- Cubadebate - http://www.cubadebate.cu -

A pesar de todo… Cuba estará en la final de la Serie del Caribe

Leñadores de Las Tunas, de Cuba, en la Serie del Caribe de Béisbol, en Ciudad de Panamá. Foto Roberto Morejon Rodriguez / Archivo de Cubadebate.

Sin dudas, las nueve carreras que los charros les anotaron a los cardenales el pasado viernes hicieron saltar una chispita de luz en la leña seca amontonada en un rincón por los cubanos. La tarde de este sábado prendió el fuego que ahuyenta a las fierras hambrientas, da calor al alma, y devuelve las aspiraciones de los nuestros de dormir en lo más alto del podio regional al derrotar con pizarra de tres anotaciones por cero a los venezolanos y lograr de un golpe su pase a la gran final.

Los leñadores de Cuba, a pesar de dejar a trece corredores fríos en las almohadillas y reafirmarse como el conjunto menos bateador de la justa, a pesar de las lógicas críticas recibidas por su cuerpo de dirección, de sus tensiones visibles y de encontrarse hace apenas unas horas virtualmente eliminados y sin opciones, estarán discutiendo este domingo el gallardete de esta edición de la Serie del Caribe.

Nunca sabremos si fueron las deidades africanas que bajaron al terreno de juego para descontrolar los lanzamientos contrarios y provocarles errores al campo o fue la misma presión que genera un choque de estas características, pero lo cierto es que los “pájaros rojos” para nada lucieron como el equipo que esperábamos ver sobre la grama del estadio Rod Carew, de la ciudad panameña, y los nuestros se metieron por un hueco estrecho, aprovechando las brechas y dominando el partido.

Las dos primeras anotaciones antillanas llegaron en la tercera entrada cuando Yuniesky Larduet, en tarde de gala, conectó incogible a la banda izquierda, llegó a tercera gracias a dos rolatas por el cuadro y anotó remolcado por cañonazo de Alfredo Despaigne, quien logró darle la vuelta al cuadro pasito a pasito cuando los lanzadores rivales perdieron el control de sus lanzamientos al otorgar tres boletos de libre tránsito en forma consecutiva.

El tiro de gracia se disparó en la sexta, cuando otra vez Larduet, después de su tercer sencillo de la jornada, se robó la tercera almohadilla y anotó por tiro errado del receptor.

Pablo Civil estuvo todo el tiempo tentando al diablo, al filo de la navaja y jugando bajo altos riesgos. Primero exprimió al máximo al estelar Lázaro Blanco, dejándolo terminar una entrada con más de cien lanzamientos, visiblemente agotado y con dos corredores rivales en las almohadillas. Luego sorprendió con la sustitución de Yoanni Yera por el veterano Yoalkis Cruz y dejó consumir su turno al bate al novel Oscar Valdés en situación amenazante, con dos hombres en posición anotadora en el séptimo episodio.

Sin embargo, a pesar de todo, era día de ventura y complacencia para el béisbol cubano y la blanqueada se logró a cinco manos.

Lázaro Blanco otra vez se anota un triunfo merecido en sus récords y siete serpentineros rivales no lo pudieron impedir aunque dispararan cohetes de 95 millas por hora o tuvieran credenciales por haber pisado alguna vez los terrenos de las Grandes Ligas.

Este domingo, a las 4.00 p.m., será tiempo de deficiones.

 

Estadio: Rod Carew

VEN   0    8    3

CUB  3    8     0

G: Lázaro Blanco (2-0)

P: Raúl Rivero (0-1)