Imprimir
Inicio » Noticias, Sociedad  »

“Isabela” busca un sol que demora en salir

| 125 |
Isabela de Sagua, veinte días después del huracán Irma. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Isabela de Sagua, veinte días después del huracán Irma. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Nada más doloroso que aquella mañana. Los colchones escurrían sal y desidia a pie de calle, en los muros, en un banco del parque. A escobazos Mariló sacaba agua de su casa y Carmen, con una fuerza violenta, enderezaba clavos junto al único horcón que “Irma” les dejó.

“Aquí llueve todos los días y el tormento no acaba. ¿Acaso el ciclón ya se fue?”, preguntaban. Cuán egoísta fue mi pensamiento camino a Isabela de Sagua cuando daba gracias por el cielo tan nublado que nos amparaba.

Veinte días después del paso del “huracán del siglo” por la península, llegué con Ismael al poblado pesquero, única salida al mar de Sagua la Grande, municipio villaclareño. Allí creí encontrar el rastro de “Irma” y no sus ráfagas, imaginé que sus huellas estarían en el alma y no por doquier. Erré el tiro.

Atravesamos Isabela, esquivando los escombros que aún pululan en sus calles, para entrar por La Punta, donde el pueblo nace a flor de agua. Mientras tres señoras acopiaban —cubo a cubo— el agua necesaria para tomar y cocinar, el conductor del tractor gritaba: “Por favor, lo más pronto posible que el pueblo está seco”.

María Caridad Trejo Monzón tiene 72 años y está “desquiciada” porque su hijo “vaga desde que pasó el desastre”. Dice que busca las cosas que se perdieron. “Mi niña, el mar acabó con ‘tó’, la ropa, los colchones, la casa. Solo tenemos dos planchas de fibro y el caballete. Esto ha sido tremendo”, asegura la señora que anda sin consuelo de un lado a otro.

Cuentan los pescadores que ni en 1933 el agua llegó a la Salina, a casi dos kilómetros de la costa. “La marea atravesó Isabela de lado a lado, nadie podía imaginárselo, nos confiamos mucho”, reconoce Rubén Toledo Sariol, testigo de cuatro huracanes —Kate, Michelle, Lily e Irma—.

Los isabelinos aún no entienden cómo el huracán categoría 5, que los azotó el 9 de septiembre de 2017,  pudo ser tan violento. Y es que este puerto fue abrazado por las paredes de “un ojo muy poderoso, que no tocó tierra aquí, pero pasó muy cerca” —apunta Rubén—. El Comandante en Jefe siempre anunció el cambio climático y aquí lo tenemos”, les dice a los vecinos que se han sumado a nuestra conversación.

Al escuchar el revuelo, Isabel sale desesperada del fondo de una vivienda que se redujo a un cuarto y a una cocina, porque del resto solo quedó el piso sepultado por arena y cascajos. “Vayan a ver a mi mamá en Marina 1009, tiene los pies muy inflamados. Está durmiendo en un sillón, porque mi sobrina es esquizofrénica y no quiere que la vieja duerma con ella en el único colchón que se salvó. Dicen que hoy comenzaron a dar nuevos, pero para los derrumbes totales y el caso de mi mamá es parcial”, comentó la hija de Dignora. Al llegar al umbral de su casa, la anciana nos miró y dijo: “¿Me van a ayudar con mi casita?”.

Isabela de Sagua, veinte días después del huracán Irma. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Dignora, en Marina 1009, Isabela de Sagua. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

 “Isabela”, ¿desesperada?

En una bahía bastante extensa nace el puerto que tanta gloria y pesar le ha traído a Isabela. El de los barcos mercantes y las salidas ilegales, el punto donde el Río Sagua vacía sus bondades y se hace inmenso. Un puerto y un río coronan a la otrora “Venecia caribeña”, bendiciones de otros tiempos que el huracán Irma convirtió en una avalancha de lodo y agua salada.

En la mañana del jueves 7 de septiembre, los isabelinos dejaron desierta la villa. Del poblado viejo salió todo el mundo. Unos fueron para la Nueva Isabela —936 personas se refugiaron en casa de familiares y amigos—, el resto se cobijó en el centro de evacuación de Sagua la Grande.

“El pueblo conoce cuando la situación es grave y aquí no quedó nadie, el resultado es que no se arañó nadie, ni un solo herido, lo que nadie cargó con las cosas”, dice Toledo Sariol.

María Dolores Santos Morejón, ‘Mariló’, perdió la computadora, un aire acondicionado, los ventiladores, el televisor, la lavadora, “por suerte el refrigerador arrancó, pero lo que más me duele es el librero, con mis tesoros de toda la vida”, cuenta la maestra jubilada.

“Nosotros sí queríamos sacar nuestras pertenencias, pero en los 14 camiones que habían en el parque no cabían las de toda la población. Además, ¿para dónde las íbamos a llevar? Yo estaba  en un apartamento de dos cuartos junto a otras 15 personas, ahí no cabía ni un lápiz. Habilitaron un almacén de acopio y también perdió el techo”, explica María Dolores.

“Cuando entramos después del ciclón, el lunes 11, apartábamos los televisores, las lavadoras, los colchones…, para poder pasar. La marea sacó todos los equipos de las casas. Los dejamos encima de las mesas pero fue por gusto. Hay mucha gente afectada”, describe Rodrigo Oscar.

“Donde más daño hizo en Cuba fue aquí, mi santita. Mira el desastre. El técnico de la vivienda vino y midió, pero ya no sé cuántas planillas han hecho. Ahora voy a buscar la mía. Se están haciendo muchas cosas buenas, pero otras muy injustas y eso no me gusta”, dice Leida Canal Romero.

Toledo Sariol, el pescador deportivo que solo pudo salvar su ropa de salir anda impecable en días de mugre y basura por todas partes: “Hicieron un levantamiento y luego otro, pero los materiales no llegan a la gente. Vayan a Guardafronteras para que vean las planchas de fribrocen. No las acaban de repartir, hay mucha demora. Hace 72 horas que no para de llover, nos estamos mojando y hay que esperar por la lista”.

Isabela de Sagua, veinte días después del huracán Irma. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Mario Fidel Morales Herrada, presidente del Consejo de Defensa de Isabela de Sagua. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

El puesto de dirección, al pie de los muelles maltrechos por el tiempo, estaba rodeado de decenas de mujeres. Allí, en medio de los montoncitos de planillas —que guardan la esperanza de tantos—  estaba Mario Fidel Morales Herrada, presidente del Consejo de Defensa de la Zona 050307 de Isabela de Sagua.

“La afectación fue fuerte en el poblado, principalmente en los techos, prácticamente desaparecieron de la faz de la tierra un grupo de viviendas. El Consejo tiene 664 casas, de ellas, 178 sufrieron derrumbes totales, 130 parciales, 76 perdieron el techo completo y 236 parcialmente. El 90 por ciento sufrió alguna afectación”, declaró Fidel Morales.

“Primeramente estamos trabajando con los casos sociales que nos llegan y con los derrumbes totales. Como ven hay un asedio total al puesto de dirección, porque hay personas que quieren rectificar la planilla, pero este es un proceso lento porque no puede fallar, porque uno tiene que tener bien claro lo que está haciendo, lo que estás dando”, aseguró el presidente.

‘Fidelito’, como lo conocen en el pueblo, explicó que “hay personas que se ponen nerviosas, pero realmente tenemos que hacer un proceso lento. Ya los compañeros de la dirección municipal nos autorizaron hoy a empezar a dar materiales. Ya hemos dado un nivel de colchones.

—¿Cuándo me habla de un nivel, a qué cantidad se refiere?

—Aproximadamente 36 colchones, a las personas que perdieron totalmente la vivienda, porque no tienen que pagarlo y nos fue más fácil.

—¿Cómo se asignan los colchones?

—Si hay un matrimonio con dos niños, se le da un camero y dos personales. No es por reposición, es por lo que la Zona ve. Hay personas que nos han planteado que tienen cuatro o cinco colchones que se le han mojado, pero este trabajo no es por reposición, sino por afectación de la vivienda para que puedan seguir su vida normal.

—Y el resto de los que perdieron sus colchones.

—Serán bonificados al 50 por ciento, pagarán 950 pesos por los colchones cameros y 325 por los personales.

—¿Y el que no tiene 950 pesos para un colchón?

—Tiene la posibilidad de pagarlo a crédito, no en cinco años, sino en 15. Imagínate el que tenga que pagar 300 pesos en 15 años.

Isabela de Sagua, veinte días después del huracán Irma. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Mariló, una maestra de toda la vida amanece cada día con las botas de agua puestas. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

María Dolores le arrancó el fango a sus paredes a cepillo limpio pero no quiere hablar, “para no hablar”. Pero no se aguanta más: “Estoy de acuerdo con que se prioricen los derrumbes totales, pero aquí todos perdimos los colchones. La mayoría de los isabelinos estamos durmiendo en tablones. Cada lugar tiene sus particularidades y cada familia es un caso, independientemente de si lo perdió todo o solo una parte”, dice.

Alguien pasa camino a Las Carboneras y le grita, cuéntale la historia de tu niño. Ella responde: “No quiero hablar nada personal, todo en aras del colectivo”. Ismael enfoca en dirección a la acera, debajo de una manta roja, donde un coche y una silla de ruedas esperan a un sol que no sale.

Agilizar las manos

Isabela de Sagua, veinte días después del huracán Irma. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Isabela de Sagua, veinte días después del huracán Irma. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

“Irma” se paseó a sus anchas por la costa norte del archipiélago, muchos son los territorios que están afectados y el Estado cubano ha descentralizado los recursos para resarcir los daños, los ha puesto en manos de los dirigentes de cada sitio afectado. Y la responsabilidad de hacerlos llegar al pueblo no es de una persona sino un grupo de trabajo, del municipio y la provincia. Pero una firma no debe impedir que lleguen con la inmediatez que la gente lo necesita.

Las manos de quienes permanecen más de 15 horas en un pequeño local, hacinados y atendiendo a decenas de personas a la vez, entregaron cocinas, agua y comida gratuita en las primeras semanas, agilizaron la venta de papa, arroz y galletas en la bodega. Pero también deben analizar cada situación familiar por separado, porque en este escenario las reglas se construyen de un surtido de excepciones. Tienen que agilizar la asignación de las planchas de fibrocen que esperan en un almacén mientras el vecino se está mojando.

“Isabela necesita una ofensiva rápido, no damos abasto por mucho que haga Fidelito, quien tiene su casa también afectada. En los primeros días se recogió la basura, pero esto no se acaba. Todavía queda mucho escombro pesado que no se saca a palas. Cada vez que alguien empieza a levantar su casita, porque el isabelino es emprendedor, saca escombros y hay que recogerlos. Necesitamos ayuda, mucha ayuda”, reclama la maestra.

Yunior Resino Ruiz, maestro en formación del preuniversitario de Sagua, anda con una fila interminable de estudiantes recorriendo las calles del poblado. “Los muchachos vinieron a ayudar a sus compañeros de estudio afectados por el embate de ‘Irma’ y a dar una mano en la recuperación, pero los mismos pobladores no lo creyeron saludable, porque temen que se enfermen, dicen que todavía hay mucha basura en las calles y se puede desatar una epidemia”, cuenta el joven en el portal de Mariló.

El presidente de la Zona de Defensa cuenta en ráfaga — están colapsados de tanto trabajo— que una brigada de campesinos de Camajuaní estuvo cooperando, que Etecsa está concluyendo su trabajo y que los eléctricos de Cienfuegos “lo hicieron muy bien, solo queda sin electricidad la Nueva Isabela, imagínate que no quedó un poste en pie y ellos los levantaron a la velocidad de la luz”.

“Todavía nos queda pendiente la limpieza, porque la gente —como están trabajando en los techos— sigue sacando basura, la carretera central la hemos limpiado seis veces y está llena”, afirma Fidel Morales.

Una pregunta en medio de la desesperación

Isabela de Sagua, veinte días después del huracán Irma. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

¿Irse o no irse?, es la pregunta que por estos días se hacen y le hacen a los isabelinos. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Este poblado villaclareño se divide en dos comunidades: Isabela, “la vieja”, y la Nueva Isabela. A raíz de los estragos del huracán Kate en 1985, el Comandante en Jefe Fidel Castro indicó hacer viviendas alejadas de la costa para todo aquel que había perdido su casa. Así nació, a 12 kilómetros del mar, un asentamiento donde viven 882 personas, en orillas del Atlántico aún quedan 2 mil 167.

“Está demasiado lejos, un pescador siempre regresa al mar, lo necesita”, dice Elbio tocándose el pecho. Este señor vive con su hijo a dos metros del litoral y dice que de allí no se va, que levantará su casita cuantas veces sean necesarias.

“Pues yo sí me voy, se lo dije a Lazo, le pedí que nos hicieran un pueblo lindo, como el que nos merecemos, porque el país está gastando el doble, levanta nuestras casas y luego viene otro desastre y se las lleva. Lo que es del mar al mar vuelve, aunque la mía es de madera y no se la llevó porque mi abuela la construyó antes del ’59 y dejó cinco africanos enterrados ahí, yo sí me voy”, reitera Leida Canal.

Las tablas que forman las paredes del hogar de Leida están unidas por puro milagro, a través de ellas entra toda la luz que necesita, porque dice que “hay otros que no tienen dónde meterse ni dónde dormir y su familia sí”. Pero que si pudiera construyera más allá de las olas. “En esta época se vive en un sobresalto, ya me cansé”, aseguró.

¿Irse o no irse?, es la pregunta que por estos días se hacen y le hacen a los isabelinos, una interrogante no tan fácil de responder. La experiencia de la Nueva Isabela no salió bien, el sitio escogido está demasiado lejos de la costa; fue una excelente idea, pero mal ejecutada. El asentamiento está en medio de la nada e inacabado, lo que iba a ser la escuela es hoy un esqueleto de concreto sin vida.

Los isabelinos que lo perdieron todo y no quieren irse para la Nueva Isabela temen que los funcionarios declaren su casa como derrumbe total para que no los reubiquen. Sin embargo, la mayoría de los que entrevistamos alegan tener las maletas listas.

“Se está haciendo un trabajo de ubicar las nuevas construcciones en lugares que no sean afectados por el mar, porque esta vez la marea fue la que arrasó, rompió todos los récords, nunca en Isabela había llegado el mar a donde llegó”, asevera Fidel Morales Herrada, el presidente de la Zona de Defensa.

En la escuelita están terminando de montar el techo y las maestras entusiasmadas porque “el acto de reinicio del curso escolar del municipio será aquí”. En la posta médica, “una de las mejores de Cuba”, reina tanto sosiego que inquieta dentro de este amasijo de tristezas. Allá en el atracadero, una mujer duerme con su esposo en el barco.

Los muelles permanecen rotos y los pescadores en la zozobra de que si nadie los arregla suspenden la pesca. “Aquí hay mucho déficit de trabajo, el puerto cerró hace mucho tiempo, hay que traer comida a casa, las ofrendas que el mar nos da, decimos. Vender su pescadito en la ciudad, sobrevivir”, comenta el amigo de Toledo Sariol, que ve sentado cómo le ponen las tejas a su casa, “la voy a vender y me voy, aquí de los hermanos solo quedo yo”.

Rafael, el esposo de Mariló, deja la casa “al pairo” y a su mujer con las botas de agua puestas, porque viene un Joven Club Móvil y el tiene que atenderlo, “para que los muchachos se entretengan un poco, que no merecen esto”.

Mario está en la esquina, comentando, maldiciendo y lamentándose, nos pregunta: “¿Y ustedes trajeron algo?” Sentí vergüenza. Pero no por ir a Isabela solo con mi libreta y la lente de Ismael, sino porque más adelante vi al hermano de Fernando “echando pa´lante”, salvando tablas, dando gracias porque hoy pudieron armar “el banco de carpintero y echar a andar la sierra eléctrica”.

“Esta pared la hicimos a serrucho, uno no se puede sentar a esperar. Es cierto que hay quien no pudo recuperar ni un clavo, pero ya lo tendrá. ¿Quieren agua fría, café?”, dijo quien solo tiene horcones de madera dura.

Isabela de Sagua, veinte días después del huracán Irma. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

La casa de Fernando se levanta. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Isabela de Sagua, veinte días después del huracán Irma. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Frente al hogar de Mariló, su historia personal. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Isabela de Sagua, veinte días después del huracán Irma. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

El viernes 29 de septiembre comenzaron a entregar los colchones en Isabela de Sagua. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Isabela de Sagua, veinte días después del huracán Irma. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Isabela de Sagua, veinte días después del huracán Irma. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Isabela de Sagua, veinte días después del huracán Irma. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

La mayoría de los isabelinos están durmiendo en tablones, la marea saló sus colchones. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Isabela de Sagua, veinte días después del huracán Irma. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Isabela de Sagua, veinte días después del huracán Irma. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Isabela de Sagua, veinte días después del huracán Irma. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Atravesamos Isabela, esquivando los escombros que aún pululan en sus calles. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Isabela de Sagua, veinte días después del huracán Irma. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Hay quien no pudo recuperar ni un clavo. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Isabela de Sagua, veinte días después del huracán Irma. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Todavía queda mucho escombro pesado que no se saca a palas. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Isabela de Sagua, veinte días después del huracán Irma. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Isabela de Sagua, veinte días después del huracán Irma. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Isabela de Sagua, veinte días después del huracán Irma. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

El Caney, el restaurante más famoso de Isabela de Sagua. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Los trabajadores de El Caney le devolverán la vida al restaurante que alegra la vida del pueblo. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Los trabajadores de Gastronomía le devolverán la vida al restaurante que alegra el pueblo. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Isabela de Sagua, veinte días después del huracán Irma. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Isabela de Sagua, veinte días después del huracán Irma. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Isabela de Sagua, veinte días después del huracán Irma. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Rubén Toledo Sariol, testigo de cuatro huracanes. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Isabela de Sagua, veinte días después del huracán Irma. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

“Cuando entramos después del ciclón, el lunes 11, apartábamos los televisores, las lavadoras, los colchones…”, describe Rodrigo Oscar. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Isabela de Sagua, veinte días después del huracán Irma. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Los muchachos del preuniversitario de Sagua vinieron a ayudar a sus compañeros afectados por el embate de “Irma”. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Isabela de Sagua, veinte días después del huracán Irma. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Isabela de Sagua, veinte días después del huracán Irma. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Isabela de Sagua, veinte días después del huracán Irma. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Los colchones escurrían sal y desidia a pie de calle. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Isabela de Sagua, veinte días después del huracán Irma. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Un isabelino “echando pa´lante”. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Isabela de Sagua, veinte días después del huracán Irma. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

La Punta carece de suministro corriente de agua potable mucho antes del paso de “Irma”. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Isabela de Sagua, veinte días después del huracán Irma. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Creí encontrar el rastro de “Irma” y no sus ráfagas, imaginé que sus huellas estarían en el alma y no por doquier. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Se han publicado 125 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • cadillac dijo:

    triste la situacion de isabela de sagua, es posiblemente el municipio o localidad mas afectada del pais…

    • Dandee dijo:

      Con la miseria que siempre han pasado ahi y ahora con el ciclón valla. Figúrense que no había ni agua antes del ciclón

      • sachiel dijo:

        Otro mensaje de Isabela: http://www.vanguardia.cu/villa-clara/9945-los-duendes-verdes-de-la-isabela.

        Solidaridad y altruismo, no solamente quejas.

      • Arturo Chang dijo:

        ¿Que no habíia ni agua antes del ciclón? Esa información no la encontré descrita en el reportaje.
        Luego del ciclón se llevó agua en pipas, y también por ferrocarril.

      • jose dijo:

        Al amigo Arturo Chang: El día que usted estuvo en Isabela, el día de la evacuación, en esa zona no había agua, lo cual no es extraño porque en su zona de residencia en Santa Clara, usted suele estar horas y dias sin el preciado líquido.
        Y no está dicho en el reportaje, pero si en una foto.
        Aclaro.

    • Arturo Chang dijo:

      De las 664 casas, 620 sufrieron daños (178 derrumbes totales, 130 parciales, 76 perdieron el techo completo y 236 parcialmente).

      Esto ocurrió en el contexto de la provincia de Villa Clara, donde hubo casi 52 mil viviendas, una cifra equivalente al 33 por ciento de las 158 mil 554 afectadas en Cuba.

      • Blanco Barbeito dijo:

        Compañero Arturo Chang le escribe una isabelina que esta sufriendo las consecuencias del ciclón Irma y no perdí mi casa pero el 100 de las casas de Isabela fueron afectadas porque a la que no le llevo nada como la mia hubo penetracion del mar con pérdidas materiales como colchones y ropa. No se quien el informo que en Isabela después del ciclón entro agua por ferrocarril porque el agua que entraba era por pipa y había que lucharla como se dice popularmente. Si lo único que nos han dado sin tener que pagar es un galón de agua y un colchón personal. Lo que vendieron los primeros días todo a precio de cadena, pomo de refrescos a 25 pesos, cubo a 35 pesos, escobas a 30 pesos y así sucesivamente. El primer día cobraron la comida a 5 pesos, después el segundo día a 3 pesos y después regalada y hay que paso. Hay falta de organización las tarjetas donde se realizo el registro para la asignación de materiales se hacen hasta tres y cuatro veces poque cuando se llega a esa oficina no aparece la que ya se hizo, en mi opinión personal cuando se hace algún comentario hayq ue estar bien documentado de lo que esta pasando, vuelvo y repito no se afecto un porciento de la población se afecto el 100% de la población ahí se mojo todo el mundo.

      • Arturo Chang dijo:

        Cuando llegó el agua por ferrocarril, las pipas se abastecían de ese tren..

        Aunque iinicialmente las pipas salían de Isabela para abastecerse

    • Lazarit05 dijo:

      No vivo allí, pero fui antes del ciclón dos veces a almorzar en un restaurante.

      Veo las fotos y no reconozco los lugares. Creo que si no fue el más golpeado, debe estar entre los que más. En las malas debemos convertir la tristeza en fuerza.

      No nos quedemos solo en la tristeza.

  • Julio César dijo:

    Felicidades para l@s autores del trabajo por el nivel detalles y el compromiso con informar, muchas gracias

    • danielito dijo:

      Ayer viendo el noticiero vimos una noticia que nos alegro mucho pero que al final dejo a toda mi familia en la casa con la boca abierta y con la misma pregunta, por que le estaban cobrando a los damnificados esos 856 pesos cubanos por el modulo si todos hemos visto que todos esos productos son donacion de paises amigos?, si alguien pudiera dar una explicacion logica seria muy factible, saludos.

      • Arturo Chang dijo:

        Sugiiero ser cuidadosos al escribir. En Isabela de Sagua no se están vendiendo los artículos llegados por donación. No obstante, si tiene pruebas de que sea así, lo invito a que haga lo correcto: denunciar.

  • BCS dijo:

    Realmente es impactante.

    • El_Isabelino dijo:

      Imaginate no ver tu casa, tu ropa en general perder lo poco que uno tiene, el dia que las autoridades dejaron pasar fueron mas las lagrimas que la lluvia misma, y se que no fue solo Isabela de Sagua que otros pueblos pesqueros estan en la misma situación desde Camaguey hasta VC!!! No queda otra que trabajar duro!! Fuerza para seguir adelante y toda ayuda sera bien recibida!!! Vuelvo agradecer por este excelente trabajo!!
      Cubadebate el termometro de la opinión cubana en la vanguardia!!!

      • MarChávez dijo:

        Recuerdo con mucha tristeza el primer reportaje q pusieron después del paso del ciclón, mi esposo y yo estábamos delante de la tele y vimos a una niña llorando frente a su casa derrumbada,cuando nos miramos, los dos estábamos con las lágrimas corriendo, que fuerte, nos impactó esa nena tan pequeñita y con tanto sufrimiento, es difícil aceptar tanto destrozo, creo que nadie se merece algo así. Ojalá este comentario tan excelente y detallado sirva para ayudar a esta gente digna. Arriba Isabela. Slds.

  • leoricardo dijo:

    excelente articulo, eso es lo que se necesita hoy en dia por parte de la prensa lastima que destellos de buen periodismo como este se vean con tan poca periodicidad, triste y desgarradora realidad, espero entes corruptos no se aprovechen de la realidad que viven estos cubanos que a dia de hoy estan viviendo una pesadilla, y el gobierno de la p`rovincia, estara dando su maximo esfuerzo por recuperar este poblado??????, vi que la habana se recupero a gran velocidad……

  • JMM dijo:

    El reporte periodístico y las fotos son mas que elocuentes pese a los días transcurridos…Urge redoblar los esfuerzos y la ayuda que han recibido hasta el momento. A todas luces y pese a las carencias materiales objetivas, los Isabelinos necesitan con mucha urgencia y prioridad, que se intensifiquen las ayudas que han recibido del Gobierno Provincial y Central. Ayuda de todo tipo, tanto material como espiritual, para acortar los plazos de la vital y necesaria reconstrucción.
    Al propio tiempo, los CDR, la FMC y la CTC a nivel nacional, pudieran darse a la tarea de emprender y promover sin mas demora, campañas populares de ayuda dirigidas a colaborar y contribuir con estas regiones de nuestra geografía, donde las afectaciones de “Irma” han dejado huellas indelebles. La solidaridad de toda Cuba debe hacerse presente en Isabela, y en todos los poblados seriamente afectados en cadas provincia. Que todo buen cubano agradecido, aporte lo que mejor pueda, para contribuir con los compatriotas necesitados.
    Sobran los ejemplos que dan fe que la Revolución Cubana a lo largo de su fecunda existencia, ha sido capaz de eso y de mucho mas! Probemos una vez mas la fortaleza y espíritu solidario y de combate de nuestro pueblo, legado por nuestro Comandante en Jefe!

  • OBSERVADOR dijo:

    Magnífico y sorprendente reportaje, pero realmente no hacía falta el huracán del siglo para destruir este y muchísimos lugares mas de nuestra adorada isla, basta con una tormenta cualquiera para causar un desastre encima de la deprimente pobreza que se aprecia existía desde antes del meteoro y la que seguirá existiendo si la recuperación es como siempre, con esfuerzo propio y con lo que aparezca, hasta que no exista una política nacional para que cada familia tenga una vivienda totalmente anti huracanes, escenas como estas se repetirán prácticamente todos los años en nuestro país, Cuba es un país donde tener una casa de totalmente de concreto y anti sísmica no es un lujo, es una necesidad humana y social.

    • MarChávez dijo:

      Observador, 100 % de coincidencia en criterios, tienes toda la razón. La inmensa mayoría de nuestros hermanos no pueden hacerse de una casa digna, triste pero real. Slds.

  • Asiel dijo:

    Viendo este artículo y pensaba en algo, uno esta fuera de esa comunidad, y ve el desastre en la TV, o aqui, pero en su mayoría no nos preguntamos : si nos hubiese pasado eso? si estuviesemos viviendo esa tragedia nosotros mismos?
    es muy triste llegar a nuestra casa y verla así como se ven en las fotos. Es necesario que nuestro gobierno haga el doble de lo que se está haciendo por esa pobre gente que en sus caras se les nota el desespero. Es bien triste la situación

    • sachiel dijo:

      Jeyyyy!!!! Esos colchones, supongo sean los del MINCIN (el reportaje no lo aclara), no de los de donaciones, por favorrrr!!! 900 pesos en 15 años, sale a 5 pesos por mes.

      Intentaba poner un comentario, cuando vino una buena avalancha de ellos. Hay un comentario de Joel Yu, y otros similares, precisamente de lo que se está haciendo en multiples zonas del pais afectadas, pero…

      señores, no opinen más y arranquen para Isabela a dar su aporte fisico el que pueda, por dios!

      • Yolanda dijo:

        Si pudiera iba, ya di mi pequeño aporte en las cuentas que habitaron para donar dinero. Ojala pudiera hacer mas.

      • Joel Yu dijo:

        Ud disculpe si le molesto mi comentario,pero este es un espacio que nos da Cubadebate para ello,o sea,para opinar,y eso fue lo que hice desde lo mas profundo de mi corazon,ojala pudiera ir y poner mis modestas y humildes manos a favor del projimo.Quizas ,desde mi posicion al opinar,los decisores cambien su actuar y asi aporto mi granito de arena para con los Isabelinos.

  • nayda dijo:

    Cuánta tristeza leer y ver fotos de como está isabela todavía. Soy saguera de nacimiento y de corazón aunque hace muchos años no viva allá.

  • lis dijo:

    Hay que hacer mas por esa gente!

  • pregunta dijo:

    ¿por qué se cobran los colchones si son de donaciones????

    • Arturo Chang dijo:

      El reportaje no dice que son colchones de donaciones.

      • Marcela E dijo:

        Muy buen artículo. Estuve en Isabela de Sagua hace un año y es muy muy triste lo que está pasando en ese pueblo ahora mismo. La sensación de perderlo, todo o casi todo (teniendo en cuenta los sacrificios que pasamos muchos para levantar un techo, o tener una lavadora, unas prendas de vestir) debe ser indescriptible.

        Por favor que a ese pueblo llegen muchas donaciones, y para todos, cuántas toneladas no han entrado al país de ayuda para los damnificados, los colchones donde están???

    • LEX dijo:

      El día 3 de octubre expliqué sobre el supramencionado asunto del cobro de los colchones. Ya chang lo dijo con pocas palabras ”nadie ha dicho que son donaciones”. Yo aclaraba en mi anterior comentario que, según la Resolución No.700 de fecha 18 de septiembre de 2017 de la Ministra de Finanzas y Precios se establece que: ”Cuando a los damnificados se le haga entrega de productos recibidos como donación (interna o externa), esta se hace sin costo alguno para los mismos”. En tal sentido, si se está cobrando, entonces no son productos donados, son recursos de nuestros inventarios o de la Reserva Estatal. Estos recursos QUE NO SON DONACIONES se entregan con la aplicación de otra norma, que es la Resolución No.770 de 2017 del MFP que establece el tratamiento para las ventas a los damnificados de recursos del estado, donde se aplican los subsidios al 50% o al 100% del valor de venta y otras protecciones como, el crédito para los pagos en 15 años, etc.

      Es necesario, ante este estado de opinión, informar mas a la población. Realizar otro acercamiento periodístico a Isabela de Sagua con las razones sobre la venta de colchones, demoras y otras inconformidades, para que no se empañe la actuación de nuestro Estado con razones no expuestas y falta de información.

      Esto último, es nuestro talón de aquiles, la falta de información sobre las instituciones jurídicas y las normas legales por las que se expresan. Nuestro Estado tiene que pensar en considerar en invertir para que, en cada Celular (que hay tantos como televisores y, se usan mas) se acceda, de forma gratuita, a Cubadebate, la Gaceta Oficial de la República de Cuba y otros sitios web que contienen información muy valiosa. Esto puede siginificar una gasto financiero pero, vamos a ganar en información sobre lo bueno que hacemos, que hacemos mucho , muchas veces no se conoce, estos gastos fortalecen la Revolución contra la propaganda enemiga. Que se piense en ello.

      La Mesa Redonda hace mucho en ese sentido. El mismo día 3 de octubre, cuando hice mi comentario sobre las donaciones, en la Mesa Redonda se presentó al Director de Política Financiera del Ministerio de inanzas y Precios y comentó sobre las disposiciones a las que me he referido, lástima que muchas personas ve poca televisión y si muchos paquetes. Por eso lo de la información por Celulares, no los titulates a 0.16 CUC, sino la información completa gratuita, la posibilidad de debatir, de conocer las normas legales en la Gaceta.

      El día 3 de octubre, Taladrí mencionaba como un personaje tramitía un programa de radio que lo escuchaban 13 millones de personas y vendía una mentira sobre el cambio climático en relación alos incrementos de los huracanes. Eso demuestra que, teniendo el poder mediático es mas fácil llegar a la gente con una mentira, que convencer con la verdad con palos y piedras como en la era de las cavernas.

      Tenemos que hacer la guerra con inteligencia, tenemos que seguir haciendo cosas bunas pero tenemos que informar lo bueno que hacemos, como lo hacemos y por qué, no queda otra en este mundo globalizado peo, desigual.

      • sachiel dijo:

        http://mesaredonda.cubadebate.cu/mesa-redonda/2017/10/12/como-marcha-la-recuperacion-en-cuba-energia-agricultura-donativos-y-subsidios/

        Ante el paso del ciclón la provincia contaba con el nivel de inventario que se tenía para asumir la ayuda a la población. Ya se han vendido 439 colchones cameros, 692 colchones personales, mil 559 módulos de cocción.

        En toda la franja costera de la ciudad en los Municipios de Playa, Plaza, Centro Habana y Habana del Este se colocaron establecimientos para ofrecer alimentos a precios asequibles para la población.

        En cuanto a los artículos de donación recibidos por la provincia explicó que se han entregado de manera gratuita 343 colchones tres cuartos, más de cuatro mil sábanas, más de mil toallas, 400 ajuares personales, 200 kit de cocina, 200 módulos de higiene, mil frazadas para dormir y 400 catres.

  • Joel Yu dijo:

    Excelente trabajo,muy evidente y muy dificil de asimilar a la vez.Soy de Santa Clara,y cada vez que sale un trabajo periodistico de Isabela es desgarrador.
    Hay decisiones que no pieden esperar,se trata de condiciones de vida de muchas personas,pienso que las soluciones deben ser casuisticas en efecto,pero porque no coger una rastra cargada de insumos e ir casa a casa viendo y a la vez distribuyendo los recursos necesarios y haciendo al mismo tiempo el papeleo?Lo otro es martirizar mas a los afectados,soluciones practicas y agiles es lo que necesita esa poblacion,no tanta burocracia y sin resultados.Aqui a la provincia han venido en apoyo varios contingentes de todo el pais para el tema electrificacion fundamentalmente,pero porque no se solicita ayuda de contingentes para la construccion?Incluso,ante situcion tan critica,porque no se solicita la intervencion de las Fuerzas Armadas y sus medios ingenieros y fuerzas especializadas?Se trata de una situacion excepcional,lleva a mi modo de ver soluciones excepcionales,pero que sean agiles,eficaces y concretas,de lo contrario seria llover sobre lo mojado y esto no ayuda a realzar la confianza ,ya maltrecha,de estos pobladores.

  • Yolanda dijo:

    Deberían haberles dado hace rato ya colchones a todo el mundo que manera de enredarlo todo por dios.

  • Mari dijo:

    Concuerdo contigo Asiel, nada mas de pensar en esa situación se me ponen los pelos de punta, es muy triste por lo que estan pasando esas personas y el desespero de no saber hasta cuando será, buen trabajo de los periodistas para mantenernos informados

  • angelo dijo:

    Es imposible que a cualquier buen cubano no se le salga una lagrima al leer este articulo y ver esta imágenes son duras pero es la realidad, algo así tuve la oportunidad de vivirlo en Baracoa tras el paso hace un año mañana del huracán Matthew.

  • Alexis dijo:

    Realmente muy doloroso lo que se puede observar en estas imágenes, se necesetita más prontitud en lo que se está haciendo con estas personas afectadas…duras imágenes. Felicitaciones a los autores, periodismo del real, del que se necesita en nuestro país.

  • Ada dijo:

    Hay algo q no entiendo, porque le venden los colchones a los afectados, si son donaciones?

    • Yolanda dijo:

      Los que se están vendiendo son los del mincin que siempre se han vendido al doble de lo que se les están vendiendo, los donados se están dando gratis a los que sufrieron derrumbes totales, el articulo lo dice.

  • Jesus dijo:

    no solo en Isabela creo que en toda Cuba aun pululan los escombros en las calles
    porque tanta lentitud en la recogida de estos ¿ no debe ser una maxima prioridad antes que pululen los bichos y las enfermedades ¿¿
    en la Habana vimos un buen ejemplo de movilizacion para sanear la ciudad pero y las demas ciudades de Cuba los pueblos, Thalia no puede estar en todos los lugares pero hay otros periodistas que podrian denunciar esta situacion ¿¿¿¿¿¿¿¿
    porque mas que nada creo esto es irresponsabilidad e ineficiencia de las autoridades locales en cada lugar.

    • Arturo Chang dijo:

      En un lugar como Isabela de Sagua, en la cual de 664 casas, 620 sufrieron daños (178 derrumbes totales, 130 parciales, 76 perdieron el techo completo y 236 parcialmente) hay muchos escombros que, por supuesto, se extraen hacia la calle constantemente según se hacen trabajos de recuperación en cada vivienda y se nota la presencia de esos escombros, aunque cada vez en menor medida..

  • ATG dijo:

    en el lugar donde se ve la gente trabajando con montoncitos de planilla, detras hay un cartel que dice “colectivo vencedores de las dificultades y los obtaculos” si es asi por favor eviten tantas planillas y llenen solo las necesarias para que la cosa camine mas rapido y las personas puedan tener antes los recursos que necesitas. es realmente triste ver cuanto esta de afectado este pueblo, se ve la desesperación en cada rostro. lo de los corchones a 900 pesos me parece una balbaridad, quien tendra ese dinero para pagar un corchon en ese pueblo despues de haberlo perdido todo, aunque sea por credito para pagar en 15 años cada salario que cobren de ahora en adelante será para comprar comida y cosas para seguir adelante. fueza a los isabelinos!!!

  • Revenge dijo:

    Yo pensaba que lo habia visto todo, pero esto me ha sacado las lagrimas; sin complejo ninguno. Felicidades sin reservas a los autores del articulo; para mi uno de los mejores que he leido, ejemplo de como se puede reflejar la realidad sin edulcorar y sin ser venenoso. Es una situacion muy dura la de estas personas, en lo personal creo -sin ser constructor- que una solucion para estas comunidades podria ser edificar las casas sobre columnas o pilotes de una planta de altura.
    De nada vale el empeño del valeroso pueblo isabelino por levantarse si no tiene el poder adquisitivo o no se le dan los medios materiales. Este es uno de las pocas situaciones en que un ciudadano tiene derecho a exigir que ‘le den’. Y viendo estas imagenes, esas casas hechas astillas de madera vieja, esos colchones antediluvianos, esa miseria total… cada vez entiendo menos como nuestras instituciones lanzan campañas y legislaciones contra la prosperidad en si, cuando la verdadera amenaza para la supervivencia de nuestro orden social es querer que la gente, sobre todo el que trabaja, considere la pobreza como forma aceptable de vida. Buena parte de las afectaciones ocasionadas por los ciclones en nuestro pais se deben a las precarias condiciones de las viviendas e instalaciones, tanto o mas que a la intensidad y duracion de los mismos.

    • aniem dijo:

      YO TAMBIÉN CREÍA QUE LO HABÍA VISTO TODO. ADEMÁS DE VER UNA POBREZA EXTREMA QUE DATA DE ANTES DEL CICLÓN IRMA, HOY VEO INDOLENCIA Y FALTA DE AYUDA ORGANIZADA. NO IMPORTA QUE HAYAN REGUÑADO CUÁNDO SE DEBE PAGAR O NO UN ARTÍCULO O MATERIAL QUE SE ENTREGUE, CREO QUE DADAS LAS CIRCUNSTANCIAS QUE OBSERVO, DEBÍAN EXONERAR A ESTAS FAMILIAS DE PAGO ALGUNO.
      A LOS DIRIGENTES DE ESTA LOCALIDAD, POR FAVOR SEAN ÁGILES, ESTAS PERIODISTAS LES DIERON EL PIE FORZADO, LUCHEN HASTA EL CANSANCIO POR SU GENTE.
      POR OTRA PARTE NO SOY PARTIDARIA DE RECONSTRUIR LO MISMO Y EN EL MISMO LUGAR, SE CORRE EL RIESGO NO SÓ,LO DE QUE SE MALGASTEN LOS RECURSOS SINO HASTA DE QUE SI NO SUCEDIÓ ESTA VEZ, EN PRÓXIMAS OCASIONES SE PIERDAN HASTA VIDAS HUMANAS.
      ACABO DE LEER EN ESTA MISMA EDICIÓN DE CUBADEBATE QUE VENEZUELA Y CUBA SE ESTÁN PONIENDO DE ACUERDO PARA CONSTRUIR VIVIENDAS QUE RESISTAN ESTOS FENÓMENOS, DOY MI VOTO PORQUE COMIENCEN POR COMUNIDADES QUE QUEDARON COMO LA ISABELA , !PERO YA!., DEJEN A UN LADO LOS PROTOCOLOS HAY GENTES ENTRE ELLOS: NIÑOS, ANCIANOS, ENFERMOS, MUJERES EMBARAZADAS QUE NO PUEDEN ESPERAR NI UN MINUTO MÁS.
      ! CUÁNTO ME ALEGRARÍA VER EN EL NOTICIERO QUE UN EJÉRCITO DE HOMBRES CAPACITADOS ESTÁ TRANSFORMANDO ESTE LUGAR, CON LOS EQUIPOS Y MEDIOS QUE SE NECESITAN.
      Y A LOS ISABELINOS USTEDES SON LOS ÚLTIMOS QUE SE PUEDEN SENTAR, NO HAY TIEMPO PARA LAMENTARSE, YA CONOCIMOS SU REALIDAD, ABOGUEN POR LA AYUDA, RECLÁMENLA DISCIPLINADAMENTE, TRABAJEN FUERTE Y QUE DIOS TENGA MISERICORDIA PARA QUE SE LEVANTEN UNA VEZ MÁS.

      • grissel dijo:

        estoy de acuerdo q se hagan cosas importantes para el pais poder obtener la divisa, pero si fueran para alli, un contingente con todo, con todo lo necesario, con personas al frente dirigiendo esas obras con verguenza y que le duela en su misma piel el sufrimiento de esas personas y que hechen ganas y se borre de la memoria de todos en general en el estado tan precario que vivian esas familias aun antes del ciclon, que se derrumbo¿ casas endebles, malisimas, pero me imagino tambien si hubiera pasado por la habana, nuestra ciudad maravilla, en carpas ibamos a estar muchisimos años,hay q retomaer el plan que surgio cdo alamar y otras zonas , hay q hacer casas , volver con el movimiento de microbrigadas pero no para q le agarre la jubilacion a los ciudadanos para terminar su vivienda, hay muchas cosas por hacer, para nadie es un secreto q el cambio climatico cada vez nos golpera mucho mas severo, yo espero q un futuro los huracanes rompan la escala de medir su pontencia,cada vez q veo por la tele rehaciendo las casitas ellos los pobres con palos , clavandolo como puedan, una teja de fibrocen o zinc y hasta el proximo ciclon o viento platanero, POR FAVOR!!!!!

  • Jesus dijo:

    No es posible que una persona que lo perdio todo o casi todo tenga que pagar 950 pesos por un cochol o hacer un tramite que todos sabemos que es engorroso para un credito con el banco, mientras duerme en tablas o en el piso, no es posible aqui hay algo mal y se debe corregir ya. el sario de un trabajador en Cuba es entre 350 y 500 pesos por favor es hora dejar la burocracia atras, basta de tantas planillas y ayudar a esta gente.

    • Pedro dijo:

      A pesar de todas los esfuerzos, creo que los precios de los productos son excesivos si tomamos en cuenta los salarios. Si apenas alcanza para vivir, tener además que pagar estas deudas eternas es demasiado.

    • Yolanda dijo:

      Tampoco hay que exagerar, no es tanta la deuda.

      • Pedro dijo:

        Si fuera solamente la deuda del colchón, es que son también los materiales de construcción, el módulo de cocción, los equipos electrodomésticos. Imaginense que para mucha gente comprar un televisor supone años de ahorro o de deuda, hagan los cálculos.

    • JLO dijo:

      Totalmente de acuerdo contigo Jesus y los demás compañeros, basta de papaleo mientras hay tantas personas durmiendo en tablas, asientos y tablas.Por favor la ayuda es necesaria como se hizo el La habana. estamos dispuestos a ir a cualquier lugar y sin embargo aquí mismo las cosas resulatn tan difíciles.

Se han publicado 125 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Ismael Francisco

Ismael Francisco

Fotorreportero de Cubadebate. Ha trabajado en Granma, Prensa Latina y la AIN. Ha realizado la cobertura gráfica de importantes acontecimientos políticos, deportivos y sociales en Cuba y otras partes el mundo. Posee varios premios y reconocimientos periodísticos.

Vea también