- Cubadebate - http://www.cubadebate.cu -

Messi contra su losa

Lionel Messi

Por Alberto Ramírez

El sueño recurrente de cualquier futbolista profesional es ganar el campeonato del mundo con su selección. Lionel Messi, que sin llegar a cumplir los 22 años y medio ya era Balón de Oro, no es una excepción. La estrella culé está a un paso de conseguirlo. Entre sus sueño y él se interponen los chicos de Löw, la última gran generación de futbolistas que, hasta el momento, no han conseguido un título.

Leo Messi, al margen de sus compañeros, abandonaba el Arena Corinthians sin hacer declaraciones a los medios. Fue requerido por los ‘vampiros’ de la FIFA y no se libró del análisis antidoping. Los únicos mensajes a su afición fueron los que emitió vía redes sociales, eso y las imágenes de éxtasis cuando Maxi Rodríguez convertía el penalti más importante para Argentina de los últimos 28 años.

Y es que esos 28 años son los que lleva Argentina sin ganar el Mundial. Lo hizo con Maradona de estrella absoluta. ‘El Pelusa’ se convertía, sin saberlo, en la gran losa para la carrera de un chico al que apodaron ‘la Pulga’. No había nacido Messi en ese Mundial de 1986 cuando Argentina ganaba 3-2 a Alemania en la final, aun así le sería recordado por siempre.

La eliminación en Sudáfrica ante Alemania (siempre Alemania) por un estrepitoso 4-0 en los cuartos de final, desembocó en las críticas de su pueblo natal. Argentina no entendía como ese jugador que se mostraba tan decisivo y determinante a nivel de club, no era capaz de hacer a su selección campeona del Mundo. Al fin y al cabo Maradona lo hizo, esa es su losa.

Cuatro años después el viento es diferente en Buenos Aires. Messi siente el calor que parecía requerir de su patria. Tras una temporada en la que se le acusó de reservarse para el Mundial, Leo llegaba a Brasil con toda la plantilla encomendada a su líder. Incluso, en los inicios del torneo, parte de la prensa argentina planteaba que Messi tenía más jerarquía que el propio Sabella.

Sus condiciones físicas no son las mejores comparadas con algunos de sus compañeros, a pesar de ello, la dimensión de Messi se mide en que en su ‘peor’ temporada de los últimos años ha llegado a los 40 goles con el FC Barcelona. Decisivo con cuatro goles y una asistencia salvadora a Di María frente a Suiza, Messi no ha aparecido ni en cuartos de final ni en las semifinales. El entramado defensivo de Wilmots y Van Gaal pueden tener la culpa. Alemania practica un juego con más posibilidades para las conexiones entre líneas.

Argentina espera a Leo Messi, después de 28 años. “Qué locura, estamos en la final” dice el astro argentino, que seguro sólo tiene algo en la cabeza: Maracaná.

(Tomado de El Mundo)