Imprimir
Inicio » Opinión, Sociedad  »

No quiero tu piropo...

En este artículo: Abuso sexual, Mujer, Sexualidad
| 239

“La violación es el abuso sexual de uno o más hombres sobre una mujer (…). El violador actúa sobre la mujer víctima elegida para ejercer sobre ella, por medio de la fuerza física o de la coerción, el poder sexista que el resto de los hombres tiene extendido, además de al cuerpo físico de la mujer, a todas las áreas de la actividad humana femenina”. Sau

Hoy, pensando en las musarañas mientras me dirigía hacia el trabajo, recordé algo que me sucedió hace alrededor de dos años. Felizmente una experiencia como esa no me ha vuelto a ocurrir y espero que nunca más lo cual, si me pongo a pensarlo, bien es casi una esperanza utópica.

Cursaba yo la universidad y luego de concluir un turno de clases rezagado, me disponía a regresar a mi casa. Eran casi las cinco de la tarde y, por consiguiente, sabía que la parada de G y 27 debía estar atestada. La otra opción era ir caminando pero preferí maltratarme, en primer lugar esperando una guagua y, en segundo lugar abordándola.

Recuerdo hasta la ropa que llevaba puesta: un pantalón de mezclilla azul oscuro, una blusa de tirantes roja y una ballerinas. Recuerdo, incluso, el libro que me acompañaba por aquel entonces: La ciudad y los perros, de Vargas Llosa. Me senté a leer en un muro en compañía de quienes esperaban “pacientemente” avistar la 174, el P-2 o el P-16 (además de la 20 y la 27).

Particularmente me encanta leer en la calle, así siento que el tiempo pasa más rápido, que puedo aprovecharlo mejor. Gracias a años de práctica puedo desconectar del ruido callejero y de las conversaciones ajenas para concentrarme totalmente en lo que leo. Fue por esa razón que aquel día no noté cuando un tipo vestido de negro se sentó a mi lado.

En realidad no lo advertí al principio, mientras estaba tranquilo. Después de 5 minutos de haber llegado, por alguna razón que solo atribuyo a una libido enfermiza, me roza fingiendo descuido. En esto, por supuesto, si reparo y me desagrada sobremanera. No porque el roce haya sido irrespetuoso o porque me haya parecido intencional, sino porque desgraciadamente he aprendido a desconfiar de cada hombre. Desde el que se sienta a tu lado en el cine hasta del que pide permiso para pasar en un pasillo de guagua.

Pero de cualquier manera, me digo, no es para tanto. Aquel hombre me pide disculpas y yo apago el interruptor de alerta que ya se había disparado en mi cabeza. Sigo metida en mis asuntos aunque pensando en lo paranoica que fui. Lamentablemente esa intuición que a veces acierta tuvo toda la razón aquella tarde.

Lo que más me sorprendió fue el descaro. A plena luz del día (porque fue en horario de verano) y en medio de una parada atiborrada de personas el tipo me enseñaba todo su miembro, erecto además.

En cuestión de segundos procesé toda la información: estaba siendo agredida sexualmente (para no decir lo que en realidad estaba pasando). Sin pensarlo dos veces me levanté y me alejé todo lo que pude. Mi corazón latía horriblemente pero traté de calmarme. Me di la vuelta esperando que el hombre se hubiera largado, sin embargo me había seguido entre la gente. En esas condiciones ya estaba preparada para gritar o lo que fuera, pero llegó una 174. Me monté apresuradamente temiendo que también él lo hiciera. Se conformó con mirarme de forma obscena y articular groserías que por suerte no alcancé escuchar.

No es fácil explicar lo que una siente cuando le sucede algo parecido. En mi caso particular fue miedo, asco y mucha vergüenza. Poco después me pregunté ¿por qué me avergüenzo, cuál es mi falta? Fue en ese momento que una rabia descomunal, de la que todavía hoy no logro deshacerme, se apoderó de mí. Entendí que había sido víctima de una violación. Tal vez no de una forma totalmente física, pero era una violación al fin y al cabo.

Después de eso me quedaron muchas dudas y ansiedades. Me informé, vi documentales sobre el tema, leí mucho. Finalmente aprendí que experiencias como la mía son en realidad la punta de un iceberg enorme que engloba diversas maneras en las que ideal machista continua reproduciéndose.

Lo más terrible es que, en ocasiones, ni siquiera somos conscientes de que lo que sufrimos es una AGRESIÓN, con todas las letras. Para algunas se trata de un hecho desafortunado que algún “enfermo” protagonizó. Casi nunca se piensa como un acto violento perpetrado por hombres totalmente normales, cuyo único pecado es pensar en las mujeres como objetos de satisfacción de deseos.

Si además incluimos en la lista de agresiones una práctica tan común en la sociedad cubana actual como el piropo, podrán decir que es un pensamiento exagerado. Son realmente pocas las personas que admiten que esta violencia erótica, como la cataloga Marcela Lagarde, abarca cualquier aproximación erótica de un hombre hacia una mujer, sin previo consentimiento. Esta implica un acto de violencia, en tanto legitima la apropiación masculina sobre cuerpos y espacios femeninos.

Para el feminismo, y estoy totalmente de acuerdo, la violación no se limita a la relación sexual. Por el contrario, se considera violación todo acto de irrupción sobre las mujeres. Las aproximaciones eróticas a nosotras, entre las que se encuentran las miradas que desnudan, los piropos (desde los más decentes, hasta los más groseros) y los manoseos, son prácticas agresivas que, lamentablemente, en la cultura erótica dominante están naturalizadas. Algunas congéneres, todavía hoy, se sienten complacidas cuando logran la reacción erótica del otro, se sienten reconocidas por despertar el deseo de quien supuestamente está en su derecho viril de aproximarse.

Desgraciadamente, a pesar de esta diatriba y de pensar como pienso, debo convivir con hombres que consideran que celebran mi belleza abordándome en plena calle. Estos son los más respetuosos. Otros simplemente deciden regalarme erecciones, no sé si con afán de agredirme o de tentarme.
A todos les devuelvo sus atenciones, no requeridas, y les digo sencillamente: NO QUIERO TU PIROPO, QUIERO TU RESPETO.

Se han publicado 239 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Luis Garcés dijo:

    En toda especie animal el cortejo forma parte de ritual de atracción del macho hacia la hembra y, así está descrito en la relaciones intraespecíficas relacionadas con la reproducción. Los seres humanos, aunque muchos no lo reconozcan, somos animales y no podemos escapamos a las leyes biológicas que rigen el reino animal. El piropo, y digo piropo no groseria ni ninguna otra forma faltar el respeto, forma parte de ese cortejo. Rechazarlo, significa rechazar nuestra naturaleza animal y humana. Es cierto que hay que respetar, pero una cosa es respetar y otra muy distinta encerrarnos en una urna social de castidad y puritanismo. Y por otro lado mi estimada Karen, la belleza esta para admirarla y celebrarla si no hubiera sido así desde el inicio de los tiempo el arte no hubiera florecido como forma de expresión humana.

  • Ichabod Crane dijo:

    Karen Alonso:
    En primer lugar lo que a Ud. le pasó no tiene nada que ver con el machismo y sí con un "exhibicionista" (clínicamente hablando); nadie tiene un cartel de “enfermo mental” en la cara. Lamentablemente a veces se entera uno de esta forma. Si ahora, además, cada piropo Ud. lo asocia inconscientemente con “todo su miembro, erecto además”, le recomiendo que se haga analizar. Porque realmente la culpa solo puede surgir cuando hay un gusto por una situación que es social/moralmente inaceptable para Ud. A lo mejor en sus lecturas de estudios lo leyó también. Piénselo, ya que utiliza la frase “regalarme erecciones”, y luego: “no sé si con afán de agredirme o de tentarme”. ¡¿Tentarme?! ¿Se sintió tentada?
    Me asombra que Ud. “intenta” enmarcar a todos los hombres, en los que infelizmente aprendió a no confiar, en la categoría “perverso exhibicionista”. Bravo!!! Eso, de lo único que da noticia es de su experiencia en esa área. Lo siento de veras. Lo que de verdad no entiendo es como nadie le dio un trompón al “tipo” de la parada.
    Estoy totalmente de acuerdo con que a las mujeres hay que respetarlas a toda costa. Lo mismo que a los hombres. Pero ¿un piropo galante es sinónimo de acoso sexual? Eso es un planteamiento traumatizado (por la culpa). Una cosa es un piropo y otra es una frase grosera, eso sí es una chapucería, y es verdad que hoy día abundan los chapuceros. Pero afirmar que el piropo equivale a un abuso sexual sería entonces a afirmar las ropas femeninas provocativas, porque son diseñadas para incitar el deseo (por si tampoco lo leyó), son una agresión sexual a los hombres decentes y casados. O que darle la mano a una mujer para ayudar a una mujer a bajar del ómnibus es acoso sexual, o mejor, un intento de demostrar la superioridad genérica.
    La cuestión está en no ir a los extremos y en respetar al prójimo. Y sobre todo, si se va a hacer catarsis, ser conscientes de ello.

  • Katniss dijo:

    Da pena que en una sociedad instruida como la nuestra, la mayoría de los hombres crean que .. 'la mujer se arregla para el hombre' .... ' a cualquier mujer un piropo le levanta el día'... 'si las mujeres no quieren que les digan nada que se tapen'.... Como si las mujeres fuéramos maniquíes sin cerebro o inteligencia, meros objetos para ser contemplados... Como si las mujeres que somos trabajadoras, madres, cabezas de familia, seres humanos con metas, aspiraciones y propósitos un 'que linda estas' o el pensar que gustamos a un hombre nos bastara para ser felices... Como si no supiéramos que la verdadera belleza es interior, porque es la que perdura y la que no se puede lograr artificialmente... Por demás, hay una diferencia entre una expresión de admiración que nos otorga un compañero de trabajo, un vecino o un conocido y permitir que CUALQUIERA nos aborde en la calle, invadiendo nuestro espacio personal, concepto anacrónico en nuestro país pero que existe y debe ser respetado... Sustituyamos los piropos por verdaderas muestras de caballerosidad y respeto; los hechos valen mas que las palabras... Hombres: dejen las babosadas, cursiladas y groserias y muestren su atractivo personal estableciendo conversaciones adultas e interesantes... cedan paso a las mujeres en la vía publica en lugar de arrinconarlas para obligarlas a oír un piropo... Cedannos el asiento en el ómnibus o ayúdennos a descender del taxi en lugar de dedicarles moradas lascivas a nuestro trasero... EL PIROPO ES EL FIN, NO EL INICIO DE UN CORTEJO.

    • Ichabod Crane dijo:

      ¿Y para quién se arregla una mujer?

      • Katniss dijo:

        Ud. epitomiza mi criterio... ? Ud. cree que con lo que tiene que trabajar la mujer cubana en la calle y en la casa no tiene nada mejor que pensar que en si los hombres la miran o no? ... ?Ud. no entiende que una mujer tiene derecho a vestirse para sentirse cómoda y fresca (o abrigada)?.. ?para mirarse en el espejo y decir 'esa soy yo'?... Y... a veces... a veces para que alguien en especial - no todos los hombres conque se tropieza por la calle- la encuentren bonita...
        A nadie le ha pasado por la mente que una mujer considerada como bella y sensual puede ser !lesbiana! y por lo tanto, sentirse OFENDIDA Y ASQUEADA por un piropo masculino...
        No niego que hay mujeres a quienes su intelecto o las circunstancias en las que se desarrolla su vida solo le permiten buscar validación en la apreciación masculina pero hay que respetar que todas NO SOMOS ASÍ.

      • mary2014 dijo:

        Totalmente de acuerdo con Katniss, la mujer se arregla en primer lugar para complacerse a si misma, no para que cuanto baboso salga a la calle, le diga un piropo de buen o mal gusto. yo por ejemplo siempre me gusta traer los labios pintados, lo hago hasta para irme a dormir (en estos momentos no tengo mi marido a mi lado), así que como ve no es para provocar a cuanto hombre haya en la calle, totalmente de acuerdo con la periodista. Somos bastantes las que pensamos así

      • mary2014 dijo:

        Totalmente de acuerdo con Katniss y con la peridista, la mujer se arreglar para lucir bien ante ella misma, no para salir a la calle y que cualquier baboso la esté acosando, le habla una mujer que le gusta arreglarse hasta para estar en la casa y que se pinta los labios hasta para dormir (mi esposo no está a mi lado en esotos momentos), será para la almohada. Abajo los piropos, 100 % de acuerdo con la periodista

  • WPC dijo:

    Quintanilla tiene toda la razón busquen otros artículos de la periodista para que vean que está obsesionada con el tema de la mujer y la defensa del derecho de la mujer hasta el punto que ya se salió con este artículo de lo que es lógico.

  • Marta dijo:

    Nuestra sociedad aun es muy machista y reconosco que nosotras mismas contribuimos a que las cosas no cambien, por la forma que educamos a los hijos. El artículo está muy bien, es lo que siente la periodista mujer ante una agresión de su espacio, un hecho que no provocó ni buscó. Los hombres antes de criticar deben pensar y ponerse en el lugar de una mujer. Cuando el trayecto del trabajo a la casa se vuelve peligroso porque en cualquier oscuridad te sale un aberrado y lo menos que te hace es pasar un susto padre. O cuando sales con tus hijas vas al cine o a un parque y alguien se siente con derecho a violentar su inocencia, o peor aún cuando una persona de confianza, vecino a familiar violente a una niña. Piensen los hombres también que nadie tiene derecho a manosearlos sin su permiso y sin derecho porque la camisa o el pantalón les asienta o porque hoy se levantaron mas bonitos. No hay que ser muy inteligente, ni talento ni sabio, para buscar la forma de que alguien se percate de su presencia o de que alguien se percate de su interés particular. Como mujer deseo que se respete mi espacio y una muestra mas de respeto es que si una mujer plantea que no le gusta que la piropeen tampoco hay que cuestionar ni irrespetar su decisión. Hay paises en que hay leyes protegen a la mujer y los hombres se cuidan mucho de ser acusados de acoso sexual, pero mas que leyes que repriman espero que mujeres y hombres con la cuota que nos corresponde a cada género luchemos por cambiar esas cosas y antes de irrespetar o molestar se piense en la víctima de dicha acción.

  • Tania dijo:

    Tell, me ha gustado mucho su comentario sobre el artículo de Karen. Cierto es que nosotras las mujeres en ocaciones vivimos experiencias desagradables, pero no por eso podemos igualar a todos los hombres. Tampoco nos gusta a nosotras que nos cataloguen a todas por igual cuando una de nuestro sexo comete una acción desagradable.
    Quizás yo no sea una bella mujer como describen a Karen, pero no por ello dejo de agradecer un piropo apropiado, delicado. Los piropos dejan de serlo cuando son groserías.

    • Tell dijo:

      Gracias, tal vez no sea tan hermosa como dice, pero su inteligencia ya la puedo ver, su luz me llega, así que mire con la frente más alta, camine segura de sí, que los vanos y pomposo, se quitarán del camino.

  • Carlos Noval Mora dijo:

    Saludos repetuosos, estimada periodista. Su artículo, por lo que veo, suscita la polémica, pero lo que no entiendo es el porqué confunde a los lectores con un título que no guarda relación con el contenido... Se trata de una referencia a un episodio personal vivido en relación directa a un exhibicionista, personas que evidencian un comportamiento anormal y antisocial -sexual sicológicamente y hablando-. ¿Por qué ese cambio brusco al feminismo y criticar al piropo? Karen: eres, y somos, latinos. Por nuestras venas no corre gelatina fría, como es el caso de "los europeos". No tenemos ese pudor rídiculo, decimos lo que pensamos y actuamos de forma más directa. Si no te gusta haber nacido en Cuba, donde el piropo, oportuno y bonito, es una institución, te sugiero que no te arriesgues con este tipo de artículos. Tienes la oposición total de TODOS los hombres, o sea, de la mitad del auditorio, y de unas cuantas mujeres que sabrán apreciar seguramente un bonito piropo. Tu desconfianza hacia los hombres no justifica el artículo.
    No hablo de la conducta de las mujeres hacia los hombres, de los chistes machistas de la televisión los domingos en la tarde, ni muchas cosas más. Creo en la igualdad y, para que exista, debe haber de parte y parte.... Lamento, ciertamente, tu punto de vista, aunque admiro tu valentía y la de los editores en permitir la publicación de algo con ese sesgo....

    • Victor SA dijo:

      "pudor ridículo", VAYA DISTE EN EL CLAVO.

  • Juank dijo:

    Interesante tema el que tocas. Pienso que la ley debería ser más severa con estos exhibicionistas aunque no desconozco qué sanciones existen para estos casos. Solo entro en desacuerdo contigo cuando leo esta frase en tu escrito: “…incluimos en la lista de agresiones una práctica tan común en la sociedad cubana actual como el piropo…” luego abajo incluyes en la lista de agresiones a todo tipo de piropos “(desde los más decentes, hasta los más groseros)”. Opino que muy pocas mujeres considerarían un piropo decente como una agresión porque a más de una un buen piropo le ha sacado una sonrisa y se han tomado el tiempo necesario para decir “gracias”.
    Considero que esta experiencia tuya te puede haber predispuesto y hacerte creer que un piropo decente tiene que llevar consentimiento previo.
    La vida tiene matices, sería interesante que te preguntes si te gusta el reguetón; pocos géneros musicales agreden más a la mujer que este, y considero que incluso así existen algunas composiciones de este género que se puede además escuchar.

  • rodrigo dijo:

    Periodista, con todo el respeto que se merece, ha escrito un artículo realmente extremista. El resto de los hombres no tienen la culpa de sus amargas experiencias. Soy hijo, padre y esposo. Esto que le voy a decir se lo he dicho a las féminas de mi familia...Si alguna vez, ojala que no, pero si alguna vez le vuelve a ocurrir, enfréntelo, grítele, vaya de frente al problema, con toda seguridad habrá mas de un hombre dispuesto a defenderla de tales enfermos, y se dará cuenta que por las calles de Cuba tambien transitan caballeros (a pie o sobre un P) pero caballeros.

  • Carlos Rodríguez dijo:

    Comparto la indignación y repugnancia por el la agresión de que fue víctima la joven periodista. Sin embargo, todos los extremos son malos. Contraponer piropo y respeto es un error. Hay piropos respetuosos y simpáticos que se reciben con agrado por las mujeres y, cada vez más, por los hombres. Espero que la vida le depare otras experiencias agradables que le permitan tener una visión más saludable y balanceada de este fenómeno cultural.

  • J dijo:

    Si matamos el piropo y las miradas, matamos nuestra idiosincrasia. Periodista si usted quedo traumatizada por lo que le hizo el energúmeno que la abordo en la parada consulte un sicólogo, pero no la emprenda con los piropos. No puedo imaginarme un cubano o cubana que no piropee y que no mire provocativamente en determinado momento. ¿Será que queremos copiar a los europeos por lo más malo? Que el que ofenda o agreda el pudor, debe ser amonestado, estamos de acuerdo.

  • XLRG dijo:

    Este es un comentario un poco tardío pero ¿que diría la periodista si un hombre respetuoso le cede el asiento en una guagua, o le ofrece la mano para ayudarla a bajarse de uno de esos camiones de pasajeros con escaleras altas, o se ofrece a ayudarla a subir una jaba o una mochila? Si la periodista tiene novio o esposo ¿cómo lo conoció, fue ella la que lo enamoró? No se puede ser tan extremista

  • angela dijo:

    Parece que muchas personas que dejan su comentario no han leído bien lo que Karen escribió hacerca de este hecho que es tan común, el hombre le enseñó su miembro erecto, yo pienso que es cierto que eso es producto de una mente enferma y también que ella debió pedir ayuda en la parada a las demás personas, porque ese hombre pudo ver otra chica y hacer lo mismo.

  • Bavaro dijo:

    Quiero conocer una feminista así, para hablar con ella de hombre a hombre.....

  • BFERBAO dijo:

    Ricardo no es lo mismo, el artículo no es estúpido. Revisate.

  • Daymaris dijo:

    No estoy de acuerdo con lo que dices ( más o menos en un 75 %) Es de un feminismo demasiado extremo. Tanto hombres como mujeres pueden ser víctimas de algún tipo de acoso sexual. Estas conductas, si bien pudieran ser más comunes en un sexo que en otro, no son privativas de ninguno de los dos. Igual, respeto tu punto de vista aunque no lo comparta. Más bien lo que me da es pena porque vas a vivir una vida muy limitada, o no se ni lo que podrías hacer, me imagino que buscar ayuda para superar tus traumas. Con todo respeto, necesitas ayuda, para empezar cuando generalizas todo, pierdes algo de sentido común, de los "subs", de las excepciones.....pero bueno nada, espero que algún día lo superes, por tu bien.

  • Bravo dijo:

    Karen, por eso yo soy declaradamente "lesbiano"........................ a mi nada mas me gustan las mujeres ...................

  • sachiel dijo:

    Otras mujeres, hubieran cogido el libro y le hubieran dado un soberano librazo en dicha sea la parte al exhibicionista fálico. Creo que Vargas Llosa no se hubiera dolido de tal acto, o por lo menos hubiera demostrado que para algo sirvio un escrito suyo. Y 68 comentarios hasta ahora, dan fé que hasta una tesis de Maestria en conducta humana puede hacerse con tal potaje.

    Coincido en que piropo no es falta de respeto, salvo que se usen palabras soeces en cuyo caso ya no es piropo, sino groseria y falta de respeto verbal. Yo espero que algun periodista varón macho masculino saque la cara y publique algo del acoso femenino, de las tembas , medios tiempos y jovenes descocadas que sin ningun temor muchas y algo de timidez inicial otras se insinuan e incitan, con un objetivo propuesto, buscar su pareja, ocasional o definitiva.

    ¿Cree usted, Karen, que se puede resistir una mirada clavada en los ojos de uno, sea linda o fea o intermedia, cuando se va en un P?Una vez me llamaron por telefono y me dijeron lindezas femeninas, iba a responder groseramente?¿Cree usted que entre tanta apretujadera involuntaria, la libido de las personas masculinas de 18 a 65 años puede estar quieta como lo pide el Dalai Lama?

    Y realmente, ¿las lesbianas acosan sexualmente a las mujeres, o no? De eso usted no habla tampoco, y me consta cuantos requiebros se dicen por inter e intranet, por SMS y correitos ciertas damitas. Y, estimados foristas, nuestro Código Penal establece en su SECCIÓN QUINTA, Ultraje Sexual (ESTA SECCIÓN FUE AGREGADA POR EL D-L 175/97, anteriormente constituía la Sección Cuarta con otra Denominación) el ARTICULO 303: Se sanciona con privación de libertad de tres meses a un año o multa de cien a trescientas cuotas al que:
    a)-Acose a otro con requerimientos sexuales;
    b)-Ofenda el pudor o las buenas costumbres con exhibiciones o actos obscenos;
    c)-Produzca o ponga en circulación publicaciones, grabados, cintas cinematográficas o magnetofónicas, grabaciones, fotografías u otros objetos que resulten obscenos, tendentes a pervertir o degradar las costumbres.

    ¿Y entonces, cómo quedamos todos?

  • alanis dijo:

    karen, yo tampoco quiero piropos quiero q me dejen en paz cuando voy por la calle.
    estoy de acuerdo contigo totalmente, lo q pasa es q aquí la mayoría son machistas y las mujeres a muchas les gusta la babasa esa, eso tiene q ver con la personalidad de cada cual y leyendo los comentarios, la mayoría abrumadora de los hombres son machistas y la otra parte le gusta q sean así.
    no hay remedio, usa audífonos en la calle, lee en la casa, ignóralos y múdate a europa q allá si nadie piropea a nadie.

  • ipa dijo:

    vaya trauma el suyo....q lo entiendo ok !!!! pero, puede ser medianamente feliz desconfiando de todos los hombres ??? a no ser q opte por la clonacion dudo q pueda reproducirse !!! nada q todos los extremos son malos......

  • ipa dijo:

    otra cosa, el machismo es malo !!! ok..y el feminismo es bueno ????????

  • vicente dijo:

    Hay que ser aseptivo amigos eso no es mas que respetar el derecho que tienen los demas a ser respetados, no lleveos las cosas a los extremos eso las complica....

  • Ali dijo:

    no entiendo por qué la han cogido con la periodista? e incluso alguien por ahí dice que no debería publicar esas cosas porque tendría a todos los hombres en su oposición, por favor, entonces uno publica para el gusto de los demás? de verdad que están tirando lo último.
    pienso que en este artículo quiere expresar como en Cuba no existe la cultura de respeto a los demás, no solo a la mujer, porque no se trata de ser fríos como los canadienses según también dicen por ahí, pero una mujer tiene el derecho de que respeten su espacio personal, que no lo invadan, y muchas veces, para decirte un piropo lindo, se está invadiendo el espacio personal, es así, que estemos acostumbrados a eso no quiere decir que esté del todo bien. pienso que hay que tener límites, y también creo que si a la periodista no le gustan los piropos en general porque la molestan o lo que sea, tiene todo su derecho, y está escribiendo su opinión en este artículo, cada uno expresa lo que piensa y ella lo hizo y no veo nada de malo en eso, puede que muchas personas no coincidan con ella, pero otras tantas sí lo harán, por ejemplo, a mi personalmente me gusta que me dejen completamente tranquila cuando voy por la calle, todos deberíamos tener ese derecho

  • manuel dijo:

    karen, me sensibilizo con usted por tan horrible experiencia sufrida. se como es porque una persona muy cercana fue "jamoneada" en una guagua hace años y quise encontrar al desgraciado para destrozarlo.

    ahora bien, no deje que eso la lleve al extremo de querer convertirnos en "androides" que si miran a una mujer admirando su belleza o le manifiesta algun interes por ella, por demas legitimo, pueden ser llevados a tribunales por acoso, como sucede en usa u otros paises. no quiera que nos parezcamos a aquellos que frecuentemente quieren ser precisamente como nosotros porque admiran nuestra espontaneidad como seres humanos y nuestra cultura. el piropo respetuoso y delicado no debe desaparecer; el grosero si. en esas sociedades se llega al extremo de que para que una mujer y un hombre se conozcan o es porque alguien las presenta, o porque ambos asisten a un bar convertido en "bolsa de valores del sexo". nunca renunciemos a aquello que nos distingue de las sociedades "civilizadas". el piropo es parte de nuestra cultura no recientemente sino desde muchas decadas. no le niegue a un hombre, o a una mujer, la posibilidad de decirle al otro/a: "hola, que bella/o eres, te gustaria tomar un cafe/helado/cerveza conmigo ? por lo demas no va a usted a evitar que un hombre la mire, si la encuentra atractiva, o la ingnore si no. lo mas penoso seria que luego de una aproximacion galante y respetuosa usted le de una respuesta absurda como la que finaliza su articulo. entonces tenga por seguro que no la mirara otra vez, pero por una razon muy diferente a la que le atrajo a usted en primer lugar.

  • R Carlos dijo:

    Acabo de leer este articulo y de veras debe tener un gen daneS, el que hizo la barabaridad esa esta definitivamente enfermo( si esa es la palabra porque aun asi ofenderia a los enfermos) pero usted tambien esta muy mal, pienso tal vez que se cree merecedora de metas mas altas de lo que puede ofrecerle un hermoso piropo o sencillamente es homosexual y no parece querer reconocerlo, muy mal de su parte , ah!!! y no soy de los que libera piropos a las mujeres, de hecho no me gusta hacerlo pero no porque crea este mal sino porque no soy capaz de emitir tanta poesia

  • Antonio dijo:

    Karla. No es un artículo oportuno porque es reactivo. Por ejemplo, si le gritas a la gente, es muy probable que te respondan a gritos. Quiero decir que no puedes llegar a conclusiones por lo expresado aquí, porque un extremo casi siempre lleva a otro extremo. Tú quitabas valor a las opiniones por faltas de ortografía y poca calidad de las ideas; yo traté de decirte que del otro lado tampoco había un dechado de redacción y profundidad reflexiva. Intenté restablecer el equilibrio porque dos errores no hacen un acierto. La vida no es un tablero en blanco y negro: predominan los matices. No hay nada bueno que no tenga algo malo, ni nada malo que no tenga algo bueno. En fin, el verdadero debate no este. Cuando se publique un artículo donde predomine la objetividad y la reflexión inteligente; se tendrá un debate más serio. Será productivo. No se debe cosificar a la mujer, pero este artículo cosifica al hombre. El fenómeno del machismo es complejo e involucra muchos factores. Es una pelea larga, pero se resolverá con comunicación, capacidad de ponerse en la piel del otro; no con intransigencia.

  • guada dijo:

    Si bien el comentario raya con cierto extremismo en sus consideraciones, no es menos cierto que quien lo realiza se siente además de escandalizada, ofendida y herida por demás en su dignidad. Esto esta considerado como un delito de Acoso Sexual y puede resultar sancionado de tres meses a un año de privación de libertad o multa de cien a trescientas cuotas o ambas, es decir imponerle las dos sanciones al mismo tiempo. El problema estriba en que nunca los denuncias por no aparecer en la palestra pública ante los tribunales y si por el contrario realizar comentarios sobre la proliferación, la víctima en este caso es la que tiene que denunciar ante los organos competentes. Es cierto que en los ultimos tiempos la pérdida del decoro ha ido increscendo y cualquiera en plena vía publica hace sus necesidad con exposición de sus genitales, también existen quienes visten de forma tal que exhiben toda su bella anatomía de una forma lujuriosa, que hace confundir a cualquier, eso verdad no da derecho a actuaciones de este tipo, pero resultan causas y condiciones para sus exposiciones. Comparto el criterio de que no puede catalogarse a todos los hombres por igual, al decir de Marti, nunca resulta más bello el niño cuando le lleva una flor a la niña y ese, nuestro Apóstol, nuestro Maestro, fue un artífice del reconocimiento de la belleza femenina, también contra él se hace el artículo. las ofensas al pudor y las buenas costumbres son sancionadas, y por último lo que se viola es el derecho al respeto ajeno a la dignidad de la otra persona, pero la violación como delito sexual, requiere totalmente de la penetración en cualquier de sus formas, por el contrario todos lo demás es lascivia, y se consideran como delitos de tal naturaleza "Abusos lascivos" que también resultan sancionados de denunciarse oportunamente. Lo que hay es que hacerlo para comenzar a rescatar un poco el respeto

  • Extremo oeste dijo:

    Esto escribió la periodista:
    Para el feminismo, y estoy totalmente de acuerdo, la violación no se limita a la relación sexual. Por el contrario, se considera violación todo acto de irrupción sobre las mujeres. Las aproximaciones eróticas a nosotras, entre las que se encuentran las miradas que desnudan, los piropos (DESDE LOS MAS DECENTES, hasta los más groseros)
    Pero bueno Karen Alonso, ¿tambien es violación un piropo decente? no te puedo creer. Creo que hay pocas como tu.

  • Yoandy dijo:

    Sería instructivo para la autora del artículo la lectura del libro "El cuervo dijo nunca más", y reflexionara sobre le personalidad de algunos de sus personajes, en especial de Alberto y de la amiga de Claudia. Creo sinceramente que se puede llevar una sorpresa.

  • ipa dijo:

    por q mejos no nos piropeamos de ambas partes con respeto y con amor !!! ya lo dije, si el machismo es malo el feminismo no debe ser mejor..si hablamos de igualdad y creo q estamos mas cerca q nunca antes !!! Periodista definitivamente no entiendo su punto de vista !!! a todas las mujeres q conozco les gusta q las piropeen, q bonita andas hoy, q bien te queda es color de pelo, por Dios..no acabo de entender su objetivo !!! como denigro a los maleducados y pervertidos, pero no debemos ser la mayoria, no cree ??

Se han publicado 239 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Karen Alonso

Karen Alonso

Vea también