Imprimir
Inicio » Noticias, Cultura  »

En pocas palabras: Participa en nuestro V Concurso de Microrrelatos, un lustro con el poder de lo breve

| 972 |

La fuerza de la palabra y la grandeza de lo breve vuelven a ser convocatoria en estas páginas digitales.

Cubadebate, el Instituto Cubano del Libro (ICL), Ocean Sur, la Asociación Hermanos Saíz (AHS), Claustrofobias y Cubaliteraria invitan a participar en la quinta edición del Concurso de Microrrelatos, que se organiza desde 2017 y este año dedicamos a las vivencias en tiempos de COVID-19.

Haz, de este reto, la oportunidad de compartirnos tus mejores letras. ¡Participa! Los ganadores obtendrán una colección de novedades literarias de varios sellos editoriales, presentes de los organizadores y la posibilidad de publicar tu obra en nuestro sitio web.

¿Cómo convertirte en ganador/a?

Solo debes escribir un texto que no exceda los 1 000 caracteres (sin contar los espacios), a través del cual podamos descubrir al escritor que habita en ti. Encuentra en la escritura la libertad que ningún confinamiento puede arrebatarte y compártenos cómo has vivido este difícil tiempo de pandemia.

Que la creatividad, el talento y la originalidad sean tus mejores credenciales a la hora de redactar un cuento, el inicio de una novela o testimonio para la actual convocatoria.

Deja tu propuesta como un comentario en esta entrada. El plazo de admisión concluye el 31 de marzo, fecha en que se conmemora el Día del Libro Cubano y el aniversario 62 de la creación de la Imprenta Nacional de Cuba, a las puertas de festejar los 54 años del ICL (el 27 de abril).

Letras que salvan: (Pre)textos para contar tu historia

El jurado estará integrado por reconocidos escritores a propuesta del Instituto Cubano del Libro. Serán seleccionados tres premios. Los resultados se darán a conocer el 7 de junio próximo, Día de los bibliotecarios y las bibliotecas en Cuba, en recordación del periodista e historiador que se considera padre de la bibliografía cubana, Antonio Bachiller y Morales.

Contactaremos a los ganadores mediante el correo electrónico que registren al enviar el comentario con su obra.

En el contexto del Espacio Virtual del Libro en Cubadebate, iniciado el 15 de febrero y a celebrarse durante todo 2021, será este un momento especial para romper, desde la libertad y el poder de la literatura, el encierro al que nos ha obligado la COVID-19. Ocasión, además, para premiar el talento de quienes sueñan y salvan con la virtud de sus letras.

Se han publicado 972 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Ella dijo:

    Detras de la puerta cada dia estaba su sonrisa imaginada de ojos escrutadores y brillantes. Ella lo esperaba, como a la primavera, para escapar. Pero el tiempo se hizo eterno y un dia dejo de tocar. Ahora solo tiene sus ojos para buscar entre la multitud enmascarada.

    • Jgm dijo:

      Bravo para Ella,en pocas palabras cuánto hay,felicidades

  • Guillermo dijo:

    El anciano y el mozuelo

    No siempre será clara la razón del porqué de las cosas
    No siempre habrá resplandor; en ocasiones será muy oscuro
    Es normal
    Pese a todo, aún si más a tientas que consciente,
    encontrarás el camino, y podrás recomenzar
    Solo que ya no desde el inicio
    No sería posible
    Entretanto habría pasado tiempo, y con él sucesos
    Sucesos que cambiarán tu vida: el tiempo mismo, el mayor de todos ellos

  • Giny dijo:

    IMAGEN
    Miró al espejo y no reconoció el reflejo de la mujer que asomaba: cutis ajado,ojo amoratado y una tristeza que ahogaba, como la pesadilla de una noche larga recordaba los gritos,el filo frío y ardiente de una navaja ...a sus pies un hombre sin vida envuelto en rojo y espeso líquido . Quiénes eran?

  • Guajiro dijo:

    La milla feliz
    -Tenemos que coger este atajo, dice el padre. La madre mira, no conoce la ruta. Sigue reducida a su mundo, a su iPhone.
    -?Ya recibiste la fecha del divorcio?
    Pregunta ella.
    El silencio es quien responde.
    Para la pequeña Ana, sentada en el asiento trasero, el aire del auto gris de su papá se torna frío. Sus manitas sujetan también un iPhone, también gris. Afuera llueve. Algo golpea el cristal donde va Ana, se asusta, se le cae el teléfono y no le importa.
    -Chiquillos jugando a la pelota, dice el padre.
    -Vulgares. Dice la madre.
    Ana se asoma y ve correr un perro feliz que recoge con la boca una pelota. Y detrás del perro corretean felices niños descalzos y mojados. Se percata que está rodeada de cajones de vibrantes colores y dentro ve familias con dentaduras imperfectas mostrando las sonrisas perfectas. Se emociona, piensa que la cambiaron de planeta. La madre dice ver sucios escombros, ya Ana los había visto pero con flores.
    -De esta gente sólo queda una milla, el negocio inmobiliario esta creciendo rápido. Dice el padre y agrega:
    -No te preocupes Anita ya vamos a salir de lo feo.
    Otra vez las calles de altos cristales, minimalismos y autos. La madre levanta la vista y Ana la agacha.

    • Krly! dijo:

      Me encantó..!!

    • Ariel dijo:

      A mi también.

    • Eduardo dijo:

      Simplemente genial me encanta

    • Yane dijo:

      Bello

  • Rubén Peña Ruiz dijo:

    Mi sueño
    Había terminado de mirar por la ventana, la cuadriculada escena de la ciudad sin entender nada. Una frase retumbó en su cabeza: no hay nada más triste que una cama vacía. Dejó caer su peso de carnes, huesos y durmió sin soñar, cómo lo hacía desde hacía un tiempo. Un perro se oía lejos y fue el despertador oportuno. En modo automático fue al baño y vertió todos los líquidos acumulados en sus cavidades sin mucho esfuerzo. Fue la cascada de agua del inodoro quien lo sacó del letargo. Aquellas ideas hermosas retornaron a su mente una vez más. Dentro de una hora vendría el enfermero con el antipsicótico. Tenía poco tiempo para ser el loco que siempre soñó.

  • Tania Hernandez Loaces dijo:

    Título: Recuerdo
    Recuerdo las visitas en mi infancia a Paso Viejo. El olor del campo húmedo por el rocío, la mañana fresca, la leche recien hervida con un puntito de sal y el café recien colado. Despertaba ébrea de olores deliciosos, corriendo a la cocina, pero mi tía, cual soldado, cumplía instrucciones bien marcadas por mi madre: "Si no te comes la yema de huevo criollo no hay desayuno".

  • Yania Suarez Pantoja dijo:

    Relato de una mujer con su
    Almohada en tiempos de COVID
    El niño está dormido, el hombre también, la mujer aprieta la almohada que solo ella su vieja almohada sabe de desvelos, dolor y desesperanza.
    El niño quiere jugar en el parque, el hombre quiere compartir con los amigos, pero el niño y el hombre duermen.
    La mujer en esta hora solo encuentro crucifijos que alguna vez fueron alas dejando caer la sombra entre aros de fuegos, ¿consagrarse a lo extraño?, ¿dejar que la madre Muera por falta de un beso?
    La vida cae en cada hoja del ciruelo que sembraste con el niño, caminando en el vacío del armario, la utopía de aparentar que todo está bien en medio del ruidoso aire de la tristeza.
    La mujer aprieta los ojos, espera que salga el sol para ver su reflejo, el milagro de descubrir la belleza en los vidrios rotos porque sabe que volverá el beso del niño, el abrazo del hombre y la sonrisa de María y José en la sagrada familia.

  • nany dijo:

    El acoso
    Siento tu cruel acechanza y tengo miedo. No lo oculto. Sé que existen los finales y de eso es imposible huir, pero no contigo, eso no, y pongo obstáculos entre tú y los míos, entre tú y yo, mientas espero volver a ser tan libre como el zunzún que entra todas las tardes al portal de mi casa.

  • El Jabalí dijo:

    Se acercaba el virus desde el este. Despegaron los nuestros a su encuentro.

    • Ariana Saborit dijo:

      A mi entender, el mejor microrelato ha sido el que publicó "El Jabali"

    • La Proji dijo:

      Breve pero profundo. Me gustó mucho el microrrelato del Jabalí. Es increible la capacidad que tienen algunos de decir mucho en tan pocas palabras. Felicidades!

  • Adis garcia herrera dijo:

    La tierra esta enferma no deja de quejarse de el dolor tan inmenso de su corazón , la tierra hablando con el sol le dise enojada: ¿Porque eres tan brillante y con ese nasobuco elegante que pretendes Aser ?. El sol dijo pasiente : Tierra amiga mía soy el que te da luz pero hay que usar el nasobuco para poder estar tan brillante y radiente como yo en tus sielos y para que tus habitantes estén sanos y libres del virus que tanto te ase enfadar y para eso hay que mantener la distancia social para mantenerte sana y saludable . la tierra con una sonrisa se puso el nasobuco y poco a poco su grupo empezó a usarlo también y el virus enojado trato y trato de completar su malvado plan pero no pudo hacerlo y luego de muchos intentos sin resultados llego la vacuna y luego de una inñecion se asusto tanto al ver la aguja que se fue y jamás bolbio.

    • Are dijo:

      Y las falta de ortografía? Es un lindo relato.

      • Yulieska Herrera Quintero dijo:

        Mi pequeña Adis Garcia .se atrevió a participar en el concurso de microrrelatos .Es un orgullo para mi como madre verla escribir .ya que es una niña con retardo en el aprendizaje ..Por favor reservense las criticas .Con o sin falta de ortografía ella es valerosa .y su relato es lindo.saludos.Yulieska.

  • Alma dijo:

    Título: Sentir bien.
    Cada nuevo día me atacan las ideas, nuevas noticias que llegan al puerto de mis oidos, combustible de mi sentir al ver mi patria herida por monigotes del dinero. Lo que más quiero, mi patria, desde el fondo de mi alma, es ver esa luz radiante en los ojos de tus hijos más pura e incesante que nunca, más linda e inmaculada que nunca. Un abuelo que me hace llegar los martirios del pasado me hace recordar el futuro que quiero, ¿ha de ser este solo para mí? -me cuestiono constantemente. Mi vida, por los que quiero, mi ser por lo que adoro y esto ha de ocurrir por eso que me dio la vida,no solo a mí,sino a todos;¡Ay Humanidad!,cuánto te amo,tú que me lo has dado todo,¡ay patria! Cuánto te quiero,tú que me cedes lo que sé,porque a ustedes les debo lo que soy, y lo que seré y no a meros billetes que constituyen eso sin sentir,llamado dinero.

  • Anabel Caraballo Fuentes dijo:

    Reencarnación
    La terrible idea de que un día iba a morir apareció de la nada. Nunca había pensado en eso en sus 80 años y de pronto una inmensa tristeza lo abatió. Se miró los dedos azules, pensó en su hermosa vida y cerró los ojos. Leyendo un obituario en una revista de 500 años descubrió su nombre y apellidos. Sonrió, ya lo sospechaba, por fin, esta vez, había burlado al virus.

    • Yohan delgado duarte dijo:

      Me gustó mucho tu cuento. Felicidades.

  • Diana Perdomo Pantaleón dijo:

    En las mañanas, al despertar, un beso acompañado de un TE QUIERO MAMÁ, abren las puertas a un nuevo día. Vamos a estudiar mi niña, el tiempo es oro y necesitamos fundirnos en él, aprovechemos cada segundo para aprender algo nuevo, pronto veremos los frutos de nuestra inteligente cosecha y estarás más llista para enfrentar al mundo.
    -Ya empieza la teleclase mamá, !corre, corre!, hoy daremos una letra nueva..........

    • Dayana dijo:

      Muy interesante este concurso y hasta ahora microrrelatos muy conmovedores. Sería bueno hacerlo extensivo en otras plataformas porque hay muchos cubanos que desean expresar lo que han sentido todo este tiempo.

    • Mily dijo:

      Diana, siento a tu niña llamarte para aprender y a ti como la mamá-maestra, haciendo que crezca y sea feliz

    • Yohan delgado duarte dijo:

      Me gusto tu cuento. Felicidades

  • Rigo Serrano dijo:

    Decreto 31; 16 de febrero
    Cliente al teléfono al que por enésima vez explicamos, entre nasobuco y otros seguimos sin entendernos, quizá la circunstancia nos lleva a los extremos de la intransigencia o lo que es lo mismo, la intransigencia a los extremos.
    Traspasando el umbral del recinto un policía y dos inspectores, saltan el podálico y arrogantes el pomito; gesto de saludo y dispensas un minuto.
    Sigo al teléfono, reintento explicar y sin entendernos colgamos.
    ¡Buenos días!, ¡buenos días! somos inspectores, vinimos a verificar el cumplimiento de las medidas sanitarias; usted no tiene los medios en el portal de la instalación, aunque hayamos casi chocado con ellos al traspasar la puerta, usted ha incumplido lo dispuesto, le vamos a imponer una multa de 3000 CUP por no tenerlos en el lugar establecido…
    pero… sin peros... ¡tome!, firme aquí… si no está de acuerdo, reclame a mi jefe… ahh… y pague la multa…
    4 de marzo; sigo contando con 3000 pesos para lo que yo quiera; no fui yo el incumplidor en este caso; lo dijo su jefe…

    • Yude dijo:

      Rigo, felicidades por el relato y por el desenlace. Un principio justo desde el fondo de una cueva, puede más que un ejército.

    • Eduardo dijo:

      Bravo.......

  • Elizabeth Vizcay Bolaños dijo:

    Y sentía tu respiración en mi cuello, susurraste "Quédate" y no lo creía. Tu mano rozaba mi hombro, quería llegar a mi cintura pero no te atrevías. Tomé esa mano tímida y la guíe hasta ella y te llenaste de confianza; y me di la vuelta y me quedé en puntillas, y te besé. Esa mano por mi cuello erizaba toda mi alma, qué decir de mi cuerpo. Restaban las ganas de ganarle al miedo. Sobraba la ropa, sobraban palabras. Me miraste, tus ojos brillaban, reías como nunca antes, querías que me quedaras, y me qued

  • Ivon Harteman dijo:

    Premio Nobel para nuestra Brigada Médica.
    Es increíble como el mundo pide que le den el Premio Nobel de la Paz a la Brigada Medica Henry Reeve.Es fascinante como todos en el planeta tierra, abogan por el surgimiento de una cura milagrosa que nos libre de la terrible Pandemia, cuanta ingenuidad seguir pensando y esperando por un milagro.
    La cura está en nuestras manos, en nuestro trabajo, en nuestra disciplina y la responsabilidad para con la patria y la humanidad. Cuba merece muchos Premios Nobel y el mundo está pendiente y agradece nuestra ciencia, que a pesar de las carencias sigue optando por la vida como un sagrado deber, y daremos más pronto que tarde al mundo un beso profundo con nuestras Vacunas; Soberanas, Abdala y con Mambisa también.
    La Pandemia entonces nos dejara, porque sabrá que alcanzamos nuevamente la victoria, la que continuamente ha puesto a nuestra pequeña Isla en el lugar deslumbrante reservado solo para los que continuamente luchan por la vida como fieles guardianes y soldados del gran ejercito de batas blancas

  • Elizabeth Vizcay Bolaños dijo:

    Y sentía tu respiración en mi cuello, susurraste "Quédate" y no lo creía. Tu mano rozaba mi hombro, quería llegar a mi cintura pero no te atrevías. Tomé esa mano tímida y la guíe hasta ella y te llenaste de confianza; y me di la vuelta y me quedé en puntillas, y te besé. Esa mano por mi cuello erizaba toda mi alma, qué decir de mi cuerpo. Restaban las ganas de ganarle al miedo. Sobraba la ropa, sobraban palabras. Me miraste, tus ojos brillaban, reías como nunca antes, querías que me quedaras, y me quedé.

    • Omar dijo:

      Linda.

  • Clau del Km dijo:

    ¡Que viene el pollo!

    Era temprano en la mañana cuando se corrió la voz de que había llegado.

    – ¡Lola! – Llamó Blanquita desde una esquina, haciendo una mueca con nariz, ojos y boca, al tiempo que levantaba la cabeza, en ese gesto de preguntar qué sucede.

    – Dicen que vino el pollo – respondió aquella, para luego tumbarse a la sombra de la mata de mangos.

    De pronto, comenzó el alboroto, se armó el corretaje, y empezaron a aglomerarse individuos formando una masa amorfa que parecía comportarse como un gran organismo con vida propia.

    – ¡Falsa alarma! – gritaron al rato. Entonces, más rápido que un suspiro, se dispersó el molote.

    La segunda vez que avisaron de su anhelada aparición, fueron menos los habitantes congregados, y a la tercera, solo unos pocos creyeron el rumor.

    Por eso, cuando finalmente regresó el pollo fugado a la granja, no hubo nadie para recibirlo.

    Había sido el primero en aventurarse a lo desconocido, más allá del límite de la cerca, pero no vivió para contarlo a la vuelta.

    El pollo fue atrapado al mediodía – en ausencia de testigos –, y terminó en la cazuela del almuerzo para los trabajadores de la Unidad Básica de Producción Agropecuaria “Porvenir de Victorias”.

  • Eldris dijo:

    Ellos, sentados con sus manos entrelazadas, la mirada fija en el rostro de aquel hombre que sin levantar la vista analizaba cada detalle de aquellas letras concluyentes, solo ellos sabian cuanta angustia y desesperacion. En un breve instante solpló una suave brisa y los palpeles bailaron al compas de un son algo melancolico , la pareja en un aire desesperado corrienron en la busqueda de cada hoja de papel que danzaba al compas de una suave melodia , todo quedo paralizado cuando el hobre decidio levantar la mirada y muy calmadamente les dijo que ya podian ir planificandoce para el aumento de su familia habia dado resultado la inseminacion,

  • Marcos L. Amaro Sánchez dijo:

    Hola Coronamigos, al comienzo de esta crisis no les voy a negar que pensaba que estábamos alarmándonos más de la cuenta y ahora vivimos en UN MUNDO IRREAL, donde la felicidad no se acerca porque no le agradan las malas noticias. Donde anhelo aquella rutina de la que nos quejábamos, sueño con volver a mi normalidad, donde no le temía a este silencio sepulcral. Donde eso desconocido e invisible no asecha por las calles vacías, y al azar, se detiene delante de alguna calurosa puerta familiar. Donde no vivía en un calendario perplejo de días repetidos en el cual lo único que cambia son los datos en aumento informados por Durán. Donde la humanidad grita y no se oye, porque grita hacia dentro.
    Pero venceremos la soledad del virus, con una daga en forma de vacuna le abriremos un canal en el vientre y extraeremos a todas esas personas que se quedaron confinadas. Entonces te quitaras la máscara que esconde tu sonrisa y cantarás a la vida por todas las calles.
    Pd:Solo me acercaría un momento para dejarle esta nota: Odiado virus: No te acostumbres a mirarme fijamente a los ojos, porque presiento que lo tuyo será un amor fugaz, como Romeo y Julieta, de aquellos de despedidas frías y difíciles de olvidar.

  • lmesa dijo:

    El camino

    Un paso y todo se tornó oscuro. Un paso, se iluminó y hecho a andar.

  • Betsy Alvarez Viera dijo:

    Diego espera inquieto en el aeropuerto, el cuerpo le suda a pesar de que la temperatura es agradable, en la espalda le cuelga la mochila con alguna ropa y sostiene una flor que se pasa perturbado de una mano a la otra. Laura saldrá en cualquier momento, cuando la ve venir la reconoce de inmediato, se ve igual que en las fotos, ella se acerca, él no se mueve, se queda estático, conmocionado, ella le da un beso torpe en la mejilla sin hablar y él le extiende la flor- Bienvenida -articuló dejando ver sus dientes en una sonrisa nerviosa…
    -Pensé que nunca iba a volver- Laura mira por la ventanilla del taxi, permanecen unos instantes en silencio, se tantean con la mirada –Vine por ti… para verte – dijo al oído de Diego en un susurro que lo estremeció por dentro -lo decidí cuando me dijiste que estabas solo.
    Ya en el Hotel, Diego recorre con sus dedos el cuerpo de Laura que reposa sobre las sabanas humedecidas por los zumos de sus cuerpos, con el índice sigue el surquillo azul de una incipiente vena que se asoma en uno de sus muslos todavía lisos, acaricia su vientre, sus senos que ya no son tan pequeños y erectos como cuando los palpaba con aquellas caricias furtivas detrás de una columna bajo la penumbra nocturna, en las noches en que iban a alguna fiesta y más tarde, ya en la soledad de su habitación, la recordaba y se acariciaba allí en su dureza de hombre recién descubierto para desbocar el deseo reprimido en los instantes que juntos habían pasado…
    - ¿Sabes? -Laura suspira extasiada, habían sucumbido uno al otro una y otra vez con las ansias guardadas en lo más profundo de su ser, con la furia y la ternura escondida por casi 40 años de su existencia –No me quejo, allá tuve todo lo que nunca hubiera podido tener en Cuba, pero aquí fue donde pasé los años más felices de mi vida- y el la abrazó de nuevo y otra vez se amaron, se amaron por todos los años que estuvieron separados, por todo el tiempo que no se vieron, por todos los momentos que no pudieron tenerse. Durante esos pocos días volvieron a ser los niños que corrían por los pasillos de la Secundaria al sonar el timbre para que no los dejaran fuera del aula, los que se acariciaban fugazmente bajo las caletas, pero el último día, instantes antes de salir del Hotel, volvieron a ser los mismos –Vamos- dijo Diego -Sí- afirma ella cerrando la puerta de la habitación y colgándose de su brazo.
    Laura no quiso que Diego la acompañara al aeropuerto, no quería una despedida, aunque sabía que no volverían a verse. No le pidió que se fuera con ella como tampoco él le pidió que se quedara, ambos sabían que eso era imposible porque pertenecían a mundos diferentes, se habían convertido en seres distintos, nada los ataba, habían cobrado la deuda que sus cuerpos dejaron en el pasado y ahora estaban saldadas.
    -Adiós Laura -dijo Diego haciendo un gesto con la mano mientras el taxi salía del parqueo del hotel. Por las mejillas de Laura corría un hilillo líquido que Diego no alcanzó a ver porque ya el taxi se alejaba, solo vio la mano de ella haciendo un gesto, diciéndole también adiós.

  • Scorpion!!! dijo:

    El Imán del Sur.
    La conocí un 28 de oct, mis primeras palabras fueron.
    ¡Que detalle más hermoso tu frase de presentación, serás seguramente una mujer excepcional!
    La frase rezaba... "No es lo que siento por ti, es lo que no siento por nadie más"
    Agwecarri era su Nick, una argentina luchadora por la Unión de América Latina, una imagen del Che la guiaba por la vida y su fuerza para unir era tan colosal que me atreví a apodarla, "El imán del Sur". Amaba a Cuba y a su gente, era la dama de las listas.
    Un día desapareció de las redes, pasaban los días, la preocupación aumentaba entre sus seguidores, hasta que ocurrió lo insólito e inesperado, una repentina enfermedad cercenaba su vida dejando una estela de lágrimas y lamentos.
    ¡¡Noooo!! Decíamos todos, no queríamos creer lo inevitable.
    Lina Montenegro había pasado a otro plano, más, su gran sabiduría dejaba a miles, unidos para siempre.
    Te recordaremos #Agwecarri con tu frase favorita.
    "Vamos a lo nuestro, un me gusta y arrancamos"

  • Raudel Hernández dijo:

    LA SOBERANA
    Habían quedado en desuso los viejos artilugios de la última civilización, cuando pasamos de homo sapiens a congregarnos como sociedades que defendían bajo banderas de distintos colores tantos mosaicos de intereses.
    Casi 30 años demostrando su eficacia y se consideraba ya para muchos y muchas una cotidianidad para el cubano común. Al menos esa era la sensación para quienes recibían en su bracito de pocos años, la vacuna MENINGOCOC.
    Solo la inteligencia cubana, las ganas de sobrevivir, los motivos de un pueblo, el orgullo humano de la tarea; conjugarían en un frasco las materias primas necesarias desde aquella formula ya casi poco mencionada, para darle un nuevo poder. Aquel que es capaz de sacar a un pueblo de la subvaloración universal, del enfrentamiento vil que se le hace; de la afrenta cotidiana del despojo.
    Para encontrar con SOBERANA, la razón de reverdecer la esperanza.

  • José Sánchez dijo:

    Octubre de l977,en el salón de reuniones del pre en el campo se reunía el núcleo del partido del lote 4 para otorgarme el ingreso al partido,4 eran sus miembros,con mi ingreso 5.Tenia 24 años y era el director de la escuela.Empezaba a aprender al lado de 4 obreros que era ser comunista.El reto era servir mejor a mi país.44 años despues, sigo fiel y tratando de alcanzar la altura de aquellos ya inexistentes obreros agrícolas

  • Heliodoro Chacón dijo:

    Y sobrevivimos para contarlo. .

  • Joel dijo:

    El sol ya está alto, la fila se extiende hasta donde alcanza la vista, se ajusta el cinturón, mira por encima de la muchedumbre que se agolpa y no puede evitar pensar en los suyos:
    –…. ¿Estarán haciendo mucha cola allá?...–
    Los pies le duelen bajo las pesadas botas, se acomoda una y otra vez en vano, ya hace mucho los callos se reventaron manchando sus medias de sangre.
    –…Menudo trabajito este…–
    Piensa.
    –Eh, separación gente, por favor, que hay una pandemia–
    Grita con la fuerza de una garganta cansada de tanto gritar.
    –…Que bien me vendría una de esas ahora…–
    Dice mientras uno de los clientes se marcha con una caja de cerveza. Desde la hora de almuerzo no ve bocado y hasta las siete la cola seguirá en pie, fijándole con ella al duro suelo bajo las botas negras. Más allá del hambre y la incertidumbre piensa en los suyos, que están lejos y Guantánamo es ahora foco de noticias por el aumento de la pandemia.
    –…Estarán todos bien…–
    Se preocupa mientras se sacude el sudor con una toalla que lleva en su bolsillo, esta es la tercera guardia corrida, el respeto de la gente es el premio de su desdicha, piensa, en el fondo quisiera sentarse, pero tiene un compromiso, un juramento que le ata, a aquella cola, aquel sol abrazador, aquel cansancio humano, la fuerza y la convicción del patriota, humano, pero nunca doblegado. Como le dijese a su abuelita, que espera este a salvo de la nefasta pandemia:
    –….Abuelita, yo quiero ser policía…–
    Pone pie en firme.
    –Vamos, los próximos, distancia por favor–

    • Yrai dijo:

      Bien x ti, sdos

  • Luis Santiago Fernández Sánchez dijo:

    A que correo electrónico puedo mandar un relato corto para el concurso que convoca Cubadebate

  • Mikes dijo:

    CANTANDO POR DENTRO

    –¿Dice usted que si sobrepaso el tiempo límite gano un premio?
    –Eso es correcto, sí.
    –¿Qué premio?
    –Bueno, se valora un probable encuentro con el conductor del programa. Pero lo importante también es participar, ¿no cree? Preocúpese por obtener aunque sea la mitad del tiempo, que para nada es mal puntaje.
    –Sí, de acuerdo.
    –Pues adelante. ¡A por esos mil segundos ininterrumpidos de atención continuada! Mucha suerte.
    El concursante repite sus cuentas mientras entra en la habitación. El viejo televisor permanece apagado y le parece roto. La cuenta le da que mil segundos son poco más de un cuarto de hora. Se sienta e inmediatamente se enciende el televisor, que no muestra nada que no haya visto o escuchado otras veces. Sus ojos siguen fijos en la imagen, pero en su cabeza comienza la letra de una larga canción. Lo hace de la forma más lenta posible, para ayudarse a sobrevivir los novecientos segundos que le van quedando en pantalla. Su canción se acerca al final y la pantalla recién marca ochocientos segundos restantes. Intenta levantarse y no puede, cantar por dentro no ha funcionado. Sospecha, con abatimiento, que el programa le ganará la partida.

  • Frank Hernández del Pino dijo:

    La complejidad de ser

    Nunca he sido humano. Por más que los demás lo pronuncien una y mil veces, nunca han podido descubrir algo más que un caparazón vacío rodeado de cables llenos de óxido y olor a desechos. Un olor que no a todos gusta, pero que me hace particular; mi aroma. Siempre me he debatido pensando en si la vida es algo más que una acción constante detrás de otra, o si una copa de vino bastaría para tirar todo por el borde al inclinarla un poco.
    Esta es mi historia, una historia de sufrimiento y dolor, dentro de la cual se incrustan varias emociones humanas como mariposas escogiendo entre flor y flor. "El mecánico", "El descompuesto", supongo que muchos de esos sobrenombres eran adecuados para mí, ya que desde que tengo uso de razón he estado fabricado de piezas robóticas. Podrás denotar algo de ficción en este relato e incluso pensar que me he vuelto loco pero, te aseguro, que no hay nada mejor que seguir delirando sin caer en el asunto todavía.
    Por allá por los años noventa era común la venta de piezas de repuesto para automóviles y demás vehículos. Yo era un niño común, con cerca de nueve años, enmarcado en una sociedad consumida totalmente por el dinero. En un afán de seguir propagando su riqueza amada, uno de los tantos ciudadanos con alto poder adquisitivo, llevó a arreglar su poderosa máquina que le permitía trasladarse de un rincón a otro. Despistado por la situación, preso por la angustia de querer más, el hombre no esperó a que terminara el trabajo siquiera para dar marcha atrás y volver a casa, claro está, sin fijarse en la silueta de un niño pequeño a sus espaldas. El chico cayó inmediatamente devorado por la gigantesca maquinaria, desgarrando muchas partes de su cuerpo, e incluso llegando a rozar la muerte. En varios intentos por rescatar su vida, los doctores del salón e incluso aquellos enfermeros más aventajados pusieron a disposición un amplio juego de instrumentos. Pero era en vano, todo. Solo había una solución para tal dilema: sustituir cada parte no-vital por una artificial, de manera que pudiera tener una vida normal sin mayores problemas. Y así se hizo, ya que el dueño del mismo taller donde había ocurrido el incidente era su padre.
    Pero no toda la vida está llena de colores viváceos. Todo se apaga en algún momento y pierde funcionalidad. Mis arreglos debían ser cada dos años, al momento de la muerte de mi padre tuve que aprender a valerme por mí mismo y sí, pasé de escuela en escuela sintiendo la mirada repulsiva de todos los que se dignaban a conocer tan siquiera mi nombre: Brandon, el descuidado del salón. Era común escuchar frases como: "No te acerques a él, es mitad robot, podría matarte solo con mirarte", o "Todo sería mejor si no estuviera, de todas formas no es humano". Podría ser verdad lo que hubieran dicho estas personas, ya que sus comentarios en algún momento dejaron de afectarme. Así pasaron años, hasta mi llegada a la Universidad, estudiando claro, Robótica. ¿Un cyborg estudiando Robótica? ¡¿Qué locura, no?! Pues esa fue la mejor época de mi vida. Claro, seguían hablando mal de mí a mis espaldas, pero no me importaba. Tenía un objetivo claro. Y aun a pesar de todo, una hermosa joven no se dejó confundir por mi atolondrado aspecto de chico alto, cabeño castaño, cuerpo robusto y mi mitad mecánica, sino que fue capaz de ver más allá. Más allá de donde todas las personas normales son capaces de llegar, ese lugar donde solo la pasión es capaz de no caer oculta: el corazón.
    Sin embargo y a pesar de recibir constantemente el amor por parte de Ana, sentía como algo dentro de mi pecho comenzaba a relucir tal cual guirnalda de decoración festiva. Un calor se apoderó en el instante en que su cabello marrón largo rozaba mis hombros cada vez que decidía acompañarme a algún lugar. Un suspiro salía de mi boca cada vez que me ayudaba en mis reparaciones, ya fuera trayéndome un vaso de agua o alcanzándome una llave inglesa. Y esas pequeñas acciones fueron las que, poco a poco, hicieron que este viejo y desgastado corazón fuera muriendo, sobrecalentado por el enorme placer de recibir atención por primera vez. Momentos antes de caer sobre la mesa mientras mi chica estaba preparando la cena, pensé: "Yo solo quiero ser real y sentir el mundo igual que los otros, seguir siempre así" Así, sintiendo como humano a pesar de que no lo fuera. Esforzándome por vivir aunque me derrumbara la tristeza. Y procurando vivir aunque mi cuerpo no me lo permitiera.

    Esta vez, y bajo mi cuerpo tendido, tenía la carta de propiedad del taller, en el que, secretamente, le había dejado todo a Ana.

Se han publicado 972 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también