Imprimir
Inicio » Opinión, Cultura  »

¿Y los lectores, qué?

| 48
¿Qué es literatura y qué no?

¿Qué es literatura y qué no?

La actualización del modelo económico cubano y la hoja de ruta que los Lineamientos del VI Congreso del Partido se propusieron proveer a tan ineludible proceso, plantean enormes retos a las industrias nacionales, en particular a aquellas que –debiendo rendir cuentas de su comportamiento eficiente–, se conciben para satisfacer necesidades sociales de carácter espiritual. Tal es el caso de la industria editorial, uno de los estandartes del nuevo tipo de gestión cultural que la Revolución entronizó.

Parte del pensamiento nostálgico que pugna por anclarnos al pasado aunque las condiciones sean otras, aspira –y reclama– el mantenimiento de los precios risiblemente simbólicos que tuvieron los libros en nuestra etapa más floreciente, aquella en la que un país de algo más de 10 millones de habitantes pudo permitirse producir entre 80 y 90 millones de ejemplares en un año.

Los estudiantes de aquella época en que “la malta valía 40 kilos y el refresco, un medio”; como acostumbra a evocar uno de mis amigos, destinábamos parte de nuestros modestos estipendios o de la mesada que nos entregaban nuestros padres, a adquirir joyas de la literatura universal, a razón de cincuenta centavos o un peso el ejemplar, si se trataba de las humildes ediciones nacionales, trabajadas con esmero e impresas en un papel producido con bagazo de caña.

Obtuvimos calificaciones sobresalientes en una asignatura denominada “Economía Política del Socialismo”, sin indagar jamás sobre el costo de producción de nuestros libros, hasta que estos comenzaron a desaparecer de las estanterías. Se iniciaba esa década difícil y gloriosa en que una persona medianamente instruida y con buena dicción, disfrutaba leer en voz alta ante un penumbroso círculo de caras amigas, como conjuro mágico contra el aburrimiento decretado por horas de programada oscuridad.

Cuando se reanimaron las librerías, el país ya no pudo sostener las multimillonarias subvenciones que mantenían artificialmente bajos los precios de los libros. Y el paterno “salve” de los que ni siquiera recibían estipendio se tornó insuficiente para adquirir, según los deseos de cada quien, libros cuyo precio fue aumentando poco a poco, hasta alcanzar, a la altura del año 2013, el inquietante promedio de 10.30 pesos por ejemplar.

En el año 2000 surgieron nuevas editoriales, no solo para dar respuesta a autores noveles –los inéditos que a finales del siglo XX ni siquiera habían presentado una plaquette–, también para encontrar, seducir y construir lectores nuevos. Ellas, las cariñosamente denominadas “Riso”, vinieron a aportarle al sector editorial cubano el dinamismo y la diversidad que le faltaba y, andando el tiempo, han contribuido a contornear un modesto y todavía demasiado adormilado mercado del libro.

¿Y qué mercado es ese, al cual nos referimos con inocultable simpatía, como afiebrados por una gripe neoliberal? ¿Acaso la producción editorial se regirá por la oferta y la demanda? ¿Será que aspiramos a instaurar en el sector editorial cubano una gestión empresarial descentralizada, en la que el Estado se limite a estimular el ejercicio de iniciativas individuales o grupales, exigir respeto a los intereses de carácter general y limitar, con su intervención y arbitraje, los excesos provocados por la codicia o la irresponsabilidad?

Esa sería la lectura keynesiana de la palabra “mercado”, un anuncio de la transformación de varias de nuestras editoriales emblemáticas en unidades productivas dedicadas, en primerísimo lugar, a ganar dinero, aunque fuese publicando tonterías y dilapidando en textos prescindibles el papel que el país compra a miles kilómetros de distancia, salvando los inauditos valladares financieros que el bloqueo nos impone.

Pero un mercado no es solo la maravillosa exposición de bienes y servicios en la que puedes mirar todo lo que quieras, pero solo comprar lo que tu bolsillo alcance. Un mercado es también espacio social de fronteras intangibles en el que unos –empeñados en optimizar tiempo, dinero y energías– producen bienes o servicios que han sido pensados para satisfacer las necesidades, gustos y expectativas de los otros; personas que poseen los recursos y los referentes adecuados para seleccionar lo que mejor se ajuste a sus preferencias y aspiraciones.

Pese a los anatemas de Friedrich Hayek, Milton Friedman y otros gurúes del capitalismo desatado, el mercado puede existir con planificación, propiedad estatal y control de precios. Solo que no funcionaría como libre mercado –ese caos cuyas lógicas legitiman tanto el orden como el desorden–; será necesario que su corazón lata al ritmo del de la gente común y que tenga una osamenta socialista. Ese es el reto de la industria editorial en Cuba: diversificar una oferta, todavía etnocéntrica por necesidad y falta de oficio, hasta acercarla a los plurales gustos de una sociedad mucho más conectada con el resto del mundo. Fomentar un mercado con brújula humanista y precios solidarios, donde el que compra también tenga voz y pueda influir con su comportamiento en las decisiones de los productores.

La necesaria racionalidad con que retomamos la producción editorial a gran escala, a principios de este siglo, no nos persuadió de que el sistema editorial cubano debía ser repensado, rediseñado y puesto a tono con los cambios que estaban teniendo lugar en el país. Conservamos las mastodónticas estructuras que, en tiempos pasados, compensaron su inexacta información sobre las necesidades cognitivas de sectores específicos de la población con tiradas tan diversas y masivas que necesariamente debían venir bien a tantas individualidades cultivadas. Mantuvimos un obsoleto, centralizado y centralizador sistema de distribución, que reprodujo la lógica de la libreta de abastecimiento, asignando a cada territorio cantidades de ejemplares proporcionales a su distribución porcentual en el universo de la población cubana.

Rodeados de socialismo por todas partes, como de mar, replicamos, muy a la cubana, la enajenación del productor respecto al resultado de su trabajo descrita por el joven Marx, al reducir el exigente oficio de editor al tratamiento técnico del texto, sin protagonismo en la promoción de autores y obras ni posibilidad de retroalimentación sobre la realización comercial de los libros publicados. Pero estábamos en paz, persuadidos, desde nuestra letrada autosuficiencia, de que nadie más que nosotros sabe –y puede decidir– lo que la gente debe leer. Deseando lo mejor para la gente y empeñados en proporcionárselo, nos olvidamos de preguntarle su opinión de cuando en cuando.

Las personas en Cuba no solo leen para nutrir su espiritualidad, crecer profesionalmente, o materializar la aspiración de atesorar una cultura general integral. También lo hacen para adquirir habilidades y saberes necesarios para el cuidado de menores y enfermos; mejorar su estilo de vida y llegar, en buena forma física y mental, a la ancianidad prometida por nuestras políticas sociales. La gente busca en los libros cómo escapar de la rutina impuesta por la limitada oferta alimentaria a que pueden llegar los bolsillos de la mayoría; y explora soluciones nuevas para enojosos problemas cotidianos que no requieren la intervención de especialistas ni operarios. Que se acuda a la letra impresa para buscar respuestas ante los retos de la vida, es virtud de un pueblo sin analfabetos.

Por eso me asombra que Ricardo Riverón, un escritor que admiro, sin desentrañar el significado de la expresión “Premio del Lector”, la emprenda con un libro de cocina cuya preferencia popular le ha hecho merecedor de un lauro, entre otros diez títulos distribuidos el pasado año en la red de librerías del país. Tales obras –que vendieron de conjunto 49 290 ejemplares en apenas unos meses–, recibieron ese reconocimiento a partir de sus índices de venta, no de una encuesta. Se evaluó el porcentaje de ejemplares vendidos con relación a su tirada, argucia a la que debe acudir un país que no tiene los recursos materiales, las finanzas ni la tecnología necesaria para reimprimir de inmediato los libros de alta demanda, según estos se agoten.

Aunque la pretensión no fue jerarquizar libros publicados según sus valores literarios –función que cumplen anualmente los Premios de la Crítica–, la selección requirió de un jurado para justipreciar los méritos de obras correspondientes a géneros, temáticas o públicos meta lo suficientemente parecidos como para comparar sus calidades.

Un jurado compuesto por prestigiosos editores, críticos literarios y libreros, otorgó el Gran Premio del Lector a un libro del psicólogo Manuel Calviño cuya pertinencia social resulta significativa: Cambiando la mentalidad… empezando por los jefes; y consideró merecedores del galardón a la valiosa investigación sociocultural de Tato Quiñones (Asere nuncue ita ecobio enyene abakua); y dos títulos de literatura infantil (Doña lechuza y Patriotas cubanos X).

Un héroe que camina modestamente por las calles de Cuba (Reto a la soledad); un patriota y hombre de fe (Monseñor Céspedes se confiesa); así como un carismático y trágicamente desaparecido líder popular (Hugo Chávez: mi primera vida) obtuvieron también, con sus singulares testimonios, el respaldo del público lector. Además de Cocinando con amor, el título públicamente reprobado, el premio reconoció como libros exitosos: 100 preguntas sobre Historia de Cuba, lograda obra de divulgación histórica que Francisca López Civeira concibió para estudiantes, maestros y lectores no especializados; El derrumbe del socialismo en Europa, oportuno análisis de José Luis Rodríguez sobre las fallas cometidas, allende los mares, en la materialización de una utopía a la que los cubanos no hemos renunciado; y El vecino de los bajos, una selección de las crónicas del inolvidable Enrique Núñez Rodríguez.

Como aquí nos referimos al lector y sus derechos, no al linaje literario de los libros de cocina, me ahorraré comentarios sobre la trascendencia del personaje de Francois Rabelais que inspiró el adjetivo “pantagruélico”, vocablo que en castellano solo adquiere sentido en referencia a una comida o libación copiosa; y resistiré la tentación de glosar las páginas de Paradiso en que los rituales culinarios de Doña Augusta alcanzan la cualidad de arte, gracias a la prosa inimitable de José Lezama Lima, un maestro en la investidura literaria de tan alquímico quehacer, a quien Riverón menciona de soslayo.

En los Evangelios pueden leerse diferentes alusiones a la última vez que Jesús y sus discípulos cenaron juntos en Jerusalén. Desde entonces, la cultura que heredamos y reproducimos cada día otorga una profunda significación tanto a la preparación de la comida que será consumida en grupo, como al acto de compartir afectos mientras se paladean sabrosos platos. Reunir a los seres queridos en torno a la mesa, preferiblemente al final de la jornada o durante el merecido día de reposo que los textos bíblicos consagran, ha sido una extendida práctica sociocultural de los cubanos; y aún lo es en familias preocupadas por conservar ciertas tradiciones.

Entre nosotros, es de buen ver el no abordar temas desagradables o provocar discusiones en la mesa, centro de un rito familiar al que debe acudirse con vestuario apropiado. Incluso aquellos que se reconocen no creyentes, planifican cenas con gente muy querida durante las festividades más significativas de la religión cristiana; y en algunos lugares de Cuba, sellamos con una comida más o menos íntima las alegrías o desdichas de bautizos, bodas y sepelios.

Sucede así porque el breviario gastronómico de cada una de las comunidades que pueblan la Tierra, así como los modos de adquirir y preparar los alimentos, están entre los rasgos más perdurables de nuestras culturas. Creo que la mayoría de los 250 millones de nuevos migrantes computados en 2015, podrían renunciar –si el clima, las exigencias comunicacionales o el contexto cultural se los impone–, a vestir las prendas y tejidos más estimados en sus lugares de origen, expresarse en su lengua materna en espacios públicos, o trasplantar sus rutinas cotidianas a la patria de adopción. Pero dudo mucho que dejen de practicar sus religiones, disfrutar la música que les acompañó durante la mayor parte de sus vidas, o degustar sus platos preferidos. Son actos expresivos de nuestras identidades, a los que nos cuesta mucho trabajo renunciar.

Intentando comprender las razones de la presunta abundancia promocional de Cocinando con amor, anoto la excelente labor del telecentro camagüeyano si se trata de colocar noticias del terruño en la a veces caótica corriente de la prensa nacional; y sugiero que el “exceso” de Ediciones Ácana se torna más visible por el “defecto” de la mayoría de los sellos editoriales galardonados, remisos a abandonar el hábito de que la Dirección de Comunicación del Instituto Cubano del Libro asuma la responsabilidad de promover sus novedades editoriales a través de los medios.

No vi la edición del Noticiero Cultural que provocó el disgusto de Ricardo Riverón. Pero puedo comprender que lo dicho, o la forma en que se hizo, bastarían para estimular un ejercicio intelectual determinado. Arquímedes, Isaac Newton y Blas Pascal necesitaron mucho menos que una noticia, previamente elaborada por un comunicador, para construir sus formidables teorías. Pero el periodismo –con mayor razón el periodismo cultural, que no puede prescindir de juicios de valor–, necesita de otras fuentes. En el caso que nos ocupa, esas fuentes estaban al alcance del autor del enfadado texto. Pero él desestimó valorar los resultados del premio en su conjunto, para centrarse en regañar a una institución que no parece ostentar como flaqueza la irresponsable ingenuidad de los voceadores de noticias.

En fin, qué es literatura y qué no lo es; qué debe o no debe promover el sistema editorial; o qué se está leyendo, aquí y ahora, siempre serán temas de debate. Ojalá este comentario sirva para aportar algunos argumentos a una discusión que –por suerte– no tendrá fin entre nosotros.

Los 11 títulos merecedores del Premio del Lector 2015 fueron los siguientes:

Cambiando la mentalidad… empezando por los jefes, Manuel Calviño (Editorial Academia)

Asere nuncue itá ecobio enyene abakuá, Tato Quiñones (Editorial José Martí)

Hugo Chávez: mi primera vida, Ignacio Ramonet (Editorial José Martí)

Doña lechuza, Raquel Arrinda (Editorial Gente Nueva)

100 preguntas sobre Historia de Cuba, Francisca López Civeira (Editorial Gente Nueva)

Patriotas cubanos X, Ana María Luján (Editora Abril)

Monseñor Céspedes se confiesa, Luis Báez y Pedro de la Hoz (Editora Abril)

Reto a la soledad, Orlando Cardoso Villavicencio (Editorial Verde Olivo)

El derrumbe del socialismo en Europa, José Luis Rodríguez (Editorial de Ciencias Sociales)

El vecino de los bajos, Enrique Núñez Rodríguez (Ediciones Unión)

Cocinando con amor, Jaime López García (Ediciones Ácana)

Se han publicado 48 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Ricardo Riverón Rojas dijo:

    Es cierto que han pasado los días, pero como el debate ha seguido, y para mi gusto en un tono más respetuoso, regreso nuevamente a él. Según interpreto la última forista se suma a los que interpretan de mis palabras que no apruebo que se publiquen libros de cocina. Varias veces he dicho que no tengo nada contra eso. Incluso Zuleica en su artículo dice que "la emprendo contra un libro de cocina". Vuelva usted sobre el debate, y verá lo que realmente dije. La inconformidad que hice patente es que se denomine "del lector" ese premio a un libro de cocina (venta segura) por reportes de venta y no por criterios rigurosos de medición del acto de leer. La formación del lector ha sido uno de los objetivos más caros de la política cultural de la revolución desde los primeros tiempos. Y créanme que en ese sentido nuestro país tiene muchas cosas buenas que mostrar, aunque el lector sea una figura que, con la competencia de los audiovisuales y los libros de perfil mercantil (autoayuda y manuales utilitarios) estemos perdiendo. Y esto último no es una afirmación gratuita, baste saber que en el Anuario Estadístico de Cuba 2014 (editado en 2015, http://www.one.cu) se consigna que al comparar el año 2009 con el 2014, los servicios en biblioteca disminuyeron 4 millones 208 mil 800, y los ejemplares vendidos en la Feria Internacional del libro disminuyeron en 1 millón 469 mil 196. El mercado capitalista (en época de globalización), se sabe, pretende sustituir las opciones culturales más profundas con la sociedad del espectáculo y el aligeramiento del consumo cultural con las opciones arriba señaladas. No debe ser ese nuestro modelo de desarrollo cultural, de eso estoy seguro, aun con actualización del modelo y todo. Lo otro con que no estoy de acuerdo es en investir con la condición de escritor a quien elabora un manual de cocina, si la misma Nitza Villapol, figura cimera del oficio, nunca lo hizo, ni nadie le regaló esa condición, porque la suya es lo suficientemente prestigiosa para valer por sí sola sin necesidad de invadir otros territorios profesionales, porqué hacerlo ahora. Aquí se ha aclarado que el autor de este manual tiene otros libros publicados, pero en el reporte noticioso que objeto la condición se le daba por el libro de cocina. Y en cuanto a la fecha del reporte, yo solo sé que el día que lo vi lo anoté, ojalá no haya puesto un 11 donde iba un 12, es todo lo que en ese sentido puedo decir. Celebro una vez más la manera respetuosa en que los últimos polemistas intervienen, con argumentos y no con devaluaciones personales.

  • Marco Antonio dijo:

    Mi primera sorpresa: los que inician el debate manifiestan solo conocer la opinión de Zuleika Romay, presidenta del ICL, y estar plenamente de acuerdo con sus argumentos, a continuación, increíble, afirman que Riverón está equivocado, !y no tienen la menor idea lo que dice este escritor villaclareño en su artículo de Cubarte! Interesante. Más aún cuando el artículo se publica en Cubarte y el tema se lleva a Cubadebate.
    Concuerdo con Riverón, aunque en los planteamiento de la presidenta hay elementos para considerar: hay que vender. ¿Es un libro de cocina literatura? ¿Lo es un cancionero del ayer reciente? Tantas respuestas como personas se hagan estas preguntas simples. Se sabe hace mucho que hay libros que han de publicarse para obtener ganancias que se reinvertirían el otros que alimentan el universo simbólico del hombre o la mujer, y que por su precio nos impiden comprar los ingredientes necesarios para hacer la receta de cocina soñada, y que ha de aguardar el próximo salario.
    Quiero anotar que en uno de los tantos sitios: http://www.todostuslibros.com/mas_vendidos/, encontré esta lista de mayores ventas, una de tantas, y a pesar de la cantidad de recetas de cocina que la cultura gastronómica posee, en las primeras 20 no hay, aunque sí su uno que otro libro de autoayuda y novela rosa, claro, en la lista, y vale por todo, están los nombres de Almudena Grandes, Antoine de Saint-Exupéry. En fin, que el tema es para jamás acabar,.
    LISTA.
    OYE, MORENA, ¿TÚ QUÉ MIRAS?.
    Maxwell, Megan
    Una divertidísima comedia romántica que nos recuerda que, aunque el amor tiene fecha de caducidad, a veces puedes conservarlo para toda la vida.Hola, soy Coral. Siempre fui una romántica empedernida, hasta que el género masculino me romp...

    PALMERAS EN LA NIEVE (ED. PELÍCULA)
    Gabás, Luz
    Es 1953 Kilian abandona la nieve de la montaña oscense para iniciar junto a su hermano, Jacobo, el viaje de ida hacia una tierra desconocida, lejana y exótica, la isla de Fernando Poo. En las entrañas de este territorio exuberante y sedu...

    LA CHICA DEL TREN
    Hawkins, Paula
    ¿Estabas en el tren de las 8.04? ¿Viste algo sospechoso?Rachel, síRachel toma siempre el tren de las 8.04 h. Cada mañana lo mismo: el mismo paisaje, las mismas casas? y la misma parada en la señal roja. Son solo unos segundos, pero le pe...
    Editorial Planeta /

    LOS BESOS EN EL PAN
    Grandes, Almudena
    ¿Qué puede llegar a ocurrirles a los vecinos de un barrio cualquiera en estos tiempos difíciles? ¿Cómo resisten, en pleno ojo del huracán, parejas y personas solas, padres e hijos, jóvenes y ancianos, los embates de una crisis que «amena...
    Tusquets Editores /

    LAS AGUAS DE LA ETERNA JUVENTUD
    Leon, Donna
    El comisario Brunetti investiga el extraño caso de Manuela, una joven treintañera que, años atrás, a los quince años, estuvo a punto de morir ahogada. Su abuela, la condesa Demetriana Lando-Continui, desconfía de la versión policial, seg...
    Seix Barral /

    LA VÍSPERA DE CASI TODO
    del Árbol, Víctor
    Germinal Ibarra es un policía desencantado al que persiguen los rumores y su propia conciencia. Hace tres años que decidió arrastrar su melancolía hasta una comisaría de La Coruña, donde pidió el traslado después de que la resolución del...
    Ediciones Destino /

    CASI SIN QUERER
    Gómez Iglesias, Jose Ángel
    El amor algunas veces es tan complicado como impredecible. Pero al final lo que más valoramos son los detalles más simples, los más bonitos, los que llegan sin avisar. Y a la hora de escribir sobre sentimientos, no hay nada más limpio qu...
    Frida /

    ANTE TODO, NO HAGAS DAÑO
    Marsh, Henry
    A punto de poner fin a una dilatada carrera plena de éxitos y reconocimiento, Henry Marsh —uno de los neurocirujanos más eminentes de Gran Bretaña— ha querido exponer a los ojos del mundo la esencia de una de las especialidades médicas m...

    EL PRINCIPITO
    Saint-Exupéry, Antoine de

    Viví así, solo, sin nadie con quien hablar verdaderamente, hasta que tuve una avería en el desierto del Sahara, hace seis años. Algo se había roto en mi motor. Y como no tenía conmigo ni mecánico ni pasajeros, me dispuse a realizar, solo...

    LA LUZ QUE NO PUEDES VER
    DOERR, ANTHONY

    Premio Pulitzer de Ficción 2015.Un corazón puro puede brillar aun en la noche más oscura. Y en el más terrible de los tiempos.Marie-Laure vive con su padre en París, cerca del Museo de Historia Natural, donde él trabaja como responsable...

    EL NOMBRE DE DIOS ES MISERICORDIA
    Papa Francisco
    La Iglesia no está en el mundo para condenar, sino para permitir el encuentro con ese amor visceral que es la misericordia de Dios. Para que eso suceda, es necesario salir. Salir de las iglesias y de las parroquias, salir e ir a buscar a...
    Editorial Planeta /

    LA MAGIA DEL ORDEN
    KONDO, MARIE
    Transforma tu hogar en un espacio limpio y ordenado de manera permanente, ¡y sorpréndete de cómo cambia tu vida!Marie Kondo, la experta en orden japonesa, te ayudará a acomodar tus espacios de una vez por todas con su sencillo método K...
    AGUILAR /

    PARIS-AUSTERLITZ
    Chirbes, Rafael
    El narrador de esta historia, un joven pintor madrileño de familia acomodada y afiliado al Partido Comunista, rememora, a modo de urgente confesión que posiblemente se deba a sí mismo, y en la que a ratos parece justificarse, los pasos q...
    Editorial Anagrama /

    LA ISLA DE ALICE
    Sánchez Arévalo, Daniel
    Cuando Chris muere en un accidente de coche sospechosamente lejos de donde debía estar, la vida de su mujer, Alice, con una niña de seis años y otra en camino, se desmorona.Incapaz de asumir la pérdida y con el temor de que tal vez su re...
    Editorial Planeta /

    SUPERPODERES DEL ÉXITO PARA GENTE NORMAL
    Mago More

    ¿Cómo consigue Mago More ser socio de cinco empresas, guionista del programa de José Mota, cómico, impartir conferencias, dar cursos de formación, tener un espacio habitual en radio, colaborar asiduamente en prensa, asistir a actos socia...
    Alienta Editorial /

    EL SECRETO DE LA MODELO EXTRAVIADA
    Mendoza, Eduardo
    En la nueva novela de Eduardo Mendoza, El secreto de la modelo extraviada, el detective loco que protagonizó El misterio de la cripta embrujada, El laberinto de las aceitunas y recientemente El enredo de la bolsa y la vida recuerda un ca...
    Seix Barral /

    EMOCIONARIO
    Romero Valcárcel, Rafael / Núñez Pereira, Cristina

    Aunque puede ser un libro para que los niños lo lean solos y les sirva para poner nombres a sus emociones y a sus sentimientos, resulta un buen libro para compartir con los adultos, provocar el diálogo, matizar algunas afirmaciones. En...
    Palabras Aladas /

    MARTINA CON VISTAS AL MAR (HORIZONTE MARTINA 1)
    BENAVENT, ELISABET

    Primera parte de la bilogía «Horizonte Martina», una mezcla de cocina, pasión, sexo y carcajadas, una novela llena de sorpresas que te hará vivir momentos únicos y que te conquistará para siempre.Placer para los sentidos.Original, arri...

Se han publicado 48 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Zuleica Romay

Zuleica Romay

Intelectual cubana. Ganadora del Premio Casa de las Américas en 2011

Vea también