Imprimir
Inicio » Noticias, Cultura  »

Cincuenta sombras de Grey… o el arte de construir envolturas

| 119 |

Canal USB-17Pocas veces en la historia del cine el título de cualquier secuela ha logrado resumir de una mejor manera sus esencias. Estrenada hace pocas semanas con alfombra roja y grandes expectativas, Cincuenta sombras más oscuras —el filme intermedio de la trilogía Cincuenta sombras de Grey consigue la increíble faena de superar en abucheos a su predecesora.  Sin embargo, aún con el rechazo de la crítica, tramas en exceso repetitivas e incuestionables carencias de ritmo, carácter y energía, ambas películas consiguen altos números en taquilla y trascienden más allá de los límites predecibles.

Inspirada en los libros de la autora británica E. L. James y con casi mil millones de dólares recaudados entre las dos primeras cintas, la saga narra la relación de Anastasia Steele, una humilde y romántica joven, con Christian Grey, uno de los multimillonarios más codiciados de Seattle. Ella, virgen e inexperta; él, amante de prácticas sexuales relacionadas con el bondage, la dominación o el sadomasoquismo. En apariencia dos seres radicalmente opuestos llamados a lidiar con las exigencias del otro, pero que apenas resultan simples justificantes para un suceso mucho menos evidente.

Aunque pretenden venderse como filmes transgresores, sobre todo por el acercamiento a un tópico sexual considerado tabú, el fenómeno asociado a Cincuenta sombras de Grey está construido sobre estereotipos y delineado por el marketing hasta el último detalle. Imposible obviar la entrega de la trilogía dentro de una caja con esposas, máscara y corbata, quizás por aquello del noble propósito de la práctica, pero también como una eficaz estrategia comercial. Tampoco pasar por alto los violentos enfoques de una cámara en busca de la marca —casualmente siempre Apple— de los regalos del magnate a su chica. Dentro del caos, de pronto uno descubre que nada es fortuito, porque existen demasiados intereses por complacer.

Considerada por una parte de la crítica como “porno para mamás” por el valor dado a la monogamia y por sus recurrentes escenas eróticas, en esta historia la pretendida lujuria, al final no más que un amarre de manos y par de azotes, no se concreta como infidelidad o escape de la rutina del matrimonio, sino como negociación entre dos personas únicamente enfocadas en defender sus intereses. Así lo acuerda la pareja en una escena excepcionalmente ridícula, donde con un contrato de por medio la chica marca sus límites y estipula a qué está dispuesta en su futuro rol de novia y sumisa sexual.

Sin embargo, la fidelidad exigida termina por convertirse en obsesión controladora y la firma del convenio en un intercambio mercantil de placer por bienes y comodidades materiales. Más allá solo queda una profunda y bien estructurada metáfora sobre el poder, marcada por un discurso machista, una evidente cosificación de la mujer y un consumismo demasiado grotesco. Así, el único fin de Cincuenta sombras más oscuras, como el de su predecesora, no radica en un cine medianamente coherente, sino en crear envolturas y sentimentalismos en pos de un mercado, aunque para ello las inconsistencias del guion pasen como el menor de los problemas.

Christian Grey, por ejemplo, gasta incontables minutos parloteando sobre su aversión por lo manido del término “hacer el amor”, de su incapacidad para el romance o para dormir acompañado, así como de su rudeza sentimental y sus fuertes impulsos sexuales. Sin embargo, pide matrimonio en un ambiente de ensueño bajo fuegos artificiales, se emociona por presentarle la chica a su familia o añora pasar la noche junto a ella. Esta combinación estandarizada de amante latino y príncipe azul garantiza los favores de un espectador con la posibilidad de escoger a qué extremo le cede sus suspiros.

He ahí la clave del éxito. Enfocadas más a los anunciantes que a los públicos, ambas películas triunfan en fama porque supieron construir su propia audiencia y convertir estas cintas mediocres en un fenómeno de masas. Las bebidas lanzadas en pleno rostro, los bailes de máscaras y accidentes de helicóptero, los varios minutos de sexo y la historia de la chica pobre, deslumbrada, seducida, triunfante a ratos y vencida en otros, apenas resultan estrategias ya probadas para estremecer a las multitudes. Ni existe nada nuevo aquí, ni buscarlo es el propósito.

Cuando esta segunda entrega sigue en carteleras y ya está anunciada una tercera para el año próximo, el fenómeno vinculado a Cincuenta sombras de Grey deja interesantes preguntas. Aún cuando es utópico esperar un metraje siempre trascendente y las producciones más ligeras poseen también el derecho a la existencia, ¿el conformismo ante lo banal debería erigirse en la norma? ¿Cuáles son los límites entre el cine como arte, con sus códigos y pactos ficcionales, y la manipulación sin reservas? Interrogantes necesarias para mirar esta trilogía y encontrar, más allá de los títulos y los sobresaltos, los remedios para muchas más que estas cincuenta oscuridades.

Se han publicado 119 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • ErickLazaro dijo:

    En opinión, creo que los que hemos buscado otros temas para leer o ver, y no quedarnos en lo clásico, lo que nos choca aquí es que una obra que se convierte en un fenómeno de masas sean cuales fueran las razones, se tome tan a la ligera la producción de un filme donde la mayoría que ha leído alguno de los libros ha quedado defraudado con ambas películas y por mucho. Para el que no ha leído los libros está enfrentándose quizá a un tema diferente, pero para el que si leyó, ya paso esa fase y ahora esperaba una buena entrega de algo que bueno o no como dije anteriormente es un fenómeno de masas.

  • Missy dijo:

    Respeto las opiniones de todos porque como dice el dicho para gustos los colores.Mi opinion es que es lo que mujeres que quieren leer algo diferente respetando el clasico romanticismo y la idea de la Cenicienta pues lo recomiendo a mi me gusto,las peliculas no mucho se quedaron muy por debajo de mis expectativas y como siempre por supuesto los libros son mucho mejor que lo que nos ofrece la pantalla grande

  • Jennifer Rodríguez dijo:

    No entiendo el porqué solo se basan en la parte de marketing de la película. Ciertamente tiene aspectos publicitarios,pero como todo buen filme hoy día,es necesario que tenga unos buenos patrocinadores. A mi me pareció una historia increíble de como un hombre pudo superar sus demonios internos gracias a que encontró el amor. Realmente la plícula no cumplió mis expectativas,pero la trama y la historia es muy buena.El libro merece la categoría de Best Seller que se le otorgó.

  • China dijo:

    No critiquen mas, al que no le guste pues simplemente no la vea, yo y unas cuantas personas que me rodean si disfrutamos la pelicula y ya estamos esperando la tercera parte, ah y para aclarar todos somos profesionales, no incultos, es simple, para gusto se han hecho los colores.

  • Dodi dijo:

    Creo que llegué tarde al debate, pero no puedo quedarme sin dar mi opinión. Lo primero que hice hace 1 año y medio fue ver la primera película, a raíz de eso me leí el primer libro, luego el segundo y después el tercero, y hasta el cuarto que algunos ni lo conocen. Especifico, soy de las mujeres que les gusta enamorarse, el romance, la seducción, la atracción, la pasión y tener orgasmos. La historia tiene una trama, pero muchos matices, la confusión es que creo que algunos la clasifican como pornografía, ni siquiera el erotirmo y las prácticas sexueles son el fuerte. Él cine y la literatura tienen (por lo general) el mismo problema, un mismo guión y escenas completamente diferentes. Me leí el libro El amor en los tiempos del cólera y un amigo me regalo la película hace 10 años, que aún no he visto, porque lo más que he llegado es al minuto 10, que desastre. Solo el que haya leído los libros puede entender de que trata esta novela.

  • Dayron dijo:

    La opinión es como el ombligo, todos tenemos uno. Independientemente de los fracasos marcados por el autor de este artículo respecto a este filme, lo esencial y creo muy bien logrado, es como el AMOR ENTRE DOS PERSONAS, da igual su condición social, logra cambiar las sombras de una vida traumada desde la infancia.

  • Monster dijo:

    Todo dos los que criticaron son unos locos al final la peliculas a recaudado el doble de lo que se creia y sus actores estan cobrando muy bien el productor y el director de la pelicula se estan haciendo rico con sus critica a Anastasia y Grey no le interesan si a ustedes no le gustan o no y en la vida los que critican van hacer algo como eso jajajaja lo harian si pero peor, por favor hay muchas cosa mejores que hacer que ponerse a criticar una pelicula y el libro se bendio mas que el de Harry Potter el que escribio el libro es rico y no creas que le interesa si lo leen o no porque mas de un millon de persona en el mundo lo han ello y unas cuantas mujeres que critican esa pelicula en su vida privada le gustan que sean dominada en la cama en parte se hacen ser lo que no es y en su vida privada son peores que en la saga jajaja en fin estan locos en parte se nota que no tenemos nada que hacer en la redes sociales solo escribir cosa ridiculas que en parte no importa si gusta o no porque hay peliculas peores y uno la ve,y por mi parte las dos parte me gusto y es verdad el libro no tine que ver nada con la pelicula por que sino de seguro no gustaria duraria mas de tres horas y asi nadie lo haria y hablarian mas y con el cubano nunca se va a quedar bien siempre va hablar

  • konata dijo:

    ``...la historia de la chica pobre, deslumbrada, seducida, triunfante a ratos y vencida en otros, apenas resultan estrategias ya probadas para estremecer a las multitudes...´´ A partir de aquí me gustaría hablar, ya que esta cita que hago me parece un guiño más que claro. Concuerdo al cien por cien, y es tan poco defendible el libro como la película, una trama sin emoción ninguna y que no logra vincular al lector con la historia, tanto el libro como la película: no se a otras personas, pero, y vuelvo a la cita, a mi me parecía que en el momento menos esperado Mr. Grey anunciaría que es un vampiro, que brilla en a la luz, que y tenía 1500 años. Es duro porque ni Crepúsculo tenía tan poca tela por donde cortar, la película entraba en el término ``aceptable´´, y el libro estaba muy bueno.

  • el acrítico dijo:

    Caramba ¡cuántas lanzas contra una obra humana que por no puede ser perfecta! Cuánta saña para un divertimento. Tanto el libro como el filme abordan temas que nosotros por mojigatos o prejuiciados no abordamos: el sexo y sus innumerables matices. Un tema profundamente humano. ¿Acaso los cuadros de los grandes del pincel son perfectos? ¿Es perfecto El Quijote? Cualquiera de nosotros podría señalar manchas a cualquier obra artística. No somos nosotros en nuestras producciones artísticas un ejemplo para criticar con ese ahínco. ¿O sí lo somos en la prensa, en la TV, en la literatura, en los espectáculos? ¿ Lo somos ? No carguemos tanto la mano con obras que nunca tuvieron la pretensión de ser obras maestras. Si lo leen las mujeres, bueno, investiguen los sociólogos por qué. Sí, comparto el criterio de que si les gusta a muchos millones algo debe tener, no seamos presuntuosos al decir que esos millones están equivocados. Seamos más humildes.

  • Ingeniera matancera dijo:

    A mi también me gustaon, y no me falta cerebro, lo he cultivado por muchos años, pero siempre una historia romántica con un final feliz, y si tiene un príncipe azul, mucho mejor, por favor las todas las personas pueden tener diferentes gustos y la vida está tan complicada que soñar un poco, nos hace la vida feliz....

  • Yellow dijo:

    Me gustaron mas los libros que las peliculas..... pero igual estoy esperando la tercera parte. Todo el mundo no puede tener los mismos gustos y criterios sino la diversidad no existiera en el mundo. Cada cual disfruta de lo que le gusta........... a mi me gustaron mucho

  • SLS dijo:

    El artículo me parece muy bueno, es cierto que como todo, se trata de gustos pero es cierto que las películas representan muy mal la historia de los libros, ambas se concentran en la parafernalia sensacionalista y pierde el hilo que intenta sostener la autora en los libros.
    Por otro lado, tampoco los libros son demasiado complicados, se trata de literatura de entretenimiento, novelas ligeras y fáciles de leer que se enfocan en el sexo, un tema que siempre vende.
    Si les interesa mi opinión, me leí los libros luego de que tantas personas me lo recomendaran y me pareció entretenido pero nada demasiado significativo. A alguien no acostumbrado a este tipo de novelas tal vez pueda impresionarse por las muestras de "sexo duro" o simplemente diferente, pero la verdad es que los libros no pasan de ser simplemente una novela rosa, y al final, lo descrito como "sexo duro" no llega a serlo tanto. Si creo que puede tener un punto a favor y es motivar a las personas que los leen y que tienen poca creatividad en la cama a probar cosas diferentes. Pero para los demás, es solo una historia más.

Se han publicado 119 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Yunier Javier Sifonte Díaz

Yunier Javier Sifonte Díaz

Graduado de Periodismo en la Universidad Central "Marta Abreu" de Las Villas en el año 2016. Periodista de Telecubanacán. En Twitter: @YunierSifonte

Vea también