Imprimir
Inicio » Opinión, Economía  »

Relaciones económicas Cuba-EEUU: Actualizando algunas consideraciones

| 50

El restablecimiento de relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos ha despertado múltiples expectativas especialmente a partir del enorme potencial económico de la nación norteña.

En este sentido es conveniente recordar la existencia de relaciones económicas sesgadas desde que en el año 2000 se modificó el régimen de sanciones a Cuba mediante la Trade Sanctions Reform and Export Enhancement Act, aprobada por la administración Clinton para la venta excepcional de alimentos y medicinas a nuestro país. Estas compras por parte de Cuba han debido realizarse en condiciones de extraordinaria complejidad, ya que las mismas han demandado el pago adelantado y la no utilización del dólar como moneda en las transacciones, entre otras restricciones.

Las operaciones alcanzaron un máximo nivel en el 2008 cuando se compraron 710.1 millones de dólares y desde entonces se han venido reduciendo hasta llegar a solo 109.5 millones entre enero y mayo del 2015. En cuanto a los medicamentos, solamente se han podido adquirir 7.5 millones desde el año2003.

Recientemente y para tratar de impulsar estas ventas –que esencialmente se han concentrado históricamente en carne de ave y productos de la soya- se constituyó un lobby de agricultores en el Congreso y se presentó un proyecto de ley por un grupo de legisladores encabezados por la congresista Amy Klobuchar que busca eliminar las restricciones existentes.

Por otro lado, a partir de una mayor flexibilización para viajar a Cuba en una de las 12 categorías establecidas por EEUU, se aprecia un incremento de los visitantes norteamericanos que creció ya un 36% hasta inicios de mayo del 2015, a pesar de que el turismo como tal se encuentra prohibido por la legislación de año 2000 ya mencionada. De mantenerse el ritmo de viajeros a Cuba durante todo el año pudieran generarse ingresos brutos adicionales por más de 110 millones de dólares.

Adicionalmente, si viajaran a Cuba unos 122,000 norteamericanos, potencialmente Cuba pudiera vender 400 dólares de productos a cada uno, lo que representaría un ingreso bruto de alrededor de 49 millones de dólares.

Es en la esfera del turismo donde más parece haberse avanzado en la flexibilización de las restricciones, ya que se han autorizado licencias para que ferris y otras embarcaciones norteamericanas puedan viajar a Cuba, e igualmente se ha otorgado licencia a la firma de cruceros Carnival para que organice viajes a nuestro país en el 2016. También en este propio mes de julio, el Comité de Relaciones Exteriores del Senado de EEUU aprobó un proyecto de ley –presentado por un grupo de senadores encabezados por el republicano Jeff Blake- para eliminar la prohibición de viajar a Cuba libremente, el cual deberá ser examinado por el pleno del Senado y posteriormente por la Cámara de Representantes.

Estudios muy preliminares indican que de liberarse los viajes a Cuba, pudiera esperarse la visita de un millón de norteamericanos el primer año cifra que se calcula se estabilizaría en unos 500,000 turistas anualmente. En números gruesos ello representaría –suponiendo las mismas condiciones actuales- un ingreso adicional de 900 millones de dólares el primer año y 450 millones más adelante.

Ciertamente con el crecimiento exponencial del turismo norteamericano se presentará un gran desafío para Cuba en tanto que deberá crecer en capacidades de alojamiento en ciudades como La Habana, en tanto que nuevas inversiones extrahoteleras en instalaciones como parques de diversión, centros nocturnos, campos de golf y facilidades para el turismo de salud también tendrían que incrementarse privilegiando centros históricos a donde se conoce que se dirigirían preferentemente los visitantes del Norte.

En todo caso solamente con la visita de cruceros se atenuaría la demanda de alojamiento y también habría que examinar las perspectivas de los arrendadores privados de vivienda que ya cuentan con 18,000 capacidades disponibles. De igual modo, habría que valorar la acelerada rehabilitación de las habitaciones fuera de servicio para incrementar la capacidad hotelera.

Finalmente, existe un grupo de medidas que –aun con la presencia del bloqueo- puede adoptar ejecutivamente el presidente Obama y que incluyen entre otras posibilidades,  autorizar el pago a artistas y deportistas cubanos por su actuación en EEUU; que aviones cubanos viajen a Norteamérica; la compra de productos con más de un 10% de componentes norteamericanos; la comercialización de tratamientos médicos a norteamericanos en Cuba; la venta de medicamentos cubanos en EEUU; el uso del USD en las operaciones a realizar por Cuba y permitir el uso sin restricciones de bancos norteamericanos por entidades cubanas.

Sin embargo, los beneficios parciales enunciados no representan nada si se les compara con el impacto que tendrá el levantamiento total del bloqueo a Cuba. No obstante, lo determinante para el desarrollo del país será su capacidad para avanzar en las líneas estratégicas que aseguren un socialismo prospero y sostenible una vez superado uno de los obstáculos más importantes para ello.

En general, existe un consenso bastante generalizado en los propios Estados Unidos, de que el bloqueo está condenado a desaparecer. En tanto esto suceda la lucha por su eliminación total no podrá debilitarse en beneficio del pueblo cubano y también de los norteamericanos interesados en una relación mutuamente ventajosa y estable con nuestro país.

(Tomado de Cuba Contemporánea)

Se han publicado 50 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • JEPO dijo:

    Esto se parece en algo a “Pasaje a lo desconocido”, lea y saque sus propias conclusiones. Se dice que desde el 2000 relaciones económica sesgadas, se dice de la complejidad de las compras, se habla de la carne de ave y de la soya, pero también se dice que las compras han ido disminuyendo, lo que no aclara el artículo son las causas de esta disminución de las importaciones, ni del desabastecimiento de carne de aves que es muy frecuente en las TRD. Es muy frecuente la combinación de la disminución de las importaciones con el desabastecimiento, nos hacemos la idea de que la producción nacional debe suplir el abastecimiento y no ocurre así, este año se ahorrarán 1072 millones de dólares en las importaciones para las TRD; menos mal que se dice que las TRD recaudan divisas, sino recaudaran divisas no se encontraba en ellas ni un estropajo. Vivimos en un mundo globalizado, no queramos que los cubanos vistamos con uniformes de producción nacional de mal gusto y de mala calidad, o que sigamos comiendo salcocho por ahorrar divisas. A esto hay que añadirle que son precios no subsidiados (abusivamente especulativos).
    Sobre los medicamentos me gustaría conocer por qué solamente se han podido adquirir 7.5 millones desde el año 2003, estos datos fríos no reflejan nada, me gustaría saber de qué lado está la responsabilidad, los medicamento que se importan, los que no se pueden importar, etc.
    En realidad admiro y respeto a los que pueden leer más de lo poco que se escribe en un artículo.

Se han publicado 50 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

José Luis Rodríguez

José Luis Rodríguez

El autor es asesor del Centro de Investigaciones de la Economía Mundial (CIEM). Fue Ministro de Economía de Cuba.

Vea también