Imprimir
Inicio » Opinión, Sociedad  »

La bandera más bella que existe (+ Video)

| 43
Foto: Archivo

Foto: Archivo

Una de las decisiones más dolorosas que he tenido que tomar en mi vida fue decirle a un realizador de un video-clip que debía cambiar las escenas donde una bailarina, vestida con nuestra bandera, danzaba al compás de la música de una de las más grandes agrupaciones cubanas de la historia. Estaba dando cumplimiento a la Ley No. 42 de 1983 que regula el uso de los símbolos patrios, y la Ley no se podía violar. Pero al mismo tiempo, la conciencia no me acompañaba.

Y es que desde hace tiempo defiendo que debemos tener otra mirada sobre la bandera. Mucha necesidad tenemos de identificarnos a diario con ella, de mostrarla orgullosos, de crear una simbiosis férrea entre nuestro pensamiento y esa fantástica combinación de rojo, azul y blanco, con la estrella solitaria que tantas cosas nos dice.

Mientras tanto, y como diría mi tocayo Omar Franco, “a pululu”, banderas norteamericanas, británicas, canadienses…, desfilan sobre los cuerpos de muchos cubanos y cubanas por nuestras calles. Es como una bofetada a nuestro espíritu patriótico, ese que nos han inculcado desde nuestros primeros respiros como seres humanos, y del cual no debemos nunca alejarnos.

¿Alguien puede dudar del disfrute que significa un deportista nuestro, sudado, recorriendo la pista de un estadio extranjero tras haber ganado una competencia? ¿Se le ocurriría a alguien prohibir esa transmisión porque la bandera se está usando sobre un cuerpo húmedo? No lo creo. Eso sí sería totalmente anti-patriótico.

Soy de los que cree que hay que hacer un esfuerzo para que nuestra insignia nacional no forme parte de las carencias diarias. Que cualquier cubano o cubana pueda adquirir una para su casa, o para su oficina. Que podamos vestirla con decencia. Que nuestros espectáculos, ya sean deportivos o culturales, estén llenos de banderas. Si hay que invertir, hagámoslo. Pero es urgente.

Muchas maneras existen de llevar a cabo esa, en estos momentos, quimera. Una de ellas es que existan banderas de todos los tamaños en las tiendas. Que un ciudadano pueda comprar una pequeña y llevarla al juego de pelota donde su equipo favorito está discutiendo el campeonato. Que los niños y niñas se disputen quien la enarbola mejor. Y que se nos ponga la carne de gallina al verla moverse con el viento o con el esfuerzo de nuestras manos.

Recuerdo la gala artística de la última Convención Internacional de Radio y Televisión que dirigí en el año 2014. Con un equipo de jóvenes, elaboramos un guión donde la cubanía era el centro de todo. Nos apoyó el Presidente del Instituto Cubano de la Música Orlando Vistel en la búsqueda de los talentos que fueran capaces de abarcar los más diversos géneros de nuestra historia musical. Pero algo me faltaba. ¿Cómo usar la bandera?

Uno de los más energéticos y talentosos coreógrafos que he conocido, Roclan, me ayudó. La Gala terminaba con la canción “Me dicen Cuba”. Quisimos llenar el teatro de banderas cubanas, pero no teníamos donde adquirirlas. No había, sencillamente. El Productor Ernesto García logró que le prestaran una inmensa bandera que se deslizó desde un balcón del Karl Marx mientras Roclan salía al escenario al frente de su grupo danzario moviendo otra enseña patria de un lado al otro. Gracias a esos esfuerzos pudimos transmitir al mundo nuestro orgullo de ser cubanos.

Discutamos. Debatamos. Pero hagamos algo. Porque duele el día a día. Y al final veremos cómo ganaremos esta batalla de símbolos a que nos empujan otros, pero en la que nosotros debíamos haber tomado la iniciativa. Porque historia y soberanía ganada nos obliga a no perder más tiempo. Y no tendremos que preguntarnos, como a veces hago: ¿Dónde está mi bandera cubana?

https://www.youtube.com/watch?v=hE3vxcZadnI

Se han publicado 43 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Kgbramirez dijo:

    Si bien es cierto que pululan por calles y cuerpos banderas foraneas,perdonen la falta de acento ,me encantaria tener una gran bandera cubana en mi cuarto pues la adoro asi como a cuba,en las misiones es cuando sientes mas fuerte en tu pecho las notas de tu himno nacional y adoras mas que nunca tu hermosa y digna bandera.

  • yopac dijo:

    en mi trabajo tengo un compañero que tuvo problemas con la bandera ya que quiso adquirirla ilegal o sea apropiársela indebidamente quiso tenerla para lucirla debido a la escasa o ninguna adquisición de la misma el castigo por parte de la autoridad sin palabras quiso tener su bandera para el mismo pero su sueño no se dio ahora le llamamos el abanderado historia real

  • el new dijo:

    se comprende la necesidad que tiene el país y se entiende por seguridad cuantas medidas se deben tomar pero la realidad es que los turistas la adquieren en todas las medidas y formas y nosotros en marchas tenemos que conformarnos con la de papel pido a mi gobierno soluciones para esto

Se han publicado 43 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Omar Olazábal Rodríguez

Omar Olazábal Rodríguez

Filólogo. Profesor y Productor audiovisual. Fue Director de los Estudios Mundo Latino, Vicepresidente del Instituto Cubano de Radio y Televisión y dirigió la Oficina de Comunicación e Imagen de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC). En la actualidad trabaja en el capítulo cubano de la Red de Intelectuales en Defensa de la Humanidad.

Vea también