Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

El VI Congreso se concentrará en la solución de los problemas de la economía

| 33

Discurso pronunciado por el General de Ejército Raúl Castro Ruz, Segundo Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, en el Acto Conmemorativo del Décimo Aniversario del Convenio Integral de Cooperación Cuba-Venezuela, en el Palacio de las Convenciones, el 8 de noviembre de 2010, "Año 52 de la Revolución".

Querido compañero Hugo Chávez Frías, Presidente de la República Bolivariana de Venezuela:

Compañeros Ministros e integrantes de la delegación venezolana:

Compañeras y compañeros:

Diez años han transcurrido desde la firma en Caracas, el 30 de octubre del 2000, por el Comandante Hugo Chávez Frías y el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, del Convenio Integral de Cooperación  entre Cuba y Venezuela. Resulta trascendental todo cuanto hemos logrado desde entonces.

Este Convenio ha constituido hasta el presente la base fundamental para la consolidación de nuestros vínculos. Mediante su ejecución, hemos llevado a cabo acciones de elevado beneficio económico y social para ambos pueblos.

Entre los sectores más favorecidos en estos programas, se encuentran, salud, educación, cultura, deportes, agricultura, ahorro energético, minería, informática, telecomunicaciones y la formación integral de cuadros, entre otros no menos importantes.

Las Misiones Sociales que desarrollamos de conjunto en Venezuela tales como: Barrio Adentro I y II; las Misiones Educativas, Barrio Adentro Deportivo; Misión Milagro; Misión Campo Adentro y el Programa de Formación de Médicos, con un significativo impacto en el mejoramiento de las condiciones de vida de la población venezolana, fundamentalmente la más desprotegida, han traspasado los límites del intercambio binacional y se extienden, como expresión del internacionalismo, por los países de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América.

Nos encaminamos a la Unión Económica entre Cuba y Venezuela bajo un nuevo tipo de relación que posibilitará un mayor ordenamiento, racionalidad y eficiencia de los proyectos conjuntos y que constituye, al mismo tiempo, un importante paso hacia el objetivo de lograr la verdadera complementariedad económica, basada en el aprovechamiento óptimo de la infraestructura, el conocimiento y los recursos existentes en ambos países y, sobre todo, en la voluntad política de nuestros gobiernos.

Esta relación se ha fortalecido durante los últimos diez años y deberá continuar su ascenso, teniendo en cuenta la planificación estratégica de ambos países en el Plan Quinquenal de Cuba y en el Plan del Trienio de Venezuela, como quedó expresado en los documentos aprobados en la Primera Cumbre Presidencial Cuba-Venezuela, realizada el pasado 26 de julio, en Villa Clara, siempre sobre la base de los siguientes principios, cito:

  • La solidaridad, entendida como el compromiso de apoyarse mutuamente y realizar esfuerzos comunes, en el logro del desarrollo sustentable y la atención oportuna de sus necesidades emergentes, en la medida de sus posibilidades y responsabilidades compartidas.
  • La cooperación, como voluntad de consolidar sus relaciones, orientadas al desarrollo de proyectos conjuntos y alianzas estratégicas, de mutuo beneficio.
  • La complementariedad, entendida como el compromiso de identificar y desarrollar proyectos comunes que permitan la integración y sinergias de sus capacidades de acuerdo con las potencialidades e intereses comunes.
  • La reciprocidad, como obligación de establecer una relación basada en contraprestaciones justas, tomando en cuenta las diferencias y los principios de equidad y buena fe.
  • La sustentabilidad, entendida como el compromiso de identificar y desarrollar proyectos de cooperación, orientados a lograr el desarrollo sustentable desde el punto de vista económico, social y ambiental.
  • La soberanía tecnológica, reconocida como el derecho de cada Estado a decidir sobre su propio desarrollo tecnológico, mediante el aprovechamiento de sus potencialidades, a fin de modificar los actuales patrones de dependencia y consumismo, garantizando la satisfacción de las necesidades de los respectivos mercados nacionales del ALBA y los países de la región.
  • La unión económica, entendida como la construcción de un espacio dentro del contexto político de los países del ALBA, que permita presentarse como un bloque frente a entidades de otras naciones o espacios de la misma naturaleza. Fin de la cita.

El esfuerzo que hemos realizado hasta hoy nos compromete a continuar trabajando de conjunto para avanzar al máximo en los proyectos comunes. Debemos planificar a mediano y largo plazo, con una visión estratégica entre ambos países y con miras a extender esta cooperación a los hermanos de la Alianza Bolivariana para los pueblos de Nuestra América y al resto de la región.

Con estos propósitos, hemos decidido relanzar nuestro Convenio Integral de Cooperación Cuba-Venezuela para los próximos diez años.

El desarrollo de nuestras relaciones no ha estado exento de obstáculos. Juntos hemos impuesto nuestra voluntad a las adversidades, muchas de ellas generadas por factores externos que se oponen al avance de nuestros proyectos revolucionarios y emancipadores.

Ninguna dificultad ha logrado paralizar el desarrollo de estos vínculos, ni siquiera las financieras, porque la base de nuestras acciones es la colaboración y la solidaridad en beneficio mutuo. Ahora, se requiere mantener un riguroso seguimiento y evaluación de todo lo acordado, para así garantizar el desarrollo de ambas economías y la satisfacción de las necesidades del desarrollo social.

Esto es lo que demandan nuestros pueblos y constituye un pilar para el fortalecimiento de los lazos de hermandad entre las dos naciones.

Mientras en América Latina se agudiza el enfrentamiento entre los sectores reaccionarios y conservadores, que defienden un modelo político y económico dependiente y explotador, por otro lado avanzan las fuerzas revolucionarias y progresistas comprometidas con la justicia, la equidad y la independencia de los pueblos de la región.

En este contexto, la relación entre Cuba y Venezuela se convierte en el mejor ejemplo de cómo deben ser los vínculos entre los pueblos y adquiere mayor dimensión, si se toma en cuenta que se desarrolla en medio de la difícil coyuntura internacional que vivimos, en la que prima la inestabilidad política y económica, y cuando, a las crisis económica global, energética, alimentaria y medioambiental, se suman las graves amenazas a la paz mundial.

Compañero Chávez:

Compañeras y compañeros:

Además de la celebración del X Aniversario del Convenio Integral de Cooperación entre Cuba y Venezuela y el relanzamiento del mismo para los próximos diez años, nos reúne esta tarde la oportunidad de convocar al Partido y a todo nuestro pueblo a participar en el proceso preparatorio del VI Congreso de los comunistas cubanos.

El Buró Político ha acordado convocar el VI Congreso para la segunda quincena del mes de abril del próximo año, en ocasión del 50 Aniversario de la Victoria de Playa Girón y de la Proclamación del Carácter Socialista de la Revolución Cubana.

El primero de agosto, en el Quinto Período de Sesiones de la Asamblea Nacional del Poder Popular, expliqué que veníamos avanzando en los estudios a cargo de la Comisión de Política Económica del Congreso y que los diversos Grupos de Trabajo creados, funcionaban ininterrumpidamente en la elaboración de propuestas que serían analizadas con los militantes del Partido y la población en su conjunto.

Por todas estas razones, el VI Congreso se concentrará en la solución de los problemas de la economía y en las decisiones fundamentales de la actualización del modelo económico cubano y adoptará los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución.

El Congreso no es sólo la reunión de quienes resulten elegidos como Delegados, sino también el proceso previo de discusión por parte de la militancia y de toda la población de los lineamientos o decisiones que serán adoptados en el mismo.

En ese discurso en la Asamblea Nacional también dije que "la unidad entre los revolucionarios y entre la dirección de la Revolución y la mayoría del pueblo es nuestra más importante arma estratégica, la que nos ha permitido llegar hasta aquí y continuar en el futuro perfeccionando el socialismo" y que "la unidad se fomenta y cosecha en la más amplia democracia socialista y en la discusión abierta con el pueblo de todos los asuntos, por sensibles que sean".

Por tal motivo el sexto será un Congreso de toda la militancia y de todo el pueblo, quienes participarán activamente en la adopción de las decisiones fundamentales de la Revolución.

El Proyecto de Lineamientos de la Política Económica y Social será publicado mañana y comenzará de inmediato un seminario nacional con los dirigentes y especialistas que guiarán luego el proceso de discusión masiva de este documento. Posteriormente, entre el 15 y el 30 de noviembre, se desarrollarán los seminarios en todos los municipios para preparar a los cuadros que participarán en las reuniones con los núcleos del Partido, los trabajadores y en todas las comunidades. Este proceso con las masas se realizará, durante tres meses, desde el 1ro de diciembre hasta el 28 de febrero. A partir de esa fecha, se contará con una reserva de tiempo, hasta el 11 de marzo. Simultáneamente se recogerán y analizarán las opiniones y sugerencias, las cuales serán tomadas en cuenta para la adopción del documento por el Congreso.

En este Plenario se encuentran el Consejo de Estado y de Ministros, la Presidencia de la Asamblea Nacional, el Buró Político, además de cientos de cuadros y economistas de todas las provincias del país que se preparan para contribuir a explicar a la militancia y al pueblo el contenido de las decisiones que se proponen, así como escuchar y trasladar sus opiniones.

Como señalé el pasado 4 de abril en el Congreso de la Unión de Jóvenes Comunistas, "la batalla económica constituye hoy, más que nunca, la tarea principal y el centro del trabajo ideológico de los cuadros, porque de ella depende la sostenibilidad y preservación de nuestro sistema social". Por tal motivo, este constituye el único tema del Congreso y posteriormente, dentro del propio año, celebraremos la primera Conferencia Nacional del Partido, para tratar otros asuntos de carácter interno de la Organización que no se analicen en el Congreso y que también requieren ser perfeccionados, a la luz de la experiencia de estos 50 años.

Aclaro que habíamos anunciado efectuar primero la Conferencia y luego el Congreso, pero ante el avance en la preparación de los documentos, decidimos invertir el orden y efectuar primero el Congreso, para discutir el tema principal, que es la economía.

Querido Chávez:

Compañeros de la Delegación venezolana:

Compañeras y compañeros:

Precisamente, uno de los Lineamientos de este proyecto, expresa: "Dar prioridad a la participación en la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), y trabajar con celeridad e intensamente en la coordinación, cooperación y complementación económica a corto, mediano y largo plazo, para el logro y profundización de los objetivos económicos, sociales y políticos que promueve", lo que guarda estrecha relación con los temas tratados en el transcurso del día de hoy entre los ministros de ambos Gobiernos.

Al Comandante en Jefe de la Revolución Cubana, compañero Fidel Castro Ruz, le entregamos ya el primer ejemplar del Proyecto de Lineamientos.

A ti, compañero Hugo Chávez Frías, Comandante de la Revolución Bolivariana y Presidente de esa hermana República, te entrego el segundo ejemplar.

¡Viva Nuestra América!

¡Viva el Socialismo!

Se han publicado 33 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • El sofista dijo:

    Jo sé Antonio tiene razón: no se puede corregir un problema despidiendo a la gente de sus trabajos; esto, como él dice, no va con el socialismo. Tratar de corregir un problema a la carrera ha sido uno de los grandes errores históricos de los gobernantes de nuestro mundo. Los problemas hay que enfrentarlos con paciencia, dándole oportunidad al tiempo para que se corrijan mediante cambios estratégicos que lo permitan. Lo que se debe hacer es establecer otras alternativas a la población para adquirir ingresos que puedan estimular a la gente paulatinamente a moverse hacia otras áreas donde tengan mejores oportunidades de progresar económicamente.
    Eso de despedir a la gente de sus trabajos por estar sobrando, así como cerrar empresas que sean ineficientes económicamente, ello es algo que solo tiene sentido en el capitalismo en el modo en el que este se desarrolla actualmente. Si en una empresa sobran personas, el estado socialista no pierde nada con pagarles por no hacer nada. Lo que el estado debe hacer en este caso es incrementarles los periodos de vacaciones a los obreros y buscar repartir el trabajo lo mejor que se pueda en toda Cuba. Esto es que si en el país sobran digamos tres millones de puestos ocupacionales en una población de seis millones de trabajadores, pues hemos de encontrar la forma de compartir y rotarnos el trabajo de manera que todos podamos de disfrutar de unas vacaciones de seis meses en el año con salario completo, vacaciones que hemos de aprovecharlas conociendo y disfrutando de lo mejor de nuestro país. Si en el capitalismo la gente con un poco de recursos se la pasan viajando por el mundo entero, el que nosotros viajemos por toda Cuba no creo que sea pedir mucho.
    Ya aquí mismo yo expliqué antes que la meta de un gobierno socialista no ha de ser la de tener a la más de la gente ocupada y trabajando, sino que al contrario: la meta de un estado socialista ha de ser la de tener lo menos posible de la gente ocupada y trabajando. Y mientras menos seamos los que estemos trabajando, mucho mayor nuestro triunfo. De manera que si lográramos que un noventa por ciento de la gente estuviera desocupada y disfrutando de la vida, eso seria el mayor logro de una revolución.
    Entonces ¿por qué se nos quiere despedir de los trabajos en los que no hacemos nada? Pues para forzarnos a producir, pues en eso somos muy deficientes. Y sin producción no hay tampoco revolución. ¿Qué podemos hacer entonces y con cuanta urgencia de que lo hagamos ya? Apostemos a la conciencia humana y ofrezcámosle al hombre una utopía real estimulándolo a crear personas bellas, tanto física como en sus actitudes. Promovamos el amor libre entre las personas, para que sin prejuicios podamos pedirnos lo que deseamos de nosotros para engendrar niños y niñas bellas que crezcan felices por ser atractivos a todos. Ese propósito humano de por sí solo nos estimulará a aportar más y más para nosotros mismos, pues no sabríamos como defraudarnos después de tanto amarnos unos a los otros, con lo que nos crearíamos obligaciones morales para producir en el campo, en las minas y en la construcción, sabiendo que lo estamos haciendo por una población de hombres y mujeres bellas muy bien formadas, que en su inmensa mayoría no se sientan menos que nadie; algo que en la actualidad no es lo que se refleja en la vida de los cubanos (así como en el resto del mundo), generando chusmería, indolencia, irresponsabilidad, vagancia, falta de conciencia, apetito desaforados por los fetiches del capitalismo, y toda una serie de males que son el producto de defraudaciones vividas y de traiciones en lo que esperábamos de nosotros.

  • jose Antonio dijo:

    Coincido parcialmente con el sofista en lo relativo a la premura en la toma de decisiones No podemos apresurarnos tanto de forma que se afecte la institucionalidad, pero tampoco podemos esperar a al eternidad para que se resuelva un problema que es acuciante y del cual depende la estabilidad del sistema, creo que una solución seria hacer valer el verdadero pensamiento marxista, no el estalinista que nos metieron, por que no socializar verdaderamente la producción y hacer valederos dueños a los obreros a veces creo que la burocracia secuestró el socialismo no puede verse el socialismo como un sistema de distribución como llego a decir el ex ministro de economía. El socialismo es un modo de producción. si la empresa esta en perdida vamos a dársela a los obreros, que sean ellos los que resuelvan el problema, no se si las cooperativas sean la solución, pero la maquinaria administrativa burocrática no creo que vaya a resolver mucho, de hecho es un obstáculo muy difícil de sortear que de plano inmoviliza el sistema y desinforma a la dirección del país si ve amenazando sus intereses de clase amparándose en los intereses de la mayoría, de los cuales se sienten depositarios sin necesidad de consulta real y efectiva.
    Se quieren reducir plantillas pero el clasificador de cuentas de la contabilidad sigue siendo un mamotreto, el sistema de control de recursos humanos sigue siendo el mismo el control de consumo energético ni hablar, la documentación de cuadros gigantesca y poco funcional (de hecho no hay cuadros ¿Por qué?) yo comenzaría por revisar el sistema informativo y ver lo que realmente hace falta, pregúntenle a un contador público hecho de los de antes de la revolución como yo le he para que le diga cuantas cuantos submayores se llevaban y averigua si se perdía algo… revísense la cantidad de trabas que hacen tan difícil la vida de un cubano. Respetemos al ciudadano como lo mas importante de un sistema
    No creo que la solución sea dar vacaciones al contrario hay que trabajar más, hay que darlo todo, pues lo que si no podemos permitir es que ese aparato burocrático escamotee lo que se ha logrado con tanto sacrificio, con tanta sangre y trabajo ( cualquiera que oye lo que se dice de la laboriosidad de los cubanos piensa que somos unas vagos y eso es falso la caña en los centrales no se pica sola, lo edificios no se levantan solos, las carreteras no manan de la roca y este país esta lleno de ejemplos)

  • Marcos Rodríguez Marrero dijo:

    Quiero compartir este apunte del Che que va muy unido a lo planteado en el inicio del VI Congreso por nuestro presidente:

    El otro problema, el partido para ser supervisor tiene que estar desligado de toda tarea administrativa. Nosotros muchas veces se lo hemos dicho a ustedes mismos, el jefe de supervisión no puede estar haciendo trabajos administrativos porque después, ¿quién señala al director la falla de ese jefe de supervisión, si él es el que tiene que señalarlo?
    ...
    Entonces está claro, me parece a mí, o sea, la actitud que debe tener el administrador hacia el partido, el aparato de impulso de las grandes tareas, el aparato de control, el aparato donde se pueda apoyar el administradorpara toda una serie de tareas. Pero quien tiene la decisión en la fábrica es el administrador, no es el partido. Y entonces, en definitiva, el administrador no puede renunciar a su autoridad frente a la autoridad del partido aun siendo miembro del partido a nivel de unidad. Entonces ese es el punto fundamental.

    Salu2

Se han publicado 33 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Raúl Castro Ruz

Raúl Castro Ruz

General de Ejército y Primer Sercretario del Partido Comunista de Cuba. Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba (2008-2018). Ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (1959-2008). Líder guerrillero de la Revolución Cubana y Comandante del Ejército Rebelde.

Vea también