Imprimir
Inicio » Opinión, Cultura  »

Fin de año a golpe de reguetón

| 162

regueton-cavernicolaDesde hace unas semanas, unos vecinos están ensayando lo que seguramente será el ambiente sonoro de sus fiestas de fin de año. Y no uso el plural por descuido: estoy convencido de que será más de una fiesta, o sea, se convertirá en algo que durará más de un día, con muchas horas en cada ocasión. Porque ya se sabe que, pese a las dificultades, somos un pueblo esencialmente alegre, extrovertido, gregario y nos encantan las fiestas.

Incluso si no tenemos motivos para hacerlas. Pero, sobre todo, nos gustan muchísimo si las personas que viven en nuestro entorno se enteran de que estamos en jolgorio. Y no hay mejor método para conseguir ese conocimiento que atronar a esas personas (a las que nunca se les pregunta si quieren "participar" de la "actividad") con música. Y la música festiva en la Cuba contemporánea no puede ser otra que el reguetón. ¡Así que vamos a divertirnos a ritmo de reguetón!

Justo alrededor del reguetón y de la diversión buscada a toda costa, se han producido al menos dos acontecimientos significativos en las últimas semanas. Uno terminó con sangre, cuando un grupo de jóvenes adictos a ese género musical, al parecer descontentos con la música que se le ofrecía por parte de unos trasnochados trovadores, exigieron de tal modo el cambio de melodía que las cosas escaparon de control y hubo peleas y heridos que terminaron siendo atendidos en un hospital.

El otro, según he leído, es un video que circula por el país con la actuación de dos reguetoneros famosos, de los más seguidos y escuchados en Cuba, que como parte de su multitudinaria actuación, suben al escenario a una joven discapacitada y practican con ella un juego erótico en pleno escenario, mientras repiten: "Tu sabes que estamos locos, tú sabes que estamos mal"..., siempre según la versión que he leído y que me atrevo a creer.

Estos dos botones de muestra de los extremos a los cuales llega el ambiente que se puede crear alrededor del reguetón y el hecho de que en muchos barrios de La Habana, aunque no estemos interesados en oírlo, tenemos que oír reguetón, hablan del arraigo, persistencia y los modos en que se puede revelar la preferencia por el referido género, dicen que musical.

Pero no nos llamemos a error. El reguetón en sí no es el culpable de lo que ocurre a su alrededor, pues ni siquiera se le puede culpar de que por su capacidad musical haya calado, del modo en que lo ha hecho, en el gusto de jóvenes -y no tan jóvenes- moradores de la Cuba de hoy. Porque el reguetón, en sentido estricto, no es una causa, sino una consecuencia. Y cuando se le analiza, en tanto fenómeno social, muy poco se habla de las verdaderas razones que lo aúpan y provocan las emanaciones, incluso violentas y lascivas, que se producen en su cercanía.

Como cualquier manifestación artística de gran alcance en el gusto de un colectivo, el reguetón es la expresión de una coyuntura social, política y económica de la cual germina y a la cual, digámoslo así, le da rostro y voz. Más o menos lo mismo que ocurrió hace veinticinco siglos con el teatro entre los griegos, o hace cuatro en la Inglaterra isabelina de Shakespeare y compañía, o, para no ir más lejos, hace apenas media centuria con la beatlemanía. El gran éxito de público de estas manifestaciones artísticas respondió a necesidades espirituales y circunstancias sociales que encontraron en determinadas formas de quehacer cultural una forma de encausar sus expectativas y su entendimiento del mundo al cual sus consumidores y creadores pertenecían y expresaban.

Como mismo los "narco-corridos" mexicanos son frutos de la realidad del narco tráfico, el reguetón cubano es el hijo menor de la crisis económica y social, que se convertiría en una crisis de valores, que explota en la Cuba de la década de 1990 y por varios años redujo las expectativas del país y de la gente a la más dramática y elemental lucha por la supervivencia. La generación que nace y crece en esos años, tiene una primera comprensión del mundo en ese ambiente oscuro, caluroso, empobrecido, del que nunca hemos vuelto a salir del todo. Son los años en que se disparan las ansias migratorias de cubanos y cubanas- luego del período de calma que siguió a la tempestad de El Mariel, 1980-, que se concretan por las más diversas vías y que engloban a todas las generaciones; los años en que se rompe el equilibrio entre salario y economía doméstica; en que se quiebra la pretendida estructura monolítica e igualitaria de una sociedad y comienza a producirse un distanciamiento de posibilidades, con personas que, no solo por su trabajo -o casi nunca por su trabajo- consiguen tener otras satisfacciones para sus necesidades; en la que los discursos y la realidad también se distancian; los años en que resurge la prostitución como empeño económico y en los que, por cierto, algunos timberos imprimieron sabor a sus actuaciones prometiendo recompensas en metálico... y unos jóvenes, hijos de todos esos y otros muchos traumas, comienzan a manifestarse de manera natural y propia. Una manera que, en lo económico y lo social, se mueve hacia la fatuidad y lo visible -formas de vestirse, de agredir el cuerpo con piercings, tatuajes y el consumo de drogas, con el uso de celulares cuyo funcionamiento supera las posibilidades reales (que no sé a estas alturas cuáles son) de casi todos los cubanos, con la exhibición de símbolos religiosos durante años estigmatizados y, por tanto, ocultados, etc.- y en lo espiritual y lo cultural hacia lo agresivo, lo discordante, lo que niega algo: y en ese territorio vino a caer, como semilla propicia, el ritmo del reguetón y su poética -si pudiera calificarse así.

Se me podrá argumentar -y con razón- que no toda la juventud cubana de estos tiempos se expresa y siente de esa manera. Pero no es posible negar que muchos jóvenes sí lo hacen y que ya hoy esas actitudes son (o deberían ser) una preocupación, más que social o artística, definitivamente política. Porque lo que encarna y se manifiesta a través de expresiones como el reguetón y otras cercanas a él, en su espíritu e intenciones, no representa solo un deseo generacional de distinguirse y encontrar su espacio en el mundo: constituye, por sus connotaciones, un síntoma de descomposición.

Cuando se clama por soluciones drásticas, como el control de lo que se difunde y promueve por los medios -recuerden la historia del "Chupi-chupi", revitalizada por los sucesos violentos de hace unas semanas-, apenas se está tratando de atajar una consecuencia -y creo que sin demasiado éxito. Resulta para mí evidente que la mirada debería dirigirse más hacia las causas, que están aferradas a un estado social y económico que no ha conseguido devolver una lógica a las relaciones entre los individuos y a sus vías de expresión y realización.

Las que suelen llamarse "indisciplinas sociales" -entre las que casi nunca, por cierto, se incluyen manifestaciones como ese espíritu festivo que a algunos ciudadanos nos está agrediendo con toda su intensidad en este fin de año- solo son brotes de una inadaptación social provocada por la ruptura de ciertos equilibrios.

Recuperar esos equilibrios no será fácil, pues no se logrará solo con decretos, sino que se necesitan acciones que acerquen más a la política y a la realidad, a la economía y a la vida, porque de lo contrario la realidad y la vida seguirán moviéndose por sus caminos, que a veces pueden ser turbulentos, bulliciosos y discordantes... bueno, como un reguetón reproducido a todo volumen a las dos de la madrugada.

(Tomado de IPS)

Se han publicado 162 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • ELPIDIO dijo:

    EXCELENTE ESCRITO. HAY ALGUNAS, ESCASAS BUENAS LETRAS MUSICALES EN ESTE RITMO DE REGGETON, PERO LA GRAN MAYORIA SON PURA BASURA Y OFENSIVAS AL OIDO Y ENCI,A DE ESO TE LA PONEN AL OIDO OBLIGADO EN SUS FIESTAS O PARRANDAS Y HAY QUE CALARSELA. A ESO HAY QUE PONERLE COTO

  • M.H dijo:

    Ezcelente artículo Padura y felicidades por el merecidísimo y largamente esperado por tus lectores, Premio Nacional de Literatura

  • Demetrio Peralta dijo:

    Mucho saben de reggaetón los comentaristas, cosa que me extraña, porque dicen que detestan ese genero gutural, de simios urbanos, digo esto porque me veo imposibilitado de aportar al debate con opiniones a las ya acumuladas, contrarias casi unánimes, esto se debe a que no podría mencionar un solo tipo que profesionalmente cante o integre algún grupo musical de esos, y es que para mi no existen, ni yo seguro existo para ellos, no me contamino porque no comparto nada con ellos, ni su espacio vital, ni musical, tampoco gesticular, o de vestuario, no me hago tatuaje, ni nada de eso tengo que prohibirle a mis jóvenes hijos, ellos saben diferenciar el 90% de la humanidad que hoy es estúpida y nos aferramos a estar en el 10% que corre el peligro de contaminarse.
    Sugiero no se detengan en ese solo mal, que el problema es mucho mas grave, es la eterna lucha entre la emancipación cultural, y el modelo creado para enajenar el mas valioso fruto humano, los jóvenes.
    Lo que me sorprende es que esa contagiosa enfermedad de la vulgaridad ocurra en Cuba, yo pensaba que los jóvenes estaban en las universidades y/o en los Preuniversitarios, tengo que suponer que confundimos la cantidad de bulla de unos pocos con la participación mayoritaria de nuestra culta sociedad joven, no es el numero si no su edor.

  • Leti dijo:

    Felicidades Padura me encantó tu artículo, estoy totalmente de acuerdo contigo,,,, ese genero es un mal social que le está oprimiendo la materia gris a la gente,y nadie se da cuenta de ello ni se hace nada para evitarlo,,,,,

  • Adrian dijo:

    magdiel: eres un imbécil. A mí me gusta el reggaeton, y lo defiendo, por supuesto lo mejorcito, que de hecho es bastante escaso en Cuba.
    Yo no sería jamás de escribir un comentario así, luego de que te han dado razones y motivos de porque existe el problema, precisamente alrededor de este género. Concuerdo con Padura 100 %, y el problema no son los músicos, ellos podrán hacer lo que quieran...el problema son los medios que dejan pasar cualquier reggaeton, busquen discos de Don Omar, como King of King o The Last Don, para que escuchen (sí escuchen) música bien hecha a pesar de tener el ritmo decadente, pero les aseguro que es otro mundo; otro ejemplo es lo de Tony Dize, Tito el Bambino... ellos en definitiva son los que hicieron crecer el género y no fue a base de groserías...
    el problema lo tienen los responsables de Fuera de Rosca, Piso 6 , Lucas etc...NO DESCARTO LA POSIBILIDAD QUE LE HAYAN DADO ALGO DE DINERO PARA LA DIFUSIÓN DE ALGUNOS COCHINOS VIDEOS QUE DESGRACIADAMENTE SALEN EN LA TV. ES LA ÚNICA FORMA DE QUE HAYAN SIDO INCLUÍDOS EN ESAS LISTAS Y PROGRAMAS.

  • NMG dijo:

    muy buen artículo. siempre he estado de acuerdo en analizar la esencia de los problemas, ir a las causas, pues siempre nos perdemos queriendo atacar y resolver las consecuencias sin analizar y erradicar lo que las origina y por la tanto se repiten o se agravan los errores.
    gracias Padura por tu coraje, la mayoría de nuestros periodistas no son capaces de ir a las verdaderas causas cuando comentan los problemas existentes por esos sus reportajes son tan incrédulos.
    éxitos

  • Maurice dijo:

    A mi me encanta el reggaeton y sin el no puedo vivir, escucho dieferentes tipos de musica, pero por 1 o 2 no pueden juzgar a los demas que hacen buena musica y que tienen buena cantidad de fanaticos en toda Cubaaaaaaaaaa

  • kmilo dijo:

    Hola:
    Padura es un símbolo de toda esta juventud que ha crecido leyendo sus libros, me incluyo, y recalco que leyendo unos de sus libros(Fiebre de caballos) que me interese por la lectura. No voy a ser extenso en mi reflexión, aunque cuando se hablan de ciertos temas culturales es muy difícil no extenderse.
    Acabo de leer el artículo de Padura y lo felicito por recibir el premio nacional de literatura de este año, si vemos el trabajo que ha realizado en su carrera como escritor se lo merece 100%, también leí el artículo de Oni Acosta y el mismo comentario, solo que me saltan unas preguntas a mi tintero que no logro resolver.
    La primera: Porqué estos temas no se desarrollan con esta cierta profundidad en nuestros medios nacionales (Granma, Juventud Rebelde... etc), y lo hacemos por esta vía que muy pocos tenemos la posibilidad de leerlos y de hacer conciencia o de abrir los ojos a quienes todavía no han entendido nuestra identidad labrada por años.
    La segunda: Los medios de difusión visual aunque creemos que en nuestro país están dedicados al desarrollo social, sabemos que entre sus primeros intereses es vender una imagen de Cuba del paraíso, a aquellos que nos vistas con sus playas, sus mulatas y sus lujosos hoteles. Y somos internamentes tan ciegos para promover un video musical de cualquier regetonero barato con esa fórmula(auto deportivo, mulatas y playa), y censuramos a los que con cierta delicadeza, creatividad y refrescante letra nos toca el tema de la homosesualidad femenina, pero que se adapta a cualquier situacion de relacion de pareja(Buena fe - Descember Bueno Ser de Sol).
    Y tercera: Hablamos de que en Lucas este tipo de creación la juventud la elige y la acepta, OJO existe otro Proyecto en nuestro país con estas características de comercializar la música? cuando ellos en sus galas tratan de invitar a una cierta mayoría de artistas de diferentes generos, pero el 80% de los invitados son reguetoneros.
    En fin como dice Taladrid... Saque usted sus propias concluciones.

  • JC-JARA dijo:

    magdiel,
    Eres una victima del mercado, te han creado un gusto virtual y totalmente distorcionado de los valores musicales, morales y sociales.
    El reguetton a pasado de moda en muchos de los países de América Latina, los jovenes mismo lo fueron desechando y los cultivadores de esta música fueron evolucionando, con letras y mensajes más acabados, y fuera de la marginalidad y la vulgaridad, lo que no ha sucedido en Cuba; además la mayor parte de los músicos foráneos, cuando interpretan otros géneros lo defienden de manera satisfactoria, lo que no sucede con los nuestros que en su mayoría, no pueden hacer otra cosa que dejarse llevar por las máquinas que imponen el ritmo, y los ecualizadores para que les neutralice la voz.
    Si me preocupa mucho la campaña anti-mala música, quién es el que decide que es bueno y que es malo, ya ha sucedido otras veces, recuerden a los Beatles por poner un ejemplo, Cuando era niño Jonh Lenon era un peludo, drogadicto que se paseo sin ropa con una china. Ahora es un ser de culto por esos mismo que lo condenaron, por eso cuidado con lo que vamos a censurar y como, cada música tiene su espacio y su lugar, su moemnto.
    Padura, eres genial, y muchas FELICIDADES, por el merecido premio nacional de literatura.

  • Ram dijo:

    Muy buen artículo!!... Una análisis muy claro y objetivo. De aquí en lo adelante veremos quiénes se sienten aludidos con estos temas y reaccionan, y quiénes, sencillamente, se hacen los de la vista gorda y se desentienden... La cuestión es que como dice Padura, la descomposición es un problema político y debe ser enfrentado claramente por todas las fuerzas de gobierno, como dijo el intelectual cubano Aurelio Alonso en conferencia para la AHS, (...)Esta es una sociedad en estado crítico crónico(...) Mi primera modesta sugerencia es que se les dé a los maestros y profesores el status social que merecen... que sea un orgullo ser educador, que los estudiantes sientan orgullo y admiración por sus educadores, eventualmente veremos los resultados. Saludos.

  • Osmel Curbelo dijo:

    Primero que todo un saludo y espero que muchas personas estén de acuerdo conmigo en lo que tengo que decir en esta columna. Como en todos los géneros musicales hay músicos buenos y malos, la verdad es que el reguetón si le podemos llamar género, se encuentra en la preferencia de la juventud Cubana y en los no tan jóvenes por decirlo así.
    La semana pasada, para ser mas exacto, el miércoles me encontraba en la boda de unas amistades mías, donde las personas que se encontraban en la misma, su edad promedia era entre los 35 y 50 años de edad y aunque me moleste decirlo, ninguno quería bailar un Son, Bachata, Merengue, Salsa o la rica Timba Cubana, no ellos querían reguetón, que tema para ser mas directo, QUIMBA PARA QUE SUENES, la verdad es que pienso que la cultura musical Cubana reconocida a nivel mundial por sus esquicitos géneros musicales, a sido borrada por completa por la juventud Cubana de nuestros días y me pregunto podrá el Ministerio de Cultura tomar alguna medida respecto a eso, tendrá el poder suficiente el Instituto de la Música como para censurar radicalmente estos fenómenos, donde canciones como estas lo que hacen es pervertir la mente de los mas chiquitos de la casa, porque para nadie es un secreto que los niños de nuestra actualidad saben lo que significa la palabra (quimba) muy utilizada por el argot popular de nuestra sociedad.
    Amigos yo soy director de una agrupación musical aficionada nombrada KCH LATINO, donde defendemos a toda costa la música cubana además de incursionar en otros géneros extranjeros y caribeños como el Bossa Nova, Bachata, Cumbia, Merengue etc..
    Hace dos meses atrás, nos encontrábamos participando en un concurso realizado en Ciudad de La Habana, lugar donde se llevo a cabo el concurso, El Cine Yara, corazón del Vedado, el cual se nombro Jóvenes Talentos donde se presentaron 25 agrupaciones la gran mayoría de reguetón, para no cansarlos, quedamos en 2do lugar y cual fue la justificación del jurado donde se encontraban varias personalidades reconocidas de nuestro país los cuales no menciono para evitarles un problema. *Que el concurso era de reguetón fusión y no de Timba Cubana* porque es uno de los géneros que tocamos en mi grupo, Timba con reguetón y le dieron el 1er lugar a unos excelentes músicos que el contenido textual de su estribillo decía ¨Fumiga Paquito Cuidado Que Te Cogen Los Mosquitos¨
    Entonces me pregunto y yo mismo me respondo, es esa la cultura musical que queremos trasmitirle a las venideras generaciones, me parece que no es la mas correcta. Se deben tomar medidas severas sobre este tema o será demasiado tarde e irremediable, cuando quieran darle freno a lo que se avecina.

  • AnaUCI dijo:

    quiero decir que soy joven solo tengo 20 annos y me gusta el reggeton en ocasiones,quizas para bailar ,para compartir entre amigos pero de una manera moderada,no con el volumen a todo lo que da porque no lo resisto,no el reggeton que tienen miles de palabras y todas son malas y que no tiene sentido lo que se dice
    prefiero escuchar algo que no entienda,en ingles,italiano en cualquier otra cosa que no palabras mal usadas o que no entienda
    muchos de nosotros los jovenes,solo pensamos en eso en reggueton y nos comportamos como osmani garcia,como cualquier otro regguetonero
    Como les dije soy joven,pero cuando ninna escuchaba la cancion "sigue bailando mi amor,tu sabes que me gusto tu dance sin tu curpo ...." eso era cancion ,como pesadilla,incluso candiman que con sus canciones de doble sentido,los aldenos son mucho mejores que todos estos reguettoneros,por favor,no es que este en contra de este genero solo que no lo podemos coger tan a pecho,nos gusta disfrutar pero lo que es el reggeton siempre trae problema
    tambien espero que no se den mas casos como los que menciono Padura,mucha fe para que las cosas mejoren

  • la Oruga dijo:

    Ciento por ciento con Padura. Siempre mire el reguetón como una expresion social, no como arte. El arte es la sublimacion de la espiritualidad, no la degradacion. Gracias Padura y felicidades por su premio.

  • G dijo:

    No se maten, al final los q mas oyen reggaeton no leen cubadebate. Y la gran mayoria de nuestros pequeños se estan criando en ese ambiente, y dicho sea de paso es lo q mas le gusta........

  • Antonio dijo:

    La ignorancia mata los pueblos, reza una vieja frase más o menos y tiene mucho que ver con la memoria histórica de un país.
    Nosotros en Cuba hemos ido de la bondad al crimen o más comprensible de un extremo al otro. O no llegamos o nos pasamos. Parece que es el San Benito de nuestra idiosincracia.
    Para no extenderme mucho, la causa aunque tiene raíces "económicas" no es lo fundamental. La política cultural del estado no fue aplicada en todos estos años y eso es una muestra de lo que a ocurrido con todas las esferas de la nuestra sociedad. Hubo y existe "desconcierto" las cosas están en terreno de nadie (aunque se observa un esfuerzo por enrumbarlas ) La cuestión no es prohíbir. Reyertas han ocurrido con salsa, timba, rock y hasta en los guateques campesinos. Lo que ha ocurrido con el reggetón es que se ha permitido, por realizadores, programadores culturales, administradores de centros recreativos, gerentes, etc..que se difundan productos culturales ajenos a los valores que queremos promover y mucho peor que reproduzcan formas de vestir, maneras de actuar y ostentar que son propios de otras culturas que con el problema de la globalización quieren colonizarnos culturalmente y aquí va la pregunta del millón:
    ¿Quienes son los encargados de velar por ello? En primer lugar el Ministerio de Cultura, El ICRT y las dependencias provinciales de cultura.
    Cuando el pueblo quiere divertirse no lo importa el género. He visto a personas "muy cultas" disfrutar como buen cubano que somos de un buen reggetón por que los hay.
    La otra cuestión que atenta contra una excesiva difusión del género en detrimento de otros es que el Estado han perdido el monopolio de la difusión. Ahora cualquier persona tiene un Ipod y la posibilidad de portar la música que prefiere y con ese pequeño aditamento por solo citar uno, amenizar una fiesta e imponer sus gustos.
    Rescátese el equilibrio en la difusión y nuestros jóvenes crecerán con una diversidad de criterios estéticos. Contrólese por quienes están desingados para ello (y por lo cual les pagan) que se cumpla la política cultural del país.
    Cierto estimado Padura que la crisis económica determina, pero no decide. Si así fuera la revolución cubana no hubiera resistido estos últimos 23 años.

    Amigo maddiel...en Lucas vota una parte insignificante de la población cubana que es la que tiene acceso al celular o al correo electrónico.

  • dionicio dijo:

    bueno,por esas rasones economicas sali de cuba ,no por su politica ni etructura ..,ESTOY ORGULLOSO DEL LEGADO DE MIS ANSESTROS POR LA MESCLA DE LO HISPANO CON LO AFRICANO QUE A LOGRADO TANTA SONORIDAD.,SON ,CHACHA,DANSON ,RUMBA,BOLERO,MAMBO,PUNTO GUAJIRO,Y MUCHAS ESPRECIONES POPULARES MEDIANTE ESE VEICULO {LA MUSICA}..cuando hablo o me preguntan sobre mis raises culturales tengo mucho que esponer sobre musica ..,por supuesto ,si menciono el regueton entonses me diran,(YO PENSA QUE TU ERAS CUBANO)..

  • carmita dijo:

    ESTOY DE ACUERDO CON ALGUNAS COSAS DE LAS QUE PLANTEA PADURA, PERO PARA MI OPINION NO ES EL REGUETON EL CULPABLE DE TODO LO QUE PASA, EL REGUETON ES UNA MUSICA QUE LE GUSTA A LA JUVENTUD Y PORQUE NO A MUCHOS ADULTOS TAMBIEN EL PROBLEMA ESTA EN LOS REGUETONEROS QUE LA CANTAN Y EN SUS LETRAS, PORQUE HAY REGUETONES MUY GRACIOSOS Y CON LETRAS SIMPLES PERO NADA VULGARES Y VIDEOS IGUAL, YO LO QUE CREO QUE HAY QUE ELIMINAR SON LOS REGUETONES Y OTRO TIPO DE MUSICA, PORQUE NO ES SOLO EL REGUETON,QUE DEJAN MUCHO QUE DESEAR, UN EJEMPLO RECIENTE EL ULTIMO VIDEO DE PABLO FG Y UNO QUE TIENE HAILA QUE POR FAVOR ESTAN PEORES QUE CUALQUIER REGUETON Y ESTO ES SOLO DOS EJEMPLOS, ASI QUE NO CULPEMOS AL REGUETON NI LO COJAMOS CON EL AHORA Y ESTO LO OPINA NO UNA JOVEN SINO UNA PROFESORA LICENCIADA DE 58 AÑOS YA JUBILADA

  • Manuel Zayas dijo:

    El reguetón y otras expresiones afines presentes en los medios o contenidos en memorias externas son expresión de una subcultura que hegemoniza los espacios públicos .Lo dice muy claro Padura y estoy 100% de acuerdo con él. Hay que buscar las causas económicas, sociales y políticas del surgimiento de esta cultura marginal para poder enfrentarla. Por favor no volvamos a la cacería de brujas o las políticas culturales del quinquenio gris, no se puede apagar el fuego avivando la llama.

  • Anabel dijo:

    Cala hondo este artículo. Y no por lo tan dicho y discutido sobre el reguetón y la música alta para todo el barrio, sino por el análisis de las causas que nos han llevado hasta la escala de valores y gustos que vivimos hoy.
    Bienvenidos artículos tan inteligentes como este! Propongo publicarlo en la prensa escrita de circulación nacional.
    Felicitaciones a Padura por el premio nacional de literatura!

  • hector dijo:

    Les recomiendo a todos leer este otro trabajo publicado en este mismo sitio: http://www.cubadebate.cu/opinion/2012/12/17/empresas-lucas-y-otros-demonios/comment-page-1/#comment-604016

  • Pepe dijo:

    Magdiel; los "gustos" se imponen desde los medios masivos de comunicación, no hay "premio popular" realmente expontáneo, todos son manipulados en todas partes del Mundo.
    Si lo único que escuchas en la radio y en todos lados es Regetón, si los que "saben" dicen que es lo mejor, si los que lo hacen (los "musicos") viven mejor que tú e imponen tendencias de moda y consumo (que existe en todos lados)... entonces el Regetón es lo "máximo" porque te han impuesto un modelo de consumo que, no solo tiene que ver con la música, también con la forma de vestir, de actuar, de hablar, de sentir, de vivir...
    Solo piensa un poquito, ¿qué es en realidad el Regetón y qué representa?; y luego evalúa; ¿eso soy yo??????

  • Los cubanos somos ritmicos dijo:

    LOS CUBANOS SOMOS RITMICOS, es decir, que el reggeaton nos hace mover y herbir la sangre de bailadores que somos el 99% de los cubanos y MAS LOS JOVENES.

    GENTE DE ZONA DICE EN UNA DE SUS CANCIONES:
    ***esto es pa´los que dicen que al REGGEATON le queda POCO, ustedes están MAL, ustedes están LOCOS***, el mensaje esta claro y juventud tienen para seguir luchando por ese ritmo, sin caer en falta de respeto muy delicadas vs a personalidades....

    Lo expresé en una ocasión sobre el tema, la tecnología permitirá su existencia y su consumo para el que lo consume y como dice BUENA FE, a lo que los preiodistas llaman , no recuerdo la frase anterior, cariÑosamente PERIFERICO (Barrios Marginales, Suburbios) que forman parte de este PUEBLO TAMBIEN y que debemos INCLUIR a pesar de los pesares , cuanto no habitamos en la PERIFERIA???

    No hagamos guerra destructiva o de evaporar el reggeaton, creemos un ritmo que lo supere en musica, letra, calidad, mientras eso no sucedad ni lo piensen más que no existirá, se que existe buena música, calidad, pero todos tenemos acceso desde el puento de vista financiero, de distancia, ubicación de los teatros,museos, etc QUE NO EXISTEN EN LA LLAMADA PERIFERIA QUE MAYORMENTE CONSUME DICHA MUSICA...

    Bueno, antes era la llamada TIMBA CUBANA, recuerda, en pleno PERODO ESPECIAL, no salvo por decirlo de algún modo del STRESS de crisis para muchos cubanos....debemos que reconocerlo...y PAdura toca la esencia del problema, es un reflejo de parte de la sociedad y que tiene su peso.

    Viva el REGGEATON A LO CUBANO y hagamos a los REGGEATONEROS nuestros HERMANOS, no enemigos para ver males o acciones peores..

    VIVA TODA LA MUSICA QUE SE HACE EN MI CUBA.
    FELIZ NAVIDAD Y AÑO NUEVO a TODOS LOS CUBANOS QUE NOS MERECEMOS LO MEJOR

  • Los cubanos somos ritmicos dijo:

    Rectificando esta parte: mientras eso no sucedad ni lo piensen más que no existirá

    No hagamos guerra destructiva o de evaporar el reggeaton, creemos un ritmo que lo supere en musica, letra, calidad, mientras eso no sucedad, ni lo piensen más que existirá

  • Quimba pa que suene dijo:

    Mis felicidades al colectivo de Cubadebate por este inaudito hecho de publicar un articulo periodístico critico, libre de apologías, de un verdadero intelectual cubano .
    Sigan así.

  • Mayra Pinar del Rio dijo:

    Hola que bueno poder saludar a mi escritor favorito de todos los tiempos, aunque soy una polilla, desde que tuve la oportunidad de tener en mis manos un libro de Padura, me dije esto es lo que me gusta leer en realidad,aunque no he podido leer todas tus novelas ya que aqui en Pinar es muy dificil encontrar un libro tuyo,ni aun en las diferentes Ferias de Libro.
    Muy Bueno este articulo y no es que yo este en contra de la musica ni nada por el estilo, pero no me gusta para nada el regueton soy amante de la buena musica venga de quien venga. Y al oido hay que darle placer y segura estoy que el regueton no tiene nada de eso.
    FELICIDADES POR EL NUEVO AÑO Y SIGUE ESCRIBIENDO QUE LO NECESITAMOS LOS BUENOS LECTORES.SALUDOS MAYRA

  • Los cubanos somos ritmicos dijo:

    NO DEJEN DE LEER ESTA ENTREVISTA DE BUENA FE
    http://trabajadores.cu/news/20121216/2513959-buena-fe-se-parece-su-tiempo

  • hgv dijo:

    bueno , estamos hablando de regueton, los he oido muy buenos que tratan temas actuales , de la vida cotidiana , del amor y veo que los jovenes los disfrutan , pero hay un regueton chavacano y ofensivo y creo que ese es al que se fiere Padura , estoy en contra de las prohibiciones ya tenemos bastante experiencia con ese tema espero no cometamos ese mismo error...divulguemos los bueno de cada genero por el bien de todos y sobre todo eduquemos.

  • mercedes romero dijo:

    Estoy totalmente de acuerdo con el analisis de Padura y considero que ese mal gusto de los jovenes por el regueton es una consecuencia de la degradacion moral y social que esta sufriendo la nacion desde hace años.

  • osmel dijo:

    Coincidencia total con Padura, su obra, no nuestra prensa es la gran cronista de estos tiempos en Cuba, lastima que por cultivar el antigusto en nuestros medios,su alcance sea tan limitado. El es un gran ejemplo de lo que es hacer periodismmo del bueno y buena literatura. Las circunstancias y las debilidades denuestro sistema de educacion entre otras causas (alto porciento de maestros improvisados, promocionismo, etc) han propiciado este fenomeno. He visto muchas veces en las actividades escolares ponerle a los ninos de primaria el regueton de moda, exaltar no tanto el rendimiento academico o la disciplina como el baile de regueton, ese es el prototipo del "exito". Por otra parte, en no pocos espacios televisivos, los conductores son groceros imitadores de estas malas practicas reguetoneras, no hablan con correccion, omiten sonidos, la gestualidad es absolutamente vulgar y ni hablar de las entrevistas a los invitados.No dudo, a pesar de lo dicho de nuestro nivel de instruccion como pueblo, pero tampoco dudo que en buenos modales y educacion estamos en el sotano y ya estamos recogiendo los "buenos resultados"

  • Rafael Rodriguez dijo:

    Felicidades Padura por este merecidisimo Premio nacional que te acabande otorgar,mealegro tantocomo si yo lo recibiera pues hace rato te tengo como representante de nuestra generacion en tus escritos y comentarios siempre estamos presente. tu exito es nuestro.

Se han publicado 162 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Leonardo Padura Fuentes

Leonardo Padura Fuentes

Escritor y periodista cubano. Su última obra se titula ‘El hombre que amaba a los perros’.

Vea también