Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Los retos de Obama en su segundo mandato (2013-2017)

| 11

Barack ObamaEl pasado 6 de noviembre se realizó una de las elecciones más caras y reñidas en la historia de Estados Unidos. Con ambas campañas presidenciales, los partidos y las agrupaciones externas gastaron 2 600 millones de dólares (6 000 millones de dólares en total si se incluyen las legislativas federales). Finalmente se impuso Obama y conquistó el voto latino, el afroestadounidense, el de las mujeres y el de los jóvenes, quienes apostaron por darle una segunda oportunidad para que realice las promesas incumplidas de su primera campaña.

Pero sería muy pronto pronosticar sobre la posible agenda doméstica y de política exterior de Obama en su segundo mandato. ¿Mantendrá la continuidad y realizará algunos reajustes tácticos como en su primera administración? Durante su discurso en el Centro de Convenciones de Chicago, al conocer de su reelección dejó solo algunas señales. Prometió que volverá a intentar gobernar con apoyo bipartidista, estimular la economía y sacar adelante una reforma migratoria. También reafirmó el excepcionalismo norteamericano como supuesta nación elegida y hasta prometió que “lo mejor está por llegar”:

“[… ] Hemos recuperado nuestro rumbo, y sabemos, desde el fondo de nuestros corazones, que, para los Estados Unidos de América, lo mejor está por llegar [… ] Queremos transmitir un país seguro, respetado y admirado en todo el mundo, una nación defendida por el ejército más poderoso de la tierra y las mejores tropas que ha conocido el mundo. Pero también un país que avance con confianza más allá de esta época de guerra para construir una paz basada en la promesa de libertad y dignidad para todos los seres humanos [… ] Y juntos, con vuestra ayuda y la gracia de Dios, continuaremos nuestro viaje y recordaremos al mundo por qué vivimos en la mejor nación de la tierra”.

¿Qué será lo que está por llegar? ¿Transferirá fondos millonarios del Pentágono para desarrollar programas sociales que mitiguen las profundas desigualdades? ¿Renunciará a las aventuras bélicas y limitará el poder del complejo militar industrial? ¿Rectificará su política hacia América Latina y el Caribe como gratificación del voto latino?

Existe la tradición que los presidentes estadounidenses en sus segundos mandatos dedican más tiempo a la política internacional. De ahí que tendrá Obama muchos retos por delante a escala global, regional e incluso nacional, para lograr además una sucesión demócrata en las elecciones del 2016.

Hacia lo interno entre sus principales desafíos buscará la forma de superar la crisis económica; reducir la tasa de desempleo, que permanece cercana al 8 % (alrededor de 23 millones de estadounidenses están desocupados o subempleados); crear salud y educación; garantizar la independencia energética; promulgar una reforma migratoria, la que prometió a los latinos que votaron por segunda ocasión por él; así como disminuir la deuda pública que asciende a la cifra astronómica de 16 millones de millones de dólares, mientras que el déficit presupuestario alcanzó un millón de millones de dólares.

También deberá buscar consenso en el Congreso para resolver el llamado “abismo fiscal”, una mezcla de alzas de impuestos y recortes de gastos que restarían unos 600 mil millones de dólares a la economía estadounidense. Si no se logra evitar este abismo, el mercado mundial y estadounidense podría sufrir grandes afectaciones, al tiempo que la economía del país caería en recesión.

¿Podrá Obama frenar o reducir la desigualdad en Estados Unidos? Lo que había proyectado el presidente Lincoln en 1863 de un “gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo”, realmente se ha convertido -según el economista estadounidense premio Nobel Joseph Stiglitz- en “un sistema del 1 %, por el 1 % y para el 1 %, en el cual el 1 % de la población obtiene el 25 % de los ingresos y controla el 40 % de la riqueza del país. Ese 1 % disfruta de lo mejor en viviendas, educación y estilo de vida, ignorando que su suerte está ligada a cómo vive el otro 99 %”.

Resulta interesante el peso que van adquiriendo los latinos en la dinámica interna de Estados Unidos. Un país con 50,5 millones de personas de origen latino que representan el 16 % de la población y casi el 12 % del electorado. Se convirtieron en la principal minoría del país y son mayoría en 28 ciudades, con un crecimiento de casi la mitad (43 %) en la última década. Sin duda, Obama logró atraer con sus promesas a casi el 75 % del voto latino, la mayor cifra obtenida por un candidato presidencial, al superar el 72 % que obtuvo el expresidente demócrata William Clinton, en los comicios de 1996. La deuda con la comunidad latina de promulgar una reforma migratoria no podrá esperar mucho más.

A escala global tendrá que afrontar disímiles retos, enmarcados fundamentalmente en culminar la guerra prolongada durante una década, en la cual Obama se comprometió con el retiro de las tropas de Afganistán a finales del 2014. Según Stiglitz, “el gasto público directo en estos conflictos durante estos diez años asciende aproximadamente a dos millones de millones de dólares, lo que significa 17 mil por cada hogar estadounidense”.

Tendrá también que lidiar con la crisis de deuda de Europa y buscar nuevas fórmulas intervencionistas para manejar la compleja situación que han estimulado en Siria y el programa nuclear iraní, en el contexto de su gran estrategia imperial para el Medio Oriente.

Obama tendrá que gestionar de manera hábil las relaciones con China y Rusia. Priorizará sus vínculos con el nuevo liderazgo político del gigante asiático, no solo por ser la segunda economía del mundo, sino porque además es la principal compradora y tenedora de bonos del Tesoro de Estados Unidos. Mientras que con Rusia las relaciones girarán en torno al despliegue del sistema de defensa antimisiles (DAM) en Europa y el cumplimiento del tratado sobre armas nucleares firmado por Obama con el entonces presidente ruso Dimitri Medvedev.

Las principales expectativas se centran en el previsible escenario hacia América Latina y el Caribe. En esta región la promulgada Alianza “Inteligente e Igualitaria” que ofreció Obama en su primer mandato, quedó en la retórica. En las dos Cumbres de las Américas que participó (Trinidad y Tobago, 2009 y Colombia, 2012) no presentó ninguna iniciativa concreta hacia sus vecinos, incluso en Cartagena de Indias no se logró suscribir por los mandatarios una declaración final por falta de consenso con Estados Unidos, principalmente por su oposición a la participación de Cuba en las reuniones del mecanismo hemisférico.

La realidad es que el mapa político del continente americano muestra un cambio considerable en los últimos años, con la victoria en los comicios electorales de representantes de movimientos progresistas. Los países latinoamericanos y caribeños lograron crear el 2 de diciembre del 2011, por primera vez en la historia de Nuestra América, una organización que avanza hacia la verdadera integración y unidad de nuestros pueblos: la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC). También tendrá que tener en cuenta la victoria perfecta que obtuvo el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, en las elecciones del pasado 7 de octubre, al ser reelegido por más de ocho millones de votos. Nuevamente el pueblo bolivariano optó por mantener el rumbo del Socialismo.

Por tanto, uno de sus principales desafíos en las relaciones con la región será el “cambio” de política que ha prometido Obama, quien tendrá que presentar sus resultados concretos en la VII Cumbre de las Américas que se celebrará en el 2015 en Panamá, o de lo contrario continuaría reforzando la decadencia del sistema interamericano que ellos mismos crearon como mecanismo de dominación.

¿Asumirá Obama en su segundo mandato hacia la región una política “diferente, creíble y eficaz” como ha declarado? ¿Cambiará la política hacia Cuba? ¿Será el Gran Garrote o el Buen Vecino?

Esta es otra oportunidad que tiene Obama para rectificar su rumbo hacia la región y en particular hacia Cuba. Es hora de pasar de las palabras a los hechos, dejar a un lado la retórica anticubana y no inventar más ningún pretexto absurdo. No existen razones para que mantenga en su segundo mandato la fracasada política de bloqueo, cada vez más rechazada por la comunidad internacional.

No obstante, la política de la Revolución cubana, respaldada por la inmensa mayoría de su pueblo, fue bien definida por el presidente Raúl Castro: “el día que quiera discutir, discutimos, en igualdad de condiciones, sin la más mínima sombra a nuestra soberanía y de igual a igual. Estamos dispuestos a hacerlo cuando lo decidan ellos, sin intermediarios, directamente. Pero no estamos apurados, no estamos desesperados, y, por supuesto, ya lo dijimos, y lo dijo Fidel también desde hace años: No discutimos con garrote y zanahoria, ya eso pasó, ya eso era otra etapa”.

¿Pasará Obama a la historia por ser el único presidente estadounidense capaz de normalizar las relaciones con Cuba? ¿Honrará su Premio Nobel de la Paz?

Se han publicado 11 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Eusebio dijo:

    Muy bueno. Son de los análisis que se requieren trasladar a los confundidos con Obama. No hizo nada en su primer mandato y no hará nada en el próximo

  • Erick Capote Figueredoo dijo:

    Creo que Obama si hizo y mucho mas que su predecesor deberias ser mas objetivo y menos fanatico.El gobierno cubano deberia hacer mas para que levantasen el bloque como por ejemplo crear otro partido y permitir la acumulacion de capital

  • Daylén dijo:

    Completamente de acuerdo con Eusebio. Lo de Obama no es más que pura campaña mediática, puro marketing, como el que nos quiere “vender” Erick Capote, quien -por sus palabras- asumo, anda un poco desinformado.
    A Obama no le importa el pueblo cubano, ni busca el levantamiento de esa política genocida. Él no ha cambiado nada, ni lo cambiará. Al contrario, no hacer nada le conviene, esa es una forma de mantener la política de guerra fría contra Cuba.
    A ver, por qué el gobierno norteamericano en su relación comercial con Cuba, no elimina las restricciones a las ventas discriminatorias, o permite créditos privados, o acepta las normas del comercio internacional?
    Si tanto les interesa “ayudar”, que autoricen el uso de barcos de otros países y no los penalicen durante seis meses; que permitan exportaciones cubanas en contrapartida a las compras de alimentos, que han disminuido drásticamente debido a esas condiciones que el gobierno norteamericano impone a los productores y que han llevado a nuestros importadores a buscar mejores mercados.
    Por qué no levantan el bloqueo? A ver, por qué no se atreven? La respuesta es sencilla: porque ese es su estado natural, el de ahogar a otras naciones. Entonces, Erick, no peque de ingenuo y no reproduzca un discurso que parece un anuncio comercial sobre las “bondades” de Obama.
    Él, tiene la oportunidad de hacer la diferencia y pasar a la historia modificando una política enferma, que no ha funcionado durante 50 años y provoca daños humanitarios y violaciones a los derechos humanos. Él puede, pero no actúa.
    Entonces, cuál de nosotros debería ser más objetivo?
    En Cuba cuando alguien hace con otro lo que Estados Unidos hace con mi país, decimos que lo tiene como agarrado por el cuello sin dejarlo respirar. Eso es lo que hace Obama con Cuba!!!
    Hasta cuándo tenemos que seguir soportando que nos ahoguen al mismo tiempo que nos piden que respiremos?
    Cordura Erick, cuando se opina o se condena, son necesarios los argumentos.

  • gilberto dijo:

    muy buen trabajo,
    muy en lo personal, creo que Cuba dejo de ser un tema de politica exterior para EU, de hecho el giro en las elecciones indica que el voto cubano de derecha ya ni corta ni pincha.

    injustamente quedaran el embargo y otras medidas contra las que hay que luchar, quedaran en un limbo o marasmo legal que a nadie interesa tocar, como dejar amarrado a alguien e irse a otra cosa.

    quedan leyes en EU de hace mas de un siglo aun vigentes, leyes increbles, como la prohibicion de embarrarse el bigote con comida en la calle o hacer disparos al aire durante el orgasmo. leyes de antes de la guerra civil.

    la administracion de Obama no esta en tela de juicio por su politica hacia Cuba, a nadie le interesa en la ONU enfrentar a EU porque a EU no le interesa si lo enfrentan o no en ese tema, sino algunos otros se lo hubieran pensado antes de votar por Cuba

    seamos realistas para luchar en la direccion donde estan los molinos y no nos quedemos dando manotazos al aire. nos dejaron atados y se fueron.

  • Carlos de la Universidad de La Habana dijo:

    “el día que quiera discutir, discutimos, en igualdad de condiciones, sin la más mínima sombra a nuestra soberanía y de igual a igual. Estamos dispuestos a hacerlo cuando lo decidan ellos, sin intermediarios, directamente. Pero no estamos apurados, no estamos desesperados, y, por supuesto, ya lo dijimos, y lo dijo Fidel también desde hace años: No discutimos con garrote y zanahoria, ya eso pasó, ya eso era otra etapa”.

    Eso lo dijo nuestro General-Presidente. El Comandante en Jefe en varios momentos de la Revolución alegó que no guardábamos ningun rencor con Estados Unidos ni su gobierno y que su pueblo no merece que se le limite conocer la isla. Son nuestros líderes de la Revolución los que han servido la mesa. Ahora le toca al Tio Sam la próxima acción.

  • rafaela dijo:

    Excelente artículo ¨los retos de Obama en su segundo mandato¨ una reflexión para desde dentro saber lo que puede esperar Cuba de esa administración que como las precedentes siempre han presionado para quitarnos nuestra independencia. Felicidades a su autor y a Cubadebate por permitirno leer y aprender sobre un tema bien amplio y con muchas aristas. Importante para que los más jóvenes conozcan también la historia de agresiones de sucesivos gobiernos de los Estados Unidos contra Cuba.

  • Omar M dijo:

    Que bueno seria si usara esa Pluma que tiene en su mano para abolir el bloqueo a Cuba, decretara el retiro de las tropas de los países árabes, firmara la tan anunciada ley de beneficios para los emigrantes, así como las leyes que benefician a los más pobres en EEUU.
    Quizás esa pluma no tenga la tinta que necesita? y que tanto le solicitaron los estadounidenses con su voto.
    Veremos si realmente puede limpiar la medalla del premio Nóbel de la Paz que le otorgaron.

  • Loipa dijo:

    Esa pluma lleva el odio hacia Cuba, hacia el pueblo palestino, a Venezuela de Chávez. Obama es un lobor vestido de CORDERO, no un cordero con mirada noble, un cordero que enrarece sus ojos hacia el genocidio, hacia la impunidad de los que matan a niños con bombas en Gaza. Qué importa un mandato u otro. Qué importa su premio Nobel si el propio permiado no sabe lo que significa ni le importa. Qué importa Obama ni Rommney. ¿Qué diferencia a Obama, que bombardeó Libia con aviones inteligentes y ahora lo hace con Siria? Le propondría a Abel, a Sánchez Parodi, a Esteban Morales, a Jorge Fernández y otros que escriben sobre EE.UU., a los cuales sigo permanentemente, que escriban la historia de ese país en los últimos 50 años. ¿Qué semejanzas existen entre aquellos que convirtieron a judíos en pastillas de jabones en los campos de concentración nazis a los que ahora acumulan niños muertos en Gaza, en cuya fotografías paracen manzanas apiladas a la sombra de un árbol?

  • Loipa dijo:

    Esa pluma lleva el odio hacia Cuba, hacia el pueblo palestino, Venezuela de Chávez. Obama es un lobo vestido de CORDERO, no un cordero con mirada noble, un cordero que enrarece sus ojos hacia el genocidio, hacia la impunidad de los que matan a niños con bombas en Gaza. Qué importa un mandato u otro. Qué importa su premio Nobel si el propio permiado no sabe lo que significa ni le importa. Qué importa Obama ni Rommney. ¿Qué diferencia a Obama, que bombardeó Libia con aviones inteligentes y ahora lo hace con Siria? Le propondría a Abel, a Sánchez Parodi, a Esteban Morales, a Jorge Hernández y otros que escriben sobre EE.UU., a los cuales sigo permanentemente, que escriban la historia de ese país en los últimos 50 años. ¿Qué semejanzas existen entre aquellos que convirtieron a judíos en pastillas de jabones en los campos de concentración nazis a los que ahora acumulan niños muertos en Gaza, en cuya fotografías parecen manzanas apiladas a la sombra de un árbol?

  • El Papa dijo:

    La idea fantastica seria si usara esa Pluma que tiene en su mano y que todavía tiene su tapa para abolir el injusto bloqueo a Cuba, decretara el retiro de las tropas de los países árabes que ya bastate daño ha hecho, firmara la tan anunciada ley de beneficios para los emigrantes, así como las leyes que benefician a los más pobres en EEUU.
    Quizás esa pluma no tenga la tinta que necesita o una punta realmente fuerte? y que tanto le solicitaron los estadounidenses con su voto.Veremos si realmente puede limpiar la medalla del premio Nóbel de la Paz que le otorgaron, asi que espero que todo esto esto salga a su reflexión algún dia.

    Saludos.

  • porselen diş fiyatı dijo:

    “Obama, aunque no sea Lincoln, puede estar en la cumbre de los grandes presidentes”

    Cañooooooooooooooo… ¿Y desde cuando eres experto en política de Usa? Por Dios, hombre, mira de no arrastrarte tanto, estás peor que los enfermos de la MSNBC. A mi me diera vergüenza exponer así tu ignorancia. Eres el Chris Matthews español. Aque no sabes pronunciar correctamente el apellido REAGAN… (Como la Sra. esa a izquierda quien pronuncia “REEGAN”.) A lo que llegamos hoy día.

Se han publicado 11 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Abel González Santamaría

Abel González Santamaría

Es abogado cubano, Doctor en Ciencias Políticas y Máster en Relaciones Internacionales. Investigador de las Relaciones Interamericanas y Seguridad Nacional.

Vea también