Imprimir
Inicio » Opinión, Deportes  »

Intimidades de un fracaso (apuntes exageradamente personales)

| 521
Foto: Ricardo López Hevia.

Foto: Ricardo López Hevia.

Lo que viene son apuntes. Consideraciones generales en torno a un equipo que acaba de perder en el Clásico Mundial y ahora vive -del director a sus atletas- en el ojo del huracán de la afición. No espero, por supuesto, que estos párrafos reciban unánime respaldo. Pero son mis criterios, y a nadie los pedí prestados...

-Algo debe quedar claro como el agua: hasta tanto se demuestre lo contrario, Holanda tiene una escuadra superior. Ya lo ha probado en cinco de los seis enfrentamientos más recientes. Porque el oficio es decisivo. Y porque un equipo no es un “hombre por hombre”, sino la sumatoria de sus aportaciones. Los cubanos gozamos de calidad, y ganas, y respeto por la camiseta que se viste. Pero faltan concentración y autocontrol, los verdaderos elementos que tenemos que aprender de la pelota japonesa.

-El publicitado juego chiquito limitó su presencia a situaciones de toque de bola, y varias veces se trató de ejecutarlo con un hombre inadecuado. Se intentó con Eriel, Abreu, Despaigne y Yulieski, casi siempre con malos resultados. (Por cierto, este cuarteto se ha sacrificado 38 veces en 17 229 comparecencias en Series Nacionales). Y es que el slugger no está para tocar la bola, sino para machacarla. Como mismo el chef de cocina no corta vegetales, ni el piloto reparte refrigerios. Sugerencia: volvamos a lo nuestro, que es el batazo contundente, y dejemos el toque para los contados momentos en que se justifica. Prestémosle, eso sí, más atención al hit and run y al robo, la paciencia en el home y el bateo hacia todas las bandas del terreno.

-He sostenido siempre que no se puede ganar un play off sin disponer de un líder definido en la rotación de lanzadores. Y que el pitcheo pesa mucho más que la ofensiva en los eventos cortos. Pero el staff de Cuba ni siquiera pudo alcanzar ese orden interno a que aspiran los managers, y hubo que relevar con el segundo abridor (Freddy Asiel), y que abrir un encuentro crucial con el hombre que debía encargarse de cerrarlo (Vladimir). Maltrecho como estaba, poco podía esperarse de un bullpen donde varias figuras (Odrisamer, Darién-Leandro, Alexander, Pedroso y Castillo) acumularon menos de tres entradas de faena. ¡Quién hubiera tenido un Pedro Luis en la plantilla!...

-Sigo aferrado al box. Hace poco, el ex manager de Sudcorea afirmó que “los días de los pitchers cubanos que lanzaban a 150 kilómetros por hora se han ido”. Y siento que por ahí empieza la cosa si se quiere subir la parada en el sector monticular: por instaurar una política de captaciones que haga énfasis en elementos como estatura y complexión física, en busca de muchachos con velocidad natural a los que puedan incorporarse luego el resto de las armas: a saber, control, repertorio y pensamiento táctico.

-Nunca me convenció el line up. Y, en su momento, lo escribí. Creo que el tercer madero se llamaba Frederich Cepeda, y habida cuenta de que el primer bate hacía aguas, José Miguel Fernández debió ser transferido a ese turno. Y Yasmani Tomás y Alexei Bell no podían ser elementos excluyentes. Ni Despaigne ir por detrás de Abreu en el ordenamiento.

-Cuando Andruw Jones pisó la goma y cayeron las cortinas del encuentro, enseguida supe que Yulieski Gourriel sería el foco de la cacería de brujas. Admirador confeso del espirituano (por el que he roto lanzas un sinfín de veces), he de admitir que se notó desconcertado, y que su buen hacer a la ofensiva terminó siendo anulado por sus inexactitudes. Los errores del “10” nos pesaron, y eso nadie lo puede ocultar. Pero el juego no se pierde únicamente cuando no entró a cubrir la base, o cuando no dobló hacia home, o cuando mofó el rolling de Jones. Porque cuando Gourriel encendió la chispa en el cuarto episodio, el gran Cepeda roleteó para doble matanza. Y cuando sucedió algo similar en el noveno, Frederich se ponchó con un envío afuera. Y, lamentablemente, Abreu dejó a cinco compañeros en las almohadillas. Y Arruebarruena no estuvo a su altura a la defensa. Y Víctor se inclinó por los novatos cuando el fuego amenazaba con achicharrarnos… Demasiados Marcos Pérez hubo en Buena Vista.

-El fracaso es una responsabilidad colectiva. No concuerdo con todas las decisiones de los técnicos, ni ellos concordarían con las mías si fuera al revés, porque la pelota es demasiado rica para aspirar al consenso generalizado. Víctor y su gente hicieron lo que les pareció oportuno, y desgraciadamente no lograron la recompensa que buscaban. Pero los jugadores (me repito y me repetiré) son los que salen al diamante, los que corren y lanzan y batean. Y es injusto echar todo el peso del revés sobre los hombros del mentor. Que, lo sigo pensando, ha hecho un buen trabajo, más allá de desplantes, incoherencias y gesticulaciones desmedidas.

-Para mí, la actuación no decepciona ni complace. Es, cuando menos, aceptable. Ganamos cuatro choques y perdimos dos –aunque ninguno de los triunfos haya sido un acontecimiento histórico-, y por primera vez en muchos años, el team Cuba bateó con fortaleza en un torneo internacional.

-Algunos no lo interiorizan todavía: se acabaron la era del aluminio, de Linares and Company y de aquellos torneos IBAF atestados de peloteros incipientes. Ahora jugamos contra profesionales, y de ellos no cabe esperar un naufragio masivo en lo moral o lo táctico. Apostarle al auxilio del azar y al error del adversario, es algo así como graduarse de inocente.

-Siempre lo digo: el segundo lugar de 2006 tuvo un efecto enajenante, al inducir la idea de que aún pertenecíamos a la aristocracia beisbolera. A mi modo de ver, para entonces comenzaba un descenso que, por el camino que vamos, tocará fondo a la vuelta del tiempo. Y es que el inmovilismo de nuestro béisbol abre zanjas profundas en todos sus niveles. Desde la pelota de base al equipo nacional. Pero sus médicos de cabecera persisten en recetar analgésicos orales donde se necesita intervención quirúrgica.

-Hubo quienes me tildaron de pesimista y aguafiestas cuando dije en televisión que las victorias iniciales de Cuba eran alentadoras, pero no merecían el repique de campanas, porque el Clásico verdadero comenzaba en la segunda ronda. Una instancia que, desafortunadamente, no pudimos superar. Así pues, lo sucedido se me antoja triste pero no sorprendente, toda vez que ocupamos la plaza que objetivamente nos corresponde en el béisbol moderno. Entre el quinto y el octavo lugares. Que no es un espacio en la oscuridad del sótano, ni tampoco un soleado pedazo de azotea.

Se han publicado 521 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • El Bolo dijo:

    La pelota cubana necesita hace rato cambiar, eso esta demostrado, los cambios son muchos pero podíamos comenzar por el criterio sobre los mejores jugadores, de los que seleccionan o eligen el equipo nacional, por ejemplo, quien es el más valioso, el más destacado, el mejor, el que bateo de 4/4 y no impulsó carreras o el que bateo de 3/1 pero recibió una base por bolas, anotó carrera e impulsó otra.

  • crecencio dijo:

    hola a todos.. se demostro que el pueblo nunca se equivoca... al equipo le falto un buen cacher(pestano) y una tercera base esa fueron nuetras debilidades en el clasico... auque no lo digan el yuli fue un desastre, lastima es muy bueno pero cuando coge avion se marea.. nos vemos en el proximo clasico... con una mejor tercera base y un mejor cacher y veremos si nos ganan.

  • observador dijo:

    michel:
    te quedaste dormido hoy????
    algún comentario sobre la eliminación de EEUU.... el país donde surgió el beisbol.....
    el beisbol, como todos los deportes, es así de caprichoso...

    te pregunto: ¿es Puerto Rico un equipo superior a los USA???
    seguramente coincidimos en que no....

    ya están los 4 que mejor lo han hecho..... ahora a seguir viendo buen beisbol.

  • ELIECER LEÓN PÉREZ dijo:

    Si hubieran escuchado a Victor Mesa ayer por Radio Cumanayagua (en vivo).....se volvió a declarar culpable....y realmente..LO ES..que el primer bate de él es Heredia...¿Quien va a ser si no llevó a más nadie?
    Que si todos tuvieron parte de culpas..en fin...blablabla...simplemente quiere mantenerse en su poder..¿Hasta cuando? Después que ganó en el torneo de Harlen, gateando contra niños....¿Cuando a vuelto a ganar Victor, ni en Cuba ni en el exterior...No se hable mas....SAQUENLO YA.

  • Enmanuel dijo:

    Enmanuel

    Muy bueno tu comentario Michel, excelente lo de Sergio Garcìa, ojalà a ustedes lo puedan invitar a un programa donde se pueda hablar. Primera vez que accedo a Cubadebate y me parece formidable que por lo menos haya un lugar donde podamos opinar libremente. Estoy de acuerdo con muchos comentarios, no estoy de acuerdo con otros pero es la opinión de cada cual y yo voy a dar la mía, es algo que tengo por dentro hace año y creo que encontré el lugar para decirlo.
    En el 2008 cuando a ese grande de la pelota cubana le dieron la oportunidad de dirigir el Equipo Cuba, estoy hablando de Antonio Pacheco, lo criticaron mucho porque perdió en la final con el mejor equipo del mundo en ese momento, hicieron hasta un programa para criticarlo, porque simplemente dejó a Peraza, Yunieski Maya a Urrutia, lo que afectó más, sentó a Mayeta y puso a Olivera a jugar en Primera, algo que para desgracia de muchos le salió de maravilla, por último lo criticaron muchos comentaristas que tenía que sentar a Yulieski en esa última entrada y poner a Mayeta ( QUE LOCURA ); pero el tiempo le está dando la razón a Pacheco, después de ese torneo no llevaron más a Urrutia ni a Mayeta, ni a Maya, a Peraza en el 2009 hasta ahora y sinceramente no sé para que lo llevaron, y a Yulieski no lo ha sentado nadie, y esta Olimpiada la perdió Yulieski no Pacheco como muchos dijeron. A esa Gloria del Deporte Cubano lo hicieron tierra, lo criticaron mucho, le cogieron tanto odio que en el 2009, en el Segundo Clásico fue escogido para orgullo del pueblo cubano, para lanzar la primera bola en el juego contra Japón e increíblemente la TV Cubana no lo transmitió, fue una falta de respeto al pueblo cubano, al Béisbol nuestro. Después del Primer Clásico hasta ahora, ha sido el mejor resultado que ha tenido Cuba en la pelota con esa PLATA OLIMPICA. De esto no se ha hablado más> Digo todo esto porque oigo a Rodolfo y a Modesto decir que no pueden quitar a VM32, que hay que dejarlo trabajar más, estoy de acuerdo, pero porqué Anglada tuvo que ganar varios Campeonatos para dirigir el Cuba, igual que Urquiola, Pacheco de los 6 años que tuvo con Stgo ganó 3 y le dieron el equipo en el 2008 cuando todos sabíamos que ese ciclo olímpico era de él, quisiera que alguien me respondiera, que ha hecho VM32 para estar en el Cuba, el puede ser el que más sepa de pelota como muchos dicen, pero no es ganador y está demostrado, no tiene forma, no tiene ética, no concibo que un director hable mal de sus jugadores como lo ha hecho él, cuando dijo que si hubiera puesto a Bell a jugar en el torneo en Holanda hubiéramos perdido, no llevó a Pestano simplemente porque le cae mal, y que falta nos hizo tener un Pestano en la receptoría, el hace todo esto y lo único que hacen nuestros comentaristas es reírse y hasta fue perdonado cuando le tiró tierra a un árbitro. Si Pacheco hubiera mandado a tocar 4 veces a Eriel, a Despaigne, a Abreu y al Yuli, si hubiera abierto el 8vo con Norberto, si después de Norberto hubiera cerrado un juego tan importante como este con 3 debutantes en equipos Cuba, si hubiera llevado a 13 lanzadores y utilizado 11, Pacheco tuviera hoy en boca de todo pero de forma negativa.
    VM32 en una entrevista dijo que se le dejara trabajar y que confiaran y si no había resultado que lo sacaran, se le dio más topes que a cualquier otro equipo Cuba, tuvo muchas facilidades que no tuvieron otros directores, todo se hizo para que el lograra su objetivo y lo logró, mantuvo a Cuba del 5to al 8vo lugar. Felicidades VICTOR.

    Quisiera responderles a muchos de ustedes que están comparando épocas y sé que son inevitables las comparaciones, imaginen a un Pacheco, Linares o Kindelán en la Olimpiada del 2008 en esa última entrada o en este clásico en el 9no con hombre en 3ra y 1ra, que hubiesen hecho, estoy seguro que algo mejor, es verdad que ellos jugaban con peloteros de menos calidad pero eso no le quita calidad a ellos, ese equipo tenía más calidad que este, hombre por hombre, estos peloteros jugaron una Serie Nacional más fuerte que la que se juega ahora, le batearon a mejores pitchers, es una lástima que no le tocó este tiempo porque estoy seguro que la historia hubiera sido otra. Porqué comparan los peloteros nada más, comparen también los directores, por ejemplo: se imaginan a J Fuentes mandando a tocar a estos peloterazos, dejando a Juan Castro para llevar a otro, o cerrar un juego decisivo con debutantes, o hablar mal de sus jugadores, no, el no haría eso, porque tiene más ética y sabía más.

    Para mi lo primero que hay que hacer para mejorar el Béisbol es renovar la Comisión Nacional de Beisball y mejorar la prensa cubana que con el regionalismo que demuestran en sus comentarios están acabando con el deporte.

    Para terminar quisiera que alguien me diga que hacía Lourdes Gurriel en el equipo Cuba, una persona que se ha pasado el año entero enfermo del corazón, que no puede tener emociones, entonces que hacía en el equipo cuba, si seguimos así no vamos a avanzar, nada, parece que en Cuba no hay más entrenadores.

    Víctor: Vamos Por Más, sencillo hermano, te queda grande el Equipo Cuba.

  • El fucilero dijo:

    Béisbol: la última derrota
    Elsa Ramos. Viernes, 15 marzo, 2013 · 2 Comentarios
    Aunque el Clásico sigue su curso, para Cuba, lamentablemente, ya es historia.

    Dolería más si no se hubiese hecho costumbre. Cuba volvió a esquivar el camino del oro o el de las medallas. Solo que esta vez queda un hálito de cierta desesperanza por ser el evento más encumbrado a nivel mundial, el único por demás.

    Ciertos números han conminado al triunfalismo a más de uno en esta isla. También el derroche de combatividad de los peloteros. Desde esta esquina las cosas se ven diferentes, tal vez por observar el suceso extrafronteras o por escribir a destiempo.

    Aunque sigue su curso, el Clásico para nosotros ya es historia, lamentablemente. Poco importa regodearse en nuestra ofensiva feroz, por cierto -admitámoslo-, ante rivales del trasfondo beisbolero mundial como China y otros que ya no componen la “meca” como Taipei. De modo que no fueron tan connotadas nuestras cuatro victorias, incluida la de Japón en un partido de puro trámite.

    Tampoco se explica que ya estemos en casa con un pitcheo que rondó las dos carreras limpias permitidas.

    No podemos evaluar un Clásico con Holanda y otro sin ella. Esta es nuestra pesadilla de turno, como lo han sido Japón, Estados Unidos, Corea… Pero lo de los tulipanes se pasa de castaño oscuro, al ganarnos cinco de los últimos seis partidos.

    Ya sea por los tan llevados y traídos deslices defensivos y mentales de Yulieski, en un partido donde lideró la ofensiva, ya por los tiros erráticos de Frank Camilo, por la inoportunidad del bateo de varios en momentos claves o la inefectividad del pitcheo o los toque mal concebidos…, por x o por y, Cuba mostró otra vez no estar a la altura de un béisbol que necesita de algo más que de grandes batazos.

    Esta fue una derrota más, cerrada como la del Mundial de Panamá en un juego tan peleado como aquel, pero derrota al fin. Este equipo ¿o le tomó la medida a Cuba o le perdió el respeto? Nuestra selección se midió con un Holanda “desaguisado” sin su tercer y quinto hombres regulares, su cuarto bate a medias y sin sus lanzadores de puntería. Así y todo le presentó batalla y derrotó a un Cuba que conoce de memoria por las tantas veces que le ha ganado, mientras este no ha aprendido a desentrañar sus fisuras. Fisuras que debe tener y por donde se coló Japón para anotarle 26 veces, mientras nosotros solo pudimos hacerlo en ocho.

    En el terreno quedó un elenco que ha mostrado más de una vez no saber jugar bajo presión y que hace rato no gana el juego clave. Cuba precisa reencontrarse con sus fundamentos y rescatar sus fortalezas, sobre todo esa sangre fría para momentos calientes. Válido para peloteros y directivos, lograr mayor concentración y combatir la ansiedad en medio de las tensiones. No creo descabellada la designación de Vladimir García, un abridor nato, pero este no supo defender la bola que pidió, ni creo que haya sido, como se ha calificado, el juego de su vida para Norberto González, un hombre con carretera suficiente como para no poder preservar una ventaja a falta de cuatro outs.

    Hace rato se extraña ese lanzador del temple de Huelga, Vinent o Vera, a quienes bastaba una carrera o dos para decidir por sí mismos. ¿Cuál es la salud de nuestro pitcheo si en un evento de este tamaño el mejor lanzador es un Dany Betancourt, de los más longevos y de brazo recuperado, o se tiene que depender de dos debutantes para sacar los últimos outs de un juego crucial?

    No creo que haya que ensalzar con vítores al conjunto. No me anima ningún chovinismo patriotero al considerar que a Cuba le era accesible este, el menos Clásico de los tres, inferior, incluso, al primero, donde llegamos de intrusos entre portentos de las Ligas Mayores y sorprendimos con un subtítulo. ¡Y que no me vengan con que los equipos fueron mal preparados o no se jugó con pasión por la camiseta!

    En esta ocasión muchos encumbrados declinaron ante la suculencia de sus contratos. Venezuela, que ya está en casa, lo sabe, al margen de que sus estrellas no brillaron a la altura de sus números, para no hablar de Japón, que no es ni el asomo de aquel trabuco de los Ishiro y Matsusaka, aunque es justo decir que los asiáticos siguen siendo fieles a su casta, algo de lo que carecemos.

    He seguido como casi todos, las versiones del “Cuba” y no considero que exista diferencia abismal en la combatividad y entrega en esta versión, aun cuando le reconozca un mayor dinamismo. La preparación fue como pocas veces profunda, traducida en bateadores desbordados al punto de que ocho superaron los 300 de average y dos, los 400, entre ellos Frederich Cepeda, confirmado como el mejor exponente del patio en esos eventos (474), aunque no fue el mismo en el partido final.

    De los nuevos rostros descollaron José Miguel Fernández (524) y Yasmany Tomás. Vimos una legión de jugadores que volvió a enseñar que ni los empeños empedernidos de Víctor por el juego chiquito pueden suplantar algo que va en la mismísima sangre del béisbol cubano, con una mezcla de poderío y explosión latina. Una legión que dejó por sentado que en la alineación mentalizada por años en la búsqueda del batazo salvador no cabe la improvisación. A pesar de que sostengo que el toque es válido en determinadas situaciones, reconozco que no fructifican en días, ni siquiera en meses, tácticas divorciadas del abc de nuestras series, y mucho menos con quienes ocupan turnos de responsabilidad impulsadora.

    Y en ello, Víctor fue testarudo, como también en mantener en la proa de la alineación a toda costa a Guillermo Heredia, incluso en el juego decisivo, bateando apenas algo más de 160, cuando tiene en el banco a un bateador probado como Alexei Bell.

    Cuba asistió con lo mejor que tenía para escoger, salvo alguna que otra exclusión, como en la receptoría, que a la postre, se echó de menos. Ello refuerza lo dicho hasta el cansancio: hemos bajado nuestro nivel, que al menos hoy es inferior hasta el de Holanda, una verdad que no se asume por los entendidos, con todas sus letras.

    Recuperar el trecho perdido llevará algo más que una estructura que, lejos de sumar, reste juegos y, entre otros parches, fuerce la elección de cinco refuerzos cuando debieron ser tres o menos. Seamos serios. Muchas peticiones se hicieron más para completar la cifra exigida que para premiar la calidad de este o aquel pelotero. Ello para no hablar del llamado torneo de segunda división, un remiendo que aún carece de objetivos y motivaciones.

    Habrá que mirar a la génesis, que es como decir la base, y enderezar todas las torceduras a las que nos hemos referido en este semanario y también al futuro que sigue indicando la necesaria inserción en un béisbol superior. Quien lo dude gire sus ojos hacia este Italia del Clásico. Nada indica que vayamos a variar si consideramos que no accedimos ni a la Serie del Caribe.

    Querrámoslo o no, habrá que cambiar, como nuestros peloteros, la mentalidad, si pretendemos comenzar a tejer el próximo sueño que deberá dormir primero cuatro largos años.

  • el willy dijo:

    si el papa renuncio, por favor, porque no lo hacen higinio y compañia ?! y que se lleve con el al egocentrico de victor mesa. no cumpliste como dijiste, y ahora no te queremos, ese fue el trato. ok pa fuera !!!.
    ah ! y te destrozaremos el 4 de abril en el latino manager perdedor.

  • Carlos León dijo:

    Michel
    Te veo sobre Rocinante, lanza en ristre y acometiendo contra los molinos, y aunque me apena, no dejo de admirarte.
    En la recién Mesa Redonda, donde estabas, Frángel Reynaldo, adoptando la posición común de la directiva del béisbol en Cuba en los últimos años, siguió, aún entonces, defendiendo los supuestos avances de nuestro deporte nacional. Con lógica de perogrullo, repetía hasta el cansancio, que si le hubiésemos ganado a Holanda todo sería distinto. Como quiera que para curar a un enfermo, primero hay que aceptar que lo está; no creo que la solución de nuestros males llegue pronto, al menos, no bajo la actual dirección de la pelota cubana.
    Quien vio el juego RD-USA, no puede, si no admitir, que nuestra pelota está a años luz del estado actual del arte en el béisbol. Para qué sirve entonces adormecernos con cantos de sirenas.
    En un programa de TV hace unos días, Ian Padrón decía que nuestro principal evento debe ser la Serie Nacional, y que no debíamos trabajar la pelota pensando en los eventos internacionales, sin embargo, ahora, dando palos a ciegas, también desarticulamos la SN, limitando la participación de la mitad de los peloteros, casi siempre los más jóvenes a la segunda etapa, cuando es aquí, donde los cubanos deben formar el OFICIO de juego, que es lo que sigue estando mal en Cuba, y que consiste en hacer en cada momento, lo que en ese momento se debe hacer, y hacerlo bien. Debemos jugar más juegos, alargar la serie, adaptar los horarios de juegos para que se pueda entrenar, etc.
    De todos tus comentarios, DISCREPO, en tu defensa a ultranza de Yuliesky; desgraciadamente, con los mejores guarismos en SN, no es pelotero de grandes eventos, desde que en el juego final de la última olimpiada, con el empate en segunda bateó para doble play, hasta sus inexplicables errores en el último juego contra Holanda, son ya muchas las veces en que impide a Cuba ganar eventos, casi siempre alguien sale en su defensa, pienso que demostrando dignidad, debía renunciar a los equipos nacionales y dar paso a alguien que lo pueda hacer mejor.
    A Victor Mesa, reconocerle los buenos que ha hecho, criticando, que ya en el juego debe controlar sus emociones y no criticar a los jugadores, porque lo único que logra es desconcentrarlos. Si esas críticas son altamente positivas en los entrenamientos, durante el juego es lo más contraproducente. Que le pongan repetidamente los videos de Joe Torres, para que vea cómo se comporta un manager en el juego.

  • @ca dijo:

    Exelente comentario de Michel!!!!!!!!!!!!!

  • juliocsart dijo:

    Muchas Felicidades a Yuli y a Victor, sin ellos seríamos algo de lo que enorgullecerse en cuanto a beísbol mundial, lo de victor como primerizo, lo de yuli, buenoooo....

  • Daysi dijo:

    A raiz de la actuación cubana en los finalizados Juegos Olimpicos de Londres, escribí un comentario, sobre lo que a mi juicio era la causa de tal resultado y mencione los problemas existentes en la base, que reflejaban los que afrontamos en la superestructura. Hoy lo reafirmo.

    En el año 2002 un amigo de mi familia, expelotero de Series Nacionales, nos comentó que Cuba comenzaría a perder poco a poco en todas las categorías en los distintos eventos internacionales, ¿sería profeta?, no lo es, simplemente es un estudioso y analítico del beisbol que tanto ama. Las causas que nos señaló, son las que "ahora" hemos descubierto. Pienso que otros también las vieron e incluso las expresaron, pero no se tuvieron en cuenta, ni se tomaron las medidas a tiempo.

    Los problemas en la base van desde entrenadores con serias deficiencias y por ende con malo o ningún método de enseñanza, carencia de implementos deportivos(uniformes, guantes, pelotas, etc), mala selección de atletas a Escuelas Deportivas, diseños de competencias, hasta poca o ninguna fiscalización al deporte por quien debe hacerlo.

    No se exige disciplina, porque además no se predica con el ejemplo. Hay desconocimiento de las Reglas del Beisbol, tanto por atletas como por entrenadores y directivos de equipos.

    ¿Tenía que obtenerse este resultado para darnos cuentas de nuestras deficiencias? Si nuestro pasatiempo nacional, tiene estos problemas, ¿Cómo estarán el resto de los deportes?

    Seamos en los análisis que hagamos, profundos, críticos y autocríticos y tomemos las medidas que hayan que aplicar para el bien del deporte y la satisfacción espiritual de nuestro pueblo. Todavía estamos a tiempo. Hay mucho talento por descubrir y explotar.

  • katia dijo:

    Hola ,me acabo de incorporar de mis vacaciones me estoy poniendo al dia con Cubadebate Deportes, se es 19/3/13 y aunque bastante tarde quice decirle al compañero Sergio,estoy de acuerdo con su comentario.
    Saludos comp Michel.

  • Gwendoline dijo:

    Solo una sugerencia, consideren estudiar un poco de reglas de ortografìa. Recuerden que esto lo lee mucha gente y que nosotros nos preciamos de ser cultos, ademàs de tener uno de los mejores sistemas educacionales del mundo.
    Por lo demàs, solo decir que en el Clàsico(y en todo deporte) ganò quien tenìa que ganar... el que anota los puntos... o carreras... o goles... o canastas... o lo que sea, aunque no siempre haya sido el mejor que jugò.

  • markitos dijo:

    ... ... leyendo tantos apuntes y criterios disímiles sobre este tema tan polémico para cada cubano de raza, como suelo decir, de todo aquel que disfruta cada inning, hit, carrera o out de un beisbol con tanto brillo como el que hemos visto hasta ayer, solo me gustaría expresar, sin redundar ni llegar más allá, que este III Clásico ha sido un éxito para el beisbol, más allá de llamarlo rentado, amateur o como quieran nombrarle. Demuestra que es un deporte impredecible y hasta más bello que aquel que llaman el más universal (sin ánimo de replica).

    Sobre la actuación cubana, decir que es un aliciente que el equipo haya llegado bien preparado, demostrando la valía del bateo y las lagunas del pitcheo y juego táctico. Quedó demostrado donde realmente estamos y la distancia que nos separa de una élite en la que nunca hemos estado, por disímiles causas que no debemos analizar en este marco.

    Trabajese desde la base y se avanzará. Tomese lo bueno del deporte rentado y se avanzará. Apréndase alguna vez a jugar buen beisbol y se avanzará.

    Siempre habrá críticos y excepticos, mas siempre habrá pasión y cubanos ávidos de buen beisbol... ...

  • HiJCG dijo:

    Michel admiro su actitud y su profesionalidad como periodista, esto es respeto a la profesion que ud desempeña, se puede o no estar de acuerdo con su critero, pero lo seguro es que se puede contar con que lo tiene y lo expresa, a proposito, el resultado en el clasico es gran medida, por la falta de eso mismo en los responzables de organizar y garantizar que nuestra pasion nacional siga siendolo, de los que no hacen otra cosa que jugar y dirigir beisbol y de algunos de sus colegas que no reflejan la realidad, eso en general, pero particularmente le dedicare unas lineas al director de ese equipo, VM, el cual fue muy criticado por la exclusion de Pestano y demas desiciones que en su momento al menos aqui tuvimos la oportunidd de comentar, ya casi ni se habla de eso, pero, al final el supuesto catcher ofensivo ¿lo llevo a tocar bola?, ¿y el picheo? un desastre: los abridores relevando, los relevistas abriendo, la mitad del staff, de espectadores y los novatos cerrando juegos desicivos, particularmente no simpatizo con Yulieski y no concuerdo conque lo culpen de nada, no creo que nadie pueda jugar cualquier deporte con la presion precisamente de tu director reprochandote una mala jugada, y si observamos bien el ultimo juego se ve a VM arremetiendo contra el jugador que mas cerca le quedaba, presisamente el Yuli. Es cierto y bastante bochornoso que un pelotero se ponga el traje del equipo grande de nuestro pais y no sepa el abc de este deporte, pero esto es una realidad y usted periodista lo ha dicho, no se puede llevar un pelotero a un evento tan importante a hacer lo que no sabe, eso solo lo hace lucir mal y eso lo conoce bien VM, Julio Romero mostro su desacuerdo en que el manager dirija el picheo desde el banco, tambien lo creo, nadie como el pitcher y el catcher para observar la manera y posicion en que se situa el bateador, la reaccion ante cada lanzamiento, quien dijo que alguien sentado a no se cuantos pies puede apreciar mejor esta situacion, y etc, etc, etc....., la moraleja de esto es que este analisis lo puede hacer culquier buen cubano que sepa un minimo de beisbol menos los que cobran para esto, porque si los jugadores son "Amateur" los que dirigen, y deciden sobre nuestro deporte nacional si son profecionales en el sentido de que cobran por hacerlo no por la calidad con que lo hacen, al final termino por donde empece, solo se trata de respetar lo que uno hace y respetar a los que esperan que lo hagas bien, mis saludos a todos

  • HiJCG dijo:

    A proposito de comprender lo que pasa con nuestro beisbol, una historia de mi barrio: en el batey de un Central azucarero Villareño existia un exelente Estadio de Beisbol, el terreno marcado y hecho por el mismo que hizo el latino, las mismas medidas y condiciones, pizarra y gradas acorde al lugar y la epoca en que se hizo, se imaginan, Alberto Fernandez Montesdeoca era el director de este Central despues del triunfo de la revolucion, fue quien apoyo esta tarea. En este terreno jugaron y se desarrollaron jugadores que participaron en la ligas azucareras, series nacionales, beisbol norteamericano, y hasta en el primer clasico, ahi aprendi a jugar pelota, aunque no llegue a ninguna parte, si me inculco el amor por este deporte, pero como dije antes, existia, lamentablemente por razones "administrativas" o por problemas de voluntad, o por el periodo especial, el bloqueo o cuantas razones existan ya es imposible jugar beisbol en el, la generacion que debería estar ahora desde las 7 am como yo en mis tiempos, dandole vueltas al estadio, cogiendo rolings en el cuadro, aprendiendo a tocar bola o a batear segun la zona en que venga el lanzamiento ya no lo hace, ya no hay juegos los domingos, no hay segunda categoria, no hay encuentro entre los barrios, solo una pesima "liga" azucarera que juega una vez al año en el campo de obstaculos en que se ha conertido este terreno, los pequeños ahora hinchan por el Barcelona o el Madrid, con un balon en los pies y por Villa Clara, Santiago, o Industriales solo sentados frente al TV, yo quisiera que de mi barrio volvieran a salir jugadores hasta donde su talento les permita, quisiera ver a mi sobrino jugando lo que jugo su abuelo, su padre y sus tios, lo que jugaba con la gente delbarrio, no quice poner el nombre del pueblo, o de las personas porque creo que esta historia encaja en muchos lugares de este pais que a pesar de todo respira Beisbol todabia, mis saludos a todos

  • alejandro dijo:

    bien dicho por enmanuel, son muy pocos los que no tienen miedo para comentar , no hay que saber de pelota para darse cuenta de que hace rato el mayor error esta desde alla arriba,(comición Nacional) ellos son los culpables de la decadencia que ha sufrido nuestro beisbol, un ejemplo mas que claro el caso de Danel Castro que ya esta para retirarce pero perdio la mayor parte de su juventud y talento sin aportar lo que verdaderamente podia aportar a nuestra pelota por un problema personal con Anglada, o otro sencillo ,,, no hay que tener mas de dos dedos de frente para haberse dado cuenta que a Yulieski lo hicieron pelotero por ser hijo de papa, y por ser hijo de papa no lo han desaparecido del mapa cada ves que mete la pata( que no ha sido una ni dos)en eventos realmente importantes,claro ya por obligacion tenia que aprender, imaginese que lo pongan en el box y que usted sepa que haga lo que haga va estar siempre en el equipo , sabe cuantos buenos peloteros no tubieron esa oportunidad, y no se realizó un buen trabajo psicológico con ellos, solo imaginariamente me gustaria ver a Pedroso el tunero en una liga de otro país,donde realmente se aprecia el potencial de los peloteros sin que tenga que ver de que provincia son ,sino el dinero que van a dar en el futuro(en el caso se ligas profesionales para nuestro país la *gloria a nuestro beisbol*) y veremos que pasa ,sin embargo pongan AL YULI en otro pais donde no sea el hijo de papa o el consentido de la prensa y la televisión cubana y veremos cuanto dura.......

Se han publicado 521 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Michel Contreras

Michel Contreras

La Habana, 1973. Periodista especializado en temas deportivos.

Vea también