Imprimir
Inicio » Opinión, Cultura  »

Fin de año a golpe de reguetón

| 162

regueton-cavernicolaDesde hace unas semanas, unos vecinos están ensayando lo que seguramente será el ambiente sonoro de sus fiestas de fin de año. Y no uso el plural por descuido: estoy convencido de que será más de una fiesta, o sea, se convertirá en algo que durará más de un día, con muchas horas en cada ocasión. Porque ya se sabe que, pese a las dificultades, somos un pueblo esencialmente alegre, extrovertido, gregario y nos encantan las fiestas.

Incluso si no tenemos motivos para hacerlas. Pero, sobre todo, nos gustan muchísimo si las personas que viven en nuestro entorno se enteran de que estamos en jolgorio. Y no hay mejor método para conseguir ese conocimiento que atronar a esas personas (a las que nunca se les pregunta si quieren "participar" de la "actividad") con música. Y la música festiva en la Cuba contemporánea no puede ser otra que el reguetón. ¡Así que vamos a divertirnos a ritmo de reguetón!

Justo alrededor del reguetón y de la diversión buscada a toda costa, se han producido al menos dos acontecimientos significativos en las últimas semanas. Uno terminó con sangre, cuando un grupo de jóvenes adictos a ese género musical, al parecer descontentos con la música que se le ofrecía por parte de unos trasnochados trovadores, exigieron de tal modo el cambio de melodía que las cosas escaparon de control y hubo peleas y heridos que terminaron siendo atendidos en un hospital.

El otro, según he leído, es un video que circula por el país con la actuación de dos reguetoneros famosos, de los más seguidos y escuchados en Cuba, que como parte de su multitudinaria actuación, suben al escenario a una joven discapacitada y practican con ella un juego erótico en pleno escenario, mientras repiten: "Tu sabes que estamos locos, tú sabes que estamos mal"..., siempre según la versión que he leído y que me atrevo a creer.

Estos dos botones de muestra de los extremos a los cuales llega el ambiente que se puede crear alrededor del reguetón y el hecho de que en muchos barrios de La Habana, aunque no estemos interesados en oírlo, tenemos que oír reguetón, hablan del arraigo, persistencia y los modos en que se puede revelar la preferencia por el referido género, dicen que musical.

Pero no nos llamemos a error. El reguetón en sí no es el culpable de lo que ocurre a su alrededor, pues ni siquiera se le puede culpar de que por su capacidad musical haya calado, del modo en que lo ha hecho, en el gusto de jóvenes -y no tan jóvenes- moradores de la Cuba de hoy. Porque el reguetón, en sentido estricto, no es una causa, sino una consecuencia. Y cuando se le analiza, en tanto fenómeno social, muy poco se habla de las verdaderas razones que lo aúpan y provocan las emanaciones, incluso violentas y lascivas, que se producen en su cercanía.

Como cualquier manifestación artística de gran alcance en el gusto de un colectivo, el reguetón es la expresión de una coyuntura social, política y económica de la cual germina y a la cual, digámoslo así, le da rostro y voz. Más o menos lo mismo que ocurrió hace veinticinco siglos con el teatro entre los griegos, o hace cuatro en la Inglaterra isabelina de Shakespeare y compañía, o, para no ir más lejos, hace apenas media centuria con la beatlemanía. El gran éxito de público de estas manifestaciones artísticas respondió a necesidades espirituales y circunstancias sociales que encontraron en determinadas formas de quehacer cultural una forma de encausar sus expectativas y su entendimiento del mundo al cual sus consumidores y creadores pertenecían y expresaban.

Como mismo los "narco-corridos" mexicanos son frutos de la realidad del narco tráfico, el reguetón cubano es el hijo menor de la crisis económica y social, que se convertiría en una crisis de valores, que explota en la Cuba de la década de 1990 y por varios años redujo las expectativas del país y de la gente a la más dramática y elemental lucha por la supervivencia. La generación que nace y crece en esos años, tiene una primera comprensión del mundo en ese ambiente oscuro, caluroso, empobrecido, del que nunca hemos vuelto a salir del todo. Son los años en que se disparan las ansias migratorias de cubanos y cubanas- luego del período de calma que siguió a la tempestad de El Mariel, 1980-, que se concretan por las más diversas vías y que engloban a todas las generaciones; los años en que se rompe el equilibrio entre salario y economía doméstica; en que se quiebra la pretendida estructura monolítica e igualitaria de una sociedad y comienza a producirse un distanciamiento de posibilidades, con personas que, no solo por su trabajo -o casi nunca por su trabajo- consiguen tener otras satisfacciones para sus necesidades; en la que los discursos y la realidad también se distancian; los años en que resurge la prostitución como empeño económico y en los que, por cierto, algunos timberos imprimieron sabor a sus actuaciones prometiendo recompensas en metálico... y unos jóvenes, hijos de todos esos y otros muchos traumas, comienzan a manifestarse de manera natural y propia. Una manera que, en lo económico y lo social, se mueve hacia la fatuidad y lo visible -formas de vestirse, de agredir el cuerpo con piercings, tatuajes y el consumo de drogas, con el uso de celulares cuyo funcionamiento supera las posibilidades reales (que no sé a estas alturas cuáles son) de casi todos los cubanos, con la exhibición de símbolos religiosos durante años estigmatizados y, por tanto, ocultados, etc.- y en lo espiritual y lo cultural hacia lo agresivo, lo discordante, lo que niega algo: y en ese territorio vino a caer, como semilla propicia, el ritmo del reguetón y su poética -si pudiera calificarse así.

Se me podrá argumentar -y con razón- que no toda la juventud cubana de estos tiempos se expresa y siente de esa manera. Pero no es posible negar que muchos jóvenes sí lo hacen y que ya hoy esas actitudes son (o deberían ser) una preocupación, más que social o artística, definitivamente política. Porque lo que encarna y se manifiesta a través de expresiones como el reguetón y otras cercanas a él, en su espíritu e intenciones, no representa solo un deseo generacional de distinguirse y encontrar su espacio en el mundo: constituye, por sus connotaciones, un síntoma de descomposición.

Cuando se clama por soluciones drásticas, como el control de lo que se difunde y promueve por los medios -recuerden la historia del "Chupi-chupi", revitalizada por los sucesos violentos de hace unas semanas-, apenas se está tratando de atajar una consecuencia -y creo que sin demasiado éxito. Resulta para mí evidente que la mirada debería dirigirse más hacia las causas, que están aferradas a un estado social y económico que no ha conseguido devolver una lógica a las relaciones entre los individuos y a sus vías de expresión y realización.

Las que suelen llamarse "indisciplinas sociales" -entre las que casi nunca, por cierto, se incluyen manifestaciones como ese espíritu festivo que a algunos ciudadanos nos está agrediendo con toda su intensidad en este fin de año- solo son brotes de una inadaptación social provocada por la ruptura de ciertos equilibrios.

Recuperar esos equilibrios no será fácil, pues no se logrará solo con decretos, sino que se necesitan acciones que acerquen más a la política y a la realidad, a la economía y a la vida, porque de lo contrario la realidad y la vida seguirán moviéndose por sus caminos, que a veces pueden ser turbulentos, bulliciosos y discordantes... bueno, como un reguetón reproducido a todo volumen a las dos de la madrugada.

(Tomado de IPS)

Se han publicado 162 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • EST dijo:

    Cierto todo lo que dice Padura, porque es un escritor exepcional y porque tiene además la visión de un cubano de a pié, que le duele lo que ha pasado, lo que está pasando y lo que pasará y tiene el don como pocos, de plasmarlo en letras de una forma magistral; recientemente alguien puso en un poster, observaciones de su forma de pensar, bueno, yo no tengo el placer de conocerlo personalmente, pero quien haya leido la Historia de mi vida y las historias paralelas a la de Heredia, sabe perfectamente como piensa.

    Sin embargo, la manera de abordar el problema del reguetón se plantea con visos de complicaciones; el caso no es de reprimirlo, ni prohibirlo, yo viví en carne propia los intentos por prohibir a los Beattles en Cuba (mucho antes de que Lennon tuviera una estatua e Imagine fuera un himno)y no fueron felices ni prácticos los resultados, como tampoco lo fué con Feliciano, J. Ilesias,etc,etc y en otro género y por otras razones a Lezama, Piñera y compañia.

    Se trata de promover con un criterio de equilibrio entre lo artístico y lo chavacano, tambien de que nuestra policia, haga su trabajo y no permita los volúmenes atentativos del medio ambiente, para ver si no tengo que despertarme asustado, cuando traen a mi vecino de madrugada y me plantan una descarga de decibeles en la ventana de mi cuarto.

  • Luís Guillermo dijo:

    Alguien puede ilustrarme que hay de cierto en este artículo:
    EL ATAQUE CONTRA ESTE ESTILO DE MÚSICA YA ES DIRECTO AL PECHO, POR FIN TOMAN MEDIDAS, YA ERA HORA QUE LA VERDADERA CULTURA SALGA A LA LUZ, SE VAN DEL AIRE EL CHUPI-CHUPI O QUIMBA PAAA Q SUENE, HACE FALTA OÍR BUENA MÚSICA

    Cuba prohibirá el Reggaetón y su baile en las calles

    Así lo afirmó el presidente del Instituto Cubano de la Música, quien tildó al Reggaetón de "vulgar" y que atenta contra la dignidad de la mujer a la que proyecta "como grotesco objeto sexual"
    Para llevar a cabo esta prohibición, las autoridades anunciaron varias medias.
    Descripción: Cuba prohibirá el reggaetón y su baile en las calles

    El Reggaetón dejará de escucharse en espacios públicos en Cuba, así como otros géneros que "utilizan expresiones vulgares, banales y mediocres" según declaró el presidente del Instituto Cubano de la Música (ICM), Orlando Vistel, en una entrevista con Granma, el diario oficial de la isla.

    Vistel acusó al Reggaetón de ser "contraproducente y transgresor" y de tener "textos agresivos sexualmente explícitos, obscenos" que atentan contra la dignidad de la mujer a la que proyectan "como grotesco objeto sexual en un entorno gestual aún más grotesco".

    El ICM no sólo cuestionó a las letras de este género musical, sino también a sus melodías que consideró de "ínfima calidad" y acusó de pecar de "facilismo", en comparación con otras expresiones culturales cubanas.

    "El son y la salsa, el jazz de la canción y la rumba, las formas sinfónicas y de cámara multiplican nuestros exponentes y no pocos de ellos cuentan con gran reconocimiento internacional. Esa es la verdad de la música y de los músicos cubanos", sostuvo Vistel.

    "Nuestra identidad nada tiene que ver con lo chapucero", agregó Vistel, antes de advertir de que ya se están estudiando nuevas formas jurídicas para regir los usos públicos de la música.

    Para llevar a cabo esta prohibición, las autoridades cubanas
    anunciaron varias medias, que van desde "la descalificación
    profesional de aquellos que violen la ética en sus presentaciones" hasta la aplicación de "severas sanciones a quienes desde las instituciones, propicien o permitan estas prácticas".

    "Obviamente, cada quien es libre de escuchar en su privacidad la música que desee, pero esa libertad no incluye el derecho de reproducirla y difundirla en restaurantes y cafeterías estatales o particulares, ómnibus para el transporte de pasajeros y espacios públicos en general", dijo Vistel.

    En noviembre de 2011, las autoridades cubanas pidieron a los medios que difundieran "a muy bajo perfil" el reggaetón "El Chupi-Chupi" de Osmaní García, un tema de moda entre los adolescentes de la isla, que fue calificado como "horrible" y expresión de "chabacanería"

  • Heriberto dijo:

    Ante todo felicitarle por el merecido Premio Nacional de Literatura. su articulo debe ser comprendido.... no va especificamentew contra el ya famoso regueton...Ud lo aprovecha para dirigir la atencion de los que pueden actuar a tratar de corregir las causas que lo han convertido en el pan nuestro musical del pais..el fenomeno no es nacional....va mas alla de nuestras fronteras...la juventud se parece a su tiempo y los actuales no se parecen a los de mi juventud ni a los de las de muchos...ir a las causas existentes en nuestra realidad socioeconomica es la via para superar no solo el regueton y la agresion audiovisual...sino nuestros problemas.

  • VECINA DE COJIMAR dijo:

    no estoy contra el regueton pero si encontra de que se pierdan vidas a consecuencias de estos mal llamados lugares para divertirse y si usted quiere saber de un lugar donde todos los fines de semanas ocurren hecho de sangre vaya a un lugar en cojimar llamado la COSTA alli aquello es un infierno por que ademas de agredirse entre los que frecuentan ese lugar luego cuando salen borrachos o empastillados la emprendem contra el vecindario rompen los telefonos publicos,viran los carros de la basura y hacen tanta bulla que no hay quien duerma.

    en varias asmbleas deL poder popular los vecinos nos hemos quejado Y SIEMPRE RECIBIMOS LA MISMA RESPUESTA QUE ESE LUGAR SE VA CERRAR QUE SE VA HACER UN CIRCULO PARA LOS VECINOS DEL PUEBLO PERO NADA TODO SIGUE IGUAL.

    Y YO PREGUNTO QUIEN ESTA DETRAS DE ESTO ,POR QUE LAS AUTORIDADES DEL MUNICIPIO HABANA DEL ESTE NO TOMAN CARTA EN ESTE ASUNTO .HASTA CUANDO VAN A ESTAR SUCEDIENDO HECHOS COMO ESTOS

  • el abogado dijo:

    Creo que todos, de una forma u otra, concordamos en que el reguetón es la forma de expresión de una generación que se siente (y está) marginada de las expectativas de la excelencia y, como reacción, comienzan a defender su marginalidad. Concordamos también en que el reguetón es el agua y no la fuente; sin embargo, todos necesitamos de la fuente hasta para poder expresarnos en este foro, de lo que no escapa del todo ni el mismo Padura. Según Cortázar en su “Rayuela”, no se puede denunciar algo dentro del mismo sistema al que pertenece lo denunciado. Así que, felicitaciones a Padura por ver un poco más allá, pero y qué?

  • Marilin Goubella dijo:

    Estoy de acuerdo con lo referente a las causas y consecuencias, pero quisiera que el tema no se circunscribiera solo al regueton, pues este fenómeno de vulgaridades, simplesas y ofensas ha invadido otros géneros y, a pesar de algunas voluntades, las medidas no han surtido el efecto deseado, pues -entre otros aspectos- porque la misma televisión y centros estatales sigue divulgando tales obsenidades.

    Solo un ejemplo: Recientemente, en el Pabellón Cuba se presentó el conocido músico Andy Montañez, acompañado de varios artistas nacionales. Uno de estos últimos, creo que Manolito Simonet cantó a todo volumen una canción que nada más decía los asere en La Habana.

    Dón de queda el respeto de las Instituciones a todos los artículos publicados en el Granma sobre el ruido, a las recientes sesiones de la Asamblea Nacional, a las reiteradas quejas de los vecinos del lugar, etc..

  • Andrea dijo:

    Las opiniones de los foristas son muy interesantes sobre todo las de aquelos que quieren librarse de sus molestias creando prohibiciones y censuras, negando el derecho ajeno y hablando de indisciplinas como si la sociedad fuera una escuela o un centro de trabajo que debe ser controlado y no como lo que es un espacio donde debe predominar el consenso y el convencimiento de lo que es mejor para todos.

    Me agrada también el que un escritor como Padura tan exacto en el uso de los adjetivos olvide en la frase "luego del período de calma que siguió a la tempestad de El Mariel, 1980 agregar le adjetivo 'impuesta' a la palabra calma.

    Muchas gracias

  • dianne dijo:

    Mis felicitaciones a Padura, no esperaba menos, mucho trabajo me ha costado explicar algo parecido cuando hablo de reguetón con mis amigos que no quieren entender, porque soy socióloga y pienso como tal todo el tiempo. El tango también tuvo su época oscura, y otras gamas de la cultura como cierta literatura en Cuba como ya recordaba anteriormente un forista aquí. Realmente me parece injusto que otros géneros como el hip hop y el rock tengan menos espacios que el reguetón en nuestros medios y centros de consumo musical, cuando también representan determinada ideología, grupos sociales y modos de vida. Pero bueno, parece que las conductas más despojadas de los mejores valores son las que prevalecen, lástima, y aquellos otros géneros quedan rotulados con ciertas etiquetas injustas fuera de todo contexto.

  • de nada dijo:

    a mi personalmente no me gusta el reggeton pero tampoco estoy en contra del...

  • miguel dijo:

    Estoy 100% de acuerdo con Padura, pero yo haria mayor incapié en la critica hacia los que han permitido que este fenomeno haya llegado a este punto. En todo nuestro pais la indisciplina social es algo normal en todos los sentidos.
    NO IMPORTA QUE EXISTAN LAS LEYES SI NO SE HACEN CUMPLIR, recientemente culminó la VII Legislatura de la Asamblea Nacional y no vi que se tratara este tema, que quiza no sea el que resuelva los problemas alimentarios, la escases de agua, el transporte u otros que fueron expuestos, pero si es de una importancia tremenda para el correcto desarrollo de la sociedad.
    Saludos
    Miguel Angel

  • osvaldo dijo:

    bnada, otro más contra este genero de música, solo falta que aclaren si se va a quemar los discos como Hitler con la literatura judia, si se van aplastar como los estupidos de mayami aplastaron los discos de Juanes..

  • EL KYGro dijo:

    Me fascina con la facilidad que muchos aqui hablan en contra del reggaeton, desde mi punto de vista no son mas que unos charlatanes antipaticos; no se trata de jusgar un genero musical por su letra, o porque simplemente no te guste, que es la mayoria de los casos aqui presente, el reggaeton es un genero musical mas, no solo en Cuba, sino en muchas partes del mundo, donde se han ganado un lugar en todos los escenarios que se presentan, estoy de acuerdo con esos que dicen que hay canciones bulgares, que no tienen un significado, y que el contenido es pobre, pero quiero que tengan presente que eso no influye en todos los cantantes, y aunque asi sea, el ritmo de la cancion, es decir, su background es pegajoso, entonces me pregunto? ahi necesidad de disolver el genero, o apartarlo de la radio y la television?, por que? si hoy mas que nunca el genero esta cogiendo una fuerza asombrosa a nivel mundial, y que alguien me rectifique si me equivoco, para recordarles articulos publicados por la prensa de nuestro pais.
    El reggaeton no va a caer, y esos que dicen "disuelvan el genero", eso no sucedera, recuerden que en cada gira internacional que da un artista cubano a otro pais es un aporte financiero y economico que recibimos, a parte, esas giras de los artistas que cantan reggaeton son hechas porque el pueblo; los seguidores de aquel pais los quieren en sus escenarios. Esto me acuerda cuando la poblacion de este pais empezo con la furia de los tatuajes, decian que eso era cosa de precidiarios, y ahora, ahora es cultura, siempre lo ha sido, pero es que tenemos un nivel de atraso inmenso, pero bueno ese es otro tema que no viene al caso. En todo el mundo la musica que se hace es cultura, sea cual sea su forma de cantarse, y no veo motivo alguno para disolverla; "si no te gusta lo que se oferta, sencillo, busca otro restaurant" y esto es lo mismo, si no te gusta el reggaeton, sigue como lo has hecho hasta ahora, no lo escuches.
    Solo hay una palabre que resume todo esto que se plantea aqui... ♫♪"...::INCULTURA::..."♪♫

  • Boirs Abel dijo:

    Es realmente lamentable que estos artículos se pobliquen en Cubadebate, pues lo que dicen haría falta encontrarlo en medios que están al alcance de los cubanos que no tienen acceso a la web (que son la mayoría). Gracias Padura, por tus palabras. Por cierto, qué difícil es encontrar una libro tuyo, sobre todo fuera de La Habana

  • Yuleidys dijo:

    Me alegra ver un análisis como el de Padura. Creo que tiene toda la razón.Soy parte de esa rara especie a la que , siendo jóven, no le gusta el reguetton; pero estoy conciente de que el mismo no es más que una concecuencia de fenómenos mucho más complejos.
    lamentablemente tenemos la costumbre de poner parches; lo que nos lleva a atacar los efectos, no a las causas. Me parece contraproducente una medida que censure la presencia del reguetton en los medios de difusión masiva. Ya se ha demostrado que la censura solamente hace que la divulgación aumente. Lo que pasa es que tampoco se tiene en cuenta que una de las redes sociales más fuertes de este país se da en la clandestinidad y que mediante ella se han hecho famosos muchos artistas que durante años han estado censurados.En ese sentido el caso de Los Aldeanos y Frank Delgado es ilustrativo.
    Creo que debemos, como dice padura, arrancar de raíz la fuente de la que se nutren los reguettones y veremos si no aparece un nuevo género musical.

  • Yin&Yan dijo:

    Gracias Padura por prestarnos tu sabiduría y levarle los ojos algunos que prefieren tapárselos junto con los oídos y solo decir lo que su cerebro pervive por el tacto, el sabor y pocas veces el olfato. Pudiera escribir otro artículo con mis análisis al respecto, pero no lo creo objetivo aunque ganas si tengo y bastante. Tengo 26 años y he vivido en Cuba toda mi vida. Con mis compañeros de trabajo basta poner una canción de regueton, buena, mala, regular y ahí rompe la discución. A cada rato me pregunto: Si no hubieran sacado de los Lucas al tristemente célebre Chupi Chupi estaríamos discutiendo todo esto??? Quien sabe, pero no creo que la explosión hubiera sido tan rápida y de tal magnitud. Apoyo la idea de Padura con esta frase: La CULTURA es reflejo de la propia SOCIEDAD. Solución: Ya lo dijo el CHE, reformando nuestra universidad estaremos reformando nuestra sociedad, palabras más, palabras menos. Yo la adaptaría diciendo: Evolucionando nuestra forma de pensar y analizar nuestra realidad estaremos haciendo evolucionar, para bien, nuestra sociedad ... la que hace mucho tiempo dejo de ser esa que se soñó alguna vez ... no en todos los sentidos para mejor, no en todos los sentidos para peor, pero de que cambió cambió. Cambió y la manera de atacar los problemas ... se nos olvidó?? Como acabamos con el analfabetismo, como acabamos con el latifundio, la insalubridad ... se nos olvidó? Como bien dice el refrán: Árbol que nace torcido ... arráncalo y siembra uno nuevo, con otra semilla. La semilla que nos trajo mensajes visuales o musicales como los que promueve el reguetón y otros tantos géneros como la timba, la salsa y otro géneros asociados a la música popular, germinó creció y ahora estamos recogiendo sus “frutos”, podridos o no, también somos los responsables. A le gente se le olvido las peleas tumultuarias en conciertos de La Charanga Habanera y muchas otras agrupaciones en carnavales, centros nocturnos y fiestas populares? Parece que sí ahora de pronto la culpa de la grosería, la falta de educación, la poca instrucción cultural, el poco respeto por el vecino, el egoísmo ...la perdida de valores de nuestra sociedad la tiene el reguetón? No es necesario responder, si tenemos dudas volvamos a leer el articulo de Padura -> Felicidades por el Premio Nacional de Literatura 2012.

  • CMPC dijo:

    Casi que llego de último, como ha escrito gente sobre este reportaje de Padura!

    Ojalá sea Padura uno de los escritores que con habitualidad escriba para Cubadebate. Excelente reflexión, que va más allá del reguetón como fenómeno musical.

  • Albert dijo:

    Solución:

    Mi vecina oye regueton a todo volumen, practicamente no puedo oir la novela brasileña (santa maria del porvenir para mi no es una buena novela y ya de eso los foristas han comentado en dias anteriores aqui mismo en cubadebate), como les iba diciendo la solución fue que cuando yo me despierto a las 7:00 AM pongo ROCK al volumen de la novela, a esa hora no es necesario subir mas el volumen...solo hice esa operacion 3 dias...metallica/Guns ´n Roses/Scorpions fueron los que me ayudaron a silenciar a mi vecina...

    gracias por leer este coment

  • Pepe dijo:

    Para El KYGro: Tu hablas de la incultura de los demás? Si ni siquiera tienes ortografía...

    El reguetón no es más que el Frankestein que hemos creado y ahora le tenemos miedo... El problema se resolverá si se buscan sinceramente sus causas y se solucionan, y sus causas son profundas y generalizadas, así que...

  • SIGUATO dijo:

    Esto es como el pez con siguatera,es regrose´ron,no cabe en esta sociedad,deformar todo alrededor,con lenguaje,sin ética,valores locura,ya cualquiera es reguetorero,o carretillero ,emmpiezan habler lo que se le ocurra,habler de sexo,palabrotas,así los niños ya imitan esas fraudulentas canciones, están en contra de la educación familiar del hogar padres fijémonos señore por favor cuidado con lo que oyen y profesan los muchachones.ok

  • Yamila dijo:

    Ahora la culpa de que los jovenes se tatuen y se vistan estrafalariamente la tiene el reguetón. Señores no se acuerdan cuando la charanga salio con los pitusas rotos esa moda se impuso en la juventud pero no todos lo usamos. Nadie se acuerda de cuando la charanga habanera canto en el parque lenin el estribillo copiado de Juanes tengo la camisa negra, y ahí mismos se armo la bronca. Total 7 muertos, eso a ocurrido con NG la banda y otras orquestas que ahora son tan respetados.
    Dejen el reguetón en paz y luchen contra las jineteras los carteristas, los mariguaneros, el lumpe que va a las fiestas solo a buscar problemas más si no esta en su barrio. Si los jovenees imitan a los musicos eso a sido en todas las epocas igual.
    Luchemos porque el reguetón mejore en calidad no por destruirlo. Si los jovenes estan perdidos como e oido siempre y ya tengo 35 años la culpa es de la educación de los padres y de la escuela. Nadie a visto una maestra emerguente con diente de oro y tatuajes en la pelvis. Cuando yo era niña mi maestra no podia dar clases en blusa de tirantes ni en short. Hoy nadie pone orden y todo se va relajando por eso estamos como estamos.
    Felicidades Padura por tu premio ya me e leido 5 de tus libros publicados porque no es facil conseguirlos.

  • Roly dijo:

    muy bueno ese comentario,necesitamos apalcar a tiempo esa tormenta que se nos avecina,debido al regueton,gracias por existir personas que piensen de esa manera,saludos leonardo.

  • Hulk dijo:

    PEPE brother genal definiste de forma magistral a esa seuo musica
    KYGGRO de veras me apena tu caso incultura es la tuya sientate al menos 5 min a escuchar las letras grotescas y el mensaje social tu realmente crees que eso puede fomentar algo bueno en un cerebro humano , de veras esta frito

  • Pp73 dijo:

    No es solo el reggaetón, es su contenido y la subcultura que le circunda. Es estar en Marianao casi a medianoche con el "Vitaphone" del vecino a 130 dB, y lo corrosivo que resulta que inadaptados "con veta artística" se digan horrores y hagan horrores en público, y se permita.

    Que la PNR ya no se ocupa, como lo hacía hace años de mantener el orden y la tranquilidad en estos casos de desafuero, ¿para que no los acusen de violar derechos humanos? ¿Y los derechos humanos de los demás? Esto puede ser una trampita, para como en las damas, nos "soplen por no comer", a mi me parece demasiada desconsideración, demasiada falta de respeto y demasiada degradación.

    Son muy escasos los números con ese ritmo que vale la pena escuchar por su contenido, sin que nos "raspen el tímpano", y es lamentable, pues poco a poco se van tolerando actitudes como las que propalan al viento. Es la desconsideración, el egoismo, y muchas cosas más que nos llevarían de regreso al Neanderthal.

    De esos contenidos y actitudes se comentaba no hace mucho en "Fuera de Rosca", y con el propio Chacal en cámara, antes de que se publicara que no sale más en los medios, consciente finalmente de que por uno que se salga del plato pagan todos.

    Recordemos (si es que estudiamos historia) que "Entre los individuos, como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz".

    De eso se trata, tanto el de los reggaetoneros, como el de los demás.

  • luis dijo:

    Es que desde la misma forma en que se están cambiando muchas cosas, debe revisarse la subordinación de los medios. Lo que funcionó siempre, no quiere decir que todavía funcione. La sociedad está enferma. Caminar por la calle es un reguetón. Montarse en un omnibus, comprar algo en la farmacia, todo se ha contaminado con las pirámides, ya no se si las de Egipto o las sociales. La vida,su violencia física, psicológica y sonora es un gran reguetón. Estamos pagando el costo del desastre educativo que nos afectó en el período espècial. Y ahora viene el ruido cargado de cuentapropismo… Los silvatos y gritos de carretoneros vendiendo pan a todas horas ¿ de dónde sale tanto pan ?
    Urgen medidas y decretos. Digan lo que digan. Hay que parar ya si no queremos ser menos población de la ya prevista para dentro de unos años.
    La radio y la television,excepto la información que es bastante poca, y la programación cultural de los centros nocturnos y turísticos tienen que subordinarse de una vez al Ministerio de Cultura.
    Los canales educativos a los ministerios de educación. En uno de ellos, no se si el 1 o el 2 oí el otro día a una aprendíz de locutora en un programa que sale al atardecer decirle a su entrevistado Mario Coyula: Cuyola o Cayola y solo al final rectificó y a la misma persona con vulgares ademanes en cámara interrumpir a un diseñador para comentar sobre los canónes establecidos… Y eso que es un canal educativo.
    Y mientras pase el tiempo, y los tanques pensantes de la economía arreglan este potaje, porque el fondo es economico, por lo menos arrinconemos el reguetón, creemosle espacios, pero no se los demos todos porque no solo de gritos vivimos en esta isla.

  • Pp73 dijo:

    Callejero:

    Aprovecha el corrector ortográfico, que la página web de Cubadebate te pone una rayita cada vez que incurres en una salvajada ortográfica.

    No pierdas la oportunidad, que aquí no hay que escribir sin vocales ni reglas como en un SMS para "destacarse". Por desgracia, el servidor de Cubadebate aún no es una máquina tan inteligente como para tachar las otras salvajadas en que incurres.

    De las otras oportunidades que reclamas, bueno, si alguien quiere escucharlo en su cuarto, o con sus audífonos, mientras no moleste a los demás, igualito que se le permite a los fumadores o a los curdas, si el mayor daño, como Chacumbele, se lo hacen ellos mismos.

    Me pregunto si a los que salen al extranjero les pagan por su valor artístico o como fenómenos estrafalarios. ¿A que nivel mundial te refieres? ¿A Miami? Porque te garantizo que ni en España, ni en Francia, ni en el Reino Unido, ni en Rusia, ni en China se ganan para un pan con timba como artistas serios. En esos escenarios SI HAY QUE SER ARTISTA para ganarse el respeto del auditorio,..y el pan.

    ¿Del restaurant? Nooooo, error. Si es que nos están tirando las piltrafas podridas dentro de la casa, como hicieron los mongoles en el sitio de Teodosia. No es posible tolerarlo, porque sinó ¿como quedamos nosotros? Incultura, sí, pero ¿aún no te percatas de quien?
    Yo creo que ya los foristas han sacado sus propias conclusiones.

  • gilberto dijo:

    y pensar! que fue suprimida la tradicion de elejir una estrellita de carnaval, entre nuestras mas bellas mujeres, una tradicion que no tenia un apice de vulgaridad, porque entonces denigraba a la mujer y exaltaba los patrones capitalistas (ja!) de belleza y valores, cuando la mujer revolucionaria se vestia de gris con ropa almidonada y se iba asi lo mismo a un canaveral que a una oficina en medio del Vedado capitalino

    ahora viedo las escenas de mujeres moviendose desorbitadamente en trance, con ropas vulgares, haciendo gentros sexuales explicitos con los reguetoneros, en el publico o en cualquier esquina

    cual es la moraleja? se atreve alguien a llamar las cosas por su nombre o por sus nombres? porque los errores muchas veces, casi siempre, llevan nombres y apellidos.

    no, nadie lo hara, tal vez no lea mi comentario incluso, tal vez si. el hecho es que se ha destruido pilares basicos de la moral, de la desencia de la educacion

    como caminar adelante una sociedad tan permeada de vulgaridad, donde la chabacaneria, el mal vestir y las conductas impropias son ahora patrones se "suin yuma", si porque en el fondo y en la superficie repiten o asumen terjuversados los codigos de la peor sociedad de consumo.

    eso necesita decadas, pero decadas a partir del momento que la vanguardia del pais tenga la minima clase, conducta, educacion y valores que trasmitir.

  • Hatuey dijo:

    Magnífico análisis de la sociedad cubana desde el materialismo histórico. El ser determina el pensar y tenemos que cambiar las formas de vida, el sistema de producción de los bienes materiales y espirituales de la sociedad, su base económica, para poder cambiar la forma de pensar de los cubanos de las últimas generaciones.
    Felicidades a Padura por su distinción y gracias por sus ideas.

  • yiyi dijo:

    Me sorprende y a la vez me alegra que se publiquen los artículos de Padura,generalmente el escritor favorito de todos los que deseamos decir las cosas tal y como el las escribe.Lástima que muchos periodistas no tengan las mismas oportunidades de llamar las verdades por su nombre y no justificar lo injustificado.
    Con ello no quiero denigrar de las opiniones de los demás,cada cual con su punto de vista.
    Felicidades a todos por el nuevo año,ojalá la dicha nos sonría....

  • yiyi dijo:

    Que siempre se incerte algun comentario u artículo de Padura en estas páginas y entonces CUBADEBATE,debatirá y de que forma....

  • EXPEDIDOR dijo:

    YO NO ESTOY EN CONTRA DE NINGUN GENERO MUSICAL, PERO HAY CADA PERSOHAJE QUE NO TIENEN EN QUE INVERTIR EL TIEMPO Y SE DEDICAN A OFENDERSE Y DECIRSE OPROBIO. SIEMPRE VOY ESTAR DE ACUERDO CON PADURA. A MI ME PARECE QUE MUCHOS DE ELLOS BUSCAN LA MEJOR VIA PARA EL DINERO

Se han publicado 162 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Leonardo Padura Fuentes

Leonardo Padura Fuentes

Escritor y periodista cubano. Su última obra se titula ‘El hombre que amaba a los perros’.

Vea también