- Cubadebate - http://www.cubadebate.cu -

Strike 3: La dupla Gourri(B)el

Yulieski Gourriel

Yulieski Gourriel

En el segundo partido decente que Cuba disputa en la Copa del Mundo con sede en Panamá, la selección de Alfonso Urquiola venció a Sudcorea cuatro carreras contra una, apoyada en un par de batazos de grandes dimensiones.

Curiosamente, los mismos hombres que decidieron el reñido duelo frente a Dominicana, resultaron vitales en el de la víspera. Esto es, el quinto y sexto bates, dos figuras de polémica inclusión en el line up de la novena.

La mitad de las anotaciones cubanas las trajo Yulieski Gourriel con un cuadrangular que destrozó el abrazo en el score. Y del resto se encargó Alexei Bell, quien mandó la Mizuno hasta las cercas y fletó a sus compañeros embasados.

(La historia versus los quisqueyanos se parece bastante: Lebrón nos había amarrado cortico hasta que el all around espirituano le pegó hit impulsor, y después el santiaguero consiguió otro sencillo que decretó la suerte del encuentro).

Una vez más, la artillería criolla enmudeció al encarar a lanzadores con pericia. El mando asiático movió con mucho tino sus peones del montículo, impidiendo que los bateadores insulares se habituaran al pitcheo, y por ese camino dejó en solamente siete hits a los (hasta hacía unas horas) agresivos maderos del equipo.

Algún que otro detalle llamó la atención de este cronista. Digamos, seguí viendo desesperado a Despaigne, a quien los oponentes están trabajando con envíos de espanto, y sigo lamentando que Abreu -quien ha perdido toneladas de peso corporal- no levante la pelota.

Por otra parte, corroboré que el utility no era necesario en la plantilla -la plaza en la intermedia del lesionado Olivera la ocupó Gourriel-, y volví a ver con agrado la seguridad de veteranos con que juegan Arruebarruena y Castillo.

¿Qué más me gustó? Pues que el otro Yulieski volvió a brillar desde el volcán de los martirios, recetó diez ponchetes en cinco episodios y probó que cuesta verlo patinar en los eventos internacionales. Y también, claro está, me gustó que Yadier -el mejor pitcher de Cuba- fue Pedroso de nuevo.

Solo una observación antes del cierre: por pura coincidencia, anoche lanzaron los tres monticulistas más "incómodos" del staff que comanda Javier Gálvez. Tres hombres -Yulieski, Odelín y Pedroso- que dependen de envíos enrevesados para la mascota. Anoche, pues, sí hacía falta Pestano tras el home. Otras veces, tal como está Alarcón, el Naranja me sobra.