Imprimir
Inicio » Opinión, Sociedad  »

No quiero tu piropo...

En este artículo: Abuso sexual, Mujer, Sexualidad
| 239

“La violación es el abuso sexual de uno o más hombres sobre una mujer (…). El violador actúa sobre la mujer víctima elegida para ejercer sobre ella, por medio de la fuerza física o de la coerción, el poder sexista que el resto de los hombres tiene extendido, además de al cuerpo físico de la mujer, a todas las áreas de la actividad humana femenina”. Sau

Hoy, pensando en las musarañas mientras me dirigía hacia el trabajo, recordé algo que me sucedió hace alrededor de dos años. Felizmente una experiencia como esa no me ha vuelto a ocurrir y espero que nunca más lo cual, si me pongo a pensarlo, bien es casi una esperanza utópica.

Cursaba yo la universidad y luego de concluir un turno de clases rezagado, me disponía a regresar a mi casa. Eran casi las cinco de la tarde y, por consiguiente, sabía que la parada de G y 27 debía estar atestada. La otra opción era ir caminando pero preferí maltratarme, en primer lugar esperando una guagua y, en segundo lugar abordándola.

Recuerdo hasta la ropa que llevaba puesta: un pantalón de mezclilla azul oscuro, una blusa de tirantes roja y una ballerinas. Recuerdo, incluso, el libro que me acompañaba por aquel entonces: La ciudad y los perros, de Vargas Llosa. Me senté a leer en un muro en compañía de quienes esperaban “pacientemente” avistar la 174, el P-2 o el P-16 (además de la 20 y la 27).

Particularmente me encanta leer en la calle, así siento que el tiempo pasa más rápido, que puedo aprovecharlo mejor. Gracias a años de práctica puedo desconectar del ruido callejero y de las conversaciones ajenas para concentrarme totalmente en lo que leo. Fue por esa razón que aquel día no noté cuando un tipo vestido de negro se sentó a mi lado.

En realidad no lo advertí al principio, mientras estaba tranquilo. Después de 5 minutos de haber llegado, por alguna razón que solo atribuyo a una libido enfermiza, me roza fingiendo descuido. En esto, por supuesto, si reparo y me desagrada sobremanera. No porque el roce haya sido irrespetuoso o porque me haya parecido intencional, sino porque desgraciadamente he aprendido a desconfiar de cada hombre. Desde el que se sienta a tu lado en el cine hasta del que pide permiso para pasar en un pasillo de guagua.

Pero de cualquier manera, me digo, no es para tanto. Aquel hombre me pide disculpas y yo apago el interruptor de alerta que ya se había disparado en mi cabeza. Sigo metida en mis asuntos aunque pensando en lo paranoica que fui. Lamentablemente esa intuición que a veces acierta tuvo toda la razón aquella tarde.

Lo que más me sorprendió fue el descaro. A plena luz del día (porque fue en horario de verano) y en medio de una parada atiborrada de personas el tipo me enseñaba todo su miembro, erecto además.

En cuestión de segundos procesé toda la información: estaba siendo agredida sexualmente (para no decir lo que en realidad estaba pasando). Sin pensarlo dos veces me levanté y me alejé todo lo que pude. Mi corazón latía horriblemente pero traté de calmarme. Me di la vuelta esperando que el hombre se hubiera largado, sin embargo me había seguido entre la gente. En esas condiciones ya estaba preparada para gritar o lo que fuera, pero llegó una 174. Me monté apresuradamente temiendo que también él lo hiciera. Se conformó con mirarme de forma obscena y articular groserías que por suerte no alcancé escuchar.

No es fácil explicar lo que una siente cuando le sucede algo parecido. En mi caso particular fue miedo, asco y mucha vergüenza. Poco después me pregunté ¿por qué me avergüenzo, cuál es mi falta? Fue en ese momento que una rabia descomunal, de la que todavía hoy no logro deshacerme, se apoderó de mí. Entendí que había sido víctima de una violación. Tal vez no de una forma totalmente física, pero era una violación al fin y al cabo.

Después de eso me quedaron muchas dudas y ansiedades. Me informé, vi documentales sobre el tema, leí mucho. Finalmente aprendí que experiencias como la mía son en realidad la punta de un iceberg enorme que engloba diversas maneras en las que ideal machista continua reproduciéndose.

Lo más terrible es que, en ocasiones, ni siquiera somos conscientes de que lo que sufrimos es una AGRESIÓN, con todas las letras. Para algunas se trata de un hecho desafortunado que algún “enfermo” protagonizó. Casi nunca se piensa como un acto violento perpetrado por hombres totalmente normales, cuyo único pecado es pensar en las mujeres como objetos de satisfacción de deseos.

Si además incluimos en la lista de agresiones una práctica tan común en la sociedad cubana actual como el piropo, podrán decir que es un pensamiento exagerado. Son realmente pocas las personas que admiten que esta violencia erótica, como la cataloga Marcela Lagarde, abarca cualquier aproximación erótica de un hombre hacia una mujer, sin previo consentimiento. Esta implica un acto de violencia, en tanto legitima la apropiación masculina sobre cuerpos y espacios femeninos.

Para el feminismo, y estoy totalmente de acuerdo, la violación no se limita a la relación sexual. Por el contrario, se considera violación todo acto de irrupción sobre las mujeres. Las aproximaciones eróticas a nosotras, entre las que se encuentran las miradas que desnudan, los piropos (desde los más decentes, hasta los más groseros) y los manoseos, son prácticas agresivas que, lamentablemente, en la cultura erótica dominante están naturalizadas. Algunas congéneres, todavía hoy, se sienten complacidas cuando logran la reacción erótica del otro, se sienten reconocidas por despertar el deseo de quien supuestamente está en su derecho viril de aproximarse.

Desgraciadamente, a pesar de esta diatriba y de pensar como pienso, debo convivir con hombres que consideran que celebran mi belleza abordándome en plena calle. Estos son los más respetuosos. Otros simplemente deciden regalarme erecciones, no sé si con afán de agredirme o de tentarme.
A todos les devuelvo sus atenciones, no requeridas, y les digo sencillamente: NO QUIERO TU PIROPO, QUIERO TU RESPETO.

Se han publicado 239 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Orlando dijo:

    Hace unos meses, una mujer relativamente joven , de Venezuela, al frente de un establecimiento de venta de ropas - donde trabajan chicas bellisimas- al verme llegar por razones de trabajo, bajo un copioso aguacero me dijo:

    "Esta cayendo un palo de agua. !Mira como te has puesto!

    Se trataba de una hermosura en los 40s, vestida con tanta gracia que le eche una Mirada de arriba abajo (Ja, Ja. No creo que se sintiera desnudada pues me dio las gracias por el piropo )

    Le dije:

    "Usted no se preocupe de mi destino, Preocupese por mantenerse siempre asi" Je Je.

  • ariel dijo:

    Karen, la anda buscando la policía porque se robo dos estrellitas del cielo y las coloco en sus ojos!!!

  • tdl dijo:

    Karen, por Dios, con esa cara y esos ojos, pretendes pasar inadvertida. Eso si sería una ofensa a los que admiramos la belleza

  • @lexTeRe dijo:

    Saludos Karen, ante todo quisiera decirle que si la belleza tuviera nombre se acercaría mucho a usted.
    Esta en todo su derecho de obviar este piropo, solo para que sepa que todos los hombres no somos iguales y que si hay respeto y consideración a la mujer, sea cual sea su color o belleza, lo único que sucede es que a veces te topas con animales y estúpidos por lo que debemos pagar otros que si saben ver tu belleza, saludos. ojala puedas ver este articulo ya que por lo que pude ver no lo publicaron.

  • gabriel dijo:

    compañera periodista:vayase a algún lugar del medio oriente y cubrase toda con un trapo,creo que hasta los espacios son diferenciados para ambos sexos,creo que tu cultura se aproxima mas a esa parte del mundo...mas cuando aun,antes del desagradable incidente con el descarao ese,narras que:desgraciadamente he aprendido a desconfiar de cada hombre..de momento le cuento que no estoy de acuerdo con su opinión,y que en su país los hombres siempre van a piropear a las mujeres..aunque i te veo,creeme que ni te miro,para hacerte feliz.

  • Tirso dijo:

    Me siento altamente complacido de mis compatriotas que han hecho comentarios en este artículo. Asi somos los hombres¨cubakos "hombres verdaderos", que amamos la belleza en todas sus manifestaciones y por ello celebramos la belleza de nuestras mujeres, en la casa, el trabajo o la calle, porque las amamos por ser bellas - inteligentes - instruidas - sacrificadas - amorosas.
    Por favor, ¿nadie en la redaccion de Cubadebate alertó a esta bella muchacha de que no publicara ese artículo? Creo que en nuestra sociedad revolucionaria, que tantas oportuunidades ha dado a la mujer, no caben esos feminismos extremos.

  • William B. Rodríguez dijo:

    Desde ese punto e vista e la periodista que escribe el artículo, cual sería la conducta adecuada? Esperar a que la otra persona te envíe una señal. para entonces aproximarse? Hablo de realaciones normales, respetuosas, no de patologias, de anormales que violan las normas de convivencia y merecen estar en la cárcel (o en un manicomio). Significaría una amputación de toda iniciativa de parte de cualquiera, ya sea hombre o mujer, para aproximarse a otra persona, si un simple piropo es considerado como una agresión. En el contexto de un país de cultura anglosajona sería comprensible, pero, en el nuestro? Lo siento, pero estoy en desacuerdo con Usted, y también con los enfermos mentales, anormales, psicópatas, que perpetran actos despreciables, como el descroto por Usted en su artículo.

  • William B. Rodríguez dijo:

    Muy de acuerdo con Hugo Andrés Govín Díaz.

  • William B. Rodríguez dijo:

    Desde ese punto de vista de la periodista que escribe el artículo, cual sería la conducta adecuada? Esperar a que la otra persona te envíe una señal. para entonces aproximarse? Hablo de realaciones normales, respetuosas, no de patologias, de anormales que violan las normas de convivencia y merecen estar en la cárcel (o en un manicomio). Significaría una amputación de toda iniciativa de parte de cualquiera, ya sea hombre o mujer, para aproximarse a otra persona, si un simple piropo es considerado como una agresión. En el contexto de un país de cultura anglosajona sería comprensible, pero, en el nuestro? Lo siento, pero estoy en desacuerdo con Usted, y también con los enfermos mentales, anormales, psicópatas, que perpetran actos despreciables, como el descroto por Usted en su artículo.

  • J.U.H dijo:

    Hace unos días atrás estaba yo en una exhibición de perros con mis dos perritos y se me acerco una mujer hermosa (por lo menos a mi me pareció) de unos cincuenta años aproximadamente y comenzó a preguntarme por la raza de mis perros, su edad, precio, etc. Cuando ya se iba le dije ¿me permite decirle algo? Si, respondió, es usted muy hermosa, le dije. Al momento su cra se ilumino, su sonrisa se hizo amplia y me regalo las gracias mas lindas que que me han dado en mucho tiempo.
    ¿Por qué la periodista quiere quitarme eso? ¿Por qué me compara con un cochino enfermo mental? Yo seguiré dándole piropos educados a las mujeres y seguiré recibiendo los suyos por medio de sus sonrisas.

  • Rafael dijo:

    Dejen ya quieta a la niña…Nadie tiene que estar amenazándola de hacerle o deshacerle si la ven en la calle. Martí decía que «Todo lo merece la hermosura. La hermosura es un derecho natural. Donde aparece surge la luz, la fuerza y la alegría. Un ser hermoso es un bienhechor». Ese y no otro debe de ser el punto de partida. Yo voy mucho a Cuba y puedo darles mi apreciación del asunto. Las mujeres más hermosas de Cuba están en Camagüey. De ahí era mi primera esposa, ¡Compadre!, qué belleza. Yo paseaba con ella en la calle y los hombres se detenían (con respeto) a piropearla. Qué envidia les daba que yo tuviera esa belleza. Estuve con ella 23 años. Personalmente, no me gusta estar con mujeres que nadie piropea, pues pienso que tener una mujer hermosa al lado es de un gusto exquisito. Mucho más, si es intelectualmente interesante, pues la inteligencia embellece a la mujer. De Camagüey son los rostros femeninos clásicos, como los de la pintura europea, ojos claros de rubias que dan «más luz al ojo moro». Y sus mujeres, como las de Villa Clara también, se destacan por su inteligencia. Ah, pero qué cosa ir a Santiago y mirar las negras hermosas, con sus rostros sensuales y provocativos y sus curvas que hacen pensar en los paisajes de la carretera a Baracoa. Negras más lindas no las hay, son unas bellezas infernales que hacen sentir la poseía de Guillén y Palés arder en las venas. Si las mujeres de Camagüey son como las playas de Cayo Coco, las de Santiago son como las de Chibirico, calientes, movidas y animadas. Un beso de una negra santiaguera es como el más fino ron cubano, dulce, caliente, suave. ¿Y las habaneras? Pues ahí yo veo la excepción. Más lindas (y menos dificultosas) son las de otras partes. En Pinar del Rio (en el campo) las hay que parecen españolas, de pelos soberbios y de ojos que parecen estrellas negras. Le tiembla la carne a uno al verlas pasar. Imposible no mirarlas, pues si algo tiene la mujer cubana es que no le teme al galanteo (bueno, excepción de una que anda por ahí y que tiene sus razones para sentirse así). A los cubanos les digo, siéntanse privilegiados de lo que tienen. No maltraten las flores, ni le digan palabras soeces. A la belleza se llega con miel dulce. Yo vivo en EE. UU, y aquí hay una colección de feas que desaniman al más imaginativo. No es fácil. Me deleito cuando voy a Puerto Rico, Cuba y Venezuela. Las boricuas son cosa de otro mundo. Da miedo a veces estar en sitios en que la J Lo parece una del montón. Pero son peleonas, se los digo por experiencia, no tienen la paciencia de la cubana. Lindas, lindas, lindas, las hay en Caracas. En ese sitio como decía Martí, se siente uno «a la par confuso y enamorado de los rostros de sus pobladores ». Pero de la mujer cubana lo que más me gusta es su sentido de compasión para los demás pueblos del mundo. Que son trabajadoras no hay duda, que les gusta vestir bien y tener las unas bien pintadas, tampoco hay dudas. Pero lo más bello que tienen es un corazón enorme. Y eso es bueno, porque yo soy hombre y me gustan las mujeres…Por eso mi mujer de ahora es también cubana.

  • yo dijo:

    Estimada Karen, es Ud una mujer cubana bella, pues entonces le tocan los piropos con respeto, lo otro es otra cosa y sepa que todos los hombres no son igual, por que entonces ¿las mujeres todas no son iguales?

  • cuba2014 dijo:

    si la belleza fuese pecado no tendrias el perdon de Dios Karen ,Siempre tuyo un sdmirador te autorizo mi correo chao

  • maelstrom dijo:

    Alguien se acuerda de Héctor Zumbado, hizo una magistral descripción del piropo en su libro Limonada, de 1981. Ojalá lo tuviera digital para publicarlo aquí.

  • Jorge dijo:

    KAREN AMOR QUIEN TE HIZO TANTO DAÑO QUE TE HACE MALDECIR TODO LO HUELA A VARON.

  • chess dijo:

    creo que en algunas cosas tienes razon periodista pero si eres bonita y de buen cuerpo como dicen otros foristas ,excitas a los hombres y debes entender eso no provocaciones es algo instintivo en los arquetipos de los cubanos. por otra parte la lucha por el feminismo de algunas mujeres muchas veces es exagerado pues en ocaciones a pesar de tener razon en ocaciones esto se sobredimensiona por ideas inconcientes de lesbianismo que se entienden como otra manifestacion de la sexualidad ,pero no da la posibilidad de atacar a ningun hombre y si somo universitarios debemos ser empaticos y entenderydarle respuesta a cualquier comportamiento

    • Karla dijo:

      Este artículo me ha sido muy útil!! No por su contenido exactamente: creo que desperdició la oportunidad de tratar a profundidad asuntos de mucho interés como el machismo y la violencia contra las mujeres, que trasciende la agresión física y se manifiesta de formas más sutiles pero no menos lacerantes.
      Lo que no tiene desperdicio es el debate!!!!! Si no lo tomo con ligereza la depresión me dura hasta el 2015... He hecho una selección de las reflexiones más brillantes y aunque me falta trabajo la cosa va así:
      Si vives en Cuba, te toca andar rodeada de hombres cubanos. Si los piropos (del tipo que sean) no te apetecen entonces no hay nada que hacer. Get use to it.
      "Biológicamente" el hombre cubano está diseñado para el piropo.
      Ahhhhh, la mayor parte de los comentarios están llenos de faltas de ortografía, obviedades, ideas básicas pero todos los foristas te regalarán piropos delicados e inteligentes.... di tú.
      Si no te gusta el piropo la culpa es tuya. Quién manda a las mujeres a tener curvas, a ser bellos monumentos. Cito, "uno se cruza en la calle con cada monumento que si aunque sea Ud, no la mira es que no le corre sangre de varón por las venas". Y sobre todo, quién nos manda a maquillarnos, ponernos tacones, hacer dieta. Si deberíamos estar contentas porque podemos ir en saya a los restaurantes y ellos no!!!!! Pobrecitos, no pueden entrar en short y chancletas.... Deberíamos hablar en Comercio y Gastronomía para resolver esa discriminación. Así que a "vestirse de zombie", no afeitarse o ponerse ropa hasta el piso. Gracias al forista que nos dio el sabio consejo!!!!
      Feminista igual a lesbiana. Feminista igual a extremista (ah, y como dijo alguien por ahí, eso no pasa con el machismo: los machistas pueden ser respetuosos ;)
      Finalmente, y aunque le falta trabajo a la selección y no me quiero poner seria para no empezar a llorar (porque esto está de llanto). Se dan cuenta los foristas lo discriminatorio que es demandarnos a las mujeres "gratitud" por prestarnos atención? O amenazarnos en plan "si algún día me tropezara contigo, espero que no, no tendré que piropearte, si ese es tu deseo, o respetarte : te ignoraré, que es lo peor que puede sucederle a una mujer" o, este es mi preferido "a muchas les gustan q se metan con ellas, eso alimenta sus egos. la mujer q al final del día allá pasado desapercibida, es mejor q reflexione" (querido, con esa calidad de las ideas y esa ortografía hay que tener coraje para mandar a alguien a reflexionar). Y se atreven a hablar del ego de las mujeres!!!!
      En fin, si me quedaba alguna duda ya no la tengo: al menos por los criterios que dominan en este foro, seguimos en la Edad Media. Muchas gracias a los que quieren "iluminar mi día" con su cortejo... Pero cuándo entenderán que casi siempre soy autosuficiente para la gestión de mi iluminación personal y no necesito fuentes alternativas:)???

      • clemente Belice dijo:

        Perdoneme pero usted no es una profesional, veo su comentario inmaduro usted no debia estar esribiendo para Cubadebate................. como su nombre lo indica el debate debe hacerse con ideas y argumentos, no lo tome personal y busque sus puntos debiles y errados y seguro mejorara.............

      • Aroldo dijo:

        Es el comentario menos valioso del tema, sin dudas...........anda dale búscale alguna falta de ortografía extremista.

  • DELROCK dijo:

    di algo karen

  • Antonio dijo:

    Karla, este artículo también está lleno de obviedades: “Recuerdo, incluso, el libro que me acompañaba por aquel entonces”. Es obvio que era “por aquel entonces”; “apago el interruptor de alerta que ya se había disparado en mi cabeza”: es obvio que antes estaba disparado, y también obvio que en la cabeza. “En cuestión de segundos procesé toda la información”: obvio que esa información se procesa con rapidez, aunque, en este caso, mejor decir “en un segundo” o en “fracciones de segundo”. Si se demoró veinte segundos o treinta (“cuestión de segundos”) es un poco tarda. En fin, quiero decir que este artículo está lleno de incongruencias que no me creo. Es plena tarde y la autora nos avisa una parada atestada de gente. Sin embargo, el tipo saca “todo” su miembro erecto y nadie parece verlo (no nos detengamos a pensar que si el miembro esta erecto tiene que ser “todo” y no una parte) ¿Cree que esto sea posible? Que nadie le grite al menos: ¡Descarado! Que nadie salga en defensa de la mujer. No me lo creo. ¡Con lo machista que somos! (lado bueno del machismo) Luego le cae detrás a la mujer por entre el gentío: así, erecto ¿Cree que eso se puede ocultar con facilidad? Nada menos y nada más que un tipo vestido de negro. También me llama la atención que atribuye el roce a una “libido enfermiza”, y luego nos dice que esto es “un acto violento perpetrado por hombres totalmente normales”. Por fin qué. ¿Tirios o troyanos? Para finalizar, afirma que otros (así en plural) “simplemente deciden regalarme erecciones”. Sin embargo, antes dice que “Felizmente una experiencia como esa no me ha vuelto a ocurrir”. ¿Cuántas experiencias similares tuvo por fin? Iba a terminar, pero no me resisto a decir que el elemento compositivo “mente” aparece en 19 ocasiones en el texto, y también hay 44 “que” en apenas dos cuartillas. Esto denota pobreza estilística; mientras que la puntuación precisa de una buena batida.

    • Ichabod Crane dijo:

      Amigo Antonio, gracias!!! No lo había visto así. Me hace cuestionarme ahora si solo se trata de una fantasia de seducción en lugar de una experiencia traumática.
      Además quisiera agregar que el título pudiese ser "Everything is about me".

    • Karla dijo:

      Estoy de acuerdo en que el artículo es muy endeble en las ideas y su escritura es deficiente. Empecé diciendo que era una pena desperdiciar una oportunidad óptima para discutir sobre el machismo y la violencia de género. Pero el debate que se ha generado sí confirma que era oportuno... Esta historia del machismo "bueno", entre otra cosas, está de estudio. No es elemental que en una situación de agresión contra cualquiera, hombre o mujer, se debe responder sin necesidad de machismo bueno???!!!!
      Si el espíritu general de este foro es que las mujeres somos "bellas y delicadas flores, cuya hermosura ha de ser alabada para levantar nuestro espíritu porque, claro, con ese propósito nos acicalamos cada mañana (para ganar la aceptación de nuestros galantes compañeros)" entonces artículos mal escritos como este hacen falta para incitar a contribuciones de autores más lúcidos.

  • Camagüeyano 100% dijo:

    Muy interesante el articulo, me gusto por la realidad que muestra que no es menos que lo que plantea la bella periodista, pero leyendo el articulo y comentarios de los lectores me acordaba de una frase que escuche una ves en mis años de estudio universitario y cito…”es mejor que alguien aunque sea mal hable de mi que pasar desapercibido en esta vida, por lo menos se que para alguien soy importante aunque no sea de la mejor manera ”…esto no justifica conductas morbosas como la de el sujeto en el ómnibus que sin lugar a dudas necesita ayuda, pero coincido también con una opinión de un lector y me pregunto ¿acaso la forma provocativa de vestir de una mujer no se podría considerar un piropo hacia los hombres?, ¿ o esta forma brusca y erótica de proyectar mi belleza no incitará en los hombres a la ejecución de estos piropos?, recuerden que hay colores que muchos pensemos que no pero si…incitan mediantes la percepción visual de estos, la parte sexual del hombre (en sentido general).

  • Totenkopf dijo:

    Amiga mia, yo pienso que lo que te sucedio es ciertamente lamentable y bochornoso. Te lo digo como hombre y como ser humano. Personas como esa con la cual coincidiste, desafortunadamente denigran y dan mala fama eal resto de nosotros. No apruebo su comportamiento. Ahora; me parece que has hecho tuyas ciertas consederaciones feministas, ya sea por malestar o impotencia , que me parecen de lo mas exageradas. Con todo respeto, pero si hasta por un piropo o una mirada (Ya sea esta lasciva o no) te vas a sentir acosada o vejada de algun modo, espero que tengas la suficiente consciencia como para buscar la ayuda de un especialista.

    Como se puede llegar a una mujer si todo lo convencional esta vedado? Hay piropos y piropos. Asi como miradas y miradas. Lo importante es comunicar de manera correcta los sentimientos positivos de afecto e interes, sin llegar claro esta a la falta de respeto.
    Pienso que seas una persona de basta cultura, a juzgar por lo que dices, pero me parece que tu planteamiento es totalmente absurdo y obtuso. La indiferencia no es respeto. El silencio no es respeto. El no abordarte no es respeto. El que te nieguen una galanteria no significa que te respeten mas.

    Espero leas este comentario, porque quisiera invitarte a la reflexión, para que no te sumas en el abismo de la mediocridad feminista. Se feliz, te lo ruego, porque una persona con esa opinion lo unico que gana es alienarse de sus semejantes.

  • Reaza dijo:

    Muy bueno el artículo y desgraciadamente eso es un hecho común en nuestra sociedad que debería ser super sancionado. Todas somos hijas, hermanas, madres...."esos" deberían de pensar en eso, pero no pueden pensar porque quien comete esos hechos tiene que estar enfermo.

  • JoLuBaRo dijo:

    Periodista, en mi opinión sobre su experiencia en esa parada, quizás los nervios no le dejaron pensar, pero su pasividad fue demasiada. A juzgar por lo que cuenta ni siquiera miró alrededor para localizar a un policía, ni siquiera le dijo nada a ese enfermo, huyó y nada más. Su sentencia "he aprendido a desconfiar de cada hombre" me hace pensar que usted, con el mayor respeto, necesita ver a un psicólogo, a no ser que esta frase sea una exageración suya en este artículo. Y termina diciendo "Desgraciadamente, a pesar de esta diatriba y de pensar como pienso, debo convivir con hombres que consideran que celebran mi belleza abordándome en plena calle". Es decir, usted no hace diferencia entre aquellos que la "abordan" con piropos bonitos de aquellos que lo hacen con groserías, es decir que usted definitivamente no quiere que nadie la piropee. Mire, con el mayor respeto, si es así, si no quiere seguir sufriendo toda la vida, o al menos mientras su belleza dure entonces debe irse de Cuba o enclaustrarse en su casa. Los cubanos somos así, hombres y MUJERES, y ojalá sigamos siendo así y no creen una ley que tome en consideración una opnión tan extremista como la suya porque simplemente dejaríamos de ser cubanos, eso atentaría contra nuestra identidad. Lamento su experiencia, pero no es la generalidad ni mucho menos.

  • delvalle dijo:

    Interesante, creo que es muy justo el reclamo y la denuncia, únicamente me resulta raro o extremos dos elementos; uno eso de desconfiar de todo los hombres como si fueran puras bestias (todos) y el otro extremo ¿estás en contra Karen del piropo elegante y respetuoso?

  • Rodolfo dijo:

    Entendí por el texto que cuando la autora dice: No quiero tu piropo, se refiere a que no quieres ESE TIPO DE PIROPO. Ninguno de nosotros -los hombres-, recibamos la motivación que recibamos con el escote o la licra más provocativa, estamos en derecho de sacarnos el pene en público y masturbarnos. Me parece que todos los que apoyan semejante actitud, no solo son machistas, sino unos verdaderos pervertidos. Gracias Karen por propiciar este debate. Lamento la mayoría de los comentarios de muchos lectores, con personas así nunca llegaremos a ser la sociedad mejor que soñó Martí.

  • UNA CUBANA AGRADECIDA dijo:

    Karen en parte tienes razón, en otras un poco exagerado el concepto de violación, me dedico al estudio de la violencia en todos los órdenes y no concuerdo con el criterio de violación que esgrimes. Es posible que sea violar mi espacio personal, pero no solamente es con piropos que se hace, sino cuando entre personas que no tienen por fin un disfrute sexual, te ofenden en plena calle con cualquier palabra obscena y eso es entre hombres entre sí y entre las propias mujeres. A veces podemos confundir en lugar de esclarecer la temática. Y aclaro otra cuestión a un Cubano Más.
    La forma de vestir de una persona no le da derecho a otra de manosear, humillar, molestar y ofender. Por eso tenía tanto razón el Benemérito Benito Juárez: "El respeto al derecho ajeno, es la paz"

  • Ernesto dijo:

    Bella Periodista: publica los pasos que debe seguir un hombre para alcanzar tu confianza... es un piropo....

  • Luis Evidio dijo:

    Estimada Sor Karen, o señorita Karen. o virginal Karen, o purísima Karen, o gélida Karen o simplemente inexpugnable Karen, el cuerpo femenino no es un templo, porque no es para conquistar a la fuerza ni para contemplar impávido, es quizá lo más bello y admirable de la naturaleza. Lo que sucede que esa admiración los hombres, que quedamos muchos todavía, debemos demostrarla con respeto y caballerosidad lo que no quita criollismo y hasta un poquito de picardía siempre que no sea aprovechándose de una situación desventajosa para una mujer. A la inmensa mayoría de las cubanas les gusta, lo reconozcan o no, que las piropeen siempre que sea con respeto. Parece que tu no están en ese grupo o que aun están asustada por la imagen amenzante del "miembro erecto" del agresor con que te tropezaste. Solo me atrevo a darte un consejo por si la sitaución se te repite, ante un pene erecto e indiscreto mejor cambia la vista hacia otro lado y márchate rápido no vaya a ser que el subconciente te traicione y el hombre salga abochornado. Yo tengo una amiga que quiero mucho que le pasó lo mismo que tu y en vez de escribir un artículo de prensa lo que hizo fue pedirle el divorcio al marido por carecer de lo que a otros le sobra...

  • jperez dijo:

    Creo que su articulo.....tiene mas hombre-fobia que otra cosa....al hacerlo suyo-opinión-vivencia-miedos-prejuicios.....carece de credibilidad......Su experiencia no deja de ser lamentable y reprochable....pero...dígame....todos los hombres son iguales......no lo creo.....a todas las mujeres les desagrada el piropo...no lo creo....usted dice...... porque he aprendido a desconfiar de cada hombre....ya lo dice...usted aprendió...no todas las mujeres piensan así....

    El Piropo...ese que usted cree agresivo forma parte de nuestra cultura….no solo la nuestra…es Universal…lo veo sano cuando es respetuoso y agradable...ser parte de una agresión como la que vivió, es lamentable….también lo es… que usted aya escrito un articulo basado en sus fobias personales.

    Pienso… en mi amiga…Julia, siempre le digo que se levanta cada día más hermosa….a mi compañera Yaima…a la que le digo que tiene la sonrisa mas linda del mundo…mientras usted vive en su fobia…ellas simplemente regalan una hermosa sonrisa y dicen GRACIAS.

  • Ali dijo:

    Yo estoy muy de acuerdo con la periodista, y para todos aquellos que la tidan de feminista de forma peyorativa, y dicen que está exagerando, ustedes los hombres NO SABEN ni nunca sabrán lo que experimenta una mujer en la calle, porque a ustedes no los atiborran de piropos, claro que un piropo lindo y respetuoso no tiene por qué molestarla a una, pero se han puesto a pensar lo molesto que es que vayas caminando por la calle y en varias ocasiones te vayan piropeando, aunque sea respetuosamente, eso créanme que puede molestar, muchas veces una quiere ir tranquila pensando en sus cosas y los hombres te van abordando y eso puede no ser agradable.
    en una ocasión un hombre me dijo algo lindo, pero yo seguí caminando porque tenía varias cosas en mi cabeza y iba pensando y no le dije gracias, y el hombre después hasta me ofendió gritando que yo era una maleducada, que era una orgullosa, y todo eso a gritos, para mi fue súper desagradable, yo solo quería ir tranquila, eso no me parece para nada correcto, por eso repito que algunos hombres nunca entenderán lo incómodo que es ir por la calle y que los hombres te vayan diciendo cosas.
    saludos a todos

  • CORA dijo:

    Estoy plenamente de acuerdo con Karla, el debate está de estudio y muchos han sentido su EGO lacerado, increíble! !.Varones no creo que la intención de Karen sea la censura al piropo ni mucho menos, está a través de una experiencia personal poniendo el dedo en la llaga y que a juzgar por las opiniones emitidas la LLAGA es grande ,grande .Karen seguimos estando bastante atrasaditos en esta materia ,desde los tiempos de la cueva cuando nos quedábamos cuidando los niños y el fuego y ellos salían a cazar el mamut a algunos ,y aclaro ,a algunos, se les quedó grabado en los genes que tenemos que agradecerles cualquier intento de visibilizarnos socialmente. Existen piropos muy agradables, inteligentes, ocurrentes que es verdad que te dan un soplo de alegría, pero cada vez son más escasos y en este caso no lo digo por mí, que ya la edad me tiene pre-jubilada, sino por lo que veo en las calles diariamente, son auténticas agresiones. La vulgaridad no tiene sexo, al igual que algunos varones se comportan como trogloditas, existen féminas necesitadas de validación social a través de su físico, pero esto no debe ser el pretexto para arremeter con tanta chabacanería ante cualquier mujer que se le cruce por delante. Fueron particularmente agresivos los foristas que sugieren a la periodista buscar ayuda profesional para una reacción totalmente normal y sé de lo que hablo ,Karen ayuda necesitan algunos de los que opinaron porque a juzgar por lo que dijeron su reserva cognitiva es muy precaria y quizás en poco tiempo van a necesitar atención especializada ,casi seguro que de una mujer ja,ja,ja.

Se han publicado 239 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Karen Alonso

Karen Alonso

Vea también