Imprimir
Inicio » Noticias, Cultura  »

¿Qué fue real y qué ficción en la serie ConCiencia?

| 134 |

Uno de los capítulos más conmovedores de ConCiencia. Foto: Archivo CD.

La serie televisiva ConCiencia llegó a su final, luego de 11 emisiones en las que no faltaron las opiniones encontradas. Al inicio de cada capítulo, un mensaje llamaba la atención de los televidentes: “basada en hechos reales”. Esto provocó no pocas polémicas, pues muchos han querido conocer quiénes son los verdaderos rostros tras los personajes; mientras que otros han criticado que algunos de los conflictos presentados no sean un fiel reflejo de lo que sucede en la vida real de los hombres y mujeres que hacen ciencia en Cuba.

¿Cuánto de real y cuánto de ficción confluyó en esta serie de Rudy Mora? ¿Algunos de sus personajes tienen un paralelo en la vida real? ¿Cuántos de los diálogos, problemas, o soluciones encontradas responden a la realidad de los científicos cubanos? Para buscar respuestas a estas interrogantes, Cubadebate conversó con la asesora científica de ConCiencia, la Doctora en Ciencias Lidia Inés Novoa, quien lleva más de 30 años consagrada a la investigación científica en el país.

“Hay varias preguntas que tiene la gente sobre ConCiencia”, le digo, pensando en aquellas dudas que una y otra vez he conversado con familiares y amigos tras cada capítulo. Muchos quieren saber quién es la científica detrás de la historia que genialmente representa Isabel Santos, si el director del Bioterio tiene una historia tan difícil como la que interpreta Enrique Bueno, o si es verdad que la profesional que representa Blanca Rosa Blanco atravesó tantas dificultades para terminar su tesis de doctorado.

La verdad, me aclara Lidia Inés, es que la serie ConCiencia es completamente ficción y ningún personaje tiene su paralelo en la vida real. “Lo real no está en las historias ni en los personajes, sino en los mensajes y los procedimientos de trabajo que en la televisión fueron presentados”.

“Lo que pasa es que desde un inicio se explica que es basada en hechos reales, y quizás ese aspecto ha confundido a los televidentes. Obviamente, los científicos cubanos existimos, también el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología, las áreas de investigación, los mecanismos de trabajo, pero las historias y los personajes son únicamente fruto de la imaginación de los guionistas y el director”, aclara Novoa.

Aunque ningún personaje está inspirado en personas reales, lo cierto es que a cada actor se le asignó una persona que era su homóloga profesional. Un ejemplo puede ser  el director del Bioterio, el capítulo en que interviene la actuación de Enrique Bueno.

“Es verdad que existe un director del Bioterio y que hay un lugar donde se trabajan los experimentos con animales, pero para nada la historia que representa es real.  Sin embargo, Enrique Bueno dialogó mucho con el verdadero director del Bioterio para conocer cómo funcionaba el trabajo con los animales”.

Y es que, como han insistido varios críticos de la televisión en los medios de comunicación nacionales, ConCiencia no es un documental, ni tampoco una serie histórica,  sino una obra de ficción inspirada en el quehacer del sector de la biotecnología en Cuba, una rama que ha logrado resultados relevantes internacionalmente, pero cuyos protagonistas por lo general no aparecen ante las cámaras.

Pero quizás a quien más trabajo costó entender las diferencias entre ficción y realidad y cómo ambas debían estructurarse para dar lugar a una serie dedicada al ejercicio científico en Cuba fue a la propia asesora científica de ConCiencia.

“Cuando comencé a trabajar con el director, no sé por qué pensé que se trataba de un material histórico o didáctico. Rudy desde un inicio me dijo que no era eso lo que buscaba; pero era bastante difícil entender exactamente cómo podíamos armar los temas y las historias.  Imagínate, éramos dos personas que cada cual dominaba un campo, él la dramaturgia y yo la ciencia, y en fusionar aquello era donde estaba el problema”, me cuenta Novoa.

Para lograr desde la ficción incorporar elementos de la realidad, el equipo de realizadores organizó varios encuentros con científicos jóvenes y experimentados, con el objetivo de extraer las realidades, preocupaciones, logros y desafíos, que no podían dejar de estar en la serie.

“En esas reuniones todo el mundo iba relatando anécdotas que le habían sucedido, y así aparecieron conflictos interesantes como las madres trabajadoras y los niños que siempre deben esperar en la garita a que ella termine; el hecho de que muchos científicos viven justo frente al lugar donde trabajan, así como los conflictos generacionales que se pueden dar en cualquier rama de trabajo”, explica Novoa, quien insiste en que, desde un principio, el director aclaró que la serie no pretendía reflejar de manera exacta la vida de los científicos cubanos.

“La idea era, a esa realidad del mundo científico, buscarle conflictos humanos, porque la ficción se basa en crear conflictos.  Había que estructurar conflictos humanos lógicos, que permitieran enganchar a los televidentes”, me dice.

"Por ello, lo único real es que los científicos existimos, que tenemos procedimientos para hacer la ciencia, que lo hacemos con mucha pasión, que hemos sacrificado hasta la familia por llegar a un resultado,  que somos solidarios entre nosotros mismos  para tratar de ayudar a un compañero que lo necesite. Que queremos  tener un producto para ayudar a determinada patología en una población. Que tenemos que exportar para ingresar al país”.

Conflictos y realidades para armar una serie

El joven Carlos Luís Gonzáles protagonizó junto a Ariadna Núñez este episodio de la serie ConCiencia. Foto: ICRT.

Por ser la primera vez que llegaba una serie sobre un tema como este a la televisión, una de las grandes discusiones fue si presentar al Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología, o mostrar el edificio pero con un nombre fruto de la ficción.

“La gente se preguntó por qué habíamos puesto el Centro. Al final lo decidimos porque pensamos que eso va a dar lugar  que la gente quieran saber un poco más del Centro, y a que quienes no lo conozcan quieran investigar sobre el mismo”.

En cuanto  a los mensajes, uno de los valores que se intenta transmitir a lo largo de la serie es el de consagración y sacrificio de la familia. Por ejemplo, mujeres de la ciencia que deben cumplir con su trabajo independientemente de sus responsabilidades como madre.

“Hoy día se ve un poco menos, pero antiguamente los hijos de nosotros estaban en la garita todo el tiempo. Es que todos los procesos llevan un tiempo determinado, y si no lo haces en ese momento se pierde. Hay procesos o técnicas que son continuas. No tienen corte de tiempo que te permitan decir, termino a la cinco, y a las ocho cuando llegue sigo”, me explica Novoa.

“Otra realidad es que nosotros mismos nos brindamos para hacer los estudios clínicos de seguridad, y ahí es donde se ve el altruismo del científico”.

Uno de los capítulos que más atención generó, debido a la cruda realidad que mostró, fue aquel en el que dos jóvenes científicos van a traer a un hijo al mundo y las necesidades económicas obligan al joven a apartarse del campo de la ciencia, e ir al sector privado.

“Esa es una realidad. Desgraciadamente está ocurriendo, como mismo pasa en otros sectores, y el recambio preocupa mucho, porque en el sector científico se invierte mucho. El recurso humano es una inversión en la que toma tiempo que esa persona pueda adquirir todos los conocimientos necesarios y perderlo realmente es difícil, porque puedes introducir uno nuevo, pero que vuelva a adquirir el conocimiento representa tiempo, y este es sinónimo de dinero y resultados”.

Otra realidad que aparece en la serie, sin que se mencione directamente, es la del Bloqueo estadounidense .

“Se ve cómo afecta el Bloqueo a la ciencia en el capítulo que interviene Isabel Santos. Ese capítulo se basa en que para ella avanzar al estudio clínico tenía que terminar toda la preclínica y necesitaba cumplimentar un experimento que requería un reactivo que solo vendía una empresa estadounidense. Al no comercializarlo para Cuba, estaba paralizada esa técnica que era obligatoria  para dar por concluida la preclínica y pasar a la clínica”.

“Lo del Bloqueo pasa todos los días. Muchos problemas los resolvemos por donación, otros no tienen solución y es necesario buscar variantes. Pero quisimos ponerlo porque lo sufrimos todos los días, hay ejemplos más que suficientes de proyectos que se nos detienen porque debido al Bloqueo no podemos tener un equipo o reactivo”.

Así, a lo largo de los 11 capítulos, ConCiencia tuvo el desafío de poner en pantalla por primera vez al sector de la ciencia cubana, sus realidades, problemáticas, conflictos, sacrificios y alegrías. Y a pesar de los criterios encontrados, una realidad sí ha quedado clara, la de la admiración que merece este grupo de profesionales.

"Creo que la serie, como toda obra, puede tener muchas virtudes, pero lo principal es que hemos puesto la palabra ciencia y científico en la boca de los cubanos y eso ya es un mensaje positivo", concluye Lidia Inés Novoa

Una curiosidad

Antes de llegar al final, les comento una curiosidad que compartió con Cubadebate la asesora científica de ConCiencia.

Como conocen quienes han seguido la serie, cada uno de los personajes está conectado con una joven técnica que sufre un accidente. Pero ¿son frecuentes los accidentes de trabajo en el sector de la ciencia? Sobre cómo intervinieron ficción y realidad a la hora de conformar el guión del accidente, me dice Novoa:

“En este sector hay muchos riesgos. Muchos reactivos son explosivos, inflamables. Ha habido accidentes, afortunadamente pocos, porque hay planes de riesgo; pero existen. Este fue un conflicto de discusión porque, cuando Rudy Mora llegó al CIGB,  nunca había visitado un centro de ciencia, y vio que en todos los pasillos de nosotros cada cierta distancia había una ducha, señales rojas y de incendio. Al momento me preguntó: “Doctora y esa duchas en medio del pasillo, ¿para qué son?

Le expliqué: "porque está previsto que cuando ocurra un accidente la persona hale y eso extraiga un volumen de agua necesario para combatir lo que le pasó". Rudy me dijo al momento: "Doctora, eso para la serie está buenísimo. Así es como tenemos que darle entrada a todos los personajes".

Sin embargo, lo curioso es que, en la historia del CIGB, nunca ha ocurrido un accidente por el cual tenga que utilizarse la ducha.

"La ducha tiene que existir como regulación para minimizar el riesgo, pero en ninguno de los accidentes que han ocurrido se ha tenido que acudir a la ducha. Por eso fue bastante complicado para la serie idear un accidente en el que tuviera que utilizarse la ducha, para que el director pudiera lograr el efecto de imagen que quería.”

Se han publicado 134 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • gladys dijo:

    Una muy buena serie,Isabel Santos demostrando una vez más su maestría en la actuación.Muchas felicidades a todos los que intervinieron en la serie

  • Roko dijo:

    Me encanta la ciencia y la investigación a pesar de trabajar en otra rama, pero esa serie honestamente no me convencía en nada, el único capítulo que estuvo magistral para mi por su increíble actuación fue el de Isabel Santos, los demás siempre me parecían que estaban escritos a lo loco. Es normal ven Rudy Mora experimentar con lo audiovisual, pero siempre termina confundiendo al público, no he escuchado ningún comentario positivo de esta serie, además de los pocos negros científicos que había, o es que no hay, o al parecer no eran interesantes para una historia. Así se quiere acabar con el racismo que planteó vel compañero Raúl en un discurso, cuando en los medios apenas se ve? Alguien tiene una respuesta para mí, sin agresividad por favor

  • Omar Moreno Columbie dijo:

    Hacia tiempo que nuestra TV no ponía a disposición del televidente un tema tan sensible como el de la Ciencia. Gracias a Rudy y a todo el equipo de realización por está serie. Nos podrán bloquear, pero jamás detendrán el esfuerzo y la consagración del científico cubano. Siempre existirán necesidades materiales de índole personal, pero también, siempre habrá abnegación y empeño por sacar adelante un proyecto. Espero con paciencia y ConCiencia la 2da.temporada

  • Orany dijo:

    Tuve la oportunidad de ver 1 capitulo y a mi opinión personal no me gusto, sigo optando por el paquete

  • Raydel dijo:

    Una serie de verdad conmovedora, novedosa y fresca en cuanto a trama , con un elenco de actores espectacular...desearía que tuviese segunda temporada...Felicitaciones, gran trabajo

  • Lia dijo:

    Me encantó la realidad reflejada en la ficción de los personajes. Ojalá y pudiéramos tener mayor cantidad de programas como esos. No recuerdo haber esperado tanto un sábado.

  • idloyed dijo:

    Válida esta importante aclaración de la asesora científica. Al principio se dio mucho bombo a que era basado en hechos reales y aquel primer capítulo lleno de antivalores me horrorizó. Igual pensar que eso en un centro de tanto prestigio. Yo pienso que debió haberse tomado otro nombre.
    Para mi, el mejor capítulo en su conjunto el no. 7. El de Isabel Santos. Muy muy creíble de princira fin. Y artísticamente muy bien logrado.

  • rdorestes dijo:

    Felicidades por esta serie, estuvo muy buena hagan una segunda parte

  • Lala dijo:

    Me encantó.
    Ojala y hagan una 2da temporada.

  • José Aguirre dijo:

    Quisiera felicitar a todos los que de una forma u otra, intervinieron en la realización ,de esta serie.

  • Yoandrys Ruiz dijo:

    Primero que todo y entes que nada. Muchas Felicidades a todo el colectivo de ConCiencia. Verdad que en Cuba de pelota y televisión nos las sabemos todas. Ojalá la próxima obra de Rudi Mora fuera sobre la propia realización de Televisión y así veríamos un mundo del que todos hablamos y criticamos y bien pocos conocemos.

  • howart dijo:

    Excelente serie , me da gusto que hoy nuestra tv se vea interesada en los heroes anónimos que tanto dan por cada uno de nosotros , por sus problemas , su convivencia, esa parte humana que cada uno llevamos dentro, esos problemas que día día viven a pesar de su trabajo, ,exelente las actuaciones y sí en ocasiones problemas que existen y se les da una pincelada pero es un paso creo para que el problema , el día a día de cada cubano se vea reflejado en series como estas que espero no sean las últimas , a todo el colectivo gracias fue maravilloso invertir el poco tiempo libre y degustar de una para mi excelente serie GRACIAS

  • Jose Ramón Menéndez dijo:

    No tuve la oportunidad de ver la serie completa, pero al menos los ultimos capítulos qué vi, demuestra una factura, merecida de reconocimiento a todo el elenco artístico y de dirección que intervinieron en ello.
    Más allá de los detractores que nunca faltarán,por diversos factores, creo a mi entender que si el objetivo era el de entretener a la población con un producto de calidad y basado en la Cuba nuestra,más allá de la ficción, sólo me resta decir,que no paren y continúen haciendo más y mejores para que no se diga que la falta de recursos y el bloqueo son la causa de nuestros males

  • medico dijo:

    no soy quien para sugerir el tema de una novela televisiva, pero el sector de la salud es riquisimo en historias de amor, dedicacion conflictos crueldad, negligencia sacrificio, infidelidad, en fin en recintos cerrados como hospitales donde se fraguan historias complejas y muy sensibles q darían lugar a temas maravillosos de gran intensidad. nada de edulcorar la medicina, al duro y sin guantes, porque todo sabemos q hay problemas pero q al final a pesar de tantas altas y bajas logramos con esfuerzo nuestros objetivos. ¿quien se decide? y para q hablar de las misiones, las intrigas , los quitate tu para ponerme yo!!!nada, hay q explorar y verás maravillas

  • Mglez dijo:

    Muy buena la intención de vincularnos al mundo de la ciencia y de los científicos, la serie con sus imperfecciones, pero no hay obra perfecta, en cuanto a actuaciones sin dudas Isabel Santos merece un premio fue espectacular, solo comparable con lo realizado en Clandestino. La selección de actores fue buena. Incomprensiones varias, no entendí como Carlos murió en un capítulo y en el siguiente estaba vivo.

  • Daniel dijo:

    trabajo en el sector y con respeto a la doctora, esta serie se baso mas en los conflictos mas negativos y en antivalores.

  • Julio dijo:

    A mi personalmente me gustó mucho la serie. Felicito a todo su equipo y a los científicos reales. Pienso que los temas que expusieron son los de todos los trabajadores de Cuba.

  • Bety dijo:

    Que bueno tener la oportunidad de resaltar la actuación de Isabel Santos , estuvo magnifica, de verdad que es LA MEJOR.Muy buena serie

  • Arturo dijo:

    Los voy a poner en contexto.

    Que se hubiese comentado si en lugar del CIGB, esta serie, con esta misma caracteristica, hubiese sido hecha en la NASA?, así mismo como está,,,, cuales hubiesen sido los comentarios.

    No me respondan, que ya me los hubiese imaginado.

  • Manzanillo dijo:

    Interesante serie, es una pena que sea tan corta porque para mi tiene muy poco de ficción si tenemos en cuenta las historias presentadas...muy reales la representación de cada personaje...los que trabajamos de algún modo conocemos las complejidades que se viven dentro de la organización laboral, conflictos, discrepancias, celos profesionales, arbitrariedades, entendimientos, negociasiones, amores, desamores, comentarios de pasillos, jefes, directivos, líderes positivos y negativos, y mucho mas... es por eso que esta serie a mi juicio se acerca muchisimo a la realidad del cubano que trabaja, y debe ser muy cercano a nuestros cientificos, que antes de ser investigadores, son nietos, hijos, padres, tios, o amigos...exitos a los realizadores y a toda la comunidad cientifica del país por su sacrificio costante...

  • Juan Carlos Domínguez Taño dijo:

    Me encantó la obra por la forma en que abordó la ciencia hecha a lo cubano, con personas de carne y hueso, llenas muchas virtudes y también defectos, que son gente que viven en un país con cerencias que a ellos también los afecta, me gustaron muchos personajes y sus situaciones personales y familiares. Yo los felicito por el producto, el que lamantablemente muchos no lo vieron pues apuestan por el Paquete. Tengo algo que señalar, Isabel Santos me encantó, no olvido la escena entre ella y la niña del empresario que camina con sus muletas hacia la mujer de ciencia - pero, pudo haber aunque sea un cintillo aludiendo a Holguín donde se han hecho los mayoresd aportes al estudio de las ataxias. Incluso, faltó profundizar en otros efectos de este padecimiento que va más allá de la rigidez motora, no fue culpa de esa actiz que admiro mucho, fue en el guión. De todos modos, estoy muy agradecido y conmovidp de una serie mayor, eso necesitamos mas que culebrones donde todo termina muy feliz después de tanto llanto o súper malos que hacen y deshacen y nadie los ve, y que la justicia les llega en el capítulo final. Gracias a todos por el regalo.

  • alexiZ dijo:

    Ese es el tema ,el cubano se basa en cuando se dice basado en echos reales y ahora es ficcon ,claramente dale paque suenen los comentarios ,pero en fin fue una serie a conciencia y la interpreta cada cual a sus puntos de vista pero lo primero que coincientemente dijeronn basado en hechos reales es ahiiiii mla trama de la conciencia

  • amparo dijo:

    La actuación de Isabel Santo,IMPECABLE,DIGNA DE UN PREMIO.LA SERIE, !!!!!,ESPECTACULAR!!!!!.POR FAVOR,NO DEJEN POR MUCHO TIEMPO ESTE ESPACIO VACÍO,ES NECESARIO CONTAR CON ESTOS ESPACIOS PARAS SABER MÁS DE NUESTRA GENTE,CIENTÍFICOS,MAESTROS ECT

  • Aimee Castro dijo:

    Consideró que ha sido una primera incursión positiva en un tema desconocido para los televidentes que no tienen vínculo con este sector de la ciencia. Mostrar que estos científicos son tan humanos como cualquier cubano que vive en nuestra hermosa Isla y enfrentan las situaciones cotidianas que vivimos, nos permite identificarnos con el sacrificio y abnegación de éstos científicos

  • Reinaldo dijo:

    La edición y el guión fueron incongruentes en varias ocasiones, quizás la idea fue buena pero el resultado no llegó, no se sabe el objetivo q se persigue, cada serie tiene su objetivo, puede ser educativo, de reflexión, de análisis, de divulgación, de entretenimiento, etc, sobre este no me aportó nada. Les propongo q lo vean en equipo y lo analicen, después de la presión q han tenido por las críticas, sean críticos los realizadores.

  • V.b dijo:

    No he tenido el privilegio de ver el programa pero por lo que he leído nada es ficción,aquí en este país en lo que andes si no inventas la pieza o la recuperas no trabajas.si en este país hubiera los recursos necesarios exportariamos satélites, aviones submarinos y hasta etcéteras jjjjjjjjj

  • Diana dijo:

    Muy buena en las Empresas de hoy es una actualidad todo lo expresado la ficción toco muy a fondo a muchas mujeres y hombres que se nos ha boicoteado un viaje y va otrapetsona en su lugar. Así como un jefe que x acostarse con su subirdibada mata la capacidad y el prestigio de la quedes sustituir .Todo eso es cierto .

Se han publicado 134 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

María del Carmen Ramón

María del Carmen Ramón

Periodista de Cubadebate y la Mesa Redonda, graduada en 2012 de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana. Autora de la sección "De madre y de padre". En Twitter: @MeryCarmenRamon

Vea también