- Cubadebate - http://www.cubadebate.cu -

Fallece Thelvia Marín Mederos

Thelvia Marín Mederos. Santi Spiritus, 28 agosto de 1922-La Habana, 25 junio del 2016

Thelvia Marín Mederos. Sancti Spiritus, 28 agosto de 1922-La Habana, 25 junio del 2016

Fallece a los 93 años de edad en La Habana la destacada intelectual Thelvia Marín. 

Por Gladys Marel García-Pérez

Yo conocí a Thelvia Marín en la   lucha insurreccional de los años 1950, siendo combatiente de la Generación del Centenario del Apóstol y procedentes de la misma patria chica en Las Villas.

Su forma de pensar y sentir fue esculpida por sus ancestros en el seno familiar. Desde el bisabuelo canario, libre-prensador que emigró a Cuba. y su padre combatiente de la Generación revolucionaria de 1930. Como ella ha dicho   “genéticamente yo siempre he estado en un mundo rebelde”

A los 17 años, becada como estudiante de pintura y escultura en la Escuela San Alejandro y del Instituto de Segunda Enseñanza de La Habana, se vinculó con el profesor Rafael García Bárcena del DEU y participó con el delegado del aula en el enfrentamiento a la primera dictadura de Fulgencio Batista. (1934-1940)

En las décadas del cuarenta y cincuenta crecieron sus inquietudes intelectuales y políticas femeninas e identidad con la nación, a partir de la cultura patriótica, de libertad, justicia social, de igualdad de la mujer con el hombre y con las ideas de izquierda de la juventud ortodoxa. Ella nos dice que “las mujeres eran a la par que los hombres” en las actividades del Partido Ortodoxo,   tanto   en el Frente Femenino, al que pertenecía, como en la Sección Médica presidida por su esposo Dr. Jorge López Valdés Ambos.

Presenció el resurgir del movimiento revolucionario insurreccional que enfrentó el nuevo golpe de Estado de   Batista en 1952, desde la militancia ortodoxa. Se incorporó al Frente Cívico de Mujeres Martianas, y junto con   García Bárcena, perteneció a la dirección del Movimiento Nacional Revolucionario (MNR); portador de la tesis martiana de libertad, independencia, justicia social, y la chibasista de luchar contra la corrupción político-administrativa.[2] Y la vemos participar durante los preparativos del proyecto de asalto político militar a Columbia en 1953.

Escultura al Indio Hatuey en Quito - Ecuador, de la artista Thelvia Marín

Escultura al Indio Hatuey en Quito – Ecuador, de la artista Thelvia Marín

Nos dijo que este movimiento involucraba a   elementos del ejército, la marina y a diferentes sectores sociales, Personas que ideológicamente tenían un marco diferente de pensamiento, pero de izquierda desde el punto de vista de liberación[3]   Frustrado el Asalto el MNR se fue disolviendo y al reorganizarse El Movimiento en MR 26-7, liderado por Fidel Castro, su antiguo compañero de la Juventud Ortodoxa.

En su casa de Santos Suárez   se vinculó con Haydée Santamaría y Melba Hernández. Y en la de la playa Santa María, trabó amistad con Frank País. Allí celebró la reunión de la Dirección Nacional, y recibiría orientaciones de Fidel Castro para   el plan de apoyo al desembarco expedicionario del Granma (1956), además de preparar a la mujer para la lucha.[4]

Thelvia conocía nombres, localización y lugares de la Dirección Nacional del Movimiento. En julio el temido Coronel Esteban Ventura la hizo prisionera. Interrogada durante dos días no confesó.   Lleno de violencia   la amenazó con torturar y matar a sus dos hijos de 8 y 4 años y ella se le abalanzó como   una leona a golpes. El verdugo perdió el control comenzando a gritar que se la quitaran   de encima. Recordó   a Melba, cuando le dijo “si algún día te agarra Ventura, guapéale todo lo que puedas y con todo lo que tengas”. Ella no se consideraba valiente, pero esta fue   una de sus mayores pruebas no hablar cuando la amenazan con matar a los hijos.

Se incorpora como dirigente al Movimiento de Resistencia Cívica, del MR 26-7, que enroló a profesionales, intelectuales, pequeña burguesía, burguesía nacional patriótica, y religiosos. Consideraba que la exposición artística era una de las formas   de luchar contra el régimen, y fue una de las siete u ocho artistas que expusieron en el Anti-Salón de la escultura.

Creció la transformación intelectual de su pensamiento al interactuar en la clandestinidad con individuos portadores de conceptos humanistas Aprendieron   unos de otros en el movimiento revolucionario y en la convivencia, al experimentar normas de conducta superiores de las relaciones individuales y sociales. No tan sólo en las   de igualdad entre lo femenino y lo masculino de ella y su esposo, y de ambos con los combatientes sin distinción de sexo, raza y clase social; sino también en la identidad con   los objetivos revolucionarios de participar   en un movimiento de libertad para una época nueva de la Revolución Moderna.[5]

El primero de enero de 1959 el matrimonio regresó a su casa de Santos Suárez. Cuando todo el mundo   festejaba   con alegría   sus ojos se humedecieron cuando   su hijo Jorge,   de 10 años,   se pegó a su falda y le dijo con los ojos llenos de lágrimas “¡mami, como hemos sufrido!”

Antes de 1959 fue maestra de música y de arte, y periodista. Después trabajó  en el ámbito cultural, diplomático

Además de su obra pictórica y numerosos libros de poesía, novela, trabajos periodísticos, y otros, realizó numerosas esculturas sobre la Revolución Cubana. Entre sus obras escultórica se encuentran:

—- En Yaguajay el Monumento declarado como Nacional, a Camilo Cienfuegos, y al Frente guerrillero; En Sancti Spíritus, al Cmdt. Faustino Pérez. En   Daiquirí,   Oriente, a Frank País   una fuente titulada “Y floreció la sangre derramada”. En La Habana a William Soler y a Celia Sánchez.

— Embajadas de Cuba 14 bustos de Martí

––En Asociaciones Canarias Cinco esculturas de Leonor Pérez, madre de Martí:   en   La Habana,   Matanzas,   Santa Clara,    Cabaiguan y en Santa Cruz de Tenerife, Islas Canarias.

— Ecuador, Al Indio Hatuey, en la plaza indoamericana de Quito, por la que la hicieron huésped Ilustre de Quito.

—El monumento de Serafín Sánchez acompañado por el esclavo patriota angolano Cmte. Mambí Aquilino Amézaga fusilado por el Ejército español (en Trinidad),

—Al laosiano Sitón Comadán

— En Costa Rica: El Busto de José Martí, colocado en el campus de la Universidad para la Paz. En la Península Guanacaste de dicho país El Monumento a Antonio Maceo, en el que Thelvia rescata los restos del Ingenio Azucarero construido por Maceo en la “Mansión de Nicoya”,

Y por solicitud del ex presidente costarricense   Rodrigo Carazo Odio, en aquel entonces Presidente Emérito del Consejo de la Universidad para la Paz, organismo creado por la ONU   diseñó y esculpió el Conjunto Escultórico más grande de Mesoamérica “Al Trabajo, al Desarme y la Paz”, también uno de los más grandes del mundo, que evidencia la historia de Costa Rica, así como la contribución de nuestro país a la paz.

Thelvia Marín por vocación, ideología e identidad revolucionaria ha erigido su obra intelectual con hechos y personajes históricos de Cuba y de más allá de sus fronteras. El escritor costarricense José León Sánchez le decía “usted me engaña, tiene que ser millonaria, porque yo no soy más que escritor y mire como me indemnizaron con seis millones…” Y Thelvia le respondió “Soy cubana y vivo en Cuba”.

Notas

[1]Entrevista a Thelvia Marín Mederos, La Habana, abril 8 del 2011. Entrevistadores Gladys Marel García-Pérez y Fidel de Jesús Requeijo Gual. Gladys Marel García-Pérez. Panel: Thelvia Marín en Fe de Vida, Imagen y Palabra Ponencia: Thelvia Marín: Mujer y Revolución. Centro Dulce María Loynaz del Castillo, La Habana, martes 24 de noviembre del 2015

[2] Ibíd. Thelvia Marín, La Habana, abril 8 del 2011

[3] Ibíd. Hubo mujeres en el MNR -las necesarias, diríamos, porque no era un movimiento masivo sino más bien selectivo.Tuvo relaciones con Eva Jiménez, Ángela Grau Imperatori y Maruja Iglesias.

[4] Ibíd.. Testimonio de Thelvia Marín.

[5] Gladys Marel García. Memoria e Identidad: un estudio específico, Editorial Ciencias Sociales, La Habana, 1999, pp. 1.