- Cubadebate - http://www.cubadebate.cu -

NY Times: Los ricos de EEUU tienen un sistema tributario que les ahorra miles de millones

Con la desigualdad a niveles nunca vistos, los norteamericanos más ricos (el 1% del 1%) han financiado y creado con la connivencia del Gobierno un auténtico sistema impositivo privado. Estos complejos “loopholes” (excepciones) son del todo ajenos al ciudadano medio. George Soros, uno de los defensores del incremento de impuestos para los muy ricos, ha hecho sin embargo lobby para mantener esta fiscalidad, y junto a otros han financiando la campaña presidencial de 2016. Sin ningún escrutinio público, la Agencia Tributaria negocia privadamente con ellos.

Daniel S. Loeb, que se muestra con su esposa, Margaret, dirige el fondo de cobertura Tercer Punto $ 17 mil millones. Sr. Loeb, que ha sido dueño de una casa en East Hampton, ha contribuido al súper PAC de Jeb Bush y dado $ 1 millón a la American Unidad Súper PAC, que apoya los derechos de los homosexuales. Izquierda Crédito: Patrick McMullan Sociedad; Derecha: Doug Kuntz

Daniel S. Loeb, junto a su esposa Margaret, poseen el fondo de cobertura Third Point de $ 17 mil millones. El Sr. Loeb, dueño de una casa en East Hampton, ha contribuido al súper PAC de Jeb Bush y otorgado $ 1 millón al Súper PAC que apoya los derechos de los homosexuales. Foto: Izquierda, Patrick McMullan; Derecha, Doug Kuntz

Por Noam Schiber y Patricia Cohen/ The New York Times 

Los magnates de fondos de cobertura Daniel S. Loeb, Louis Moore Bacon y Steven A. Cohen tienen mucho en común. Han logrado miles de millones de dólares y actualmente amasan grandes fortunas. Ellos han invertido grandes sumas en colecciones de arte -y millones más en candidatos políticos-.

Además, cada uno ha aprovechado una laguna fiscal esotérica que les salvó millones en impuestos. ¿El truco? Transferir el dinero a las Bermudas y transferirlo nuevamente de vuelta.

Con la desigualdad en sus niveles más altos en casi un siglo y el debate público se levanta sobre si el gobierno debe responder a ella a través de mayores impuestos a los ricos, los muy ricos estadounidenses han financiado un aparato sofisticado y asombrosamente eficaz para proteger a sus fortunas. Algunos la llaman la “industria de la defensa ingresos”, que consiste en una falange de los abogados más costosos, planificadores del estado, grupos de presión y los activistas anti-impuestos que explotan y defienden una increíble variedad de maniobras fiscales y coincidentemente ninguno de los anteriormente mencionados a disposición de los contribuyentes de más modesto ingresos.

En los últimos años, este aparato se ha convertido en una de las más poderosas avenidas de influencia para los estadounidenses ricos de todos los colores políticos, entre ellos el Sr. Loeb y el Sr. Cohen, que contribuyen en gran medida a los republicanos, y el multimillonario liberal George Soros, quien ha pedido gravámenes más altos sobre los ricos, mientras que al mismo tiempo  utiliza lagunas fiscales para reforzar su propia fortuna.

Todos son parte de un pequeño grupo que ha proporcionado la mayor parte del dinero con que comenzaron las campañas presidenciales del 2016.

Operando en gran parte fuera de la vista del público – y en gran medida a través de disposiciones legislativas arcaicas en tribunales fiscales y en las negociaciones privadas con el Servicio de Impuestos Internos – los ricos han utilizado su influencia para constantemente reducir poco a poco la capacidad del gobierno para aplicar gravámenes en ellos. El efecto ha sido la creación de una especie de sistema de impuestos privada, disponible sólo para varios miles de estadounidenses.

El impacto en sus propias fortunas ha sido muy notable. Hace dos décadas, cuando Bill Clinton fue elegido presidente, los 400 contribuyentes con mayores ingresos en los Estados Unidos pagaban casi el 27 por ciento de sus ingresos en impuestos federales, de acuerdo con datos del IRS (Internal Revenue Service en inglés o Servicio de Impuestos Internos en español) . Para el año 2012, cuando fue reelegido el presidente Obama, esa cifra se había reducido a menos del 17 por ciento, que es sólo un poco superior a la de la típica familia que gana $ 100.000 al año, cuando se incluyen los impuestos de nómina para ambos grupos.

Los ultra-ricos, “literalmente, pagan millones de dólares por estos servicios”, dijo Jeffrey A. Winters, un politólogo de la Universidad Northwestern que estudia las élites económicas “y se ahorran en el orden de decenas o cientos de millones en impuestos.”

Algunas de las más grandes batallas de impuestos actuales están siendo llevadas a cabo por algunos de los más generosos patrocinadores de los candidatos a la presidencia en el 2016. Entre estos patrocinadores de las campañas presidenciales están  las familias de los inversores de fondos de cobertura Robert Mercer, el cual da a los republicanos, y James Simons, el cual da a los demócratas; así como la operadora de opciones Jeffrey Yass, un donante libre que apoya a los republicanos.

La firma del Sr. Yass está litigando lo que estipula la agencia (IRS) que debe pagar en decenas de millones de dólares por concepto de impuestos. Renaissance Technologies, el fondo de inversiones que el Sr. Simons fundó y que el Sr. Mercer ayuda a dirigir, es actualmente objeto de investigación por el IRS a causa de una laguna que les ahorró un estimado de $ 6.8 mil millones en impuestos en más o menos una década, de acuerdo con una investigación del Senado. Algunas de estas mismas familias también han contribuido con cientos de miles de dólares a grupos conservadores que han atacado prácticamente cualquier esfuerzo de elevar los impuestos a los ricos.

En el fragor de la contienda presidencial, la influencia de los donantes ricos está muy evidenciada. Incluso está en juego el aumento que en el 2013 le hiciera la administración Obama a los impuestos sobre las rentas más altas – el primer incremento sustancial en dos décadas – y una iniciativa del IRS para garantizar que, en efecto se tomen medidas enérgicas contra la evasión fiscal de los ricos que presenta muy altos índices.

Mientras los demócratas como Bernie Sanders y Hillary Clinton se han comprometido a aumentar los impuestos a estos votantes, casi todos los republicanos tienen políticas avanzadas que reducirían enormemente sus facturas de impuestos, a veces hasta en un mínimo de 10 por ciento de sus ingresos.

Al mismo tiempo, la mayoría de los candidatos republicanos están a favor de la eliminación del impuesto de sucesiones, una medida que permitiría a los nuevos ricos, y a los viejos, legar su fortuna intacta, solidificando la brecha de riqueza en el futuro. Varios de ellos (Los candidatos republicanos) han propuesto una reducción sustancial – o incluso la eliminación – en los impuestos de tipos impositivos a pesar de que tienen ya grandes descuentos sobre las ganancias de inversión, uno de los pilares estratégicos más lucrativos con el que cuentan los gravámenes fiscales.

“Existe esta idea de que los ricos utilizan su dinero para comprar los políticos; más exactamente, es que pueden comprar la política, y en concreto, la política fiscal “, dijo Jared Bernstein, un alto miembro del izquierdista Centro sobre Presupuesto y Prioridades Políticas que sirvió como el principal asesor económico del vicepresidente Joseph R. Biden Jr. “Es por eso que existen estas lagunas graves, y por qué es tan difícil para cerrarlas.”

Las “Family Offices”

Cada una de las 400 familias que más ganan se llevó a casa, en promedio, alrededor de $ 336 millones en el 2012, el último año del que hay datos disponibles. Si la mayor parte de ese dinero se había pagado como sueldo o salario, como lo es para el estadounidense promedio, las obligaciones fiscales de esos contribuyentes más ricos podían haberse más que duplicado.

En lugar de ello, gran parte de sus ingresos provenían de asociaciones enrevesadas y fondos de inversión de alto nivel. Otros ingresos devengados en turbios fideicomisos familiares y empresas fantasmas en el extranjero, fuera del alcance de las autoridades fiscales.

Los técnicos bien pagados que maquinan estos arreglos trabajan duro en las firmas de abogados “de zapatos blancos” y en bancos de inversión de élite, que funcionan como una variedad de oscuras boutiques de estos servicios. Pero en el punto de apoyo de la formulación de estrategias sobre cómo minimizar los impuestos son llamados family offices, estos son los departamentos de gestión de riqueza personalizados de esos estadounidenses con cientos de millones o miles de millones de dólares en activos.

Las oficinas familiares han existido desde finales del siglo 19, cuando los Rockefeller fueron pioneros en ese tipo de institución, y ganó popularidad en la década de 1980. Pero han proliferado rápidamente en la última década, como las filas de los super-ricos, y el tamaño de sus fortunas, creciendo a proporciones récord.

“Tenemos tanta riqueza que se está creando, tanta riqueza significativa, que crea la necesidad de una estructura como la de la oficina de la familia”, dijo Sree Arimilli, un consultor de la industria de reclutamiento.

Estas oficinas familiares, muchas de las cuales se dedican a la gestión y protección de la riqueza de una sola familia, supervisan todo, desde la estrategia de inversión hasta la filantropía. Pero la planificación fiscal es una función básica y esencial de las mismas. Mientras que las técnicas específicas que estos asesores emplean para reducir al mínimo los impuestos pueden ser abrumadoramente complejas, por lo general, siguen unos principios simples, como la conversión de un tipo de ingreso en otro tipo que se aplica un tipo impositivo inferior.

El Sr. Loeb, por ejemplo, ha invertido en una reaseguradora con sede en Bermudas – una compañía de seguros para las compañías de seguros – que da la vuelta e invierte el dinero en su fondo de inversiones. Esa maniobra transforma sus ganancias de inversiones a corto plazo en el mercado, las cuales son gravadas por el gobierno en aproximadamente un 40 por ciento, en beneficios a largo plazo, conocidas como las ganancias de capital, que tributan en aproximadamente la mitad de esa tasa. Esto ha proporcionado la ventaja adicional de permitir que el Sr. Loeb evite impuestos sobre estos ingresos de forma indefinida, lo que permite a su riqueza esquivar los gravámenes y crecer más rápidamente.

La aseguradora en Bermuda del Sr. Loeb salió a la bolsa en 2013 y está presente en el negocio de los seguros, con lo cual no es simple esquivar impuestos. El Sr. Cohen y Mr. Bacon abandonaron estas estrategias basadas en seguros similares recientemente. “Nuestra inversión en Max Re no era un esquema dirigido por impuestos, sino más bien una respuesta al interés de los inversores en una cartera gestionada de forma más dinámica similar a la de Warren Buffett, llamada Berkshire Hathaway,” dijo el Sr. Bacon, que conduce Moore Capital Management. “Los fondos de cobertura fueron una minoría de la cartera de inversiones, y los productos de Moore Capital en subconjunto son mucho más pequeño que los de esta cartera alternativa.” El Sr. Loeb y el Sr. Cohen no quisieron hacer comentarios.

La organización de la propia empresa como una sociedad puede ser lucrativa en su propio derecho. Algunas de las asociaciones de las que los ricos obtienen sus ingresos están autorizadas a vender acciones al público, por lo que es fácil ingresar dinero en efectivo en una parte del negocio, manteniendo el control sobre este. Pero a diferencia de las empresas que cotizan en bolsa, que no pagan el impuesto de sociedades; los socios pagan impuestos como individuos. Y los impuestos a las ganancias se reducen a menudo por grandes deducciones, tales como la depreciación.

Para las grandes asociaciones privadas, por su parte, el IRS a menudo lucha “para determinar si existe un paraíso fiscal o si se está utilizando una transacción de impuestos abusivos”, según un informe reciente de la Oficina de Responsabilidad Gubernamental. La agencia no se le permite recaudar impuestos pagados directamente de estas asociaciones, incluso los que tienen varios cientos de socios. En su lugar, se debe cobrar a cada socio individual, lo que requiere para la agencia dedicar una significativa cantidad de tiempo y mano de obra.

Los ricos también pueden hacer uso de una serie de deducciones fiscales esotéricas y personalizadas que van mucho más allá de la cancelación de una oficina en casa o la cena con un cliente. Una agresiva estrategia empleada es la de colocar la renta en un tipo de fondo de caridad, generando una deducción que compensa el impuesto sobre la renta. El fondo entonces adquiere lo que se conoce como una póliza de seguro de vida de colocación privada, que invierte el dinero sobre una base libre de impuestos, con frecuencia en una serie de fondos de cobertura. Los herederos de la persona pueden heredar, también libre de impuestos, todo el dinero que queda después de que el fondo paga un porcentaje cada año a la caridad, a menudo una suma considerable.

Muchas de estas maniobras están bien establecidas, y los contribuyentes ricos dicen que están en todo su derecho a explotarlas. Existen otros en un área legal gris, sus límites definidos por la voluntad de los contribuyentes para defender sus estrategias contra el IRS y casi todos están fuera del rango de precios del contribuyente promedio.

Entre abogados de impuestos y contadores, “los mejores y más brillantes consiguen encontrar la manera de hacer estos complicados pequeños acuerdos”, dijo Karen L. Hawkins, quien hasta hace poco dirigió el IRS oficina que supervisa los profesionales de los impuestos. “Francamente, estan casi más allá de la capacidad intelectual y de los recursos del Servicio de Impuestos Internos (IRS) para atraparlos.”

La combinación de costos y su complejidad han tenido un efecto profundo, dijeron expertos fiscales. Sean cuales sean las tasas del impuesto que establece el Congreso, las tasas reales pagadas por los ultra-ricos tienden a caer con el tiempo a medida que explotan sus numerosas ventajas.

Desde los inicios de la administración de Obama hasta finales de 2012, las tasas de impuestos federales sobre los individuos no cambiaron (excluyendo los impuestos sobre la nómina). Para los estadounidenses que ingresan capitales promedios pasó de un 20.9 por ciento a un 17.6 por ciento. En contraste, para el 1 por ciento, con exclusión de los muy ricos, pasó de pagar un poco menos de 24 por ciento en promedio a poco más de ese nivel.

“Tenemos dos sistemas fiscales diferentes, uno para los asalariados normales y otra para los que pueden pagar asesoramiento fiscal sofisticado”, dijo Victor Fleischer, profesor de derecho en la Universidad de San Diego, que estudia la intersección de la política fiscal y la desigualdad. “En la parte superior de la distribución del ingreso, la tasa efectiva de impuestos baja, en contra de los principios de un sistema de impuesto progresivos sobre la renta.”

Una defensa muy tranquila

Habiendo ayudado a concebir un sistema fiscal alternativo, los estadounidenses ricos han sido agresivos en la defensa del mismo.

Los grupos comerciales que representan a la compañía de seguros con sede en Bermudas del Sr. Loeb, por ejemplo, han pasado los últimos meses de litigando con el IRS que las normas propuestas para estrechar el control sobre la laguna por las que se rige este fondo son demasiado onerosas.

El gran grupo industrial que representa a fondos de capital privado gasta cientos de miles de dólares en cabildeo cada año para temas como “inversiones alternativas,” que es sin lugar a dudas el abuelo de lagunas fiscales de Wall Street, lo que hace posible que los administradores de estos fondos de inversión en lugar de pagar el mayor gravamen impositivo general desvíen una parte sustancial de sus ingresos para el funcionamiento del fondo en lugar de pagar todo lo que se supone de acuerdo a sus ingresos.

El acuerdo sobre el presupuesto que el Congreso aprobó en octubre permite al IRS recaudar impuestos pagados de las grandes asociaciones a nivel de empresa por primera vez – que es mucho más fácil para la agencia – gracias a una disposición que los legisladores deslizaron en el acuerdo en el último momento, antes de que muchos grupos de presión se pudieran movilizar. Pero las nuevas reglas son relativamente débiles – Las empresas aún pueden optar por hace que sus socios paguen los impuestos individualmente – y esta legislación no entrará en vigor hasta 2018, dando a los más ricos el tiempo suficiente para debilitar aún más las regulaciones existentes.

Poco después de la legislación aprobada, la Managed Funds Association, un grupo del sector que representa a los fondos de inversiones más prominentes como DE Shaw, Renaissance Technologies, Tiger Management y Third Point, comenzó a reunirse con miembros del Congreso para discutir una lista de deseos de los ajustes. Los fundadores de estos fondos todos han donado al menos $ 500.000 para los candidatos presidenciales del 2016. Durante la presidencia de Obama, la propia asociación ha crecido hasta convertirse en uno de los más poderosos grupos comerciales en Washington, con un impresionante gasto de más de $ 4 millones al año en cabildeo.

Y mientras que la capacidad de ejercer presión de los más ricos a menudo se despliega a través de asociaciones y abogados comerciales de la industria, algunas familias ricas han sido más enfáticas en defender sus intereses de forma más directa.

El impuesto a la herencia ha sido un objetivo primario. A principios de 1990, un ejecutivo de la oficina de la familia de California llamada Patricia Soldano comenzó a cabildear a favor de las familias ricas para derogar el impuesto, lo que no sólo les ahorrará dinero, sino también que sea más fácil de conservar sus imperios empresariales de una generación a la siguiente. La idea golpeó a muchos agentes endurecidos como poco realista en el momento, dado que el impuesto sólo afectó a los estadounidenses más ricos. Pero los esfuerzos de la Sra Soldano – financiados en parte por las familias Mars y Koch – sentaron las bases para la eliminación de un año que sucedió en el 2010.

El impuesto ha sido restaurado, pero en la actualidad sólo se aplica a parejas que legan aproximadamente $ 11 millones o más a sus herederos, por encima de dejaban más de $ 1.2 millones de dólares lo cual estaba legislado cuando la Sra Soldano comenzó su campaña. Este cambio afectó a menos de 5.200 familias el año pasado.

“Si alguien me hubiera dicho que estaríamos donde estamos hoy, nunca lo hubiera imaginado”, dijo la Sra. Soldano en una entrevista.

Algunas de las más profundas victorias en estas regulaciones son apenas conocidas fuera del mundo insular de los ultra ricos y sus gerentes financieros.

En 2009, el Congreso dispuso requerir a las asociaciones de inversión como los fondos de inversión que se registran con la Comisión de Bolsa y Valores, en parte para que los reguladores tuviesen una mejor comprensión de los riesgos que estas asociaciones plantean para el sistema financiero.

El lenguaje legislativo anterior habría requerido oficinas unifamiliares para registrarse, por lo que se evitaba la exposición y escrutinio de estas instituciones financieras altamente secretas y que tanto sus clientes ansiaban evitar. Algunos de los casos del IRS contra los ricos se originan con los consejos de la SEC (Comisión de Bolsa y Valores por sus siglas en inglés), que se encuentran a menudo en mejor posición para detectar la evasión de impuestos.

En el verano de 2009, varios ejecutivos de oficinas de familia habían formado un grupo de presión llamado la Coalición del Inversor Privado para hacer retroceder al Congreso en contra de la propuesta de involucrar al SEC. La coalición ganó una exención en el acta de reforma financiera Dodd-Frank del año 2010, y luego pasó gran parte del año siguiente persuadiendo a la SEC para que adoptara y reconociera su definición preferida de “family office”.

Tan profunda fue la laguna jurídica generada que el fondo de inversiones del Sr. Soros valorado en $ 24.5 mil millones se aprovechó de ella, convirtiéndose a una oficina de familia después de regresar el capital a sus restantes inversores externos. El gestor de fondos de inversiones Stanley Druckenmiller, un ex socio de negocios del señor Soros, adoptó la misma medida.

La familia Soros, que en general apoya los demócratas, se ha comprometido por lo menos con $ 1 millón para la campaña presidencial de 2016; el Sr. Druckenmiller, que favorece a los republicanos, ha puesto un poco más de $ 300,000 para tres diferentes candidatos presidenciales.

Una presentación de diapositivas de la reunión anual de la Coalición Private Investor 2013 atribuye el éxito a múltiples reuniones con los miembros del Comité Bancario del Senado, el Comité de Servicios Financieros de la Cámara, personal del Congreso y al personal de la SEC. “Todos con un perfil bajo”, señaló el documento. “Tenemos más de lo que queríamos y algunos extras que no solicitamos.”

Un monitor dificultado

Después de todas las lagunas y todos los grupos de presión, lo que queda de la capacidad del gobierno para recaudar impuestos a los más ricos se enfrenta a un último obstáculo: la crisis que enfrenta el IRS.

El presidente Obama ha hecho de la lucha contra la evasión fiscal de los ricos una prioridad. En 2010, firmó la legislación por lo que es más fácil identificar a los estadounidenses que ha ocultado sus activos en cuentas bancarias suizas y refugios bancarios en Islas Caimán.

Su I.R.S. se organizó en el Global High Wealth Industry Group (Grupo de Altas Riquezas Industriales a nivel Global), conocido coloquialmente como “el escuadrón de la riqueza”, para examinar a fondo los impuestos de los estadounidenses con ingresos de al menos $ 10 millones al año.

Pero si bien estas medidas han ayudado al gobierno a recuperar miles de millones, los esfuerzos de la agencia han desembocado en escándalo, la presión política y los recortes presupuestarios. Entre 2010, año anterior al que los republicanos tomaron el control de la Cámara de Representantes, y al 2014, el presupuesto del IRS se redujo en casi $ 2 mil millones en términos reales, o casi en un 15 por ciento. Eso ha obligado a desemplear unos 5.000 puestos de profesionales de alto nivel de los cerca de 23.000 con los que cuentan, según la agencia.

Las tasas de auditoría para el club de los $ 10 millones o más, se dispararon en los primeros años del programa de “el escuadrón de la riqueza”, pero se han desplomado desde entonces.

El desafío político para la agencia se hizo especialmente agudo en 2013, después de que la agencia reconoció señalar a las organizaciones no lucrativas conservadoras en una revisión de la actividad política por parte de grupos exentos de impuestos. (Altos funcionarios dejaron la agencia como resultado de la controversia.)

Varios funcionarios ex IRS, incluidos Marcus Owens, quien alguna vez dirigió la división de Organizaciones Exentas de la agencia, dijo que la controversia ha dejado muy dañada la voluntad de la agencia para investigar otros contribuyentes, incluso fuera de la división de exentos.

“En el IRS la aplicación está ausente o disminuida” en ciertas áreas, dijo. El Sr. Owens a tiempo que agregó que su antiguo departamento – que proporciona cierta supervisión del dinero utilizado por organizaciones benéficas y organizaciones no lucrativas – ha sido diezmado.

Grupos como FreedomWorks y Americans for Tax Reform, que se financian en parte por las bases de las familias ricas y grandes empresas, han pedido el enjuiciamiento del IRS. Están reforzados por grupos de defensa con mucho dinero como el Club para el Crecimiento, que ha ayudado en los principales desafíos contra los republicanos que han votado a favor de impuestos más altos.

En 2014, el Club para el fondo de Acción del Crecimiento recaudó más de $ 9 millones y pasó gran parte de su ayuda a los candidatos críticos del IRS. Aproximadamente el 60 por ciento del dinero recaudado por el fondo vino de tan sólo 12 donantes, entre ellos el Sr. Mercer, quien ha dado al grupo cerca de $ 2 millones en los últimos cinco años. El Sr. Mercer y su familia inmediata también han donado más de $ 11 millones a varios súper PACs de apoyo y al senador Ted Cruz de Texas, un férreo crítico del IRS y candidato presidencial.

Otro donante prominente es el Sr. Yass, quien ayuda a dirigir una empresa comercial llamada el Grupo Internacional de Susquehanna donó $ 100,000 para el club para el fondo de Acción del Crecimiento en septiembre. El Sr. Yass es miembro de la junta directiva del liberaral Instituto Cato y, al igual que el Sr. Mercer, parece ser partidario en limitar la capacidad del gobierno sobre sus actividades económicas razón que en parte motiva su gasto político.

Pero también puede tener más que un interés pasajero en la creación de un entorno político que socava al IRS, Susquehanna está impugnando una propuesta del IRS contra una filial de la empresa que efectivamente ha repatriado más de $ 375 millones por concepto de ingresos de sus filiales ubicadas en Irlanda y las Islas Caimán en 2007, lo que les crearía una deuda tributaria de gran tamaño. (El afiliado ingresó el dinero a los Estados Unidos en los últimos años y pagó los impuestos de dividendos en él; el IRS afirma que debería haber pagado la tasa de impuesto sobre la renta ordinaria, a un costo de decenas de millones de dólares más de los que pagó.)

En junio, el Sr. Yass donó más de $ 2 millones a tres Super PACs alineados con el senador Rand Paul de Kentucky, que ha llamado para gravar todos los ingresos a una tasa fija de 14,5 por ciento. Ese cambio en sí mismo ahorraría a partidarios ricos como el Sr. Yass millones de dólares.

El Sr. Paul, también candidato presidencial, ha sugerido ir aún más lejos, llamando al IRS una “agencia canalla” y ha hecho circular una petición en 2013 pidiendo el equivalente fiscal de un cambio de régimen. “Sea pues, hemos decidido” -dice la petición escrita- , “que nosotros, los abajo firmantes, exigimos la abolición inmediata del Servicio de Impuestos Internos.”

Pero incluso siendo esa campaña una posibilidad muy remota, los contribuyentes más ricos seguirán disfrutando de ventajas con respecto a todos los demás.

Para los ultra-ricos, “nuestro código de impuestos es como un barril agujereado”, dijo J. Todd Metcalf, principal asesor de impuestos de los demócratas en el Comité de Finanzas del Senado. “A menos que se tape cada hoyo o se consigue un nuevo barril, este va a filtrarse.”

(Artículo original publicado en The New York TimesFor the Wealthiest, a Private Tax System That Saves Them Billions. Traducción Raúl Fergo/ Cubadebate)