- Cubadebate - http://www.cubadebate.cu -

“Desobediencia civil” de los terroristas de siempre II

El connotado contrarrevolucionario Orlando Gutiérrez Boronat, secretario nacional del Directorio Democrático Cubano, con sede en Miami, expresó sobre el supuesto reconocimiento del llamado  Frente Nacional de Resistencia Cívica y Desobediencia Civil «Orlando Zapata Tamayo»: Es la primera vez que un organismo internacional va más allá de la denuncia de los derechos humanos.» Y añadió: No hay ningún precedente. Boronat reconoce como legítimo un frente de resistencia en Cuba.

En el momento del anuncio Gutiérrez Boronat se encontraba en Vilnius, capital de Lituania, junto a otros contrarrevolucionarios de origen cubano asistidos por el representante republicano Mario Díaz-Balart, quien promueve actualmente iniciativas para retrotraer a la comunidad cubana en Estados Unidos integrada por más de un millón de personas, a las limitaciones de viajar a Cuba libremente, y que les prohibiría enviar sin restricciones ayuda económica en forma de remesas, a sus familiares en la Isla.

Esta y otras propuestas punitivas están en contradicción con la política de la actual Administración norteamericana, que ensaya el derrocamiento de la Revolución por otras vías y también en contra de los derechos de la comunidad cubana. Tales proposiciones han generado protestas de elementos contrarrevolucionarios internos que consideran la aprobación de los planes de Diaz-Balart, como una amenaza, que de ser aprobada les impedirá seguir viviendo del dinero de los contribuyentes norteamericanos que llega por medio de los fondos destinados a la subversión interna y al financiamiento de sus asalariados. Aunque estos grupos no fueron tenidos en cuenta, ni consultados para conocer su opinión antes de ser presentadas las iniciativas, estos han instado al Representante republicano para que retire sus propuestas.

El publicitado aparente reconocimiento se concretó tras una propuesta formulada también por Mario Díaz-Balart, quien ha asumido los propósitos hostiles de su hermano mayor, el rosablanquero y connotado batistiano Lincoln.

El ahora también representante de los batistianos en el Congreso se ufanó al decir: «Es otro ejemplo de la creciente atención internacional y el apoyo a la oposición democrática en Cuba.» Comentó en un comunicado de prensa Díaz-Balart: «La resolución asegura que el pueblo cubano no está solo en su lucha, y es una advertencia para el régimen de que sus atrocidades se registran en un escenario internacional».

Estos movimientos dirigidos a tergiversar y desacreditar la realidad en Cuba, no es nueva. El 18 de diciembre de 2009, por citar otro ejemplo, en su obcecada campaña para buscar dinero fácil y  mantener la hostilidad mediática contra Cuba, el traidor Hubert Matos visitó Polonia en compañía de varios contrarrevolucionarios residentes en Miami, entre los que se encontraban Calixto Navarro y el mencionado omnipresente Orlando Gutiérrez Boronat.

El objetivo fue recabar el apoyo del gobierno polaco y de los partidos Plataforma Cívica y Partido Ley y Justicia de ese país en  sus campañas desestabilizadoras en contra y dentro de Cuba,  también buscar fuentes de financiamiento para mantener esa guerra mediática.

El terrorista Gutiérrez Boronat, calificativo bien ganado por su participación en grupos de ese corte, la incitación a actos de terror, como el sabotaje de aviones civiles cubanos en Miami, así lo avalan. Tiene, además,  una larga data de servicios a las agencias de inteligencia y subversión norteamericanas, que durante décadas han tratado de derrocar a la Revolución cubana.

Usualmente las transmisiones subversivas de la Agencia de Información de Estados Unidos, mienten cuando esparcen  diariamente desinformaciones hacia Cuba. Sobre el tema del terrorismo divulgó una conferencia de prensa del llamado Directorio Revolucionario Democrático Cubano (DRDC) celebrada en Washington D.C. donde esta organización de contrarrevolucionarios dio a conocer una nueva estrategia para combatir a la Revolución cubana desde Estados Unidos.

Es oportuno señalar que cada vez que trazan una nueva estrategia están reconociendo que la anterior no les sirvió para lograr sus propósitos. Así han vivido durante más de medio siglo y parece que se disponen a continuar viviendo.

La llamada nueva doctrina estratégica para  intentar derrocar a la Revolución se basa en tres pilares, según el diseño onírico de estos terroristas: primero, según ellos, el Estado cubano es terrorista; la resistencia democrática interna y externa es la línea del frente para alcanzar sus propósitos y finalmente apoyar a esa resistencia equivale a contribuir a la guerra mundial contra el terrorismo. Tal falacia carece de todo fundamento, cuando se ha demostrado con sobrada razón que Cuba ha sido el país más acosado por el terrorismo en el mundo por más de cinco décadas, un terrorismo engendrado, desarrollado, y tolerado por sucesivas administraciones del país que da refugio y amparo a esos grupos como el Directorio Revolucionario.

Después de explicar los nuevos planes de la organización basados en combatir al terrorismo, su autotitulado Secretario General, Orlando Gutiérrez Beronat presentó un informe sobre los supuestos vínculos del gobierno de Cuba con el terrorismo internacional.

La historia de las agresiones y difamaciones contra Cuba registra como auténticos terroristas de origen cubano a los residentes en distintas ciudades norteamericanas, que se han disfrazado de luchadores por la democracia, como Luis Manuel de la Caridad Zúñiga Rey,  ahora directivo del llamado Consejo para la Libertad de Cuba, que como directivo de la Fundación Nacional Cubano Americana fue sumado a la delegación de Nicaragua ante la Comisión de DD.HH. de la ONU en Ginebra para atacar a la Revolución.

Gutiérrez Beronat esta tan familiarizado con el terrorismo en Estados Unidos como ningún otro miembro del mencionado DDC. Sus antecedentes como terrorista son amplios y del conocimiento de las autoridades estadounidenses que dicen combatir al terrorismo.

El 6 de mayo de 1976, el teniente Raúl J. Díaz del Departamento de Seguridad Pública del Condado Dade ante un subcomité del Senado en Washington, encargado de  analizar el terrorismo en el aérea de Miami, testificó que varios voceros de grupos terroristas como Abdala, el Directorio Revolucionario Cubano, Joven Cuba y el Frente  de Liberación Nacional Cubano, habían ratificado su decisión de emplear el terrorismo y la violencia para lograr sus objetivos políticos.

Gutiérrez  Boronat fue miembro de la organización Abdala cuando estaba fusionada al violento Frente de Liberación Nacional Cubano, que fue calificado por la CIA en su estudio «Diagnóstico y Pronóstico del Terrorismo Internacional y Transnacional» de 1976, como la organización terrorista de cubanos más activa en Estados Unidos entre 1968 y 1975.

Después Gutiérrez Boronat fundó la llamada Organización para la Liberación de Cuba, otra organización terrorista junto a Ramón Raúl Sánchez Rizo, delincuente del terror mimetizado como pacifista y exonerado nuevamente de cargos criminales por las autoridades en Miami. Esta agrupación operó entre 1981 y 1984 en la Florida.

El testimonio lo da el propio Gutiérrez Boronat al miembro de Abdala Enrique Encinosa Canto, una fuente fidedigna sin lugar a dudas en el tema del terrorismo por práctica y teoría, que en su libro Cuba en Guerra, financiado por la Fundación Nacional Cubano Americana dice: «Nuestro movimiento era militante, sus miembros se destacaban por sus boinas moradas, se desintegró cuando muchos de sus participantes fueron encarcelados. Viene de cuando Ramón Saúl Sánchez y Lino González fundaron uno de  los primeros campos de entrenamiento militar, después se hizo una alianza con el Movimiento Insurreccional Martiano  (MIM) dirigido por Héctor Alfonso Ruiz alias Fabián.»

La OPLC a la cual perteneció activamente Gutiérrez, el ahora «desobediente civil», ayudó a un terrorista, quien al timón de una rastra cargada de combustible la proyectó contra un avión de la línea aérea comercial Cubana de Aviación, que estaba estacionado en el aeropuerto internacional de Miami, un hecho que causó daños y averías por miles de dólares y el terror de los viajeros que habían abordado la nave. La OPLC se adjudicó la acción y pagó la fianza del terrorista, que fue liberado.

De que Gutiérrez Boronat es una autoridad en la práctica terrorista en Miami, no hay dudas, pero no se trata sólo del pasado. El mencionado MIM es una de las organizaciones de terroristas cubanos más activa en la actualidad en Miami. Sólo 14 días antes de los terribles y repudiados hechos del 11 de septiembre de 2001 publicó en el Diario Las Américas un artículo titulado Se pronuncia el MIM por la lucha armada, donde ratificaron el empleo de la violencia  y el terror en su acciones contra Cuba.

Esta misma organización promueve un comité pro liberación del criminal Eduardo Arocena, jefe de la organización terrorista Omega- 7 y autor  de 55 actos de terror dentro de Estados Unidos y quien se adjudicó haber introducido gérmenes en Cuba en la década de los ochenta. Recordar que ese año, en la isla el dengue hemorrágico ocasionó la muerte a 158 personas incluyendo 101 niños.

Una rigurosa investigación realizada por científicos cubanos entre 1995 y 1997, puso de relieve que la epidemia había sido obtenida en laboratorios e introducida previamente en la isla, ya que «la cepa del virus que afectó a Cuba en 1981 no circulaba en el mundo en el momento de producirse la epidemia.

Ni Gutiérrez Boronat, ni el denominado Directorio Revolucionario Democrático Cubano, están calificados para combatir al terrorismo, porque tanto por su origen y antecedentes, como por su actividad real son devotos del terror. No tienen credibilidad, ni el más mínimo respeto para las autoridades y el pueblo estadounidense, al intentar timar de forma oportunista a la opinión pública de Estados Unidos y en particular a la emigración cubana, cuando todavía en la sociedad norteamericana estaba sufriendo por lo acontecido en el World Trade Center.

Estos son los terroristas de siempre que utilizan ahora la versión de la «desobediencia civil» para sus propósitos violentos.

19 de julio de 2011