Imprimir
Inicio » Noticias, Deportes  »

Gana Cuba primer cartel por título de Serie Mundial de Boxeo

| 47 |

Yosbany-Veitia A

Erislandy Savón (91 kilogramos) venció de manera categórica a Abdulkadir Abdullayev en la última pelea y Domadores de Cuba tomó ventaja de 3-2 al término del primer cartel boxístico por el título de la IV Serie Mundial de Boxeo, que disputa contra Bakú Fires de Azerbaiyán.

Savón se unió a Yosbany Veitía (49 kilogramos) y su coterráneo Arlen López (75), los otros dos púgiles que lograron ganar este viernes en el Olympic Sports Center de Bakú, sede también mañana sábado de los cinco combates definitivos.

Toda vez que el duelo no tendría por escenario un territorio neutral y con el morbo de que estaban pactadas dos revanchas, a priori era considerado muy complicado el envite para los cubanos, y el resultado global hizo bueno el pronóstico de los especialistas, aunque no los vaticinios en cada división.

Sí, porque la ventaja mínima para los de Rolando Acebal tuvo un protagonista inesperado. Estaba cantado el éxito de Veitía y se esperaba el triunfo de Savón. Sorprendió, entonces, la victoria de Arlen López, que llegó cuando el duelo marchaba 1-1- y antes del combate de Yasnier Toledo. En el mejor momento, puede decirse, porque la ocasión se pintaba sola para forjar una superioridad cubana más holgada, definitiva casi.

Veitía le ganó en pelea revancha a Khamza Nametov en los 49 kilogramos y adelantó a los Domadores. Con un golpeo más preciso y defensa casi perfecta ante el azerí, se impuso 10:9 en los tres primeros asaltos, vivió su peor momento en el cuarto, cuando cedió 9:10, y selló el triunfo con un quinto asalto idéntico a lo ocurrido en los primeros compases del pleito.

Al final, se impuso por votación unánime (49:46), vísperas del combate de Norlan Yera y Arlen López, en los 56 y 75 kilogramos, los de menos posibilidades en la escuadra del técnico Rolando Acebal.

Yera no tuvo esquiva para el jab y la derecha de Magomed Gurbanov en los primeros tres rounds, además de atacar de manera desordenada y con escasa precisión en el golpeo, lo que le valió justa desventaja en las boletas.

Fue más agresivo en las postrimerías, pero sus triunfos en los asaltos cuatro y cinco no le alcanzaron para darle vuelta a la apreciación de los jueces y cayó en definitiva 0-3 (47:48, 47:48 y 47:48).

Y cuando los perfiles y las credenciales de los siguientes peleadores apuntaban a una ventaja local al cabo de tres peleas, apareció Arlen López (75 kilogramos) para sacudir los pronósticos con un triunfo inobjetable.

Ante un oponente más experimentado, Khaybula Musalov, volvió a colocar delante a la franquicia cubana, en ese momento 2-1, boxeando indistintamente a la derecha y a la izquierda.

El púgil de Guantánamo aceptó el intercambio, se defendió con decencia, tiró incluso cuando le agarraron una de las manos, y ganó cada uno de los asaltos. Al final, en la votación no se tradujo con exactitud su dominio sobre Musalov —recibió una penalización, pero al menos debieron hacerlo dos veces—, mas mereció ganar 3-0, si bien por 50:44, 49:45 y 49:45.

Las esperanzas nacidas con su demostración de un triunfo cubano más holgado, sin embargo, se desvanecieron en los cinco asaltos siguientes.

Yasnier Toledo (64 kilogramos), que ya había perdido en la fase de clasificación ante Gaybatulla Gadzhialiyev, se lió en el mejor y más cerrado pleito de la velada, y no tuvo su revancha, a pesar de que boxeó con mayor calidad en los últimos tres asaltos.

En un combate cerrado de gong a gong, el camagüeyano no convenció en los primeros dos asaltos a los jueces de su mando sobre el encerado, porque su dominio, si existió, no fue tajante precisamente.

Del tercer round en adelante, sí. Toledo pegó la mayor cantidad de golpes, lo hizo con más precisión y, encima, se mostró técnicamente superior. Los jueces, en una votación que no debe considerarse un despojo, lo vieron caer