Imprimir
Inicio » Opinión, Deportes  »

Strike 3: Una vez más, perdimos

Publicado en: Strike 3
En este artículo: Béisbol, Cuba, Deportes, Holanda
| 398
Yuliesky no mereció la derrota. El equipo, sí

Yuliesky no mereció la derrota. El equipo, sí

Una vez más, el equipo cubano de béisbol cedió en la discusión de un título. Sucedió en Panamá, espantosa sede de la última Copa del Mundo de la IBAF, cuando Holanda nos apartó del éxito con marcador de dos por una.

Una vez más, el trago amargo. La decepción tremenda, luego de que legiones de optimistas comenzaran a tañer campanas, esperanzados por la actuación de su novena en la etapa clasificatoria del evento.

Una vez más, no apareció el batazo a la hora buena, y hubo quien se empecinó en esperar más de la cuenta, y hubo quienes llegaron desesperados al home plate, y hubo tibieza para sacrificar defensa en aras de ofensiva.

Una vez más, nos aferramos a mantener en juego a un hombre metido en las profundidades del slump. Ahora sucedió con el gran Michel Enríquez, un bateador enorme que vivió un torneo aciago. ¿Para qué, entonces, necesitamos los suplentes?

Una vez más, escogimos a un ejército de pitchers para que varios de ellos apenas escalaran el montículo, en detrimento de jugadores de posición que habrían podido empuñar como emergentes en circunstancias clave.

Una vez más, los maderos cubanos hicieron silencio cada vez que enfrentaron a serpentineros de aceptable nivel como Willy Lebron, o Rob Cordemans, o Charlie Fick, o un alemán de cuyo nombre no quiero acordarme.

Una vez más, nuestros serpentineros sacaron la cara por el grupo, e incluso en la final se comportaron como correspondía: Yuliesky González, después de unas dilatadas (e incomprensibles) vacaciones, trabajó cinco innings sólidos, y Freddy Asiel lo relevó con eficiencia de apagafuegos veterano.

Una vez más, se dijo que explotaríamos el "juego chiquito", con la velocidad como factor de ataque, pero apenas salimos al robo, ni tocamos la bola, y mucho menos apelamos al maravilloso recurso del corrido y bateo.

Insisto: una vez más -¡qué lástima!-, perdimos. Y no se trataba del Clásico, sino de un campeonato, cuando menos, de segunda. Mal presagio.

Se han publicado 398 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Alejo dijo:

    Coincido con el comentario de Rogelio cuando se cuestiona que pasa con los manager cubanos, que aquí parecen una cosa y afuera hacen todo lo contrario. No voy a repetir las deficiencias del equipo en el mundial pues acá han quedado expuestas de manera exhaustiva. Creo que nuestro beisbol y nuestro deporte en general seguirán hundiéndose en el hoyo mientras caprichosamente sigamos encerrados en la burbuja del INDER. Coincido con que nuestros comentaristas son demasiado paternalistas y conformista y no es, me parece, cuastión de ética, porque las cosas hay que llamarlas por su nombre, su un favorito coge plata, dice Campuzano que meritoria medalla de plata o Rodolfo (por demás demasiado cursi)que esa plata sabe muy bien. Debemos ser más exigentes con nuestros deportistas e inculcarles ese espíritu guerrero de antaño que se ha perdido, ya prevalece la apatía, los nervios flojos, ya el cubano no impone su carácter, ni intimida al contrario, claro, con sus excepciones. Solo hay que ver los desastres que se hacen desde la base con reducciones macabras de matrículas, con sistemas de competencias poco efectivas, vaya, que hasta los juegos escolares han perdido brillo. esperemos que cuando se hagan las debidas rectificaciones een el deporte cubano, no sea demasiado tarde.
    Y por favor, necesitamos una prensa más crítica. Especialmente la televisiva.

  • GHHHG dijo:

    Voy a hacer mi comentario aunque sea hoy día 22 y Gualdarajara se haya comido el mundial. Miren:
    Para mí dos cosas:
    1.- Un deportista cubano hoy en plenitud de edad para rendir tiene que haber nacido en la década del 80 y lo cogió la década del 90 y del 10 con las visisitudes conocidas. Al que responda "que a los centros de alto rendimiento no le ha faltado nada" yo le digo: pero como se escogieron esos talentos, entre la masividad de muchos muchachos practicando y con los implementos mínimos necesarios. !No! Entonces con laboratorio solo no se gana, hay que tener aptitudes y despues lo otro.
    Pero lo más doloroso del asunto es que estamos en el mismo punto, veamos el futuro. Que me dicen por solo un ejemplo, ya que hablamos de Beisbol.
    2.- Cuántos podemos para que el muchacho juegue en el barrio y despues lo capten para el área deportiva pagar 80.00 $ por una pelota y 250.00 $ por un güante con todas las prioridades entre las que hay que decidir.
    Miren coincido en que se pueden hacer las cosas diferentes y más atinadas allá arriba, inclusibe durante un campeonato; pero la primera acción es mirar para abajo y ver como se puede al menos atenuar lo que hoy impide la masividad en el deporte.
    He dicho. Y me queda más por decir. Lo diré despues.

  • Julita dijo:

    MIS SALUDOS;

    NO KIKIRIKI , PORQUE TU PENSABAS QUE ERA LA OTRA JULITA , DISCULPA ME EQUIVOQUE EN MI COMENTARIO

    JAJAJAJAJAJAJAJAJAJ

Se han publicado 398 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Michel Contreras

Michel Contreras

La Habana, 1973. Periodista especializado en temas deportivos.

Vea también