Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

Monika Ertl: Ella ajustició al hombre que cortó las manos al Che (+ Video)

| 107 |
Monika Ertl.

Monika Ertl.

Por Nina Ramón

En Hamburgo, Alemania, eran las diez menos veinte de la mañana del 1 de abril de 1971. Una bella y elegante mujer de profundos ojos color de cielo entra en la oficina del cónsul de Bolivia y, espera pacientemente ser atendida.

Mientras hace antesala, mira indiferente los cuadros que adornan la oficina. Roberto Quintanilla, cónsul boliviano, vestido elegantemente de traje oscuro de lana, aparece en la oficina y saluda impactado por la belleza de esa mujer que dice ser la australiana, y quien días antes le había pedido una entrevista.

Por un instante fugaz, ambos se encuentran frente a frente. La venganza aparece encarnada en un rostro femenino muy atractivo. La mujer, de belleza exuberante lo mira fijamente a los ojos y sin mediar palabras extrae un revolver y dispara tres veces. No hubo resistencia, ni forcejeo, ni lucha. Los impactos dieron en el blanco. En su huida, dejó atrás una peluca, su bolso, su Colt Cobra 38 Special, y un trozo de papel donde se leía Victoria o muerte. ELN.

¿Quién era esta audaz mujer y por qué habría asesinado a “Toto” Quintanilla?

En la milicia guevarista había una mujer que se hacia llamar Imilla cuyo significado en lengua quechua y aimara es Niña o joven indígena (ahora considerado un insulto en Bolivia). Su nombre de pila: Mónica (Monika) Ertl. Alemana de nacimiento que había realizado un viaje de once mil kilómetros desde la perdida Bolivia con el único propósito de ajusticiar a un hombre, el personaje más odiado por la izquierda mundial: Roberto Quintanilla Pereira.

Ella, a partir de ese momento, se convirtió en  la mujer más buscada del mundo. Acaparó las portadas de los diarios de toda América. Pero ¿cuáles eran sus razones y cuáles sus orígenes?

Retornemos al 3 de marzo de 1950, fecha en la que Mónica había llegado a Bolivia con Hans Ertl –su padre– a través de lo que sería conocida como la ruta de las ratas, sendero que facilitó la huida de miembros del régimen nazi hacia Sudamérica al finalizar el conflicto armado más grande y sangriento de la historia universal: la II Guerra Mundial.

La historia de Mónica pudo ser narrada con grandes pasajes gracias a la investigación de Jürgen Schreiber. La que yo le presento es apenas un pincelazo de ésta apasionante historia que involucra muchos sentimientos y personajes.

Hans Ertl (Alemania, 1908-Bolivia, 2000) alpinista, innovador de técnicas submarinas, explorador, escritor, inventor y materializador de sueños, agricultor, converso ideológico, cineasta, antropólogo y etnógrafo aficionado. Muy pronto alcanzó notoriedad al retratar a los dirigentes del partido nacionalsocialista cuando filmaba la majestuosidad, la estética corporal y las destrezas atléticas de los participantes en los Juegos Olímpicos de Berlín (1936), bajo la dirección de la cineasta Leni Riefenstahl quien glorificó a los nazis.

Sin embargo, tuvo el infortunio de ser reconocido para la historia (y su posterior desgracia), como el fotógrafo de Adolfo Hitler, aunque el iconógrafo oficial del Führer haya sido Heinrich Hoffman del escuadrón de defensa. Citan algunas fuentes que Hans estaba asignado para documentar las zonas de acción del regimiento del famoso mariscal de campo, apodado el “Zorro del Desierto” Erwin Rommel, en sus travesía por Tobruk, África.

Como dato curioso, Hans no perteneció al partido nazi pero, a pesar de que monika ertlaborrecía la guerra, exhibía con orgullo la chaqueta diseñada por Hugo Boss para el ejército alemán, como símbolo de sus gestas de otrora, y su garbo ario. Detestaba que lo llamaran “nazi”, no tenia nada contra ellos, pero tampoco contra los judíos. Por irónico que parezca fue otra víctima de la Schutzstaffel.

Al término la Segunda Guerra Mundial, cuando el Tercer Reich se derrumbó, los jerarcas, colaboradores y allegados al régimen nazi huyeron de la justicia europea refugiándose en diversos países, entre ellos, los del continente americano con el beneplácito de sus respectivos gobiernos y el apoyo incondicional de Estados Unidos. Se dice que era una persona muy pacífica y no tenía enemigos, así que optó por quedarse en Alemania un tiempo trabajando en asignaciones menores a su status, hasta que emigró con su familia. Primeramente a Chile, en el austral archipiélago de Juan Fernández, “fascinante paraíso perdido”, donde realizó el documental Robinson (1950), antes que otros proyectos.

Después de un largo viaje, Ertl se establece en 1951 en Chiquitania, a 100 kilómetros de la ciudad de Santa Cruz. Hasta ahí llegó para instalarse en las prósperas y vírgenes tierras cual conquistador del siglo XV, entre la espesa e intrincada vegetación brasileño-boliviana. Una propiedad de 3.000 hectáreas donde construiría con sus propias manos y materia autóctona lo que fue su hogar hasta sus últimos días; “La Dolorida”.

El vagabundo de la montaña, como era conocido por los exploradores y científicos, deambulaba con su pasado a cuestas, por la inmensa naturaleza con la visión ávida de desentrañar y capturar con su lente todo lo percibido de su entorno mágico en Bolivia al tiempo que comenzaba una nueva vida acompañado de su esposa y sus hijas. La mayor se llamaba Mónica, tenía 15 años cuando dio lugar el exilio y, aquí empieza su historia…

Mónica había vivido su niñez en medio de la efervescencia del nazismo de Alemania y cuando emigraron a Bolivia aprendió el arte de su padre lo que le valió para trabajar después con el documentalista boliviano Jorge Ruiz. Hans realizó en Bolivia varios filmes (Paitití y Hito Hito) y trasmitió a Mónica la pasión por la fotografía. Por cierto, fácilmente podemos reclamarla como mujer pionera de las realizadoras de documentales en la historia del séptimo arte.

Mónica se crió en un círculo tan cerrado como racista, en el que brillaban tanto su padre como otro siniestro personaje al que ella se acostumbró a llamar con cariño  “El tío Klaus”. Un empresario germano (seudónimo de Klaus Barbie (1913-1991) y ex jefe de la Gestapo en Lyon, Francia) mejor conocido como el “Carnicero de Lyon”.

Klaus Barbie, cambiaría su apellido por  “Altmann” antes de involucrarse con la familia Ertl. En el estrecho círculo de personalidades en La Paz, donde este hombre ganó suficiente confianza de tal forma que, el propio padre de Mónica, fue quien lo introdujo, incluso, le consiguió su primer empleo en Bolivia como ciudadano Judío Alemán, de quien se dice asesoró dictaduras sudamericanas.

hans erlt

Ertl capta tomas aéreas, eskiando con una cámara sujeta.

La célebre protagonista de esta historia, se casó con otro alemán en La Paz y vivió en las minas de cobre en el norte de Chile pero, luego de diez años, su matrimonio fracasó y ella se convirtió en una política activa que apoyó causas nobles. Entre otras cosas ayudó a fundar un hogar para huérfanos en La Paz, ahora convertido en hospital.

Vivió en un mundo extremo rodeada de viejos lobos torturadores nazis. Cualquier indicio perturbador no le resultaba extraño. Sin embargo, la muerte del guerrillero argentino Ernesto Che Guevara en la selva boliviana (octubre de 1967) había significado para ella el empujón final para sus ideales. Mónica –según su hermana Beatriz– “adoraba al “Che” como si fuera un Dios”.

A raíz de esto, la relación padre e hija fue difícil por la combinación: ese fanatismo adherido a un espíritu subversivo; quizá factores detonantes que generaron una postura combativa, idealista, perseverante. Su padre fue el más sorprendido y, muy a su pesar, la echó de la granja. Quizás ese desafío produjo en él cierta metamorfosis ideológica en los años 60, hasta convertirse en colaborador y defensor indirecto de los izquierdistas en Sudamérica.

Mónica fue su hija favorita, mi padre era muy frío hacia nosotros y ella parecía ser a la única que amaba. Mi padre nació como resultado de una violación, mi abuela nunca le mostró afecto y eso lo marcó para siempre. El único afecto que mostró fue para Monika”, dijo Beatriz en una entrevista para la BBC News.

A finales de los sesenta, todo cambió con la muerte del Che Guevara, rompió con sus raíces y dio un drástico giro para entrar de lleno a la milicia empuñando el brazo con la Guerrilla de Ñancahuazú, tal como lo hiciera en vida su héroe por la desigualdad social.

Mónica dejó de ser aquella chica apasionada por la lente para convertirse en “Imilla la revolucionaria” refugiada en un campamento de las colinas bolivianas. A medida que fueron desapareciendo de la faz de la Tierra la mayor parte de sus integrantes, su dolor se trasformó en fuerza para reclamar justicia convirtiéndose en una clave operativa para el ELN.

Durante los cuatro años que permaneció recluida en el campamento escribió a su padre, solamente una vez por año, para decir textualmente; no se preocupen por mí… estoy bien. Lamentablemente, nunca más la volvió a ver; ni viva, ni muerta.

En 1971 cruza el Atlántico y vuelve a su natal Alemania, y en Hamburgo ejecuta personalmente al cónsul boliviano, el coronel Roberto Quintanilla Pereira, responsable directo del ultraje final a Guevara: la amputación de sus manos, luego de su fusilamiento en La Higuera. Con esa profanación firmó su sentencia de muerte y, desde entonces, la fiel “Imilla” se propuso una misión de alto riesgo: juró que vengaría al Che Guevara.

Después de cumplir su objetivo comenzaría una cacería que atravesó países y mares y que solo encontró su fin cuando Mónica cayó muerta en el año de 1973, en una emboscada que según algunas fuentes fidedignas le tendió su traicionero “tío” Klaus Barbie.

Después de su muerte, Hans Erlt siguió viviendo y filmando documentales en Bolivia, donde murió a la edad de 92 años (año 2000) en su granja ahora convertida en museo gracias a la ayuda de algunas instituciones de España y Bolivia. Allí permanece enterrado, acompañado de su vieja chaqueta de militar alemán, su fiel compañera de los últimos años. Su sepulcro permanece entre dos pinos y tierra de su natal Bavaria. El mismo se encargó de prepararlo y su hija Heidi de hacer sus deseos realidad. Hans había expresado en una entrevista concedida a la agencia Reuters:

No quiero regresar a mi país. Quiero, incluso muerto, quedar en esta mi tierra.

En un cementerio de La Paz, se dice que descansan “simbólicamente” los restos de Mónica Ertl. En realidad nunca le fueron entregados a su padre. Sus reclamos fueron ignorados por las autoridades a partir del hecho. Estos permanecen en algún sitio desconocido del país boliviano. Yacen en una fosa común, sin una cruz, sin un nombre, sin una Bendición de su padre.

Así fue la vida de esta mujer que en un período, al decir de la derecha fascista de aquellos años, campeaba en “el comunismo” y por ende “el terrorismo” en Europa. Para unos su nombre quedó grabado en los jardines de la memoria como guerrillera, asesina o quizá terrorista, para otros como una mujer valiente que cumplió con una misión.

En mi opinión, es el costado femenino de una revolución que luchó por las utopías de su época, y que a la luz de nuestros ojos nos obliga a reflexionar, una vez más sobre esta frase: «Jamás subestime el valor de una mujer».

(Tomado de Mancha Obrera)

Se han publicado 107 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • xiomara dijo:

    Si es cierto o no, y si alguien ajustició al asesino de nuestro Che,vale la entrega de Cuba debate. Interesante sería además continuar investigando.
    Sus asesinos, saben que a la larga, la historia los ajusticiará. Mataron a un hombre que devino en paradigma de altruísmo, solidaridad, rectitud, responsabilidad y honestidad, ingredientes necesarios para cambiar el mundo.Gracias Cuba debate.

  • Carlos Gutiérrez dijo:

    Yo tampoco conocía esta historia, y conste que siento un gran interés por todo lo relacionado con el Ché, a quien admiro profundamente.
    Lo que yo tenía entendido sobre la amputación de las manos del cadáver, era que el ejército boliviano las había cortado y preservado como prueba irrefutable de que habían matado al Ché.
    También oí decir que esas manos estaban en Cuba, aunque nunca supe como habían llegado aquí. En ese entonces imaginé una historia de agentes cubanos infiltrados, que rescataban los preciosos despojos para traerlos de vuelta a Cuba en una arriesgada misión secreta.
    Me gustaría conocer la versión oficial del Gobierno cubano sobre estos hechos históricos.
    Creo que ha pasado tiempo suficiente como para no poner en peligro a ningún agente que haya participado en esta operación, si realmente sucedió.
    Y, al menos para mí, cualquier medio estaba justificado con tal de lograr este objetivo.

  • Estela Salimbene dijo:

    LA HISTORIA HABLA POE SI SOLA <3

  • Guerrero dijo:

    Es increíble que aquí en Cuba prácticamente nadie conoce esta historia porque no se ha difundido como debe ser. No hay palabras con que expresar la valentía y el compromiso de esta mujer, sin dudas, un ajusticiamiento merecido, no solamente porque se lo hayan hecho al Che, sinó porque es un acto de odio y cobardía hacia un ser humano después de muerto.

    Sus asesinos materiales e intelectuales nunca pensaron que verían la imagen del CHE donde quiera por el resto de sus vidas.

    CHE siempre vivo!!!!

  • Gonzalo Vanega Martínez dijo:

    Esta parte de la historia era desconocida para mí, y me place no ser el único que no sabía, lo que es una prueba de que hay muchas cosas por decir aún de las luchas de nuestra américa, por conquistar su definitiva independencia, que está cerca, ahora más cerca que nunca, y las historias como estas, deben ser escritas, para tener una idea de cuanta sangre ha costado llegar hasta aquí, y la que falta para lograr lo que se propuso el Che.

  • juanhuertarodriguez dijo:

    esto nunca lo havia savido y que cruel es la visa y como dise la sentensia en vida se paga todo

  • daisy dijo:

    Encantada con esta historia, gracias a Cubadebate por brindárnosla.

  • Sonya Marybel dijo:

    Estoy feliz saber que el que le corto las manos al Che, un torturador y asesino pago por lo que hizo. Ya que nuestros gobiernos latinoamericanos nunca hicieron pagar , ni presos fueron la mayoria la mayoria de ellos. Ahora la historia parece fantasia pues en la epoca nadie se entero y la imprensa sensasionalista siempre esta presente.La guerrillera andaba entre el nazismo y el socialismo. Eso es lo que me impresiono del articulo.

  • Ismaelillo dijo:

    Me asombra esta historia de una mujer, de origen alemán, como Tania, que abrazó el ideal guerillero de los años 60 y 70 del siglo pasado y ejecutó al militar boliviano que cortó las manos al cadaver del Che. Me asombre que tal historia haya permanecido totalmente oculta a los cubanos. Una bella mujer que asesina a un hombre movida por sus ideales y su gran amor por la causa del Che.

  • bosco castillo dijo:

    Estimad@s Amigos y Hermanos,estoy bastante sorprendido con esta historia,pues he leido a muchos hombres y mujeres que dejaron sus vidas como abono para la soberania y libertad total de LatinoAmerica y es hasta ahora que conozco de esta gran mujer:Monika Ertl,espero hagan otros y buenos reportajes acerca de Ella en lo futuro y hacer llegar al Cro.Evo Morales,la iniciativa de busqueda de los restos de esta Cra.

  • Lucia dijo:

    Me ha sorprendido esta historia. Una gran mujer, deberia ser reconocida al tiempo que admirada por todos los afines a Che.

  • loboverde dijo:

    bueno que el padre fuera nazi no tiene nada que ver con ella demostro que pensaba diferente y lo que hiso es de c……… sin duda una mariana grajales, mis respecto a esa inmensa mujer, y gracias por ese troso de justicia que le diste al guerrillero heroico que aun vive dentro de todos los que lo admiran……….millonesssssssssss

  • Imilla Campo dijo:

    Me llamo Imilla porque mi papá conoció la historia. Leyó el artículo «La guerrillera Imilla» en la revista Bohemia, mayo de 1973, se enamoró de la historia y del nombre.
    Cuando leí el artículo que guardó mi papá siempre sentí orgullo, hoy leo este otro articulo y me siento aún mejor. Estoy orgullosa de ser mujer y estaría dispuesta a hacer lo mismo que Mónika.

  • Edgar Cisneros dijo:

    Se sabe lo que ocurrio con la protagonista, ¿como murio?

  • Eslinda dijo:

    Linda historia….

  • aobb_2014 dijo:

    Jare y compañia que dice que es una historia de niños busquen en wikipedia!! lean mas infomense mas para que vean, en el mundo hay malos y buenos, hay cobardes y valientes y esta mujer tenia las agallas bien puestas par ahacer las cosas, ademas cuando se ha visto que Cubadebate cuenta historias ficticias?¿?

  • leo dijo:

    creo q un hombre con la grandeza del che no debio haber muerto de manera tan miserable, pero la traicion, la cobardia de muchos y la ignorancia son enemigos q no se pueden subestimar, no se si fue correcta la desicion de escoger a bolivia para tan grande empeño, no quiero poner en duda la capacidad de analisis del che, pero me parece q subestimo el papel q debian jugar los bolivianos, tanto la militancia comunista como el campesinado, q no estaban preparados para la lucha, quizas penso q seria como en cuba, q la participacion del pueblo fue desiciva en lograr el triunfo. Creo q tiene razon quien dijo q la lucha no termino con la muerte del che, pues el ELN siguio existiendo bajo la direccion de Inti peredo, pero esa parte de la historia no se ha difundido mucho. Se q para el era imposible por sus convicciones, pero me hubiera gustado q se quedara entre nosotros, con sus seres queridos, con su pueblo, no merecia esa muerte ni ese ultraje, admiro a esa mujer q fue capaz de hacer lo q muchos de nosotros hubieramos querido, vengarnos del imperialismo por abernoslo arrebetado. Viva Monica.

  • andres dijo:

    Excelente, eso es lo que hace falta a muchos hombres en estos tiempos de corrupción.
    Hasta la victoria siempre. Comandante.

    Misión cumplida Imilla la revolucionaria.
    Gracias.

  • pedro baldera german dijo:

    Para aquellos que no creen que una persona hija de cualquier reaccionario puede ser una persona de sentimientos nobles: Vean la pelicula brasileña Olga, y verán muchas coincidencias entre Monika, su familia, y Olga y su familia.

  • YO dijo:

    CAMARADAS LO QUE HAY ES QUE SALIR Y AJUSTICIAR A LOS QUE LE HICIERON ESTO AL CHE Q CAMINAN Y SE PAVONEAN EN MIAMI DE LO QUE HAN HECHO, Y NO SOLO DE LO QUE LE HAN HECHO AL CHE SINO A TODOS LOS CUBANOS QUE HAN ESTADO DE POR MEDIO EN ESTOS AÑOS DE GLORIOSA REVOLUCION
    VIVA EL CHE
    VIVA MONIKA

  • Osvaldo Victores dijo:

    Muy buen artículo, este me lo guardo. Muy triste y odiosa la imagen con el video al final.
    Gracias Monika.

  • salvador dijo:

    Si conocía que quién cortó las manos del CHE o fue responsable un alto oficial del ejercito de Bolivia lo habían asesinado, pero bonita histaria y es bueno que lo conozcan bien los señores del imperio para que no menosprecien las mujeres

  • Javier dijo:

    Interesante artículo,que coincide con el sentir actual de muchos ciudadanos,que ante tanto abuso,corrupcion e impunidad y colusión de las autoridades,quisiera hacer justicia personalmente,para vengar estos vejámenes talvez,pero tambien para hacerse escuchar aunque esto signifique perder la vida.
    El pueblo sigue explotado,vejado,humillado,marginado,condenado a condiciones críticas y privado de sus derechos fundamentales,por ello siempre será necesario luchar por la unidad del pueblo para exigir una vida digna con justicia y libertad.

  • Elianis Fonte dijo:

    Me parece una mujer bastante arriesgada pero sin embargo, decidida en vengar aquel que fue una de las personalidades mas trascendentales del mundo.

  • Gladys dijo:

    Muy interesante este Artículo me agrada saber que alguien tomó venganza del hombre que privó de la vida a un ser tan grande como el Che, no comparto la violencia ni las venganzas pero bien por esta mujer.

  • Pedro Paramo dijo:

    Es necesario conocer nuestra historia, para no caer en errores pasados, mujeres con este temple nos hacen ver que cuando se tiene convicciones seguras todo lo que parece imposible se puede hacer. Gloria a Monica y a quienes fueron firmes con sus convicciones.

  • James Moncada dijo:

    Una venganza hecha mujer, dulce y necesaria. Y así eran las mujeres consecuentes, íntegras y humanas, mujeres valientes de los sesentas.

  • Fabián Espín dijo:

    Ella hizo lo que cualquier hijo de la América hubiera echo. Mi admiración eterna a Mónika «La vengadora del Che». Hasta la victoria siempre ¡

  • Eduardo Jorge Vivanco dijo:

    Muy aleccionadora y emotiva historia, que ayuda a mantener viva la llama de la esperanza y para que los culpables pongan las barbas en remojo, y la mayor felicidad es que tengamos a una Bolivia con un Indígena dirigiendo junto a otros patriotas los destinos de LA PATRIA GRANDE, y aunque acechada de múltiples peligros haremos lo posible para seguir avanzando, y este relato fortalece y contribuye para seguir con todas nuestras fuerzas, que viva la CELAC , la UNASUR y el ALBA.

  • luis plaza dijo:

    Conocí en mi niñez y juventud a mi tía Mónica , compañera enseñaba con hechos , eterna.

Se han publicado 107 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también