Imprimir
Inicio » Opinión, Economía  »

Obama y la economía cubana: Entender lo que no se dijo

| 295 |
"Viva Cuba Libre", en en una calle de La Habana, este 22 de marzo de 2016. Foto: Desmond Boylan/ AP

"Viva Cuba Libre", en en una calle de La Habana, este 22 de marzo de 2016. Foto: Desmond Boylan/ AP

Tuve la oportunidad de participar en varios encuentros con la delegación que acompañó al Presidente Obama y escucharlo en tres intervenciones; y siento ahora el deber de compartir con mis compañeros lo que interpreté de lo que se dijo, y también de lo que no se dijo, pues en política lo que se deja de decir suele ser tan importante como lo que se dice.

Hay dos direcciones complementarias de pensamiento para interpretar esta visita y todo el proceso de intento de normalización de las relaciones: interpretar lo que significa para una valoración del pasado, e interpretar lo que significa para una proyección hacia el futuro.

De cara al pasado es evidente que el proceso de normalización recién iniciado en las relaciones entre Cuba y los Estados Unidos hay que interpretarlo como una victoria mayúscula del pueblo revolucionario y socialista cubano, de sus convicciones, de su capacidad de resistencia y sacrificio, de su cultura, de su compromiso ético con la justicia social; así como también como una victoria de la solidaridad con Cuba de América Latina.

Hay cosas que nos resultan tan evidentes a los cubanos que a veces olvidamos subrayarlas.

  • Se inició esta normalización en vida de la generación histórica que hizo la Revolución, y conducida por líderes de esa misma generación.
  • Implicó un reconocimiento de la institucionalidad revolucionaria cubana, reconocimiento que no hubo hacia el Ejército Libertador en 1898, ni hacia el Ejército Rebelde en 1959 (si lo hubo, sin embargo, hacia las dictaduras de Gerardo Machado y Fulgencio Batista).
  • Incluyó un reconocimiento explícito de los logros de la Revolución, al menos en Educación y Salud (que fue lo que se mencionó)
  • Incluyó un reconocimiento explícito a la ayuda solidaria de Cuba hacia otros pueblos del mundo, y su aporte a causas nobles tales como la salud mundial, y la eliminación del apartheid en África.
  • Incluyó una aceptación explícita de que las decisiones sobre los cambios y los modelos socioeconómicos en Cuba corresponden exclusivamente a los cubanos, que tenemos (hemos ganado) el derecho a organizar nuestra sociedad de manera diferente a como otros lo hacen.
  • Implicó la declaración del abandono de la opción militar y subversiva, así como la intención de abandonar la coerción, como instrumentos de la política norteamericana hacia Cuba.
  • Expresó el reconocimiento del fracaso de las políticas hostiles contra Cuba de las administraciones precedentes, lo que implica (aunque no fuese declarado así) el reconocimiento de resistencia consciente del Pueblo Cubano, ya que las políticas hostiles solamente fracasan ante las resistencias tenaces.
  • Reconoció el sufrimiento que el bloqueo ha causado al Pueblo Cubano.
  • No partió este proceso de concesiones cubanas en uno solo de nuestros principios. Tampoco en los reclamos de cese del bloqueo y devolución del territorio ilegalmente ocupado en Guantánamo.
  • Incluyó el reconocimiento público de que los Estados Unidos estaban aislados en América Latina y en el mundo por su política hacia Cuba.

No creo que haya nadie medianamente lúcido e informado en el mundo que pueda interpretar este proceso de normalización en curso como otra cosa que no sea una victoria de Cuba en su diferendo histórico con los Estados Unidos.

De cara al pasado es esa la única interpretación posible.

Ahora bien, de cara al futuro las cosas son más complejas, y hay al menos dos interpretaciones extremas posibles, y sus variantes intermedias:

  • La hipótesis de la conspiración perversa
  • La hipótesis de las concepciones divergentes sobre la sociedad humana

En las calles de Cuba se discute hoy sobre ambas. Alerto al lector en este punto que no voy a argumentar por ahora a favor o en contra de una de estas dos hipótesis, o de las combinaciones diversas de ambas. Los acontecimientos futuros se encargarán de hacerlo, y cada cual sacará “sus propias conclusiones” en este “pasaje a lo desconocido”.

Quienes se adhieren a la hipótesis de la conspiración perversa ven las palabras del Presidente Obama como una falsa promesa o un sutil engaño que responde a un plan concebido para que abramos las puertas al capital norteamericano y a la influencia de sus medios de comunicación; para que permitamos la expansión en Cuba de un sector económicamente privilegiado, que con el tiempo se iría transformando en la base social de la restauración capitalista y el renunciamiento a la soberanía nacional. Serían los primeros pasos del camino de retorno hacia la Cuba de ricos y pobres, dictadores y mafiosos, que teníamos en los años 50.

Los cubanos que piensan así, tienen derecho a hacerlo: hay muchos hechos en la historia común que justifican esa enorme desconfianza. Son conocidos y no necesito enumerarlos aquí.

Mucha gente recuerda la famosa frase atribuida al Presidente Franklin D. Roosevelt cuando dijo del dictador nicaragüense Anastasio Somoza: Tal vez Somoza sea un hijo de puta, pero es nuestro hijo de puta”.

Ciertamente ni el Presidente Obama, ni las actuales generaciones de norteamericanos de buena voluntad (que hay muchos) tienen la culpa, como personas individuales, de las primeras etapas de esa trayectoria histórica. Pero también es innegable que esa historia está ahí, y que impone condicionamientos a lo que ellos pueden hacer, y a nuestra manera de interpretar lo que ellos hacen. Los procesos históricos son mucho más largos que una vida humana, y eventos ocurridos hace muchas décadas influyen en nuestras opciones de hoy, porque condicionan actitudes colectivas que tienen una existencia objetiva, relativamente independiente de las ideas y las intenciones de los líderes.

Aún distanciando al Presidente Obama de las políticas agresivas e inmorales de administraciones precedentes, que organizaron invasiones, cobijaron terroristas, estimularon asesinatos de líderes cubanos e implementaron el intento de rendir por hambre al Pueblo Cubano; aún estableciendo esa distinción, no se puede olvidar que Obama solo no es la clase política de los Estados Unidos. Hay muchos otros componentes del poder ahí, que siempre han estado presentes, lo están hoy, y lo estarán cuando termine el mandato de Obama dentro de algunos meses, y en el futuro previsible. Los estamos viendo en la campaña electoral en curso.

Para ser honesto con todo el que lea esta nota, debo reconocer que el Presidente Obama no dio aquí la impresión de ser el articulador de una conspiración perversa, sino la de ser un hombre inteligente y culto, que cree en lo que dice. Lo que sucede entonces es que las cosas en las que él cree (con todo su derecho) son diferentes a las que creemos nosotros (también con todo nuestro derecho).

Esa es la segunda hipótesis, la de las concepciones divergentes sobre la sociedad humana, las cuales fueron muy evidentes en todos los momentos de la visita a Cuba del Presidente Obama y su delegación, en todo lo que se dijo, y también en lo que se dejó de decir.

Fue muy claro que la dirección principal de la relación de los Estados Unidos con Cuba estará en el campo de la economía, y dentro de este, la estrategia principal será relacionarse con el sector no estatal y apoyarlo.

Fue muy claro, en el discurso y en los mensajes simbólicos, en tomar distancia de la economía estatal socialista cubana, como si la propiedad “estatal” significase propiedad de un ente extraño, y no propiedad de todo el pueblo como realmente es.

En la necesidad de que exista un sector no estatal en la economía cubana no tenemos divergencias. De hecho la expansión del espacio de los cuentapropistas y las cooperativas es parte de la implementación de los Lineamientos surgidos del 6º Congreso del Partido. Donde está la divergencia es en el rol que debe tener ese sector no estatal en nuestra economía:

  • Ellos lo ven como el componente principal de la economía; nosotros lo vemos como un complemento al componente principal que es la empresa estatal socialista. De hecho hoy ese sector no estatal, si bien se acerca a ser el 30% del empleo, no alcanza a aportar el 12% del PIB, lo que indica su carácter limitado para la generación de valor agregado.
  • Ellos lo hacen equivaler a “la innovación”; nosotros lo vemos como un sector de relativamente bajo valor agregado. La innovación está en la alta tecnología, la ciencia y la técnica, y sus conexiones con la empresa estatal socialista. El espíritu innovador del pueblo cubano se expresó en estos años de muchas otras maneras, tales como el desarrollo de la biotecnología y sus medicamentos y vacunas, la formación masiva de informáticos en la UCI, la agricultura urbana, la revolución energética y otros muchos logros del periodo especial, nada de lo cual se mencionó en los discursos de nuestros visitantes.
  • Ellos ven el emprendimiento privado como algo que “empodera” al pueblo; nosotros lo vemos como algo que empodera a “una parte” del pueblo, y relativamente pequeña. El protagonismo del pueblo está en las empresas estatales, y en nuestro gran sector presupuestado (que incluye la salud, la educación, el deporte, la seguridad ciudadana) que es donde se trabaja realmente para todo el pueblo y donde se genera la mayoría de la riqueza. No se puede aceptar el mensaje implícito de hacer equivaler el sector no estatal con “el pueblo cubano”. Eso no fue dicho de esa manera tan brutal, pero se interpreta del discurso de una forma demasiado clara.
  • Ellos separan tácitamente el concepto de “emprendimiento”, y el de propiedad estatal. Nosotros vemos en el sector estatal nuestras principales opciones de emprendimientos productivos. Así lo explicamos en el Foro de empresarios al ilustrar la organización en que trabajo (El Centro de Inmunología Molecular) como “una empresa con 11 millones de accionistas”.
  • Ellos ven al sector no estatal como una fuente de desarrollo social; nosotros lo vemos en un rol doble, pues también es una fuente de desigualdades sociales (de lo que ya tenemos evidencias, como ilustran los recientes debates sobre los precios de los alimentos), desigualdades que habrá que controlar con una política fiscal reflejo de nuestros valores.
  • Ellos creen en la función dinamizadora de la competencia (aunque este concepto ha sido cuestionado ya incluso por ideólogos serios de la economía capitalista). Nosotros conocemos su función depredadora y de erosión de la cohesión social, y creemos más en la dinámica que proviene de programas de país.
  • Ellos creen en que el mercado distribuye eficientemente la inversión respondiendo a la demanda; nosotros creemos que el mercado no responde a la demanda real sino a la “demanda solvente”, y profundiza las desigualdades sociales.
  • Ellos se apoyan en la trayectoria de desarrollo empresarial de los Estados Unidos, cuya economía despegó en el Siglo XIX, en condiciones de la economía mundial que son irrepetibles hoy. Nosotros sabemos que las realidades de los países subdesarrollados de economía dependiente son otras, especialmente en el Siglo XXI, y que el desarrollo económico y científico-técnico no ocurrirá a partir de pequeños emprendimientos privados en competencia, ni intentando reproducir la trayectoria de los países hoy industrializados, con 300 años de diferencia. Sería la receta de la perpetuación del subdesarrollo y la dependencia, con una economía diseñada como apéndice y complemento de la economía norteamericana, cosa que ya ocurrió en el Siglo XIX, cuando esa dependencia nos sumió en el monocultivo y cerró el camino de la industrialización. Para entender eso sirve la Historia, y por ello no podemos olvidarla.

Emprender el camino de la convivencia civilizada “con nuestras diferencias”, implica conocer bien a fondo y por todo el Pueblo Cubano, dónde es que están esas diferencias, para poder evitar que decisiones puntuales aparentemente racionales ante problemas económicos tácticos, nos puedan llevar a errores estratégicos; y peor aún, que otros nos empujen a ello, a través de las cosas que se dicen y las que no se dicen.

Supimos evitar esos errores en los inicios del periodo especial, ante la desaparición del campo socialista europeo y la marea ideológica neoliberal de los 90. Sabremos hacerlo mejor ahora.

La convivencia civilizada ciertamente nos aleja del riesgo y la barbarie de la guerra (militar y económica), pero no nos exonera de dar la batalla en el plano de las ideas.

Necesitamos vencer en esa batalla de ideas para poder vencer en la batalla económica.

La batalla económica del Siglo XXI cubano se dará en tres campos principales:

  1. El de la eficiencia y capacidad de crecimiento de la Empresa Estatal Socialista, y la inserción de esta en la economía mundial
  2. El de la conexión de la ciencia con la economía a través de empresas de alta tecnología, con productos y servicios de alto valor añadido que enriquezcan nuestra cartera de exportaciones
  3. El de la limitación consciente de la expansión de las desigualdades sociales, a través de la intervención del Estado Socialista

En esos campos se decidirá el Siglo XXI de los cubanos.

La batalla de ideas consiste en consolidar pensamiento y consenso sobre hacia donde queremos ir, y sobre los caminos concretos para llegar.

Las aguas del estrecho de La Florida no deben ser un campo de conflicto bélico, y es muy bueno para todos que así sea, pero esas aguas seguirán separando por mucho tiempo dos concepciones diferentes de la convivencia humana, de la organización de los hombres para la vida social y el trabajo, y de la distribución de sus frutos. Y también es muy bueno que así sea. Nuestro ideal de sociedad humana está enraizado en nuestra experiencia histórica y en el alma colectiva de los cubanos, sintetizada magistralmente por el pensamiento de José Martí. Él estudió y entendió mejor que nadie en su tiempo la sociedad norteamericana y dijo: “nuestra vida no se asemeja a la suya, ni debe en muchos puntos asemejarse”.

La creencia básica del capitalismo, incluso en los que así lo creen honestamente, es la construcción de prosperidad material basada en la propiedad privada y la competencia. La nuestra se basa en la creatividad movida por los ideales de equidad social y solidaridad entre las personas, incluidas las generaciones futuras. Nuestro concepto de sociedad es el futuro, y aunque el futuro se demore, atrapado en los condicionamientos objetivos del presente, sigue siendo el futuro por el que hay que luchar.

La propiedad privada y la competencia son el pasado, y aunque ese pasado siga existiendo necesariamente dentro del presente, pasado sigue siendo.

Hay que saber siempre ver los conceptos que están detrás de las palabras que se dicen, y las razones que están detrás de las palabras que no se dicen.

La batalla por nuestro ideal de convivencia humana estará en las manos de las actuales generaciones de jóvenes cubanos, que enfrentarán en su tiempo desafíos diferentes a los de las generaciones revolucionarias del Siglo XX, pero igualmente grandes y trascendentales, y también más complejos.

Al analizar la complejidad de sus desafíos les confieso que quisiera ingresar otra vez en la Unión de Jóvenes Comunistas, cuyo carnet (Nº7784, de 1963) tengo ahora mismo sobre mi mesa. Sigo siendo comunista, pero he de aceptar que ya no puedo seguir siendo “joven”. Pero si puedo compartir con los jóvenes el análisis de lo que hoy se dice, y la develación de lo que no se dice, y construir junto con ellos las herramientas intelectuales que necesitamos para las batallas que vienen.

José Martí escribió en abril de 1895: “De pensamiento es la guerra mayor que se nos hace: Ganémosla a pensamiento”.

Se han publicado 295 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Alejandro dijo:

    Muy interesante lo dicho por Obama,perooo??ke ha sembrado en Latinoamerica? grandes desigualdades,violencia,asesinato de dirigentes sindicales,periodistas,estudiantes,luchadores por los derechos de los indigenas,civiles,humanos,fuerte respaldo a los llamados Opositores a gobiernos elegidos democraticamente,realmente entes facistas,ha sido un discurso solo para tontos oportunistas!

  • artemiseño dijo:

    Gracias Profesor por el análisis y la palabra precisa. Necesitamos insuflar más esperanza en nuestra juventud, en su capacidad de llevar adelante un proyecto socialista y próspero y la ciencia y la tecnología tienen que ser parte esencial de esa prosperidad y de ese futuro. No en balde, Obama habló tanto de esperanza, sin dudas sensando nuestros deficits, solo que es esa ilusión de esperanza individualista con que suele encantar el capitalismo

  • yelenys dijo:

    Muy buen artículo, ojalá muchos otros científicos contribuyan desde las páginas de Cubadebate y el resto de los medios de difusión que están más al alcance de la mayoría de los cubanos a hacer un análisis objetivo de la visita de Obama. Eso sin duda aportará al debate que tiene lugar entre los cubanos dentro y fuera de Cuba y nos hará encontrar las vías para construir un mejor país para todos.

  • Camilo dijo:

    No seria mejor primero entender lo que dijo Obama?

    • mary dijo:

      Camilo, si aún tu no entiendes lo que DIJO Obama detrás de esa sonrisa, buen carisma, buena elocuencia con el uso de frases que tocarian el corazón de cualquier persona que no sea cubana y que no conozca de nuestra historia ENTONCES TE COMISTE LA ZANAHORIA!
      Muy buena la idea de restablecer relaciones, pero EL QUE NO SEPA DE DONDE VIENE NO SABRÁ NUNCA HACIA DONDE VA! Y eso los cubanos lo tenemos bien presentes, al menos la mayoría.

  • BELKYS TRIANA dijo:

    Magnífica publicación Agustín Lage ! Qué claridad y certeza! cuando la lei , no tuve ninguna duda de comprender lo que no se dijo , me vino inmediatamente a mi memoria , como destellos de luz , la frase del che , ´al imperialismo ni untantico así¨, aunque me encuentro fuera de cuba, sigo siendo cubana y apoyo a la revolución socialista GRACIAS

  • René Francisco Cañizares González dijo:

    Cubadebatientes: No me atrevo a decir que lo que expresaré a continuación pudiera complementar el magnífico artículo del Dr, Agustín Lage que acabo de leer y con el que estoy plenamente de acuerdo sin objeción alguna.
    Solamente unas precisiones a lo que le escuchado expresar al distinguido visitante.
    El gobierno revolucionario de Cuba no rompió relaciones con el entonces gobierno norteamericano. Eso fue al revés.
    Cuba no ocupa, en contra de los deseos y la voluntad del pueblo y el gobierno norteamericano, ni un milímetro cuadrado de su territorio, construyendo una base y prisión militar repudiada por el mundo entero. Eso es al revés.
    Cuba no destina millones de dólares del presupuesto anual de la nación para financiar programas desestabilizadores para el derrocamiento del gobierno y el sistema político existente en los Estados Unidos. Eso es al revés.
    El gobierno de Cuba no bloquea a los Estados Unidos. Eso es al revés.
    Cuba no impide que sus habitantes visiten a los Estados Unidos. El gobierno de los Estados Unidos, si.
    Es el gobierno de los Estados Unidos el que debe modificar en 180 grados su comportamiento respecto de Cuba, sin pedir nada a cambio.
    El actual presidente de los Estados Unidos no es responsable de las atrocidades realizadas por sus antecesores con respecto a Cuba, pero si puede hacer mucho más, dentro de sus prerrogativas ejecutivas, para erradicar la esencia de muchas de esas atrocidades descritas.
    Con todo respeto.
    René Francisco Cañizares González
    Repaco. El de La Habana, Cuba.
    Que linda es CUBA

    • Lennon dijo:

      Cuba no impide que sus habitantes visiten a los Estados Unidos. El gobierno de los Estados Unidos, si.

      ......................................Cambiar lo que tiene que ser cambiado

      Creo que Cuba debe eliminar la prohibicion de la entrada maritima de Cubanos que viven en el exterior.

      En estos momentos solo los turistas gringos o extranjeros pueden hacerlo,eso limita grandemente los ingresos de este renglon turistico y se pierden empleos a otros paises del caribe que si aceptan a todo aquel que tenga sus papeles en orden.

      Saludos

  • José Valdez dijo:

    Muy buen análisis.Sin duda alguna la política norteamericana exterior es fallida y goza de su característica principal; un desconcimiento de las idiosincracias de los pueblos.
    Los políticos estadounidenses y su pueblo en general piensan que con un Am Sorry,todos está limpio y como nuevo.El ir a Cuba y hacer promesas y dar la impresión de una mano cordial y amiga no es suficiente.Más de 50 años de miedo,ser el gran Cuco de un país pequeño que agonizaba con un embargo,con temores de ser invadido,etc.no se borra de la noche a la mañana, y mucho menos con un juego e MLB y un discurso de Obama.Hay heridas muy profundas que deben ser subsanadas con el trato pasivo,cordial,ameno,paulatino y on ayudas.Con Cuba no funciona su política: tenemos amigos ni enemigos, sólo intereses.Ya Martí lo dijo: Conozco el monstruo,porque viví en él.Cuidado Obama,los líderes longevos nacieron con esa misión,para bien o para mal?no sé!;pero si para cumplir un aspecto de la vida de un país,continente,región, etc.

  • dora dijo:

    Me encanta su análisis, 100% de acuerdo.Hace falta que Sr Obama también lea estos otros pensamientos de nuestro José Martí.Soy dra cumplo misión en una potencia extranjera como Arabia Saudita y aquí se vive y se siente muy fuerte las diferencias de clases y discriminación de todo tipo,por eso les pido a nuestro pueblo que no nos dejemos confundir con los cantos de sirena, que el discurso sea dulce no significa que cambie en su esencia, los retos son fuertes,espero que protejamos nuestros logros,nuestro pueblo es sabio y creo que el llamado cubano de a pie también comprende lo que no se dijo detrás de lo que si se dijo.gracias.

  • Joven revolucionario dijo:

    No es menos cierto que las mayores debilidades que afronta nuestro socialismo se enmarcan en el sector económico y las telecomunicaciones, eso para nadie es un secreto y el pueblo es quien vive pagando cruelmente desde hace muchos años. Aqui nadie quiere cambio de gobierno ni mucho menos del sistema socialista que se hemos forjado por mas de 50 años. Lo que si quiere es que cambie la forma de pensar y hacer las cosas, para adaptarnos a los momentos actuales y rescatar el sentir y el amor a la Patria que bastante deteriorado está en las nuevas generaciones. El sentir de un pueblo representa la actitud de su gobierno. Martí también dijo "cuando un pueblo emigra sus gobernantes sobran". Es bueno citar sus pensamientos de la forma contraria para también ver nuestros errores. Tenemos muchísimos problemas que nos vienen golpeando hace muchos años y no se han resuelto, a incontables los han echado a un lado y los han reprimido por decirlos, ya estos no son momentos para callar, son momentos para hablar y criticar pero para hacer, construir y cambiar todo lo que debe ser cambiado. Señor Lage Ud no puede negar eso auee he dicho, mire el estado actual de las CCS, las UBPC, las CPA, lo que pasó con el sector cañero con el desmantelamiento de muchos centrales azucareros...los ejemplos sobran del porqué la empresa socialista tiene inmensos agujeros y actualmente el sector privado ha suplido muchas de las demandas que hoy en día la misma no puede satisfacer. Del tema de las comunicaciones no voy a hablar, está de más...
    Mi deseo y el de todos, delo por seguro, es lograr ver que nuestro pueblo mejore su calidad de vida. Te hablo con los más profundos sentimientos de amor a mi país. Ya el trabajo político-ideológico y los diplomas no llenan corazones ni fortalecen la mente como antes, es hora de trazarse una nueva proyección hacia el futuro manteniendo nuestras conquistas.
    Muchas gracias

    • artemiseño dijo:

      Joven ¿revolucionario?
      Hay nombres que hay que ganárselos, no son gratuitos

    • Eduardo Ortega dijo:

      Este joven dice cosas muy importantes. Si queremos un país próspero tenemos que analizar los errores cometidos. De la misma manera que tenemos que estudiar y discutir públicamente la historia de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, tenemos que hacerlo con nuestra historia revolucionaria. Analizar lo que se ha hecho y se sigue haciendo mal. Debemos ganarnos la atención de los jóvenes que, como este, quieren el bien de su Patria, pero que tienen cabeza para analizar y ven lo que se ha hecho bien, pero también lo que se ha hecho mal, lo que los convence y lo que no los convence. El asunto no es callar a los jóvenes, sino dejarlos que se expresen libremente aún cuando sean críticos con lo que hemos hecho mal los mayores. Tenemos que ser más dialécticos que nunca. SALUDOS!

  • EL JOSE dijo:

    Excelente y conmovedor articulo de una alta profundidad de análisis. ¿Tendremos tan presente a Marti como demuestra tenerlo el señor Lage?
    El reto no es resistir y sobrevivir sino ser mejores, más felices, vivir razonablemente mejor todos, mas saludables, más educados, pareciera que estamos muy lejos pero diría que son sobre todo cuestiones materiales las que nos agobian y eso es algo que se soluciona mas fácilmente que las inmateriales

  • Kender dijo:

    Excelente análisis del Dr. Lage, muy necesario para el debate de estos días en torno a la visita y el discurso de Obama.
    Un material que vale la pena divulgar y debatir.

  • Cubano I dijo:

    Excelente reflexión la expresada en el artículo del Dr. Agustín Lage, la cual comparto plenamente.

    Recuerdo que en unos de esos cursos de diplomados de administración de empresas que muchos de nosotros hemos cursado ya, uno de los profesores encargados de impartir conferencias sobre la economía cubana de hoy del mañana, abogaba insistentemente sobre la necesidad que tenía nuestro país de consolidar el sector privado; decía él una y otra vez que este sector aportaría el 40% del PIB de la nación, algo que desde mi sentido común me decía que si eso ocurriera nuestro país y su economía se privatozarían inevitablemente.
    Fueron muchos los intercambios sostenidos con este profesor y al final la mayoría de los participantes coincidía que de ocurrir este hecho, dejaríamos de ser el país que somos y el que queremos que sea para nuestros hijos y nietos, porque se impondría un fenómeno económico expresado por los maestros de la economía política consistente en que el que tiene el poder económico rige el poder político de las naciones.

    Hoy lamentablemente, como expresa el Dr. Lage en su comentario, "Ellos lo ven como el componente principal de la economía... (refiriéndose al sector privado); sin embargo, hay que estar claros y ver este sector como un complemento al componente principal que es la empresa estatal socialista.

    No quiere decir que se limite esta alternativa dentro de la economía cubana, hay que fortalecerla, pero hay que controlarla con rigor para evitar fenómenos indeseados que afectarían ineludiblemente la estabilidad de la nación y de su economía profundamente socialista. Cierto es que hay que fortalecer la economía estatal, hacerla eficiente y muy competitiva para que predomine y siga predominando en el aporte al PIB. Cómo lograrlo, pues el Dr. Lage sugiere alternativas que solo podrán ser conseguidas bajo un estricto rigor de trabajo perpetuo, de moderniación sistemática, de informatización y de aportes concretos de la ciencia al desarrollo de la sociedad.

    Mucho queda por hacer, sobre todo en materia de fortelecimiento del sentimiento patriótico, del conocimiento de nuestra historia patria; evitar la ceguera en este frente es fundamental para el futuro inmediato y posterior del país. Una anexión a los EEUU sería destruir nuestra propia historia, dejar de ser nosotros y pasar a ser otra cosa sin identidad, sin valores propios.

    Mr. Yes we can, hace mucho énfasis en mirar hacia delante y olvidar el pasado; yo sugiero mirar siempre al pasado, tomarlo en cuenta, conocer del sufrimiento de nuestras generaciones, conocer las causas que los produjeron y avanzar hacia el futuro consciente de que no es permitido que la historia se repita. El Presidente de los EEUU, con total apego a sus pensamientos políticos y sentimientos como ciudadano norteamericano, expresó con total valentía sus puntos de vistas; Cuba, nuestro Presidente Raúl Castro, dando muestra de su grandeza ideológica, respectó esos puntos de vistas aunque como muchos de nosotros, no comparte ni compartirá nunca por el bien de la Patria.

  • Lux dijo:

    Quiza la razón más importante tenga que ver con el ámbito económico. Tanto a Cuba como a EEUU les viene muy mal el bloqueo, son en realidad los únicos perdedores. Cuba es posible que haya perdido más de 100 000 millones de dólares con el asunto del bloqueo ¿pero cuanto habrá perdido EEUU?

    La gente parece no saber que la política de bloqueo también ha perjudicado y mucho a los EEUU ya que Cuba podría ser un buen cliente con importantes compras de productos estadounidenses

    A EEUU no le debe hacer ninguna gracia que otras potencias (China, Europa) hagan negocios en Cuba mientras las empresas estadounidenses son penalizadas por las políticas desfasadas del bloqueo.

    Visitar Cuba es una forma de presionar al congreso además influenciar a su propia opinión pública para que se acabe de levantar el bloqueo.

    Ese objetivo económico es creo yo fundamental en ese acercamiento. Por cierto que no excluye ninguna de las otras dos hipótesis.

  • jose Fernandez Montequin dijo:

    Impecable exposicion. Analisis bien hecho de discursos, que enfrentan la realidad que debemos afrontar en el futuro inmediato.Muy bien por Agustin, como siempre..

  • OroX dijo:

    de los mejores artículos que he visto aquí en Cubadebate. comienza otra etapa de lucha para nuestro pueblo, dirigida hacia adentro hacia nuestra sociedad y las diversas generaciones de Cubanos y Cubanas. debemos esforzarnos porque se levante el bloqueo , porque se deje de financiar, a los grupos de mercenarios que hoy son mas peligrosos que el vecino de al frente.No debemos restarles importancia ni subestimarlos.
    hay que trabajar mas en la conciencia de nuestra sociedad. hay que sentarse a dialogar a cambiar lo que sea necesario. debemos tener siempre una critica oportuna para todo, sino lo que hacemos creemos que esta bien y si esta mal se justifica insensatamente. Esa critica debe venir de gente honesta, de gente que aunque piense diferente tenga principios y moral para asumir lo que critica. hasta para disentir se debe tener esas dos condiciones éticas. esto no son palabras baratas, las aprendí de Fidel, de Raul y de todos esos grandes hombres que han hecho posible que hoy mi país, mi tierra libre. sea tan grande de espíritu, de moral y de dignidad.

  • Casi dijo:

    Muy buen comentario , en este momento como otros de complejas batallas de ideas sugiero se publique en la prensa impresa Granma, Juventud Rebelde etc.

  • estrella fermin dijo:

    companero agustin comparto con usted todo lo que ha dicho. pero si
    creo que las convivencia entre estado y Sector privado puieran existir
    pero en el caso de cuba es muy dificil no es facil no lo he estado nunca por la sencilla
    razon que nosotros seguimos bloqueados. el Sector estatal es mas amplio en el pueblo
    y para nuestra verdadera economia es muy importante porque no es un peluquero que hace la diferencia a la economia de un pais a prosperar al pueblo creo que si ayuda a la sociedad en la cotidianidad. todavia no hay relaciones completas, el bloqueo existe, ahora mismo ellos tendran que explicarle a los bancos internacionales de manera
    particular este asunto de que con cuba podran trabajar y en dollares,
    hay que estar muy concientes que con buena o malas intensiones el discurso de Obama
    con bloqueo queda todavia en nada. cuba debe pensar a seguir trabajando en las relaciones con los estados unidos. pero tambien con el resto del mundo. visto que seguimos bloqueados sin razon de ser y a dano de un pueblo que no lo merece.
    en tanto nuestro pueblo debe ser conciente que se han dado pasos importantes en las relaciones con los estados unidos pero que todavia no es suficientes y que la prosperidad esta en el trabajo, en el esfuerzo, en las manos del pueblo. si las grandes empresas estatales se desarrollaran y los medios estatales a su vez entonces si vamos adelante
    todos juntos. estatales y privados. pues en la union esta la fuerza y se viera el progreso
    en nuestra sociedad. por eso abajo el bloqueo. una vez no nos enganemos si sigue el
    bloqueo seguira nuestro calvario. un pais va adelante con intercambios comerciales internacionales a gran escala en ambas direcciones como expreso nuestro ministro
    malmierca. entonces seguimos en la lucha contra el bloqueo y seguiremos dando pasos
    en las relaciones con los e.u. convencidos en la Fortaleza de un socialismo modernizado a lo cubano. el pueblo de cuba es muy inteligente sabremos properar sin renunciar a los
    principios y valores. porque entonces de que estamos hablando.
    ojo relaciones si pero soberania si y sobre todo la economica.
    abajo el bloqueo contra cuba ya..

  • Julio dijo:

    Felicito al Dr. Lage. Usted ha identificado la principal prioridad del momento. “compartir con los jóvenes el análisis de lo que hoy se dice, y la develación de lo que no se dice, y construir junto con ellos las herramientas intelectuales que necesitamos para las batallas que vienen”
    Usted subraya un concepto que a partir de la visita de Obama debe jugar el papel fundamental, vencer en la batalla de ideas (eso que se conoce como el factor subjetivo) para poder vencer en la batalla económica. Su visión política aporta algo que no se puede soslayar, que la batalla de ideas consiste en consolidar pensamiento y consenso sobre hacia donde queremos ir y sobre los caminos concretos para llegar. Sabemos que hay diferencias que son irreconciliables y que desde el punto de vista teórico sobran argumentos para consensuarlos con nuestros jóvenes, pero, compartiendo con ellos hacia donde queremos ir. Aprender a vivir con las diferencias no puede ser un tema sobre el que se desarrollen eventos para seleccionar las mejores ponencias en un pueblo con suficiente nivel de instrucción, en ese sentido, sugiero comenzar un trabajo por todas las universidades del país despojado de todo tipo de formalismo y dialogar con profesores y estudiantes para consolidar pensamiento y consenso y de esa manera evitar errores estratégicos en el complejo contexto en el que estamos inmerso.

  • Abreu dijo:

    Muy buen artículo y muy buen análisis Dr. Agustín. Concuerdo completamente con usted que para salir adelante en el futuro que se avecina hay que librar batallas de pensamiento y basadas en la conciencia clara de quienes somos y a donde queremos ir.

    Es una pena que usted no fue entrevistado después de los discursos de Obama, pues creo que su punto de vista de esta visita es de los más claros y objetivos que he visto.

    Permítame compartir con usted dos cosas que saltaron a mi mente cuando leí su artículo.

    1. Creo que el sector no estatal actual en Cuba tiene carácter limitado para la generación de valor agregado en su propia génesis. Esto se debe a que las actividades que estan autorizadas en el sector no estatal no incluyen posibilidades por ejemplo para formar cooperativas o pequeñas empresas de personas naturales con alto nivel de conocimiento (Universitarios, Técnicos, etc.). Es precisamente en el conocimiento donde está el valor agregado.

    2. Concuerdo con usted en que hay que luchar por el futuro próspero que queremos para nuestro país. Pero creo que además de los condicionamientos objetivos también hay condicionamientos subjetivos que atrapan el futuro, tanto o mas que los anteriores. Espero que podamos eliminar ambos factores para poder construir mejor y más rápido nuestro futuro.

    Un saludo.

  • Faustino Puig dijo:

    He leído atentamente los distintos escritos aparecidos en el periódico relacionado con la visita de Obama. Es muy posible que por la edad de los articulistas no hayan tenido la experiencia de haber trabajado en Cuba antes del 59. Ese año yo tenía 20-21 años y llevaba ya 3-4 años trabajando de vendedor en una compañía precisamente americana en la que de vez en cuando venían de New York funcionarios de la misma para lo que hoy en día llamaríamos “poner al día” a los vendedores del patio o curso de superación o como sea. Lo que quiero decir es que tuve la experiencia de conocer vendedores norteamericanos exitosos. Durante su estancia en nuestro País, Obama hizo gala de su facilidad de palabra y la excelente formulación de las ideas que quería “compartir”, en otras palabras, Obama me pareció un vendedor de Grandes Ligas de esos que en mi juventud decíamos que le podían vender un freezer a un esquimal. Obama fue realmente súper brillante acaramelando la zanahoria y al mismo tiempo fue lo suficientemente sagaz para esconder el garrote. Me acabé de convencer de sus tremendas dotes de Súper Vendedor viéndolo por Telesur “compartiendo” sus ideas con el público argentino en no sé qué teatro de Buenos Aires (23 Mar 2016).
    Yo estoy completamente tranquilo y confiado con la política que nuestro Gobierno desarrolla en relación a la normalización de las relaciones con EUA. Estando Raúl al frente de esa batalla, es para mí más que suficiente. Para terminar, yo siempre recuerdo al Che en Viña del Mar, “al imperialismo no se le puede creer ni un tantico así”
    Faustino Puig
    Playa
    La Habana

  • tony222 dijo:

    El discurso estuvo claro y elocuente no veo nada que aclarar

  • Aymee Aruca dijo:

    Compañero Agustín Lage Dávila, ante todo mis respetos y felicitaciones por tan oportuno y completo análisis del momento histórico que estamos viviendo.Sus palabras debían de ser debatidas en cada cuadra, cada aula, cada sección sindical, cada CDR, debían de ser leídas por cada cubano patriota, nótese que digo patriota y no revolucionario, no porque lo primero excluya lo segundo, que de hecho no se puede ser revolucionario sin ser patriota, sino porque el término patriota incluye a muchos que puedan no considerarse revolucionarios ( aclaro que yo clasificó dentro de los revolucionarios) pero que si aman la soberanía, la independencia, lo dicho por José Marti de " La patria ante todo" No es momento para alejarnos sin intercambio ni análisis, del dulce en la puerta del colegio, pero tampoco de ir corriendo segados por el deseo del néctar, a comerlo. Debemos de aceptar el reto, de ahí depende nuestro futuro, pero demostrando que, siempre y cuando ellos demuestren con hechos sus palabras y quiten el bloqueo, nuestra concepción del mundo, de la economía, de la vida es factible, cuando eso suceda, necesitaremos más que nunca la presencia de hombres nuevos, cubanos dispuestos a trabajar por nuestro desarrollo, y con el nuestro el de todos los pueblos.

  • ROSA dijo:

    DOCTOR, ORGULLOSA DE SABERLO COMO SIEMPRE EN LA PRIMERA TRINCHERA DE COMBATE, SU MERIDIANA CLARIDAD HA CONCORDADO TANTO CON MIS IDEAS ACERCA DE LA RECIENTE VISITA A CUBA DEL PRESIDENTE OBAMA, ASI COMO LAS EXPRESADAS POR M. MERCADO, ASI DE FUERTES Y LUCIDOS DEBEMOS ESTAR TODOS, LOS DE MI GENERACION, QUE ES LA SUYA, ASI COMO LOS DE LAS ACTUALES, QUE DEBEN MIRAR AL FUTURO, SIN FALTARLE A LA MEMORIA DE NUESTROS ANTECESORES JOVENES QUE DIERON SUS VIDAS, PARA QUE PUDIERAMOS HACER NUESTRA OBRA Y CONTINUARLA.
    EXITOS EN ESE FRENTE EN EL QUE SE ENCUENTRA, QUE ES TAN IMPORTANTE PARA EL PAIS Y NO DESECHE LA POSIBILIDAD DE HACER ANALISIS COMO ESTE TAN ATINADO COMO SENTIDO. MUCHAS GRACIAS.

  • Osmany dijo:

    Interesante análisis. Es cierto que también hay que abrir las capacidades de muchos de nuestros dirigentes, especialmente a nivel de base. El discurso de éstos parece ser el mismo siempre.

  • Fred dijo:

    A propósito de este excelente artículo de Agustín Lage, me gustaría traer a colación unas palabras de Fidel en el discurso que pronunció el 13 de marzo de 1963 en la escalinata de la Universidad de La Habana y que tiene plena vigencia ..."Así pasó cuando Girón. Calcularon y volvieron a calcular, y se equivocaron. Pues bien: la próxima vez, la próxima vez, también se van a equivocar. Y con la Revolución van a estar equivocados siempre hasta que aprendan la lección, y hasta que comprendan que el único camino que les queda es respetar la soberanía de este país, la dignidad de este país, el derecho de este país, la autodeterminación de este país, la independencia de este país . Y todo otro camino estará equivocado"...

  • jose fdez dijo:

    Felicidades Agustin, comparto al 100% tu pensamiento y en los jovenes es donde mas esfuerzo debemnos hacer para que no los engañen pidiendole olviden el pasado que eso implica olvidar nuestra historia

  • rmp dijo:

    Felicito al Dr Agustin Lage por su Articulo, me parece muy realista y facil de interpretar.- En relacion a los Cuentapropista, me parece que debemos tener mucho control sobre los precios que ponen a lo que venden, hace unos dias fui a comprar una Tukola en una cafeteria Restaurant que se encuentra en Via Blanca frente a Brisas del Mar en Guanabo y me iban a cobrar 1 CUC, o sea el doble de su precio. ¿Podemos permitir que se pongan esos precios a un producto que se esta revendiendo?, puedo poner muchos otros ejemplos, que todos sabemos.

  • Nelson R dijo:

    Lage

    Usted ha expresado de forma brillante sus ideas, que comparto completamente, es necesario que cada cubano medite sobre la relación pasado-presente-futuro y decida colocarse junto a los que aman a Cuba y construyen un futuro para el bien de todos o en el bando que se limitan a lucrar, haciendo del egoísmo su religión.

    La empresa estatal socialista y las cooperativas con gran capacidad de generar valores son la fuente de riquezas posibles para un pequeño país como el nuestro, sin grandes recursos naturales, la economía basada en el enorme capital humano creado por la REVOLUCION es la posible fuente de riquezas a repartir , los que peinamos canas tenemos el deber de convocar a los mas jóvenes a mantener el espíritu de Baragua en estos años de conexión global que pregona Obama como fuente infinita de empoderamiento.

    Ciertamente, hay dos campos de combate, la búsqueda del crecimiento económico y el afianzamiento del ideal socialista en las mentes de los cubanos, en ambos lados la batalla es de pensamiento.

    Muchas gracias Agustín, por obligarnos a pensar.

    Nelson

  • wilmer dijo:

    Este articulo está muy bueno debemos estudiarlo. Muchas gracias.

  • edel dijo:

    Para los que creeen que el sector no estatal es quien va a impulsar la economia en Cuba estan equivocados, lo que pretende el gobierno nortemanircano potenciendo este sector es crear lago incompatible con el socialismo que son las clases sociales y la dsigualdad entre ellas. En el socialismo no puede existir la concentracion de la propiedad en unas pocas manos como tampoco del capital. Nuestro pais tiene que adptar las medidas necesarias para que esto no suceda o estariamos perdidos. esa clase media que se intenta potenciar, en algun momento les serviara a sus intentos de acabar con nuestro sistema social. Sutilmente nos quieren matar. Somos la mayoria de los cubanos los que andamos a pie y nos hemos benefeciado de las conquistas sociales de nuestra Revolucion lo cual agradecemos profundamente. No podemos dejarnos llevar por cantos de sirenas. hay que estar alertas.

    • maria Mano dijo:

      Edel ya las clases estan aqui hace tiempo no es culpa del sector cuentapropista, no seas Iluso, que genio me da con la gente ciega.(No ha sido enviado)

Se han publicado 295 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Agustín Lage Dávila

Agustín Lage Dávila

Destacado científico cubano. Fue durante 25 años Director del Centro de Inmunología Molecular de La Habana. Es asesor del Presidente de BioCubaFarma. Ha recibido numerosas distinciones nacionales e internacionales. Fue Diputado a la Asamblea Nacional por varias legislaturas.

Vea también