Imprimir
Inicio » Opinión, Cultura  »

Banda sonora

| 53

Hablemos de música. Con ocho años mi grupo preferido era los Back Street Boys. Luego fue Moneda Dura. Yo era un muchacho simple que no le interesaba mucho el arte, solo jugar un poco de pelota y de vez en cuando leer a Salgari. En casa, no obstante, me hicieron agonizar con una serie entera sobre Verdi que transmitían los domingos en la noche. Uno supone que ese es el tipo de enseñanza que te imponen los padres y de la cual no entenderás el significado hasta que tengas hijos.

Qué influencia pudo tener en mi vida la biografía de Verdi, o hasta dónde el compositor italiano refinó mi sensibilidad en ciernes, son cuestiones que no sabría responder. Hay un sentido operístico en mis actos sumamente ridículo, pero que a fuerza de ingenuidad me parece sublime.

En secundaria conocí al Silvio Rodríguez más trillado. Dice mi madre que mi padre me dormía con El necio, pero yo no lo recuerdo. Igual habría podido dormirme con El reparador de sueños, incluso con Rosana, pero era Período Especial, mi padre no sabía cantar, y el sentido épico, así como cualquier distorsión de la realidad, estaban perdonados de antemano.

También escuché a Sean Paul. En noveno grado me uní a un par de negros del aula, intenté mis tranques y en un alarde de arresto, yo, blanquito intelectual, incursioné en los duelos de break dance. Con catorce años adoraba a Buena Fe, pero con quince adquirí conciencia crítica.

Luego entré en la vocacional. Escuché al Silvio más recóndito, escuché a Pablo, a Sabina, a Serrat, en fin, esos sitios comunes por los que el mundo empieza a florecer y en el que las tardes caen con una fuerza implacable y las noches cerradas parecen dispuestas para uno y los amores son largos y tormentosos y su melodía nunca suele ser placentera, sino atroz.

Mi primera novia quiso que escuchara Alejandro Sanz, pero yo siempre he tenido -gracias a Verdi, supongo- una coraza para la seudopoesía y la basura sonora y un detector infalible de los impostores líricos. No escuché a Sanz, ni al bárbaro de Ricardo Arjona, tampoco a Melendis. Algo me decía que con un nombre así no se podía cantar bien.

Sí escuché a Estopa, y monté recitales nocturnos en mi albergue con Varela, con Polito Ibáñez, creo que con Fito algún que otro intermedio. Un amigo me pedía un tema y yo le pedía otro. Antológicos aquellos Mano a Mano, la existencia se nos reducía a eso. Fui un inquisidor del reguetón. Luego me aburrí de los reguetoneros y entendí que sus persecutores siempre son peores. Ya no persigo, tampoco, a los niñatos cultos que se las dan de Prokófiev. Ya no persigo a nadie.

Entré, en cambio, al servicio militar. No escuché a Maná. No escuché a Charly García (ese vejete siempre me ha inspirado miedo). No escuché, ni siquiera en la previa, déjenme aclararlo, a Ricardo Arjona. Escuché mucho Beatles y mucho Van Van. Si digo mucho, estoy diciendo poco. Estuve un año entero con el Rubber Soul, con Revolver, con esos sones raros de los setenta y ochenta. Madrugadas íntegras naufragando en esas aguas. Cuatro y a veces ocho horas en el centro de la nada, con el espectro de Lennon a los hombros (yo era muy influenciable por los íconos en ese entonces) y con el bajo de Formell cimbreándome en las piernas y los músculos. Quise regar aquello entre la tropa. Logré regarlo, por supuesto, porque el gusto es cuestión de educación, pero a cambio de la suave bachata de Aventura. Yo golpeaba, sí, pero ellos, los soldados, me ripostaban a mí. Una de cal... otra de pena.

Ya en la universidad, pasé por los boleros de los cincuenta (manera de gustarme Rolando la Serie) y por el blues y por la guitarra de B. B. King y por un poco de jazz y por los clásicos del rock and roll y estuve un verano entero escuchando Layla en acústico, ese puñetazo insigne de Eric Clapton. Me estremecí con Bach. Me estremecí con Calle 13. Me estremecí con el Leo Brouwer del cine creo que como con nada, el otro me rebasa. Me petrificó Pink Floyd. Me petrificó Bob Dylan. Me enamoré de Bob Dylan. Luego abjuré de su influencia. Me gustaron Mercedes Sosa por fuerte y Caetano Veloso por débil. Amy por fea y Dido por suave. No me han seducido nunca las canciones de la radio, las canciones de la industria (excepción de Adele. No sé si llegue a arrepentirme de eso). No soy un elitista, pero tengo estima. No tengo criterios, sino intuiciones.

Cuando sufro recaídas emocionales, regreso a los viejos temas del inicio. Al Silvio recóndito (De la ausencia y de ti, Velia), al Irakere de Bacalao con pan, a Orishas, a Drexler, a Habana Abierta. Luego los desecho sin clemencia. Es así. Esa es la única manera en que puedo salvarlos.

Hoy, por ejemplo, madrugada del 24 de septiembre del año 12, todos se han ido a otro sitio con su arte. La primera verdad es la siguiente: mi cantante preferido soy yo, mi instrumentista preferido soy yo, y la única música real es la que ahora suena en mi cabeza.

Se han publicado 53 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Victor dijo:

    ¨con catorce años adoraba a Buena Fe, pero con quince adquirí conciencia crítica¨... hay mucho aire de autosuficiencia ahí,.
    Según entendí en un año desechaste a uno de los grupos con mas profundidad de mensajes en sus canciones de la música cubana actual,.mmm.
    y luego todavía adolescente adquiriste conciencia critica,. ohh, debió ser que entraste a la vocacional no?

  • Most Wanted dijo:

    Muy de acuerdo con usted, donde únicamente discrepo es con melendi...

  • Raúl Elías dijo:

    Cada Artículo tuyo es mejor , no dejes de escribir por favor hay muchas personas que esperan tus crónicas.

  • Juan dijo:

    Hola, el artículo me parece muy interesante y de un estilo poco visto en la prensa cubana. El periodista demuestra oficio y originalidad, aunque por lo que leo de los foristas parece ser un joven periodista.

    Lo que no me gusta nada es algún que otro pasaje lleno de una autosuficiencia y una pedantería que no le hacían ninguna falta. Lo de que Alejandro Sanz es seudopoeta es discutible, es más, no creo que Alejandro Sanz se considere poeta, no sé donde está escrito que una canción tiene que ser necesariamente poesía.

    En otra parte agradece a Verdi un detector infalible de los impostores líricos. ¿es que el periodista conoce italiano? Luego plantea: No me han seducido nunca las canciones de la radio. ¿A qué le llama él canciones de la radio? ¿Lo que quiere decir es que no oye radio? Porque por la radio se pone lo mismo a Baby Lores que a Rimsky Korsakov, y mira que los amantes de la buena música le deben a la radio!!!!!

    El artículo, aunque me resultó novedoso tiene la infeliz pedantería del neointelectual, que necesita dejar claro que él sí que no se anda en superficialidades y para ello te citan de carretilla tres autores literarios, a cada cual más esotérico, o un realizador de cine de la polinesia y los que no pueden faltar, Silvio y dos o tres cantautores más, como hay gente en el mundo carente de humildad. Nada, que lo que empezó siendo algo fresco acabó marchito, marchito.

    Qué pensar de alguien que arremete contra el mal gusto y por otra parte califica a Benedetti de insoportable, que se ufana de no haber ido nunca a Bellas Artes o declara en otro artículo “Siempre he intentado estar entre los que joden, no en los jodidos”.

  • mauricio dijo:

    Soy de la generación en la que nos escondíamos para oir un Long Play de Los Beatles o del "Tigre de Liverpol": Tom Jones. Como ven es música en inglés, aunque soy hispanohablante, cubano reyoyo, guajiro de lo más recóndito de nuestra bella isla, no dejo de reconocer y apreciar la buena música, hecha en cualquier idioma y del género que sea.

    Sin embargo, la música cubana la llevo dentro, "de mi padre lo aprendí", tresero de manigua, quien me enseñó algunos acordes en la guitarra y nada más, pero las melodías que escuchaba en esa época (finales de los cincuenta y principios de los sesenta), no hay manera de olvidarlas, como dice el articulista: manera de gustarme Rolando La Serie, Orlando Contreras, Orlando Vallejo, !El Benny!, Arsenio, Matamoros, María Teresa Vera, Lecuona, etc., etc., etc. Más reciente aprecio la música de Van Van, Juego de manos, Sierra Maestra, !Adalberto!. En suma, me voy por la buena música cubana, la que estremece y subyuga.

    Respeto para el gusto del articulista.

    Saludos

  • Doña Teresa dijo:

    ¡Ay lory!
    Lo que yo pretendía decir me lo quitaste de la boca ,y supongo que tengo más años que tú ,gracias a Dios con un poco de buena salud ,pero me pasa lo mismo, lo de la ambivalencia ,ya se me complicó el día de mañana ,tengo que ir primero al Médico de la Familia y después a que me remita al Geriatra con un psicólogo incluido(esperemos que la cosa no llegue al Psiquiatra) por lo pronto ya esta noche me voy a tomar un diacepán ,este Carlitos Manuel me saca de mis casillas y me pone a pensar.
    ¿Qué música era la que me gustaba a mí?
    Yo también vi a Verdi, en fin, veré si puedo dormir.
    ¡Carlitos, Carlitos!

  • Ernesto Gerardo dijo:

    Carlos Manuel, rechazo tu pedanteria intelectualoide y egocentrica. En su epoca, a las operas de Verdi no acudian solo los criticos o los culturosos sino todo el que podia pagar una entrada, incluida mucha gente de pueblo. Todo lo que hoy conocemos como "clasico" llego a nosotros precisamente porque en su momento "pego" entre la gente. Las melodias de Verdi, Mozart, Vivaldi y Beethoven resonaban lo mismo en suntuosos teatros de opera que en fiestas familiares o tabernas.

    El mismo derecho que tienes tu a crearte un olimpo personal de la musica donde reinan vacas sagradas como Silvio, los VanVan, los Beatles y Adele- un poquito cansona ya, por cierto- lo tiene otro a gozar con el chupichupi o la tuberia de gasolina. Al final,lo preocupante es la obligacion, por falta de otra opcion, de convivir con aquello que no nos gusta, llamese reggaetton, chiquillos ruidosos o barbeques de los domingos. No te puedes mudar... No puedes tomar una accion legal... Los sitios publicos -como en todo el mundo- se ponen en funcion del que tiene poder adquisitivo, y este tu sabes en Cuba quien es.

  • Ortiz dijo:

    48 horas después de publicado este trabajo, y luego de acercarme a la lectura de 37 comentarios, envío este mensaje.

    "En noveno grado me uní a un par de negros del aula, intenté mis tranques y en un alarde de arresto, yo, blanquito intelectual, incursioné en los duelos de break dance", afirma el periodista en uno de los párrafos.

    De Martí aprendí que Hombre es más que blanco y más que negro. Lo curioso es que de manera tan sutil se asignen roles que las personas asuman de manera acrítica e inconciente: Los negros, bailadores y, el blanco, intelectual ¿será que acaso no hay negros intelectuales? Por supuesto que los hay, y muy buenos. Sería como pensar , y créanme que mucha gente lo piensa, que todos los chinos saben Kung-Fu, y que a todos los brasileños les gusta la Samba.Y si un chino o un brasileño no cumple con el arquetipo, se ve como la excepción que confirma la regla. Y no es así.
    NO digo, y quede claro, que el periodista quisiera marcar esas diferencias.
    digo que hay que ciertas expresiones, que por sencillas en apariencia, pasan tristemente inadvertidas, incluso ante los ojos del más avezado lector, y poco a poco se adhieren al modo en que se afronta la realidad.
    Recuerde todo el que ejerce esa noble profesión , que la prensa en Cuba tiene entre otras, la misión de contribuir a tortalecer la unidad de la nacional, y uno de los soportes de esa unidad, ha sido lograr ver al hombre más allá de su color de piel, y reducir al mínimo los estigmas raciales que mucho mal le hicieron a esta nación. Dígase hombre y ya se han dicho todas las razas.

    Por lo demás, buen trabajo periodista: tu escrito no pasó inadvertido. Propiciaste el debate.
    UN CUBANO

  • OSMEL dijo:

    SI NO RECUERDAS SI TU PAPA TE DORMIA CON EL NECIO, NO IMPORTA, TAL PARECE QUE LA CANCION LA ESCRIBIO EL Y NO SILVIO.
    APLAUSOS, CONTINUA...

  • Daniel Valdés dijo:

    Carlón, como ya te dije, sería bueno que cada uno pensara en el "historial musical propio” por etapas...sería rarísimo ver a personas que no tienen nada que ver con uno y que coincidieron en gustos con nosotros...
    Van Van, Shakira, Moneda Dura, Pesadilla...jajaja
    Ahora somos muchísimos los que coincidimos con Buena Fe, pero recordemos cuántas veces nos hemos sentido dibujados por temas como: A dónde van? o En estos días o simplemente tenemos una Yolanda que no nos deja pensar en Si ella me faltara alguna vez.
    Son muchos los momentos en que sin importar si hemos vivido las mismas experiencias o si coincidimos en una misma generación, compartimos gustos musicales, simplemente nos llegan “tendencias rítmicas” jajjajaa

  • Aurora dijo:

    He leído algo de lo tuyo, Carlos, y por primera vez no revisaste la gramática. Cuidado con las preposiciones. En cuanto a contenido, a pesar de ser un tema común, y de ahí tantos comentarios --incluido este--, demasiado intimista para mi gusto. Te gusta provocar. Vale. Pero cuídate de ti mismo: eres muy joven, te sabes muy bueno en la redacción, te sobra inteligencia, y te aplaudo, pero vigila hacia dónde va tu creatividad. Defender tus criterios no significa aplastar a los demás. No tienes, ni tiene nadie, todas las verdades. Tienes sólo la tuya, como los demás tenemos la nuestra. Te preferiría menos absoluto, porque te queda un mundo por conocer y asimilar, y de pronto parece que sabes todo y estás por encima de todos. Oye este consejo de una vieja coterránea, que definitivamente admira tu capacidad.

  • alain dijo:

    Carlos, que bueno que volviste a la carga. mi opinion se parece a la de Aurora...te podemos criticar mucho aquí, y eso mas que todo va a ser bueno...si aprendes algo con las críticas. algo para mejorar, porque escribir bastante bien ya lo haces.
    saludos

  • juan camilo dijo:

    Pero cual es el lio de la gente con BUENA FE. La mas grande farsa de las producciones musicales cubanas, es querer ser profundo a la fuerza y a la única profundidad que llega es a la de mentes planas, algo parecido a melendi, Sans y Arjona es musica BONITA, chula, para no pensar mucho solo lo necesario o lo que el micro de algunos le permite procesar. Carlos si no coincido con Estopa, me ofende tanta españoletada y tanta fuerza por parecer rebeldes como tampoco coincido con Calle 13 y es muy personal pero que va no los siento en el lugar en el que los ponen, como si sus canciones fueran himno del pueblo latinoamericano ademas creo que ellos se han transformado con su propio mercado, me acuerdo de su primer disco a lo de ahora hay un tramo bastante raro y no creo que sean consecuentes, además sencillamente no me gustan musicalmente.
    Todo lo demás.. eso si es musica!! sumado al clarinete de B Goodman a la trompeta d mi querido LUI y a..............................Orlando contreras,(olvidado por muchos), esos boleros!!, el Soul de Ella F, Edith Bla bla bla. Lo que se pierde la gente. Lo mejor de todo es que ya tengo otro mas a quien robarle musica jajaja un abrazo. Juan Camilo

  • Yola dijo:

    Sólo una sugerencia, Carlos... date una opportunidad con Charly. Con esa banda sonora de vida... te la mereces!

  • tuti dijo:

    Que suerte tengo de no haber conocido a ese tal Verdi, es verdad que los padres no saben lo que hacen

  • Iam dijo:

    Para no repetir coincido totalmente con la opinion de S. Witchez.

  • Yuli F. D. dijo:

    Estoy de acuerdo con Juan (25 de septiembre de 2012 14:47) el artículo aunque muy bien redactado e interesantemente propuesto, no deja de ser pedante, expide autosuficiencia e intolerancia por todas partes, un profesor de la facultad de Derecho, nos decía que los gustos no se discuten, es particular de cada cual, a su JUICIO, pero el artículo va más allá, dejando de ser una humilde opinión para convertirse en una crítica supuestamente especializada y respaldad por una intelectualidad poco latente si se expresa del arte así,a mi juicio, hay maneras de comunicar tus gustos sin herir gravemente y de golpe los clásicos, y si no entiendes a Verdi, qué entenderás de Chopin, de Mozart, Paganini y tantos otros que han puesto una pauta en el arte musical, y es cierto que de los músicos cubanos solo los tradicionales, silvio, varela, que no dejan de tener mérito pero corazón si vas a desbocarte por demostrar una intelectualidad, por demás fingida, rompe barreras, decántate por escuchar diversidad, y no arrojarlos contra el pavimento de tu absurda crítica, si escuchaste (no es oír) escuchaste a Sabina hubieras aprendido que hay que ir más allá de una melodía, una voz que grita afinadamente o una letra poética, hay que ir al sentir, la música se siente con el alma, no con el cerebro, ufffffff. disfruta un Nocturno de Chopin, la voz punzante de Steve Tyler de Aerosmith, el acento campestre de Blake Shelton ( cantante de música country), las notas directas al cielo de Cristina Aguilera, los carraspeos inigualables de Sabina, la ternura de Ellie Gouldings, la calidez acentuada de Edith Piaff, el estruendo de Aretha Franklin, la algarada de Harold Lopez Nussa, y tantísimos otros, escucha, siente, siente… y para de criticar y exacerbarte. No hay anda más bonito que un universo musical, lleno de pequeñas frase que te cambien la vida, melodías que transporten al pasado, emociones sin precedente. No significa que los que menciono sean los mejores ni dediques una búsqueda personal para arrojarlos a tu estrecha tela de juicio, no, diversifica, toma lo mejor, tolera y………….. Estudia música………………..

  • Yuli F. D. dijo:

    ahhh, y melendi es el apellido, qué culpa tiene él???????? jijijijijijijiji

  • M.H dijo:

    Carlos refrescas el escenario del periodismo de opinión cubano, eres inteligente, agudo, sabes escribir,tienes el don de la palabra. Cuída esas virtudes tan escasas en los días que corren, cultivando la modestia y desterrando la arrogancia. Si lo logras te aseguro que serás de los mejores

  • Sandra dijo:

    Hay, Carlitos, eres INSOPORTABLE, jajajajajaja

  • SpecialOne dijo:

    camilo, mis respetos, aterrizaste de una manera magistral todo lo que despues dijo yuli...
    y a ver si entiendo, "mi cantante preferido soy yo, mi instrumentista preferido soy yo, y la única música real es la que ahora suena en mi cabeza."
    entonces el es mejor que buenafe, arjona y maná? bueno espera que sea mejor musico que periodista....

  • ALBERT dijo:

    Oye "hermano Carlitos" todo muy bonito, pero...no cres que eres algo AUTOSUFICIENTE...

  • Alexey dijo:

    Así se defienden las ideas, felicitaciones!

Se han publicado 53 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Carlos Manuel Álvarez

Carlos Manuel Álvarez

Matanzas, 1989. Periodista y colaborador de Cubadebate.

Vea también