacion son los los neoanexionistas puerperrimos de siempre. Marti es sagrado para los verdaderos cubanos, vivan aqui o donde quiera, quien no lo entienda es su problema, pero de Marti solo respeto, de lo contrario quien ose ofenderlo, debera recibir repulsa y silencio por su afrenta.

  • Israel Mayo Parra dijo:

    Estimado Luis gracias por tu imediato y contundente análisis.
    Espero que el debate sirva para reafirmar el sagrado deber de preservar los cimientos morales y espirituales de la nación. Nadie tiene el derecho de profanar aquello que es sagrado para un pueblo. Martí es esencia patria .

  • Pedro R.Castro dijo:

    Gracias cuando lo vi en facebook no podia creerlo por la desfachatez y la falta de respeto con la figura de quien todo lo dio por darnos patria y humanidad. Hay de los que se dicen modernos y ignoran su propia historia pobre de los pueblos sin historia. Excelente articulo

    Muchas Gracias al periodista Luis Toledo. Por recordarnos al Apostol de Cuba

  • ElpidiValdes dijo:

    Gracias Toledo por tu magnifico y brillante artriculo no podiamos esperar menos de ti y de tu palabra, con esto dicho solo queda preguntar o hacer varias preguntas, que le corresponde responder a los interrogados:

    Que hara el Ministerio de Culltura ante tal ofensa basado en la supuesta libertad de expresion que aducen los senores y el grupito de mercenarios al servicio de una potencia extranjera???

    Que haran las fuerzas de orden publico, cuando se ha violado una ley socialista denigrando al hombre y heroe que nos condujo hacia la libertad, la independencia y la soberania???

    Que hara la Fiscalia General de la Republica ante tan gran agravio a un simbolo patrio bajo el cual la cultura cubana se engrandecio y sigue engrandeciendose y donde estan aunados y cobijados todos los demas heroes y martires del pais???

    Que haran las maximas autoridades del pais con el General de Generales Companero y padre nuestro Raul Castro Ruz, para ponerle coto difinitivamente a este grupito y otros similares que tratan de destruirnos bajo el concepto de libertad de expresion que solo debe de existir para los hombres, honestos, honrados, dignos y patriotas que aunque no esten de acuerdo con el proceso cubano, son tambien defensores del pais y sus conquistas???

    Que haran las organizaciones de masas del pais con relacion a este agravio a nuestros simbolos patrios en momentos en que el Imperio del Norte Revuelto y Brutal nos tiene sitiado y trata de destruirnos y al mismo tiempo destruir otros gobiernos latinoamericanos que no se pliegan al Gigante Criminal y Genocida de los Estados Uniodos de America???

    Que hara la Juvewntud Cubana para terminar de una vez y por todas con todo tipo de manifestacion contrarrevolucionaria y que trata de destruir nuestra historica y rica cultura y los simbolos patrios mas sagrados????

    Que hara el pueblo cubano de a pie ante tanta injuria y tanto desprecio por nuestros simbolos patrios, nuestros heroes y martires, nuestras conquistas, nuestra revolucion socialista, marxista, martiana y fidelista, en momentos en que el Gobierno de los Estadpos Unidos lleva a cabo una arremetida bestial, criminal, genocida y terrorista contra nuestros pueblos de America que el Apostol en su carta a Manuel Mercado alerto lo que pasaria si no se lograba la Independencia, la Soberania y la Libertad de Cuba, pensamiento de futuro en el momento de ser expresado y que mantiene su actualidad y vigencia.

    Solo nos queda y lo sugiero desde lo mas profundo de mi pensamiento revolucionario, marxis

    • Carlos Gutiérrez dijo:

      Ya tengo idea de la naturaleza vulgar y ofensiva de las expresiones usadas en el filme. Es realmente repugnante y estúpido que alguien se refiera así al Apóstol, incluso si ese alguien es un actor que está representando a un enemigo. En estos tiempos, y salvo raras excepciones, nadie osa ultrajar la memoria de Martí, cualesquiera que sean sus opiniones políticas. Y quien lo hace, no perjudica en nada esa sagrada memoria, sino que se está echando él mismo un cubo de heces en su propia cabeza. Hay cosas así.

      Creo que el ICAIC lo que ha hecho con la exclusión de la cinta es más proteger a los autores que castigarlos, porque la peor sanción que se le podía aplicar a estos "realizadores" era exhibir el filme y después poner sus nombres bien grandes y fijos en los créditos, para eterna vergüenza de ellos y advertencia para otros que no tengan sentido del límite y crean que la libertad de expresión no es para honrarla, sino para abusar de ella.

      Precisamente, cretinadas como ésta son esgrimidas como bandera por los enemigos de la libertad de expresión para pedir un supuesto regreso al extremismo, como clamaba aquí un forista hace unos días, sin acordarse de que Martí fue un defensor a ultranza de la misma, demostrado en su inmortal frase: “Libertad es el derecho que todo hombre tiene…, a pensar y hablar sin hipocresía”.

      Y sin comprender que la ofensa inmerecida a un hombre como nuestro Héroe Nacional no es consecuencia del normal uso, sino de un acto de abuso de la libertad de expresión, tal como cualquier robo o asesinato siempre es un caso de abuso de la libertad de movimiento. Decir que se debe suprimir o coartar la libertad de expresión, o que sólo se le debe conceder a cierta categoría de personas y negársela a otras para evitar ultrajes como éste, es tan absurdo y condenado al fracaso como pretender que se elimine la libertad de movimiento para erradicar el delito.

      Saludos.

  • Hector Niles dijo:

    No permitiremos nunca ofensas contra nuestro Apóstol, ante cualquier provocación del enemigo venenoso y detractor habrá por parte del pueblo y sus jóvenes martianos una respuesta. Excelente artículo!Toledo

  • Liuva dijo:

    Qué genial!!! Qué bárbaro!!! Terminé llorando con estas palabras!!! Lo comparto!!! Yo soy martiana hasta la médula y también me duelen ultrajes como estos. Más que se haga en nombre de una supuesta juventud desenfadada. El dsenfado también indica respeto.

  • Alberto Hernández dijo:

    Muchas gracias profesor, muy claro y preciso su artículo. Muchos hemos visto con indignación esta nueva intención de afrenta a nuestra Patria, en la figura de nuestro Apóstol, ahora solapada en un intento de que - debemos aceptarlo -, por aquello de, respetar la libertad de expresión. Como este intento, debemos esperar muchos más. Cada uno deberá tener una respuesta acorde.

  • bryan dijo:

    Que nadie se engañe , en estas famosas LIBERTAD DE EXPRESIÓN no hay nada de ingenuidad . Tiene que existir la libertad para decir si, pero no para distorcionar la historia de la patria y mucho menos para con Marti, nuestro Heroe Nacional y hay quienes son responsables institucionalmente por velar por ello.

  • Eva dijo:

    No hay justificación, no es ingenuidad juvenil
    Cuantos jóvenes en la historia de Cuba comprendiendo el legado de Marti ofrendaron sus jóvenes vidas por la Patria. Que falta de ética, qué clase de realizadores de pacotilla.
    Nuestro Marti es intocable, como intocables son nuestros héroes y mártires.

  • JAMT dijo:

    Esto es parte de la guerra de símbolos que se nos hace. Denigrar los símbolos autóctonos del pueblo y la Historia de Cuba. A esto no se le puede dar tampoco ni un tantito así. Que digan lo que quieran pero con los simbolos de la Patria no se juega y ningún cubano digno permitirá esta afrenta.

  • del Centro dijo:

    Bello artículo.
    Hasta el fin de los tiempos mi Marti, tu Marti, nuestro Marti, el Marti de todos los cubanos, ese cubano universal q con mucho amor llamamos "el Apostol" jamás puede ser irrespetado.

  • Linda dijo:

    Gracias.

  • julio dijo:

    Ya lo dijo el propio Marti :"De pensamiento es la guerra mayor que se nos hace: ganémosla a pensamiento"
    Gracias Luis por tu magnifico articulo,gracias por tan brillante defensa a todos los cubanos.

  • Oscar L. Parrado Alvarez dijo:

    TODOS LOS CUBANOS DIGNOS SOMOS MARTÍ, SOMOS BARAGUÁ, SOMOS FIDEL Y NO ADMITIMOS IRRESPETO CON LOS SÍMBOLOS DE LA PATRIA , RECHAZO ABIERTAMENTE Y CONDENO LA INFAMIA DE MAL NACIDOS TRAIDORES Y APÁTRIDAS AL SERVICIO DEL IMPERIO POR UNOS MISERABLES DOLARES...MARTÍ ES INVULNERABLE A LOS ATAQUES DE LOS ENANOS Y FALTOS DE VALOR , A MARTÍ LO DEFENDEMOS PORQUE MARTÍ ES CUBA. A ESOS INFAMES QUE SE VAYAN A BEBER EL AGUA Y RESPIRAR EL AIRE DEL IMPERIO VIL E INFAME QUE LES PAGA POR SU IRRESPETUOSAS OFENSAS...!!!!!!!!!

  • casandra dijo:

    Excelente texto con el que concuerdo, imposible confundir libertad con libertinaje. Desgraciadamente hay jóvenes que por hacer una carrera meteórica, piensan que encuentran la fama siendo irreverentes. Buena decisión del ICAIC.

  • Aglay dijo:

    Es inadmisible tolerar cualquier insulto al más grande de todos los cubanos , muy buen artículo Luis

  • Alberto Sauri dijo:

    Es momento de recordar la respuesta del pueblo cubano, cuando pretendieron irrespetar al héroe nacional en su estatua del parque central. Es hora de reivindicar, respetar nuestra historia.

  • Yusuam Palacios Ortega dijo:

    Resulta inadmisible agresiones como la de esta película en realización. Los patriotas cubanos, martianos de corazón, pensamiento y acción; nos pronunciamos condenando a los detractores y falaces voceros de la indigna postura de quienes pretenden utilizar a José Martí para denigrar o, como esta inaceptable propuesta cinematográfica, denigrarlo a él en su condición humana. Los jóvenes martianos de Cuba levantamos nuestras voces para vindicar a Martí, a nuestro Apóstol, guía espiritual y amigo. Su altura ética por sí sola hace añicos cualquier ofensa, que no es solo a su persona, sino a toda una pléyade de combatientes que hemos jurado defender a Cuba y mantener vivo el legado de hombres como Martí. Coincidimos con el profesor Luis Toledo Sande en sus criterios y apoyamos la Declaración del ICAIC y la de la Sociedad Cultural José Martí. A nuestro Héroe Nacional toda la honra, el respeto y la admiración. Como nos dijo el Che un día: Viva Martí que está vivo!

  • David dijo:

    Nunca pense que los buscadores de tesoros llegaran hasta ese extremo.
    Claro que buscan notoriedad y la encontraron, pero no calculan que hasta sus buscados amos rechazan tan grosera actitud. Puede que les empiezen a llegar algunos dolares o Euros como estan pidiendo por Internet, para su proyecto torcido, pero dificilmente adquiriran el reconocimiento que buscan.
    Diatribas aparte, pienso que lo mas importante es tener conciencia de hasta donde pueden llegar algunos en su afan de busqueda financiera.
    No es nuevo su proceder, los Bruguera, y otros especimenes ya han transitado por ese camino, donde la competencia por ser mas sumisos es lo que marca el camino.
    Claro que no son los unicos, otros lo hacen mas refinadamente, pero con los mismos objetivos, solo es un problema de capacidades o mejor dicho, de la ausencia de ellas.

  • Amalia dijo:

    Quien irrespete a Marti nos irrespeta a todos los cubanos con sentido del honor patrio. Una vez m'as los enemigos se equivocan, claro esta, sospechosamente pr'oximos a la Cumbre de las Am'ericas. No aprenden estos tipos!

  • franco fuselli dijo:

    hoy mismo iremos al monumento dedicado A Josè Marti, que està colocado en un parque central de nuestra ciudad de Genova Italia, dedicandole una rosa blanca, con amor a la Revolucion y a la indipendencia del hermano Pueblo cubano.

  • Alexis Mario Cánovas Fabelo dijo:

    Luis, en el sitio Caracol de Agua puse esto:
    Arnoldo:
    Excelentes argumentos para condenar esta pútrida ofensa a NUESTRO Héroe Nacional.
    Cuando recibí la noticia por el sitio "Visión desde Cuba" de nuestro compañero de luchas le expresé esta opinión que te pego:
    Estamos en los tiempos postreros, el de la apostasía y el Anticristo, y desde 1607 EE.UU. ha demostrado que lo es… Y compra almas, y las deforma para aplastarles y hundirlas en el infierno de la guerra y la destrucción.
    Aplaudo que se imponga el respeto a los verdaderos valores humanos y morales… A nuestro Héroe Nacional no se profana y quedarse impunes.
    En la vida sí hay cosas sagradas.
    Siento encontrarme tan lejos de Cuba, que me impide hacer lo que hace cualquier hijo de trabajador azucarero, buscar al ofensor y romperle la cara, ¡de hombre a hombre!
    Repito:
    NO SE PUEDE OFENDER A MARTÍ Y QUEDAR IMPUNE.
    TAMBIÉN ES MI TOQUE A DEGÜELLO POR JOSÉ MARTÍ.

  • MARITZA DESCHAPELLES MOREJÓN dijo:

    Y ME PREGUNTO CUÁNTO SABEN A FONDO DE ESE SER HUMANO QUE FUE JOSÉ MARTI, LOS QUE PENSARON LA PELÍCULA, PARA PONER EN BOCA DE UN PERSONAJE, ESAS INJURIAS... Y NO ESTOY PENSANDO EN UNA FRÍA ESTATUA, QUE ES LA QUE A VECES SE VISUALIZA, PIENSO EN EL HOMBRE, EN EL PENSADOR, QUE NO POR GUSTO, FUE Y AÚN ES ADMIRADO Y TAMBIÉN VENERADO, ALLÍ, EN NORTEAMÉRICA, DONDE ALGUNOS PIENSAN QUE NO SE LE RECUERDA, ESE
    HOMBRE, NUESTRO APÓSTOL, SEMBRÓ RAÍCES QUE SE EXPANDIERON ENTRE TODOS LOS CUBANOS...HAY QUE LEERLO!!! EN TODA SU EXTENSIÓN, PARA SEGUIR RESPETÁNDOLO , COMO ÉL MERECE...Y EVOCO SU VERSO SENCILLO "CULTIVO UNA ROSA BLANCA..."

  • Vladimir dijo:

    Muchas veces he tenido -y ahora tengo más- deseos de que se pudiera viajar en el tiempo y a muchos como esa, ese o esos que han querido mancillar al MAS UNIVERSAL DE TODOS LOS CUBANOS, llevarlos atrás en el tiempo para que sufran lo que MARTÍ, LOS QUE ANTES Y DESPUÉS DE ÉL, SUFRIERON, DIERON SUS ESFUERZOS Y VIDA PARA QUE PODAMOS, INDEPENDIENTEMENTE A LAS IMPERFECCIONES Y LIMITACIONES QUE TENGAMOS, VIVIR EN UNA PATRIA LIBRE.

  • Emiliano Milián dijo:

    Magnifico el articulo de Toledo, gracias por poner al desnudo tal infamia. Nuestros medios masivos de divulgación tienen que estar al servicio del pueblo no de nuestros enemigos, no se puede ser ingenuo cuando está por medio el Aposto o cualquier otro de nuestros heroes, la historia hay que conservarla tal y como es, sin permitir que nadie bajo ningún concepto la tergiverse. No permitamos jamás el juego al enemigo y menos aún utilizando nuestro cielo y nuestros medios. Gloria eterna al más Universal de los cubanos, Viva CUBA LIBRE, INDEPENDIENTE Y SOBERANA.

  • Emiliano Milián dijo:

    Magnifico articulo de Toledo. Gracias por poner al desnudo tal infamia. Los medios masivos de divulgación son para estar al servicio del pueblo revolucionario, no de los enemigos. No permitamos jamás que ninguno de ellos sea utilizado para tergiversar nuestra historia o columniar a nuestros heroes. No se puede aceptar ingenuidad de alguién cuando se trata de nuestro Aposto. Gloria eterna para JOSÉ MARTÍ, Que Viva CUBA Libre, Independiente y Soberana.

  • Negro dijo:

    Gracias Toledo.
    Todos los cubanos debemos tratar de ser como Martí, y cuando se trate de él, AL CARAJO LA LIBERTAD DE EXPRESION; esos en el fondo son rayadillos.

Se han publicado 98 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Luis Toledo Sande

Luis Toledo Sande

Escritor, poeta y ensayista cubano. Doctor en Ciencias Filológicas y autor, entre otros, de "Cesto de llamas", Premio Nacional de la Crítica. Mantiene el blog http://luistoledosande.wordpress.com/

Vea también