- Cubadebate - http://www.cubadebate.cu -

La USAID riega a sus amistades

• El constante chantaje electoral de la mafia miamense y de sus mercenarios se revela, una vez más, un negocio redondo. A pocos días de las fiestas de fin de año, Adolfo Franco (¡nombre predestinado!), Jefe de la USAID para América Latina y el Caribe, anuncia que entregará siete millones de dólares a esa tropa con el fin de estimular su voluntad de "organizar" en el 2004 la reelección de George W. Bush con la misma agilidad que lo hizo en los famosos comicios del 2000.

El dinero estará distribuido, como siempre, a través de los tradicionales circuitos de la red mafiosa de desinformación, como los de Nancy Crespo, Frank Calzón o Robert Ménard, la recluta más cotizada.

Para que la noticia de este nuevo derroche del dinero del contribuyente norteamericano tenga una difusión limitada a South Florida, Franco hizo el anuncio al visitar a sus amistades del diario El Nuevo Herald.

LA INDUSTRIA DE LA "TRANSICIÓN"

Franco, uno de los cuarenta cubanoamericanos que detienen puestos importantes en la Administración Bush, insistió para decir que este dinero iba a apoyar a la "transición democrática" en Cuba, el eufemismo utilizado por la Casa Blanca para regalar dinero a la cúpula miamense que lo chantajea en vista de Noviembre 2004. Llevado al poder por las maniobras de los "especialistas" de la democracia en acción de South Florida, a través de recuentos de votos saboteados y repetidos hasta que la Corte Suprema le "resuelva" el problema, el Gobierno Bush no titubeó luego en usar el término "democracia" en cada referencia a Cuba.

Franco señaló que la USAID dispone de un presupuesto de $836 millones de dólares para Latina América. "Lo que necesitamos es fortalecer las instituciones democráticas y crear conciencia de que esas instituciones son más importantes que los líderes gubernamentales elegidos en cualquier momento'', puntualizó el representante del Gobierno que participó en las trapicheos que dieron lugar al fracasado golpe de estado en Venezuela.

En su conversación con ‘El Nuevo', Franco se abstuvo de hablar de las campañas de desinformación montadas por la USAID en los últimos años a través de las redes de "periodistas independientes" afiliados a la Sección de Intereses norteamericanos en La Habana (SINA) y remunerados por varias organizaciones de Miami y Washington con la colaboración de varias "mulas", entre las cuales el Jefe de Reporteros Sin Fronteras, de París, Francia.

En un análisis publicado de la propia USAID hace unos meses, se señalaba que en el 2002, los informantes de la SINA han publicado más de 18.000 artículos a través de medios de comunicaciones tan "democráticos" como la Voz de América, su sucursal Radio Martí, y varios sitios "especializados" montados en la Internet desde Miami con este propósito.

UN MIEMBRO DEL CLAN

Nacido en Cárdenas, provincia de Matanzas, Adolfo Franco pertenece al clan de asesores miamenses que orienta las políticas del Gobierno Bush acerca de Cuba, con un total desprecio de la opinión pública norteamericana, desde ya mucho tiempo desfavorable al hostigamiento de la isla. Bien integrado a la clase más adinerada de su nueva patria, ha estudiado en Iowa y ha trabajado en Missouri antes de entender que los grandes negocios se hacen en Washington. Encontró entonces en Ileana Ros-Lehtinen una madrina cariñosa. Extremista de derecha de la escuela de Otto Reich y Roger Noriega, Franco no titubea en compartir sus pensamientos radicales con el Washington Times, el diario de la capital norteamericana controlado por la secta Moon.

El 27 de febrero del 2003, Franco confesó ante un sub-comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes que su agencia regaló 20 millones de dólares a sus amistades mafiosas "cumpliendo con los mandatos de la Ley Helms-Burton", entre 1997 y el 2000. La mayor parte de este dinero fue destinada a las distintas organizaciones miamenses que se dedican a la "fabricación" de "disidentes" remunerados tanto con billetes como equipos electrónicos.

El 9 de abril último, el canciller cubano Felipe Pérez Roque enseñó varios recibos firmados por aquellos informantes de la SINA, algunos de varios miles de dólares.

En la casa del "periodista independiente" Oscar Espinosa Chepe, "corresponsal" de CubaNet, otro "órgano" creado con los fondos de la USAID, aparecieron 13 660 dólares americanos en efectivo. El "disidente" no ha ocupado un puesto de trabajo desde más de diez años.

LOS MILLONES LLUEVEN

La USAID admitió en alguna oportunidad que sus subsidios constituyen una mínima parte de los fondos consagrados por Washington en atacar a la Revolución Cubana. El párrafo 115 de la ley Helms-Burton prevé el uso de "vías secretas" para remitir dinero a la contrarrevolución.

En el 2002, el Centro por una Cuba libre recibió 2 300 000 dólares; Freedom House, del agente de la CIA Frank Calzon, 1 325 000 dólares; el ‘Grupo de Apoyo a la Disidencia', 1 200 000 dólares.

‘Diva' de la industria de la desinformación, Nancy Crespo, es una de las más eminentes beneficiarias de las donaciones de Adolfo Franco. Reconoce estar detrás de la Agencia Informativa Independiente, de Nueva Prensa Cubana, Cuba Press, Nueva Prensa, Patria, HavanaPress, NotiCuba y varias otras agencias "independientes" generadas bajo las orientaciones de la USAID, de la NED y la CIA.

Confesó, en un momento de ingenua franqueza, tener en Paris un agente llamado Robert Ménard, secretario general de Reporteros Sin Fronteras, quien realiza regularmente, para el mercado europeo, gigantescas campañas de propaganda para dañar la imagen de Cuba.

Las campañas para una "transición democrática" en Cuba realizadas por Crespo no la impidieron, de ninguna forma, participar en operaciones a favor de connotados terroristas, tal como Orlando Bosch, ex Jefe de la Coordinadora de la Organizaciones Revolucionarias Unidas, responsable de decenas de atentados en más de una decena de países, y autor con Luis Posada Carriles de la explosión en pleno vuelo de una aeronave de Cubana de Aviación en 1976 que provocó 73 muertos.

Crespo no solo conoce a Bosch sino que reconoce que es un "amigo personal".

¡Tal es la democracia que pretende defender Adolfo Franco!.

Mientras tanto, en un rincón de la isla de Cuba ilegalmente ocupado por las tropas imperiales, la Base Naval norteamericana de Guantánamo, unos 650 ‘sospechosos' son detenidos en condiciones infrahumanas, sin derecho a abogados, en jaulas que parecen hechas para animales.

Mientras tanto, en Irak, cientos de miles de soldados del Imperio imponen a la población su democracia armada, con métodos inspirados de los que usa, en esta misma región, el régimen israelí.

Mientras tanto, en cinco cárceles distintas del inmenso territorio norteamericano, están detenidos cinco patriotas cubanos por haber infiltrado organizaciones terroristas para contrarrestar sus planes criminales. •