- Cubadebate - http://www.cubadebate.cu -

Venezuela bolivariana abre un camino para todos

Especial para Cubadebate

Discurso 13 Abril 2005, Teatro Teresa Carreño, Inaguración del Tercer Encuentro Mundial en Solidaridad con la Revolución Bolivariana

Querido pueblo, distinguidos ministros, miembros de este Gobierno revolucionario, militares excepcionales, invitados especiales, hermanos y hermanas de la hermosa República de Cuba, Amado Presidente Hugo Chávez  Frías:
Estoy inmensamente honrada, afortunada y agradecida por estar aquí con ustedes en este día histórico, día de la dignidad de los pueblos del mundo. Ya no es solo un día ultra-especial para el pueblo bolivariano, sino es el día, el momento crítico en que este lindo pueblo dio esperanza a la comunidad mundial, al mostrarnos a todos que un pueblo humilde,  valiente y decidido pudo y sigue pudiendo, enfrentar y derrocar el Imperio y la prepotencia de los intereses comerciales y políticos de los sectores que nos han dominado durante muchos años.
Hace tres años, Venezuela bolivariana y revolucionaria abrió un camino para todos nosotros, un camino que nos está llevando a un mundo mejor. Un mundo donde se gobierna para los intereses del pueblo, donde se escuchan las voces de las multitudes previamente ignoradas, donde cada humano tiene el derecho a vivir una vida digna, donde la educación y la atención médica son accesibles a todos, sin discriminar.
Por supuesto, aún no hemos llegado a obtener un país perfecto, pero aquí en Venezuela, estamos en un muy buen camino.
Presidente, yo misma he tenido la fortuna de haber visto en la cara de la gente de este pueblo y de haber tocado y sentido en las manos y los corazones de los compañeros y compañeras de este país, un calor humano extraordinario y un compromiso firme para trabajar juntos en la construcción de esta nueva Venezuela.
Ya muchos de ustedes saben de mi trabajo. Saben que he estado investigando la injerencia de los Estados Unidos en Venezuela durante los últimos años, una investigación que ha parido este primer informe, mi libro: El Código Chávez: Descrifrando la intervención de los Estados Unidos en Venezuela.
Y digo que es el primer  informe, porque el libro más bien es una obra viva que va creciendo y expandiendo cada día más. Es maravilloso el hambre que hay por este libro. El hambre por el conocimiento, por la conciencia. Y eso es un logro de este proceso, de este gobierno. El pueblo quiere saber las verdades, quiere alimentar su mente, porque ya sabe que el conocimiento es la primera herramienta que tenemos para combatir las mentiras, la distorsión y la manipulación. Hace tres años este pueblo se levantó a defender este proceso, a defender sus derechos, su soberanía, y ¡nunca irá pa' ‘tras!
Como estadounidense, ha sido mi deber hacer lo posible para desmontar las mentiras de Washington y para desenmascarar sus agresiones contra este pueblo. Como venezolana, reclamo con orgullo mi derecho de participar en este proceso revolucionario de cambios sociales. Como ciudadana del mundo, abogada, doctora en derecho internacional y derechos humanos, es mi deber y mi querer hacer lo que puedo para defender los derechos de los pueblos, el derecho a la auto-determinación, la soberanía, los derechos humanos - derechos que nos garantizan un mundo más justo. No soy y no somos enemigos de los Estados Unidos, más bien estoy y estamos trabajando en defensa del pueblo estadounidense, que tiene responsabilidad por su ignorancia. Sin embargo, igual, tiene el derecho de tener un gobierno que no abusa de la manipulación, que no invade a otros países pacíficos y soberanos y que respeta la vida humana.
Hoy es un día glorioso, no solamente porque estamos conmemorando este tercer aniversario del rescate de la democracia y la justicia en Venezuela, sino también porque hoy podemos decir con convicción y determinación que sabemos, en gran parte, quienes ejecutaron ese golpe de estado, como lo hicieron, con que recursos y asesoría. Ya no pueden venir con cuentos, la historia la hemos recuperada y no vamos a dejar que la borren de nuestras memorias.
Porque, además, ya está escrita, hemos retomado la verdad y no la vamos a soltar nunca.
Con mucha tristeza, hay que aceptar y denunciar el hecho de que las agresiones desde Washington no han cesado, e incluso, han aumentado. Tres años después del golpe - tres fracasos para Washington y tres triunfos para el pueblo bolivariano - y aún siguen atentando contra la voluntad de este pueblo. No hay que dudar que van a seguir con sus estrategias, sus campañas, sus intentos de influenciar y controlar el destino de Venezuela. Sin embargo, ¡NO PASARAN!
Creo que hay muchos compañeros y compañeras aquí hoy con nosotros de muchos países del mundo, ofreciendo su solidaridad, amistad y apoyo incondicional a Venezuela. El mundo tiene sus ojos puestos encima de Venezuela.
El 13 abril 2002, y las dos derrotas después, el paro y el referendo revocatorio, demostraron al mundo la fuerza de este pueblo y su inmenso amor por su patria y por su Presidente - un líder que es un reflejo del pueblo.
A la comunidad internacional, le ruego - divulguen al mundo lo que está pasando aquí - la creación de nuevas industrias, la co-gestión, los centros endógenos, las cooperativas, las misiones, nuevas escuelas, universidades, la atención médica ahora accesible a todos los venezolanos, gracias a los generosos y solidarios hermanas y hermanos cubanos. Hay cosas extraordinarias pasando en Venezuela - que lo sepa el mundo.
Y también a los compañeros y compañeras de otros países aquí hoy, les solicito unirse con este pueblo, con este gobierno para denunciar ante el mundo las continuas agresiones de Washington hacia este país. Juntos y unidos podemos impedir futuras intervenciones aquí en Venezuela tanto como en otros países de este continente y del mundo. Porque ojo, ya están intentando hacer lo mismo en Bolivia, en Ecuador - ya derrocaron al Presidente de Haití hace más de un año y la comunidad internacional no reaccionó - se cayó bajo las presiones y manipulaciones de Washington y eso es inaceptable. Más nunca podemos dejar que intervengan en un país hermano.
La lucha para un mundo mejor, para la justicia, no tiene fronteras. Tenemos que estar unidos - soldados todos en esta batalla.
Una batalla, por cierto, que se fundamenta en el amor. El color rojo de esta revolución es el color del amor, de la pasión. Y fue ese amor, esa pasión que se manifestó en este pueblo hace tres años y solo ha ido creciendo y consolidando desde entonces. De eso soy testigo.
La primera vez que conocí a este maravilloso y brillante líder Presidente Chávez fue hace más de dos años en Nueva York, en la sede de las Naciones Unidas. En su discurso, dijo lo siguiente: "Amo la vida, amo la justicia, amo la paz, lucharé sin cuartel, contra ese corriente fascista que no representa el alma noble del pueblo venezolano, que es un pueblo que le gusta la paz".
Bueno, Presidente, no tiene que luchar sin cuartel porque aquí tiene un cuartel de millones, civiles y militares, unidos todos. Y es con el amor que vamos adelante, que triunfaremos. Alertados siempre, firmes y seguros de nuestra fuerza y parados dignamente SIN MIEDO para defender nuestros pueblos, nuestros derechos.
¡Que viva la revolución bolivariana!
¡Que viva el Presidente Chávez!