Imprimir
Inicio » Opinión, Cultura  »

El man Gilbert

| 236

Gilbert ManComo en la Rosa púrpura del Cairo, un personaje ha salido de la pantalla, y camina por una ciudad, la nuestra. O fue al revés: un espectador se obsesionó con cierto tipo de películas, seriales y videos, quiso vivir en ellos y se introdujo en la pantalla, renunció a ser persona para convertirse en personaje de ficción.

¿La ficción construye la vida, o la vida construye la ficción? Si en época de Cervantes era posible que alguien, de tanto leer historias de caballerías, encarnase en su vida-ficción real al personaje “loco” y justiciero, en la nuestra, la letra impresa ha cedido su capacidad de influencia al audiovisual.

No es, obviamente, la única ni la más importante diferencia. El audiovisual contemporáneo que impera recrea otras historias y reproduce otros valores, para nada quijotescos. Al margen de la polémica sobre la validez artística del reguetón —no me interesa dilucidar su trascendencia como género musical—, por ejemplo (y no es un ejemplo tomado al azar), su puesta en pantalla nos impone un mediocre sentido de vida.

Parece inevitable que el reguetón se ofrezca en un módulo audiovisual que nos devalúa como seres humanos y nos mide a través de las cosas que nos poseen: el carro de lujo del año, la muchacha más Barbie (no es un elogio), descerebrada y deshuesada –la mujer como simple objeto sexual–, las cadenas de oro, las maletas de dólares, las bebidas más caras, los guardaespaldas, la ostentación (que en Cuba llaman especulación) como espuria evidencia de un falso triunfo.

Una noticia recorre las pantallas de las computadoras cubanas: un “especulador”, seudo cantante de reguetón, cuya vida imitaba los estereotipos visuales del género, fue detenido en un operativo policial digno del serial televisivo más espectacular. Por ahí circulan los videos de la detención, como si fuesen capítulos de “UNO” o de “Tras la huella”. Como no se han concluido las pesquisas ni se ha efectuado el juicio, no hablaré de cargos. Mi tema no serán las posibles ilegalidades de su conducta pública, sino su sentido corruptor.

Para ello acudo a los hechos visibles, constatables: este ciudadano, que se hace llamar Gilbertman —como Superman, o Spiderman, un “superhéroe” de mágicos (monetarios) poderes—, fugitivo de la justicia estadounidense (la cual, según parece, no ha querido colaborar con la nuestra en este caso), se instaló en su humilde barrio habanero de origen y compró en un año casas, autos de lujo, conciencias, cuerpos de mujer, y otros “objetos”.

Se hacía retratar mostrando su bíceps “poderoso”, y sobre él, en perfecto equilibrio, contenidos por su mano, fajos de billetes de a cien dólares. Fuerza física, fuerza monetaria. Llegaban sus autos y en ellos sus guardaespaldas; entonces descendía este SuperNada de 28 años, como si pisara la alfombra roja del éxito, como si de verdad alguien lo amara o pretendiera liquidarlo.

Nada que apareciese en los video-clips de sus amigos reguetoneros, y en los suyos, escapaba a su codicia simbólica. ¿Que en los videos se exhibían semi o casi desnudas las mujeres? Él alquilaba las suyas. ¿Que en los videos llegaban los tipos de mirada inflexible en carros de lujo? Llegó a coleccionar 22 autos de marcas caras. ¿Que en ellos se contaban historias de matones y de jefes mafiosos? Él mostraba sin recato una pistola, no sabemos si real o falsa, pero ¿importa?, y maletas llenas de dólares. Extraña, retorcida manera de parecer “alguien”.

Super/Gilbertman regalaba a los vecinos y parecía extorsionar a los restantes habitantes del planeta. ¿Imitaba a Pablo Escobar, es decir, la leyenda cinematográfica del “buen” matón colombiano? Su divisa, su fuerza, su triunfo aparente, era tener (ya se sabe que el cómo no importa) y especular; en esencia, la misma de Bill Gates o de Carlos Slim, aunque su origen era humilde y sus opciones otras.

En el capitalismo el matonismo es una profesión de prestigio, y tiene su glamour, su onda… ¿lo queremos en Cuba? Gilbertman financiaba videos de los Desiguales, de Eddy K (de regreso en la isla), del Yonki, del Príncipe, de Damián, a condición de que lo dejasen aparecer en pantalla. No se diferenciaban mucho esos videos de los que hacen Yakarta y el Chacal (por ejemplo, “Ellas son locas”), u Osmani García (por ejemplo, su reciente “Barra abierta”, made in Miami). En su afán por indiferenciar su vida de los más aberrantes modelos “musicales”, Gilbertman utilizaba su casa y sus carros como espacios de filmación, se representaba a sí mismo o a aquel con quien soñaba ser.

En una de sus últimas producciones, “No hay break”, reunía en su casa a sus financiados, entre maletas llenas de mujeres, de dinero, de expresiones duras, de pistolas, de cadenas de oro, de muebles caros y de mal gusto, como capos a la espera del resultado de una supuesta guerra callejera, importada de otras calles, de otro mundo que no es el nuestro, un video donde la violencia alcanza grados repugnantes, y en el que se compra la imagen, el símbolo esta vez invertido del joven actor que encarnaba al Chala: si el socialismo —que es representado por la maestra— peleaba en la película de Daranas, entre sus propias contradicciones, por salvar al niño de su familia y de su entorno social, este video reniega de aquella “conducta”, pisotea el símbolo.

La revista digital de frivolidades Vistar magazine —que presenta en su costado más banal a los buenos, regulares y malos artistas, con anuncios de negocios que pagan, sean o no legales—, le dedicó una página en uno de sus números y en otro, anunció el video.

La guerra cultural es explícita, aunque Gilbertman no tenga la menor idea de su existencia: nosotros necesitamos salvar, emancipar, ellos quieren hacernos creer que es imposible. Contaminan, corrompen. Este “Chala” de rostro duro, traiciona y dispara a sangre fría, para cobrar su parte. ¿No hay leyes en Cuba que castiguen la producción de videos violentos en los que participan niños?

Que triste vida la de Gilberto, el joven de 28 años que se disfrazaba de Gilbertman. Pero su caso, por extremo, es paradigmático: nadie encarnó tan literalmente el personaje del reguetonero audiovisual, del “triunfador” made in USA; nadie se jugó como él todas las cartas a favor de la cultura del tener, del capitalismo, en su versión más grotesca, más vulgar. Y es paradigmático también en otro sentido: Gilbertman creía que el dinero, su superpoder, lo haría invencible en Cuba, como podría serlo en Miami o en Bogotá. Tanto lo creyó que se anunciaba en Internet y alardeaba públicamente de su “fuerza”. Sirva este lamentable caso para tomar conciencia de que la guerra cultural contra el socialismo pasa por el envilecimiento y la corrupción de nuestros ciudadanos. No puedo hablar de ilegalidades hasta que fiscales y abogados de la defensa diriman responsabilidades, pero trabajemos por forjar sueños mejores en nuestros niños y jóvenes, porque los cubanos tengan un paradigma de vida superior.

(Tomado de La Jiribilla)

Se han publicado 236 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Mi_Novia_y_Yo dijo:

    Mira que hablan bobadas aquí... se ve que no tienen nada que hacer en su jornada laboral y pasan las horas escribiendo idioteces...

    • 3/11/94 dijo:

      Una pregunta para ti mi novia y yo...tu tienes algo q hacer ????? xq si te dio tiempo a
      opinar de los comentarios de otros es xq q te pasastes horas leyendo....y eso quieres decir q tu tampoco tienes nada q hacer en tu jornada laboral........plis responde para saber

  • susana dijo:

    es un locote a quien se le ocurre a esta altura de la vida hacer esa barbaridad sabiendo que aqui en este pais tarde o temprano el que la hace la paga y siempre cogen a los delincuentes y en cima de eso se le ocurre ser musico y poner paginas en faceboock que clase de loco.

  • yomil dijo:

    yo no estoy de acuerdo con los criterios de la musica reguetonera el echo que gilbertoeste aciendo todo ese desorden no quiere desir que sea un corructo de eso no vamos a hablar aqui todos sabemos quien es corructo y quien no es verdad es mucha especuladera pero ahora si el vino de otros paises no se de donde si en ves de ponerse a realisar videitos de esos , donava sierta cantidad de dinero al pais a un hogar de ancianos a un circulo infantir yo estoy mas que seguro que este tipo era un heroe de eso estoy seguro no hablaban tan mal de el no lo detuvieran de la forma que lo atraparon en su propia casa,,no critiquen mas y agan algo con el delincuente ,el que roba el que mata todos esos descarados que estan en las calles sin acer nada

  • sky is the limit dijo:

    comparto los comentarios que casi todos han tenido nadie es decir nadie fue capaz de llegar a ver ese nivel de ostentacion a que fue capaz de llegar y q nadie fuera capaz de dicho sea de paso detenerlo o ponerle stop asi que me lleva a la pregunta es necesario dejar correr las cosas hasta ese punto , cuantos ahora pueden estar haciendo lo mismo y tendremos q esperar entonces a que cometan el error de gilberto para q asi puedan ser vistos. Pienso q debemos meditar.........

  • Yosley dijo:

    Este tipo no es mas que un ejemplo de analfabetismo y poco tacto.....No merece invertir nada de tiempo en opinar de su caso.....Me da mas que nada mucha lastima por el

  • Afrojack dijo:

    Bueno yo pienso que a este hombre lo arrestaron de casualidad porque a saber cuantos mas hay por hay que estan en lo mismo poro bueno que remedio ...Esto le pasa a las personas que alardean porque si se hubiese quedado callado jajajaaj ni lo investigan ....

  • Hurrem dijo:

    Al final a muchos nos gustaria vivir como vivía Gilbertman , obviando de donde y como llegó a poseer tanto dineritooooooooooooooooooo! y ese arresto parecía de película . al final para encontrar enla casa , dos o tres mujeres , un anciano , y unos albañiles trabajando . Q ´espectáculo.

  • Rosin dijo:

    Muy buen artículo, comparto con usted. Se habla constantemente de la libre expresión, de que cada individuo debe ser libre en expresar lo que quiere y hacer (dentro de las normas) lo que quiera, pero yo nunca compartiré la decisión de darle riendas sueltas a esos videos clip que hoy se promocionan y que no trasmiten nada. Nunca he aplaudido las letras de las canciones musicalizadas por el Chacal, Osmany García, etc las cuales son letras banales, sin ningún mensaje educativo. Nuestra idiosincrasia es bien distinta al resto de los países latinos, por qué tenemos que copiar lo malo de otros lugares, el vicio, la prostitución, el consumo, etc. Nosotros los cubanos somos tan sencillos, espirituales, tan románticos, humanos. Nuestros medios deben ser celosos con las promociones de nuestra música, nuestro arte, no darle espacio a las vulgaridades, a los show, al excentricismo para que las generaciones futuras se desarrollen en un mundo más puro.

  • antonio enrique dijo:

    que triste suceso.para q alardea tanto eh

  • DSE dijo:

    El problema es el siguiente es verdad que metió la pata especulando en Facebook de toda la pacotilla que tenia y se fue de miami debiendo y estafando al gobierno
    Pero la realidad es que nadie puede ser mas millonario que Fidel o Raúl en Cuba hasta el propio cubano te envidia si tienes un poco mas y te hecha pa alante para quedar bien con el Gobierno aún sabiendo que no tienen nada ni para comer,,no entiendo como pueden vivir con esa doble moral

  • rosa dijo:

    estoy de acuerdo con YO, TU Y EL que estaban aciendo las autoridades, parte del espectaculo supongo que tras banvalinas.

  • Yisel dijo:

    Saludos

    Creo, que Girberman se le fue la musa aunque pienso que deberían televisar estos casos que como este son de gran comentario dentro de toda nuestra población, por lo cual debemos tener en cuenta que este ciudadano se enriquecía para bien propio , auuque ya sabemos que no es menos cierto lo que se comenta pero la pura realidad es que somos un país socialista donde todo tarde o temprano es descubierto.

  • mayito dijo:

    He visto los videos que pasan de PC en PC y verdaderamente, ese personaje llevaba una vida completamente diferente a la de la poblacion comun cubana y al parecer sin algo plenamente justificado

  • El Bayern Munich dijo:

    Gilberto Martinez Suarez,en su momento se pegó en la farandula en Cuba,pero el estaba consiente pienso yó de la clase de boberia que estaba cantando y especulando,ese fue su peor error,cubano al fin,desde que hizo un poco de dinero a especular claro...que clase de boboooo...

  • Dayana dijo:

    Que clase mangón

  • marlon dijo:

    si vas a hacer un articulo primero fijate en lo que escribes.....entre maletas llenas de mujeres, de dinero

Se han publicado 236 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Enrique Ubieta Gómez

Enrique Ubieta Gómez

Ensayista e investigador cubano. La Habana, 1958. Director desde 2016 de la cuarta época de la revista Cuba Socialista. Autor de varios libros.

Vea también