Imprimir
Inicio » Noticias, Cultura  »

En pocas palabras: Participa en nuestro V Concurso de Microrrelatos, un lustro con el poder de lo breve

| 972 |

La fuerza de la palabra y la grandeza de lo breve vuelven a ser convocatoria en estas páginas digitales.

Cubadebate, el Instituto Cubano del Libro (ICL), Ocean Sur, la Asociación Hermanos Saíz (AHS), Claustrofobias y Cubaliteraria invitan a participar en la quinta edición del Concurso de Microrrelatos, que se organiza desde 2017 y este año dedicamos a las vivencias en tiempos de COVID-19.

Haz, de este reto, la oportunidad de compartirnos tus mejores letras. ¡Participa! Los ganadores obtendrán una colección de novedades literarias de varios sellos editoriales, presentes de los organizadores y la posibilidad de publicar tu obra en nuestro sitio web.

¿Cómo convertirte en ganador/a?

Solo debes escribir un texto que no exceda los 1 000 caracteres (sin contar los espacios), a través del cual podamos descubrir al escritor que habita en ti. Encuentra en la escritura la libertad que ningún confinamiento puede arrebatarte y compártenos cómo has vivido este difícil tiempo de pandemia.

Que la creatividad, el talento y la originalidad sean tus mejores credenciales a la hora de redactar un cuento, el inicio de una novela o testimonio para la actual convocatoria.

Deja tu propuesta como un comentario en esta entrada. El plazo de admisión concluye el 31 de marzo, fecha en que se conmemora el Día del Libro Cubano y el aniversario 62 de la creación de la Imprenta Nacional de Cuba, a las puertas de festejar los 54 años del ICL (el 27 de abril).

Letras que salvan: (Pre)textos para contar tu historia

El jurado estará integrado por reconocidos escritores a propuesta del Instituto Cubano del Libro. Serán seleccionados tres premios. Los resultados se darán a conocer el 7 de junio próximo, Día de los bibliotecarios y las bibliotecas en Cuba, en recordación del periodista e historiador que se considera padre de la bibliografía cubana, Antonio Bachiller y Morales.

Contactaremos a los ganadores mediante el correo electrónico que registren al enviar el comentario con su obra.

En el contexto del Espacio Virtual del Libro en Cubadebate, iniciado el 15 de febrero y a celebrarse durante todo 2021, será este un momento especial para romper, desde la libertad y el poder de la literatura, el encierro al que nos ha obligado la COVID-19. Ocasión, además, para premiar el talento de quienes sueñan y salvan con la virtud de sus letras.

Se han publicado 972 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Agente Panda dijo:

    A los primeros 90 días los colorearon el miedo y la incertidumbre. Quería dormir y despertar 100 años después, cuando los números hubieran vuelto a representar cantidades y no vidas. El día 234 la paleta tenía nuevos colores gracias a ese filtro que constituyen las ganas. Todo era más brillante,más importante; desde un atardecer hasta el gesto más pequeño en el rostro de un extraño. Por más avanzada y omnipotente que se piense la humanidad, no representamos ni un grano de arena en la inmensidad del universo. Nunca había sido tan consciente de lo efímero de la vida como a lo largo de esta pandemia. Hoy no sé qué día es, he dejado de contar. Ahora sólo quiero vivir.

  • Lujan dijo:

    .“Nunca me preocupó la muerte”.- Lo decías con esa espontaneidad que te caracteriza cuando se planteaban estos temas.- Te veo gritando “la ignorancia es salud”.- Unos de los fenómenos que caracterizan estos momentos que vivimos es que la finitud se hace perceptible.-Aparece con la misma intensidad que les preocupa a los viejos (para no seguir usando eufemismos como la tercera edad, ancianidad o gente mayor).- Cuando uno llega a viejo estos pensamientos empiezan a aparecer con mayor frecuencia.- En mi niñez la muerte no existía.- A veces una mariposa limonera, un guitarrero o alguna vaquita de San Antonio morían por la malvada actividad de las ramas de paraíso que como espadas medievales blandía en mis pequeñas manos.- Para mí era algo de los otros, les acontecía a otros.- Era como las enfermedades incurables o las grandes tragedias. Les pasan a los demás. No eran cosas mías... Un viento helado se filtró ahora por la rendija de la ancha ventana. No me deja dormir. Una extraña sensación de miedo se apodera de mi ser...

  • Arlen Fernández dijo:

    La pesadilla de Füssli
    «Respira. Calma. Es solo un sueño». Había escuchado esa voz repetir constantemente esas palabras noche tras noche, pero hacía años que había cesado. ¿Por qué está aquí de nuevo?. Abro los ojos. ¿ Dónde estoy? «Respira.Calma». Aquí esta de nuevo esa melodía que no sale de mi cabeza. Estoy tan cansada, mis pies me duelen como si hubiese caminado cientos de kilómetros. ¿Dónde estoy? Y quién es ese hombre que me acusa con la mirada. Espera, su rostro me parece familiar, no puede ser jamás olvidaría expresiones como esas. «Es solo un sueño», sigue acechando mi cabeza. Sal. No quiero oírte más. Me detengo a observar la habitación, está oscura, no hay ventanas, qué hora será, tengo tantas cosas por hacer. ¿Por qué no puedo moverme?. Que dolor. Hay mucho silencio, creo que se ha ido la voz dentro de mi. El tiempo no avanza. Me siento sola. ¿Cuándo volverá?. «Respira...» ¿Dónde estoy?.

  • Leandro Olmo Ramos dijo:

    Me intereza participar en microrrelatos. Espero su conformidad. Saludos revolucionarios de Patria o muerte venceremos. Cuidense

  • Alejandro dijo:

    Novela en proceso.
    Capítulo 1
    Como todos los días, se despertaba en la mañana alrededor de las 6, el retirado y condecorado agente de la seguridad por más de 10 años, Olavio Baltídez. Ensombrecía la casa el no grato olor a humedad y a la vez, entraba ese rayo de luz del poste de la esquina por la ventana rota en la cual estaba cansado ya de poner una y otra vez el cartón recortado de la caja del televisor que el gato de Mercedes precipitaba y que daba siempre en el mismo lugar de la cama (justo sobre la almohada o lo que estuviese ahí). Una conocida emisora matutina no falla ni tampoco su despertador, estos dos, al unísono recordaban que la jornada comenzaba. Un suspiro es lo primero que llega, con los ojos entreabiertos, luego, sentado sobre la cama se queda perpetuo mirando cómo avanzan los segundos del reloj mientras que el locutor de radio actualiza las noticias. Todo sigue en calma, decide alcanzar con el pie izquierdo la chancleta que anoche, después de la borrachera dominical, había dejado toda sucia con fango y quien sabe que más; la otra seguía perdida, ya se había hecho costumbre andar con una sola por la casa y para salir, las viejas botas de la lucha diaria. Tal parecía que algo tan simple como una sola chancleta le hiciera pensar diariamente que le faltaba algo en la vida.
    -Bah, lo que me falta es el ron de ayer en la noche, el prieto se lució con ese botellón de litro y medio, lo que aún me pregunto qué tenía.
    Es momento de desayunar, el cuerpo entero lo sabía. Arrastrando el mismo pie izquierdo se dirige a la cocina, en su camino vuelve a reflexionar mientras observa a su alrededor esa casa tan oscura, de olor estridente. Se diría para sí:
    -Oscura porque falta luz, oscura porque ya no están, oscura porque soy…

  • Facundo Joel dijo:

    La palabra
    Si alguien está leyendo estas líneas quiere decir que todavía hay esperanza. Es el año 2060 y la sociedad ha abandonado la narrativa por completo.
    Perdí muchos años de mi vida intentando imitar el modo en que escribía la generación de mis padres y abuelos. En la actualidad han perecido las poesías, los cuentos, las novelas, las formas de recordarnos y reconocernos.
    Ya nadie utiliza la palabra escrita para expresarse. Ninguno se atreve a realizar ese esfuerzo. La desolación es total.
    Tomé una lapicera y éste papel, que con tanta dificultad conseguí, para intentar escribir una ficción como se hacía antes y ni siquiera lo he logrado. Sólo he conseguido improvisar este pobre manifiesto triste.

  • Clara I. Marquez dijo:

    Tres líneas
    Todas las mañanas despierto temprano. Me subo a mi bicicleta en ayunas. Pedaleo treinta minutos. Me ducho. Practico mi rutina de cuidado de la piel. Desayuno copiosamente y antes de comenzar mis tareas diarias, escribo unas líneas desde que comenzó este encierro. De repente despierto con el timbre agudo del despertador.

    • Jesus dijo:

      Me gusto mucho. Refleja nuestra cotidianeidad.

  • Juces dijo:

    El cuento 333
    Me llamaron ayer de la sede del concurso para posible premio del tema Covid. Hoy se vino un señor. Ya llevaba 3 minutos hablando y me dice que parara, que empezara después de la fecha 03 del 03, la grabadora no estaba funcionando.
    Hablé de mi especialidad Béisbol, se le alumbraron los ojos a tal punto que tuve que decirle que si la entrevista era por Béisbol o por los cuentos.
    - Cuál es le batazo más difícil de dar?
    - Triple
    - No es el homerun? Qué turno al bate te ponían más?
    - Tercero
    - Si de 3 vb das 1 hit, eso es bueno?
    - Multiplica el hit por 1000 y dividelo / las vb.
    - Qué obtengo?
    - El avg, o la señal, el premio.
    Le puso pausa, salió al balcón. Encendí el TV y estaba la Liga de Diamante, volvió él:
    - Te gusta el atletismo?
    - El salto triple
    - Pero, ese?
    Entonces caímos en la música, yo no le encontraba sentido a eso.
    - No me vallas a decir que te gustan los tríos?; me dice
    - Un trío es mágico.
    Según él ya había leído mis cuentos.
    - Cómo abordas el doble sentido?
    Me levanté, miré el reloj
    - Qué hora es?
    - Las 3:00
    - Me ha dado ganas de hacer un dulce, a que no adivinas?
    - Tres leches?
    - Ese mismo, que me preguntaste?
    - Ya, lo tengo clarito, me voy.
    Y lo oigo por la escalera:
    - A este no hay quien le quite el tercer lugar, y para colmo escribe en triple sentido.

  • Csrlos dijo:

    Tras el cristal vi abrir tus ojos y respirabas

  • Liosar dijo:

    El cuento 34
    En estos tiempos de cuarentena, necesidades y medicamentos estoy haciendo la cola para comprar unas butifarras caseras, entonces me encuentro con una amiga de consulta de mi padecimiento de Claudicación Intermitente. Coincidíamos la muchacha rubia y yo, ella necesitaba tratamiento para coagulación de sangre y yo todo lo contrario. Ella sangraba, le salía sangre por las orejas, otras veces por la nariz, y así. Pasó el tiempo y no nos vimos más. Yo por suerte mejore mucho. En los 45 minutos de espera en la cola para que abriera el negocio de venta de aquellas morcillas ella me dijo que ha mejorado mucho también, pero que no fué más al médico, simplemente se adaptó y evolucionó, que unas de las cosas que provocaba más su sangrado era en el tiempo de menstruación, porque cuando se ponía el tapón, la sangre se le salía por cualquier otra parte. Yo me quedé asombrado, y le pregunté que como estaba resolviendo esa situación ahora y sin medicamentos, me dijo que simplemente se reinventó; entonces, en ese momento abren la puerta del negocio y la gente comienza a organizarse. Un empleado que la ve y le dice:
    - Jefa, estamos listos!

  • Sarju dijo:

    Cuento 33:
    El conejo que comía uñas.
    Había una vez un conejo que parecía muy similar a los demás. Vivía en un viejo y olvidado campo de fútbol natural lleno de agujeros y hortalizas, abandonado después de la pandemia del 2020. Casi todos sus parientes se fueron norte arriba o sur abajo, buscando las porterías y opciones de grada para futuras definiciones de penales. Él se quedó en el comienzo del juego, muy cerca del círculo principal, lleno de dudas. Poco a poco empezó a relacionarse con los demás cuando el campo de fútbol empezó a ponerse muy chiquito para tantos conejos y se empezaron a achicar las distancias. Tenía que vencer el miedo, empezó a reír, cantaba, saltaba, y un día logró que lo contrataran en un negocio de belleza, le dieron confianza, empezó a trabajar de ayudante de almacén donde habían pinturas, lentes, espejuelos, extensiones, pestañas postizas de todos los colores y tamaños, uñas..
    Una noche el conejo estaba organizando mercancía nueva y sin darse cuenta por el cansancio y la hora se comió todas las uñas, la noticia corrió como pólvora y alguien le dijo al jefe por la mañana, enseguida lo removieron , no era confiable, y lo pusieron a trabajar en el comedor, dónde pocos hablaban con él y cada día además de fregar tenía que escribir el menú en una tablilla de cartón esperando cumplir la condena. Cuando fueron a entregarle la libertad y su perdón, el amigo conejo estaba muy nervioso, apenado, al estirar su mano, el jefe se asombró al ver que era un manojo de carne, pelo blanco y sangre, que se comía las uñas...

  • Ceslio dijo:

    El cuento 35
    El peo del conejo perdido
    Hubo una vez alguien de dientes grandes que apodaban "Conejo", a quien todos trataron de ayudar y nunca se dejó. Hablaron con él, le dejaron señales, mensajes, pero no escuchó. Bebía mucho, trasnochada, no estudiaba. Cuando pasó el tiempo de aprender todos empezaron a olvidar hasta su nombre. Y se oyó decir:
    - Ese no va a llegar lejos
    - Ese se cree cosas
    - Ese es carne de cañón
    - A ese lo coje la rueda
    Ya a nuestro conocido le llamaban "S", ni Conejo, ni zanahorias.
    Pero nunca es tarde para encontrar el camino, S nunca bajó la cabeza y nunca se rindió.
    - Tú sabes a quién ví ayer de voluntario en el hospital atendiendo a pacientes de Covid 19?
    - Ni idea
    - Al Conejo
    - Y quién es ese?
    Tampoco se rindieron sus mejores amigos, por eso S logró insertarse en el título del cuento desde el principio, no una, sino el doble de veces, y logró cambiar su destino. Entonces se pudo leer:
    "El peSo del conSejo perdido"

  • Cess dijo:

    El cuento 43
    - Vecina, hay mosquitos en tu casa?
    - Muchísimos! Aquí me están comiendo..
    Así de abundantes por estos días de cuarentena están los mosquitos en la Habana. Cayendo la tarde se meten por montones y te hacen la vida triste, espantandolos y tratando de matarlos.
    Pero lo que me ha dejado pensando es la frase de mi vecina. Acaso comen los mosquitos? De qué manera comen? Acaso se podrían comer a mi vecina? Porque escuché ayer decir al otro vecino mío que se la estaba comiendo también. Acaso será caníbal mi vecino? O mi vecina disfruta que se la coman? Cómo el aburrimiento se te mete en el cuerpo y no te deja ni espantar a los mosquitos, agarré un pedazo de cake y le toque la puerta a mi vecina para ver si podía descifrar algo interesante. Ella sale en bata de casa:
    - Hay que rico, gracias, entra.. Quieres probar un pedazo de papaya bien rica que tengo aquí?
    - No, no, no, no, gracias, es que yo, es que a mí no me gusta..
    Y salí tropezando con la colcha empapada de hipoclorito
    - Vecino, ven, coje aquí, ...el plato del cake...
    - No te preocupes, mañana, mañana yo lo cojo..
    Entonces viene mi Jevita del cuarto y me dice:
    - Oye, yo no sé lo que tú vas a hacer, pero a mí me tienen loca los mosquitos...Oye, Oye!!
    - Ehhh....

  • Josefa dijo:

    El cuento 24
    Anoche dormí un poco asustado, me acosté con una picazón en la garganta y de vez en cuando tosiendo, me dió por aguantar la respiración y controlar el tiempo, 45 seg pude aguantar, después aguanté 1 minuto. Sin dudas estaba asustado. En una de las veces llegué a la superficie tan asfixiado que desperté a mí esposa y casi me cuesta salir del cuarto. Al final logré dormir, pero me despertaba por intervalos, muy intranquilo.
    Estoy consumiendo muchas noticias del Coronavirus y todas son negativas. Llevo muchos días en casa, y la situación general indica que esta carrera de supervivencia es larga.
    Ahora pensando, creo que ayer de tarde también estuve un poco asustado porque me puse a hervir en una cacerola agua para inhalaciones, le puse mentol y alcanfor, me cubrí la cabeza con una toalla e hice 10 sesiones de 1 minuto cada una.
    Hoy me desperté temprano, a lo mejor también un poco asustado, me tomé la tensión, y fuí a desenterrar los papeles de la cuenta bancaria para poner un beneficiario, compartí las claves de las páginas web y me senté a mirar fotos viejas de una gaveta polvorienta.
    Ahora mismo creo que estoy un poco asustado, estoy escribiendo recostado en la hamaca y casualmente por ahí viene mi esposa:
    - Arriba, holgazán! Levántate! Que te toca hacer el almuerzo!

  • Tres dijo:

    El cuento 44:
    Si algo bueno ha dejado la cuarentena es que con tanto roce en casa hemos logrado planificar tareas diarias que en otros tiempos eran de una y a veces de dos personas, en tareas diarias para cuatro personas. Ya se limpia, se friega, se lava, se cocina, en diferentes grupos, parejas, e individuos. Tenemos diferentes estilos para hacer las actividades, algunos limpian con colcha y balde, otros tiramos agua y usamos haragán. Algunos friegan con cuidado, otros rompemos algún que otro vaso.
    Por cierto que mi Jevita está súper molesta porque se le ha perdido un plato, me está culpando porque piensa que lo he roto y después lo he desechado en la basura. Yo le he dicho que lo busque con alguna asistencia espiritual, porque la verdad que yo a estas alturas de la vida, de seguro, que ya, no rompo un plato.....

    11 MARZO 2021 A LAS 23:59 / RESPONDER
    Su comentario ha sido recibido.
    Naranja dijo:
    El cuento 51:
    La vecina le grita del balcón a alguien de la calle que tiene muchos problemas en la cabeza, que anda loca y desorientada. Los problemas son hechos o situaciones que necesitan solución. Me puse a recordar y a investigar un poco acerca de los problemas y al parecer las situaciones sin resolver de mi vecina no tienen nada que ver directamente con los problemas matemáticos que todos estudiamos alguna vez, más bien parecen ser problemas sociológicos, filosóficos y psicológicos.
    Recordé de un cuento que me hicieron, del cual no recuerdo todo, pareciera ser que fué un concurso para elegir al mejor y los concursantes tenian que resolver problemas que les ponían, y así iban avanzando.
    Algo así como:
    " Era una sala espaciosa con paredes blancas, el piso de mármol blanco, había un cuadro de cristal transparente grueso en cada pared, del mismo tamaño y forma de la mesa que estaba en el centro de la habitación, encima de la mesa había un jarrón fino con borde ribeteado en oro 24, con agua de río, una rosa roja y tallo verde sumergido. Una postal blanca recostada al jarrón con letras rojas que decía, RESUELVA ESTE PROBLEMA"
    Los concursantes se pasaron individualmente sus 30 minutos permitidos y solo uno pudo resolverlo. La solución era acabar con el problema, había que romper el jarrón junto con la mesa.
    Entonces veo a la vecina que vuelve a salir al balcón, se agacha tratando de arrancar una matica del borde, cuando el hijo mayor viene con un machete y cuando lo levanta, no me quedó de otra que gritar:
    - No lo hagas! Por favor! Policía!
    Y los dos se quedaron mirándome, y se pudo oír a la vecina decir entre dientes:
    - Y a este comemierda que c...... le pasa!

    12 MARZO 2021 A LAS 0:30 / RESPONDER
    Su comentario ha sido recibido.
    Julio César dijo:
    Cuento 61
    Marea alta ( basado en velas reales)
    Un día como cualquier otro pero un día mágico. Sin exagerar, solo la belleza cotidiana de un día naranja con un sorbo de espinacas. Es que lo veo de una manera agigantada, como un suceso relevante, como un cometa perdido que no se anuncia y pasa una vez al año coincidentemente el mismo día. Yo siento que es hermosa la combinación de los dígitos, además Marzo 03 invita a bañarse desnudo con la marea alta, y su pronunciación es excitantemente extraña.
    Es mi fiesta para cocinar
    desde temprano
    cualquier cosa,
    lo que aparezca,
    con música, alcohol, cervezas, risas, nostalgia, familia.
    Qué suerte la mía de celebrar en sintonía con la fecha exacta, porque esto no pudo ser casualidad, fué una "salvajada de batazo"
    "Noooo, no, no, no, no, no, díganle que no a esa pelota"
    Una aventura, 9 meses de apnea para salir a la tercera, cuando quise salir, cuando me dió la gana!
    A la una, a las dos, a las tres!
    Se hace la luz de nuevo en estos tiempos de escasez aunque se vea poco, algo, nada.
    Entonces, cuando baja la marea, caminas descalzo las rocas llevándote sus huellas, recoges las ostras y te oxigenas con el olor que sale debajo de las algas, revisas los mensajes que llegaron en botellas selladas, te ríes y lloras con tantas palabras. Miras al horizonte y allí están las gaviotas acechando la tarta de sardinas, delante del sol que se cae al agua y vez las velas blancas que se siguen quemando lentamente a la distancia. Y es paz total hasta que el silencio te recuerda las notas clásicas:
    ... cumpleaños, cumpleaños...
    Y crees escuchar:
    - Acuesten a ese hombre que ya no puede más...

  • Osvaldo Macia Ramirez dijo:

    V CONCURSO MICRORRELATOS
    ------------------------------------------------------------
    5ta. y 98 》La Flora y la Fauna《
    De " La Flora" casi nada queda y de la fauna marina se extingue " El Pinguino" , no se extrañe entonces, se trata de la crisis del Comercio y la Gastronomia popular; Aclaro a los " opositores " de la Tarea Ordenamiento que no se busquen las causas en el coyuntural desabastecimiento y alza de precios, NO!, encuentrense en el propio escenario - la unidad de servicio - , está en la mente de los actores, especialmente de quienes dirigen, tampoco se trata de estructuras o funciones, si no de métodos y formas de gestión, que propicien la creatividad, la innovación, la participación de todos incluida la academia y las asociaciones profesionales en los temas de la restauración y el comercio y lo mas importante que es la escucha al cliente, al pueblo.
    -----------------------
    7 280 6459, 5 241 6837

  • Andikm dijo:

    Con la mirada agarraba el horizonte, no se le podía escapar ni en el segundo en que sus cansados ojos necesitaran parpadear. Envidiaba la brisa que acaricia todo cuanto logra mover en el paisaje. Sabe que la esperan, en su mente es imperativo regresar, en su alma, muere de miedo. Escucha un toque, contra el cristal un papel que dice: negativo. Sus ojos se cierran, solo por un segundo deja escapar el
    horizonte.

  • dd dijo:

    De madrugada

    Casi a las cuatro, el timbre del teléfono los despierta, la dureza de su rostro significaba malas noticias, el miedo y la desorientación se apoderó de la pareja. Ella si, él no. Después de nueve días no llega el abrazo esperado.

  • El dependiente. dijo:

    La tregua.
    Después de transcurridos meses de confinamiento, aislado de objetivos y compromisos, la existencia en mi entorno cambia, nuevas aves nos visitan con la complicidad del silencio, sólo el susurro leve de las olas del mar rompen la quietud de estos días, plantas crecen sin encontrar el martirio de máquinas cegadoras que transforman lo natural en advenedizos parajes, los contornos de colores delinean cada objeto desde adentro y hacia la profundidad del golfo, desaparece la humosidad en la bruma de la mañana por el receso de fábricas y la nitidez acerca la visión hasta Matanzas, ciudad que dista 30km de donde vivo, los diferentes verdes azules separados por una franja beige suave y cálida conocida como arena, en una de las playas más linda del mundo no deja lugar a las dudas, se respira aire puro, ese que desde el este, gaviotas aprovechan para adentrarse en una búsqueda de alimentos que hacen día a día, jugueteando con ese viento a favor, que viene rozando con los cayos e isletas aledañas a la Península y llega con un ligero olor a mariscos, creo recordar historias del lejano pasado, nativos vivieron lo mismo. ¿Es que la naturaleza pidió una tregua?...

  • Quindo dijo:

    Las circuntancias hacen cambiar

    Dos hombres discutían acaloradamente, a tal punto que se fueron a las manos. En sus forcejeos terminaron metidos en un matorral. Su pugilato hizo alborotar un panal de avispas que colgaba de una rama entre la maleza: el enjambre les fue encima; en estampida, corrían como locos, uno al lado del otro y con las manos sobre la cabeza. Alejados ya de las avispas, se detuvieron; reían a carcajada y un abrazo cerró el duelo: las avispas pudieron más.

  • Quindo dijo:

    Las circunstancias hacen cambiar

    Dos hombres discutían acaloradamente, a tal punto que se fueron a las manos. En sus forcejeos terminaron metidos en un matorral. Su pugilato hizo alborotar un panal de avispas que colgaba de una rama entre la maleza: el enjambre les fue encima; en estampida, corrían como locos, uno al lado del otro y con las manos sobre la cabeza. Alejados ya de las avispas, se detuvieron; reían a carcajada y un abrazo cerró el duelo: las avispas pudieron más.

  • Quindo dijo:

    Las circunstancias hacen cambiar

    Dos hombres discutían acaloradamente, a tal punto que se fueron a las manos. En sus forcejeos terminaron metidos en un matorral. Su pugilato hizo alborotar un panal de avispas que colgaba de una rama entre la maleza: el enjambre les fue encima; en estampida, corrían como locos, uno al lado del otro y con las manos sobre la cabeza. Alejados ya de las avispas, se detuvieron; reían a carcajada y un abrazo cerró el duelo: las avispas pudieron más.

  • Jesús León Castillo dijo:

    Le advirtieron que segundas partes no eran buenas. Desdeñó el consejo. Vino desde lejos para revivir con la misma mujer, pero es otra. Ahora vive con la angustia de su indiferencia y la soledad de su desamor.

  • Irma Gutiérrez Delgado dijo:

    De la tristeza a la alegría

    Hay pocas personas en la calle, tienen el rostro oculto, caminan apesadumbradas, son muchos meses, tal vez años, ella forma parte del contexto, también camina, sola, despacio, triste, ya ha perdido a su madre, se siente muy mal, desesperada, ayer se hizo el PCR, espera la noticia, trabaja con los pacientes infectados de coronavirus, suena el timbre de su celular, sus ojos apagados, se encienden, brillan, destellan, parece magia, ‒…¿cuándo?, ¿ahora?, ¿dónde?, está como loca, cuelga. Habla alto, muy alto, como si tuviera alguien a quién contarle …‒¡Me pondré la Soberana 02!

  • Paula borrero dijo:

    Lloré,si, lloré,sin poder hablar con nadie, sin teléfono pues estaba roto,los vecinos se apartaron, nadie me preguntó si quería un pedazo de pan, solo yo estaba en aislamiento, lloré dentro de mi pequeño hogar, 7 días de incertidumbres y estaba libre.

  • Roberto dijo:

    Barbijo, barbijo, todos hablan del puto barbijo.
    Si, estoy enfadada.
    Pasaron muchas... muchas cruces.
    Y nosotras haciendo lo mejor podíamos, sabíamos, pensábamos, amábamos.
    Pero me quiero así, guerrera en lucha y con los ojos empañados de empatía.
    Chorrean miradas ajenas sobre mis labios persiguiendo respuestas entre nieblas de esperanza.
    No las tengo.
    Tan sola como un mango maduro rogando no caer, te espío tendido en la cama.
    Termine muy tarde hoy, y sera otro día mas sin verte. Al alba ya no estaré.
    Son las 6am y el pitido del despertador revuelve mi humanidad desecha.
    Tus risos castaños asoman y te amo.
    Con el indice entre mis labios recorro los infinitos pasillos de la vida rogando en voz muy alta.
    ¡Usa el puto barbijo no te quiero ver hoy , tampoco mañana!.

  • Anyelín González Fernández dijo:

    Epidemia

    En 2019 nació una niña que creció demasiado rápido, la llamaron epidemia.

  • daylen dijo:

    Alma , vida , ahí quedan los retazos de esta historia que no parece acabar,tal cual como una película de terror para muchos y experiencias que se adquieren con el paso del tiempo ilustrando de diferentes y hasta absurdas formas la cara verdadera de la llamada covid-19 la cual no tiene compasión con los desvalidos ,con los pobres y ricos ,es por igual para todos ,no hay distinción de género ni de razas .Aquí quedan tatuadas en mi piel los lamentos ,los quebrantos ,las sonrisas y los aciertos de esta pandemia que hoy azota el mundo de forma
    caotica.Hace un año ya que tbien te fuiste y entre wattsapp ,facebook,messenger ,los datos moviles agotándose ,las añoranzas y recuerdos siguen en pie ,con el deseo de tenerte cerca y la verdad es que
    estas tan lejos ,desde otros páramos sanando vida,y esa palabra vida en estos momentos adquiere nuevo significado para mí es la nueva era ,nuestra isla con la soberana 02 abriendo nuevamente paso a la esperanza,tu con tu bata blanca ,tal cual angel de luz apareces ante los dolores de una madre enferma ,ante la queja de un pobre que no puede acceder a sus medicamentos porque no posee recursos ,ante el prisionero qur se desgarra por la culpa ,ante el religioso que en plena enfermedad no tiene bandera ,ante el niño que no tiene familia ,ante el indio que lucha por su tribu.Y es que con ese esteto y tu traje que pareces una cosmonauta vas sin replicar ante el mundo a sanar .son tiempos de lucha en pleno confinamiento,de resposabilidad para no contraer la enfermedad ni contagiar a los que amamos ,de solidaridad y humanismo ,todos nos necesitamos .el nasobuco ya forma parte de nuestra prenda de vestir,el ambiente a mi alrededor difumina el aroma a cloro,los guantes que no te quitas ,los hola de lejos a 2m de distancia y los aplausos a las 9pm desde el balcon de mi casa son para ti .Como hemos cambiado te digo en la videollamada,mientras el Dr Durán informa el numero de casos contagiados por provincia ,a nivel de país y del mundo.Y queda la tristeza impregnada en el fondo de mi alma .Como fuiste capaz de apoderarte de todos mis sentidos de forma tan siniestra.Como fuiste capaz de poblar mi corazón ,en el que yaces tú?la abrupta lluvia qur no para ,el parte se termina y buena fe me devuelvr la vida y la nostalgia de nuevo con valientes .una patria qur no olvidas,una familia que te espera ,mientras cumples con tu honroso deber porque para ti todos somos iguales.Eres parte del contingente henry reeve ,como no sentirme orgullosa de tus logros y los de nuestra bella islita ,gracias a fidel y aquellos que lucharon te pudiste forjar como médico ,mujer de bien.y te digo que estoy agradecida y me siento 100 por ciento cubana porque tu y yo vivimos en un caimán verde experto en realizar sueños imposibles.termino nuestra conversacion diciéndote gracias mamá,gracias mi Cuba por tanto y todo

  • Anyelín González Fernández dijo:

    -Papá,¿por qué no podemos salir, por qué ellos visten sí?
    - Corazón, estamos enfermos y no es de una simple gripe.

  • Anyelín González Fernández dijo:

    Ana fue a la bodega, regresó al momento, le faltaba el nasobuco.

Se han publicado 972 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también