Imprimir
Inicio » Opinión, Deportes  »

Bajo la lupa: Uso y abuso del toque

Publicado en: Bajo la lupa
| 74

toque

Los dudosos provechos del toque de bola, para algunos, y sus riquezas tácticas, para otros, han derivado en toda suerte de aspavientos, tormentas y debates en el país, una vez que la selección nacional dejó de ganar como lo hacía antaño.

En la roca sobre el Caribe que es este archipiélago, presentar el bate para apenas colocar la pelota en la grama -en lugar de esgrimirlo con fuerza- no seduce, no llena los sentidos ni de los jugadores ni de los técnicos, y muchos menos de la afición.

Transcurrieron muchos años de bate de aluminio y pelotas vivas; sucedieron muchos juegos de Series Nacionales definidos por los jonrones de Miguel Cuevas y Armando Capiró, Pedro José Rodríguez, Luis Giraldo Casanova o Pedro Medina, Lázaro Junco y Orestes Kindelán, Romelio Martínez, Omar Linares, Ermidelio Urrutia y Gabriel Pierre, Daniel Lazo, Antonio Pacheco, Julio Germán Fernández, Michel Abreu o José Julio Ruiz...; se conquistaron decenas de títulos internacionales a base de bambinazos de Marquetti, Antonio Muñoz, Lourdes Gourriel, Miguel Caldés...

Y con esa estridencia soporífera para el lanzador, gloriosa para el bateador, apasionante para el público, muchos, muchísimo jonrones borraron el toque de bola de la memoria colectiva y, peor, de los diamantes del país y de las prácticas de niños y jóvenes.  

En otro tiempo no fue así. Siempre hubo fuerza en la pelota cubana, pero tocar, como robar base, esconder la pelota o aplicar la jugada de hit and run, identificaron la picardía, el modo de entender y jugar el juego en nuestra geografía.

Aquellos otros tiempos, al parecer, han vuelto a instalarse en el béisbol y el debate de este país, de una fecha a esta parte, aunque -y esta es mi opinión- sin la gracia y el criterio de entonces, cuando era una opción, una estrategia, si se quiere pequeña, sigilosa y hasta comedida, pero importante, vital, apreciada en su total magnitud y, sobre todo, exquisitamente ejecutada.

Porque se ordena demasiado o sin criterio, porque muchas veces la incapacidad de avanzar un corredor o "mover" a un lanzador dominante ha cercenado más de una posibilidad de triunfo allende los mares, y sobre todo porque la mayoría de los peloteros no dominan la técnica para ejecutarlo, el toque de bola se ha colocado, para mal, en el vórtice de la atención, por sobre otros pormenores más trascendentes.

Ha llegado a este punto porque ahora mismo el béisbol cubano está colmado de desvaríos técnicos y estructurales, esos daños colaterales de las derrotas de la selección nacional entre 2008 y 2012, aproximadamente.

Regresó el toque de bola a nuestro béisbol para ejecutarlo ora en un primer capítulo, ora contra un lanzador recién llegado del bullpen, a veces sin outs y con hombres en posición de anotar, para ejecutarlo igual con el segundo que con el quinto bate...

Regresó insípido, desabrido, automático, irreflexivo, estéril. Regresó, pero solo al escenario de juego, no a las prácticas o al arsenal de los jugadores, porque se falla una, dos, trillones de veces. Regresó para lastrar, no para socorrer, no para allanar el camino a más anotaciones.

Regresó para mal, creo yo. Y a juzgar por una tesis de Benigno Daquinta, más que un compilador o estadístico, un estudioso del béisbol, no me falta razón.
En la Serie 51, dicen los numeritos de Daquinta, se realizaron 848 sacrificios en 814 juegos de pelota. Y si, como se sabe, esa es solo la cifra que va a los libros (se considera que los cubanos tocan bien el 50 por ciento de los intentos), y no se registran los fouls, los convertidos en ponches y los que terminan en meros lances para outs, pues puede decirse que en el último calendario regular se intentaron más de 1 650 toques de bolas.

Para colmo, no hubo una relación equilibrada entre la capacidad ofensiva de los equipos y sus sacrificios (no cuentan en estas líneas los intentos para llegar safe a primera). Por ejemplo, Las Tunas, el de mayor promedio ofensivo (.304) se sacrificó en 51 oportunidades, más del doble que las 22 de Industriales (.296), único por debajo de 33 en un campeonato con 4.35 de efectividad colectiva desde el box.

Lo llamativo es que, además de ejecutarlo demasiado y rematadamente mal, no podemos decir que se hace al más clásico estilo asiático porque, sencillamente, en Cuba se toca más, mucho más que en Japón y Sudcorea, las dos potencias de aquel continente, monarcas del Clásico Mundial y los Juegos Olímpicos'08, respectivamente.  

El análisis de referencia no admite réplica. Se compilaron en la Serie 48 hasta 724 toques en 720 juegos de pelota; en la 49, 703 en 716; en la Serie de Oro, 655 en 719; y, como ya referí, 848 en 814 partidos la campaña anterior. La media fue, por tanto, de 1.01, 0.98, 0.91 y 1.04, por ese orden, según la fuente.

¿Cómo se comportó esta situación en Japón y Corea del Sur en 2011? Bien, en 1 064 juegos disputados en el campeonato coreano, se registraron 733 toques de bola, es decir 0.69 por juego. Y en 1 728 partidos dirimidos en el torneo nipón, se anotaron 1 495, a razón de 0.87 por partido. Las estadísticas están signadas, además, por otro dato: se considera que se toca con un acierto del 75 porciento en las ligas profesionales de Japón y Corea. Así, como lo leen.

Hay en el campeonato cubano, como es de esperar, variopintas opiniones acerca del toque de bola, aunque la mayoría no muestra mucha simpatía por una jugada que, en virtud de que no se domina técnicamente, puede frustrar las mejores intenciones.

Para Esteban Lombillo, que ha dirigido equipos juveniles y se coronó en la Serie Nacional 48 con La Habana -uno de los campeones cubanos de menor ofensiva-, el toque de bola es un recurso que se esgrime solo para empatar o ganar, o para lo uno y lo otro, en los finales de los juegos.

En conversación informal dijo a quien escribe que el toque, sobre todo antes del último tercio del juego, puede quitarle confianza a la ofensiva, beneficiar al pitcher en un momento crítico y facilitar el trabajo de la defensa contraria.

Decía el actual DT de Artemisa que el toque -una jugada inofensiva por antonomasia, digo yo- es un recurso que debe ir por detrás de otros más desestabilizadores como el robo de base y el corrido y bateo, no sin reconocer que los cubanos tenían -tienen- muchas dificultades para poner en práctica esas jugadas.

Su equipo, cuajado de jugadores novatos, inexpertos y sin dinamita ofensiva, el que menos bateó (.257) y menos anotó (357) en la pasada temporada, se sacrificó 50 veces. Y no puede decirse que su récord (36-60) obedece a la escasa propensión al sacrificio, porque es sabido el paupérrimo trabajo de un staff de lanzadores que ancló en el antepenúltimo lugar de efectividad (4.95), solo delante de Mayabeque y Metropolitanos.   

Por su parte, Víctor Mesa, actual DT de la selección nacional y devoto del modo de jugar de los japoneses, suele tocar con bastante frecuencia y en cualquier entrada, al parecer guiado por el conocimiento exacto de los momentos clave del partido o por el estado deportivo puntual de los lanzadores y bateadores.

En camino a llevar a Matanzas hasta el tercer puesto en la temporada pasada, con .300 de promedio ofensivo, Víctor ordenó más de 120 toques en los 96 juegos de su novena y 61 fructificaron, la tercera mayor cantidad del campeonato, detrás de Holguín (78) y Mayabeque (73).

Lázaro Vargas, DT debutante con Industriales en la Serie 51, es reacio a tocar. Para el ex tercera base, es un recurso extremo para jugadores de casi nulas posibilidades de hacer daño con otra acción, y ese criterio lo hizo valer en su estreno. Con el cuarto OBP (porciento de embasamiento), los azules de Vargas fueron el equipo que menos tocó, lo cual no le impidió ser el tercero que más impulsó y el cuarto que más anotó.

Miguel Cuevas, uno de los principales jonroneros en el inicio de las Series Nacionales, camagüeyano reconocido como un estudioso de los rivales y de sus propias debilidades, lo comentó una vez: "Debí aprender a tocar y toqué en varios juegos... Era la disciplina y no todo se puede lograr a batazo limpio".

No es que tocar sea una mala práctica, es que al hacerlo con reiteración, se está limitando la capacidad ofensiva de un line up con bateador designado, en un campeonato sin muchas virtudes desde la loma de los martirios.  

Earl Weaver, legendario jugador y manager de los Orioles de Baltimore, miembro del Salón de la Fama de Grandes Ligas, lo ve de esta manera, y así lo cita Daquinta: "Cuando juegas para una carrera, solo eso conseguirás". Weaver recelaba del toque porque pensaba, como yo, que 27 outs son muy pocos para regalar alguno.

Más remiso aún a tocar fue Norm Cash, jugador de los Chicago White Sox, Cleveland Indians y Detroit Tigres, que llegó a vanagloriarse de este modo: "Si promedio 500 turnos al bate por año, significa que por lo menos durante dos años de los 14 que jugué en Grandes Ligas no toqué la pelota para nada".

Hubo en Estados Unidos, sin embargo, mucha simpatía por el toque de bola. Causó furor en los tiempos en que el pintoresco Billy Martin, director de cinco equipos en el béisbol profesional, se hizo famoso por emplear casi hasta la saciedad el doble robo, el hit and run y el toque de bola, con las cuales, según explicó siempre, buscaba desequilibrar las defensas y abrir el camino para anotar muchas carreras.

Mas el juego de Martin no contradice mi posición. Su modo de buscar el sendero a las victorias era peculiar, pero no era ni por asomo el signo de la Liga. De modo que tras cada lectura o conversación con técnicos y atletas acerca del toque de bola, no hago más que reforzar mi criterio: se toca demasiado y mal en nuestra pelota.  

Lo curioso es que, justo cuando menos tocan en Japón, desde la dirección del equipo Cuba llega el aviso de que se debe jugar como los japoneses para tener mejores resultados en eventos internacionales, más puntualmente en el próximo Clásico Mundial.

Cuando Víctor Mesa lo dijo, consideré y escribí que intentaba hacer reflexionar a sus jugadores acerca del enfoque, la disciplina táctica, la rutina de juego de cada pelotero de ese país en el box, la defensa o el cajón de bateo.

Pero ver a Yulexis La Rosa intentar tocar la bola y terminar por regalar un out con un ponche, en el segundo partido del tope ante Japón, me arrebató los argumentos. Tocar la pelota a ultranza, o con un out, como lo hicieron los propios japoneses en ese juego, no es lo que yo defendí.

Japón elevó su nivel porque miró a los grandes del mundo y se adaptó, no porque jugó a ser otro o porque toca la pelota mejor que el resto. La escuadra nipona toca la pelota con la misma disciplina con que realiza un doble play o batea por detrás del corredor. Ni más ni menos. Y lo hace con niveles de excelencia. Pero Japón no es mejor que antes por eso, sino porque ahora tiene más poder, jardineros con mayor potencia en el brazo y, sobre todo, porque ha hecho de la defensa y el pitcheo, un arte.

(En el I Clásico Mundial, este fue el equipo con más extrabases y jonrones, el de mayor average y más bases robadas, una combinación ofensiva mortífera. Y así apoyaron a un pitcheo que solo regaló 11 bases por bolas y recetó 62 ponches en 68 entradas. Bateó, corrió y lanzó, tan sencillo como eso).

Daniel de Malas, otro estudioso del béisbol cubano, recuerda en uno de sus estudios el partido semifinal de los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011, al reseñar la importancia del toque de bola.

Los norteamericanos, comenta, tocaron bola con el partido 5x0 a su favor en el tercer inning y la jugada tuvo muchas críticas. No se tuvo en cuenta, agrego yo, que la intención era sacar de juego al equipo Cuba, porque se sospechaba que su ofensiva podía borrar esa diferencia.

En esa entrada, prosigue Daniel, los cubanos vieron cómo sus rivales pisaban par de veces el plato gracias en gran parte al toque de bola, en un juego con marcador final de 12x10 favorable a Estados Unidos. Y nos dice, de otro modo, lo que ya hemos escuchado: que el "béisbol es el único lugar del mundo en el que el sacrificio es realmente apreciado".

En fin, otra baza a favor de mi observación: en juegos de vida o muerte, en situaciones exactas, con criterio, para empatar o ganar, se puede y debe usar el toque de bola. Pero debe hacerse con mucha, muchísima información a mano (habilidad del bateador, repertorio, movimientos y control del lanzador, situación del juego, porcientos de impulsadas del bateador en turno, velocidades del bateador y el jugador o los jugadores en base, estado del césped y la arcilla del estadio, cualidades defensivas de los contrarios...).   

Pero aquí, en nuestra pelota, hace ya mucho que se usa sin tener en cuenta casi ninguno de esos criterios. Se usa... y también se abusa.

Se han publicado 74 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Raul dijo:

    Realmente es escalofriante ver esos numeros, como los que supuestamente son los que mas tocan la bola lo hacen muchisimo menos que nosotros, es increible!!!!
    Ademas muy contradictorio que la liga en que mas average de bateo hay sea la que mas bola se toca.
    Por otro lado veo que la obsecion con el toque de bola va mucho mas alla de los propios equipos de la SN, cada vez que oigo la opinion de un aficionado lo escucho hacer mucho enfasis en el toque dandole posiblemente mas importancia que a un HR, y hay que saber que con el toque de bola no se van a dar 10 hits en un juego, no se van a hacer ni 5 ni 6 carreras, es decir se hace en un momento determinado y punto.

  • Truenoazul dijo:

    !!FUEGO A LAS INDISCIPLINAS PERO A TODAS LAS INDISCIPLINAS.!!

    1. Cuando se habla de indisciplina casi siempre se refieren a indisciplinas sociales (echarle tierra en los ojos a un árbitro; darle un puñetazo a alguien, intentar agredir con un bate, etc) pero de las indisciplinas técnicas que provocan errores, y mala calidad del juego y de la pelota, de esas muy poco se habla.

    2. cada indisciplina " burdamente" técnica debe llevar un castigo ejemplar (ir a la banca por un par de juegos etc etc), trátese de quien se trate, me da lo mismo YG-10 que Pito Abreu....(Solo por citar dos estelares ejemplos).

    3. quitarse el guante y estirar la mano en medio del juego(hombre bateando en home) es una de ellas y debe se castigada;

    4. estar fuera de la posición consabida a la defensa, otra común barbaridad que se toma como acción a veces hasta graciosa..(Estaba fuera de posición dicen amigablemente los narradores)

    5. Sorprender a un corredor en base, en viraje por estar simplemente fuera del juego (sonseando) es indisciplina mayor..

    . 5. Desobedecer o no cumplir simplemente una seña es tamaña indisciplina...

    Y asi la lista es interminable y muy dañina al buen juego de pelota. Lamentablemente poco se hace aunque considero que estas indisciplinas del juego, son hasta más importantes que las del tipo social, porque se presentan día a día...

    Por cierto anoche vi. a un cienfueguero protestando abiertamente un conteo y esto pasó como si nada hubiese ocurrido, claro Cienfuegos era home club y ahí impera todavía el terror de accionar y recibir un bombardeo del respetable...

    7. Por último creo que deben echarle regularmente agua a los terrenos en los estadios..Se nota que están bien duros de verdad.

    !!Fuego a las indisciplinas, pero favor fuego de verdad, saludos azules!!!!!!

  • rosy la matancera dijo:

    ay Demetrio que mal lo veo con ese ASUL!!!!

  • CMPC dijo:

    No tengo idea de donde debo escribir esta recomendación, porque mira que la he escrito en este foro, pero jamás he visto resultados. Es la siguiente:

    La televisión deportiva debe programar la transmisión de juegos de los anteriores Clásico de Baseball para los días donde no se transmita la Serie Nacional. Creo que con estas transmisiones se dará calor y color a la Serie, y seguramente nuestros peloteros activos pueden ir observando detalles de interés, no solo para ese evento que será el próximo año, también para el juego diario y el entrenamiento.

    Ojalá se lea este mensaje que he escrito varias veces y se haga algo al respecto. Es solo una recomendación que considero pudiera ayudar en algo a nuestra pelota, a nuestros peloteros en su desempeño.

  • tinajon dijo:

    Hay que aprender de Luis Ulacia, maestro indiscutible del toque de bola, no solo buscando el sacrificio si no para embazarse y lo lograba sin problemas, uno de los mejores primer bate que hemos tenido en la pelota, jugaba con la picardia que solo el le sabia poner, tacto, bateaba y dirigia la pelota para todas las bandas del terreno, bateaba por detras del corredor y de vez en cuando demostraba fuerza al bate. Era una locura para los infilders. Para el tocar la bola era como caminar. Y creo que se habla muy poco de el y pocas veces lo tienen cuenta.

  • guinero-bayamés dijo:

    Yo pienso que Cuba siempre ha tenido muy buenos tocadores y desde que yo veo pelota recuerdo a Fariñas de Industriales, Osorio, Wilfredo Sanchez,Ulacia y muchos otros y p ienso que tocar la bola es un arte, hay que aprenderlo y saber cuando se hace, no se debe de presentar el toque, si no usarlo como una sorpresa cuando la defensa contraria no lo espera y está jugando atrás y mover la defensa contraria, presentar el bate sorpresivamente, esun ate detrode la pelota como lo es el robo, ser rápido de home a primera y saber con que lanzador se va a tocar, nunca abusar del toque y cuando es necesario y estás abajo en el marcador y con 1 o 2 carreras de diferencias y no con mucha ventaja.muy buen comentario este y muy oportuno al principio de serie, gracias Cubadebate.

  • Demetrio Peralta dijo:

    Lázaro, eso es un cambio de letra, pero si solo es eso lo que tienes que decir, a mi me falta ortografía, pero a ti te falta cerebro y para que no quede impune tu nombre lleva acento en la primera silaba.

  • RIMQ dijo:

    Tocar bola es simplemente un componente más del beisbol el cual no se debe magnificar o sobredimensionar respecto a los demás componentes de este apasionado deporte, como tampoco sobredimensionar otros componentes como jugar al batazo, robos de bases sin sentido al no tener presente las características del juego, etc...; el buen beisbol y por ende el buen pelotero es aquel que es capaz de integrar como atleta los o la mayoría de cada componente (saber tocar, fildear, batear por detrás del corredor, robar bases, elevar un fly a los jardines para empujar carrera,etc...) En mi opinión, y referido al equipo nacional, el problema radica en que la confección de un equipo no es la sumatoria de los terceros y cuartos bates del país o el mejor en cada posición porque ¿cuál es el mejor en cada posición, qué criterio tomar para dicha elección? Muchas veces los de mejores numeritos en cada posición, al mirarlos en su conjunto, en concepto de equipo, NO REÚNEN las potencialidades para el funcionamiento orgánico de un EQUIPO lo que trae consigo que, en determinadas circunstancias del juego, cuando hace falta tocar la bola, entonces se debe improvisar (al extremo de pasar por la verguenza de acreditarse ponche automático al fallar 3 toques de bola consecutivos) porque el criterio de selección fue el atleta de mejor numerito y no la integralidad, la versatilidad. En fin, no se trata de tocar la bola más o menos sino simplemente cuando las circunstancias del juego lo ameriten, de lo que se trata es de que tengamos en el equipo atletas integrales que sepan hacerlo bien.
    Saludos a todos los foristas y a cubadebate por brindar esta oportunidad de intercambiar

  • germancf dijo:

    El problema del toque de bola en el equipo Cuba no es si se toca mucho o poco, sino que no se sabe hacer. El ejemplo de YuUlexis en la gira es más que claro de que no se practica, pero él no es el único que no sabe hacerlo.
    El toque tiene que practicarse en el entrenamiento, como el foul fly a los catchers y todas las demás jugadas.
    Todos los jugadores deben saber tocar bien, no importa si son sluggers o no. Aquí se pone el caso de Cuevas, pero en las Mayores , por poner uno, lo decía y lo hacía Mantle, el cuarto bate de los Yanquis y probablemente el hombre que dio los batazos más grandes, medidos. El era un hombre muy rápido de home a primera y no desdeñaba tocar, además de que era un magnífico robador. Fue de los primeros en el club 30-30.
    Tengo amigos que jugaron con Isasi y el Curro en la liga de los Cubanitos en Matanzas y me contaban que el entrenador los ponía a practicar el toque, a todo el mundo, diez veces por pimera y diez por tercera a cada uno. Ellos se ponían freneticos, pero había que hacerlo.
    ?Cuantos roeltazos o cuantos fly cogen los jugadores en una sesión de entrenamiento del Cuba? ? O cuantos foul los catchers? ?Cuantos tiros al aro los jugadores del Cuba de baloncesto? Por cierto, Isaiah Thomas tiraba quinientos tiros todos los días antes de desayunar.

  • germancf dijo:

    Vamos a ver si esta vez lo que mandé sale.

  • Azucarero dijo:

    Muy buen comentario. No es que el autor desacredite al toque de bola, parece que algunos leyeron mal, es que SE HACE A LO LOCO (por cierto, el que hace las cosas a lo loco, "es loco", ¿no?) Algunos vienen aquí a decir que el toque de bola hay que practicarlo en medio de la Serie Nacional; pues bien, vamos a practicar el robo de base también, el hit and run, etc, hacerlo mucho, mucho, como dijo alguien por ahí, para que cada 4 años, cuando vayamos al Clásico, sepamos hacerlo contra Japón. Mira que se habla mier... ¿Y los entrenamientos pretemporada para qué son? ¿Y las categorías inferiores para qué son? Todo lo que hay que hacer es preguntarnos por qué antes siempre hubo buenos tocadores, buenos robadores, jugadores con picardía y con co..razón, y por qué AHORA NO LOS HAY. Seguramente alguien va a salir con aquello de que "ahora jugamos con profesionales y antes no", y yo les pregunto: ¿¿¿y eso qué tiene que ver??? Esto del toque tiene muchos por qués, que no voy a enumerar ahora para no parecerme a algunos que escriben verdaderos periódicos aquí, pero SÍ HAY TENDENCIA A SU USO EXCESIVO. El ejemplo clásico es VM32, al cual los últimos tiempos que dirigió al VC ya siempre los rivales esperaban el toque CON CUALQUIERA, EN CUALQUIER SITUACION DEL JUEGO, no importaba nada, y así mismo pasaba con el robo de bases, el squeeze play, etc; se perdió el factor sorpresa (para que algo sea sorpresa TIENE que ser inesperado). Nada, son locuras que estamos viviendo hoy en la pelota, "pataleos del que se está ahogando". Decir que tenemos que imitar a Japón en su estilo de juego.... vaya, es como renunciar a nuestra identidad, ¿por qué no se les ocurrió poner jardineros que tengan menos brazo que los cubanos?, nada más faltó eso para tratar de parecernos a ellos, jaja.

  • Truenoazul dijo:

    lAZARO MIRANDA: hola amigo al DEMETRIO PÈRALTA le pasó como a un amigo mio que la hacer las correciones en su tesis, las puso como "FE DE ERATAS" en lugar de "ERRATAS", osea todo un arreglo gramatical que ni Cervantes se podia acercar y total para miorir en la orilla con un vulgar "asulaso"..bueno son cosas que pasan que no son tan importantes pero que suceden en los foros...saludos azules

  • osvaldo dijo:

    es que o no llegamos o nos pasamos

  • jose dijo:

    buen articulo sobre un tema caliente en nuestra pelota. citas el articulo de daquinta . por favor donde lo puedo encontrar.

  • graciela dijo:

    Muy buen comentario,felicitaciones para el periodista,haces un analisis del toque de bola muy interesante,nuestros peloteros se han acostumbrado a jugar al batazo,deberían haces diferentes jugadas que los hagan producirsi no lo vuelven a retomar, los veré muy mal,espero que con la nueva dirección del equipo Cuba se mejoren éstos prroblemas.

    sds

  • agente libre dijo:

    La nueva jugada que se esta empezando a practicar en la SNB a modo de experimento es FIDEAR A MANO PELADA .....el principal practicante de la misma es el Yuli

  • mandy dijo:

    No se trata solo del toque de bola, sino de lo que hay que hacer en cada momento del juego. Pongo dos ejemplos ocurridos ayer mismo con dos bateadores con experiencia tremenda.
    En el juego IND-GMO Mayeta da tubey y Rudy, cuyo objetivo primordial es llevar ese hombre a tercera, batea por el campo corto. En el juego de la noche (SSP-CFG) se repitió la escena con Cepeda abriendo un ining con doble y Yuliesky, quien sabe batear muy bien para la mano contraria, batea roling al campo corto. En ninguno de los casos ese corredor avanzó una importante base para que después fuera remolcado. Tanto Rudy como Yuliesky quisieron impulsar ellos mismos la carrera, cuando su labor en ese momento era avanzar a esa posible anotación. Resultado final: esos hombres quedaron "anclados" en 2da base matando una buena oportunidad del juego de fabricar una carrera.
    Eso es lo más importante en este béisbol de ahora: Fabricar una carrerita con disímiles jugadas que existen y han sido probadas por muchos años en cualquier país, incluyendo al toque de bola. Bien ejecutado es un arma tremenda y no solamente para sacrificarse. Recuerdo a un magnífico bateador como Javier Méndez, no muy rápido de piernas, sorprendiendo a la defensa contraria en toque de bola por 3ra y anotándose un hit.

  • agente libre dijo:

    Fe de errata FILDEAR jajaja

  • lazaro miranda dijo:

    DEMETRIO PERALTA: a cualquiera le pude suceder que cambie una letra por otra. ahora, sin animo de ser autosuficiente, te puedo decir que con todo el titulo que puedas tener, me la puedo echar contigo, que seguro no tienes mejor ortografia que yo. si eres viejo en este foro, o si alguna vez le has prestado atencion a mis comentarios, o si no lo recuerdas, yo he dicho que, dada mi impaciencia y para ahorrar tiempo, nunca pongo ni acentos ni mayusculas. y ya que estamos en esto, yo no te he criticado por los panfletos esos que escribes, pues cada cual escribe como quiere, pero me parece una petulancia tremenda querer hacer alardes de buen vocabulario. nada, amigo, es solo una recopmendacion de alguien que seguro es mayor que tu. mis saludos.

  • walter dijo:

    yo pienso que el toque (como sacrificio) es un factor importantisimo dentro del juego de pelota, que no debemos ser tan radicales en oponernos a una tradicion como esta, esto es uan costumbre perdida que es absolutamente latina, para nada asiatica, lo que ellos se hicieron dueños de esta nuestra tradicion. tenemos que tocar tanto en la serie como en el clasico. y les recuerdo a todos que si no son fans de matanzas que se le unan porque este año no hay para mas nadie.matanzas campeon

  • Robin Hood dijo:

    De acuerdo completamente con DEMETRIO...Excepto lo de asul...

  • GRM dijo:

    Yo pienso que el tema a debatir AMIGOS FORISTAS, debe ser el que publicó es escritor de este articulo sobre el toque de bola. No el de la ortografía y ni nada por el estilo. Las personas tienen la libertad de expresarse como deseen, ¿porqué los cuestionamientos y faltas de respeto? Si hasta el sol tiene manchas.

  • El Saguero dijo:

    Lazaro versus demetrio.

  • EL TREN dijo:

    Yo soy de las personas que piensa que detras de cada critica debe de haber una surgerencia y el periodismo nuestro critica pero no dan soluciones es verdad que los asiaticos se han convertidos en especialistas en cada elemento de un partido de pelota pero lo han ganado ejercitando cada dia las diferentes tacticas del beisbol por lo que hace años atras nuestros propios periodistas y especialista de nuestro querido pasa tiempo nacinal eran los primeros en criticar la forma de jugar la pelota de los asiaticos pero hay que entrenarlo y hoy nos podemos equibocar pero proto veremos los resultados, si los nipones no hubieran ganado lo dos clasicos estoy seguro que hoy nuestros buenos periodistas no hablaran ni la mita de lo que hoy hablan. para terminar quisiera dar una sugerencia, hacerle llegar las regla de alvitrajes,reglas del beisbol, anotaciones y varios documentos de beisbol a los compaños de la prensa que habeses dicen cada barbaridad que por favor. y como dijo un grande del beisbol norteamericano que no recuerdo el nombre para tener una buena liga se debe de tener buenos atletas buenos estadios buenos alvitros y muy buen periodismo. (Saca usted sus propias concluciones)

  • manuel dijo:

    Muy buen articulo enriquecido por las estadísticas, el toque de bola ha existido y existirá en el béisbol es una forma mas de tratar de hacer carreras, es una táctica de los conjuntos a la ofensiva sea para cansar a un lanzador que se muestra dominante en gran parte del juego, o lograr llegar a primera tocando de sorpresa, o no tan de sorpresa cuando el que toca es un talento en estos menesteres , como lo hacia Amado Zamora, también se toca para sacrificar con el objetivo de adelantar corredores en base y en estos tiempos con la nueva regla AIBAF mas todavía.
    Las veces que se emplee depende de los directores, pues hay algunos que no les gusta pero a otros si, también depende de las características físicas de los jugadores.
    El ser o no ser del toque de bola es que se realice bien,que cuando se haga un análisis estadístico de positivo y esto depende en mas de un 90 % de la habilidad adquirida para tocar, como es lógico esta habilidad se aprende en las edades escolares y juveniles.
    En cualquier deporte el objetivo es triunfar, si tocando se gana entiendo que fue una buena jugada si se pierde salio mal la jugada, los criterios en este tema siempre serán contradictorios y dependerán del resultado final , cuando sale bien el jugador que toca es un bárbaro pero cuando sale mal fue mala jugada del DT.
    Lo que si se debe tener en cuenta es la habilidad del que va a tocar y la necesidad de hacer esta jugada
    Y lo que es inconcebible es que peloteros del equipo nacional estén aprendiendo a tocar la bola a estas alturas

  • joyce dijo:

    Hola y saludos a todos. Me parece un excelente artículo. Bien documentado y haciendo comparaciones con otras ligas.Creo que es hora de que Cuba se adentre en la era de la Sabermetria pues está mide muchas estadísticas que sirven para evaluar el desempeño de manera general de un bateador o un pitcher. Esto es la ciencia aplicada al béisbol y se utiliza mucho en casi todas las ligas actuales pero donde más valor tiene es en los Estados Unidos. Sería interesante y ya en las transmisiones de TV sale el whip y el obp dos de estas muchas estadísticas.
    Por lo demás un excelente artículo.Lástima que el foro lo utilicen muchos para discusiones y autocomplacencias.El periodista hizo un gran arículo. Mi reconocimiento.

  • Latino_americano dijo:

    Vaya DEMETRIO..te cogio el conteo!...jajajaaa, apretaste man!..ASUL?..jajajaa..cervantes se debe de estar revolcando en su tumba

    Bueno a lo serio,el toque de bola es una jugada mas de las muchas que tiene el beisbol,como todo!,hay que saber utilizarla de manera que sea eficiente..de lo que sie stoy seguro es de que aqui en Cuba hay que darle un libro a muchos directores y netrenadores para que desde las categorias menores inplanten el toque de bola como un elemento tecnico BASICO que debe saber ejecutar cada jugador..en la MLB la mayoria pasan de las 200 libras y de los 6 pies,y he visto como todos saben tocar la bola!..pero eso es alla,donde "las cosas" se manejan distinto..aqui no hay unidad de criterio,pero si tenemos una CNB inquisidora e impositiva y con muuuuuuuuuuuucha falta en unidad de criterios.

    Saludos azules.

  • lazaro miranda dijo:

    DEMETRIO PERALTA: un ultimo consejo, mi socio: cambiese ese nombre que esta en candela. los seudonimos no se inventaron por gusto. mira, si gabriela mistral hubiera firmado sus poemas con su nombre verdadero, tal vez no hubiera trascendido como poetisa, si pablo neruda se hubiera dejado el neftali que tenia como nombre, a lo mejor no hubiera sido un poeta tan seguido, ¿te imaginas si pancho villa no hubiera adoptado ese seudonimo? seguro no le hubieran tenido ningun miedo porque ese nombre que tenia, doroteo arango, no inspira mucho respeto. asi es que ya sabes, mi socio, vaya, es un consejo, lo tomas o lo dejas.

  • yunior dijo:

    lo que me molesta es ver la poca calidad del toque de bola en cuba y como no se perfecciona independientemente que antes no se usaba ahora demaciado, nuestro besbol carese de muchisimas cosas pero lo importante es de canteras que casi no se trabaja como hase algunos años y la formacion desde mas temprano es mucho mejor recuerdo cuando topamos con la selecion univercitaria de los estados unidos pude ver el oficio de estos jovenes y peloteros nuestro de mas de 8 series ni se le llegaba, hay que reformar cambiar la mentalidad que es lo mas importante y lo mas difisil, el mundo cambia la pelota cambia y nosotros estaticos y pregunto se alcansara la calidad del toque de bola y del beisbol en nuestro pais como la liga japonesa la de estados unidos y otras.

  • El Duende dijo:

    Que escribió o dijo Demetrio, porque algunos solo se dedicaron a atacar y ensañarse por lo que pudieron ridiculizarlo, sea cambio de letra o falta de ortografía, pero no encontraron en su largo comentario nada que careciera de importancia o tuviese razón, yo opino que hay un poco de envidia en esos araques gratuitos.
    • DEMETRIO DIJO:
    1.- Personalmente no me gusta mucho el beisbol Japonés, carente de improvisaciones y lleno de esquemáticas y rígidas recetas, prefiero el buen beisbol cubano, que no es lo que hoy tenemos.
    2.-Un equipo como el nuestro debe y tiene que ser integrado por peloteros que ofensivamente manejen todas las variables, y resulta un contrasentido que un director de equipo no cepa las características y habilidades mas desarrolladas en cada uno de sus integrantes.
    3.- otro contrasentido es que si 27 outs son pocos, no se puede tener en el equipo un jugador que sea prácticamente uno regalado en cada ocasión que venga a batear y si al tocar se regala un outs, en cada doble play sin outs, se regalan dos.
    3.- también en contra del argumento de que si juegas para una carrera eso tendrás, con un picheo tan perfeccionista y hermético como el Japonés una carrera es suficiente para ganar.
    4.- Contrario a lo que usted pretende señalar sobre la cantidad de toques que se fallan, muchas mas veces son las que falla un pelotero para conectar de hit y adelantar un corredor, ahora si el equipo Japonés, roba bases, batea por detrás del corredor y muchos se conforman con hacer contacto con la bola empujándola con un medio swint, es normal que toque con menos frecuencia, tiene mas formas de adelantar al corredor, debió ponerse la estadística de para cuantos doble play batea Japon.
    5.-Todo lo contrario al juego Asiático, ocurre en Grandes Ligas, los unos de mediana estatura, menos fortaleza, y muy rápidos en las bases, tienen que perfeccionar y adaptar su juego a las condiciones físicas, y eso es lo que han hecho, lo cual dominan a la perfección, mientras en Grandes Ligas, lleno de hombres de gran talla peso corporal y fuerza, juegan y piensan según esas características, incluso hombres pequeños y rápidos son muy útiles, en uno de sus equipos, ocurre que un Nicaragüense “Cabrera” es líder en bases robadas, estos equipos son vulnerables al juego japonés o asiático en general.
    6.-Siempre pensé y pienso que el equipo con mas posibilidades para derrotar o dar la pelea frente a Japón y al resto de equipos del Área es el equipo Cuba, pero un verdadero equipo Cuba, ya que conjuga rapidez, fuerza, tamaño, talento y picardía natural para desordenar una defensa esquemática y de e igual forma su picheo.
    7.-Eso no puede ocurrir si llevamos tres receptores de los cuales uno juega muy poco en series nacionales pues no es el regular de su equipo, no batea, no sabe tocar y su defensa no es mágica, entonces que lo hace estar en el equipo, tampoco se sabe quien es el primer bate, la segunda y así otras posiciones donde se pretendió imponer a alguien preconcebido mientras el regular de esa posición se mantenía en el banco.(Bell)

    8.-Lo otro negativo para nuestro equipo es que se pretenda con ellos jugar como Japoneses, no, hay que confiar mas en cada hombre si los conocemos y esta bien seleccionado e integrado el equipo Cuba, no ir a la rigidez disciplinaria de los asiáticos en todo el juego, como eso de tírale siempre al primer lanzamiento porque siempre vienen por la zona, no le esperen porque ellos tienen mucho control, cuando cada bateador tiene su propia zona y no es cosa de conectar mal, la zona de Strike es igual en todos los países beisboleros y el bateador con conectar bien a una sola de las tres lanzadas que le corresponden es suficiente.
    10.-Lla disciplina es buena, pero muchas regulaciones oprimen al pelotero nuestro, mientras el director hace un lio con el empleo del picheo, la salida de los emergentes y las jugadas en el terreno como bateo y corrido, doble robos, robo de bases etc., lo primero que perdió el pelotero cubano fue su confianza en si mismo, es obligatorio conocer a cada unos de ellos en sus individualidades y sacarle los máximos resultados, Víctor Mesa el rey de las Indisciplinas debía saberlo bien.
    11.-Finalmente, si se gana nadie analiza por que medios lo hiciste, el lanzador se esfuerza las nueve entradas por no dar bases por bolas, y en un momento dado, la da intencional, la maravilla de este deporte es que no admite análisis conclusivo y encasillamiento serrado del mismo, mucho se esforzó el periodista para desacreditar el toque de bola, de ella lo negativo es cuando no se logra el objetivo, pero para mi lo imperdonable es que empatado o perdiendo por una carrera, con hombre en primera, bateen para doble play y el siguiente bateador de un batazo entre dos.
    12.- Cuando se hable de toque de bola, hay que diferenciar el toque ofensivo y sorpresivo, y el tope declarado que ningún pelotero debía fallar y solo tiene el objetivo de poner un hombre en posición anotadora, lo que falta es seriedad y dedicación en los entrenadores y autoridades del beisbol, es como ver algunos jugadores gorditos que parecen mas un huevo que un deportista, donde esta el preparador físico, sino que no juegue pelota.

Se han publicado 74 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Rafael Arzuaga

Rafael Arzuaga

Periodista cubano. Miembro del staff de Cubadebate. Enviado Especial a los Juegos Panamericanos Toronto 2015

Vea también