Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

Michael Moore: El próximo presidente de EEUU será Donald Trump

| 123 |
El cineasta norteamericano Michael Moore explica las cinco razones por las que considera que Trump ganará las elecciones en EE.UU.

El cineasta norteamericano Michael Moore explica las cinco razones por las que considera que Trump ganará las elecciones en EE.UU.

El destacado cineasta y escritor estadounidense Michael Moore aseguró en un post publicado en el periódico electrónico The Huffington Post que Donald Trump será el próximo presidente de los Estados Unidos. El multipremiado artista, simpatizante con las políticas de izquierda, lamentó ser el portador de las malas noticias y deseó que su predicción estuviara errada. Moore ofrece cinco razones por las que considera que Trump se sentará en la Casa Blanca.

Texto íntegro publicado por Michael Moore:

Siento ser el que dé las malas noticias, pero ya les advertí el pasado verano cuando dije que Donald Trump sería el candidato republicano a la presidencia. Y ahora traigo unas noticias aún peores y más deprimentes: Donald J. Trump va a ganar las elecciones en noviembre. Este ignorante, peligroso y miserable payaso a tiempo parcial y sociópata a tiempo completo será el próximo presidente de Estados Unidos. Presidente Trump. Vamos, vayan practicando, porque será así como nos tendremos que dirigir a él durante los próximos cuatro años.

En mi vida he deseado tanto estar equivocado como ahora.

Me imagino lo que estén haciendo ahora mismo. Están negando con la cabeza y mientras piensan: "No, Mike, no va a ganar". Por desgracia, viven en una burbuja con una cámara de resonancia acoplada en la que tanto ustedes como nuestros amigos están convencidos de que los estadounidenses no van a elegir como presidente a un idiota. Van alternando entre la sorpresa y la mofa por su último comentario o por su actitud narcisista ante todo, porque todo gira a su alrededor. Y después escuchan a Hillary y ven a la que sería la primera mujer en un cargo así en Estados Unidos, una persona respetada, inteligente y que se preocupa por los niños, que continuará con el legado de Obama porque eso es claramente lo que quieren los estadounidenses, cuatro años más de esto.

Tienen que salir de esa burbuja inmediatamente. Tienen que dejar de negar lo evidente y enfrentarse a la verdad que en el fondo saben que es muy real. Intenten permanecer tranquilos con datos -"el 77% del electorado son mujeres, personas de otras razas y jóvenes de menos de 35 años, ¡y Trump no puede ganar por mayoría en ninguno de esos sectores!"- o con lógica -"¡la gente no va a votar a un bufón ni en contra de sus intereses!"- es la manera que tiene el cerebro de protegerse de una situación traumática.

Como cuando oyes un ruido extraño en la calle y piensas: "Ah, es que habrá reventado una rueda", o "¿quién anda tirando petardos?" porque no quieres pensar que lo que acabas de oír es un disparo. Es la misma razón por la que todas las noticias iniciales y testigos del 11 de septiembre decían en los primeros momentos que "un pequeño avión se había estrellado por accidente contra el World Trade Center".

Queremos -necesitamos- tener esperanza porque, francamente, la vida ya es lo suficientemente dura y bastante hay que luchar entre sueldo y sueldo. No podemos con muchas más malas noticias. Por lo tanto, nuestro estado mental vuelve al estado predeterminado cuando se hace realidad algo aterrador. Las primeras personas arrolladas por el camión en el atentado de Niza pasaron sus últimos minutos de vida pensando que el conductor del camión simplemente había perdido el control del vehículo, haciéndole señas y gritándole que tuviera cuidado y que había gente en la acera.

Queridos amigos, esto no es un accidente. Es la realidad. Y si creen que Hillary Clinton va a ganar a Trump con datos, inteligencia y lógica, es que no saben nada de las 56 primarias en las que 16 candidatos republicanos probaron con todo, sacaron todos sus ases de la manga y no pudieron hacer nada para detener al gigante de Trump. A día de hoy, tal y como están las cosas, creo que va a ganar; y, para lidiar con ello, necesito que primero lo reconozcan y quizá después podamos encontrar una manera de salir de este embrollo en el que nos hemos metido.

No me malinterpreten. Tengo muchas esperanzas puestas en el país en el que vivo. Las cosas están mejor. La izquierda ha ganado las guerras culturales. Los homosexuales pueden casarse. La mayoría de los estadounidenses adoptan la postura liberal en las encuestas: en el sueldo igualitario para hombres y mujeres, en que el aborto debería ser legal, en la imposición de unas leyes medioambientales más severas, en un mayor control de las armas, en la legalización de la marihuana.

Se ha producido un gran cambio: que les pregunten a los socialistas que han ganado en 22 estados este año. Y no me cabe duda de que si la gente pudiera votar desde el sofá en su casa a través de la Xbox o de la PlayStation Hillary ganaría por goleada.

Pero en Estados Unidos las cosas no funcionan así. La gente tiene que salir de casa y esperar una cola para votar. Y, si viven en barrios pobres, con mayoría de negros o de hispanos, no solo tendrán que hacer una cola más larga, sino que se hará todo lo posible para evitar que vayan a votar.

Así que en la mayoría de las elecciones es difícil que el porcentaje de participación llegue siquiera al 50%. Y ahí yace el problema de noviembre: ¿quién va a conseguir que los votantes más motivados acudan a las urnas? Saben la respuesta a esa pregunta. ¿Quién es el candidato con los simpatizantes más furibundos? ¿Quién tiene unos fans capaces de levantarse a las cinco de la mañana el día de las elecciones y de ir molestando todo el día hasta que cierren las urnas para asegurarse de que todo hijo de vecino vote? Efectivamente. Ese es el nivel de peligro en el que nos encontramos. Y no se engañen: ni los persuasivos anuncios de televisión de Hillary ni el hecho de que se le desenmascare en los debates ni que los libertarios le quiten votos van a servir para detener a Trump.

Estas son las cinco razones por las que Trump va a ganar:

El destacado cineasta y escritor estadounidense, Michael Moore, predice que Donald Trump será el próximo presidente de EE.UU. y asegura que quisiera equivocarse. Foto: Samuel Corum/ Anadolu Agency/Getty Images.

El destacado cineasta y escritor estadounidense, Michael Moore, predice que Donald Trump será el próximo presidente de EE.UU. y asegura que quisiera equivocarse. Foto: Samuel Corum/ Anadolu Agency/Getty Images.

1. El Brexit del medio oeste de Estados Unidos. Creo que Trump va a centrar gran parte de su atención en los cuatro estados azules de Michigan, Ohio, Pensilvania y Wisconsin. Cuatro estados tradicionalmente demócratas, pero que han elegido a gobernadores republicanos desde 2010 (Pensilvania es el único que finalmente ha elegido a un demócrata ahora).

En las primarias de Michigan de marzo, 1,32 millones de habitantes votaron a los republicanos frente a los 1,19 millones que votaron a los demócratas. Según las últimas encuestas de Pensilvania, Trump va por delante de Hillary; y en Ohio están empatados. ¿Empatados? ¿Cómo es posible que esta carrera esté tan reñida después de todo lo que ha dicho y hecho Trump? Quizá se deba a que este ha dicho (y ha dicho bien) que el apoyo de los Clinton al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) ha ayudado a destruir a los estados industriales de la zona norte del medio oeste de Estados Unidos.

Trump va a machacar a Clinton con este tema y con el hecho de que haya apoyado el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica y otras políticas de comercio que han perjudicado a los habitantes de esos cuatro estados. Durante las primarias de Michigan, Trump amenazó a la empresa Ford Motor con que si seguían adelante con el cierre de la fábrica que tenían previsto y se trasladaban a México, pondría un impuesto del 35% a todos los coches construidos en México que se enviaran a Estados Unidos. Música para los oídos de la clase trabajadora de Michigan. Y cuando lanzó otra amenaza a Apple y dijo que les obligaría a dejar de fabricar iPhones en China y a fabricarlos en Estados Unidos todos quedaron embelesados y Trump se llevó una gran victoria que debería haber sido para el gobernador, John Kasich.

La zona que abarca desde la ciudad de Green Bay (Wisconsin) hasta Pittsburgh (Pensilvania) recuerda a la mitad de Inglaterra: rotas, deprimidas y en las últimas funcionan las chimeneas esparcidas por el campo en el esqueleto de lo que antes llamábamos clase media.

Trabajadores amargados y enfadados a los que Reagan engañó y a los que los demócratas -que siguen intentando persuadir de forma deshonesta pero solo quieren aprovecharse de la situación codeándose con banqueros que les puedan extender cheques- abandonaron. Lo que ha pasado con el Brexit en Reino Unido también va a pasar aquí.

Elmer Gantry aparece como Boris Johnson y se limita a inventar para convencer a la gente de que ¡esta es su oportunidad! De acabar con todos, con todos los que hicieron añicos su Sueño Americano. Y ahora Donald Trump, el forastero, ha llegado para limpiarlo todo. ¡No hace falta que estén de acuerdo con él! ¡Es su cóctel molotov personal, el que pueden lanzar a los malnacidos que les hicieron esto!

Y aquí es donde entran en juego los cálculos. En 2012, Mitt Romney perdió por 64 votos electorales. Sumemos los votos electorales de Michigan, Ohio, Pensilvania y Wisconsin. Son 64. Lo único que Trump necesita para ganar es mantenerse, tal y como se espera, en la franja de estados tradicionalmente republicanos de Idaho a Georgia (estados en los que nunca ganará Hillary Clinton), y ganar en Michigan, Ohio, Pensilvania y Wisconsin. No necesita ganar en Florida, ni en Colorado ni en Virginia. Solo en los cuatro anteriores. Y eso le colocará en la cima. Y eso es lo que va a pasar en noviembre.

Lo que Michael Moore llama "los hombres blancos en peligro de extinción" no permitirían los sucesivos gobiernos de Obama y Hillary. Foto: Reuters.

Lo que Michael Moore llama "los hombres blancos en peligro de extinción" no permitirían los sucesivos gobiernos de Obama y Hillary. Foto: Reuters.

2. El último bastión de los hombres blancos enfadados. El gobierno de Estados Unidos que lleva 240 años dominado por hombres llega a su fin. ¡Una mujer está a punto de llegar al poder! ¿Cómo ha podido suceder? Había señales de peligro, pero las ignoramos. Nixon -el traidor del género- impuso el Título IX, la ley por la que, en el colegio, las alumnas deberían tener las mismas oportunidades a la hora de practicar deporte. Y luego les dejaron pilotar aviones comerciales. Y antes de que nos diéramos cuenta, Beyoncé revolucionó la Super Bowl (¡nuestro partido!) con un ejército de mujeres negras que, con el puño en alto, dejaron claro que nuestra dominación había terminado. ¡Dónde hemos ido a parar!

Ese es el pequeño resumen de la mente del hombre blanco en peligro de extinción. Tienen la sensación de que se les escapa el poder de las manos, de que su manera de hacer las cosas ya no es la manera en la que se hacen las cosas. La "feminazi", ese monstruo que, como dice Trump, "sangra por los ojos o por donde sea", nos ha conquistado y ahora, después de haber tenido que pasar por ocho años en los que un hombre negro nos ha dicho qué hacer, ¿se supone que tenemos que aguantar ocho años en los que una mujer nos mangonee? ¡Después de eso serán ocho años de un homosexual dirigiendo la Casa Blanca! ¡Y luego transexuales! Ya ven por dónde van las cosas. Para entonces, se les habrán concedido derechos humanos a los animales y el presidente del país será un hámster. ¡Esto tiene que acabar! Así piensan los xenófobos, homófobos y machistas de EE.UU.

3. El problema de Hillary. Seamos sinceros, ahora que estamos entre amigos. Ante todo, dénjeme que les diga que me gusta -mucho- Hillary y que creo que le han creado una reputación que no se merece. Pero el hecho de que votara a favor de la guerra de Irak hizo que yo me prometiera que no volvería a votarla. Hasta la fecha, no he roto esa promesa. Por intentar evitar que un protofascista se convierta en nuestro presidente, voy a romper esa promesa. Me entristece pensar que Clinton encontrará la manera de meternos en un conflicto militar. Es un halcón a la derecha de Obama. Pero el dedo psicópata de Trump estará listo para pulsar El Botón, así son las cosas.

Asumámoslo: Trump no es el mayor de nuestros problemas, es Hillary. Es muy impopular: el 70% de los votantes piensan que no transmite confianza ni honestidad.

Representa a la política tradicional y no cree en nada que no sea lo que le haga ganar las elecciones. Por eso estuvo en contra del matrimonio homosexual en su momento y ahora lo defiende. Entre sus mayores detractores se encuentran las mujeres jóvenes, cosa que tiene que dolerle considerando los sacrificios que ha hecho -tanto Hillary como otras mujeres de su generación- y lo que ha luchado para que las generaciones más jóvenes no tengan que aguantar que las Barbaras Bushes del mundo les manden callar y a hacer galletas.

Pero no gusta a los jóvenes, y no hay día que no oiga a un millennial decir que no la va a votar. Ningún demócrata, ni ninguna persona que no apoye a alguno de los dos partidos mayoritarios, se va a levantar emocionado el 8 de noviembre por ir a votar a Hillary como pasó cuando Obama ganó las elecciones o cuando Bernie Sanders era candidato en las primarias. No hay entusiasmo. Y, como estas elecciones solo van a depender de una cosa -de quién atraiga a más gente a las urnas-, Trump lleva las de ganar.

Los simpatizantes de Bernie Sanders votarán sin ilusión por Hillary Clinton, dice Moore. Foto: Jeff Mitchel/ AFP.

Los simpatizantes de Bernie Sanders votarán sin ilusión por Hillary Clinton, dice Moore. Foto: Jeff Mitchel/ AFP.

4. El voto deprimido a Bernie Sanders. Dejen de preocuparse por que los simpatizantes de Bernie no votemos a Clinton, porque la vamos a votar. Según las encuestas, el número de seguidores de Sanders que voten a Hillary este año será mayor que el número de simpatizantes de Clinton que votaron a Obama en 2008.

Ese no es el problema. Lo que debería alarmarnos es que cuando el simpatizante promedio de Bernie se arrastre a las urnas el día de las elecciones para votar a Hillary a regañadientes, a eso se le llamará "voto deprimido" (lo que significa que el votante no se lleva a cinco personas con él para que voten también, que no se ha presentado como voluntario para hacer campaña 10 horas al mes de cara a las elecciones y que no contesta con emoción cuando le preguntan por qué va a votar a Hillary: un votante deprimido). Porque, cuando se es joven, se tiene tolerancia cero ante los farsantes y las mentiras. Para la gente joven, volver a la era de Clinton/Bush es como tener que pagar de repente por escuchar música, o volver a usar MySpace o a llevar un teléfono móvil como una maleta de grande.

No van a votar a Trump; algunos votarán a un tercer partido, pero muchos se limitarán a quedarse en casa. Hillary Clinton va a tener que hacer algo para dar a los jóvenes una razón para que la apoyen; y elegir a un señor blanco, viejo, insulso y moderado como candidato a vicepresidente no es el tipo de decisión atrevida que pueda transmitir a los millennials que su voto es importante para Hillary. Que hubiera dos mujeres al frente era una idea interesante. Pero Hillary se ha asustado y ha decidido ir a lo seguro. Otro ejemplo más de cómo Clinton está matando poco a poco al voto joven.

5. El efecto Jesse Ventura. Por último, no descontemos la capacidad del electorado para hacer el mal o para subestimar cuántos millones de ciudadanos se conciben a sí mismos como anarquistas encubiertos una vez que echen la cortina y se dispongan a ejercer su derecho al voto.

Es uno de los pocos sitios que quedan en esta sociedad en el que no hay ni cámaras de seguridad, ni dispositivos de escucha, ni parejas, ni hijos, ni jefes, ni policías, ni siquiera límite de tiempo. Puedes pasarte ahí dentro el tiempo que te apetezca y nadie puede obligarte a hacer nada. Puedes votar al partido que quieras o a Mickey Mouse y al Pato Donald. No hay reglas. Y precisamente por eso y por la ira que tienen algunos contra un sistema político inservible, millones de estadounidenses van a votar a Trump, y no porque estén de acuerdo con él ni porque les gusten la intolerancia y el ego que le caracterizan, sino porque pueden, simplemente.

Para ver el mundo arder y hacer enfadar a papá y a mamá. E igual que cuando estás al borde de las cataratas del Niágara te preguntas por un instante cómo sería tirarse por ahí, habrá muchos a los que les encante sentir que son los que mueven los hilos y que pueden votar a Trump solo para ver qué pasa. Recordemos cuando, en los noventa, los ciudadanos de Minnesota eligieron como gobernador a un ex luchador profesional. No lo hicieron porque fueran estúpidos o porque pensaran que Jesse Ventura era un político célebre o intelectual. Lo hicieron porque podían. Minnesota es uno de los estados más inteligentes del país. Y también está lleno de ciudadanos con gusto por el humor negro, así que para ellos votar a Jesse Ventura fue como hacer un chiste práctico en un sistema político enfermo. Y es lo que va a volver a pasar con Trump.

Cuando me disponía a volver a mi hotel después de participar en el programa especial de Bill Maher sobre la Convención del Partido Republicano en la cadena HBO, un hombre me paró por la calle. "Mike", me dijo, "tenemos que votar a Trump. Tenemos que cambiar las cosas". Eso fue todo. Para él, era suficiente. "Cambiar las cosas". De hecho, es lo que Trump haría, y a gran parte del electorado le gustaría ser espectador de ese reality show.

Contra todos los pronósticos, el ex luchador profesional, James George Janos (Jesse Ventura), fue elegido gobernador de Minesota. Michael Moore cree que algo similar puede pasar con Trump, pero como presidente de EE.UU. Foto tomada de politico.com.

Contra todos los pronósticos, el ex luchador profesional, James George Janos (Jesse Ventura), fue elegido gobernador de Minesota. Michael Moore cree que algo similar puede pasar con Trump, pero como presidente de EE.UU. Foto tomada de politico.com.

(Aquí puede ver el texto original en inglés)

Se han publicado 123 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Ángel Pupo patiño dijo:

    Respeto las opiniones de Moore, pero eso no es lo que llega de otras encuestas y análisis, para la polótica exterior y para nosotros mismo es mejor que sea la Clinton, sobretodo para lo que se ha ganado en la relacines, Cuba--EE UU.

  • Ángel Pupo patiño dijo:

    No creo que ese monstruo salga de presidente, si todavía hay sensatos no saldrá, de lo contrario, el mundo tendrá que luchar contra el. A los Cubanos no nos asusta, pero es de preucuparse.

  • jose M. Estevez dijo:

    Llevo votando en los EEUU por mas de 30 anos. Cuando salio como Presidente de los EEUU el incapaz de Bush hijo no solo lo hicieron presidente sino que 4 anos despues de hacer una obra "basura" salio electo de nuevo. Eso pasara con la señora Clinton excepto que siendo ella una persona inteligente y ambiciosa y eminentmente "AMERICANISTA ADINERADA" Dios sabe que dano nos hara a los latinos y como quedaran las relaciones EEUU y Rusia. Como es natural si saliera Trump "apaga la vela y vamonos."

  • duviel dijo:

    y a juzgar por la gorra que lleva puesta michael moore los tigres de Detroit gana la serie mundial...pero si la serie mundial la ganan los Cubs, Se acaba el mundo

  • Claudia Valdés Cruz dijo:

    Estamos condenados si eso pasa...

  • ANGEL dijo:

    SEA QUIEN SEA PRESIDENTE DE LOS EEUU NOS DEBE TENER SIN CUIDADO A LOS LATINOS YA SABEMOS SU TRAYECTORIA DE OPRESION Y MISERIA PARA EL PUEBLO LATINO SOLO DEBEMOS PREOCUPARNOS POR FORTALECERNOS ENTRE NOSOSTROS CON CORRES EVO, DILMA Y NICARGUA Y NO DORMIRNOS EN NUESTROS LAURELES PORQUE EL IMPERIO CONTRAATACA Y NO DUERME

  • alejandro dijo:

    El refran es claro, es mejor un malo conocido que no uno bueno por conocer, al menos Trump dice ki que va hacer, hay que ver si se lo permiten, ese pais no manda el que debe de mandar, la Clinton no dice que hara como lo hara, de todas formas ambos son una bomba y no sabemos cual es la hara menos destroso.

  • raul talledo dijo:

    Imposible que gane Trump es casi un neofito en politica!...no tiene calidad de estadista no puede hilvanar un discurso sin emplear frases altisonates y amenazas al mas puro estilo dictatorial!

  • Susana dijo:

    Sí. Trump ha de ser presidente de USA. Es el elegido por los Estadounidenses y señalar Estadounidenses no es decir latinos, judíos, chinos , sino a los verdaderos "dueños de casa"...los de generaciones por generaciones ...los que han creado, mantenido, protegido, amado y respetado a los Estados Unidos de Norteamérica. Levanta el muro Sr Trump, no permitamos que el primer país del mundo tenga ningún parecido con Sudamérica...latinoamérica

  • Miseerati dijo:

    lo que pienso es que mejordicho la sra de bill es mas peligrosa por que anada enferma si se sienta y fallece? que puede pasar?

  • Jose Herrera dijo:

    respeto tu posicion amigo pero lo que estas por ver te dejara atonito tanto a ty como a my Trump recibira la derrota jamas sonada ni en diez vidas pasadas de el asi sera y asi sea

  • Anónimo dijo:

    Los problemas del mundo y el caos reinante que ay es el resultado de la mala gobernación del hombre, cada día el planeta en general esta peor. Es como una bomba que nadie quiere encender la mecha, este hombre, el supuesto futuro presidente de América. Dejará de ser supuesto, será presidente. Será quien la encienda, pero no olvidar que la bomba an participado todos los poderosos del mundo. El solo es un títere para los interés del mundo monetario y oscuro que se oculta tras una máscara que disfraza de buenas intenciones con mala propaganda disfrazada de progreso

  • Ce Moi dijo:

    Nada, es Trump quien va a ganar las elecciones y será el nuevo Presidente de USA.
    Porqué? Sencillo:
    Se está enfrentando a lo establecido tradicionalmente.
    Se está enfrentando a los Líderes de su propio Partido.
    Sabe perfectamente que los disparates que dice no es más que un anzuelo.
    Es un hombre de Negocios y millonario y habla de crear empleos.
    Saludos

  • Robert White dijo:

    Y el dia de ayer se cumplio la profecia: Donald Trump es el nuevo Presidente de los Estados Unidos

  • Sierra dijo:

    Lamentablemente así sucedió, fin del suspenso.

  • Oscar Javier dijo:

    Mis respetos para Moore, leí sus palabras en julio y siempre las tuve presente... desgraciadamente se consolidaron ahora...

  • Nadia Soundy dijo:

    Impresionante artículo, lamento lo ocurrido, principalmente por la comunidad latina que busca ganarse el pan con el sueño americano. El machismo ni la xenofobia de Trump son chocantes, pero entiendo que para muchos lo que pesa es la esperanza de mejorar los empleos y el ingreso... las bolsas de valores amanecieron a la baja.

  • Luis Angel J.E. dijo:

    Los miedos se han vuelto realidad ya a la vispera de la culminacion de las elecciones....... Mike por desgracia tenia, y tiene, razon.....vemos a un Trump sobresalir en votos, por encima de Clinton...

    Aunque por todo lo espuesto sobre ambos candidatos, ya ni se quien pueda ser peor en la presidencia de EE.UU.

  • Israel dijo:

    Este tipo es sencillamente genial...

  • Israel dijo:

    Al final "hair-cut" ganó las elecciones

  • Victor dijo:

    ¡Muy bueno! Pero esperaron a ver qué pasaba para publicarlo. Sabemos que Moore tiene buen olfato, aunque le falló con Bush hijo cuando la reelección. Esta vez igual fue político: se aventuró a decir que Trump ganaría, pero que loo haría feliz estar equivocado. ¡Así no se puede perder, Moore! Nunca arriesgaste tu opinión. Igual celebro este ensayo. ¡Súper interesante!, pero mala de Cubadebate al no publicarlo ante de las elecciones.

  • Roberto Sabina Martínez dijo:

    Al fin terminó la payasada como crónica de una muerte anunciada y Moore se lleva otra vez la razón que sacó de sus análisis profundos, con ese olfato de podenco viejo y más sabe el diablo por viejo, otra vez el juego de la política gana con dinero y engaños, ayer escuché a un analista en la mesa redonda y decía con toda la razón del mundo que las elecciones en Estados Unidos no se hacen para cambiar la política sino para mantener el sistema , perpetuarlo y fortalecerlo. Ellos insultan la inteligencia del mundo y el mundo se deja insultar. Una Hilary que dice esperar que este señor que es mala persona sea un buen presidente, después de haber sufrido en carne propia tanta infamia, después de haber visto frustrados su sueño en defensa de la ecología y que Mr. Donald paga con más contaminación y más veneno para el planeta, pero que se puede esperar. Recordamos una vez más a Martí cuando decía cito.. El que vive en la infamia o la codea en paz es un infame. Abstenerse de ella no basta: se ha de pelear contra ella.
    Poderoso Caballero es Don Dinero Donald, cuando se escucha hablar a este señor y no se conoce que está postulado para presidente, puedes hasta creer que es otro pobre hombre con retraso mental ligero, no se si su esposa habrá vomitado al oírlo expresarse de la mujer, debe habérsele revuelto el estómago cuando le echo la mirada a su boleta electoral ¿Es que acaso no confía ni en su Mujer?. Pero en medio de todo esto lo que se aprecia es la decadencia de ese país y sin que se ofendan los vecinos del Norte, recuerdo otro pensamiento Martiano cito… Quiero que el pueblo de mi tierra, no sea como este, una masa ignorante y apasionada, que va donde quieren llevarla, con ruidos que ella no entiende, los que tocan sobre sus pasiones como el pianista toca el teclado.
    que para nada es ofensivo es la subcultura política en que lo ha sumido la maquinaria del mega poder, no los dueños de Estados Unidos sino los dueños del mundo. Para finalizar, porque el apostol, admiraba los progresos del tigre del Norte , pero conocía al Monstruo muy bien dijo.. Es recia, y nauseabunda, una la campaña presidencial en los Estados Unidos. Desde mayo, antes de que cada partido elija sus candidatos, la contienda empieza. Los políticos de oficio, puestos a echar los sucesos por donde más les aprovechen, no buscan para candidato a presidencia aquel hombre ilustre cuya virtud sea de premiar, o de cuyos talentos pueda haber bien el país, sino el que por su maña, o fortuna o condiciones especiales pueda, aunque esté maculado, asegurar más votos al partido, y más influjo en la administración a los que contribuyen a nombrarlo y sacarle victorioso.
    A los cubanos nos toca trabajar, para que nuestros hijos no mendiguen de hinojo, la patria que ganaron de pié nuestros padres, levantar nuestra cultura como escudo y espada, ponernos en fila para que no pase el gigante y si pasa que se quede sin piernas y sin brazos.

  • Ada Isabel Llaneras Pulido dijo:

    LA REALIDAD MUESTRA CUANTO MOORE CONOCE A LOS SUYOS. PARA NOSOTROS POR DESGRACIA, TODO ESTARÁ FUERA DE PRONÓSTICOS. NO HAY OTRO CAMINO QUE EL DEL ESFUERZO PROPIO.

  • Jorge vicente dijo:

    Vivo en EEUU y siempre creo en las palabras de Moor .En los hogares de los estadounidenses nativos hay un sentimiento de frustración y ellos ya estaban decididos por el cambio. Eliminar este cáncer político de monopolios banqueros y políticos corruptos que como prostitutas primicias se acuestan todos en el mismo colchón
    EL GRAN PROBLEMA ES QUE EL REMEDIO PUEDE SER PEOR QUE LA ENFERMEDAD.
    En Cuba el último congreso del partido previo este problema. Cuando Raúl dijo la necesidad de cuadros jóvenes y dirigentes que no vuelven el título en la pared y como máximo 60 años para acceder al Comité Central.
    Este es una enseñanza para los ingenuos que nos quieren vender la democracia me de un usa

  • Luis Alberto Chaparro dijo:

    Creo que al señor Moore se le olvidó mencionar las posibilidades del triunfo de Trump basadas en el peso negativo de la práctica política de los democratas con la presidencia de Obama. Cierto que Clinton gano el voto de las minoría, pero un alto número de estos, acompañados por el voto de los blancos tradicionales, lograron un triunfo significativo de los republicanos. Se olvido, cuando Clinton fue secretaria, de los afroamericanos asesinados por la policia de un presidente de su misma raza. El incremento en la frontera con Mexico del trafico de drogas, personas y delincuentes de diferentes nacionalidades. Del incremento de las acciones bélicas en el Medio Oriente utilizando al extremismo islamista, fortaleciendo al terrorism como punta de lanza de la guerra por el petroleo. De las agresiones financieras especulativas contra los paises de menor desarrollo. De la agresión a Rusia desconociendo posibilidades de alianzas o diálogos constructivos. De su psicopata risa con el asesinato de Kadafi. Por ello no entiendo a Moore cuando afirma: "me gusta -mucho- Hillary y que creo que le han creado una reputación que no se merece". A cual reputación se refiere?.

  • BolerotE dijo:

    Debo confesar que no había leído su artículo anteriormente, pero ahora que lo hice lo considero un real profeta basado en las experiencias y conocimiento del espíritu del pueblo americano y sus arraigadas contradiciones en "sé que esta mal, pero lo hago porque puedo y a ver que pasa". Desgraciadamente el próximo presidente del imperio será un hombre que durante su campaña demostró que tiene muchos puntos en común con Hitler: 1.- Usó el racismo para alcanzar el Poder, 2.- Propone la deportación en masas, 3.- Promete hacer America (EE.UU.) Grande de nuevo 4.- Culpa a los inmigrantes por los problemas de EE.UU. 5.- y considera que los musulmanes deben de usar un I.D. especial. ¿Demasiadas coincidencias? ¿Estaremos llegando al Fin del Imperio como la Antigua Roma? Hummm!!!

  • Benito Pérez Maza dijo:

    El artículo de M. Moore, era un pronóstico asentado en el conocimiento de su país, Estados Unidos y avizorar elposible voto ´´ como castigo´´ al perdurable stablishment, conducido en la realidad, por muchos años por los muy ricos, los ocupantes de jefaturas miilitares, policíacas, de inteligencia, directores de bancos, dueños de empresas gigantes incluyendo las productoras e investigadoras de armas para la guerra y que cuentan con la complicidad dem los grandes medios de prensa, tv, radio, etc.etc,.
    No es tanto el voto a favor de la persona de Trump como, en contra de legisladores, gobernadores, alcaldes, que han hecho de la política su medio para enriquecerse, no para profundizar, conocer, la situación del pueblo, de la nación y proponer mejoras, que pueden incluir a otros pueblos incluso.
    Moore, no adivinó, vaticinó y fundamentó sus razones. Bueno hubiera sido haberle dado más divulgación antes para sorprendernos menos ahora, con el triunfo de Trump

  • Yolanda Elías Martínez dijo:

    Saludos

  • Eduardo Pérez dijo:

    PUES REALMENTE YA VEMOS QUE NO SE EQUIVOCÓ

  • Edgar hurtarte dijo:

    Excelente. Precioso y objetivo Hurra!

Se han publicado 123 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también